New home (Julisa)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

New home (Julisa)

Mensaje por Adrien Morgan el Lun 15 Sep - 0:22


No había sido una decisión fácil, ni tampoco una precipitada, Adrien planeaba muy bien sus movimientos y lo que tenia-quería hacer.  Él sabía acerca de la bebé navajo desde hacía un tiempo, casi poco antes de que se pasara ese chisme entre la universidad gracias al periódico sensacionalista de Rumor has it, sin embargo no había tenido el valor o la certeza de acercarse a Julisa principalmente por no ponerla en peligro, a ella y a su hija aun que eso significara ni siquiera conocer a la pequeña.  Después del articulo las cosas habían cambiado, estando lejos ellas peligraban pues no sabía bien si es que alguien era capaz o no de ir a buscarlas para deshacerse de ellas, de ambas, para él y su mente era más seguro tenerlas consigo que en cualquier otro lugar.

Pero eso tampoco había sido algo fácil, Julisa obviamente no quería saber absolutamente nada de él, fueron semanas, meses en los cuales él estuvo insistiendo para ayudarla y protegerla, pero no fue hasta que le dijo acerca de un peligro mayor que ella acepto seguirlo.  Obviamente no podía decirle que era parte de una secta infernal que gobernaba el mundo mágico a escondidas de todo el mundo, no, su excusa fue más mundana, su padre y su ridícula obsesión por tener la familia perfecta y sin fallos era suficiente razón.  Adrien por supuesto aun no tenía la gran fortuna de los Morgan como para darles todo el lujo y comodidades que merecían, pero tenía un trabajo en el hospital, ese mismo que ya no era de su familia y otro trabajo de medio tiempo en la escuela que le permitía acceder a una beca, misma que le había ofrecido a Julisa ahora que la mayoría de las becas estudiantiles habían sido canceladas, por supuesto aun no escuchaba una respuesta de su parte y sabía dentro de él que no sería algo fácil para ella.

Pero ahí estaban, apareciendo en la chimenea de la parte alta de aquel departamento en Brooklyn, él había tenido oportunidad de arreglar una de las habitaciones para que ambas, Julisa y la niña estuvieran cómodas.  Aquello sería muy difícil y ni siquiera había pensado aun como explicar su curiosa situación sentimental a ninguno de los dos involucrados, lo que era verdad en esos momentos era su preocupación por Julisa y la bebé, ya lo demás se arreglaría con el tiempo.

-Pasa, no tienes que quedarte ahí Julisa… - Trató de sonar amable, mantenía sus distancias con ella, después de tanto tiempo le parecía incluso difícil mantener una conversación con ella, por el fuerte carácter de la navajo, aun así estaba poniendo de su parte y eso no podía negarse, en lo absoluto.  Él si paso al departamento y dejo algunas cosas en la entrada, maletas con las cuales le había ayudado, en realidad en esos momentos Adrien parecía incluso una persona torpe sin saber exactamente qué hacer con ella, con ambas.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New home (Julisa)

Mensaje por Julisa Chee el Lun 15 Sep - 1:05

El haber desaparecido un día sin más de Florida, sin dejar rastro ni explicaciones, había sido un mensaje muy claro y tajante, por lo menos a la manera de entender de Julisa. Ella había escogido, ella había decidido, y ella sola iba a lidiar con lo que viniera sin importar nada más. Que si había sido egoísta o no al actuar como hizo no entraba en la discusión. 

Por supuesto que había sido una decisión difícil. Su carrera, su futuro, se estaba comenzando a abrir paso en el tipo de vida que había querido a base de mucho trabajo y sacrificio. Y en Florida dejaba a muchísima gente que era importante para ella. Pero honestamente, el prospecto de arrastrar a alguien más en la marea que estaba por dejarsele venir encima le parecía imposible. Nadie busca ser padre en ese tipo de circunstancias. Todo el mundo habla sobre como este tipo de cosas arruinan vidas y crean resentimientos. Y a decir verdad, el hijo que había descubierto esperaba bien podía ser de Zlatan, de Adrien, o de cualquiera de las otras personas con quienes había estado durante ese verano de vacaciones. Era lo más sencillo para todos. Y ella no necesitaba de nadie más. 

O eso era lo que había estado repitiéndose hasta el cansancio con esperanza de convencerse.

Para que negarlo, estaba muerta de miedo. Y peor aún, una parte de ella siempre supo que no, la sangre de la criatura no era de Zlatan ni del pelirrojo surfista cuyo nombre ni recordaba ni de nadie más. Y dolía, dolía de una manera tan física y tan palpable como los malestares que le habían tenido crítica en reposo con amenaza de que al final nada se lograra. 

