Big Girls Cry

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Big Girls Cry

Mensaje por Adrien Morgan el Vie 26 Jun - 11:35

Algunos miembros en la secta tenían sus tareas asignadas desde hacia tiempo, dependiendo de los años que llevaran dentro de ella o los meritos que hubiesen hecho en ese tiempo. Adrien no tenía precisamente un rol establecido pero aquella ocasión era quién se había encargado de elegir a la persona que iba a servirles para aquella iniciación.

¿Por qué una persona? Siempre era así, simplemente uno debía estar listo para ver la muerte en los ojos de alguien si querías estar preparado para lo que en ese lugar ocurría de manera regular. No se podía iniciar a alguien matando a algún animal o utilizando cosas de rituales pasados, no, tenía que ser una persona, una persona que estuviese viva, latente, que pudiera sentir como la vida se le escapaba del cuerpo al momento en que hundías el cuchillo ceremonial sobre su piel.

Adrien no conocía a la persona que iban a iniciar esa noche pero sabía que era la hija menor de los Bloodworth, conocía a su madre y a sus hermanos, pero a ella no. Realmente no le interesaba, lo único que le interesaba es que pudiera hacer bien su trabajo en ese lugar.

Él había llegado primero para preparar todo, en el lugar había una terrible oscuridad y las mismas sombras se movían a su alrededor como si estuviesen vivas. Él encendió algunas antorchas y preparó los cuencos. Cuando otro de los venerables llegó con la víctima, en ese caso Elizabeth Tugwood, Adrien se encargó de atarla con unos grilletes contra la pared y asegurarse que no pudiera escapar fácilmente.

Muchos estaban en la secta por poder mágico, algunos por poder adquisitivo, otros porque les brindaba cierto estatus entre la sociedad mágica americana. Adrien había comenzado en ese lugar por un deber familiar pero con el tiempo todo se había hecho personal. Curiosamente la única cosa que había trastornado su cabeza era la única cosa que podía ayudarle a cumplir su venganza personal, porque si, para él todo era un gran plan maquilado perfectamente para vengarse de todos.

Una vez que hubo asegurado a la mujer contra los grilletes de la pared, se paró frente a ella y observo su rostro. Era un rostro hermoso que había ganado concursos de belleza, él había conocido a Elizabeth en algún momento de su vida, era una persona ingenua. Adrien odiaba a las personas ingenuas.

Tomó uno de los cuencos y justamente cuando la mujer comenzó a tomar conciencia Adrien le lanzó un golpe con fuerza a la mejilla, comenzó a reunir la sangre que salía de su boca junto con algunos dientes que cayeron envueltos en la viscosidad, todo dentro del cuenco y luego se hizo a un lado esperando para iniciar el ritual.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Big Girls Cry

Mensaje por Auberon Wardwell el Dom 28 Jun - 1:20

Que el mundo mágico perdiera a alguien como Elizabeth Tugwood no significaba gran cosa, al menos no a los ojos de Auberon Wardwell. Para él era solamente una niña bonita cuyo rostro le había dado bastantes oportunidades en la vida, pero más nada. Como Venerable, había estado de acuerdo, y el resto de los Venerables tampoco habían puesto ninguna traba. Hablando de Venerables, una de ellos, Bonnie Bloodworth, iniciaría a su hija menor esa noche.

El ritual de iniciación era relativamente fácil. Empezaba con un juramento inquebrantable, continuaba con sangre y terminaba con la muerte. En el piso arenoso, justo en el centro, estaba un círculo aparentemente dibujado con tiza blanca. El lugar, iluminado con antorchas, esperaba la llegada de Anne Bloodworth quien, como dictaba su tradición y su sangre, debía responder al llamado y decidir su destino. Si aceptaba, dominaría un poder inigualable. Si se negaba, su memoria sería borrada y probablemente Bonnie no estaría muy contenta.

Había sido Wilhelmina la encargada de llevar a Anne hasta ese lugar, como dama de compañía más que como aval. La responsable por Anne era directamente Bonnie. Auberon, el resto de los Venerables y también los más jóvenes, las esperaban en el lugar, todos encapuchados, con una máscara que se asía a la piel de sus sienes inclemente y que cuando estaba bien afianzada, parecía confundirse con la tela de la túnica negra y la capucha, haciendo de los miembros de esa Secta casi del mismo material que las sombras.

