Raindrops II- Jordan- [Privado]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Raindrops II- Jordan- [Privado]

Mensaje por Jordan F. Mayer el Vie 14 Ago - 19:00

Recordaba, vagamente, haber sido una niña que le temía a las tormentas eléctricas. Su madre tenía que platicarle, si quería tener la información de primera mano, que siempre solía ir corriendo a la habitación de la pequeña Jordan para encontrarla escondida en el armario o debajo de la cama, con una frazada de franela bien aferrada a su pecho y la muñeca en mano, chupándose el dedo pulgar mientras lloraba desconsoladamente. Zelda se tardaba quince minutos tratando de tranquilizarla para, finalmente, resignarse a tener que escabullirse en el armario o debajo de la cama para abrazar a la niña, arrullarla y esperar a que la tormenta pasara para encontrar a Jordan totalmente dormida aún con el pulgar en los labios. Su miedo se había disipado a fuerza de valor, de haberse quedado frente a la ventana del estudio en la casa de Moscú, observando aquellos relámpagos aparecer fugazmente en el cielo nublado. Los primeros cinco minutos habían sido los peores, pero con el transcurso de la primera hora, se había acostumbrado al sonido. Se había convencido de que adentro de casa, estaba a salvo por mucho que se les fuera la luz. Bastaba con un “Lumos” conjurado por Alfred para iluminar la estancia. El recuerdo le vino a la memoria de forma inmediata. Casi como si su cerebro tratara de demostrarle que, si de niña había podido superar sus miedos y terrores, ahora de grande debería serle más sencillo. Eran fuerzas de la naturaleza a lo que le temía. De niña, a los rayos. De grande, al amor. Estaba consciente de que si se quedaba ahí, si se aferraba a Lucian como el náufrago a un pedazo de madera, acabaría por entregar hasta su vida de ser necesario, por él. Y era estúpido, sobre todo tomando en cuenta que mil veces le había dicho a Anne que jamás en su vida se anclaría a alguien de tal manera, que si había de sacrificarse en un punto, sería por sí misma y por los suyos. Jamás por un hombre.

Verlo agacharse instintivamente por culpa del rayo que tronaba en ese instante, le hizo sentirse con ganas de taparle las orejas y abrazarlo hasta que la tormenta pasara. Era un impulso, una reacción natural, y sin embargo, había servido para darse cuenta que si, Lucian le importaba. Sonrió ligeramente ante la exigencia de dejarse consentir.

     No siempre compito con todo, no seas exage…— no terminó su frase cuando él ya la había agarrado para juntarla a su lado, acostados en la arena.

El tacto en la piel de sus brazos le pareció un gesto pacificador. Tierno. Dedicado. Ella, por su parte, alzó una de sus manos para acariciarle el rostro y quitarle los pocos granos de arena que habían atinado a llegar hasta ahí. Con el dorso de la mano acarició los inicios de su barba mientras sus ojos se quedaban fijos en los de Lucian. Y de repente sintió que se quedaba sin aire. Lo que le estaba preguntando era claramente retórico. La respuesta era un sí o un sí. “Claro, nada me gustaría más que todos se enteraran que ando contigo” resonó en su cabeza. Y si tanto le gustaba la idea ¿por qué la ponía tan nerviosa? Sonrió ampliamente. Tenía que deshacerse de sus temores ¿Qué podía salir mal?

     Estás hecho a la vieja escuela o qué. ¿Qué piensas hacer? ¿Invitarme a tu casa y presentarme a tus papás? ¿Pedirle permiso al mío para que te deje tenerme como tu novia? ¿Enviarle invitaciones a nuestros amigos para asistir a la presentación de la Señorita Jordan Mayer novia del Señorito Den Adel? — alzó una ceja y rió un poco… hasta que la mano de Lucian se deslizó hasta su trasero, amasándolo con la mano, despertando de nuevo su líbido.