Los ojos azules de su hija eran toda la prueba que necesitaba. Y aún así no dijo nunca nada. Ni a su madre, ni a su abuelo, en lo que a ellos concernía había sido un chico blanco cualquiera de aquellos de la universidad. Ni siquiera a Thomas dijo tan siquiera algo parecido a un sí, a pesar de que seguramente su hermano lo hubiera leído en su mirada. Y es que había nacido tan pequeñita, tan enferma, y todo por culpa suya...

Muchas cosas habían cambiado desde entonces, pero la resolución que había tomado en cuanto que esta era su hija y de nadie más se había mantenido firme. Las cartas no las había ni tocado, a las lechuzas las había espantado apenas acercarse al techo de su casa con el rifle de su abuelo, pero de alguna manera los pergaminos se las arreglaban para llegar a su mesa de noche. Magia a fin de cuentas. 

Un maldito día se había decidido a abrir una de ellas. Por nostalgia, por culpabilidad, por que su ojo interno así se lo mandó, por el motivo que fuera. Y había respondido que, tal vez, estaba dispuesta a hablar si es lo que tanto insistía. 

Poco después tenía a Adrien en la sala de su casa, y por primera vez en mucho tiempo, Julisa se había quedado sin saber qué hacer o que decir. Escándalo en casa de los Chee, que había un blanco en la sala del Curandero diciendo que era vital que hablara con su nieta. Un hombre blanco sin invitación a la reserva, que había llegado a saber cómo y trayendo consigo a saber cuantos malos espíritus de fuera del Diné consigo. El abuelo de Julisa no era conocido por mal carácter pero en esa ocasión su hospitalidad había dejado mucho que desear y por poco arrastraba a Morgan a la casa medicinal para iniciar con la decena de rituales de purificación distintos que eran protocolo. Seguramente la actitud de Julisa había tenido muchísimo que ver en ello, o quizá el que sus ojos eran exactamente los mismos de los de su bisnieta.

Curioso, el que los Morgan nunca hubieran aprobado a Julisa siembre había sido motivo de conflicto. Pero los Chee no podrían sentirse más en descontento con la presencia de Adrien en su hogar. 

Julisa había demandado que les dejaran hablar a solas. Y en cosa de nada estaba en Brooklyn a punto de entrar en un departamento que le parecía lo más extraño y descomunal que hubiera visto jamás, porque ese mundo que alcanzaba a ver por el marco de la puerta no era al que ella pertenecía. ¿Por que estaban en peligro? ¿En peligro de qué? Si vivían en la otra punta del país, en medio del desierto, y en un año entero no había ni siquiera dicho el nombre de Adrien en voz alta, ¿qué tanto le podía estar preocupando a la familia de él lo que fuera ella a hacer? No quería nada que ver con los Morgan. No quería nada que ver con Adrien. ¿Y ahora se suponía que iba a mantenerla y cuidarla? 

Pues no. Cambiaba de opinión.

- ...Pues sí, de hecho creo que lo mejor es que me quede aquí. - Respondió estoica, apretando a la niña un poco más fuerte contra su pecho, como protegiéndola de aquello invisible que supuestamente la amenazaba, aunque el único peligro real que hubiera en ese instante era que a Julisa las piernas le traicionaran o algo, porque sentía el corazón laterle a mil por hora en una taquicardia infernal y no era por ningún buen motivo. 

- ... no es buena idea. ¿Vale? No lo es. Dile a tu familia que no tiene nada de qué preocuparse y ya. - No podía ni siquiera mirarlo a la cara...

Pero peor era mirar por la enorme e impresionante panorámica que había por las ventanas de aquel lugar. Era demasiado. No era su lugar y se sentía enferma y sentía naúseas. Mejor se quería ir, bien lejos, y ya. 

- No tienes que sentirte obligado a nada. -
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New home (Julisa)

Mensaje por Adrien Morgan el Lun 15 Sep - 1:32

Si, en efecto había sido mucho muy difícil el localizarla, el acercarse a ella o tan si quiera lograr tener una visión de la pequeña que ahora estaba entre sus brazos. Adrien jamás se había visto como un padre, no había tenido buenos modelos y nunca sintió que podría hacerlo de una manera correcta, sin embargo al si quiera sentir a la pequeña ahí, algo en él había despertado, un instinto de protección que no se comparaba con nada, ya las cosas no eran por Julisa o por él, si no por ella y no iba a dejar que nada en el mundo le sucediese.

