Vámonos ya! [Adrien]

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Vámonos ya! [Adrien]

Mensaje por Werther Schweinsteiger el Sáb 26 Dic - 20:01

La luz esmeralda lo hizo entrecerrar los ojos, siempre le ocurría. Era como si el destello fuera demasiado poderoso y enceguecedor como para soportarlo, pero siempre intentaba ver el momento exacto en el que la muerte aparecía en la habitación, en el que las sombras parecían conformes con el sacrificio. Cuando el cuerpo de Lucian por fin cayó al suelo, Werther desvió la mirada hacia Bastian. Pasó por encima de Lucian sin mucho cuidado y se agachó para recoger a su hijo. Su expresión había cambiado por completo, parecía preocupado, consternado. No era por lo que acababa de hacer, sino por la preocupación de que Bastian se hubiera lastimado.

-¿Estás bien? Déjame revisarte

Le dijo y lo llevó a la cocina, lo sentó en la barra y con la varita prendió la luz. Revisó su cabeza, que no se hubiera descalabrado o algo peor, pero Bastian había dejado de llorar. Miraba a su papá y sonreía, y era lo único que a Werther le importaba. Abrazó a Bastian, quien aún parecía sollozar un poco como resabios del violento llanto anterior. Con otro movimiento de varita arregló las ventanas que habían estallado.

-Todo estará bien, ¿sí? Nadie va a hacerte daño jamás.

Fue entonces cuando reparó en la nota de Harley que no había visto hasta ese momento. La leyó y arrugó el papel con un gesto de total consternación en el rostro. Apretó los labios y trató de contenerse para no destruir nada, porque Bastian lo miraba. Volvió a tomar a su hijo de brazos.

-¡PEPE!

Gritó en varias ocasiones, hablándole a la nada, hasta que el elfo apareció. Aparentemente venía de las cocinas de la casa de su madre, porque llevaba puesto uno de los delantales para elfos que ella siempre tenía ahí. Werther entornó los ojos.

-¿Quién te dijo que te largaras de aquí? ¿Dónde está Harley?

Entre balbuceos y disculpas, Pepe intentaba que el enojo de Werther no terminara en desgracia, o sea, con la entrega de una prenda, que para él podría ser lo peor del mundo. Cuando terminó el regaño descomunal, con amenaza de prenda incluida, el inefable le dio instrucciones precisas al elfo.

A la mañana siguiente, a las puertas del Congreso, aparecería un paquete muy especial: una caja con los dedos de las manos de Lucian, con una nota.  “El Congreso está inundado de corrupción, pero nosotros lo limpiaremos poco a poco. Iustitia, Equalitas, Servitim. Los siguientes serán ustedes.”, como una amenaza hacia Anne Den Adel y su cuerpo de aurores de parte de los rebeldes. Mientras tanto, el resto del cuerpo de Lucian sería consumido por la oscuridad, como comida para demonios, para borrar todo rastro de él.

De Harley ya se encargaría después.
avatar
Congreso Mágico de USA
Mensajes :
157

Werther Schweinsteiger
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vámonos ya! [Adrien]

Mensaje por Ferdynand Zieliñski el Sáb 26 Dic - 20:38

Cuando Harley se puso de pie, Ferdynand dejó de prestar atención a Jesse para voltear a ver a la rubia con alarma. De inmediato levantó la varita hacia ella en tanto comenzaba a hablar sobre encontrar a “la persona que buscaban”, a prometer cosas que no podía cumplir por obvias razones. No le importaba lo que Jesse pudiera saber o no, estaba realmente harto, de ella, de Crawford, de no tener las cosas claras.

-Locomotor mortis.

Apuntó a sus piernas para que dejara de caminar y se mantuviera en ese punto, inmóvil y lo más indefensa posible. Se acercó a ella como un perro rabioso. Si había algo que tenía totalmente claro era que él también tenía ciertos intereses, que él también tenía un ideal para todo lo que estaban haciendo y que en esos intereses, se encontraba Evangeline Blue, la madre de la chica.

