Dementores y suicidios a las 12 en punto.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dementores y suicidios a las 12 en punto.

Mensaje por Liam Bradley el Jue 8 Oct - 21:42

¿Cómo podía definirse su estado de depresión? Liam no podía hacerlo hasta que tuvo 13 años en una clase de defensa contra las artes oscuras donde les explicaron lo que era un dementor, como se alimentaba de la felicidad humana y te dejaba una pesadez y frio en el cuerpo, como si toda la felicidad de tu ser se hubiese esfumado. No era mentira que durante mucho tiempo pensó que una criatura de esas se había alimentado de él al punto de dejarlo sin alma, sin emociones verdaderas, un cascaron vació. Pero no, esas eran solamente invenciones de una mente enferma, una persona que jamás había sido pleno en su vida o verdaderamente feliz. Había aprendido a vivir con ello, con las medicaciones constantes, vivir en una montaña rusa de emociones y pasar de un estado a otro en cuestión de horas. Era terrible.

Su propósito en el mundo era la música, por que cuando tocaba sentía que podía compartir con el mundo ese vacío de su alma, en su cuerpo. Como si las garras de los dementores se alejaran de él por momentos, era su forma de conjurar un patronus sin hacerlo (en realidad jamás había podido conjurar un patronus en su vida).

Y ahora estaba ahí, sentado en la orilla de la azotea, observando las luces mágicas de la universidad por la noche mientras dejaba escapar el humo de un cigarrillo por sus labios. Tenía una radio mágica a su lado tocando música de blues, le gustaba el blues y específicamente ese estilo de new Orleans era el mejor.

No había tenido un ataque de ansiedad hacia ya semanas, se sentía bien, aun que sabía dentro de él que eso no iba a durar mucho tiempo. ¿Qué pasaría la próxima vez? ¿podría superarlo? ¿Qué tal si mejor terminaba con todo de una vez? Movió sus pies en el vacio y pensó, por unos segundos que tal vez era lo mejor. Si caía ahí moriría, todo terminaría, tendría que decirle adiós a las medicinas, a la lucha constante por salir de la cama, a terminar con ese dolor sofocante de su pecho. Arrojó el cigarrillo y se imaginó a si mismo ahí abajo, no podía ser doloroso, ¿Cierto? … entonces escuchó algo a sus espaldas.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
21

Liam Bradley
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dementores y suicidios a las 12 en punto.

Mensaje por Viktoria L. Kosztka el Jue 15 Oct - 18:40

Como que te estás acercando mucho a la orilla para tirar un cigarro ¿no? — comentó realmente hastiada con la presencia del rubio en la azotea.

¿Qué hacía ella en la parte más alta del edificio para dormitorios de hombres? Muy sencillo. Para Viktoria una negativa de parte de uno de los tantos modelitos a los que les había hecho el favor de hacerle una sesión fotográfica para el Fashion Alley, era una declaración de guerra. Claro, existían sus excepciones como Billy y Patrick, pero de ahí en fuera, todos los demás debían cumplir con sus caprichitos, incluso si eso significaba darse uno que otro acostón con ella. Para su desgracia, no contaba con el hecho de que uno de sus modelos ahora estaba saliendo con una fulanita de bien que estudiaba manufactura y a la que quería respetar por reglas idiotas de castidad. Cuando Viktoria entró esa noche en el cuarto del fulano y lo vio con la novia en cuatro y él con la pelvis bien pegada al trasero de la chica, la rabia le pudo más que la razón. Terminó lanzando cosas por el aire y rompiéndolas contra la pared, maldiciendo en francés y húngaro, jurando que él jamás sería exitoso en lo que emprendiera y que a ella le haría la vida un infierno. No fue sino hasta que le dio de lleno a la chica en la cabeza con una taza –la cual, obviamente, se hizo añicos al contacto-, que se dio cuenta, tarde, de su error. La muchacha, ahora, seguramente seguía inconsciente en la enfermería. Viktoria había mentido a la enfermera diciendo que la chica se había resbalado con un chaco de agua de su propio dormitorio y que se había golpeado la cabeza con el filo de una mesa de noche. Aquella explicación tanto le convenía a ella como al fulanete que no deseaba que se supiera que andaba con una Delta siendo un Alpha. Él sólo estaba ahí de pura casualidad.