Cuando la escucho decir de una manera estoica que prefería permanecer en la puerta Adrien solamente suspiro, cansado, no por el hecho de que hubieran tenido esa conversación antes o por haber soportado el trato que sus familiares le habían dado, si no porque a pesar de todo ella no comprendía, no podía comprender en realidad la gravedad de esa situación y él no podía explicárselo, no de una manera concreta o caería muerto al instante, ya fuera por algo fulminante o incendiado en llamas oscuras hasta los huesos, de una u otra forma no creía que fuera una perfecta imagen para su hija que apenas acababa de conocer. Tomó toda la paciencia que pudo y tras verla con cansancio simplemente arrojó las llaves del departamento al sillón cercano a él solamente para librarse de ellas ya que las había estado moviendo para calmar el estres.

Julisa… Creo que ambos sabemos que no simplemente puedo hablar con mi familia. Ellos lo saben, mucha gente lo sabe… – Le dijo de una manera tranquila, conciliadora, ese tono de voz que a pesar de todo él sabía no funcionaba con ella, no cuando se sentía acorralada, así que decidió mejor darle su espacio, no presionarla, la conocía muy bien como para saberlo, en cambio lo que hizo fue simplemente tomar un periódico que estaba sobre la barra en la cocina y se lo mostró.

Fue por esto que en realidad decidí ir a buscarte. Sé muy bien el concepto en el que me tienes y no estoy aquí para cambiarlo o para hacerte cambiar de parecer. Sé que me odias y desprecias, pero yo solamente quiero protegerte, a ti y especialmente a ella… - Dejó el periódico en la mesa del comedor, esperaba que ella se acercara a leerlo, en realidad Adrien había cambiado mucho en ese último año, había una terrible sombra sobre él pero a pesar de eso, se veía más libre, relajado, un poco más maduro tal vez.

No hago esto por obligación Julisa o porque alguien me lo haya ordenado, ni siquiera es culpa o remordimiento…. – Adrien volvió a tomar distancia dirigiéndose hacia la cocina con una gran soltura, después de todo estaba en su casa y no en una reserva donde casi lo matan por aparecerse ahí. – Estoy haciendo esto porque quiero, entiendo que el hecho de huir sin decirme acerca de mi hija fue una excelente venganza de tu parte y la comprendo, ahora solamente quiero asegurarme de que estará a salvo de los psicópatas de mis parientes, es solamente lo único que te pido. Obviamente tú tienes que estar aquí porque a pesar de que podría hacerlo no soy un maldito desgraciado para robarla, solamente quiero protegerla, es todo… – Mientras hablaba Adrien había preparado un par de vasos de cristal con agua embotellada, los hizo flotar al instante después de servirlos y con un movimiento de su varita los hizo flotar hasta la mesa del comedor, estaba siendo completamente sincero con ella, al menos hasta el punto que podía.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New home (Julisa)

Mensaje por Julisa Chee el Lun 15 Sep - 2:18

- Firmó cualquier contrato o juramento o lo que sea que quieran que les de garantía de que no quiero nada de ellos. Lo que sea, ¿ok? No me vuelvo a parar si quiera en el Bridget Bishop de nuevo. - Se apresuró a interrumpirlo. En efecto, el tono de voz conciliador no surgía efecto en ella, mucho menos si ahora ya no se trataba únicamente de lo que Julisa pudiera querer o sentir, sino del bienestar de la niñita de cabellos oscuros que llevaba entre sus brazos. Irónicamente, si bien la severidad de su mirada era cortante y hasta confrontacional, mientras cargaba a la niña en sus brazos parecía ni siquiera moverse, como si estuviera tratando de evitar a toda costa perturbarla de más. 

... De cualquier forma, no era una niña que llorara mucho o se dejara afectar. Era callada, muchísimo, y dócil de una manera que, si comparaba con otros niños, no era natural. Los sanadores le habían asegurado después de tantas pruebas y estadías en los cuneros que no ocurría nada alarmante. Pues qué decir, la paranoia siempre estaba ahí, pero mientras la bebita estuviera lo más sana que pudiera estar, considerando el muy mal comienzo que Julisa le había dado, se sentía conforme. 

