Sympathy for the Devil

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sympathy for the Devil

Mensaje por Jesse Crawford el Miér 16 Sep - 1:24

Nos habíamos tardado ya una eternidad en algo que tendríamos que haber comenzado a hacer desde hace ya mucho tiempo. ¿La razón? Mis ocupaciones más recientes respecto a… básicamente todo lo que tenía que atender entre universidad y revolución. ¿La verdadera razón? Mi terquedad respecto al uso de un poder que no solo venía del núcleo contra el que estábamos peleando, sino que además ponía directamente en peligro de muerte a Mini.

Pero a pesar de mis negativas, Mini me había convencido de lo puntual y hasta obvio que resultaba el usar las armas con las que nos habían estado jodiendo toda la existencia par ausarlas en su contra. La verdad es que cualquier otro argumento que pudiera haber usado para seguir resistiéndome resultaba inútil, incluso el de su seguridad. Tanto ella como yo ya estábamos lo suficientemente metidos en el fago como para saber que usar o no usar aquel poder no implicaba factor alguno en el resultado final de nuestros destinos, así que qué diablos.

Cité a Mini en una de las casas de seguridad del Movimiento, una que se encontraba en Key West, hundida muy en lo profundo de la playa. La verdad es que aquel lugar no les gustaba a muchos por el intenso calor que se sentía a treinta metros bajo tierra, pero resultaba ideal por lo inaccesible para muggles y magos por igual.

A pesar de intentarlo, honestamente no podía imaginar la naturaleza del poder que estaba por presenciar dentro de aquel lugar. Para ser honesto, una parte de mí también se había resistido a ese poder por el simple miedo que puede sentir alguien que no tiene ni puta idea de la inmensidad del asunto, pero que había tenido una pequeña y terrible probada en la primera clase de oclumancia con Marcellus Lovecraft. Es decir, era fácil imaginarse los resultados o efectos de tal clase de magia, pero incuestionablemente, resultaba imposible saber si todo era muy normal como cualquier otro aprendizaje mágico, o si estaba a escasos minutos de verme con el mismísimo Satanás en persona.


Mientras la esperaba, tomé una de las cervezas que habíamos dejado en el frigobar desde la última reunión en ese sitio y comencé a leer algunas noticias que corrían por la costa oeste respecto a nuevos núcleos de resistencia que habían estado naciendo y que, hasta donde yo sabía, no tenían relación directa con nuestra revolución.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Miér 16 Sep - 2:06

Hacía un calor infernal realmente. Infernal era poco. Cuando se apareció en el lugar estaba ya sudando, con la piel perlada y un humor de los mil diablos. Encima de todo, se había dado cuenta de una estupidez que la afectaba mucho –comparada con las cosas que vendrían, obviamente- y era que pronto iba a dejar de caber en su ropa. Y aunque jesse ya le había dicho que no le importaba que fuera a ponerse como una bola, ella seguía temiendo tonterías. Daba igual, aquél día tenían cosas más importantes de las que preocuparse. Habían practicando un poco algunas cosas antes, pero ese día era imperativo que pusieran todo el empeño para que al menos uno saliera perfectamente.

La parte buena de todo eso era que ya no tenía que buscar explicaciones tontas a cosas tan simples como de dónde salía tanto poder, de dónde salían esos hechizos y por qué los conocía. Gracias a Marcellus, ya no tenía que decirle nada, ni inventarle nada, ni correr riesgos innecesarios. Era una gran ventaja.

-¿Estás seguro que nadie llegará aquí de improviso?

Le preguntó y sintió que su voz hacía demasiado eco, quizá porque había gritado un poco. Lo encontró sentado, bebiendo y leyendo, con su gesto adusto de ser un hombre ocupado. Sonrió por inercia.

-Aquí hace un calor infernal. Esto es horrible.

Se sentía hasta un poco pegajosa, pero daba igual. Con todo y todo, se abalanzó sobre él, sentándose a horcajadas antes de besarlo de forma invasiva, necesitada, buscando su lengua. Odiaba no poder estar cerca de él todo el tiempo y no poder besarlo cuando se le daba la gana.

-¿Está tremendamente mal que lo primero que quiera hacer siempre apenas te veo sea follarte como una loca? En verdad, no puedo controlarlo.

Le lamió los labios y luego selló todo con un beso diminuto. No se movió de su lugar de todos modos. Se quedó jugueteando con el cabello de Jesse, o pasándole los dedos por la incipiente barba.

-Igual no podemos hacerlo ahora mismo. Necesito que tengas todas tus energías, que estés al cien. Hoy no saldrás de aquí sin dominar al menos un hechizo, ok?.

______

ropadetengoqueaprovecharantesdeponermebola

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Jesse Crawford el Miér 16 Sep - 23:59

Su voz me alertó de su presencia y giré para encontrarme con aquella imagen que endulzaba fácilmente el día entero de cualquiera. Mientras se acercaba, mis ojos registraron cada centímetro de su piel descubierta, que además de todo había adquirido un brillo perlado como consecuencia de la temperatura. Y pensar que se paseaba por todos putos lados vestida así…

-¿Por qué? ¿Me vas a dar clases desnuda? Nah, nadie viene aquí a menos que se convoque a una reunión. Este lugar es lo suficientemente incómodo y caluroso como para que a nadie se le ocurra “dar un paseo” aquí abajo- Sin duda, era uno de los lugares más seguros que teníamos, y con las suficientes reservas de agua y comida como para estar aquí encerrado al menos un par de meses. Claro, quedarse aquí encerrado era la última de todas nuestras opciones.

-Bueno, si es. Pero tenemos una ducha… y jabones aromáticos para las niñas- Le sonreí mientras se sentaba a horcajadas sobre mí, acto que resultaba suficiente para encender todas mis alarmas internas de “folla ahora”. Mis manos acariciaron sus piernas cual largas eran mientras recibía besos y mimos a montones.

-No está mal nena, esa es la reacción natural de alguien que me tiene de manera tan exclusiva, no te aflijas- Traté de atrapar su labio inferior entre mis dientes un instante después de que lamiera mis labios. Estaba a nada de decirle que ocupara esa linda boca para hacerme una mamada como dios mandaba cuando repentinamente sentenció que “me necesitaba entero”.


-Cariño, pero si yo siempre estoy al cien. ¿Qué tal si mejor te arranco esas ropitas y me montas como tú sabes antes de matarnos a varitazos?- Empujé mis caderas hacia arriba, de tal forma que pudiera sentir de manera más notoria la erección que ya presionaba por debajo de mi ropa. Estaba tratando de provocarla un poco aunque en realidad ya supiera de antemano su respuesta. Mini era jodidamente mandona, y más todavía con cosas de cierta gravedad, como el hecho de enseñarme un hechizo de artes oscuras capaz de invocar quien sabe qué diablos de no sé qué infierno.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Vie 18 Sep - 15:34

Lo miró con los ojos entrecerrados cuando técnicamente le decía que follaran primero y luego se pusieran a lo suyo. No sonaba a mala idea en lo absoluto, mucho menos cuando parecía imposible dejar de mover las caderas hacia él en un eterno juego de provocación, y ella misma comenzaba a sentir un calor infernal que nada tenía que ver con el que hacía de por sí en ese lugar.