En un movimiento sutil, él ya estaba encima de ella. Por mero reflejo de su propio cuerpo, separó los muslos para hallarlo en una posición mejor. Comprendía muy bien sus intenciones y ella, a pesar del espacio abierto, no estaba en posición de detenerlo. Lo besó con la misma pasión y casi furia con la que lo había besado la vez que visitaría su fraternidad. Pero ahora había algo diferente. Lo deseaba en serio, con cariño, con esa necesidad de no poseerlo, sino ser poseída. Esta vez, ya no necesitaba establecer poder sobre nadie, estaba claro que había perdido desde el inicio, desde que le aceptara la invitación de quedarse a comer con él en el restaurante un mes atrás. Le mordió con fuerza el labio inferior, dejando en claro que no se iba a oponer a su invitación. Paseó las manos por su torso, notando los surcos de cada músculo tensado para mantenerse encima de ella. Al final, sus ojos se quedaron fijos en la carnosidad de sus labios.

     ¿Siempre tienes que hablar mucho? Házmelo aquí, ahora. YA. No digas nada… sólo hazlo — pronunció suave, utilizando sus encantos de semi-veela, esa capacidad para hacer que su voz sonara más aterciopelada y deseable de lo normal. Lo volvió a besar, posesivamente, violentamente, alargando su cuello y parte de su torso para alcanzarle la boca. Una mano lo tomó del cuello y la otra se dirigió al resorte de los leggins para tirar de ellos hacia abajo.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
153

Jordan F. Mayer
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raindrops II- Jordan- [Privado]

Mensaje por Lucian Den Adel el Vie 14 Ago - 23:34

La premura no se hizo esperar. Quería a Jordan desnuda, expectante, dispuesta a entregarse una vez más pero con la sobrada razón de que aquello ya no era un simple juego de poderes. La necesitaba. Necesitaba de su tacto gentil que se volvía salvaje, de sus gritos que se volvían sollozos, de su trémula y nívea piel que exigía ser devorada por él. Perecer dentro de ella era una idea que cada vez le gustaba más. Siguió besándola, intercalando su lengua en un vaivén poderoso y rígido. Se desabotonó el pantalón y bajó su cierra nada más, mientras seguía comiendo sus labios con hambre, con dedicación y esmero. Bajó un poco la intensidad de su beso para levantarle la blusa y con ello el sostén. Aún no se lo quitaría, primero debía medir (a su estilo) la excitación de Jordan. 

-Me estás volviendo loco-

Con la diestra empujó su espalda hacia él, atrayéndola como si fuese un magneto, mientras que con la otra mano se sostenía en la arena, esperando que sus piernas fueran enrolladas en su cintura. Era inaúdito, increíble y por demás extraño cómo era que Jordan lograba provocar en Lucian una pasión tan desbordante, tan caliente, tan flamable que era capaz de arrasar con su consciencia en un santiamén. Sin siquiera pretenderlo, el animago poco a poco se volvía su esclavo, cualquier petición que ella le haría, la cumpliría al pie de la letra. Dejó salir un gemido de desesperación, de angustia por no poder bajarle hasta los tobillos los putos leggins que se aferraban a interponerse en su camino. 

-¡Con una puta madre, Mayer! ¡quítate esa mierda! -

Estaba sumido en un hoyo. Un hoyo oscuro de eterna desesperación en donde una pequeña e ínfima luz resaltaba. Aquella luz, era Jordan. No solo hacía que el animago retrocediera su inteligencia mental, lo que lograba hacer era convertirlo en un maldito animal sin consciencia. Al ver que la ropa no cedía de si, Lucian arrancó su ropa como un demente. Estaba muriéndose por penetrarla, por hacerle sentir que era la única mujer que tenía el poder de reducirlo a un simple mono parlante.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
595

Lucian Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raindrops II- Jordan- [Privado]

Mensaje por Jordan F. Mayer el Miér 19 Ago - 11:03

Tenía toda la ropa estúpidamente mojada y llena de arena. La humedad había hecho que su piel se ciñera a la ropa como si de eso dependiera mantener el poco calor que podían conferirle. Y eso comenzaba a hartarle a Jordan. Sobre todo porque la urgencia exigía que todo fuese más sencillo, más rápido. Porque mientras Lucian ya disponía de sus hábiles dedos para desabrocharse el pantalón, para ella era cada vez más difícil bajarse los suyos. Y sí, lo besaba con urgencia, con constante desesperación, con el hervidero de sangre que le exigía de sus labios. Trató de concentrarse, de ver la manera más fácil de deslizarse la tela por los muslos, junto con la tanga que llevaba puesta (porque era obvio que no se iba a poner tamañas bragas con un pantalón tan ceñido), pero le era imposible. Quizá la posición no ayudara. Quizá estaba tan centrada en dejarse llevar por los besos, que simplemente le parecía secundario lo demás.