Ahora, ella necesitaba fumar para bajarse el enojo y la rabia, además de esperar a que les dijeran que la muchacha no había quedado demasiado mal de la cabeza. Por eso mismo estaba en ese tejado, esperando un veredicto que le importaba realmente muy poco y, por azares del destino, evitando que un muchacho hiciera lo que ella no se había atrevido a hacer muchas veces. Sin pensársela dos veces, caminó a paso rápido y en casi dos zancadas, atrapó al chico de la chamarra y lo jaló hacia ella para evitar que hiciera una estupidez. Ella cayó de espaldas por el peso y el muchacho, al lado.

Qué idiota, mira que aventarte en un lugar así es patético, eres un suicida bastante patético. No sé, por lo menos de un edificio icónico, para que hayas quedado en la historia con tu huellita de fama — se burló limpiándose la ropa, evidentemente molesta y luego incorporándose del suelo sin ayudarlo a él— Y qué desconsiderado también. Por tu culpa me habrían culpado de homicidio y la que va a parar a Azkabán soy yo— agregó mientras extraía un fino cigarro francés, capri, de su bolsillo trasero del pantalón — ¿Qué, tu novia se fue con otro y crees que es el fin del mundo? — inquirió con una risa sardónica mientras encendía su cigarro y le daba una calada.

Esa pregunta podía ir hacia él. Pero la verdad era una auto formulada, porque estaba segura que sus arranques violentos –como ese en el dormitorio- habían sido por esa impotencia de saber que Clive se le estaba yendo de las manos y no sabía cómo mantenerlo con ella más tiempo sin perder el orgullo.
avatar
Mensajes :
16

Viktoria L. Kosztka
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dementores y suicidios a las 12 en punto.

Mensaje por Liam Bradley el Vie 16 Oct - 12:21

La voz de la chica lo había realmente sorprendido, tanto así que sintió un vertigo terrible y tuvo que cerrar los ojos y sujetarse más fuerte de la orilla donde estaba sentado. Su respiración se aceleró por segundos y se dio la vuelta, fue por ese movimiento y sentir a que la semi veela se acercaba a él que no midió bien la forma en la que se bajó de ahí y cayó al suelo, sobre su hombro, soltando un "auch" y quedándose ahí unos segundos, alejando los fantasmas que estaban jalándolo una vez más hacia la muerte definitiva.

¿Quién rayos era esa mujer? No sabía, no tenía idea de por qué una chica de fraternidad, popular como esas solían ser, estaba en la azotea de los dormitorios estudiantiles. La vio levantarse pero no le dijo nada, solo se alzó quedando sentado y sacudiéndose la chamarra que tenía puesta, algo exagerado considerando el clima de Miami.

¿Disculpa? - Frunció el entrecejo, titubeó por que no sabía si en realidad se estaba dirigiendo a él o esperaba una respuesta. Usualmente las personas como ella no lo notaban o huían inmediatamente, no era una persona muy sobresaliente a pesar del talento que tenía para la música, entonces tener una conversación de ese tipo con alguien le parecía extraño, inusual.

¿Qué importa la fama? El olvido les llega a todos. Del otro lado no hay nada más, no importa la forma en la que mueras, el final es el mismo. - Sonaba desanimado, las manos estaban temblandole, necesitaba tomar sus medicamentos aun que los odiaba, le causaban alucinaciones horribles y a veces mucha soñolencia.

Solo negó con la cabeza a la pregunta de la rubia y luego se puso de pie y metió las manos en las bolsas de su pantalón para buscar sus cigarrillos y un encendedor, el encendedor se lo ofreció a ella mientras él se llevaba otro cigarro a los labios.