Tomó a Harley/Delilah por un mechón de cabello, que enredó entre sus dedos y del cuál tiró un poco. Acercó su rostro al de ella, encorvándose en el proceso por ser demasiado alto. No le importó la presencia de Jesse ni mucho menos. Había tomado una decisión ya de todos modos, y si el presidente Delta también las tomaba sin consultarle, entonces ya estaba en su derecho.

-Nos vamos a dejar de juegos de una vez, ¿estamos? No eres la puta Delilah Hammond, eres Harley Schweinsteiger. No perteneces a esta revolución, eres la esposa de un cerdo que impulsa este sistema podrido. Pero te necesito, viva. No voy a ser yo el que te mate, ni lo hará él…

Dijo señalando a Crawford con la varita de la misma Harley. Si quería que las cosas salieran bien, entonces tenían que dejarse de tonterías.

-Pero tampoco vas a seguir con estas tonterías porque me estás haciendo perder la paciencia, ¿estamos?
avatar
Fugitivos
Mensajes :
98

Ferdynand Zieliñski
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vámonos ya! [Adrien]

Mensaje por Harley D. Schweinsteiger el Sáb 26 Dic - 21:54

Delilah se quedó congelada inmediatamente cuando vio a Ferdynand acercarse a ella. Sentía que había dicho o hecho algo mal aun que no comprendía muy bien que era, volvió a ver a Jesse Crawford como si él pudiera interceder por ella, decirle a Ferdynand que se detuviera o algo así, pero la respuesta no vino en lo absoluto y antes de darse cuenta ya tenía la mano de Zieliñsky sobre su cabello jalándola con fuerza. 

El corazón le latió con fuerza, la migraña que ya tenía se hizo un poco más intensa y por unos segundos la vista se le nubló. Tenía el pulso acelerado y las palabras del europeo no hacían más que poner una alarma a sus sentidos, iba a morir, estaba segura que iba a morir y ni siquiera sabía de que estaban hablando. 

Dejó de escuchar en la parte en la que Ferdyndan le decía que era la esposa de un cerdo del sistema podrido. Por un momento su cuerpo perdió el balance, y cuando recobró las fuerzas segundos después, lo primero que hizo fue tratar de alejarse asustada de Ferdyndand. 

Todo era como si hubiese despertado de un sueño, incluso soltó un grito de terror. 

Suéltame! Quitame las cochinas manos de encima! - Forcejeo aun que sin éxito alguno, estaba aun atada con el incarcero. Cerró los ojos como si estuviese acostumbrándose a la luz y luego enfocó su mirada en Jesse, como si lo reconociera inmediatamente. 

Jesse...  Jesse lo siento.- Estaba visiblemente confundida con todo lo que estaba pasando.- ¿Hablaste con ella? ¿Está bien? ¿Está Bastian bien? ... Yo nunca dije su nombre. Nunca ¿Entiendes? Nunca iba a traicionarla. Nunca.  Él prometió que no iba a hacerte daño si le decía los nombres de quienes estaban contigo. Él me lo prometió... ella no quiso escucharme. 

 Angus Finnerty, Jordan Mayer, Sonny Pazzoli, Ferdynand Zieliñski.- Eso ultimo lo decía ya como loca con la mirada hacia el techo de la bodega, como si estuviera teniendo una visión.- Jesse Crawford, hijo de Syd Crawford y aquella borrada en los registros Wardwell, la que nunca existió, la que nunca conociste y nunca conocerás .... Cuando las sombras salgan a cazar, cuando la sangre de tus seres queridos esté sobre tus pies,  tu tiempo terminará. Vas a morir Jesse-Crawford-Wardwell y será bajo las nuevas lunas por venir.. 

Cerró los ojos y empezó a balancearse aun atada y sujeta por Ferdyndand. Luego una pequeña y perturbadora canción salio de sus labios.