-¿Qué tal si mejor te callas?

Lo volvió a besar, sin ninguna prisa. Entrelazó sus manos con las de él y las juntó contra el respaldo del sillón. Acentuó los movimientos de su cuerpo con saña mientras sonreía en medio del beso, y casi parecía que iba a ceder, pero no. Porque por más ganas que tuviera, no iba a dejar que Jesse le ganara en esa, solamente por imponer sus mandatos y porque de verdad le parecía urgente que se pusieran a practicar. Le soltó las manos y se hizo un poco hacia atrás, aunque se mantuvo encima de él.

-No, en serio. Necesitas todas tus energías, no va a ser nada fácil. Si cuando terminemos tienes la fuerza necesaria como para follarme como se debe, entonces sabré que eres el mesías de esta revolución de verdad.

Bromeó con él y le sacó la lengua antes de levantarse de la comodidad del regazo de Jesse y sacar su varita, para luego hacerle un gesto para que se levantara.

-En realidad no puedes usar el hechizo en mi, porque…básicamente lo que esta maldición hace es regresarle al objetivo todas las maldiciones que ha aplicado en su vida. Y bueno…no es como si pudieras practicar sobre mi sin hacerme un daño considerable. Sin HACERNOS un daño considerable.

A ella y a los bebés. No tenía que explicárselo a Jesse, incluso él ya había experimentado una maldición imperdonable de parte de su propia varita. No le gustaba pensar en ello, pero era cierto.

-Pero hay una manera de saber si lo has conjurado bien. El hechizo, a pesar de ser de magia negra, emite una luz blanca angelical y enceguecedora. Y lo sientes, en la mano, como un calambre...¡Ponme atención, deja de verme las piernas!. Después puedes practicarla sobre alguien que nunca haya lanzado una imperdonable o algo horrible. Ya veremos sobre quién. ¿Estás listo para que te enseñe?

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Jesse Crawford el Sáb 19 Sep - 19:10

Hubo un momento en el que  de verdad pensaba que no había forma de que no me saliera con la mía, y que antes que sucediera cualquier otra cosa, primero le daría una buena follada como dios manda. La tomé de las caderas y las empujé hacia mí para acentuar sus propios contoneos, hasta que finalmente me tomó las manos y, luego de unos pocos segundos, sentenció la necesidad detenerme “entero”. En realidad, sabía bastante bien que para la clase de cosas que estaba por aprender ese día, era apremiante mantener mi estado físico a todo lo que podía dar, pero bueno… la puta carne es débil.

-Si para cuando terminemos no te follo, no me dejes tocarte en lo que resta del año- Le sonreí mostrándole los dientes, bastante seguro de que podía con una cosa y con otra, por mucho que me dijera lo aniquilador que resultaría aprender las artes oscuras. No estaba tan preocupado como correspondería. Si los maricones de Nu y Alpha podían con ello, mis capacidades debían estar más allá.

Mini terminó por levantarse y yo hice lo mismo, caminando hacia ella y sacando la varita pata meternos en materia. Estaba perfectamente consciente de lo impensable que era practicar directamente con ella por pura obviedad, pero consideraba ese como el menos de los problemas.

-Por supuesto que no, boba. Pero no te preocupes, seguro Werther está más que dispuesto a ser conejillo de indias- Por supuesto, lo decía de broma, aunque tal y como estaban las cosas, no era demasiado descabellado pensar que algún día me iba a tener que enfrentar a su hermano en una forma más que seria. Era un hecho que Werther se sabía lo que Mini me iba a mostrar y muchas cosas más, así que técnicamente era yo el que se tenía que preocupar por no tener que enfrentarlo nunca.

Mini comenzó a explicarme cómo es que podría saber si el hechizo lo estaba ejecutando perfectamente o si nada más hacía el ridículo. Mientras me explicaba, no pude evitar bajar la mirada y encontrarme con sus larguísimas piernas que me pedían a gritos abrirlas de par en par. Me llamó la atención y no pude evitar sonreír de manera culpable, pero luego de eso fue momento de ponerse completamente serios.


-Más que listo. Espera… ¿tú no me vas a atacar a mi primero, cierto? Porque aunque ciertamente nunca he conjurado un avada ni mucho menos, supongo que… joder, no tengo idea de cuáles sean los alcances de la maldición pero... recibir todo lo que has hecho no debe ser un rasguño cualquiera- Esperaba que Mini tuviera alternativas para la enseñanza sin necesidad de hacerme sentir en carne propia mis ataques del pasado.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Miér 23 Sep - 11:55

Le mostró una sonrisa de lado cuando le decía que usaría a Werther de conejillo de indias. Pero luego borró la sonrisa cuando se dio cuenta de que quizá, en el futuro, seguramente sí terminarían enfrentándose con Werther, quien era mucho más que una persona que usaba bien la varita. Por eso Jesse tenía que estar preparado. Le dolía, pensar en eso, pero Mina había elegido ya en donde estaba su corazón y en dónde estaban sus ideales.

No había pensado, hasta ese momento, atacarlo. Pero en cuanto Jesse lo mencionó, se le dibujó una sonrisa maliciosa en el rostro. Al principio solamente había pensado en enseñarle floritura, la forma de conjurar, pero después le dieron ganas de saber qué era lo que había hecho en su vida, qué se le podía devolver, y cuánto daño podía hacerle. Era esa abrumadora sensación –pero gratificante- de tener en las manos el control de alguien, más allá de cualquier capacidad.

Se acercó a él, le acomodó el cuello de la camisa y lo besó lentamente. Adoraba la textura y el grosor de sus labios, que mordisqueó un poco antes de separarse de él. Se sentía mojada, tremendamente excitada entre el beso y la expectativa de maldecirlo. Se separó de él y le sonrió de nuevo.

-Estaría bien que supieras de antemano qué vas a lanzar, que lo sintieras, para que actuaras conscientemente al respecto y no andes por ahí jugando con él. No te preocupes, yo estoy aquí para cuidarte.

Apuntó a Jesse y sin darle tiempo a nada, conjuró, haciendo una floritura como de óvalo enfrente del presidente Delta. La maldición del espejo lo golpeó sin tregua, aunque ella también tenía la varita lista por si tenía que curarle cualquier cosa que lo lastimara demasiado. Lo miró fijamente, con los ojos entornados, esperando las reacciones.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Jesse Crawford el Miér 23 Sep - 23:23

Mi mano ya empuñaba la varita cuando, de buenas a primeras, Mini se acercó de nuevo, esta vez para sonreírme, acomodarme el cuello de la camisa y besarme de tal forma que era imposible no sentir la irremediable necesidad de desnudarla y comerle todo el coño hasta hacerla enloquecer. De haber conocido cuáles eran exactamente sus intenciones, habría reaccionado de una forma completamente distinta.

