Veneno y Antídoto

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Jue 29 Mayo - 23:15

Fue paciente al esperar por la respuesta. Seguía un poco sorprendida, y también asustada de lo que había visto y cómo lo había visto, aunque volvía a lo mismo: ahora se sentía confiada de que quizá, solo quizá, podía entenderla mejor. Escuchó atentamente; no era una cuestión de furia, era cuestión de control.

Se sonrió de lado, ¿cómo podía pensar que no iba a afectarle?. Luego frunció el ceño y dejó de ponerle atención, porque no le interesaba lo que tenía que decirle respecto a su relación con él y con Laise, no podía ser empática en ese sentido, así que ni siquiera lo miró y de hecho, se miró las uñas hasta que mencionó a Jesse. Fue su turno de encogerse de hombros.

No dijo nada, porque no creía que a Marcellus le interesaran las razones de que así fuera, o que fuera correcto hablar de ello como si nada, una cosa era lo que se veía cuando se nadaba en las profundidades de la mente, y otra muy diferente era decirlo en voz alta, pero en efecto, Jesse era todo para ella y aunque se lo había negado por muchos años, cada día parecía más obvio, aunque lo había odiado y aunque de hecho, no lo perdonaba todavía aunque fingiera que sí, era lo único en su vida que había sido una constante, y haría cualquier cosa por él.

Tampoco agregó nada a ese “te aprecio muchísimo” porque por alguna razón le sonó condescendiente y eso le molestaba, así que solo mostró una sonrisita y más nada. Se levantó para despejar la cabeza. Seguía pensando muy seriamente en todo lo que había visto, sopesando si podía usarlo –concluyendo que no – y tratando de entender cabalmente a Marcellus, ahora más que nunca.

No le iba a seguir preguntando por su otra mitad, no quería revelarle que había sido precisamente él quien la había llevado al límite, quien la había hecho sentir que la curiosidad le podía, que podía obviar sus responsabilidades, que podía perderse un poco, porque ahora que conocía la verdad, le sabía extraño.

Caminó por la habitación aunque en realidad no estaba viendo nada, solamente procesaba todo. Pasó saliva y se quitó el saco, que acomodó en una silla y luego se sentó en la silla del escritorio, donde seguramente pasaba rato trabajando.

-¿Todos pueden convertirse en lo mismo que tú o es solo algo que se reserva para unos cuantos?

Al final, luego de mucho pensarlo, terminó preguntando de nuevo. En realidad esa era la primera cosa que le interesaba saber. De cualquier forma, Mina ya no estaba en condiciones de no poner en una balanza todo lo que se le presentaba.

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Jue 29 Mayo - 23:54

Parpadeó extrañado, al principio no entendiendo la pregunta que Mina le había hecho, le tomó un momento comprender que se refería a su posición como avatar de El Innombrable. Por un momento pensó en no responder, después de todo era algo que no quería hablar, pero Mina podía encontrar esa información ahí mismo en la librería si indagaba bien, aun así prefirió responderle, confiaba en ella.
 
"Te elige," le respondió finalmente, "En mi caso es por mi sangre, pero es capaz de elegir avatares fuera de mi línea de sangre, se dice que su avatar más prominente, el Rey de Amarillo, era un hombre común, Lord de la perdida cuidad de Carcosa… él se convirtió en la leyenda que sostiene el mito."
 
Marcellus se puso de pie y caminó hasta el librero, donde sacó uno de los libros escritos por sus familiares, tomando uno de los libros y le mostró a Mina una imagen de Hastur, El Innombrable.
 
"Yo estoy marcado, por eso no digo su nombre."
 
Hablar sobre las creencias y mitos de su familia era una terreno familia para Marcellus, era parte de su plano mental, después de todo él era heredero de su familia, por lo que se toma muy en serio sus responsabilidades, con forme fue creciente y confirmando que tanto peso se tenía al obtener ese conocimiento, ese poder que eran capaces de poseer, más le dio importancia.
 
Suspiró dejando el libro sobre el escritorio, donde sus papales estaban regados, su ensayo para el profesor Montag así como otros que había hecho para sus exámenes finales. La verdad es que estaba distraído, pero tras un momento, tras ver a Mina ahí, junto a él, es que finalmente tomó una decisión.
 
"Mina… si necesitas mi apoyo en algo más que aprender Oclumancia… lo haré… haré todo lo que pueda para que estés a salvo… no quiero que te lastimen."
 
La imagen de la forma en que Auberon hizo sufrir a Adrien estaba cincelada en su memoria, nunca se iría, así como la ira que sentía por el hombre y la caprichosa de su hija, la cual, en el pienso de Marcellus, tuvo toda la culpa.
 
No quería que Mina fuera una víctima. Ya estaba demasiado involucrado en aquel problema, pero la seguridad de Mina y de Adrien era demasiado importante para él, demasiado.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Vie 30 Mayo - 0:35

Frunció el ceño, porque aunque ahora sabía que la magia tenía muchos rostros y muchas vertientes, todavía le costaba imaginarse algunas cosas. Entendía por qué para todo mundo era relativamente fácil tachar a los Lovecraft de locos, o a cualquier otra familia que sostuviera secretos: era por la misma razón por la que nadie ponía verdaderas ganas en encontrar a ese culto secreto del que se hablaba, porque al final todo era más sencillo si se reducía a una leyenda, o a un disparate.

Observó la imagen, aunque la que había visto en los recuerdos de Marcellus era mucho más interesante en esencia y luego cerró el libro para mirar la portada, todavía con el ceño fruncido ligeramente, el gesto que ponía cuando se concentraba en algo. Al final todos tenían ciertas posibilidades dentro inimaginables, solo que no todos se atrevían a explotarlas, y a algunos se les presentaba de forma distinta. Le devolvió el libro sin decir nada, había estado más callada de lo normal, quizá porque la información y la situación la estaban sobrepasando.

Pero al escuchar sus palabras alzó la vista hacia él y lo miró fijamente. Era importante. Si Marcellus era capaz de desarrollar otro tipo de cosas, quizá pudiera ser más útil de lo que de por sí, aunque Mina no sabía hasta qué punto. Se mordió el labio y le sostuvo la mirada hasta que terminó negando con la cabeza, sonreía ligeramente.

-Nadie va a lastimarme. Si protejo mi mente como es debido, si esto sigue por buen camino, te aseguro que no me va a pasar nada. Por ahora esto es en lo que nos debemos concentrar. Todos tenemos mucho camino por recorrer de todos modos, ni tu magia es lo suficientemente poderosa o más bien, controlable, como para que hagas un ofrecimiento, ni la mía como para contrarrestar cualquier cosa en caso de que fuera necesario. Hace falta tiempo, y hace falta práctica, y hacen falta muchas cosas. Un paso a la vez.

Mina estaba decidida a que las cosas salieran bien, pero eso también involucraba ser responsable y ser menos visceral, lo que significaba que no podía empezar a pensar que podía hacerse de todas las armas y vías posibles a manos llenas, porque si algo se le iba de las manos, todo se jodía. Estaba segura, por ejemplo, que si a Asbeel se le hubiera dado la gana detener a esa invocación de Marcellus, lo habría logrado, pero simplemente había decidido que todo siguiera su curso, tal y como de hecho le habían indicado a ella que hiciera. Siendo honestos, Mina todavía no poseía ese tipo de nivel, ni siquiera alcanzaba a Billy que llevaba mucho más tiempo ahí y al que había visto conjurar cosas sin ningún esfuerzo.

-Pero gracias por ofrecerme eso. Es bueno saber que cuento contigo. Lo pensé desde aquella vez que conversamos en el parque, cuando me regalaste el dije de la estrella, cuando…

Detuvo la frase y suspiró.  Sacudió la cabeza antes de seguir el hilo de la conversación en otro punto. Quizá las cosas no habían resultado  a la perfección porque ahora Jesse la detestaba, pero tenía que admitir que Marcellus era buen maestro en la rama.

-Pero no sabía hasta donde confiar en ti, con el tiempo me fue quedando más claro. Y estoy segura de mi decisión, lo sigo estando a pesar de todo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Vie 30 Mayo - 1:21

La magia en sí no dejaba de ser eso, magia. El que se usara de una forma que le denominara oscura no quería decir que podía ser incontrolable, pero Marcellus no era un experto, él también estaba aprendiendo. Era seguro que las cabecillas de la familia tenían control sobre aquello que Marcellus apenas imaginaba, probablemente su padre no hubiera tenido el problema que él tuvo con el Nightgaunt en el centro comercial… la realidad es que aún le faltaba mucho por aprender, pero no iba a dejar de avanzar.
 