    Ven, niño, has escuchado las voces y todo está bien. En Teloe, más allá de la Vía Láctea y las corrientes arinurianas, existen ciudades de ámbar y calcedonia. Y sobre sus cúpulas de múltiples facetas relumbran los reflejos de extrañas y hermosas estrellas. Bajo los puentes de marfil de Teloe fluyen ríos de oro líquido llevando embarcaciones de placer rumbo a la floreciente Cytarion de los Siete Soles. Y en Teloe y Cytarion no existe sino juventud, belleza y placer, ni se escuchan más sonidos que los de las risas, las canciones y el laúd. Sólo los dioses moran en Teloe, la de los ríos dorados, pero entre ellos tú habitarás

_________________

forma animal:

Más Harley:
avatar
Estudiantes
Mensajes :
1084

Harley D. Schweinsteiger
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vámonos ya! [Adrien]

Mensaje por Jesse Crawford el Dom 27 Dic - 20:51

Miré de reojo a Ferdinand cuando me advirtió que sería imposible encontrar a Harley dentro de aquella cabeza que no dejaba de decir una y otra vez que se trataba de otra persona, de Delilah. Era sencillo adivinar que, tal y como el resto de su desgraciada familia, Harley también tuviera problemas mentales escondidos en aquella mentecita, esperando salir en el momento más oportuno. Y ese era el punto discutible, porque Harley sabía que algunos conocíamos ese gen, y eso podía darle la herramienta para fingir cualquier tontería que se le ocurriera con tal de salirse con la suya. Si me hubieran planteado tal escenario hace dos días, lo habría desechado sin pensarlo una mierda. Pero ahora, luego de saber que no era una persona confiable en lo absoluto, podía creer cualquier puta cosa acerca de ella.

-Escucha Harley, necesito que te enfoques, ¿entiendes? Me importa una mierda a lo que diablos estés jugando, pero quiero que te des cuenta de que tu vida pende de un hilo. - Desenfundé la varita para apuntarle sin más, porque tal y como Ferdynand, comenzaba a exasperarme aunque no hubieran pasado ni dos minutos desde mi llegada. Fue en un instante, tan solo un breve momento en el que la miré a los ojos y me di cuenta, tal y como ella argumentaba, que frente a nosotros no teníamos de ninguna forma a Harley, que de verdad ella se creía el cuento de su falsa personalidad. Su mirada, su tono de voz, sus facciones aterradas… todo parecía tan real que simplemente sonreí para mi mismo por la mala fortuna de tener que lidiar con los putos Lovecraft. Pensé en Mini y en que, de alguna manera, toda esta tortura era sin duda alguna su culpa. Entonces bajé la varita.

-Lo siento Delilah, no podemos soltarte. No te asustes, pero por asuntos que aun no puedo decirte, necesitamos tenerte aquí hasta saber…- Sin más, Zieliñsky conjuró un locomotor mortis y caminó hasta ella, completamente furico y casi fuera de control. Ferdynand no la conocía, no podría saber que aquella personalidad no era una simple fachada, pero tampoco moví un solo dedo para detenerlo, simplemente observé la escena un instante antes de dar media vuelta y mirar hacia cualquier parte, tratando de pensar en una forma de que no se nos fuera todo de las manos, de sacarle la información a Harley lo más pronto posible antes de que, lo que sea que hubiese dicho acerca de la revolución, terminara con nuestras esperanzas para siempre.

-¡Marcellus! - Dije en voz alta, y me di la vuelta como si Ferdynand no estuviese lo suficientemente fuera de sí como para ponerme atención. Marcellus Lovecraft podía entrar en la cabeza de Harley, él es quien podía lidiar con la locura de su pariente y conocer lo que necesitábamos saber para actuar en base a ello. Saqué el móvil y comencé a escribir atropelladamente un mensaje que solo Lovecraft entendería. Necesitaba que viniera a este maldito lugar así se encontrara al otro lado del puto mundo. No terminé de escribirlo, porque entonces Harley finalmente pareció querer ser ella misma otra vez.

Caminé hacia ella y Ferdynand lentamente, mientras mi cabeza le daba coherencia a sus primeras frases. Estaba hablando de su propio hijo, de aquello que le había dicho a alguien, de una persona que no podía ser otra sino Mini. Comenzó a soltar los nombres… Angus, Jordan, Sonny. Mis ojos se abrieron como platos al tener la certeza de que sus vidas corrían peligro como nunca lo habían hecho, de que si no hacía algo rápido, ese jodido alguien iba a ir tras ellos.