Escucharlo decir que quería protegerla era duro, y hacía que esa ansiedad que sentía aumentara exponencialmente. Honestamente, si antes de que todo se hubiera ido a la mierda entre ellos dos, Adrien le hubiera dicho algo así con aquella sinceridad - porque resignado se le notaba, pero siempre hay sinceridad en la resignación - Julisa lo hubiera dejado todo en ese instante. Todo. No importaba qué, no importaba quién, todo por estar con él. Por dejarse proteger. 

Que ridiculo y asquerosamente cursi de su parte. Venga Julisa, que acabas de mandar el feminismo veinte años atrás con un mísero deseo. 

Sobre odiarlo y despreciarlo no hizo más que tensar los labios y poner los ojos en blanco. Aquella no iba a ser ninguna sentida confesión por parte suya. "No Adrien, no te odio, ¿por qué crees que me duele tanto si no?" "Oh Adrien, cómo odiarte si es por tí que la tengo a ella". Por la Diosa, que el resentimiento era real y tangible y estaba en esa habitación tan presente y corpóreo como cualquiera de ellos, pero lo que había terminado por remover todos aquellos sentimientos en lo más hondo de su visceralidad era que hablara sobre sus decisiones como encaminadas por venganza. 

- Claro, venganza. Me desaparezco, preñada, en medio de un Compromiso Matrimonial en primera plana de Sociedad Nacional y Escándalos Sindicales, y se trata de venganza. Se trataba de mí y de no querer tener nada que ver en ese mundo, ¿bien? Nunca se trató de castigarte. - ¿Llamarla a ella noble? Vamos, por que si en realidad hubiera querido vengarse, lo primero que hubiera hecho al tener el resultado positivo de la prueba hubiera sido armar un escándalo que le hubiera dado a Adrien en lo que, por lo menos en aquel entonces, más le dolía: Su reputación y su imagen de perfecto heredero. 

Y si, leía los diarios. Estaba enterada. Le seguía el rastro. Quizá más de lo que su sanidad debería permitirle seguir haciendo. 

- ¿Cómo se supone que funciona esto? ¿Nos quedamos aquí y somos tu oscuro secreto? ¿Por cuanto tiempo? ¿Cómo se supone que vas a arreglar lo que tengas que arreglar? Porque déjame decirte que los bebés no son precisamente discretos, alguien, tarde o temprano, se va a dar cuenta que estamos aquí... No quiero problemas, y todo esto no va a hacer otra cosa más que traer más...

Estaba mal. Estaba mal. Todo estaba muy muy muy mal. 

Entro al departamento muy lentamente, esa sensación de claustrofobia no la dejaba tranquila, y a cada paso más cerca a él que daba la piel se le erizaba en escalofríos. Se sentó, porque no se notaba bien y lo último que necesitaba era tropezar con todo y niña en brazos, y leyó entonces por encima y sin mucho interés la nota que le tendía. Ah, si, Thomas le había dicho. Sabía de sobra a quién tenía que agradecerle el detalle, que el como no había terminado yéndose a las maldiciones con Wilhelmina en el hospital aquella vez todavía no se lo explicaba. 

Se encogió de hombros, apática, mientras le descubría a la niña el rostro de la manta que llevaba encima.  - ¿Y qué? Es solo un Rumor. Bien puede ser hija de Zlatan o de cualquier otro. Soy medio puta, si te acuerdas. - Pues sí, lo era. Lo había sido. Por eso estaba en aquella situación, ¿no? Por irresponsable y ni detenerse a pensar que en algún momento las cosas le pudieran salir mal.  

- ... solo quiero dejar todo atrás. Salir adelante. Tú con lo tuyo. Yo por mi lado. Y ya...

Tomó aire muy profundamente e intentó mirarle a los ojos, pero no consiguió las agallas para hacerlo. 

- ... si quieres estar al pendiente de ella puedes verla cuando quieras. No te lo pondré difícil. Pero por favor, te suplico, te suplico, que no pretendas que esto de jugar a la casita va a servir de algo. No me hagas quedarme aquí. No va a funcionar...

.. y al final siempre lo supimos, ¿no? Nunca hubiera funcionado.


Aceptarlo no lo volvía más sencillo.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New home (Julisa)

Mensaje por Adrien Morgan el Lun 15 Sep - 2:43

Y ahí estaba lo que él había estado esperando desde un inicio, el compromiso con Charlotte, algo que le había arruinado la vida en muchos sentidos. Inmediatamente el tren mental lo llevo a aquella noche, en el sótano, con sus propios gritos de dolor resonando en sus oídos. Apretó la mandíbula con fuerza y solamente la observo fija y penetrantemente, ella no le dirigía la mirada pero no era algo que a él le detuviera, Julisa hacia sacar ese lado en él, uno que no le gustaba pues lo hacía actuar de una manera impulsiva, visceral.