Disfruté de sus labios y traté de mordisquearlos luego de que ella lo hiciera, un instante antes de que se separara y me permitiera pasear la mirada por encima de sus tetas mientras me hablaba. Pareciera como si no hubiera puesto una mierda de atención a lo que acababa de decir, hasta que mi cerebro entendió finamente que es lo que estaba a punto de suceder. Por supuesto, ya era demasiado tarde.

-No… ¿estás hablando…-

Bum. Luego de que la punta de su varita brillara, mi cuerpo se vio lanzado hacia atrás como si me acabaran de atropellar. Pero eso solo era el principio, porque incluso mientras mi cuerpo viajaba en el aire, una serie de impactos violentos y de distintas naturalezas comenzaron a infligir un severo daño a lo largo de todo mi cuerpo en cuestión de instantes. Cuando caí al suelo, mi cerebro ni siquiera era capaz de tener conciencia de todo lo que estaba sucediendo. Tal era el jodido dolor que seguramente acababa de lanzar un alarido de muerte mientras mi cuerpo era lacerado, cortado, quemado y acribillado en tan solo un par de segundos.


-¡PARALO!- Fue lo único que pude gritar mientras los ataques seguían viniendo de uno a uno, convirtiendo aquello en una puta tortura de magnitudes indecibles. Lo único en que podía pensar era en lo mucho que deseaba asesinar a Mini en esos momentos, y nada más.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Mar 29 Sep - 14:45

Lo miró con los ojos entornados un par de segundos antes de caminar hasta él, parar la maldición con un movimiento de varita y se acuclilló a su lado. Podía leer su rabia en la mirada, pero eso no hizo más que excitarla aún más. Notó que la camisa y algunas zonas del pantalón se le habían manchado de sangre, pero no parecía asustada por ello.

-¿Lo ves? No es cualquier cosa. Imagínate lo que podría hacerle a alguien que ha lanzado imperdonables. Desafortunadamente necesita un contrahechizo, de otro modo solamente lo puede parar quien lo conjuró. ¿Imaginas que alguien te lo lanzara? Eso, por un lado. Por el otro, ¿te imaginas lo bien que se siente lanzárselo a alguien?

Le acarició el cabello y luego le pasó la varita por encima de las heridas en un vulnera sanentur. Lo amaba muchísimo. Tenía unas irrefrenables ganas de decírselo en ese momento pero asumió que estaría todavía molesto por lo que le había hecho.

Cerró todas las heridas abiertas, menos una, no muy grande, que seguía sangrando. Las cosas con la magia del sótano no eran tan sencillas como parecía, necesitaban sangre, concentración y algunos otros detalles especiales. Le tomó fuerte por el cabello y la hizo mirarla, como exigiendo que le pusiera especial atención.

-Necesitaba usar tu sangre de todos modos. Esta nos servirá. La primera vez que se intenta un hechizo de estos tienes que dar un tributo, y otras cosas. En cuanto te recuperes podremos seguir. Te dije que no sería fácil, ¿de acuerdo? No es solo conjurar, mover la varita y ya. Y también por eso debes elegir muy bien quiénes quieres que sepan estos hechizos ofensivos, y quiénes aprenderán solo los contrahechizos que Adrien y yo haremos pronto.

Se pasó la lengua por los labios y se levantó, con las manos manchadas de sangre. Una escena que se volvía cada vez más recurrente cuando estaba con él. Claro, habría podido usar un simple diffindo para abrirle una herida necesaria pero, ¿qué había en eso?.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Jesse Crawford el Mar 29 Sep - 22:29

El hechizo se detuvo, pero lo que quedaba ahora era un cuerpo que había soportado no sé cuántas maldiciones en cuestión de un minuto o menos. Tal era el dolor que por varios segundos, fui incapaz de siquiera moverme, y lo único que navegaba por mi cabeza era en lo mucho que odiaba a Mini en esos momentos. Mi historial de maldiciones no era demasiado grande, lo cual me podía dar una muy vaga idea de lo que aquel jodido ataque podía significar para alguien como… precisamente su hermano Werther, o algún pez mucho más gordo.

-¿Lo bien qué se siente? ¿Quién eres?, ¿Ursula?- Incluso en ese estado fui capaz de soltar aquella broma, aunque en realidad no recordaba si Mini había visto “La Sirenita” en algún momento, pero era adecuado dar por hecho que sí conociéndola. Traté de incorporarme, aun bastante aturdido por lo que acababa de suceder pero lo suficientemente consciente como para lanzarle una mirada asesina mientras levantaba la varita para cerrar gran parte de las heridas que se habían abierto, seguramente como efecto de mis propios sectusempra de la historia.

-Eres una idiota. No sé cómo es que acepto a ser tu puto juguete cuando evidentemente lo que más disfrutas es abrir en dos a las personas. Debí saberlo desde aquella ves que sonreíste abriendo en dos aquel conejo… o espera, no eras tú. ¿Qué cojones te pasó?- Me di cuenta que una de las heridas, una muy grande que me cruzaba todo el pecho, no había cerrado adecuadamente. La miré confundido, pero suponiendo que tenía un plan para eso.

-¿Y eso qué? Ni pienses que te voy a follar con el torso abierto en… auch- Me obligó a mirarla, jalándome del cabello, tal y como lo hacía la profesora Flitgorn de tercer año en Salem. Según contaba, la magia oscura que estábamos usando necesitaba de sacrificios de sangre, lo cual yo sabía bastante bien luego de la primera sesión de oclumancia que había tenido con Marcellus aquella vez. No sé qué cosa me asustaba más, si la facilidad que Mini tenía para ofrecerle su alma al demonio o lo muy dispuesto que estaba yo para seguirla a donde diablos fuera… literalmente.


-Angus… Ferdynand, Connie y Sonny… quizás Lune, pero no estoy seguro.- No es que fueran más importantes que el resto de personas cercanas que estaban involucradas en la revolución, pero eran ellos a los que les veía con el potencial necesario como para cargar con un peso semejante. No se trataba de ningún premio, de hecho, mostrarles lo que yo estaba aprendiendo significaba poner en sus vidas algo que probablemente no deseaban, algo oscuro y jodidamente denso que quizás iba a cambiar mucho o poco la manera en la que veían las cosas. Al fin me puse de pie, con la mano sobre la herida que aun sangraba de manera medianamente preocupante.