Auberon observó con ojo crítico lo que Adrien hacía, pero hacía ya tiempo que lo había perdonado y lo había acogido de nuevo como a un hijo, sin saber que en las mismas entrañas de ese infierno le esperaban las traiciones, sin saber que ni siquiera ahí estaba seguro. Él había aprendido a quererlos a todos como si fueran parte de su familia, estaba seguro de hacer lo correcto, de ser buena persona, a su manera.

Espero a que Anne entrara al lugar con Schweinsteiger. Auberon quería verla directamente a los ojos, adivinar sus intenciones, indagar en su mente, era algo que hacía con todos cuando iniciaban, para al menos estar al tanto de sus verdaderas intenciones. Era una lástima que a veces los caminos terminaran cambiando tanto.

En cualquier momento, la puerta que los separaba del mundo real se abriría, luego de que Wilhelmina y Anne pasaran por la puerta secreta en la fraternidad de los Nu, bajaran las escaleras, recitaran la contraseña y rompieran los hechizos para entrar. Iba a ser una larga noche, pero Venerables y Sectarios estaban listos para recibir a un nuevo miembro de la familia esa noche, aún a costa de la vida de Tugwood.

_________________
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
73

Auberon Wardwell
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Big Girls Cry

Mensaje por Kate R. Bloodworth el Dom 28 Jun - 17:52

Anne hubiera querido creer que su regreso a Estados Unidos eran unas merecidas y grandiosas vacaciones familiares, por fin!!!, con el plus de una buena universidad. Pero no era tan ingenua ni ignorante, y desde el principio supo que no sería así. Era momento de hacer carne que su vida en Inglaterra había sido un largo internado de formación infantil con el fin único de volver a su tierra cuando el momento fuera preciso. Y evidentemente ya lo era.

De todos modos, en vez de empaparse sobre el devenir de su existencia por el resto de su vida, había adoptado una actitud tranquila, al mejor estilo "laissez faire, laissez passer ", durante los últimos meses. Los cómos y los porqués, no tenían sentido cuando esa era la vida, la realidad, el legado, y no había otra cosa qué Anne tuviera que hacer. Al tiempo que se mostraba con cierto desinterés general, un mecanismo de defensa ante lo inevitable, batallaba en ella el tener demasiado incorporado sin razón aparente que lo que Bonnie decidiera era el único destino posible más que una orden suprema.

Si le hubiera preguntado, hubiera querido pedir algo de tiempo, de información... pero Bonnie no preguntaba: y así como a los 5 años ni le dejaron llorar al mandarla al extranjero, ahora Anne tampoco se hubiera animado contra una mujer con las que las confianzas eran cero. Y a pesar de todo, amaba a su madre, ya fuera por una cuestión de sangre o por la estricta vida inglesa, o porque simplemente Bonnie nunca le había dado motivos para lo contrario, aunque la hubiera visto tres veces al año a lo largo de los últimos 15.

-no me dejes hacer el ridículo... - susurró a Mina mientras andaban hacia lo oscuro. Ahora que la tenía cerca a Bonnie, había pensado en someterla a los berrinches y escándalos adolescentes, de los que habían ambas estado privadas por la distancia. Pero no quería defraudarla, no al menos en las cosas importantes. De alguna manera la base de todo aquello era poder demostrarse mutuamente el amor que se tenían, porque no había sido fácil ser importantes una para la otra con todo un océano atlántico de por medio, por mucha magia que hubiera.