¿No lo entiendes? No me interesa esconderte, no me interesa si la gente sabe o no que están aquí, al contrario prefiero que sepan que están conmigo y saber que están seguras a que alguien más vaya actuar a mis espaldas y… – Se calló de golpe, no quería levantar la voz y lo estaba haciendo, le causaba una impotencia terrible el no saber la forma correcta de explicarse hacia ella, de hacerla entender que lo único que quería era saber que estaban bien, que en verdad ya no le importaba el yugo al que se había visto sometido por los últimos 22 años de su vida.

Puso las manos sobre la barra de la cocina y acacho la cabeza solamente para tomar aire y calmarse, no iba a discutir con Julisa, no podía arriesgarse a que saliera corriendo y jamás le dejara acercarse a ella o a la niña nuevamente. Cuando se sintió más en calma y después de escucharla decir esas sandeces entonces recorrió el camino hasta la mesa del comedor y se colocó frente a ella, con una rodilla sobre el suelo.

No Julisa, no hubiera funcionado. Simplemente no soy un hombre que se merezca siquiera algo parecido, sin embargo en estos momentos ya no es por ti o por mi o por lo que pudo haber sido o no. Te puedo jurar desde el fondo de mi alma que mis intenciones contigo y con ella son solamente para mantenerlas a salvo. No te pido que me perdones o si quiera trates de mirarme nuevamente a los ojos, solamente quiero estar seguro de que nadie actuará a mis espaldas, de que podré hacer lo posible por protegerlas y sobre todo, que si alguien trata de hacerles daño, nadie más salga herido por defenderlas, no cuando es mi deber estar ahí.

Acerco su mano hacia donde la pequeña estaba, levantó un poco la manta que la cubría para ver su rostro y esbozar una pequeña sonrisa.

Ni siquiera tienes que verme… te lo prometo. – No era mentira, en realidad Adrien trabajaba toda la semana en la Universidad y los fines de semana en el hospital, no tenía mucho tiempo de esparcimiento más que un par de noches a la semana, había calculado todo en realidad, incluso al carácter fuerte y voluntad inamovible de Julisa.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New home (Julisa)

Mensaje por Julisa Chee el Lun 15 Sep - 3:28

- ¿Y qué? ¿Actuar a tus espaldas y qué? Es mi hija, y es mi primera obligación protegerla, y ni siquiera me hablas claro y me dices de qué. ¿Qué va a hacer tu padre? ¿¿Qué?? - Los Morgan ni siquiera estaban a cargo ya del hospital, tenían muchos problemas más por lo que preocuparse como Dinastía que hijos ilegítimos regados por el mundo. Y eso de estar recibiendo la historia a medias, de decirle pero no, de pedirle que le creyera y confiara en él pero sin rendir cuentas claras, no estaba haciendo nada por mejorar esa necesidad tan enferma de mandar todo a la borda y huir. Ni siquiera volvería a Arizona, tenía gente en las tribus de Colorado. 

Se encogió sobre sí misma cuando lo tuvo tan cercano, sintiéndose más amenazada que nunca a pesar de que Adrien tratara de mostrarse lo más apacible que pudiera. Incluso se encorvó un poco sobre la niña, cubriéndola con su pecho como tratando de ocultarla de él. Era suya, suya, pero al mismo tiempo reconocía que era de él también. No quería soltarla, no quería cedérsela, no quería que nada de este desastre causado por nombres de alta alcurnia y apariencias le tocara y le hiciera daño. No llevaba el nombre de Morgan. Adrien no tenía ni siquiera porque reconocerla como de él. ¿Por qué era entonces necesario arrastrarla a este desastre?

Entreabrió los labios pero no pudo decir nada. Se notaba todavía más encerrada. Acorralada y sin ver salida. Podía lidiar con el Adrien confrontacional, el que le retaba, con el que de alguna manera se las había arreglado para ir un paso delante de él y sacarlo siempre de quicio, el que se frustraba con lo testaruda que era y al que conseguía sacarle las emociones a flor de piel y a ratos, solo a ratos, podía convencer de dejar de pensar y solo hacer lo que las entrañas le dijeran que hiciera. 

Sabía también qué hacer con el Adrien que se ocultaba en lo más hondo de sí. El hermético, el inseguro y regio al mismo tiempo, el estoico que se guardaba para sí mismo y mantenía impecable el papel que le daban a cumplir. El que sabía lo que tenía que hacer y lo hacía por más sacrificio personal que eso llevara. 