-Y... ¿esperamos a que me desangre o qué?
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Miér 30 Sep - 22:23

Notó su mirada asesina pero ella solamente le respondió con una sonrisilla velada, casi juguetona, como si lo siguiera retando. Aunque luego hizo un mohín condenadamente infantil cuando le dijo lo de abrir en dos a los conejos.

-Yo JAMÁS dañaría a un animalito del cielo. ¿Cómo te atreves a confundirme?

Le besó la cabeza con violencia, aunque eso de no dañar animales también estaba fuera de discusión realmente. Ella por lo general no se encargaba de matar a los animales que se sacrificaban en el sótano, porque no era tan fuerte como los chicos, pero había sido testigo silencioso y eso ya era suficiente. Se volvió a reír con lo de follarla con el torso abierto.

-Y tú eres más idiota.

Escuchó los nombres de a quienes pensaba enseñarles esas cosas. Frunció el ceño cuando mencionó a Sonny porque se acordó de la forma en que la había acorralado cerca del departamento de correos, pero consideró imprudente decírselo, ni siquiera por el placer de verlo enfurecer (porque sí, siempre era un placer).

Se puso de pie al mismo tiempo que él y negó con la cabeza cuando le hacía su última pregunta. Obviamente no iba a esperar a que se desangrara. En vez de eso, sin previo aviso y de nuevo abusando de la violencia, metió un par de dedos en la herida de Jesse, en lo que quedaba abierto de la profunda rajada. No era necesario esa demostración gratuita de dolor tampoco, pero le daba lo mismo. Por alguna razón, que no se había molestado aún en analizar, solía transformarse cuando estaba con Jesse. Si de por sí en su vida diaria llevaba todo a los extremos, con él esa necesidad parecía multiplicarse.

Mina se agachó para dibujar algunos símbolos en el suelo y luego estiró la mano para entregarle un papel a Jesse.

-Repite lo que está ahí. En voz alta y clara. Nunca dudes de lo que estás diciendo, hazlo con firmeza o no vendrá a ti.

El papel tenía palabras claramente escritas:

Tú eliges el lugar de tu propia herida. Tú provocarás tu silencio. Las palabras son claves, son llaves. La muerte está siempre de mi lado. La oscuridad está siempre de mi lado. La oscuridad redobla mi furia y crea un espacio, entre yo y el espejo.

En cuanto Jesse comenzara a decirlas, a creerlas, la oscuridad se apropiaría de ese lugar. Sombras que los rodearían, y probablemente le diera miedo al principio, pero tendría que seguir. Si no hacía esa especie de conjuración primero, la maldición no iba a salir jamás. Pero se podría decir que, en parte, era lo más difícil de sobrepasar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Jesse Crawford el Miér 30 Sep - 23:52

-Oh por supuesto que no. Puedes lanzarle maldiciones imperdonables a tu esposo, pero eres incapaz de lastimar a un lindo conejo. Eres un encanto- Decirlo trajo de nuevo aquellas imágenes que Marcellus me había mostrado, la forma en la que se utilizaban animales para sacrificarlos y usar su sangre en quien sabe qué clase de magia milenaria. A pesar de lo obvio y de la única imagen mental que tenía al respecto, era bastante difícil imaginar a Mini con las manos llenas de sangre sacrificando cabras o similar.

Estiré la mano y ensucié de sangre su mejilla derecha, mientras ella reía y yo trataba de ignorar el dolor que me obligaba a permanecer encorvado. Traté de secar un poco de todo el sudor que corría por mi rostro y que provocaba que mi visión se empañara a causa de las gotas que caían a mis ojos. Bastaron un par de segundos para darme cuenta que no era precisamente el sudor lo que nublaba mi vista, sino que realmente había sido severamente dañado por aquella maldición incluso más de lo que había imaginado en un principio.

No esperaba que la desquiciada metiera los dedos en mi herida cual pasaje bíblico. Solté un grito de dolor y golpeé su mano mientras me alejaba un par de pasos de ella. -¿QUÉ COJONES TE PASA?, Mini te juro que si estás tratando de matarme vas a ser tú la que… no salga viva de aquí- Mi mano ensangrentada trató inútilmente de cubrir de nuevo la herida que, más que preocupante, necesitaba urgentemente ser cerrada antes de que la cosa se pusiera más seria. Miré a Mini con los ojos entornados mientras dibujaba garabatos en el piso con mi propia sangre, como una puta niña creepey de algún cuento de terror. En esos momentos, todo lo que sucedía él aquel sitio me parecía mitad irreal, mitad común y corriente; cuando en perspectiva, absolutamente todo lo que estábamos haciendo debía parecer la cosa más enferma y demente que una pareja podía hacer en su tiempo libre. Esto estaba jodidamente mal…

“Nunca dudes” dijo Mini. Tomé el papel y me lo acerqué a la cara para poder leer lo que estaba escrito. –“Tú… tú eliges el lugar de tu propia herida. Tú provocarás tu silencio... Las palabras son claves… son llaves.-Había empezado titubeante, pero conforme iban saliendo las palabras de mis labios, comencé a sentir una especie de seguridad que me podría haber parecido absurdamente ajena dadas las circunstancias En cuestión de segundos y casi sin darme cuenta, una energía increíblemente densa y oscura comenzó a sentirse a nuestro al rededor.-… La muerte está siempre de mi lado. La oscuridad está siempre de mi lado. La oscuridad redobla mi furia y crea un espacio, entre yo y el espejo."-


Terminé de decir aquello. Me sentía fuerte, incluso más fuerte que cuando había llegado a ese lugar, sin rastro de la debilidad provocada por las heridas. Pero mientras todas esas sensaciones fluían a través de mi cuerpo, también sentía como si una parte de mi se hubiera ido para siempre. Era como si supiera, muy en el fondo, que acababa de joder mi existencia por el resto de la eternidad.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Jue 1 Oct - 12:54

Mina se hizo hacia atrás para asegurarse de que Jesse tuviera el espacio suficiente para hacer las cosas. Lo miró desde donde estaba, adorándolo como nunca, sintiéndose orgullosa de él aunque sabía que estaba entregándose a algo que era difícil de sobrellevar, que era también una maldición, en parte. Lo estaba haciendo bien, lo supo en cuanto toda esa oscuridad se apropio del lugar, en cuanto esa energía terrible le erizó la piel. Cuando terminó, Mina se acercó a él y le ayudó a cerrar la herida. Aún se sentía el ambiente tenso y denso, pero no importaba.

-Te amo, lo sabes ¿verdad?

Lo tomó por la nuca y lo besó de nuevo, con mucho sentimiento. Buscó su lengua con avidez, con ansias. Podía follárselo en ese preciso instante, como una loca, sin darle tregua. Sentía que el corazón se le iba a salir del pecho. Pero tenía que aprovechar la fuerza que había adquirido para comenzar a practicar de una vez.