Era por eso que le ponía tanto esfuerzo a la Legeremancia, porque quería dominarla lo mejor posible, ese era un arte en el que no tenía que vender su alma para controlar, sino practicar hasta metafóricamente sudar sangre, eso lo podía hacer, de hecho lo estaba haciendo.
 
Se sonrió de las palabras de Mina, hacía sonar como si la magia que él conocía fuera realmente suya y no una rama que había aprendido por su familia, sonaba curioso, ahora que lo pensaba, para él era solo eso, magia, aunque de un catálogo diferente.
 
"Un paso a la vez, entonces," dijo estando de acuerdo con sus palabras. Quizá en un futuro Mina podría ayudarle a controlar sus invocaciones, quizá el mismo podría aprender más sobre aquella magia oscura para que por herencia tenía potencial, el tiempo era esencial para todo ello.
 
La miró a los ojos, escuchando seriamente sus palabras y le ofreció su mano en u gesto instintivo. Él era una persona muy táctil, constantemente necesitaba el toque de otros para sentirse en ambiente, sea cual fuera la situación.
 
"Los recuerdo, la información que me has confiado… es tuya, el que me hayas dado el permiso y la confianza para verla me pone en un deber moral de guardarla, todas esas conversaciones, esas experiencias, esos planes… de mi nadie los sabrá, no sin tu autorización."
 
Era cierto, ni siquiera a Adrien se los había hecho saber y eso ya era bastante, considerando que Adrien se había adentrado en su mente por accidente, cuando estaban en medio de una ardida pelea, reclamándose unos a otros los secretos y sus razones. Adrien le había mostrado lo que Auberon le hizo, en turno, Adrien vio lo que Marcellus hizo en aquella montaña, mientras que todo lo relacionado con Mina, permaneció sellado tras una puerta de concreto en la mente de Marcellus, como lo había prometido.
 
"No puedo decir que entiendo tus motivos por completo, al menos no aún," le confesó, "No puedo decir que entiendo los de Jesse… no es algo que he pensado activamente… quiero ayudarte porque se trata de tu protección… siento que estás en un camino peligroso, pero si esto es lo que puedo darte para evitar que te tropieces, entonces seguiré con mi mejor esfuerzo."
 
Le estaba enseñando técnicas que se consideraban de un nivel avanzado, trucos que el mismo había desarrollado, porque se trataba de Mina y no quería que le hicieran daño.
 
"La forma en que estamos editando esas memorias es un paso extremadamente importante, como te dije, a veces lo mejor es ocultar las cosas a plena vista, es por eso que te recomendé pulir recuerdos en lugar de crear nuevos, sellando los detalles en lugar de todo el contexto… sobre todo si otros están involucrados."
 
Hizo una mueca, no había pensado que Jesse también estaba esencialmente en el ojo del huracán con una mente expuesta, lo que potencialmente ponía en peligro a Mina. Se llevó una mano a tabique de la nariz, haciendo una mueca.
 
"¿Jesse no está expuesto tanto como tú?" le preguntó cerrando los ojos, "En tu caso, convives con aquel que quieres derribar más seguido… como un Coup d'état, estás más expuesta… ¿él se mantiene a distancia?" 

Quizá estaba haciendo más preguntas de las necesarias, pero tenía que considerar otros factores para erguir la protección mental de Mina, la realidad es que la había hecho caer con un recuerdo creado involucrado a Jesse, no quería imaginarse lo que podría pasar si fuese real.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Sáb 31 Mayo - 2:54

Sí, el plan era que la magia que servía para tantas cosas, no se quedara solo al alcance de unos cuantos, sino que terminara siendo arma y aliada de quienes sí la merecían. Mina quería retribuirle de cierta forma a Marcellus lo que estaba haciendo por ella, pero para eso tendría que prepararse muy bien ella primero. Quería que los Delta se preparan, quería que tuvieran mejores armas para defenderse, y llegaría un momento, si todo iba como lo planeado, en el que tendrían que ponerse a la par de sus enemigos si querían prosperar. Pero para eso faltaba mucho tiempo.

Tomó su mano sin pensarlo, también como un acto reflejo. Además le hacía sentirse segura, como si de ese modo reafirmara sus palabras de que confiaba en él y se reafirmaran también esas promesas que él le hacía.

-Debería hacerte sellar el pacto como lo hice con Yuri, un pacto de sangre. Pero con tu sangre nunca se sabe lo que puede pasar.

Le dijo aunque su tono no era solemne, sino bromista, tratando de aligerar el ambiente. Y por cierto, también tenía que ayudarla a maquillar toda esa charla con Yuri en su departamento y el posterior pacto también. Aquello lo dijo como para desviar un poco el tema de los motivos, aunque no tuviera razones para esconderle nada y de cualquier modo, podría verlo en su mente en las charlas con Yuri, o con el mismo Jesse si quería.

-Hay un motivo básico para todo esto, al menos de mi parte. Los motivos de Jesse son más honestos, y se avocan más a lo colectivo. A ti no puedo mentirte, creo que mi principal motor es que sé perfectamente cuál es mi posición actual. Nunca llegaré a ningún lugar al que otra gente no me permita. Pero a fondo, los motivos también tienen que ver con una protesta, con la inconformidad. Somos los tapetes de unos cuantos. La corrupción, la manipulación, las condiciones de vida que están marcadas desde que nacemos. Se tiene que obligar a la salida de los que han corroído este sistema durante años, que no han hecho más que enriquecerse a costa del resto. Y son minoría. Vamos a hablar cuando sea el momento, y vamos a hablar fuerte. Pero esto necesita planeación, no solo mágica, sino política, si queremos destruir un sistema forzosamente hay que estructurar otro, y a eso nos dedicamos ahora, no se trata solo de lanzar bombas al Ministerio.

Respiró profundo y se encogió de hombros, era el resumen más pequeño que podía dar y se quedaba solo en la superficie de cualquier forma.

-Al final creo que siempre tuve más alma de Delta que de Epsilon. Eso tampoco se lo puedes decir a nadie.

Se mordió el labio cuando le mencionó lo de Jesse y pensó que sí, que en efecto, también estaba expuesto, quizá no precisamente de Auberon, pero si de cualquier otro con los medios para indagar en la mente de quien fuera. Jesse tenía una particular cabeza dura que seguramente se lo haría difícil por sí sola a cualquiera, pero aún así…
-Sí, lo está. Y cuando Delta empiece a hacerse notar, porque lo harán, estará aún más en el ojo del huracán, quizá más que yo. Pensé en algún momento ser yo la que le enseñara a él, pero lo cierto es que no sería capaz.

Le aterraba la idea de entrar en su cabeza y ver cosas que no quería, le aterraba sobremanera. Pero también sabía que Jesse en esos momentos odiaba a Marcellus y seguramente la mataría si acaso le insinuara que Marcellus fuera su maestro, aunque el mismo Jesse lo hubiera propuesto antes de todo eso.

-Pero justo ahora como están las cosas creo que sería imposible…¿sabes? Pedí que lo olvidara…en la fogata. Pedí que simplemente olvidara lo que había visto, lo que había sentido. Y lo sigo pidiendo, aunque supongo que es una petición de lo más inútil. Quizá solo tenga que hacer de tripas corazón y hacerlo yo misma, aunque la sola idea me asquee.

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 31 Mayo - 14:38

Ladeó la cabeza con una pequeña sonrisa cuando mencionó hacer un pacto de sangre, el tono en el que lo dijo, además de la insinuación de que su sangre era impredecible, le hizo sonreír. Se mordió el labio inferior y se encogió de hombros.
 
"No sabría decirte, pero no me negaría si así lo deseas," le dijo con aire ligero, sin compromisos pero denotando que era cierto, si eso le hacía sentir más segura a Mina, se lo daría.
 
Marcellus respetaba sus palabras y no iba a traicionar la confianza de Mina conscientemente, no era algo que estaba en él, en especial porque lo que Mina quería hacer, aunque peligroso y que seguramente causaría muchos problemas, no estaba afectando los intereses de su familia, quien tenían una alta posición económica, pero no monopolios, quienes estaban involucrados en el ministerio y otras organizaciones importantes, pero no acaparaban el poder, su familia siempre se había mantenido a raya de muchas cosas, por sus razones intrafamiliares e historia.
 