Su cuerpo se crispaba con el tacto y de su boca comenzaban a emanar suspiros discretos que ponían en evidencia el ritmo acelerado que comenzaba a tomar, tanto su respiración, como su corazón. Con el empujón en su espalda, lo que la obligó a arquearla, se tomó la libertad de abrazarlo con las piernas, enrollándose en torno a él como la hiedra a los pilares de una edificación. Sus ojos, su cuerpo y su alma rogaban porque él volviera a tomar posesión de ella como lo había hecho otrora, con pasión, con arrebato, casi con egoísmo. Necesitaba que Lucian la proclamara suya. Que le quisiera presentar a medio mundo como su “novia” formalmente era arroz de otro costal. Lo que ella requería era que se lo demostrara con acciones, con el mero hecho de volver a encontrarse carne con carne. Que le jurara que se pertenecerían en cuerpo y esencia. La palabrería podía quedarse en el viento y no le importaría.

La insistencia verbal ante su penosa situación con los leggins, le provocaron la completa desesperación. Si tenía que arrancárselos, lo haría. Todo con tal de poder hallarse desnuda de la cintura para abajo y, así, permitirle la entrada directa. Más no fue necesario que usara su fuerza de niña enclenque para ello. Él se adelantó y rasgó la tela negra, despegándola de sus piernas que estaban extremadamente pálidas por la baja temperatura a la que se exponían ahí. Un trueno sonó en al firmamento, anunciando que la lluvia no menguaría en un buen rato. Dándoles permiso para que hicieran lo que tenían que hacer sin las limitaciones del sonido, pues si llegaban a gritar como animales en celo, la tormenta taparía aquella evidencia, dándoles rienda suelta a la potencia de ambos pulmones. Jordan se sintió libre una vez expuestas sus piernas e incluso la misma acción de verse despojada de la ropa de tal manera, la encendió más. No tardó en hallar con la mano libre –la que no se sostenía de Lucian- el hilo de su tanga para finalmente deshacerse de ella a como la posición en la que se encontraba le permitió.

Lo miró un segundo antes de atraerlo hacia sí, tomándolo de la nuca para obligarlo a besarla, a que se concentrara en no despegarle la boca. Con la otra mano se dedicó a encontrar la apertura de sus pantalones. Cuando la halló, metió la mano en sus calzoncillos para tomar su miembro, completamente duro y erecto, y guiarlo hacia ella. 
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
153

Jordan F. Mayer
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raindrops II- Jordan- [Privado]

Mensaje por Lucian Den Adel el Miér 19 Ago - 12:48

La miró desafiante por una milésima de segundo, provocándola, incitándola a entregarse a sus brazos como lo había hecho antes, ahora con la firme convicción de que tanto él como ella se pertenecian, no importaba que hubiera dentro de sí. De verdad le gustaba hundirse en aquellos orbes esmeraldas, le traían tranquilidad, paz y una experiencia que pocas veces había sentido, la cual aún no encontraba el nombre para poderla llamarla apropiadamente. Ella se deshizo de sus diminutas y estorbosas bragas y lo besó de tal forma que Lucian olvidó la lluvia, el frío y que tenían arena por todas partes. Revolvió su rostro, anidando en el de Jordan, besándola con ferviente deseo. Poco a poco sus labios quedaban grabados en su mente, ese sabor salino y amargo que propiamente justo ahora le sabían a dulce miel. El tacto en su miembro logró que soltara un gemido grave, bajo gutural. 