-¿Quién es “él” Harley? ¿A quién coño nos vendiste?- Entonces la mirada de Harley cambió. Sus ojos se proyectaron hacia el cielo y parecieron viajar hacia una eternidad. Su cuerpo se volvió rígido y comenzó con aquel recital apenas comprensible y que sin embargo provocó que se me detuviera el corazón. Jesse Crawford, hijo de Syd Crawford y de la que nunca existió…

Miré a Ferdynand, como si buscara en su mirada alguna clase de explicación a lo que acababa de pasar cuando probablemente él estaría mucho más confundido que yo. Harley cerró los ojos y comenzó a cantar aquella canción tétrica, balanceándose de un lado a otro como una lunática, haciéndome desear estar en cualquier parte menos en ese jodido lugar. ¿Qué coño tenía que ver el apellido Wardwell aquí? ¿Qué diablos tenía que ver conmigo?

-¡Desmaius!- Necesitaba que se callara de una vez por todas. Ya habría tiempo de sacarle aquel nombre y toda la información que se le pudiera sacar, pero primero había que hacer cosas con urgencia, había que advertirle a Angus, a Sonny y a Jordan acerca de esto. Tenían que huir, esconderse o desaparecer si era necesario. Tomé el móvil y le llamé a Harry Dawson, un simple mensajero que tenía acceso libre a BK y que estaba con nosotros.

-Harry, situación 14. Avisa a Sonny y Jordan, ahora.- En cuanto colgué, miré al polaco con aire resignado.

[b]-Ferdynand, supongo que a estas alturas ya estás más que cansado de que haya cosas que no sepas respecto a toda esta mierda, así que terminemos con eso de una vez por todas antes de que lo que acabas de escuchar de boca de esta pobre infeliz se cumpla. Voy a comenzar por lo más severo: Wilhelmina  Schweinsteiger ha estado de nuestro lado todo este maldito tiempo.

[/b]


Última edición por Jesse Crawford el Lun 28 Dic - 22:43, editado 1 vez
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vámonos ya! [Adrien]

Mensaje por Ferdynand Zieliñski el Dom 27 Dic - 22:51

A pesar de todo lo que había visto y lo que él mismo había experimentado, Ferdynand no dejaba de sorprenderse de ciertas cosas de la magia, de ciertas ramas inexploradas, de las cosas que todavía tenía por descubrir. Al ver el cambio de Harley, al escuchar su voz, él también tuvo deseos de estar en cualquier lugar menos en ese. Incluso dio un par de pasos hacia atrás. Su expresión seguía siendo indefinida, de marfil, pero había algo en su mirada que denotaba que estaba consternado.

Estaba ya muy confundido y ya no podía tolerar más esa situación. Agradeció que Crawford desmayara a Harley, pero eso no comenzaba a arreglar ni de lejos las cosas. Observó el cuerpo inerte de la rubia y tuvo deseos de acercarse a ella e inspeccionarla como si fuera algo irreal, pero fue un deseo infantil que terminó conteniendo. Jesse también parecía un loco en ese momento, pero tuvo la paciencia suficiente para dejarlo componerse antes de que volviera a dirigirse a él, para empezar a tomar medidas. Él, mientras tanto, empezaba a armar algunas piezas del rompecabezas.

Escuchó su confesión, la que calificaba como “la más severa”, aunque Ferdynand no entendía por qué lo era. Entendía ahora, eso sí, que se trataba de una chica cuya familia estaba en la mira de la revolución que además, en Europa, habían hecho cosas indecibles bajo el cobijo de una marca tenebrosa –era historiador, hacía su tarea. Pero no entendía por qué eso empezaba a ser lo más severo. Tenían con ellos otros miembros de familias poderosas. No alcanzaba ni a imaginarse hasta dónde llegaba todo aquello, lo que implicaba realmente.  También sabía lo que significaba para Crawford, que era su ex esposa y todo eso, que se habían casado siendo jóvenes y dementes.