-Ahora lo tienes dentro de ti. Escúchame. Mira bien lo que hago y luego cópialo. Pero no me apuntes a mi, ok? Apunta a la nada, sería una catástrofe. A menos que me quieras muerta, claro.

Volvió a besarlo, aunque fue un beso rápido y leve, antes de hacer el movimiento de muñeca necesario para ello. Formó frente a ella, pero sin apuntar a Jesse, un óvalo, con la muñeca firme.

-Mientras haces ese movimiento, tienes que pensar en las palabras que antes invocaste. En un espejo, en que las maldiciones rebotan. Tienes que visualizarlo, y creerlo. Y saber que ya está dentro de ti.

Una luz blanca, angelical, salió de la varita de Wilhelmina hacia la nada. Y rebotó contra la pared sin más. Le hizo un gesto a Jesse para que lo intentara él. Seguramente no le iba a salir a la primera, pero lo importante era que no se desesperara.

-Inténtalo tú.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Jesse Crawford el Vie 2 Oct - 0:01

Desde que nos habíamos planteado la posibilidad de usar aquella magia demoniaca a nuestro favor, había sido bastante sencillo imaginar que las cosas no iban a ser tan sencillas como aprender a conjurar bombardas, ni mucho menos. Peor aún, además del simple esfuerzo físico y mental, era un hecho que aprender esa clase de poder traía consecuencias todavía más severas. Había pasado mostrándome renuente a acceder a tales fuerzas oscuras precisamente por ello.

-No, la verdad es que ni me lo imaginaba- Y durante esos instantes, me sentía como un completo imbécil por no haber accedido a tal poder desde que se me había presentado la oportunidad. Por supuesto, aquella sensación de autosuficiencia tenía que ser causada por la propia energía (o eso quería imaginar, mejor dicho) que, oscura o como fuera, se sentía jodidamente bien. Tomé a Mini por la cintura y la estreché contra mi para besarla, sin importar la herida ni que manchara de sangre sus lindas ropas. La miré suspicazmente cuando me indicaba que “lo tenía dentro de mí”, pero luego me puse serio y la seguí escuchando.

-Debería lanzarte otra cosa para igualar un poco las cosas, aunque nada de lo que te lance va a igualarse ni un poco con lo que me hiciste- Y era verdad. Por muy necesario que hubiera sido demostrarme la efectividad del hechizo, estaba bastante convencido de que Mini estaba lo suficientemente mal de la cabeza como para haberme atacado por el simple placer de verme sufrir. No podía olvidar eso…

Recibí su beso con una actitud algo más hosca, observando atentamente la manera en la que mantenía la muñeca, sostenía la varita y ejecutaba el movimiento en el aire con una delicadeza pasmosa. Una luz blanca emanó de su varita y se fue a estrellar directamente a la pared, sin consecuencia alguna, como si se tratara de cualquier puto encantamiento aprendido en el colegio básico. Miré de nuevo el papel arrugado que contenía aquellas palabras, para corroborar que fueran tan cual las recordaba. Las repetí un par de veces en mi cabeza y pensé en ellas concienzudamente antes de levantar la varita.

-Okei… aquí vamos- La miré a los ojos pro un instante, y luego apunté la varita hacia el frente. Pensé una vez más en las palabras, sintiendo por un instante que las estaba sobre pensando, es decir, que estaba más atento a no olvidarlas que en lo que evocaban por sí solas. Traté de corregir mentalmente, apliqué el movimiento al aire y… nada. Me mantuve ahí como imbécil durante tres o cuatro segundos esperando que la luz saliera, pero la cosa simplemente no se dejó ver.


-¿Hay posibilidad de que la luz no se vea? ¿Por qué no traemos a un inmigrante y probamos el hechizo con él?... ¿En qué cojones se supone que fallé?-
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Miér 14 Oct - 22:48

El plan de Mina, desde el principio, había sido que Jesse tuviera acceso a esa magia. De otro modo no habría podido ganar, no habría podido llegarles a la altura y aquello terminaría como todo: hundido en el olvido, como un movimiento social más que no había ganado nada. Claro que ser portador de esa magia tenía consecuencias, como todo, pero estaba segura de que Jesse era lo suficientemente fuerte como para afrontarlas.

-No puedes lanzarme nada, ¿recuerdas? Están tus bebés de por medio.

Y ya habían tenido bastante con lo que habían soportado hasta ese momento. Al menos estaban bien y era lo que importaba. Demostraba que eran auténticos guerreros. Claro que se iba a escudar detrás de ellos para salirse con la suya y evitar que Jesse se vengara por lo que le había hecho bajo las excusas que le había puesto.

Lo dejó hacer su hechizo, dándole espacio. Entornó los ojos y por un momento casi esperó que le saliera a la primera pero como había previsto –y como le pasaba a todos – las cosas no eran tan simples como parecían.

-No, la luz siempre se ve, es la señal de que lo hiciste perfectamente, de hecho.

Se acercó a él y acomodó la postura de su muñeca con cuidado, aunque no sabía si el error devenía tanto de ahí como de una posible falta de confianza en él mismo y en lo que había capturado.

-Trata de no pensarlo tanto, solo déjate llevar. Imagina frente a ti a alguien a quien te gustaría regresarle todas sus maldiciones. Como con las imperdonables, tienes que desearlo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Jesse Crawford el Vie 6 Nov - 13:21

No había forma ni manera de que atacara a la madre de mis hijos, mucho menos con aquella maldición venida desde los infiernos que ahora había probado en carne propia. Lo que sí era bastante cuestionable era la facilidad con la que Mini me había conjurado aquello que, ahora sí podía decirlo, era mucho peor que una maldición de cruciatus. Había levantado la varita y atacado como si en lugar de su esposo, quien hubiera estado delante de ella fuera nada menos que un puto costal lleno de paja. ¿Qué daba miedo? Joder que sí…

-Bueno, esa luz tiene que salir en cualquier momento. Solo déjame concentrarme del todo bien y ya verás que esta puta cosa sale en un dos por tres- No me volví loco. Históricamente, mis habilidades con la varita no eran precisamente las de un genio. Siempre me había destacado por otro tipo de cualidades, entre las que podía contar el ser esa clase de sujetos trabajadores que logran las cosas a base de esfuerzo puro y duro. Genios y trabajadores, así era como estaba dividido el puto mundo.

Mini habló y asentí con la cabeza. Imaginar a alguien a quien atacar era demasiado sencillo, pero la cosa no podía ser tan simple. Recordé las clases de Salem en donde te mostraban cómo conjurar un patronus; cómo pensar en un auténtico sentimiento de felicidad que te hiciera provocara expulsar toda esa energía materializada en un hechizo así de potente. Esto tenía que ser bastante parecido, pero muy a la inversa…

-Ok, bueno… solo se me ocurre una persona. Y no, no creas que es Marcellus, al pobre chico ya lo perdoné- Le esbocé una sonrisa socarrona, mientras jadeaba casi como un can y mi rostro se mostraba empapado en sudor. No podía creer la cantidad de energía que estaba utilizando cuando apenas habíamos comenzado con ello.

