Ok, bye

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ok, bye

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 10 Ago - 21:21

Había salido a almorzar y a la playa con algunas compañeras Epsilon, una especie de picnic en la playa que honestamente, ya la había aburrido bastante, porque siempre llegaba un punto en el que se aburría de ellas. Pero como no tenía mejor plan para esa tarde, decidió tragarse la locura de dejarlas ahí a todas sin siquiera despedirse. Al menos la comida había estado bien y podía obviar las partes más frívolas de la conversación echándose como lagartija a tomar el sol y fingiendo que se dormía media hora. Eso hasta que le volvió a dar sed.
 
-Ahora vuelvo.
 
Les anunció, y no le preguntó a nadie si querían acompañarla. Dejó ahí la mochila con sus cosas, así que nadie creyó que fuese a hacer la graciosa huida, ni mucho menos. En vez de eso se paseó por algunos puestitos en el muelle en busca de un smoothie o algo. Fue cerca de uno de esos puestos en donde se encontró a Jinjing, la chica de la biblioteca. La última vez que habían hablado, Mina se había portado un poco insoportable, pero en ese momento no le importaba quedar bien con nadie en realidad.
 
-Hola, ¿Eres la chica de la biblioteca, verdad?
 
En su cabeza no había sonado tan mal, pero en cuanto lo dijo en voz alta, por algún motivo, le sonó tan fatal como el “ok, bye” de aquella vez.

____

ropita

Volver arriba Ir abajo

Re: Ok, bye

Mensaje por Jinjing Kristjánsdóttir el Lun 10 Ago - 21:43

Había pasado la mañana cuidando a Regan Finnerty por que Angus le había dicho que tenía demasiado trabajo administrativo acumulado y que era la parte que odiaba de ser profesor, pasar calificaciones y hacer papeleo. Ella también lo odiaría aunque realmente se dedicaba al papeleo en la biblioteca. Así que después de una mañana de preparar pancakes veganos, jugar a las construcciones de lego y bailar descalza con Regan había decidido que era hora de dar una vuelta por Key West y quizás darse un gusto con su sueldito extra. Estaba mirando unos collares de piedrecitas y esas cosas hippies que le gustaban cuando alguien de pronto le hablaba.

Soltó  una risa. Sí, era la chica de la biblioteca. No encontró que hubiera nada ofensivo en esa afirmación por que nada de lo que hacía para vivir, o hubiera hecho, le avergonzaba. Estaba bien que tenía sólo un poco más de edad que la mayoría de los chicos ahí y que ella no fuera estudiante, que hubiera dejado una carrera a medias y ese montón de cosas que aparentemente a la gente le importaban muchísimo, pero se alegraba de que a ella no.

-Sí, soy. Tú organizaste la subasta recién ¿No?- preguntó con media sonrisa. Era la chica OK BYE que sí, quizás se había portado mal pero eso tampoco le importaba mucho a Jinjing por que después de todo, no le exigía mucho a la gente, y tampoco es que supiera nada de ella. Ahora que lo pensaba, ni siquiera su nombre. 

-Jinjing, por si quieres recordarlo. Es igual que con los meseros, si te aprendes el nombre de alguno en un lugar muy lleno, te atenderá siempre mejor que a los demás. Recuérdalo- le dijo además, dejando las cosas que estaba viendo para acercarse un poco más ella, con su faldita y su top tan vistoso. Y en efecto, era el mejor tipo sobre meseros que alguien podría dar, ojalá supiera apreciarlo. -¿Me recuerdas tu nombre?-


ROPI

Volver arriba Ir abajo

Re: Ok, bye

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 10 Ago - 22:03

-Sí…bueno, con Cherry al mando y todo Epsilon ayudando, obviamente, no soy tan diestra en la organización de eventos yo sola. Más bien solo en dar la imagen.
 
Le guiñó el ojo antes de pedir su smoothie de fresa. Al menos no la había visto como si fuera una loca indeseable. Miró en dirección a donde estaban sus amigas y luego miró a Jinjing, sopesando sus opciones. Podía despedirse con otro “ok bye” o podía mandar al diablo a las niñas de las que ya se había aburrido de todos modos.
 
-No lo olvidaré, lo juro. Y oye, es un buen tip. ¿sabes también con qué funciona? Con el servicio a clientes por teléfono, aunque llames para quejarte por el mal WiFi, siempre es mejor si te aprendes su nombre.
 