-¿Y eso por qué es relevante? No sería la primera ni la única que le da la espalda a sus privilegios. Lo que no entiendo es por qué no la he visto ni una vez, por qué la has mantenido escondida. No podemos darnos el lujo de dar recursos extra por nadie, no importa lo que sientas por ella.

Volvió a mirar a Harley tendida en el suelo, amarrada, con las piernas inmovilizadas, desmayada.

-Lo que realmente me importa saber es quién es quien está detrás de ti "dando órdenes". Harley me lo dijo, que no eras tú el único que orquestaba todo esto. Que esa persona la trajo aquí. ¿Quién es esa persona? ¿estoy aquí peleando por los intereses de un hijo de puta cualquiera con ínfulas de poder? ¿me estás haciendo perder el puto tiempo?
avatar
Fugitivos
Mensajes :
98

Ferdynand Zieliñski
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vámonos ya! [Adrien]

Mensaje por Jesse Crawford el Lun 28 Dic - 22:42

No iba a ser sencillo hablar de todo lo que se tenía que hablar allí, sobre todo porque incluso yo aun seguía con ciertas lagunas de información respecto a todo lo que rodeaba la importancia de Mini en todo esto. Pero tenía que empezar por algún lado, y aunque tuve que apretar la mandíbula para soportar la impaciencia de Ferdynand, decidí ser un poco más paciente y pensar en cómo es que estaría yo si supiera que me han estado mintiendo durante tanto tiempo. JEsse Crawford… respirando y tratando de ser paciente con otro sujeto, las putas ironías a la orden del día.

-Ferdynand, necesito que primero dejes de hacerte ideas equivocadas de todo lo que has escuchado de parte de Lovecraft. Si te estoy diciendo que la participación de Mini es el punto medular de toda la puta revolución es porque las cosas son mucho más complejas de lo que parecen, así que vas a bajar tu tono ahora mismo y vas a escuchar- Le planté los ojos fijamente, tratando de hacerle recordar por un segundo con quien estaba hablando. Lo respetaba mucho por su trayectoria y porque básicamente sin su apoyo estratégico, ninguno de nuestros avances hubiera sido posible jamás, pero si necesitaba romperle la nariz en el momento correcto, no iba a dudar un segundo en hacerlo.

-Sé que sabes perfectamente que hay poderes ocultos en esta tierra mucho más grandes de lo que la ciencia mágica ha podido controlar en toda nuestra historia, y es a eso a lo que me apego para saber que no te va a costar demasiado trabajo entender la situación.- El mundo entero conocía el secreto a voces: Hace años, Ferdynand Zieliñsky había regresado de entre los muertos  cual Jesucristo moderno, estremeciendo por completo al resto de los mortales y poniendo en tela de juicio la forma en la que veíamos la magia hasta ese día. Muchos lo habían tomado como un timo monumental, como propaganda revolucionaria, como un mito inventado por el gobierno o un simple chiste británico muy bien elaborado. Yo había escuchado la historia de sus propios labios y había decidido creer en ello.

-Los monopolios contra los que hemos estado luchando todo este tiempo no son poderosos simplemente por tener dinero o por estar en la posición adecuada. Lo que le pasó a Joe no es una simple maldición creada con algo a lo que le podamos llamar talento. Ferdynand, existe una secta ocultista que ha estado operando en las entrañas de esta sociedad desde hace siglos enteros, y que han estado usando magia arcana, oscura y probablemente igual de poderosa que la que te regresó a la vida para mantener ese poder que han estado guardando para ellos mismos desde entonces. Rituales, sacrificios de sangre… todos esos estudiantes desaparecidos, todos esos rumores idiotas, todo es verdad y es controlado por un puñado de sujetos.-

Hice una pausa porque, repentinamente, sentí que las palabras se quedaban ahogadas en mi pecho, y que mis ojos se llenaban de humedad como si no fuera más que un chiquillo escuchando historias de terror. Yo mismo lo sentía, sentía ese puto poder corriendo por mis venas, esa oscuridad que poco a poco te consumía y que te hacía no querer llegar a la siguiente noche. Saqué la cajetilla de cigarrillos y traté de encender uno, encontrándome con ese ridículo temblor de los dedos dificultándome la tarea.