Al llegar al recinto, Anne se detuvo junto a Mina. Miró alrededor, las personas sin rostro entre las que debía estar su madre, pero terminó sosteniéndole la mirada a la muchacha que encadenada lloriqueaba y sangraba suavemente por los labios. No le temblaba el cuerpo, ni tenía miedo, pero de todas formas sentía algo terrible dentro. Luego de respirar una vez, y pestañar para volver a centrarse en el encapuchado más cercano se dio cuenta de que quizá era culpa: que alguien más tuviera que sufrir para que ella demostrara quien sabe que cosa, no terminaba de convencerle. Quizá su educación inglesa no había sido para mejor: por ejemplo le parecía mucho más valiosa para el caso en cuestión, una auto mutilación.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
173

Kate R. Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Big Girls Cry

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Jue 2 Jul - 0:22

Casi hubiera querido no llevar a Anne a ese lugar. En cualquiera de los casos, era una arma más en lo que iba a convertirse, un obstáculo extra para los planes del resto, aunque los números estuvieran del lado de los rebeldes y pronto, también la magia, si todo seguía de acuerdo al plan. Y ese plan la envolvía a ella haciendo su mejor papel en esa Secta el tiempo que pudiera, para robar todo lo que le fuera posible. Era todo o nada y si iban a hacer una revolución de verdad, no la harían a base de expelliarmus, sería una medición de igual a igual. Pero tuvo que cerrar todos esos pensamientos en su baúl, y luego esconder ese baúl en la profunda biblioteca de su mente, justo como Marcellus le había enseñado. Ahí todo estaba seguro y por fuera, era Wilhelmina Shcweinsteiger, la que le debía toda su lealtad a esos Venerables.

Ella todavía recordaba la primera vez que había estado ahí, de la mano de Werther, dispuesta a todo, con una mentalidad muy diferente a la que tenía en ese momento. Había estado nerviosa pero también había entrado ahí con el corazón lleno de rencor y de resentimiento y de ganas de venganza por muchas cosas. Por eso no había dudado cuando le había tocado tomar su primera vida. Parecía que había sido hacia poco…

Le sonrió a Anne cuando le dijo que no la dejara hacer el ridículo. Tuvo el impulso de tomarla de la mano y darle un apretón pero se aguantó, no tenía caso ponerse sentimentales a unos pasos de Wardwell y los Venerables.

-Por supuesto que no. Solo importa que te mantengas firme y que no intentes salir corriendo, pase lo que pase. Y sigue la corriente siempre.

Mina recordaba que lo que más le había dado miedo habían sido esas sombras que parecían correr todo el tiempo por entre las paredes, que se distinguían incluso en la oscuridad, antiguas invocaciones que parecían haberse quedado atrapadas, furiosas, ahora siempre vigilantes. Al principio les había temido pero ya se había acostumbrado a ellas.

Cuando llegaron al lugar, una sombra la envolvió, pero solamente fue para que la túnica y la máscara se le materializaran en el cuerpo, siempre presentes en los rituales. Ya que Bonnie era una Venerable, Mina tenía que presentarla.

-Anne Bloodworth, tienes que elegir un Venerable para llevar a cabo el juramento inquebrantable. La única manera de salir de aquí es jurando por tu vida o bien, olvidándolo todo. En este lugar encontrarás a tu verdadera familia, estamos aquí para apoyarnos los unos a los otros. No encontrarás sitio más seguro, ni tampoco encontrarás mejores oportunidades. Y los poderes que lograrás obtener no tendrán comparación, no habrá nadie que ponga en tu camino. Somos tu familia, pero la traición se castiga con la muerte, o con algo peor.

Que amargo y qué falso le sabían esas palabras en la boca. Ellos eran cada vez menos su familia, incluso el mismo Werther. Pero las dijo con firmeza, mirando a Anne quien a su vez miraba a Elizabeth. Y que solemne le sonaba todo, tan bien, una bonita oferta que en realidad llevaba consigo muchísimo sufrimiento, si no que le preguntaran a Adrien. Todo, a partir de ahí, sería un camino de sangre y nada más.

Anne debía señalar con el dedo a alguno de los Venerables, aunque era difícil distinguir quién era quién. Todos parecían tener la misma altura y complexión, un extraño efecto de las túnicas. Había ocho Venerables, que se distinguían por tener doradas las costuras de la túnica. Supuestamente no había jerarquías como tal, pero ellos se caracterizaban por tener más experiencia. Anne solo tenía que señalar.

_____________


O sea, escoge un número del 1 al 8 y a ver qué premio te ganas.