Porque bueno, en ese lugar casi nadie tenía ningún problema llevando una vida mágica y muggle por igual, no era como en Europa ni mucho menos. Y eso de ser buena con los de atención a clientes también era cierto, te atendían mucho mejor que si llamabas gritoneándoles por todo.
 

-Mina. Bueno, Wilhelmina si quieres que todo sea muy formal. ¿Vienes acompañada? ¿Quieres ayudarme en mi huida misteriosa? ¿Ya conoces la casa de Hemingway?

Volver arriba Ir abajo

Re: Ok, bye

Mensaje por Jinjing Kristjánsdóttir el Lun 10 Ago - 22:22

Sonrió, por que era una chica lista. Justo como había pensado ese día, que estuviera como actuando un papel por el momento no era determinante en nadie. Así que no se quedó pensando que Mina fuera una insoportable a pesar de su Ok Bye tan teatral. 

-Lees bien a la gente- le respondió, por que era cierto, y no era algo para despreciar. Había gente muy inteligente en el mundo que sin talento social bien podía irse a la mierda en cualquier cosa que emprendieran. Además hasta era modesta, aunque igual eso pudiera ser sólo por contribuir a su buena imagen; contrario a ella se notaba un poco que sí le importaban esas cosas. No es que lo estuviera juzgando.  

-Claro que no quiero que todo sea formal… estuve ahí el primer día que vine, es linda, pero odio a ese tipo misógino igual ¿Tú vienes con alguien? ¿Quieres un porro?- De casa de Angus había sacado un libro de Hemingway de una de sus repisas y por alguna razón le había parecido que su literatura era misógina; tenía ideas muy raras de la vida y casi nunca la podían sacar de ahí; no sabía a quién le debía la terquedad, quería pensar que un poco a su madre, o quizás a su padre romantizado en su mente, aunque después hubiera sabido que no había sido ningún santo en vida (ni aún después de fallecer parecía dejar de sacar dolores de cabeza aquí y allá).

-Perdón, todo lo que dije estuvo super mal. Tal vez- o sea, que tal vez había estado mal descartar su plan, no responder a si venía acompañada (aunque eso era un poco obvio) y ofrecerle drogas así como así, a una señorita respetable de la universidad. Se rió.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ok, bye

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 10 Ago - 22:38

Mina hizo un gesto con la mano como para decirle que no había dicho nada mal. Le dio risa su risa. Miró de nuevo en dirección a donde había dejado a las chicas y volvió a sopesar sus opciones.
 
-Mira, sí quiero un porro. Pero yo no conozco la casa de Hemingway así que tendrás que acompañarme, aunque lo odies. Y sí, vengo acompañada pero quiero abandonarlas a todas, con todo y mi mochila.
 
Porque ya no podía más de las charlas sobre fraternidad y las pláticas sobre los eventos de “caridad” y mucho menos cuando surgían con sus argumentos contra los Delta tipo “pero si les ayudamos a juntar becas ¿por qué quieren romper la paz? Que se pongan a estudiar” y etcétera.
 
-Aunque ahora que lo pienso, mejor debería entrar a su casa en la noche y usar la alberca. Las de TPA ahorita no nos dejan usar la suya porque nos odian. Y la del gimnasio no tiene chiste. ¿Qué es lo que no odias de Key West?
 
O sea, que ya se estaba autoinvitando a cualquier cosa que Jin pensara hacer, porque a menos que le dijera algo muy incómodo como “eehhh…bueno, yo me iba ya para mi casa a ver a mi mamá”, Mina daba por sentado que Chelsea tendría que hacerse cargo de su mochila cuando notaran que no volvía.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ok, bye

Mensaje por Jinjing Kristjánsdóttir el Mar 11 Ago - 20:02

-Perdón, te dije mentiras- le dijo tomando a Mina derrepente del brazo, mirándola muy seria con sus ojos claros, lo único que según su madre había heredado de su parte islandesa (aunque fuera obvio que no). -El primer día que vine aquí sólo pasé por fuera por que no quería pagar la entrada. Pero el plan de ir por la noche me encanta-

Y era cierto, le encantaba ese plan. Le gustaba cuando alguien proponía cosas fuera de lo común y de inmediato sintió una rara atracción por esa chica que parecía ultra-bien portada, que organizaba eventos de caridad (aunque el trasfondo de eso fuera una borrachera) y todo eso. Le sonrió y sin darse cuenta empezó a caminar, como para ir a algún lado. 