Escuchó las palabras de Mina con atención, analizando todo mientras sostenía su mano en la suya. Su mirada se tornó más seria, su pensamiento más analítico, queriendo comprender lo que le estaba diciendo.
 
"Lo que no entiendo…" le dijo iniciando, "Tu familia es una de esas familias con alto poder, así como la de Jesse, sin me mencionar Deltas involucrados como Maddison o cercanos tuyos como Violet y Jude… ¿has pensando en derroque o enfoque?" le preguntó, "Lo que quiero decir es… ¿tiene pensado como es que el mismo curso de las aguas reemplazará las rocas que muevan una vez que ese espacio esté disponible?"
 
Marcellus, por todo lo ligero de personalidad que podía ser, no dejaba de ser un político, "Recientemente la dirección de Bridget Bishop pasó a mi tío… se nos ofreció la compra de acciones, una cantidad considerable y esta fue tomada, mi padre me explicó que era por el bien común, el mejorar los servicios del hospital con la inversión adecuada… Me parece algo bueno, el apoyar a la iniciativa médica, pero me sorprende que después de tantos años haya la familia Morgan se haya 'retirado' del rubro, es todo."
 
Adrien no hizo mencionó negativa, no era una secreto área Marcellus que Adrien detestaba a su padre, por lo que lo único que realmente le importó fue saber si iba a seguir laborando en el hospital, cosa que no cambió, Kael no tenía nada en contra de Adrien y su trabajo era eficiente, el joven sanador había sido alumno de su tío y la realidad es que Adrien solo hacía su trabajo.
 
"Billy no está involucrado en todo esto," le comentó, "Es parte de los seguidores de Auberon… pero no de la iniciativa de Jesse, creo que no tiene los medios para sacar información de ti, pero aun así… ¿has considerado que es un potencial peligro? Alexander también… sus familias son de aquellas que, históricamente, usan esos tapetes que has mencionado."
 
Con la mano que no estaba sosteniendo la de Mina, se cubrió los ojos y se rió, aunque era más por desesperación que otra cosa, "¿El corazón del Ministerio está involucrado en toda esa corrupción, no es así?" le preguntó en voz baja, "Esa podredumbre que hablas… no tienes miedo de que Auberon sepa que su monopolio en el marcado de varitas podría estar en peligro… sino que todos los hilos que sostiene junto con unos cuantos sean cortados…"
 
Eran cosas que todos sabían, los había escuchado, sin el conocimiento de sus padres, cuando escuchaba a Marshall, Samuel, Kael y su padre James hablar de los líos en el ministerio. Cuando Evan hacía mención que le costaba trabajo ayudar a Evangeline y el departamento de Seguridad Mágica porque algo estaba mal con todo ello, porque a pesar de él ser un ya reconocido vidente de retrocognición, a veces su esfuerzo era truncado y permanecía en el departamento de misterios con una jaqueca terrible pero sin respuesta alguna, cuando su madre, como Auror, estaba de acuerdo con él.
 
Marcellus se mordió el labio inferior, todo era una bomba de tiempo y aunque aún había un cronometro punzante, la explosión eran inminente.
 
Apartó su mano en sorpresa al escucharla hablar de Jesse, frunciendo el cejo en confusión y luego su expresión se tornó en una de entendimiento, apretó su mano en solidaridad y asintió con la cabeza.
 
"No creo que quiera que le ayude," le dijo sinceramente, "No después de… lo que pasó… a menos que su vida dependa literalmente de ello y tal vez incluso ni siquiera en ese momento… puedo comprender el por qué lo haría…"
 
No quiso decirle nada sobre su deseos o el que tal vez tendría que hacerlo ella misma, bajó la mirada, pensando que si el tuviera la oportunidad de hacer a Jesse olvidar ese encuentro, lo haría, por si bien y el de Mina, a sabiendas de que era algo que el mismo detestaba. Marcellus tenía la memoria fragmentada, temía que se lo volvieran a hacer y el pesar que podría hacerle lo mismo a Jesse por alguien más, por Mina, lo hacía sentir como un hipócrita, pero es probable… tal vez… que si lo haría.
 
"Fuertes razones, hacen fuertes acciones…" murmuró en cita a Shakespeare y bufó en resignación, "Suena tan fácil decir eso… ¿llevarlo a cabo? no tanto…"
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Sáb 31 Mayo - 15:29

-Sí bueno, es dinero que no tiene mucha movilización. El dinero de Deltas poderosos sirve para apoyar el movimiento, uno no puede hacer grandes cosas si no tiene recursos económicos, esa es la gran verdad. Jesse no tiene acceso al dinero de Syd, para eso tiene que estar al menos 3 años casado – y ya sabemos cómo resulta eso-  pero su prima da recursos para comprar lo que sea necesario, para invertir en esto. No vamos a salir a las calles lanzando bombas molotov a las tiendas de Wardwell, al menos no en el terreno grande.

Sobre afirmar o negar lo que decía de Billy o Alexander, no lo hizo. Tampoco hizo ninguna mención sobre los Morgan, porque explicar cualquier cosa de esas era el equivalente a buscar la muerte, así que se quedó callada.

-Estoy más segura en la boca del lobo, al lado de ellos, precisamente por eso no quiero que la gente sepa que estoy…estaba…estoy con Jesse, porque cuando empiece a estar en la mira, de la última que deben sospechar es de mi. A mi, por ahora, me conviene estar dentro, me conviene estar cerca de ellos, conocerlos, entender cómo actúan. Esa fue mi oferta para Yuri y para Jesse, con todo lo que implicaba.  

Por otro lado, había mencionado a Violet y a Jude de cierta forma que le dio a entender que se preguntaba si no le importaba hacerles daño, o a su familia. Mina se encogió de hombros, ya le había advertido a Marcellus alguna vez que no era lo que parecía, que con ella las cosas eran horribles. Ahí había otra vertiente de esa idea.

-Cuando se busca un cambio desde raíz, a veces los sentimientos no pueden involucrarse. Si ellos están cómodos con lo que son, con lo poco que hacen y con sus actos de caridad que no hacen más que alimentar el mismo círculo de forma humillante, ese es su problema.

Había hablado con Jesse de juicios, de interrogatorios. Había hablado de castigos y de despojar a los que tenían todo para dárselo a los que tenían que luchar con uñas y dientes porque no tenían nada y sin embargo, lo merecían, y eran buenos magos cuyas oportunidades cuarteaban.

-Seguimos en el proceso, seguimos resolviendo cosas. Como verás no es cualquier cosa lo que buscamos, ni es un capricho, tampoco un sueño lejano, afortunadamente. Planear una reestructuración no es cosa fácil, tampoco queremos que esto se convierta en una anarquía.

Bajó la vista hacia la mano que Marcellus le había soltado, y la escondió en su regazo sin hacer nada más. No pudo evitar dibujar una sonrisa a medias por la manera en la que decían “lo que pasó” para hacer la referencia, como si fuera algo completamente prohibido de mencionar.

-No he querido lanzarle un obliviate yo misma porque…no quiero mancharme las manos con eso, sería llegar al límite de mi descaro. No creo que merezca que le haga eso, así que solo me quedó desear que sucediera aunque no fuera por mi mano. Tampoco quiero que ande por ahí odiándote, es un tipo…no sé, es de armas tomar.

Bueno, no tenía que decírselo, él mismo había visto en su mente que Jesse se había convertido en un asesino sin más ni más solo por cumplirle un capricho, por estar con ella. En ese momento no imaginaba que, al siguiente día, Jesse habría perdido la memoria.

-No sé, no quiero exponerte más con él, pero sé que es vital hacerlo, proteger su mente también. Quizá simplemente tenga que aguantarme y pedirle a los dioses que cualquiera de sus engaños no haya sido lo suficientemente importante como para que su mente me lo muestre si no lo busco.

Suspiró y recargó la espalda en el sillón, mirando fijamente al techo. Solo de imaginarlo su cuerpo se tensaba.

-Pero por ahora no quiero meterte en más problemas. ¿Quieres que sigamos?