Cerré los ojos un instante y de inmediato me vino a la mente el rostro de Auberon Wardwell. No es que tuviera algo personal que me hiciera tener un sentimiento de odio hacia el tipo, pero básicamente él representaba todo lo opuesto a lo que creía desde el fondo de mi alma, a mis principios, a todo. Imaginar a la cantidad de personas a las que había lastimado a base de maldiciones era el catalizador perfecto para sentir que todo ese odio comenzaba a cobrar forma.

“Tú eliges el lugar de tu propia herida. Tú provocarás tu silencio. Las palabras son claves, son llaves. La muerte está siempre de mi lado. La oscuridad está siempre de mi lado. La oscuridad redobla mi furia y crea un espacio, entre yo y el espejo.” Levanté la varita y conjuré, pero la increíble fuerza que de repente emanó de la varita me arrojó varios metros hacia atrás, al mismo tiempo que la dichosa luz salía disparada hacia la pared de enfrente. Mi cuerpo cayó justo encima de un viejo escritorio de madera donde habían descansado un montón de papeles y pergaminos, derribándolo todo y haciendo un escándalo de puta madre. Solté una maldición entre dientes mientras trataba de moverme de entre los escombros sin demasiado éxito.


-Joder… hijo de puta, deja de hacer el ridículo…-
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Jue 19 Nov - 22:59

No pudo evitarlo, le dibujó una sonrisa descarada cuando él, con toda la confianza del mundo, le dijo que ya había perdonado a Marcellus. Por alguna razón le dieron ganas de llenarle la cara de besos, aunque estuviera hecho un asco en ese momento, pero no hizo nada más y lo dejó concentrarse, sin preguntarle quién era la persona que se imaginaba para no sacarlo de la línea, aunque en el fondo esperaba que estuviera practicando con Auberon Wardwell.

Los ojos de Mina se entornaron cuando vio la luz salir de la varita por fin, aunque la fuerza del hechizo no había sido bien controlada y Jesse terminó lastimado en el proceso. Caminó rápido hasta él, preocupadísima como si un choque contra un escritorio fuera más doloroso que la maldición que ella le había lanzado antes. Lo ayudó a levantarse pero lo hizo con un levicorpus para que ella no tuviera que hacer el esfuerzo.

-A decir verdad es un gran avance, Jesse.

Le dijo con una sonrisa. Se mordió el labio inferior tratando de descifrar qué era lo que debía mejorar. Controlar la energía, eso estaba claro, pero ¿cómo? A ella no le había pasado eso, pero debía ser porque había empezado a practicar con otras maldiciones, porque…

-¿Sabes? Werther siempre me dice que hay que controlar el brazo, que es como la zona en donde se hace la descarga, la magia lo recorre cuando haces un hechizo muy fuerte. Tu cuerpo entero lo siente, pero es el brazo lo que acalambra. Trata de sostener la magia ahí, no dejes que pase al resto del cuerpo como una descarga. No sé si me estoy explicando.

Se mordió el labio inferior porque no sabía si se estaba dando a entender. Por algo en sus metas de vida no estaba ser docente ni nada de eso. Lo miró con los ojos brillantes y se acercó a él para darle un beso, tomándole la cara con ambas manos.

-Quizá esto ayude un poco…

Lo volvió a besar, aunque trató de no profundizar demasiado. No quería distraerlo, pero le era físicamente doloroso estar tanto tiempo cerca de él y no tocarlo. Ya fingían lo suficiente fuera de esas paredes como para prolongar torturas.

-Trata de nuevo, lo estás haciendo bien. Tienes que ser paciente.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Jesse Crawford el Dom 22 Nov - 13:55

Me quieté un par de tablas de encima mientras soltaba un gruñido involuntario al enfrentarme con un dolor mortal que nacía desde la espalda baja y corría a través de toda mi espalda. En medio del polvo, me incorporé lentamente hasta ser levantado por la propia varita de Mini. Tal escena de preocupación de su parte me provoco una sonrisa burlona por lo irónico que resultaba verla de ese modo luego de que no hubiera dudado ni medio segundo en aplastarme con una de las peores maldiciones que existían en el mundo.

-¿Tú crees? Si sigo así probablemente no salga en una pieza de este lugar, pero sí… parece que estoy avanzando- Me erguí todo lo que pude hasta escuchar un crujir en algún punto de la espalda y me sacudí un poco del polvo que tenía encima mientras mi profesora de artes oscuras me miraba como si estuviera analizando el comportamiento de un chimpancé.

Escuché lo que tenía para decir, estirando el brazo que sostenía la varita mientras ella hablaba, tratando de materializar con las sensaciones de mi brazo lo que Mini trataba de dar a entender. En realidad, estaba bastante claro, y puede que hasta aquello que decía lo hubiera escuchado hace mucho tiempo de labios de algún profesor de Salem, aunque honestamente no estaba muy seguro al respecto. Como fuera, tenía toda la puta razón, porque ser magos y expulsar magia de la varita con tanta facilidad nos hacía olvidar cómo funcionaba en realidad el flujo de la misma a través de nuestro cuerpo. Toda la magia funcionaba de la misma manera, solo que no era lo mismo expulsar un incarcero a una maldición demoniaca y milenaria.

Mientras simulaba la misma floritura de antes en el aire, apuntando a la nada y simulando tener más conciencia del poder de la magia en torno a mi brazo, Mini se acercó para tomarme del rostro y besarme suavemente, apenas lo suficiente para dejarme con todas las ganas de hacerlo de una forma más contundente.

-Si no me ayuda esto entonces no sé que más pueda hacerlo. No te preocupes, me parece que lo estoy entendiendo, es solo que… da un poco de pavor, ¿sabes?, es casi como si una enorme garra te oprimiera directamente el corazón, como si las sombras entraran directamente en… pero qué estoy diciendo, por supuesto que lo sabes.


Respiré profundo y luego expulsé el aire, sorprendiéndome por no estar literalmente molido en esos momentos, lo cual se lo atribuía totalmente a las fuerzas oscuras que se estaban invocando en ese lugar. En un lapsus de decisión y autoconfianza, miré hacia el frente como si el mismísimo Auberon estuviera delante de mis ojos. Levanté el brazo que sostenía la varita y conjuré. De inmediato, sentí la increíble fuerza de la maldición fluir a través de mi cuerpo, pero esta vez sujeté la varita concienzudamente, enfocando todos mis esfuerzos en mantener la magia en la firmeza de mi brazo, todo aquello en cosa de instantes hasta que finalmente la luz blanca salió disparada a la pared hacia la que apuntaba, sin tanta contundencia como el intento anterior, pero de manera sólida y sin lanzarme por los aires. Solté un grito de emoción. Estaba hecho.