Se bajó el pantalón hasta las pantorrillas con todo el esfuerzo posible, sin dejar de saborear la boca de la delta. Su mano firme sobre él era un regalo que sabía que añoraba, y se lo estaba proporcionando de forma tal que no le quedó otra alternativa que también deshacerse de sus calzoncillos con impaciencia. Dejó de besarla para despojarse de la camisa de tirantes y observarla por momentos, jamás se había sentido tan en complicidad con alguien y eso ameritaba que el esfuerzo por olvidar a Mina, se viera reflejado en como la trataba a ella. Ya no habría lucha de poderes, ya no habría porqué pelear, los gritos altísimos en decibeles serían por la excitación por la locura de estar follando en espacio abierto, debajo de la fría lluvia. 

Otro relámpago zurcó el cielo de un lado a otro, aminorizando el sonido que Lucian dejó escapar. Se puso de rodillas sobre la arena para dejar que Jordan se colocara en cuatro. arrancando su blusa de paso, dejando su torso al descubierto. Le dio una nalgada suave y se relamió los dedos, humedeciendo sus yemas para poder abrir y lubricar su zona íntima. Del bolsillo trasero de su pantalón, tomó un perservativo y se lo colocó, no iba a cometer el mismo error nuevamente. 

Con ese mismo par de dedos, abrió su cavidad y la penetró suavemente para que pudiera recibirlo hasta el fondo. con ambas manos la agrró de la cintura y la atrajo hacia ella. Cada embiste era seguido de un gruñido apenas perceptible, que liberaba todas las ganas, todas las ansias de poseerla como nunca.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
595

Lucian Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raindrops II- Jordan- [Privado]

Mensaje por Jordan F. Mayer el Miér 19 Ago - 16:44

No era amor. No todavía. Más bien, era una especie de cariño mezclado con comunión y entendimiento. Estaban muy jodidos los dos. Jordan por el recuerdo de Clive y Anne, que le dolían hondo, uno por ser de su misma sangre y la otra por que la confundía a grados insospechados. Lucian, aunque ella no podía saberlo ni sospecharlo si quiera, vivía atormentado por la imagen de una mujer que lo rechazaba constantemente a pesar de la tensión sexual que vivían a diario. Y ambos parecían desatar su catarsis el uno con el otro. Jordan, sin embargo, lo quería honestamente, al grado de poner la mano sobre el fuego en aras de tener contento al muchacho Den Adel. Se habían enrollado, por vez primera, en una confusión, algo que había sido fortuito, no planeado. Ahora lo hacían con todo el conocimiento de quienes eran, de lo que querían y necesitaban. Si eso seguía así, de esa manera, quizá Jordan acabaría por olvidarse del mundo. No era ninguna vidente, pero tampoco era estúpida. Podía sentir claramente el hueco del estómago que le provocaba aquella expresión de deseo que Lucian tenía en la mirada, el pudor casi inexistente en su vida que le daba al saberse desnuda debajo de él. Le daban ganas de taparse los senos, aún vestidos con el sostén. Él simplemente le despertaba sensaciones que creía perdidas en las lagunas de su cabeza.

Lo necesitaba. Lo necesitaba como el agua, como el aire. Como la magia misma a la que estaba tan acostumbrada. Poco a poco la existencia misma de Lucian pasaba a ser una extensión de ella. Y ese pensamiento, que arrebolaba en su cabeza perdido por el sopor provocado por la urgencia del sexo, volvería a ella después para recordarle por qué prefería la vida solitaria de mujer casquivana. Regresaría latente para espetarle que la herirían, como Clive lo había hecho cuando comenzara a salir con Viktoria. Como lo habían hecho otros tantos. Mientras le durara la anestesia sentimental, podía disfrutar. En cuanto se pasara, vendría el dolor. Los celos. El miedo.

Se colocó rodillas y manos apoyadas sobre la arena. Las piernas bien abiertas. La nalgada le provocó un espasmo que le arrancó un siseo. Luego la humedad de los dedos le provocó morderse el labio inferior y cerrar los ojos, como para maximizar la sensación del tacto. Tras de ella, la envoltura de un preservativo era abierta para extraer lo que antes se les había escapado usar por el rush del momento. Por lo menos ahora estaba segura que no podía tener un susto como el de unas horas atrás.