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Dom 1 Jun - 14:36

La historia había probado que los movimientos civiles no siempre tenían los resultados esperado por falta de organización y aquellos que tenían una mejor organización tenían muchas pérdidas en el proceso, era una balanza difícil de nivelar. En el caso de la Revolución que se encontraba en los planes de Mina y otros, en la que los Delta eran gran parte, no había balanza aun, sino muchas ideas de cómo esta iban a estar moviéndose. Marcellus estaba agradecido de que estuvieran pensando cuidadosamente antes de actuar, al menos por lo que Mina le había dicho.
 
Notó que no hizo mención de algunas personas a las que había traído a la conversación, pero decidió no presionar el punto, pero cuando dijo que estaba más segura en la boca del lobo, cuando dijo que no quería que nadie supiera que estaba con Jesse, no pudo hacer más que pasarse las manos por el cabello y negar con la cabeza.
 
"Mina… no sé si eso esté funcionando," le dijo con honestidad, recordando la ceremonia de conmemoración, dónde al parecer Jesse había olvidado que debían pretender no estar juntos, "Va a llegar un punto en el que no le va  importar las apariencias, sólo estar contigo."
 
No estaba seguro si se estaba proyectando o no en ese momento, después de toda su relación con Adrien era una que permanecía virtualmente en conocimiento nulo general, aunque no fuera una estricta cinta roja, aunque. Por más que le molestara, Marcellus entendía que era porque Adrien no quería verlo en peligro o que otros lo fueran a usar en su contra, si lo entendía, aunque le hastiara admitirlo.
 
Se mordió el labio inferior con la mención de Violet y Jude, no sabía que decir al respecto. No quería decirle a Mina que, hasta cierto punto, la ambición de creer que ellos podían impartir justicia los hacía ver arrogantes, como si ellos no tuvieran culpas, nadie era un santo, nadie. No iba a decir nada de eso porque aún no había visto las acciones, no podía juzgar algo que aún no pasaba.
 
"Tal vez deberían considerar a otros en ese proceso de restructura, personas que ya estén en los medios que quieres purificar pero que no estén corrompidos por él mismo, en su momento más delante eso podría hacer todo el proceso más fácil, porque con toda sinceridad, no puedo ver a Jesse u otros de nuestros compañeros como Ministro de Magia, me has de disculpar, esa es una posición que requiere más que buenas intenciones."
 
Se encogió de hombros algo apenado, pero simplemente no podía ver esa imagen, no aun, no cuando él sabía que la experiencia era vital, al igual que un adecuado gabinete de trabajo.
 
Se llevó una mano al tabique de la nariz de nuevo, asintiendo con la cabeza, "Es una persona complicada…" le dijo referente a Jesse, porque si, era un tipo de armas a tomar, pero también era una persona que al parecer se guiaba mucho por los sentimientos del momento, en ese aspecto no era tan diferente de Marcellus, curiosamente.
 
No hizo más mención a al detalle que Jesse olvidara o no lo que vio, fue un malísimo momento para llegar, como si el mismo destino se hubiese reído de su atrevimiento y traído a Jesse al lugar. Vagamente se preguntaba que hubiera pasado si hubiese llegado cuando atacó a Mina con aquella imagen construida, cuando se quebró… no sabía que pensar al respecto.
 
"Anda, continuemos…" le dijo irguiéndose y sacudiéndose el cabello, volviendo a su centro para retomar concentración, "Hay que modificar otras memorias… después de eso… tengo que enseñarte a combatir un ataque mental, aunque espero no lo necesites." 

Ese último punto era algo renuente en su agenda, por varias razones. La primera era porque no quería atacar a Mina de nuevo, la segunda es porque cuando le enseñó a Laise a hacer esto, ella por error lo había atrapado en una proyección mental que lo hizo sufrir mucho, esperaba que con Mina las cosas no terminaran igual, pero no podía asegurar nada, no cuando de la mente se trataba.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 2 Jun - 1:04

Hizo un gesto con la mano como restándole importancia al argumento de Marcellus, en el que infería que Jesse no iba a ser capaz de pretender que no estaban juntos solo por demostrar un punto más personal. Negó con la cabeza.

-Si lo dices por lo que pasó en la ceremonia de conmemoración…no sé, estaba enojado y tenía razones para estarlo. Técnicamente estará conmigo, solo que no enfrente de todo mundo.

Quería pensar que no siempre iba a ser así de visceral, y realmente no lo estaba justificando, en realidad suponía que Jesse le había dado tanta importancia a lo que había pasado con Marcellus que había querido darle una lección, que las cosas podían irse al absoluto demonio en cualquier momento y que él no era un juguete o algo por el estilo. Como fuera, habían salido al paso en esa ocasión, porque ella había fingido bien y él, después, no había hecho gran cosa más que quedarse con Brownie.

-No voy a juzgarlo por ese acto en particular, soy incapaz. Pero sé que es capaz de a la larga, poner las cosas en una balanza.

Soltó una carcajada por lo de Jesse como Ministro de Magia, hasta para ella la idea era completamente tonta y estaba segura de que Jesse también habría considerado la sola mención como una completa tontería. Miró a Marcellus con los ojos ligeramente entrecerrados, estaba interesada en saber si en verdad quería enterarse de lo que estaba pasando internamente como para sacar el tema de formas tan inadecuadas, o si de verdad los pensaba tan idiotas, pero no se lo iba a preguntar.

-¿No me ves como Ministra, en serio, o a Jesse? Yo la verdad pensaba poner a Harley en el papel.

Dijo con una risilla, contestando de forma más irónica de lo que podía considerarse adecuado. Le dio pena después, pero tampoco hizo nada por disculparse, o por dar explicaciones, al menos no hasta saber si Marcellus cuestionaba por interés o por encontrar un papel de juez en algo en lo que de todos modos no creía.

-Somos soldados, Marcellus, no ministros.

Le contestó como única cosa antes de  acomodarse bien en el sillón y sentarse con la espalda erguida para mirarlo fijamente.

-Aquella tarde, luego de hablar afuera del consejo escolar llevé a Yuri a mi casa, seguimos hablando del tema, hicimos el pacto. Esa es la siguiente imagen en la lista. Después una en donde me colé a Delta disfrazada de la prima de Jesse para escuchar la invitación, un pequeño discurso. Quiero trabajar sobre esas dos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Lun 2 Jun - 1:48

Levantó una ceja, sonriendo, cuando mencionó a Harley, aunque lo decía en broma, no quiso ofenderse por las implicaciones, él sabía perfectamente que su sobrina no era ninguna tonta, sin importar lo que otros pudieran decir, ni siquiera esa TPA que tan mal la trató antes de que Harley decidiera tomar riendas de su vida y reformar su camino, estaba orgulloso de ella, incluso aunque hubiera terminado con un embarazo tan joven, no podía decir mucho al respecto, su madre la tuvo a los diez y ocho, dioses.
 
"No, no, capaz que termina siendo como Margaret Thatcher y nosotros ni lo imaginábamos," le dijo para aligerar el ambiente y le sonrió de nuevo con una risita, después se puso serio, "Soldados… lo sé, no estoy criticando la idea, solo remarco que para una reforma, los soldados son esenciales, si… pero no suficientes."
 
No serviría de nada que derrocaran unos cuantos del gobierno, si este queda en caos y todo termina en desastre al final, Marcellus quería ayudar a Mina, pero aún no estaba realmente convencido de la causa, sentía que le faltaba fortaleza para ser verdaderamente tangente… tal vez si seguía ayudándola en lo que pudiera, entonces se solidificaría.
 
Veía un ideal, si… pero le parecía extraño ver ideales con dirigentes como Jesse, no estaba seguro si realmente querían arrebatar ese poder para darlo a otros que lo usarían para el bien o al final la avaricia vencería y se quedarían con ese ya mencionado poder, provocando más derramamiento de sangre en el proceso.
 
Esperaba equivocarse, quería creer que las intenciones de ese movimiento eran reales y no solo buscar derrocar monopolio para levantar otro.
 
Marcellus la miró de nuevo, poniendo atención a sus palabras y movimientos. Lo que seguía sería complicado, pero era capaz de ayudarla a alterar esas memorias como ya lo había hecho con la anterior. Esperaba que Mina pudiera entender que Marcellus solo estaba exponiendo su punto de vista en la situación para darle un aire diferente y que considerara los otros aspectos de lo que quería hacer, esa revolución tenía como blanco a unos, pero al final afectaría a todos, no era algo que podía simplemente dejar pasar sin hacer algunas preguntas, para que Mina las considerada en sus planes.
 