Le encantaba Key West, si era honesta. Siempre le había gustado la playa, asolearse (aunque fuera naturalmente pálida), el calor, poder andar sin suéteres y chamarras. Aunque amaba Islandia sabía que nunca sería capaz de vivir a largo plazo en un clima como ese… aunque la verdad no se sentía capaz de decir “largo plazo” para nada. Ni una ciudad, ni un clima, ni un trabajo. No quería pensar si esa no era una manera muy personal de nunca comprometerse con nada para no apegarse, pero no era momento de psicoanálisis. 

-La verdad me gusta casi todo, es lindo aquí ¿No?- le respondió pensando a dónde podían ir. Sin darse cuenta empezó a caminar un poco más rápido cuando tuvo una gran idea, la de volver a ese lugar al que había ido con Niels Alechinsky hacía un par de semanas, a hablar y a pasar el rato por que se caían bien. Era un lugar algo clandestino (mejor dicho totalmente clandestino) fuera del circuito comercial de Key West. -Conozco un lugar genial, está lejos de todo esto, si no te molesta caminar. Así me dices más cosas ¿Eres de aquí? quiero decir, americana. Hay un montón de extranjeros en la Universidad, por eso te lo pregunto. Yo misma nací en China, pero tengo un tiempo sin estar allá…-

Volver arriba Ir abajo

Re: Ok, bye

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Mar 11 Ago - 20:39

Por alguna razón le dio ternura que le terminara confesando que le había dicho mentiras, y que además se lo dijera tan seria. Se encogió de hombros y le sonrió, aunque parecía que estaba haciendo un mohín, más bien.
 
-Bueno, si vamos de noche no tendrás que pagar la entrada de todos modos. Y te burlarás de Hemingway por ser un misógino usando sus instalaciones sin pagarle ni nada.
 
Caminó con ella con nada más que su smoothie y la bolsa en donde traía su cartera y sus lentes de sol, al menos había cargado con eso. No sabía a dónde iban para daba igual mientras fuera lejos de su aburrimiento crónico. Rebuscó en su bolsa para ver qué más llevaba, pero no había nada excepto unas envolturas de milky way. Ni modo, tendría que sobrevivir con lo que tenía.
 
-Sí, la verdad sí es lindo. Aunque a veces extraño Nueva York.
 
Miami le hartaba porque con todo y la universidad sentía que era como estar de vacaciones todo el tiempo. Apresuró el paso en cuanto ella lo hizo. Le ofreció un trago de su smoothie porque no era de esas personas a las que les diera asco compartir cosas.
 
-No, no me molesta. Y entre más lejos mejor. ¿Quieres?. Y sí, soy de aquí. Bueno no, alemana de nacimiento, neoyorquina de corazón, ya sabes. La verdad ni siquiera recuerdo nada del lugar donde nací, ¿tú cuánto tiempo tienes sin ir a China? ¿lo extrañas? ¿y cómo llegaste aquí? ¿a dónde vamos?

No en una bolsita de recuerditos de exportación, naturalmente.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ok, bye

Mensaje por Jinjing Kristjánsdóttir el Mar 11 Ago - 21:18

Siguió sonriendo antes de ponerse las gafas que había comprado la semana pasada en una tienducha de segunda mano; eran originales de los años setenta, por tanto pesaban bastante, pero eran lindas y gigantes. Así que era de Nueva York, claro, tenía un acento particular y ahora todo le volvía a la memoria, de cuando había estado ahí un par de semanas hacía unos seis meses, en la casa de un tipo con el que se había acostado la primera noche que había llegado ahí, que vivía con un montón de artistas. Había sido una buena temporada, casi como para quedarse ahí, pero Nueva York era ridículamente caro. 

-¿Eres de allá? Qué bien. Yo estuve en Brooklyn un par de semanas, casi me quedo a vivir. Pero no encontré trabajo- o mejor dicho, ningún trabajo con el que pudiera pagarse una renta. Aparentemente en nueva York era especialmente difícil encontrar donde vivir, y no estaba para echarse esa clase de preocupaciones a la vida. Igual seguía pensando que era una ciudad única. 