Su sexo, lubricado por la saliva y el fluido que emanaba de sí mismo, de repente fue el receptáculo del miembro de Lucian. La penetración fue lenta. La cercanía entre el uno y el otro se fue acortando conforme él se adentraba en ella, con toda la intención de que lo sintiera por completo. Jordan emitió un gemido, uno solo, continuo que culminó con el curioso sonido de su boca jalando más aire. Y entonces comenzó el vaivén. Salía y entraba en ella incesantemente. Jordan tiró del sostén, destrozándole un tirante y el broche. Sus pechos se encontraron al aire, moviéndose con el ritmo que le era marcado. Su grado de excitación le despertó el salvajismo. Incorporó el torso un poco para, a tientas, tomarle una mano a Lucian y posicionarla en torno a su cabellera.

Siempre había sido una mujer altamente violenta, cuestión que se reflejaba en la intimidad.


     Tira… y cógeme duro — dijo entre dientes — Fóllame… dioses… fóllame como si me odiaras — agregó siseando por lo sensible que comenzaba a ponerse. 
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
153

Jordan F. Mayer
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raindrops II- Jordan- [Privado]

Mensaje por Lucian Den Adel el Miér 19 Ago - 22:48

La tormenta se desató en cuestión de segundos y con ella, los gemidos consecutivos y al unísono de ambos magos. Ella demandaba que se la cogiera con odio, con esa pasión, con esa desesperación, con esa devoción tan corrosiva que los destruía desde adentro. No se hizo esperar más, la jaló del cabello fuertemente mientras la velocidad de su cuerpo aumentaba. La fricción su vagina solo puso aún más duro el miembro del animago que exigía cada vez más que la conciencia de la joven quedara en un soplo, en el olvido al que posiblemente él también acudiría. El sonido de los testículos tocando aquella zona cada vez era más notorio y más sublime. Para Lucian, Jordan no solo iba ser la persona que lo ayudaría a sacarse del corazón a Wilhelmina Schweinsteiger, iba a hacer todo lo posible para que se convirtiera en su vida entera. Dejó de jalarle el cabello para agacharse para abrazarla del torso. Arqueó su espalda para llenar cada pequeño y oscuro rincón de la delta, los embistes se volvieron cada vez más violentos y más salvajes. No solo la obligaría a correrse como su fuera una puta, la haría tocar el cielo con las manos y pedir misericordia.
Con ambas manos aferradas a ella, siguió empujándose hasta dentro, hasta alcanzar aquel límite que por alguna extraña razón, existía entre ambos. En ese simple momento, todo quedaba en el pasado; Mina, Clive, Anne y todos esos sentimientos tan hirientes como laceraban su alma con el paso del tiempo. En ese pequeño instante, no había nada más que el sexo degenerado y prohibido de quién se sabe ajeno a las virtudes de la vida. Lucian pensaba que podía curar sus heridas mediante Jordan, de verdad lo creía y por los dioses que haría que su vida se fuera en arrancarle gemidos bestiales y sonrisas de satisfacción.
Salió de ella para voltearla, de espalda al suelo. Levantó sus piernas y las colocó encima de sus hombros. Se metió nuevamente los dedos a la boca, salivándolos en exceso para introducirlos en su cavidad vaginal. Los nervios del animago se tensaron para poderle brindar un coctel de sensaciones placenteras a la delta.
-¿Te gusta, Jordan? ¡Contéstame! –[/b]

La lluvia al fin tocó ambos cuerpos. La gélidez del agua erizó la piel del animago, renovando sus fuerzas. Sentía que hervía por dentro, como si estuviera preso del más inclemente de los infiernos. La volvió a penetrar de una forma feroz y monstruosa. Él gemía guturalmente como si fuese algún demonio sacado de las pesadillas más perversas y oscuras. Enajenado completamente y dispuesto de borrarle el sentido común a Jordan, utilizó el pulgar de su mano derecha para tocar su clítoris y masajearlo con la vehemencia de un adicto en plena crisis. La haría sentir el primer orgasmo para apenas iniciar con la locura insensata que tenía planeada.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
595