No la estaba deteniendo, no lo haría, pero tampoco iba a quedarse callado sin mencionar nada, ni siquiera su sentir u opinión, si ella le estaba pendiendo que encubriera algo que tenía potencial para ser demasiado importante, incluso llevar a crimines, no era como si Mina realmente esperaba que Marcellus ciegamente hiciera lo que ella le decía, sin pregunta alguna, eso sería como insultar la inteligencia del Lovecraft.
 
Pero no era el caso, así que Marcellus se preparó con varita en mano para ayudarla a modificar otro recuerdo, el cual necesitaban que pasara de una conversación sobre conspiración a una casual, para que no hubiese peligro.
 
"Muy bien, Yuri primero… muéstrame que es lo que pasó y dame una idea de cómo quieres que sea modificado, puliré los detalles y arreglaré lo que pueda comprometer el momento."
 
Levantó la varita y conjuró.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Miér 4 Jun - 0:18

Mina no pensaba que la edad tuviera que ver con las capacidades, ya fueran mágicas o políticas. Si de algo estaba segura era que, la gente nueva que fuera a colocarse en cualquier puesto, tras correspondientes reformas, no iban a ser dinosaurios que volvieran a corromper el sistema. Sabía, mejor que nadie, que el camino no iba a ser nada fácil, y que no se construiría en un día, pero si no debatía con Marcellus o le explicaba las cosas, era porque le chocaba que usara ese tono con ella, como si le hablara a una niña que no sabía lo que hacía, o como si diera por sentado que aquello era un capricho más que otra cosa.

Le ofendía, pero no quería tomarse todo eso a mal por dos razones principales: quería confiar en Marcellus, y lo quería a él en general. Quizá simplemente no sabía cómo poner el tema sobre la mesa y lo hacía como podía, y contestarle algo en ese momento que sentía esa incomodidad con él simplemente haría que todo terminara mal de nuevo, sabía perfectamente lo grosera que podía llegar a ser. Le sonrió y le buscó la mano.

-Tal vez, cuando dejes de ser tan desconfiado y tan cerrado, pensando que tienes las respuestas para todo y yo no, pueda hablar más abiertamente contigo. Por ahora, tienes mi mente, y es lo más que puedo darte.

Lo soltó y se preparó para el hechizo. Ahora no parecía tener miedo de que entrara en su mente, pensaba que lo peor ya había pasado, y que estaban en un nivel de confianza distinto, como para temerle, lo que le permitía concentrarse más, y a la vez estar más segura de lo que hacía.

Estaban en el departamento de Nueva York, ese que recientemente había vendido. En ese momento ninguna posibilidad era real todavía, todo tendría que verse paso a paso. Yuri la miraba y ella parecía nerviosa.

-¿Qué es lo que quieres, Wilhelmina? No estoy hablando de este momento. Hablo de ti. ¿Qué es lo que quieres? Obviamente mucho más que esto.

De nuevo el diálogo se notaba ligeramente editado, aunque menos que la ocasión anterior, porque la línea original no había cambiado. En los recuerdos de Mina no había nada sobre planes para un nuevo orden donde los más aptos fueran los que tuvieran los puestos, y no los que tenían suerte. ¿Dónde iba a empezar el cambio? En la universidad. Por eso Jesse estaba movilizando Delta, porque el cambio tenía que ser primero interno, de lo particular a lo universal. De la pequeña escala a la grande. Por eso les había dicho que empezaran por sus notas, por destacarse académicamente, o en los deportes, en lo que fuera, pero que tuvieran claro que su lugar no era el que les habían enseñado. De eso no había rastro. Mina solamente miraba a Yuri sin contestar, antes de sentarse a su lado, aunque en el recuerdo real había estado dando vueltas por la estancia antes de hacer eso.

Pero entonces dejó de mirar a Yuri y dejó, por un momento, que Marcellus viera lo demás, solo por cuestiones informativas. No fue un desliz en la reconstrucción de la memoria, sino una decisión de mostrársela a Marcellus tal y como era. La voz de Yuri fue la que inundó la habitación.

- Nadie podría ser tan pobre como para tener limitaciones de educación, de casa o de trabajo…y nadie podría ser tan rico que pudiera comprar la vida de cualquier otro. ¿Y no sería justo que la riqueza desmedida fruto de la explotación de muchas familias fuera auditada? El sistema funciona para contar cada centavo de quienes se esfuerzan y hacer vista gorda de los que ni siquiera tienen que hacerlo.

La plática siguió por el mismo camino hasta que Mina se sentó de nuevo en el sillón. El corazón le latía desbocado.

-Tiene que salir bien o voy a morir, literalmente…

Luego decidió dejar de mostrarle a Marcellus las cosas tal y como eran y de nuevo, volvió a sacar todo de contexto. Su mano ahora tomaba la de Yuri, había soltado una risa casi con coquetería mientras le recorría al Delta la palma de la mano con la punta de sus dedos.  

-Jesse me hizo prometer que no regalaría besos a diestra y siniestra…

Le decía, y la frase sonaba natural. Él contestaba. La miraba diferente, no se ponía nervioso ante ella.

-No podemos estar transportándonos tan lejos cuando necesitemos vernos, porque lo vamos a necesitar.

En el recuerdo original, Yuri sacaba un pergamino en el que escribía sobre la confianza, en ese nuevo recuerdo, solamente hubo un beso, uno intenso e intempestivo que la hizo contener el aliento. Y el recuerdo se cortaba ahí, no en la cachetada posterior, ni en el pacto de sangre. Le había mostrado lo que había querido, con muy pocas fallas de edición.


Cuando cortó la conexión casi estuvo a punto de reírse de ella misma, de nuevo sorprendida por lo fácil que era cambiar a Yuri del contenido original.

-Cualquiera se creería el recuerdo de que lo engatusé.

Bromeó con ironía haciendo alusión a esa fama que se había forjado con y sin razones, antes de mirar a Marcellus a los ojos. No le buscó la mano, parecía seria.

-Vamos paso a paso.

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Dom 8 Jun - 16:19

La razón por la cual le costaba visualizar la causa que estaban formando Mina y Jesse era porque le parecía muy inconsistente, Mina decía que estaba consciente de que iban a hacer algo estructurado, pero él también tenía pensamientos de cambio e ideas que salían del molde, sin embargo no se creía absoluto ni tampoco denigraba la sabiduría de los mayores, quizá ese era el verdadero problema que Marcellus tenía con todo el asunto, sentía que Mina estaba generalizando en "Si es viejo es corrupto y es un problema", lo cual era una pensamiento totalmente erróneo. Si bien la edad no era garantía de eficiencia, la juventud tampoco era garantía de innovación.

"Tener un debate de opiniones no es ser cerrado o desconfiando, Mina," le dijo en un tono amable, "Es simplemente eso, un debate, sirve para ver ambos lados de la moneda y que ambas partes, en algún punto, lleguen a un acuerdo intermedio. Si para ver tu causa tengo que creer ciegamente, entonces quiere decir que aún no tienes las armas orales para defenderla, en lugar de tomármelo como una ofensa, serviría para que prepares una respuesta para quienes te pregunten más delante lo mismo que yo estoy haciendo en este momento," le sugirió, "Va a pasar y si bien yo ya te estoy apoyando en este momento con lo que puedo, otros con más apoyo se pueden unir a tu causa si sabes cómo explicarla, como defenderla, es decir, como hacer que otros crean en ella..."
 
Le sonrió porque no es que el tuviera las respuesta, por supuesto que no las tenía, pero sabía cómo usar sus palabras, "Yo no lo sé todo Mina, precisamente por eso estaba hablando contigo del tema, porque tú estás mucho más enterada del asunto y a final de cuentas, es la causa que estás defendiendo, solo me interesa saber que tan desarrollada la tienes, no criticarte."
 
Era curioso que Mina no entendiera que Marcellus, por más noble que fuera, no dejaba de ser un político y el ver más allá de una guerra, de sus consecuencias y de la reconstrucción de un sistema, era algo que simplemente tenía que hacer.

Se preparó para hacer el hechizo una vez más y tras enfocar su mente en la tarea que era la adecuada y no otros pensamientos, dejó que esta pasara las defensas mentales de Mina. 