-Mini es parte de esa secta al igual que su familia. Ahora tal vez entiendas por qué teníamos que guardarte ese pequeño detalle… a ti y a todos.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vámonos ya! [Adrien]

Mensaje por Ferdynand Zieliñski el Sáb 9 Ene - 20:33

Era difícil no hacerse ideas equivocadas con todo aquello que la mujer loca esa había dicho, en especial porque de cierta forma, Jesse le corroboraba que, en efecto, todo ese tiempo le habían mentido. Ferdynand lo miró a los ojos. A diferencia de Jesse, el polaco no era del tipo que disfrutara de las confrontaciones y si a veces parecía estar en control de una situación, solo era porque sabía estar tranquilo ante casi cualquier cosa. Así que no le fue difícil “bajar el tono”, como Crawford le pedía. Ni siquiera parecía dispuesto realmente a enfrentarse con él, ni mucho menos. Aquella revolución le importaba, aunque no fuera su país.

Entornó los ojos ante sus palabras. Claro que entendía que a veces la magia iba mucho más allá de lo que cualquiera podía pensar, que siempre sorprendía, que siempre mostraba cosas nuevas, inesperadas. Se cruzó de brazos como dándole a entender que estaba dispuesto a escuchar cualquier cosa. De vez en cuando le lanzaba miradas de soslayo a Harley para asegurarse de que siguiera bien desmayada y amarrada.

Había notado que la maldición que le había caído a Joe no era cualquier cosa, pero en efecto, hasta el momento solo se lo había atribuido a que había sido cosa de un mago muy estudiado. Cuando fue escuchando la verdad, fue sintiéndose un poco enfermo. La magia siempre guardaba sorpresas, pero no todas eran precisamente agradables. Apretó la mandíbula y sus facciones se marcaron demasiado. Pasó saliva con dificultad, aunque su mirada no parecía mostrar miedo, no por inocente, sino porque ya no le quedaba alternativa más que seguir luchando, aunque las cosas fueran mucho peor de lo que habían parecido en un principio.

-No, no lo entiendo.

Porque era la verdad. Schweinsteiger (la otra) era parte de esa Secta. ¿Y qué? Era un doble agente, como muchos ahí. ¿Por qué el grupo no podía conocer sus secretos? ¿acaso la tipa no confiaba en sus propios hermanos de revolución? Ferdynand no entendía nada de eso, no era así como funcionaban las cosas.

-¿Qué piensa? ¿qué coño piensas tú? ¿qué la vamos a traicionar y la vamos a acusar con sus amigos sectarios? Si está siendo doble agente entonces es valiosa, ¿por qué haríamos alguna estupidez así? No entiendo tu razonamiento. Te lo juro, Crawford, es difícil no hacerse ideas equivocadas, no me estás ayudando. ¿Cómo pretendes que confíe en ti si tú no has confiado en mi en primer lugar? Además has guardado información valiosísima, de vida o muerte, que podría cambiar muchas cosas, muchas técnicas, muchas estrategias…No te entiendo.

No sabía cómo tener paciencia con esos malditos americanos. De verdad, que Merlín lo ayudara.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
98

Ferdynand Zieliñski
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vámonos ya! [Adrien]

Mensaje por Jesse Crawford el Miér 13 Ene - 13:46

Crucé los brazos y apreté bien la dentadura cuando Ferdynand sentenciaba que no lo entendía. No estaba en lo absoluto acostumbrado a rendirle cuentas a nadie, pero me esforcé por recordarme a mí mismo que todo esto no se trataba de mí ni del trabajo que me pudiera costar explicarle las cosas. El polaco era parte fundamental en esta revolución, y bien tenía todo el puto derecho en estar en desacuerdo con la poca información vital que se le había dado desde el principio. Negué con la cabeza mientras reclamaba que no existía una razón lo suficientemente válida como para haberle escondido la verdad acerca de Mini y que sin esa confianza, todo se podía ir al carajo. El punto es que sí que existía una razón.