Lucian Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raindrops II- Jordan- [Privado]

Mensaje por Jordan F. Mayer el Jue 20 Ago - 18:24

Y de repente. No se sintió sola. Ya no estaba vacía. Más allá del hecho de saberlo dentro de ella, profunda y enteramente internándose con la misma violencia provocada en el instante de un terremoto, estaba la certeza de sentirlo completarla. Era como si, después de mucho tiempo, hubiese encontrado la pieza que le faltaba al enorme rompecabezas que era su vida. Cada que la cadera de Lucian se tomaba un momento para embestirla una vez más para chocar contra su trasero, provocando el característico sonido que surgía con el encontronazo de carne y carne, en alguna bizarra y demasiada dañada forma, Jordan sentía que su medidor de riesgos se iba llenando. Quizá porque el que le hubiera hecho caso y le jalara del cabello, así como haber vuelto los vaivenes una especie de cadencia brutal y lastimera, le daba a entender que le importaba lo que ella quería. Quizá porque sólo de escuchar sus suspiros de placer le daba una idea de lo mucho que le estaba gustando follársela y eso ya era un punto a su favor. Quizá, y sólo quizá, porque Jordan Mayer, esa muchacha que todos habían conocido por fiestera y por dura en muchos aspectos, estaba dejando al aire su vulnerabilidad, regalándole el control sobre sí misma al muchacho que en esos momentos le pegaba el pecho a la espalda, amoldándose a su espina como si para eso hubieran nacido sus cuerpos.

Se internaba en ella de una forma que era tanto placentera como dolorosa. Las rodillas le ardían ya de la presión impuesta sobre la arena, que se le incrustaba en la piel mientras que sus ingles se debilitaban. Las manos las tenían llenas también de arena y el agua, que ya caía sobre ellos a fuerza del viento, sólo convertía su muy particular lecho, en una superficie trabajosa para mantenerse en la posición que fuera. Jordan sudaba copiosamente, cuestión que era in notable porque la brisa les había aperlado la piel. No se negó a cambiar la posición. Con la introducción de los dedos ensalivados, la muchacha no pudo evitar gemir mientras su cuerpo se contorsionaba. Se mordió la mano con fuerza notando que cada vez se volvía más sensible y más necesitada del roce, tanto de sus dedos, como de su miembro. Quería gritar muchas cosas. Insensateces. Pero su garganta parecía haber sido apretada por una mano invisible que sólo le permitía emitir sonidos que ya bien se podían confundir con aullidos de dolor.

     ¡SI! — acabó gritando, arrastrando la “i” hasta que se le acabó el aire en los pulmones,  mientras se arañaba la piel, desde la garganta hasta el esternón, dejándose cuatro rayones muy rojos sobre su palidez.

Tenía ganas de tocarlo, de sentir que esa aparición infame que le laceraba el sexo era real, que era suyo. Necesitaba saberlo de ella y de nadie más. No podría soportar la idea de que le hiciera lo mismo a otra, ni de esa ni de otra manera. Lo quería para ella. Lo quería de forma egoísta y posesiva, con celos. Lo miró. Se tragó sus facciones que ya se tornaban las de un hombre cargado de rabia, que parecía follársela como lo haría con una puta o con una mujer a la que despreciara. Verlo, así, la encendió más. Porque sabía que se lo estaba provocando ella, que era la mano creadora de ese trance caótico. Sonrió para sí mientras echaba la cabeza hacia atrás, cada vez plañendo de forma más sonora mientras sus manos, de forma errónea, trataban de apresar la arena como queriendo sostenerse a algo.
El temblor en sus piernas la delató al instante, así como el grito victorioso que escapó de su boca. Faltaba realmente poco, para que se le parara el corazón y cayera inconsciente. Nunca había experimentado lo que llamaban La Petite Morte y parecía que estaba por hacerlo. Sólo necesitaba que Lucian se mantuviera en ese ritmo y lograría hacerla llegar.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
153

Jordan F. Mayer
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raindrops II- Jordan- [Privado]