-Joder cariño, ¿has visto eso? Ya lo tengo baby… maldita sea que ya lo tengo, ven acá de una buena vez- En un ataque de euforia, me lancé sobre ella y mis brazos rodearon sus caderas hasta levantarla, hacerla girar en el aire y estrecharla contra mi pecho. La miré a mis ojos y la besé como si mañana mismo me fueran a dictar sentencia de muerte.


Haberlo conjurado de manera decente una vez no significaba nada, y por supuesto, no era suficiente, pero si soy sincero, he de decir que estaba bastante sorprendido de mí mismo luego de ver lo que había avanzado en cuestión de solo un rato.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 23 Nov - 22:38

Lo miró con algo parecido a la ternura cuando intentaba explicarle qué era lo que se sentía. Lo sabía perfectamente, era magia que no se suponía que uno debiera hacer, y sin embargo ahí estaban, ambos, jugando con fuerzas que quizá eran demasiado para todos, incluso para los Venerables. Pero no quedaba otra opción. En el fondo se sentía mal por lo que realmente le estaba haciendo a Jesse y por lo que en teoría le haría a otras personas, a las que luego aprendieran el hechizo de él, pero si querían ganar tenían que usar todas las armas posibles.

Ella también sonrió cuando vio la luz clara salir de la punta de la varita y a Jesse quedarse en su lugar. No se podía saber con qué fuerza había salido la maldición porque no la estaba practicando sobre nadie –algo que en el sótano sí solía hacerse, con conejillos de indias, aunque ella lo había hecho con Adrien- pero al menos podía seguir practicando desde ese punto. Soltó una risa tonta cuando la cargó como un tonto, como si estuvieran en una película de Ryan Gosling o algo así.

Se le encogió el estómago al ver su mirada, no solo por la fuerza con la que lo amaba, sino porque pudo notar que le había cambiado, que era más dura, más decidida. Las fuerzas que habían invocado ahora estaban dentro de él, como lo estaban dentro de Bill, de Werther, de los Bloodworth, de ella misma. Era un brillo extraño, que parecía casi imperceptible para cualquiera que no entendía. Jesse nunca sería el mismo.

Le correspondió el beso con la misma euforia. Sintió una oleada de calor recorrer sus piernas, expansiva y poderosa. Recorrió su mandíbula con las manos y al separarse de él para tomar aire volvió a sonreír.

-Tienes que seguir practicando, muchísimo. Esto no basta, ok? Debes de practicar para que, si la aplicas salga con la fuerza suficiente. Si lo haces débilmente podrías solo regresarle unos cuantos tragababosas a tu objetivo, así que no te confíes. Prométeme que vas a practicar.

Tocó el suelo de nuevo con los pies y le dio un beso pequeño en la barbilla.

-Ahora dime qué tan cómodo es tu sillón y si no sientes que el cuerpo se te va a quebrar todavía.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Jesse Crawford el Miér 25 Nov - 14:39

La euforia del momento había logrado que olvidara por unos instantes todo el cansancio y el dolor que se había acumulado en mi cuerpo en cuestión de minutos. Eso, y la ligereza natural de Mini habían facilitado el movimiento de levantarla por los aires, aunque luego de un par de segundos, una ramalazo de dolor en el costado derecho me devolvió a la realidad física en la que me encontraba, cosa que traté de disimular con todas mis fuerzas para no hacer un jodido ridículo en frente de mi chica. Podría verme pálido, empequeñecido y todo lo que quisiera, pero jamás se podría decir que Jesse Crawford no era capaz de levantar cuando se le diera la gana a la varita de nardo que era su Mini.

-Día y noche, cariño, tal y como lo he estado haciendo con la oclumancia. La desventaja de ambas cosas es que no puedo practicar por mi propia cuenta con material real… pero me las arreglaré para estar preparado muñeca, no tienes nada de qué preocuparte. –Las sesiones con Marcellus habían sido clave para que, a partir de ahí, fuera capaz de reforzar mis defensas mentales sin importar que no tuviera un legeremago de bolsillo que me obligara a llevarme al máximo todas las noches. Suponía que podía ser lo mismo con esta maldición, aunque aun no sabía muy bien cuáles eran los costes tanto físicos como mentales a los que me llevaría la práctica constante de un poder que ni siquiera entendía. Eso sí, por lo que acababa de experimentar… los sacrificios de sangre parecían empezar a tener sentido.

-Es tan incómodo como parece, pero siempre hay maneras de arreglarse- Le sonreí antes de besarla lentamente, llevando mis manos hasta sus muslos y deslizándolas por debajo de la pequeñísima ropa que llevaba encima, tocando la piel perlada de sus piernas hasta sentir el provocativo tacto de su ropa interior.

-Lo que sí es que debo darte tu crédito, a ti y a… todos ellos. No entiendo cómo es que han podido lidiar con esto durante cada día de su vida. La verdad es que es bastante jodido-Detuve mis caricias ante la perspectiva de esa idea, en toda esa energía oscura con la que había tenido que lidiar durante quién sabe cuánto tiempo y, peor aún, en el riesgo que actualmente corría.

-Mini. Todo este poder… todo lo que conlleva. Quiero saber si nuestros hijos van a estar bien. Es decir, hablo literalmente de su salud. ¿Van a ser chicos normales y tal o… o hay algo con lo que tengan que cargar? Ya sabes…- Era un tema del que, de hecho, no habíamos hablado nunca. Dentro de toda mi puta ignorancia, necesitaba saber que mis hijos no iban a nacer con colmillos y garras, por muy ridículo que sonara.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Mar 29 Dic - 21:48

Desvió la mirada con sus palabras, porque en realidad “lidiar con ello” significaba mucho más de lo que estaban haciendo de por sí. No se trataba solo de aprender a conjurar y de llevarte unos cuantos golpes en el proceso en el peor de los casos. En el sótano todo se ganaba con sangre, no era una clase, ni se trataba de práctica siempre; era sacrificar, matar, estar dispuesto a darlo todo por un poder más grande que uno mismo.

-No tienes idea.

Le dijo con un suspiro, y ni siquiera protestó porque dejara de tocarla. Era extraño, pero hacía unos meses todo ese poder la excitaba, la hacía desear más. En esos momentos le parecía más una carga que una bendición, que una cosa positiva a la que pudiera darle uso. No podía decir más, así que le hizo un gesto para que se callara.

-¿De qué hablas? Claro que van a estar bien.

No podía explicarle las diferencias entre niños con colmillos y garras y por qué todo estaría bien, era obvio, y también por eso no habían hablado del tema. De hecho, ni siquiera podía decirle que, al contrario, que si algo iba mal, en cualquier momento, ella tendría el poder de arreglarlo. Justo como su hermano había hecho con Bastian.