Le aceptó el ofrecimiento y le agradeció moviendo la cabeza, dándole un pequeño trago a su batido elegante, que estaba rico. Sólo le entraba un poco más de sed de cerveza, aunque se debatía un poco también con el hambre. Ya lo vería, de pronto la tarde se había puesto interesante; seguía pensando que esa chica era muy linda, y con más esencia de la que quería aparentar tener cuando hacía ciertas cosas. O eso quería pensar, seguía siendo bastante desconocida. Y eso la hacía aún más interesante. La guió por algunas calles donde ya no había tantos comercios y la gente empezaba a escasear.

-Estuve hace un par de años, de regreso una temporada. Lo extraño a veces, cuando necesito… no sé ¿Silencio? Así podría llamarlo. Y cuando quiero ver a mamá, se encarga de una reserva de dragones allá. Vine aquí por que quería, me encanta este país, toda América es así, tan especial… pero en fin. Vamos al lugar de unos amigos, mira, no es como un bar muy establecido, pero podemos fumar, tomar algo y nadie nos molesta-

Había algo de mentira en eso de “unos amigos”; sólo había hablado con los chicos que llevaban el lugar la primera (y única) vez que había ido y le habían agradado, había jurado que volvería y bueno, ahí estaba. Eran dos tipos de Jamaica con los que había hablado de Kingston y ponían muy buen reggae. Era entre su casa y su negocio; no estaban lejos. 

-¿Y tú? Ya sé que la migración europea hacia acá no es tan rara, pero creo que la migración de magos sí es un poco más inusual. Qué raro, somos una sociedad muy conservadora con algunas cosas ¿No? ¡Mira! Ya llegamos- le dijo señalando una puerta pintada de turquesa; sólo se escuchaba algo de música a lo lejos, parecía la entrada normal a una casa.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ok, bye

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Mar 11 Ago - 21:55

Claro, Nueva York era difícil, no era como vivir eternamente en un capítulo de Gossip Girl, pero a Mina le gustaba más, a veces Miami se le hacía, también, demasiado pegajoso, aunque por el momento le acomodaba vivir ahí, para no dar tantas vueltas y porque BK Valley era en esos tiempos el centro de muchos movimientos importantes.
 
No se lo quiso decir, pero le pareció que Jinjing tenía rasgos interesantísimos. Había visto varias asiáticas guapas en el campus, pero ella les ganaba a todas por mucho, quizá fuera por su mirada impactante. No se preocupó porque la estuviera guiando por calles alejadas del bullicio ni mucho menos, no pensaba que la fuera a secuestrar ni nada, o que la fuera a vender al mercado de la trata de blancas.
 
Su relato y especialmente su “vine porque quería”, le sonó a que era como muy libre de hacer lo que se le daba la gana, suponía que era bastante mayor que ella. O bueno, no bastante, pero seguramente sí superaba sus escasos veinte. Ah sí, si la iba a llevar a un bar, Mina tendría que pasar por la tontería de usar una identificación falsa, pues no alcanzaría los 21 hasta noviembre. Esperaba que eso de que fuera de unos amigos, y que además no fuera “muy establecido” ayudara a que nadie hiciera preguntas.
 
-Tenía seis años cuando nos mudamos para acá. Nací en una ciudad mágica pequeñita y triste al lado del Lago de Constanza, ni siquiera en Constanza. Bueno…llegamos aquí por el trabajo de mi papá, Cooperación Mágica Internacional. Y desde entonces no nos hemos movido, afortunadamente.
 
Bueno, aquello era parcialmente cierto. Su papá había salido de Alemania casi a escondidas, mientras se calmaban las aguas después de la última guerra mágica, cuando empezaron a encerrar mortífagos pero eso no se lo iba a contar.
 
-Yei. Ok, la puerta hace que todo se vea prometedor.

Se lo dijo en serio y hasta se adelantó como si supiera qué hacer –no tenía idea, ¿entraba con normalidad como si fuera un bar? ¿tocaba un timbre? ¿qué diantres?