Marcellus observó y escuchó con atención las palabras de Yuri quien contrario a Mina sabía explicar y defender la causa por la que estaban haciendo esos movimientos, eso era lo que Marcellus le había sugerido a Mina que hiciera, no solo repetir las palabras de Jesse u otra persona, sino realmente sentir la pasión de la causa que estaban defendiendo, después de todo si no había una explicación, un convencimiento, de por medio, todo el movimiento no parecía más que un capricho y Marcellus, por lo que estaba viendo, sabía que no era así.
 
El joven Lovecraft cerró los ojos y levantó las manos, puliendo los detalles y tomando los secretos de nuevo en forma de esferas para entregárselos a Mina y que los pudiera guardar. La realidad es que las palabras de Yuri le habían dado mucho mas contexto que las de Mina, que a final de cuentas era lo importante, probablemente otro sería el vocero de la causa si Mina no podía hacerlo.
 
"Esto es lo más importante, lo vital que debe ser sellado," le dijo entregando las esferas al aire, "Protégelo."
 
Marcellus se retrajo de la mente de Mina, exhalando para poner sus pensamientos en orden, después de todo el estar en la mente de otro a veces causaba conflicto con la de uno, pero le tomó poco el volver a sí mismo.
 
"Ahora que estás tomando las partes más importantes de esos puntos, debes ocultarlos en tu baúl y este ponerlo en un escenario donde deba estar oculto,  una vez que termines de crear todos esos recuerdos modificados, debemos crear un plano mental donde ocultar el baúl."
 
Marcellus tomó un pedazo de pergamino de su escritorio, pluma y tinta, dejándolos sobre la mesa, "Puedes crear un boceto de ese escenario donde vas a ocultar todo, eso es lo que yo hice."
 
Marcellus se guardó el hecho de que en su mente había otra defensa, Marcell, quien actuaba como un guardia en su propia psique.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Sáb 14 Jun - 20:42

Marcellus no entendía hasta donde llegaban sus niveles de paranoia, ni por qué prefería que lo viera todo en su mente a debatir cualquier cosa en voz alta con alguien que no fuera Yuri o Jesse. La inquebrantable que había hecho con los del sótano le había provocado que le diera un peso muy fuerte a las palabras. Por eso cuando Marcellus comenzó a decirle que tenía que defender su causa ante otras personas para convencerlas, Mina le tomó por la muñeca muy fuerte y negó con la cabeza repetidas veces, aunque no dijo nada, porque la lección se reanudó, y lo que hizo fue su única forma de responderle.

Tomó la pluma y la miró, luego su vista pasó al pergamino pero antes de dibujar cualquier cosa, regresó su vista hacia Marcellus y tomó su mano muy fuerte.

-Nadie puede saber que estoy metida en esto. Nadie. Ni siquiera cuando comience, dentro de un tiempo, o cuando esté avanzando. Me da miedo, Marcellus, hablar. Me da miedo, todo escucha. Y yo tengo un papel que mantener. No puedo dejar que se mermen mis escudos. Yo no soy la que hará que la gente crea en ella, eso es cosa de Jesse. Lo único que puedo darte es lo único que te he dado desde que empezamos, y está aquí…

Se señaló la sien como una señal de que todo estaba en su cabeza. El miedo permeaba en ella hasta lo más profundo, corría por sus venas. Había aprendido a transformar ese miedo en extrema cautela.

-Lo sabes muy bien, jamás fui buena con las palabras. Pero soy buena con la varita, y aunado a eso, no me molesta que entres a mi cabeza. El miedo que tuve de que lo hicieras la primera vez fue por otras razones.

Por lo de Jesse, aunque pareciera una tontería a comparación de lo que realmente se gestaba. Y era precisamente con él con quien Marcellus podía hablar si quería saber las cosas más a fondo, aunque de todos modos también llegarían a la parte de los discursos que había dado en Delta, del primero a los consecuentes.

-Me siento segura contigo en mi cabeza, y más honesta y más sincera ahí, que en ninguna otra parte. No estoy tratando de ser una ridícula contigo, es la verdad.

Bajó la vista hacia el pergamino y empezó a bocetar el baúl abierto, colocando varios pequeños baúles encima de él hasta llegar a siete. El primero estaba cerrado. En su mente, cuando el baúl estaba cerrado, el más pequeño de los siete se escondía hasta el fondo, y así sucesivamente, como las matrioskas.

-En el baúl más pequeño van las esferas que me diste. Y está cerrado con llave.

No alzó la vista del pergamino, en cambio soltó un suspiro mientras mantenía la vista fija en él. Le causaba una sensación extraña verlo ahí, en papel. Tenía ganas de volverle a agradecer, decirle que lo quería, pero de nuevo, no era buena con las palabras y se le quedaron atoradas en la garganta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Vie 27 Jun - 12:25

Su expresión se tornó más suave al verla tan alterada, tratando de entender que era lo que Mina quería decirle, no fue difícil con aquella declaración, ahora sabiendo que Mina no podia ser públicamente involucrada con la causa que pretendía defender. Le pareció algo incluso ofensivo, que ella estuviera básicamente queriendo actuar pero lavándose las manos a la vez en sus acciones, era como decir que la responsabilidad recaería en Jesse en todo momento y cualquier problema la seria el culpable. Esa postura le pareció incluso injusta para el Delta, pero si esa era la decisión a la que tanto el como Mina habían llegado, el no estaba involucrado a ese nivel como para reclamar nada.

"Entiendo," le dijo sin ms rodeos, pero la idea estaba plasmada en su mente.

Qué curioso que Mina tuviera un papel que mantener, uno que al final le permitía deslindarse de todo, una posición casi conveniente la de poder armar un alboroto pero en el momento en que salía mal poder salir del a escena silbando. No le dijo nada, porque no era su lugar hacerlo, Marcellus quería que Mina estuviera segura y si eso tomaba para que lo estuviera, entonces que así fuera, sería una lástima por Jesse y los otros involucrados, pero al parecer no era una postura desconocida entre ellos.

Marcellus solo podía ofrecerle a Mina su ayuda para sentirse segura al defender su mente, eso haría entonces, lo demás era algo que si bien ahora tenía un conocimiento amplio gracias a Mina, no poseía un papel que jugar en ello más que el de confidente. Ampararía ese papel, puesto que ahora se había convertido en el que el tenía que mantener.

"Creo que si tu fortaleza no son las palabras, entonces está bien que te enfoques en aquello que si tienes más control," en verdad creía eso, Mina tendría que mantener un papel en todo ese embrollo, aunque este fuera el de aparentemente no estar involucrada. "Estas demasiado cerca de alguien que puedes considerar un enemigo, me sorprende que Jesse si quiera lo haya permitido."

Aun tenia sentimientos muy encontrados cuando de Jesse trataba, le estaba agradecido por haberle salvado la vida, de eso no había duda, pero estaba ese detalle de haberlo encontrado a el y Mina en una posición muy comprometedora…aunque haya sido su otra personalidad la del embrollo. Marcellus giró los ojos, a veces ese triangulo era más complicado de lo que anticipó.

La tomó de la mano de nuevo, "Mina, puedes dudar de todo lo que quieras acerca de mi, pero quiero que sepas que en verdad mis intenciones no radican en hacerte daño…" no uso la palabra nunca porque ya le había hecho daño una vez, cuando su mente estaba tan descontrolada que lo único que quería era que todo parara, Mina le llevó a ese extremo, pero no la podía culpar porque el mismo se había dejado llevar por Marcel hasta ahí antes.

Observó el dibujo de Mina, le gustaba la forma en que quería ocultar sus recuerdos, era práctica y se estaba volviendo cada vez más segura. Ladeó la cabeza pensando en aquel panorama y luego asintió con la cabeza.

Marcellus tomó la pluma de la mano de Mina y empezó a dibujar en el mismo pergamino rápidamente, creando alrededor del baúl un escenario de parecido a un bilbioteca muy grande y vieja, donde ocultó el baúl a plena vista.

"Trata de recrear este lugar en tu mente, para que puedas ocultar el baúl."
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Sáb 28 Jun - 0:30

Mina se mordió el labio inferior cuando Marcellus dijo aquello de que le sorprendía que Jesse hubiera permitido que estuviera tan cerca del enemigo. Se sorprendió de que hasta ese momento, no hubiera entendido el núcleo de todas las cosas, al menos a juzgar por sus palabras, porque para ella era casi obvio; no se podía ganar sin destruir las cosas desde adentro y la única que podía acceder no solo a información, sino a armas, era ella. Y por eso tanto secretismo, tantas precauciones, por eso tenía que estar dentro, como una infiltrada, hasta lo más que se pudiera, el plan era bastante básico, pero también efectivo si las cosas se hacían bien, y ella estaba decidida a que no hubiera ni un solo tropiezo.