-Hemos tenido que ser muy cuidadosos con la información porque no se trata de una secta improvisada ni son retrasados mentales como para pretender que todos sus integrantes van a mantener el silencio así como así. Ferdynand, todos los que pertenecen a ese grupo están sujetos a un juramento inquebrantable, y si yo sé esto es porque hemos tenido que usar un vínculo para intercambiar información casi a cuentagotas. Ese vínculo se llama Marcellus Lovecraft; es él quien nos ha ayudado usando su legeremancia durante estos meses.


Ahora Zieliñski se acababa de enterar no solo de que Wilhelmina era una doble agente, sino que además, teníamos a un Lovecraft trabajando de nuestro lado. Hubo un momento en el que me sentí sobradamente incómodo, sobre todo porque sabía muy bien que yo mismo reaccionaría con un par de derechazos en la cara al idiota que me hubiera ocultado información de tal magnitud. Pero tenía que entenderlo, lo haría así tuviera que hacerle entender a la fuerza.

-No se trata de no confiar en los míos, sé perfectamente en quién confiar y por eso te lo estoy diciendo ahora. Tú los viste Ferdynand… el día en que capturamos a Chamberlain; sabes bien que muchos no están listos para cargar con este peso, y no porque no confíe en la entereza de cada uno de ellos, sino porque nuestro enemigo tiene muchas maneras de actuar.-Acorté las distancias con Ferdynand hasta tenerlo cara a cara, apenas a unos cuantos centímetros de distancia mientras mis ojos se clavaban en los suyos. -¿Qué crees que iba a pasar cuando quisieran sacarle información a Sapphire? ¿Cuánto tiempo crees que iba a durar nuestro pequeño juego de doble agente si cada revolucionario estaba consciente de ello? Sabes muy bien que a esta altura tanto Mini como Marcellus ya estarían muertos… y peor, nuestros intentos de cambiar las cosas ya estarían sepultados.

Porque ahora Ferdynand sabía que no luchábamos contra un simple grupo de ricos prepotentes sin ganas de perder sus posiciones, y sabía que no éramos capaces de ganar esta guerra si no combatíamos fuego con fuego. Me di la vuelta y me alejé un poco de él, llevando mi mano a los labios para darle una calada profunda al cigarrillo que ya casi se había consumido.

-Tú, Connie, Pazzoli, Angus, Thomas, Joe, Jacob… y unos cuantos más. Pretendo enseñarles un poco de lo que sé de esa secta antes de que vengan por mí, y tal vez Mini siga enseñándoles más después de ello. Y mientras yo siga vivo, no van a decir ni una puta palabra a ningún otro miembro de la revolución. Ya podrás hacer lo que se te venga en gana cuando me lleve el infierno-
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vámonos ya! [Adrien]

Mensaje por Ferdynand Zieliñski el Miér 20 Ene - 23:03

Era bueno que fuera tan paciente, de otro modo ya habría intentado romperle la boca como mínimo a Jesse Crawford. En cambio, lo que recibió por esperar fue una explicación más completa y por tanto, una visión del panorama mucho más amplia, aunque también más preocupante. Anotó el nombre de Marcellus Lovecraft en su cabeza, al parecer, la única vía de comunicación entre Mina y Jesse y por ende, entre la revolución y cualquier trabajo de doble agente. Se pasó la mano derecha por la cara repetidas veces.

Siguió escuchando a Jesse, sopesando sus palabras, poniendo en una balanza la gravedad de las cosas. Recordó el estado de Joe, la maldición que ahora tenía encima. En lo peligroso que era que el enemigo supiera que tenían esa información y más importante: por qué la tenían. Fue uniendo las piezas del rompecabezas. Si alguien sabía lo de Mina y lo de Lovecraft, se acababa ese puente, los matarían y peor, mejorarían sus armas contra ellos. Y sí, no se trataba de un asunto de lealtad, sino de las armas que tenían para descubrirlo todo.

Se movió varias veces, incluso apuntó a Harley inconsciente de nuevo para asegurarse de que siguiera bien aprisionada. En realidad estaba ganando tiempo, dejando a su mente trabajar. También sacó un cigarro que encendió con la varita. Dio la primera calada y dejó que sus pensamientos se fueran aclarando.