Pero frente al Adrien que bajaba las defensas y se desarmaba frente a ella no había qué hacer, porque ella misma perdía cualquier coraza que estuviera manteniendo en pie. El que le pedía ahora que por favor se quedara, y a ella le enloquecía, porque ya había perdido la cuenta hacía mucho de cuantas veces había deseado que le pidiera aquello por última y definitiva vez. Qué más quisiera que ser pragmática y concederle que, de acuerdo, no podían ni estar en la misma habitación pero era lo mejor para su hija. Eso era lo razonable, ¿cierto? ¿Lo lógico?

La lógica no le había sido buena aliada hasta el momento.

- ... pero estarás aquí. Sé que estarás aquí... - Confesó a media voz, apagada y rota, porque a pesar del nudo en la garganta y como sentía que la boca le quemaba, no iba a ponerse a gritar, no con la niña ahí. Se estremeció, y tembló un tanto, y dándose por vencida cerró los ojos con mucha fuerza, porque si los abría iba a verla llorar. 

- ... No te das cuenta... - El susurro fue aún más áspero que el anterior. Grandísimo pedazo de idiota que decía no merecer nada. No soportaba esa visión que amenazaba con formarse ahí, los tres, con nada a lo que aferrarse y teniendo que tragarse todo. Por que qué sabía ella de lo que Adrien había tenido que pasar el último año, o quién era ahora. Y más importante, ¿qué podía él saber sobre en quién se había convertido ella? Eran extraños pero sin serlo, que no se tocarían y ni siquiera se mirarían, pero sabrían que estaban ahí. 

Le sonaba todavía a peor castigo, peor venganza, que el haber desaparecido sin más. 

... pues vaya, tal vez eso era lo que él buscaba. 

- ... No puedo respirar si te tengo tan cerca.

Temerosa y sintiéndose echa añicos recargó su frente contra la de él. Y eso, y el intento fallido de aguantarse las lágrimas, serían todo lo que confesaría. 

Él ganaba.

Nunca había podido decirle que no cuando le pedía que se quedara.

¿Había calculado eso también?
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New home (Julisa)

Mensaje por Adrien Morgan el Lun 15 Sep - 14:41

Era verdad, ¿Qué iba a importarle a los Morgan aquella hija ilegitima? En realidad habían sido muchos cambios últimamente incluso en su familia, su padre se había vuelto solamente los vestigios de lo que era, sin siquiera poder tener el control de sí mismo una vez que Adrien se reveló contra él, porque Adrien tenía la fuerza y el poder de hacerlo, porque se había vuelto un miembro valioso de la secta a la que pertenecían y por que poco a poco había luchado por recuperar la maldita confianza que tenia con Auberon Wardwell. No, en realidad lo que Adrien temía no era que fueran a hacerle daño sus padres, esa era solamente una excusa demasiado evidente, no quería tenerlas lejos porque eso significaba un punto débil, algo por lo que otros podían llegar y atacarle, no era un secreto que actualmente había muchos peligros en la sociedad mágica y él quería estar preparado para ello.

Y estaba el hecho de que jamás había tenido algo que le perteneciera, ni siquiera su propia vida, saber que tenía una hija había sido duro pero saber que tendría que estar lejos de ella era más duro aun. Era algo que simplemente no podía aceptar.

Cuando escuchó el susurro en la voz de Julisa él simplemente se levantó levantando los brazos mostrándole que no iba a hacerle daño, dio un paso hacia atrás tomando las distancias, no quería abrumarla.

Las necesito Julisa, esa es la verdad, necesito saber que estarán bien y este es el único lugar donde puedo protegerlas. – Su mirada se clavó directamente en ella, había dolor y necesidad, incluso ante su semblante serio podía leerse claramente la desesperación en sus ojos, Adrien en realidad tenía miedo de perderlas, estaba siendo completamente sincero.