Volver arriba Ir abajo

Re: Big Girls Cry

Mensaje por Kate R. Bloodworth el Sáb 11 Jul - 23:10

A las palabras de Mina había asentido con una sonrisa de confianza, pero ya dentro, la cosas eran diferentes. Tétrico, solemne... y entre la determinación y la oscuridad, aunque le quedaran aires de rebeldía, Anne se abstuvo a confiar, en su madre en primer lugar, en Mina en lo concreto: Firmeza y hacer lo que hubiera que hacer, a pesar de las sombras o en las sombras; asintiendo a sus palabras que prometían una familia, y poderes increíbles.

Pero... todo aquello, en realidad no importaba. Mina podría haberle dicho eso o lo contrario, que Anne se hubiera quedado allí hasta el fin del ritual sin olvidar nada. Y haría después de esa noche lo que hubiera que hacer, porque eso era lo que le tocaba y ya. Sin necesidad de mendigar increíbles poderes, ni de confiar que un grupo de encapuchados podían ser una familia.

Anne miró más allá de Mina para encontrarse con los venerables, reconocerlos por primera vez con ese nombre y preguntarse si acaso haría diferencia elegir un encapuchado u otro. Cerró los ojos un momento eran todos. Para cuando los volvió a abrir, ya tenia el brazo semi extendido, contó hasta tres, pero al final terminó señalando al anteùltimo de los venerables.


SIETE!
avatar
Estudiantes
Mensajes :
173

Kate R. Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Big Girls Cry

Mensaje por Edward McJicahm el Mar 14 Jul - 22:43

La oscuridad lo cubría como a uno más de los venerables, ahí entre las sombras estaba su verdadera familia. Ese puñado de hombres y mujeres que le habían ayudado a labrar su camino, si no ellos sus antepasados, brujas y brujos de antaño que eran los pilares de la sociedad mágica en estados unidos. ¡Ah! Aun recordaba la primera vez que estuvo ahí en ese suelo frio, cuando todo a su alrededor aun no sufría el paso del tiempo ni tenía tan impregnado el olor a muerte. Lo que ahora yacía ahí frente a ellos era la cúspide, el fruto de lo que con los años habían labrado.

¿El sacrificio de una mujer para iniciar a un miembro de la secta? Era lo menos que podía hacerse, Edward recordaba cuando en su tiempo las marcas eran más latentes, cuando en realidad debías derramar sangre por la secta. Cuando debías dejar una parte de ti ahí mismo para vincularte como parte de un todo. Claro que esos métodos ya eran demasiado antiguos, desde los ochentas y gracias a que Wardwell y otros habían traído un viejo poder del antiguo continente, los rituales eran más poderosos y ya no era necesario matarse los unos a los otros, a sus herederos.

Edward estaba ahí en ese rincón acompañado de quienes eran su familia cuando la joven Bloodworth lo señaló, él estaba recargado sobre su bastón, era tal vez el miembro más viejo aun con vida en ese lugar, con excepción de Wardwell padre por supuesto.

Le entregó su bastón a un joven que estaba a su lado y caminó entre las sombras y el danzar de las antorchas hasta donde Anne estaba. Su mano fue hacia la de ella y la unió con la de Auberon, su voz era lúgubre y se escuchaba alrededor del sótano como si no fuera necesario que levantara la voz para hacerse escuchar. El hombre de alguna manera parecía encorvado pero al momento de hablar y estar frente a ellos, era como si las fuerzas volvieran a su cuerpo decrepito.

Anne Bloodworth estás aquí esta noche para realizar un juramento, no solamente un juramento inquebrantable si no el juramento que dará comienzo a una nueva vida. Pero no solamente una nueva vida si no una vida que le deberás a esta secta y a sus integrantes, una vida en la cual se te concederá el poder a cambio de sacrificios si estás dispuesta a aceptarlo.

Todo hasta el momento parecía un juramento inquebrantable como cualquier otro, pero el hombre viejo frente a ellos no tenía una varita frente a él, no parecía si quiera necesitarla. Extendió una de sus manos hasta la unión de ambos y las sombras a sus pies parecieron cobrar vida. Largos y fríos tentáculos de sombra escalaron sobre el cuerpo de ambos sujetándolos por los brazos como si fuera una soga salida del suelo del sótano.