Mensaje por Lucian Den Adel el Jue 20 Ago - 23:19

La cadencia con la que Lucian penetraba a Jordan, iba ligada directamente a esa parte de su mente en la que quería marcar una pauta, dejar una huella imborrable en cada memoria, en cada poro de su piel y permanecer en ella para siempre. Clavó sus delgados dedos en los hombros de la chica, colocando sus esfuerzos en hacerla gritar a tal punto de perder la voz. La rapidez aumentó de golpe, ambos estaban cayendo a un abismo de placer del que no se podían salvar. Pese a que Lucian deseaba con fervor que Jordan nunca lo olvidara, lo cierto era que ella, de la misma forma, estaba tatuándose poco a poco en él.

El cuerpo de la chica le avisó que estaba por sentir la culminación del éxtasis. Tembló un poco al presenciar que la presión en su vientre iba bajando hasta sus genitales. Él también estaba a punto de correrse. Antes de que fuera demasiado tarde y para aplazar el momento, Lucian dejó salir su pene, que todavia yacía erguido como el más alto de los mástiles.

Le abrió las piernas de par en par, levantándolas aun más, para poder tener una visión perfecta de sus nalgas. Las golpeó con saña un par de veces y escupió en los primeros tres dedos de su mano, para lubricar aquella zona que nadie jamás había tocado. Apartó la masa de carne caliente que representaban sus glúteos e insertó los dedos en su recto de una forma suave, alternándolos y girándolos para crear la brecha que le ha de permitir poseerla de la manera en que nadie, nunca lo había hecho. Sus gritos solo motivaron al animago a continuar con aquel mandato que se autoimpuso, de enloquecer hasta inconciencia a Jordan.

Cuando creyó que estuvo lo suficientemente lubricada, acercó su miembro, tomándolo por la punta e clavándolo lenta y sinuosamente. Apoyado con su mano, terminó de ingresar en ella. Arqueó la espalda nuevamente por el placer que le daba esa pequeña y delicada zona prohibida. Le bajó una pierna a la chica para poder moverse a libertad dentro de ella y entonces comenzó el suplicio.

Los movimientos fueron graduales, con un ritmo pesado, cargado de hambre, de desasosiego. Al poseer la suficiente confianza en si mismo, metió su falo dentro de una forma brutal y despiadada. Impactando tanto en su psique como seguramente en la de la delta.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
595

Lucian Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raindrops II- Jordan- [Privado]

Mensaje por Jordan F. Mayer el Vie 21 Ago - 12:33

Su cabeza se nubló. Ya no estaba en la playa. Nunca había volado en un grifo. No tenía un novio llamado Lucian. No se llamaba Jordan. En esos instantes su cabeza sólo se concentró en sentir, en sumergirla dentro de las sensaciones causadas por la fricción entre sexo, en la forma en la que ligeramente giraba la cadera para que tocara la parte precisa para hacerla reír y llorar al mismo tiempo. Sus oídos se deleitaban con el sonido del choque de cuerpos, con los gruñidos bestiales de Lucian. Todo estaba dispuesto en ella para llegar al tan ansiado orgasmo. Casi podía tocarlo con las yemas de los dedos. Se podía ver ya en ese estado soporífico que mezclaba todas las emociones habidas y por haber. Soñaba con los ojos completamente abiertos. Hasta que Lucian se detuvo. Fue como si a una caja de música se le terminara la cuerda justo en el punto álgido de la melodía. Jordan no entendió la razón por la cual le había impedido llegar al clímax.

Lo observó con los ojos de una niña perdida, con el reproche de un yonki al que se le niega su próxima dosis.  Respiraba tan rápido que le dolía el pecho y no le gustó que el ritmo descendiera de repente para traerle tranquilidad. No duró. Su calma no duró demasiado. Bastó con que Lucian se escupiera en los dedos y la colocara en cierta posición para que ella intuyera lo que estaba por acontecer. La morocha abrió mucho los ojos.

     No… Lucian, no — susurró como si aquello sirviera para impedirle proceder a ahora adentrarse en una zona que, básicamente, nadie había tocado antes.