Volver arriba Ir abajo

Re: Ok, bye

Mensaje por Jinjing Kristjánsdóttir el Mar 11 Ago - 22:30

La escuchó con atención sintiendo una rara nostalgia por Inglaterra, aunque en apariencia nada tuviera que ver con nada. Pero sí. En Hogwarts había conocido a mucha gente así, de tradición totalmente mágica, de ciudades pequeñas, cosas así. Ella misma, por el lado chino de su familia (y si lo pensaba un poco también el islandés) eran de pueblos muy pequeños y de vidas más bien modestas, magos o muggles. Sonrió a medias, la niña OK BYE cada vez le parecía más interesante. 

Empujó la puerta color turquesa y tomó la mano de Mina, guiándola por un pasillo externo que daba a un patio, como de una casa bastante vieja y no muy cuidada, pero perfecta. Al menos a ella le parecía así, con sus lugarcitos, hamacas, terrazas, cosas dónde sentarse y pasar el rato sin preocuparse por mucho más. Sonrió al chico que estaba en la barra improvisada, que salió a abrazarla como si fuera su amigo de toda la vida. 

-¡Te dije que iba a volver! No te molesta que traiga a mi novia ¿No?- le dijo por que la traía de la mano y la apretó un poco como para que siguiera el juego. El chico de rastas la saludó por su nombre y le puso dos cervezas “a cuenta de la casa”. -Gran cover, por cierto-

Después de los saludos, agradecimientos por la cortesía y demás, guió a Mina a un lugar tranquilo del patio, en un columpio-sillón que seguramente habían recogido de la basura. Como era temprano apenas si había gente ahí. -Ya, yo también soy de un lugar muy chico. Imagina que no usé zapatos hasta que nos mudamos a Inglaterra, y probé el chocolate hasta los 4 años ¿Puedes creerlo? Fue demasiado para mi, yo vivía como en el siglo XV y llegué a Inglaterra en… no sé ¿A finales de los ochenta? en fin… ¿Qué estudias?-

Le preguntó mientras encendía un porro ya hecho que sacaba de la cajita de metal donde siempre los guardaba. Le dio la primera calada y se lo pasó -Perdón por la tontería de decir que eras mi novia-.

Musiquita

Volver arriba Ir abajo

Re: Ok, bye

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Mar 11 Ago - 22:49

Nunca se había conflictuado porque la gente le agarrara la mano nada más porque sí, además ya no consideraba a Jinjing una desconocida, Mina se acoplaba rápido a las personas y también les agarraba confianza –en su justa medida- bastante rápido también. El lugar era muy distinto a los que frecuentaba últimamente y parecía más un sitio al que iría con Jesse adolescente que a cualquier lugar a donde cualquier persona de su círculo cercano la hubiera llevado en esos momentos, incluso la música le parecía un relajante e interesante cambio en vez de chutarse los éxitos del momento de David Guetta y Taylor Swift, para variar.
 
Le dio risa que dijera que era su novia, aunque supuso que lo hizo solamente porque el tipo que las había recibido seguramente la había intentado conquistar la última vez que estuvo ahí y Jinjing no quería que lo repitiera. Le sonrió al tipo de todos modos por lo de las cervezas a cuenta de la casa.
 
Y también se rió por la historia de que no había usado zapatos y no había probado el chocolate.
 
-¡No te creo nada! ¿No enloqueciste? No sé, te imagino en una fiesta de niños tomando coca-cola por primera vez y me muero de la ternura.
 
Definitivamente estaba mucho mejor estar ahí escuchando esas historias que escuchando las cosas de siempre de las niñas Epsilon. Hizo un gesto de restarle importancia a las cosas cuando le pedía perdón por decir que era su novia.
 
- Ah estudio Economía y comercio, tengo una cupcakería con mi mejor amiga y pues al menos para no cagarla en las tontas cuentas.
 
Se encogió de hombros, como si eso de la carrera fuera un mal necesario y le dio la primera calada al porro que ya había estado listo desde antes.

-Y lo de la novia, ay no importa, ¿el tipo intentó ligar contigo la última vez o qué?

Volver arriba Ir abajo

Re: Ok, bye

Mensaje por Jinjing Kristjánsdóttir el Miér 12 Ago - 19:39

No le daba ninguna vergüenza contar cosas que de verdad habían ocurrido, ni le molestaba que la visualizaran sin zapatos como niña del bosque cuando era muy pequeña y esas cosas. Que sus orígenes y su manera de haber vivido la vida no le dieran pena era una de esas cosas que su madre se había esforzado por que tuviera, aunque no podía decir que hubiera sido fácil ser así. 