-No es que lo haya permitido o no, es que no había otra manera, los tres lo sabemos.

Con los tres se refería a ella, a Yuri y a Jesse. Lo único que ellos no sabían y que Marcellus sí, aunque no lo hubiera procesado, era que al primer paso en falso ella podía morir, por más leve que fuera. Y que quizá incluso si tenían éxito, la posibilidad de que ella se quemara por dentro seguía latente. Tenía dos opciones: ganar con un éxito rotundo, alcanzar el poder lo más que pudiera, o definitivamente morir, aunque si iba a ser la segunda opción, quería hacerlo ayudando lo más posible a esos dos. No le tenía miedo a la muerte en sí, le tenía miedo a desvanecerse del mundo sin haber hecho algo grande, le tenía miedo a no ser nada, ni ser nadie. Le tenía miedo al dolor, le tenía miedo a Auberon Wardwell y a otros Venerables, pero ni siquiera eso la haría echarse para atrás, su miedo tenía que ser incentivo.

Bajó la mirada hasta la mano que Marcellus le tomaba y le creyó con todo su corazón. Quizá era la primera vez que le entregaba tanta confianza a alguien, de un modo tan profundo, dejándose expuesta con una lealtad ciega.

-Yo lo sé, no dudo de ti. En verdad.

Le dijo con una seguridad de la que más tarde se arrepentiría hasta el llanto, pero no era vidente, no podía saber el pasado, ni el futuro. En ese momento simplemente le creía de corazón. Luego miró hacia el pergamino, tras cederle la pluma y vio la biblioteca. Asintió cuando le dijo que recreara el lugar en su mente.

-Probemos de nuevo, en lo que recreo el escenario. Los secretos más profundos están guardados ahora. Ya la tengo visualizada. Estoy lista.

Poco a poco comenzaba a notar que el tiempo corría, que su cuerpo parecía comenzar a cansarse tanto como su mente, pero siempre había sido perseverante y no se iría de ahí hasta que todo quedara bien, o hasta que Marcellus la corriera.

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 28 Jun - 20:21

Marcellus miró a Mina, pensando en la situación en la que estaba, si bien se refería a que Jesse era muy posesivo con ella y le sorprendía que estuviera en la posición en la que estaba, había entendido que era al parecer una de las piezas clave de aquel movimiento.
 
"Si… tienes razón…"  
 
No había más que decir al respecto, su papel no era el de convencer a Mina de hacer o no hacer las cosas sino de ayudarla a protegerse, eso lo podía hacer. Era una pena que Mina fuera a etiquetarlo como un traidor después, aunque no fuera intencional su descuido y este no le fuera a causar el mal que ella imaginaba. Marcellus en verdad quería protegerle y ayudarla, pero claro, Mina sólo veía hasta donde ella quería ver, porque era egoísta al final de día.
 
A Mina no le iba a importar los sentimientos de Marcellus, no le iba a importar las encrucijadas en las que lo había puesto, el peligro o que básicamente se había vuelto más loco de lo que ya estaba por adentrarse demasiado en ese asunto. No le iba a importar hacerle sentir miserable ni tampoco le iba a importar todo lo que había hecho por ella antes, no, a Mina solo le iba a importar que había cometido un error que ella consideraba terrible, aunque hubiese sido solo un descuido. Era una lástima porque Marcellus tenía a Mina en mejor perspectiva que eso y al parecer la Epsilion iba a probar cuan equivocado estaba.
 
"Podemos intentar de nuevo, quiero que llegues a un mejor nivel hoy," le dijo, ya que tanto como ella había notado el paso del tiempo, "Pero cuando sientas que ya estás cansada, dime, no quiero que quedes exhausta, estas cosas no se aprenden en un solo día."
 
Le sonrió de manera conspiratoria pues era cierto, él le había tomado tiempo y práctica desarrollar sus habilidades y la mente era un tema muy complicado para dominarlo en tan poco tiempo.
 
"¿Lista?" 

Marcellus le dio un momento para poner sus mente en orden y luego realizó de nuevo el conjuro, adentrándose en su mente para ver aquella imagen creada y darle un retoque para que fuera lo más convincente posible, algo que ayudara en verdad a Mina.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Dom 29 Jun - 2:01

-Es que no me puedo dar el lujo del tiempo.

Le dijo, pero en realidad no iba tan enserio. Había llegado a un punto en el que se sentía más segura, en el que podía encarar a Auberon por las noches sin que temiera estar diciendo a gritos verdades que guardaba en lo más profundo de su corazón. Y además se comportaba bien, no daba ni un solo paso en falso, no daba motivos, ni siquiera Jesse se volvía un estorbo, al contrario, desde que había visto esa escena que el mismo Marcellus –o Marcel, quién fuera- había implantado en su mente, Jesse era otro incentivo más.

Asintió cuando le preguntó si estaba lista y le permitió entrar en su mente. La intrusión fue tan suave que casi no la notó. Pero ahí estaba, la biblioteca. Era en realidad algo diferente a la que se había dibujado, se parecía más a la biblioteca que había tenido su abuelo Immëndorff en Bavaria. Amplia, de dos pisos, con libros viejísimos, incluso olía ligeramente a polvo, había escaleras, y también estaba el baúl, a la vista pero perdido en los detalles, pasaba desapercibido. Y estaba cerrado, incluso los primeros niveles.

Empujó a Marcellus de su mente, aunque lo hizo con gentileza. Se talló los ojos y por inercia terminó recargando la cabeza en su hombro. El esfuerzo de la construcción la había dejado más exhausta de lo que estaba al principio, incluso soltó un leve bostezo casi infantil.

-Ahora recuerdo por qué no me dediqué a la arquitectura. Esa biblioteca es de mi abuelo Siegfred Immëndorff, vive en Baviera. La conocí cuando era niña, muy niña, pero nunca la olvidé. Siempre quise volver ahí pero nunca pude hacerlo…no recuerdo bien las razones. El abuelo gritaba mucho.

Le contó mientras cerraba los ojos y lanzaba un suspiro que en realidad era un bostezo reprimido. Se removió sobre el hombro de Marcellus como si buscara acomodarse para dormir, pero luego se desesperezó, de nuevo tallándose los ojos. Lo dicho, era perseverante; si todavía había cosas por hacer, entonces las haría.

-¿Qué sigue?

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Jue 3 Jul - 0:16

Le sonrió tranquilo, queriendo que su propia serenidad le diera una base a Mina. Si bien ella tenía raspón hasta cierto punto y el tiempo no estaba a su favor, tampoco podían apresurarse tanto o las cosas saldrían mal, la mente era delicada y ya habían comprobado que entre ellos, indagar erróneamente podía ser un desastre.
 
De hecho Marcellus se había mantenido bastante en control todo ese tiempo, su otra personalidad sólo se había asomado cuando la misma Mina indagó por ella, aun así por el momento se sentía estable.
 
Una vez en su mente admiró la biblioteca en detalle, puliendo algunas cosas que parecían faltar como pedazos de libreros u otros pequeños toques que era por ser una imagen construida, aun así estaba impresionado con el progreso de Mina, el cual era realmente muy notable.
 
"Estás haciéndolo muy bien," le dijo estando de pie en aquel lugar, "Cerca de perfecto."
 
Se retiró de la mente de Mina cuando este le dio un pequeño empujón, era un gesto casi amable lo cual Marcellus le agradecía, no era agradable ser empujado de la mente de otros a cada rato y la sesión que había tenido con Mina se había dado pie a que esto ocurriera muchas veces.
 
"Es una hermosa biblioteca, me parece un excelente imagen, solo falta afinar algunos detalles," le dijo, "En ese plano puedes esconder muchas cosas, en libros, detrás de repisas, hay muchas posibilidades…"
 
Pasó su mano por el cabello de Mina, acercándose para tocar su frente contra la de ella en un gesto de cariño, "Sigue un descanso… sé que tienes prisa de aprender todo, pero no es bueno que hagas esto estando casada… tus defensas mentales bajan."
 