Por alguna razón tuvo la esperanza de que cambiaría de rumbo y continuaría penetrándola como hasta dos segundos antes. Quizá sólo necesitaba descansar. Y de repente, muy adentro, en la cavidad sumamente estrecha de su trasero, sintió dos dedos, muy húmedos, moverse como tanteando el nuevo terreno. Jordan sintió dolor, un dolor intenso que le hizo gemir, pero ahora de molestia. Rogó porque sólo fuera eso. Deseaba patearlo en la cara por lo que le estaba haciendo pero tenía ya tanto poder sobre ella, que le fue imposible. Sólo gruñía y mantenía la misma mueca de dolor que eran sus únicas evidencias de que eso no le estaba gustando nada. Lucian se estaba tomando muy en serio todo eso del sexo violento, al grado de llevarlo a nuevas experiencias. Lucian la volvió a penetrar, esta vez en la zona que ya masajearía con sus dedos.

Se mordió la lengua y soportó. Aferradas las manos a la arena, se quiso convencer que aquello solería hasta que se acostumbrara.

     Mierda… — musitó con los dientes apretados, forzándose a sentir algo de placer.


Esperó. Lo dejó, básicamente, masturbarse con ella mientras la tortura continuaba. Hasta que fue menguando, lenta y dolorosamente, hasta que poco a poco comenzó a encontrarle el gusto. Sus sonidos de suplicio fueron sustituidos por unos donde se asomaba el placer. 
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
153

Jordan F. Mayer
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raindrops II- Jordan- [Privado]

Mensaje por Lucian Den Adel el Vie 21 Ago - 15:38

Lucian se encontraba en un trance tan fuerte que no podría escuchar los gritos de Jordan aunque estuviera a un lado de sus oídos. Solo tenía una meta en la mente, hacerle sentir a la delta lo que jamás había sentido. Pero tampoco era un tarado neanderthal que se dejaba guiar por los instintos, aunque eso fuera lo que más quisiera en el mundo. Los embistes eran pausados y lentos, para no lastimarla, cuando finalmente se acopló, se irguió en todo su esplendor y comenzó a rematarla con su miembro que erecto y duro, rozaba las paredes de su intimidad, llevándolos a un extremo de la locura.


 No importaba nada ya, solo existían ellos dos, solamente y esa ansia mortal que tenían el uno por el otro. Movía su cadera hacia arriba para tocarla tan profundo, tan bestial que quizá justamente en ese momento ella lo estuviera odiando por atreverse a follársela de esa forma.


Después de algunos instantes de salvajismo, volvió el paso lento y calmo, el seudor del animgo se mezclaba con las frías gotas de lluvia que neutralizaban el calor que ambos cuerpos proveían. Más relámpagos se dejaron escuchar y mostrar en el cielo, haciendo de esa experiencia algo mágico y sin igual. Lucian era un ferviente creyente del destino, sin embargo pese a todo lo que había hecho en el pasado y lo que sentía en el presente, dudaba en verdad, merecer a Jordan.
Comenzó a sentir esa cosa extraña en el principio de su estómago, como si alguien hubiera cavado tan profundamente dentro de sí. 


Una descarga eléctrica lo recorrió por esa zona y su piel se erizó inmediatamente, potencializando la excitación y el placer que sentía mientras estaba dentro de ella. Se agachó para quedar cerca de su cabeza. Besó de forma tierna la parte baja de su oreja para luego susurrarle un par de palabras:

-Eres mía, Jordan Mayer, total y absolutamente mía-
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
595

Lucian Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raindrops II- Jordan- [Privado]

Mensaje por Kael L. Lovecraft el Lun 31 Ago - 11:37

Tema Cerrado

La experiencia correspondiente será publicada en el tema de
Entrega de Experiencia y Galeones

_________________
«  F i c h a  .  B ó v e d a  .  R e l a c i o n e s  »

Bonus Set:
Hechizos Silentes (+3 Destreza)
Habilidad DCAO (+4 en Conjuración)
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
402
Edad :
44

Kael L. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Raindrops II- Jordan- [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.