Solo dime que tengo que hacer Julisa, escúchame… estoy rogándote en estos momentos porque permanezcas aquí, no voy a obligarte, solamente te pido que seas razonable y pienses. Esto no es por ti o por mi o por el daño que te cause, ¿Nunca te diste cuenta que todo lo que hice fue para mantenerte alejada de todo esto? ¿Crees que ha sido fácil para mí tomar esta decisión? ¿Traerte de regreso cuando sabía que estarías mejor sin mí? No, Julisa si estoy haciendo esto es porque en verdad creo que es lo mejor…

Ahí estaba, esa era la verdad que durante mucho tiempo había escondido. La había alejado de su lado para protegerla, había hecho muchas cosas mal, había sido cobarde durante muchos años sin atreverse a tomar una decisión, pero ahora no era ese sujeto, él había muerto aquella noche en el sótano de la fraternidad Nu Delta Pi.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New home (Julisa)

Mensaje por Julisa Chee el Lun 15 Sep - 23:48

En cuanto se apartó, Julisa se mordió los labios queriendo así impedirse a sí misma el hablar de más. Que su cercanía le dolía tanto que le costaba respirar a causa de heridas que seguían abiertas, que el tiempo y la distancia no habían sanado, pero si logrado conseguir que se volviera indiferente a ellas. Ahí estaban, y no iban a cerrar ni a sanar pronto, no con como había estado manejando en las cosas, pero estando al otro extremo del país había aprendido a, simplemente, volverlas parte de su rutina e ignorarlas. A no reconocer que seguían ahí a menos que se detuviera a pensar en ello. Pero tenerlo justo de frente diciéndole todas estas cosas era clavarle un hierro al rojo vivo en ellas. 

Pero si el aliento le faltaba a tal grado también era porque era humillante el volver a descubrir la influencia que seguía teniendo en ella. Que no, no se podía negar si le miraba de esa manera, si le pedía las cosas con aquel tono velado de desesperación en la voz. 

Se mantuvo en silencio cuando, dudando un poco, acercó el moisés que había traído consigo usando la varita para dejar a la niña acomodada en él. La conversación no se estaba tornando más sencilla y temía comenzar a alterarse - todavía más - en cualquier instante. No quería hacerlo con ella en los brazos. Por eso mejor acomodó el moisés sobre la mesa y a la bebé la dejo tranquila dentro, solamente observándola. 

- ... cuando nació no creí que aguantaría mucho. La noche, tal vez. No más. - Le costaba hilar sus pensamientos y se le notaba, que lo que comenzaba a decir no tenía nada que ver con la secuencia que habían estado llevando. - Creí que se desvanecería, que era pasajera. Nació muy débil. Me resigné a que su tiempo aquí sería breve, que llegaba a poner de cabeza todo lo que yo era y a pesar de todo yo la veía hermosa, porque la necesitaba. Era frágil. Era temporal. Era lluvia. Y así la llamé. Nube de Lluvia. - Su hermano era Cuervo, ella misma era Lluvia también, aún más simbólico. Para Julisa ese era el nombre, y no necesitaba que nadie más lo entendiera, ni siquiera él. Acarició la mejilla de la niña, y suspirando lentamente se alejó un poco de ella.

- Pero ni siquiera mi madre sabe que en los certificados su nombre completo es Adrianne. No sé, supuse que si de cualquier forma no iba a pasar la noche no quería que se fuera creyendo que todo en cuanto a su nacimiento había sido un error. Y sobrevivió, contra todo lo que esperaba. Y a partir de entonces todo cambió. Supuse entonces que si algún día llegaba a preguntar por su padre, tener su nombre llevaría el mismo significado. No la había esperado a ella, pero no me arrepentía de nada. Claro que no pensaba volverte a ver en mi vida así que ahora mismo me siento completamente estúpida diciéndote estas cosas. -

Se cruzó de brazos y se recargó contra el muro tras ella, dejándose caer con pesadez. Clavó entonces la mirada en el techo, techo que por cierto no era como ninguno que hubiera visto antes - ¿exactamente cuánto costaba ese lugar? -, que ya puesta a compartir sus estupideces con él, ¿qué más daba?

- Así que no sé si mejor o peor, pero definitivamente no he estado sin tí. Te veo a diario, en ella. Esa es la verdad. Será una hipocresía total, considerando que yo decidí todo lo que tenía que ver por ella. Pero nunca fue tu lugar decidir por mí si me convenía alejarme o no. No necesitabas protegerme por que yo no quería que lo hicieras. Yo tan sólo te quería a tí. 

Con ella es distinto. Me necesita a mí. Te necesita a tí, porque eres su padre y aparentemente hay gente a la que el detalle no le parece, pues vaya. Nos necesita a los dos porque no tiene a nadie que la defienda, y puedo entender que digas necesitarla a ella pero... ¿me necesitas a mi aquí, Adrien? Me voy a quedar, por ella, pero si voy a hacer esto necesito que pongas tus cartas sobre la mesa. No quiero saberlo, porque cualquier cosa que digas va a doler igual, pero necesito, necesito, saber. ¿
Mis cartas? Yo huí para tener a tu hija en secreto y le puse tu nombre. Así que obviamente soy masoquista no declarada. -

Completamente guiada por el impulso fue hasta donde sus maletas y sacó una especie de paquete cuadrado envuelto en un bordado turquesa. Lo dejó sobre la mesa, no lo iba a llevar hasta él.