Anne Bloodworth jamás mencionarás a la secta a otros que no formen parte de ella. Esa es la primera condición de este juramento – Continuó, pero en esa pequeña pausa apareció un nuevo lazo de sombras sobre ambos - Deberás guardar el secreto de los actos que aquí mismo se realicen, las vidas que tomes o los motivos. - Y mientras seguía indicando clausulas y restricciones sobre lo que debía o podía hacer cada vez las sombras iban acumulándose bajo ellos.

Si llegas a violar alguno de estos términos – Finalizó - Deberás morir bajo las llamas del fuego interno. Ahora debes jurar y sellar este juramento con la sangre.

Una vez que jurara las sombras iban a desaparecer, el viejo hombre tenía extendida una daga y señaló a la mujer atada. Debía derramar su sangre como ofrenda, para sellar aquel ritual.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
11

Edward McJicahm
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Big Girls Cry

Mensaje por Kate R. Bloodworth el Lun 3 Ago - 13:04

Creyó ver un bastón cuando el venerable elegido se acerco a ella, pero entre las sombras y la tensión, ya no podía estarse segura de nada. De todas formas la ancianidad se sentía lógica y cuando el hombre juntó su mano con la de alguien más, un escalofrío le recorrió el cuerpo. Fue en ese momento, teniendo a un venerable tan cerca, escuchando su voz pasada en años, que la realidad oscura le caló hondo, le obligó a respirar profundo en un esfuerzo inusitado por disimular incluso lo que le costaba mantener la frente en alto y los ojos abiertos.

Aquellos tentáculos de sombra que invadían su cuerpo a cada palabra, no hacían nada por mejorar la situación. Y si bien había pensado con cierto raciocinio que todo sería así, que no habría sido la única en temer y que acaso era ese el ambiente buscado a conciencia y con propósito, se sentía diminuta, inexperta, aniñada y tonta, incorporándose a todo ese juego a voluntad. Pero, así las cosas... se repetía como un mantra.


Ahora debes jurar y sellar este juramento con la sangre. Había dicho el venerable. Anne bajó la vista para ver la daga y con una determinación que dudaba tener se sorprendió incluso a si misma de estar de un segundo a otro tomando el objeto, volviendo a mirar al hombre a los ojos y decir - Lo juro - mientras compartían el objeto.

Haber hablado había sido lo más difícil. Después de aquello, caminar acompañada por las sombras que parecían enredarse en sus tobillos, que incluso iban esfumándose poco a poco, era tontería. Todo era mucho más sencillo ahora: la oscuridad, las miradas que se sentían sobre su nuca, la presencia de una mujer maltrecha a la que flagelar...  Había algo que ya había sucedido, que ya estaba hecho y la satisfacción de aquello, podría hasta haberla hecho sonreír un poco. 

Tomó de la muñeca a la muchacha, hasta acomodar la mano ajena en la palma propia, para con la daga surcar un camino desde la unión de las lineas de la vida hasta su codo y más allá, como persiguiendo una vena azulada que alimentaba aquella extremidad. No era necesaria verdadera fuerza, la daga afilada y la poca voluntad en la víctima hacía todo más fácil. Hubiera querido voltear el rostro y preguntar, cuanto más? si acaso debía matarla o si estaba haciendo algo mal. Pero en vez de eso, lastimó lentamente por la parte interna del brazo, dando tiempo a que la frenaran... Si no, llegaría a su escote y luego al cuello, de lado a lado, para terminarla de una vez.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
173

Kate R. Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Big Girls Cry

Mensaje por Kael L. Lovecraft el Lun 31 Ago - 11:28

Tema Cerrado

La experiencia correspondiente será publicada en el tema de
Entrega de Experiencia y Galeones

_________________
«  F i c h a  .  B ó v e d a  .  R e l a c i o n e s  »

Bonus Set:
Hechizos Silentes (+3 Destreza)
Habilidad DCAO (+4 en Conjuración)
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
402
Edad :
44

Kael L. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Big Girls Cry

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.