-Sí, esa era yo. Imagina ese descubrimiento de azúcar, yo enloquecía… ¿Conoces a Angus Finnerty? Bueno, al profesor Finnerty. Es mi amigo de la infancia, me regaló una dotación de dulces “que le quedaban de Halloween” y así, como ser adicta a la heroína. Lo más dulce que había probado entonces era un litchee-

Hacía bastante tiempo que no hablaba de esas cosas en específico y se dio cuenta que hacía tiempo que no hablaba de su vida con nadie que no la conociera de antemano. Una cosa era ligotear con alguien, decir cosas de sus viajes, de la vida, eso por lo que le decían que era una chica interesante y otra distinta hablar de lo más simple y a la vez más oculto de su persona, o sea su pasado. Se pasó el cabello detrás de la oreja y le dio un trago a la cerveza, mientras doblaba una pierna sobre el columpio-sillón y con la otra, en el piso, hacía que se mecieran un poco. 

-Qué lindo. Creo que nunca podría tener un negocio, te ata demasiado a las cosas, tienes que estar en un lugar en específico y ocuparte de cosas en las que invertiste, no es como que podrías largarte un día si te aburrieras. O bueno, “podrías”, pero ya sabes de lo que hablo- y claro que hablaba por ella, de las cosas que ella haría, por ejemplo. Si Key West y Florida le hartaban, si su ex se aparecía, si cualquier cosa que no quisiera vivir ocurriera, renunciaría y ya, a cualquier otra parte. Miró a Mina aspirar el humo de la marihuana y después sonrió un poco. 

-No, pero no me creía que la bisexualidad existiera, ya sabes, ideas que tiene la gente. Tuvimos una larga charla sobre sexo y creo que al final me quería llevar a la cama, pero me hice la tonta, no estaba de humor. Al menos nos dio cerveza ¿Tienes novio, novia?-

Volver arriba Ir abajo

Re: Ok, bye

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Jue 13 Ago - 0:06

Asintió y se rió cuando le preguntó si conocía a Angus Finnerty y escuchó su relato. Ya siempre se acordaba de esa fiestita con las niñas de fraternidad por su cumpleaños en el que se lo habían encontrado en un bar junto al profesor Perry y Mina había besado a Finnerty por presión social.
 
-¿Y cuál es tu dulce favorito? ¿O al menos recuerdas cuál te gustó más luego de esa locura de la infancia?
 
Siempre  hacía preguntas de ese tipo, como si tuviera mucho interés en conocer más de las personas y hacerles notar que de verdad les ponía atención con preguntas muy específicas. Quizá la gente no notaba que lo hacía con ese propósito, pero no era como si fuera a dejar de hacerlo. También le había tocado que algunos se asustaran como si Mina fuera a vender su información privada o algo así.
 
-Sí claro, es una responsabilidad. Ahora mismo tuvimos que contratar a un montón de gente porque mi amiga se volvió mamá y yo tuve un montón de cosas que hacer de la escuela y la fraternidad, pero aún así ni ella ni yo nos podemos realmente despegar ni un solo día. Tienes que estar, simplemente.
 
Mina adoraba los compromisos. Quizá no en toda la extensión de la palabra pero jamás le había tenido miedo al concepto en ningún sentido, y se notaba. En todo lo que hacía era igual. Se encogió de hombros cuando le preguntó si tenía novio o novia. En realidad por todo el asunto de los rebeldes, los buscados, Jesse, el sótano de la maldad y demás cosas demasiado complicadas de explicar –y que de todos modos no iba a explicarle a nadie, menos a nadie que acabara de conocer- no iba a decir tal cual que estaba en una relación.
 
-Salgo con alguien. Hombre. Aunque sí creo que existe la bisexualidad, eso no te lo discuto para nada.
 
Por fin le dio un sorbo a su cerveza y terminó recargándose totalmente en el respaldo de la banquita que había elegido. Dentro de su bolsa, su celular vibraba como loco, seguramente mensajes de las niñas Epsilon que había dejado botadas en la playa.
 
 -¿Cómo llegaste a BK? A la universidad, digo. ¿Recomendación de Angus? ¿Qué te parece el lugar? ¿todos parecemos unos idiotas?

Volver arriba Ir abajo

Re: Ok, bye

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.