- Considéralo una oferta de paz. -
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New home (Julisa)

Mensaje por Adrien Morgan el Mar 16 Sep - 0:45

La escuchó atentamente desde el lugar donde se encontraba, incapaz de acercarse a ninguna de las dos. Las palabras de Julisa le parecían como salidas de una fantasía. Él también había estado en esos momentos, era parte del personal del hospital Bridget Bishop así que desde el momento en que Julisa fue admitida para dar a luz él estuvo enterado de la situación, había sido muy difícil para él aceptar que aquella niña podía ser su hija, incluso durante un tiempo estuvo en duda sobre su paternidad, incluso hizo lo posible por darle los mejores cuidados y paso noches en vela mientras ella luchaba por aferrarse a la vida, pero no iba a decirle eso a Julisa, no tenía razones para hacerlo, aquello era personal, era algo de él mismo.

Cuando Julisa pareció bajar sus defensas y aceptar el permanecer en ese lugar sintió que su alma volvía a su lugar, ya sin la incertidumbre de tener que luchar por hacerla comprender dio unos pasos acercándose aun de manera cuidadosa para tomar el pañuelo que dejó sobre la mesa.

No entiendo a que te refieres sobre mis cartas Julisa. Ya te he dicho que mis intenciones hacia ti y hacia ella son solamente para protegerlas. – Sus palabras quedaron interrumpidas al momento en que abrió el pañuelo y vio lo que había en su interior. Inmediatamente un nudo se le formó en la garganta impidiéndole decir más en el momento en que pudo observar aquel tablero de ajedrez, algo dolió en su interior, se obligó a sí mismo a mirarlo fijamente hasta sentir que no podía más y lo dejo nuevamente sobre la mesa.

No dijo nada, solamente observó de manera fugaz a Julisa y con movimientos lentos fue hacia una de las repisas en la sala, tomó algo de una de ellas, una pequeña figura de ajedrez de una reina en color negro. Era lo único que había podido rescatar aquella noche, el único recuerdo que le quedaba de lo que había sido, de aquella tormentosa relación en la cual él había sido el único culpable de su ruina. Se acerco nuevamente al tablero y la colocó sobre él, la figura reaccionó inmediatamente y se movió hacia el lugar que le pertenecía.

Te amé Julisa, en verdad lo hice. Conozco perfectamente mis errores y era consiente plenamente que los estaba cometiendo. Nunca quise amenazarte ni tampoco creí jamás las cosas que dije sobre ti. No estoy pidiéndote que me perdones porque para eso primero necesitaría estar arrepentido, pero todo lo que hice, quisieras o no, era por tu bien. No voy a venderte la idea de una familia perfecta porque esa no es mi idea, solo quiero estar cuando me necesiten, quiero tomar el papel que me corresponde, soy el dueño de mi propia vida ahora, es lo menos que puedo hacer.

Adrien tomó una de las sillas del comedor y se sentó ahí, frente a ella. Parecía tener muchas cosas que decir, tanto que las palabras se le amontonaban una tras otra en la garganta y al final terminaba sin decir nada, con algo de desesperación.

Escucha… muchas cosas en mi vida han cambiado. Mi vida no es lo que antes era, en lo absoluto, pero me gustaría que formaras parte de ella. Julisa eras mi amiga, lo fuiste durante mucho tiempo y me gustaría recobrar la confianza que alguna vez existió. No quiero mentirte, nunca más…

E iba a ser completamente sincero con ella, al menos hasta donde pudiera serlo sin caer muerto al instante, solamente tenia que encontrar la manera de acomodar las palabras y poner todo en su lugar.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New home (Julisa)

Mensaje por Kael L. Lovecraft el Lun 31 Ago - 11:26

Tema Cerrado

La experiencia correspondiente será publicada en el tema de
Entrega de Experiencia y Galeones

_________________
«  F i c h a  .  B ó v e d a  .  R e l a c i o n e s  »

Bonus Set:
Hechizos Silentes (+3 Destreza)
Habilidad DCAO (+4 en Conjuración)
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
402
Edad :
44

Kael L. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New home (Julisa)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.