Miró la hora en el reloj abuelo que estaba en la habitación, ya pasaba de las doce de la noche, con razón Mina estaba cansada.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Vie 4 Jul - 0:37

No había pensado en las infinitas posibilidades de ocultación de una biblioteca a detalle, pero sonrió, contenta porque cada vez más sentía que las cosas estaban avanzando. El cansancio no importaba, era cuando había buscado aprender ser animaga, no había importado el dolor, la desesperación, incluso el peligro latente de quedarse a media transformación.

Sin embargo, agradeció que Marcellus dijera que seguía un descanso, porque moría de sueño. Por lo general dormía más tarde pero en ese momento su mente estaba al límite y su cuerpo también. Se le ocurrió recargar la cabeza en uno de los brazos del sillón, dejando el resto de su cuerpo doblado, a medio recostar, sin que sus pies dejaran de tocar el suelo, una posición incómoda que sin embargo, había adoptado desde niña cuando se aburría en las fiestas de sus padres y dormitaba en cualquier rincón. Por inercia miró también el reloj que Marcellus consultaba y notó que de verdad era muy tarde, no había sentido en lo absoluto el fluir de las horas.

-¡Es tardísimo, qué diablos!

Dijo medio alarmada y se levantó, incluso sintiendo un ligero mareo al hacerlo tan rápido, que le hizo llevarse las manos a la cabeza, aunque solo fue por un segundo. Volvió a sentarse y cerró los ojos antes de volver a abrirlos para mirar a Marcellus.

-Lo siento, te quité un montón de tiempo. Creo que lo mejor es que me vaya.

Las cosas no habían acabado precisamente bien la última vez y aunque no tenía que reportarse, no pensaba que fuera muy sano permanecer más tiempo al lado de Marcellus si no estaban practicando oclumancia, aunque tampoco quería marcharse todavía. Le tomó la mano y pareció como si fuera a decir algo pero al final solamente soltó un suspiro, retiró la vista y volvió a levantarse, esta vez con calma.

Buscó sus cosas rápidamente y luego se detuvo frente a él, le dio dos besos a modo de despedida, uno en cada mejilla.

-Uno para ti, el otro para Marcel, para que ya no se enoje conmigo.¿Cuántas sesiones crees que falten?

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Dom 6 Jul - 23:40

Una parte de si no quería que Mina se fuera, pero recordaba que la última vez las cosas no habían terminado bien y siendo sinceros no quería causarle agravios a Mina ni a Jesse realmente, aunque el Delta no estuviera en su gracias la realidad es que no le odiaba y si se sintió algo culpable de casi haber sido causante de una infidelidad entre él y Mina, porque Marcellus –Marcell, mejor dicho— había tenido tanta culpa como Mina en esa ocasión.
 
La siguió con la mirada mientras recogía sus cosas, pensando en cómo sería su situación si no tuviera aquellos problemas de por medio, aquella Revolución latente y todos esos secretos enterrados literalmente en un sótano, quizá la vida de Mina sería mucho más simple.
 
El ayudar a Mina con la oclumancia le había hecho pensar sobre aquella revolución, esas ideas que defendían Jesse y Yuri, así como el peso de estas mismas. Había un gran interés por parte de Marcellus en ese tema, aunque sus razones para querer ayudar a Mina no tuvieran nada que ver con el secretismo del tema.
 
Le sonrió en respuesta inmediata cuando su voz lo trajo de vuelta al momento y se rió tras el beso doble, uno en cada mejilla, pensando que Marcell lo hubiera tomado como carta para causar problemas, pero Marcellus no tenía ganas de darle dolores de cabeza a Mina.
 
"Trata de pulir tu propia arquitectura mental, esa biblioteca que viste," le dijo, "Quiero que hagas un ejercicio para establecerla como tu escenario mental, este será tu cubierta y fuerte cuando de oclumancia se trate, en él estarás segura una vez que domines cada esquina de ese lugar… recuerda que tú lo has construido, por lo que tú lo controlas."
 
Se acercó a ella, tomándole de la mano y le dio un beso en la mejilla, mirándola a los ojos, "Me gustaría poder protegerte de otra forma… poder ayudarte más… creo que esa causa tiene más valor del que me puedes explicar… la he visto… y creo que entiendo porque estás haciendo esto… me perece que en verdad vale la pena."
 
Marcellus no era un soldado, era un político, pero… tal vez eso era bueno, tal vez siendo una pieza en política más delate podría ayudar.
 
"Sólo quiero que estés a salvo, Mina…" le repitió, "Aunque entienda porque te estás arriesgando." 

Abrió la puerta del estudio para dejarla pasar de nuevo al frente de la tienda, era mejor que el también se retirara, no pensaba dormir en ese lugar.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Mar 8 Jul - 22:46

Moría de sueño, pero no se había dado cuenta hasta que dejó que su mente descansara un momento. Estaba bien, la aparición no le iba a costar trabajo, solo iba hasta la universidad que de hecho, no estaba lejos del mall. Escuchó atentamente a Marcellus antes de partir y asintió. Estaba dispuesta a todo por aquel trabajo. Quizá sus objetivos y sus ambiciones no fueran tan puras y con tanta consciencia social como las de Jesse, pero mientras las herramientas y los objetivos se empalmaran, ella haría todo lo que estuviera en sus manos.

-¿Crees que me vendría bien combinarlo con legeremancia?

Preguntó soñolienta, viendo a Marcellus con los ojos entrecerrados, pero luego desechó la idea tan rápido como llegó. No quería entrar tan profundo en esos terrenos, prefería enfocarse en otras cosas, como en perfeccionar lo que aprendía en el sótano, y transformaciones.

-Vale la pena de muchas formas.

Le aseguró, sonriéndole mientras bajaba la vista hacia las manos de ambos. Apretó ligeramente los dedos de Marcellus entre los suyos.

-Ya haces más que suficiente y te lo agradezco. Algún día voy a regresarte el favor. Estaré a salvo, te lo prometo.

Mina pensaba que una vez que acabaran las clases de oclumancia, Marcellus podía lavarse las manos y quedar completamente a salvo de toda esa situación, y de hecho ella esperaba que hiciera eso, aunque eso era solamente porque no quería, de ningún modo, verlo en peligro posteriormente. Pero no se lo dijo por no querer sonar como una ridícula.

-Gracias.

Le dijo cuando la dejó pasar antes que él. Una vez dentro de la tienda se dio la vuelta para mirarlo una vez más antes de despedirse con la palma de la mano y una sonrisilla y desaparecer de vuelta en su dormitorio en Epsilon.

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 12 Jul - 1:10

Le miró atentamente un largo momento, pensando en sus opciones y cuales serían la mejor respuesta. Personalmente él podía decir que si era conveniente aprender legeremancia, pero el detalle es que no sabía si esa era una necesidad para Mina, más allá de la protección la otra técnica era literalmente un dolor de cabeza.
 
"Si sólo quieres resguardar tu mente, no es necesario," le comentó, "Pero si más delante quieres aprender, te enseñaré."
 
Asintió con la cabeza, aparentando la mano de Mina de vuelta en gesto de apoyo. Más allá de enseñarle a Mina Oclumancia, Marcellus estaba consiente que podría hacer más por ayudarla, pero aún no estaba seguro de querer hacerlo y lo peor de todo es que ni siquiera estaba pensando en si mismo, pensaba en su familia, en Adrien… tal vez Odille tenía razón y él no podía ir a ningún lado sin meterse en mas líos.
 
"No hay de que," aclaró son una sonrisa cansada, "Me alegra poder ayudarte."
 
La observó mientras se iba, una última mirada hacia atrás en la soledad del centro comercial que parecía tener un aire casi fantasmal entre ellos. Levantó la mano para decirle adiós con un gesto, teniendo ganas de seguirle, pero se contuvo. 

Una vez que ella se había ido, Marcellus cerró la tienda como cada noche y apareció de vuelta en su dormitorio, sintiéndose extrañamente apático, por alguna razón que aún no podía entender. No le dio mas importancia, tenía otras cosas en que pensar, aunque sentía que esa noche no podría dormir por los mismos pensamientos nublando su mente.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Kael L. Lovecraft el Lun 14 Jul - 0:50

TEMA MARCADO PARA SER CERRADO

_________________
«  F i c h a  .  B ó v e d a  .  R e l a c i o n e s  »

Bonus Set:
Hechizos Silentes (+3 Destreza)
Habilidad DCAO (+4 en Conjuración)
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
402
Edad :
44

Kael L. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veneno y Antídoto

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.