-Tienes que confiar en mi, voy a ser una gran madre.

Aunque realmente lo dudaba mucho. Podía estar muy feliz, pero pensar en ello, ya seriamente, le daba algo de terror. Pensaba que iba a ser muy irresponsable y que seguramente sus niños serían unos chiquillos malcriados de tanto amor y poca educación férrea.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Jesse Crawford el Mar 5 Ene - 10:55

No entendía en lo absoluto cómo funcionaba aquella magia, y mi mente no hacía más que repetir lo que la “lógica” de la ciencia ficción me había enseñado a lo largo de los años. A mi entender, todo ese esfuerzo tenía que resultar en algo, toda ese poder oscuro y demoniaco debía tener alguna consecuencia, alguna huella o secuela sobre quien hiciera uso de ella. Me rehusaba a creer que fuera tan simple… tan jodidamente gratuito para quienes la estaban usando. ¿Pero qué tal si así era? ¿Qué pasaba si de verdad era posible adquirir todo lo que se podía comprar con ese poder a cambio de absolutamente nada más que sangre de otros? La simple idea me revolvía el puto estómago.

No podíamos hablar abiertamente del tema, así que no me quedaba más que confiar en ella tal y como me había prometido a mí mismo hacer desde hace ya un tiempo. Si ella decía que los niños iban a estar bien en cuanto a su salud y facultades, es porque así iba a ser. Le sonreí cuando dijo que sería una gran madre cuando de inmediato me imaginé a un par de chiquillos mal criados a quienes se les daba todo a placer. Aun así, estaba seguro de que ella sería mucho mejor de lo que yo nunca jamás iba a poder ser. De alguna forma, esos niños correrían con la fortuna de no tenerme como padre… y ese pensamiento estuvo a punto de partirme en dos.

-¿Crees que salgan pelirrojos? Seguro que van a ser pelirrojos. ¿Sabes? Lo primero que voy a hacer cuando nazcan? Los voy a llevar a todos a unas putas vacaciones a Hawaii, claro, cuando ya puedas andar y tal… no de inmediato al nacer. ¿Has ido a Hawaii? Hace un tiempo me enteré que Syd tenía allí una puta propiedad que jamás visitaba, ¿puedes creerlo?-


El agotamiento y el dolor físico volvían a asomarse en mis sentidos poco a poco. De nuevo, me percaté de que mi piel estaba ardiendo y de todo ese sudor corriendo por todos lados. Me acerqué a Mini solo para plantarle un beso sentido en los labios, disculpándome con ella silenciosamente por decir todas esas idioteces del futuro que jamás se iban a cumplir. Con suerte, si ganábamos, tal vez ella y los niños sí que podrían irse de vacaciones al puto Hawaii. Con muchísima suerte, Mini no sufriría el mismo destino que yo ya tenía pactado con el puto diablo.


-Mini, necesito que vivas, ¿Me entiendes?, necesito que te mantengas con vida por nuestros hijos. No te voy a pedir nunca que abandones, porque todo esto es más tuyo que mío… pero por favor, prométeme que vas a vivir-
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Sáb 9 Ene - 21:27

Soltó una carcajada que no pudo evitar con eso de “cuando puedas andar”, ¿qué creía Jesse? ¿qué iba a quedar lisiada un mes o algo?. No respondió a lo que le decía, porque le dolía demasiado saber que eso que estaba diciendo quizá jamás sería un hecho. En cambio le revolvió el cabello y luego tiró de él para darle un beso brusco en la boca, y luego uno suave en el párpado derecho. Nunca había ido a Hawai. No se lo dijo. Su papá no solía sacarlos mucho del país, como si temiera que en algún momento alguien lo apresara y se lo llevara a Azkaban. Pensó en eso justo antes de escuchar lo que le pedía.

-No quiero que me digas esas cosas. No quiero escucharte diciendo esas cosas.

Le dijo soltándolo de improviso, sentándose un poco apartada de él. Se pasó una mano por el cabello despeinándose un poco en el proceso. Se pasó la lengua por los labios y los sintió más resecos que nunca, consecuencia del calor infernal y también de la creciente molestia que sentía al pensar en todo eso.

-Yo vivo si tú vives.

Parecía casi una advertencia, una amenaza. Él también tenía que seguir vivo, ambos tenían que hacerlo. Debían dejar de lado sus pensamientos derrotistas, debían de dejar de pensar que tenían el futuro escrito. Debían pensar positivo porque esos bebés los necesitaban, a ambos, juntos, para criarlos como mejor pudieran, pero juntos. Ella quería estar con él y sabía lo muy feliz que Jesse sería si en verdad se convertía en padre.

-Creo que será mejor que nos vayamos, y que descanses. Mañana empezaremos con otra maldición, pero tienes que seguir practicando esta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Jesse Crawford el Miér 13 Ene - 13:49

Cerré los ojos, tratando de quitarme todas esas ideas de la cabeza justo cuando Mini me pedía no decir justo lo que decía. Yo mismo estaba consciente de lo terrible que resultaba pensar en un panorama tan oscuro, de que la mejor forma de hacer que esas cosas se cumplieran era precisamente darlas por hecho. ¿Cómo hacia entonces para no hacerlo cuando estaba más seguro de ello tras cada día que pasaba?

Rocé su rodilla, desviando la mirada hacia cualquier punto en el piso, sintiéndome de pronto avergonzado por no tener la misma fuerza de antes que me hacía prometerle que todo iba a estar ben. Al parecer, ahora era ella quien llevaba todo el peso de nuestra confianza mutua, aunque una parte de mi me decía que lo había hecho desde el principio. Al final, después de su sentencia, terminé asintiendo con la cabeza y sonriendo a medias.

-Perdóname, no sé en qué momento me convertí en un jodido maricón- Traté de sonreír de manera más amplia. Tenía que pensar en que lo único que me quedaba como existencia era la esperanza de tener un futuro con ella y con los niños que ahora misma crecían dentro suyo, tenía que aferrarme a eso hasta las últimas consecuencias. Me levante, tomándola del brazo para apoyarme en algo y luego rodee su cuerpo con ambos brazos sin importarme mancharla de sangre o sudor.

-¿Otra maldición? ¿Se puede saber cuántas tienes en tu repertorio? Si seguimos así vas a terminar matándome tú- Me reí de mi propio chiste negro y luego la forcé a besarme anticipando algún puñetazo en el brazo o algo por el estilo. Estaba jodidamente molido, pero Mini entendía perfectamente la urgencia de enseñarme todo cuanto fuera posible en poco tiempo.


Y por muy ridículo que pareciera, en ese momento me preocupó mucho más lo difícil que sería follármela esa misma tarde que cualquier otra puta cosa en la vida.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sympathy for the Devil

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.