No iba a arrojarme ... - Quiso decírselo, aun que no estaba muy seguro de que fuera cierto. No quería asustarla o que llamaran a la rectoría o al decano de su facultad, no quería volver a pasar semanas en una de esas clínicas donde te decían que vivir era bueno y que debía ser aprovechado. -¿Qué haces tu aquí? No duermes en este edificio.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
21

Liam Bradley
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dementores y suicidios a las 12 en punto.

Mensaje por Viktoria L. Kosztka el Vie 16 Oct - 13:04

Esa era la primera –y quizá única– vez que actuaba como ángel protector y evitaba que alguien cometiera una estupidez. Normalmente, Viktoria era del tipo de mujer que provocaba los accidentes y luego se reía con todo el cinismo del mundo. Estaba en su naturaleza, lo traía en la sangre. Su padre era exactamente igual, disfrutaba con la agonía ajena, con la humillación. Para su padre, sobajar a alguien del ministerio que portase un rango inferior, era su hobbie más preciado, incluso más que demostrar la cantidad de poderío que ostentaba. Y la franco-húngara no distaba demasiado si se encontraba en su entorno natural, como las fiestas y reuniones.  Por otro lado, dentro de ese ser suyo tan peculiar, hartante y odioso, existía una pizca mínima de humanidad. Pizca que le hacía sentir cosas que realmente odiaba, como la vulnerabilidad, la impotencia, el dolor. Era posiblemente una coincidencia no tan coincidencia que estuviera en ese lugar con un tipo que pensaba aventarse para terminar con su mísera vida. Viktoria muchas veces había tenido el pensamiento de hacerlo, de evadir la realidad y arrojarse al vacío para olvidarse de todo. Pero siempre estaba Clive para evitarlo, él y sus hermanas, quienes tenían una antena clínica para saber cuándo la rubia estaba deprimida o demasiado colérica. Como en ese instante, que había decidido visitar al modelo para desfogarse porque su novio cada vez se iba distanciando de ella, provocando lo que ella tanto temía: quedarse sola.

Se quedó mirando a la lejanía, ese mar oscuro y borrascoso que constituía los campos del colegio. Tenía que aceptar que, aventarse desde ahí, podía ser una muerte sí, patética, pero que también podría ser pacífica dado que la misma oscuridad permitiría al suicida jamás saber en qué momento va a tocar el suelo. Como caer en un pozo sin fondo. Viktoria sonrió con sorna al comentario del muchacho. De haber sabido que era todo un filósofo, quizá hasta ella misma lo hubiera incentivado más a tirarse.

Permíteme que te corrija, pero el final no es el mismo para todos — dio una calada a su cigarro y soltó suavemente el humo — Si te quedas estancado aquí, vivirás como un mísero fantasma que no puede descansar. Así que no cantes  victoria, niño bonito. — pronunció burlona sin verlo ni percatarse de la crisis que estaba por aquejar al muchacho.

Caminó hasta sentarse en la orilla que daba hacia el vacío. El ambiente así, la calmaba y la nicotina ayudaba mucho a calmarle las ganas de bajar y asegurarse de que la fulaneta de los Delta no despertara ni hoy, ni mañana.

No iba a arrojarme — repitió y bufó — O sea, te aviso que a mí no me tienes que convencer de nada, me quedó muy claro que nada más intentabas ver si podías caminar sobre el aire — comentó sarcástica antes de inhalar del filtro del cigarrillo para sentir el humo pasársele por la tráquea, a su modo de zanjar el tema, no hizo más que reírse — ¡Wow, qué brillante que eres! Claro que no duermo aquí, por quién me tomas, por Dios  — tiró lo que quedaba de su cigarrillo al vacío — Ay no sé, vine a orearme, a ver el firmamento, lo que te quede más bonito en la cabeza — comentó restándole importancia al asunto, pues no quería que el estudiante se enterara de la verdadera razón por la que estaba ahí.
avatar
Mensajes :
16

Viktoria L. Kosztka
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dementores y suicidios a las 12 en punto.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.