-Se lo voy a decir a quien considere que puede saberlo, por las razones que mencionas. Si vas a enseñarnos a nosotros tenemos que asegurarnos de que el resto también lo sepa, así que haremos una cadena de enseñanza. Tú al grupo elegido, el grupo elegido al resto. Pero no se trata solamente de aprender su magia, sino de controlarla y contrarrestarla, ¿tienes entendido eso?

No servía de nada aprender lo que ellos supieran si al final no podían defenderse, o no podían reparar los daños. Eso era lo que verdaderamente importaba, aunque conociendo a Jesse, seguramente ya lo tenía cubierto, ya lo había pensado antes.

-Entiendo que debamos mantenerlo en secreto, pero Crawford…debiste decírmelo antes.

Fumó más antes de mirar a Harley una vez más. ¿Qué tenía que ver ella ahí entonces?

-¿Quiénes realmente forman parte de esa secta de dementes? ¿contra quiénes realmente estamos luchando? Quiero todos los nombres, para reevaluar cualquier estrategia.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
98

Ferdynand Zieliñski
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vámonos ya! [Adrien]

Mensaje por Jesse Crawford el Jue 21 Ene - 11:20

Ferdynand era un tipo listo. Lo que acababa de decirle tenía que ser suficiente para que al menos entendiera que todo el asunto no se trataba simplemente de ocultar información y traicionar la confianza de todos los que estaban dando todo por este movimiento. Después de algunos segundos ligeramente tensos, me di la vuelta para que viera el panorama completo y sopesara la magnitud de las cosas. Encendí un nuevo cigarrillo y miré de reojo a Harley, que yacía tumbada y aun inconsciente. Me costaba trabajo recordar el momento en el que esa niña idiota se había metido en esta mierda hasta el cuello.

Asentí con la cabeza ante lo que decía el polaco. En efecto, tratar de imitar la misma fuerza que los venerables solo iba a provocar que nos estrelláramos contra una pared gigante en algún momento. Debíamos encontrar la forma de defendernos de ellos, de encontrar sus debilidades y reforzar nuestras propias capacidades. Y no, no era yo el que estaba resolviendo ese problema, sino mi increíblemente lista y todo-poderosa mujer.


-Mini se está encargando de eso. No soy un puto experto, pero sé que está buscando respuestas del mismísimo lugar que te devolvió al mundo de los vivos.-

Y sí. La turbulenta situación ni siquiera nos había permitido estar el tiempo que se suponía que merecíamos para estar juntos. Wilhelmina había cruzado el océano para buscar lo que necesitábamos mientras nosotros tratábamos de lograr que la revolución no se nos fuera de las manos. El simple hecho de mencionarla me causaba una terrible necesidad de buscarla a donde fuera que estuviera y decirle mil veces que no me importaba nada una mierda; que nos largáramos a cualquier parte para escondernos y ver crecer a nuestros hijos, dejándolo todo.

-Lo sé, sé que debí hacerlo… al menos a ti. Es la vida de mi esposa de quien estamos hablando y… joder, lo siento hombre. Quiero hacer las cosas bien de aquí en adelante, solo trata de confiar una vez más, no habrá más secretos.

Y no los habría, no al menos dentro de lo que yo mismo tuviera conocimiento, porque estaba seguro que había otras cosas que Mini aun no me había podido decir, situaciones que estaban en lo profundo de todo el asunto de los venerables.

-Wilhelmina y su hermano Werther. Los Snyder, ambos padres y el hijo mayor, los Bloodworth, la directora de FMU y todos sus hijos, Edward McJicahm, los Morgan, excepto Anja, los Wardwell, todos ellos, la ministra Aterberry, Charles Montag. Básicamente ese es el núcleo, pero es bastante probable que haya más.- Esos eran, al menos, los que Wilhelmina me había podido mostrar a través de Marcellus Lovecraft. Era increíble pensar que ese pequeño grupo de bastardos controlaban y gobernaban a una nación entera. Volví a mirar a Harley, esta vez señalándola con el cigarrillo que sostenía entre los dedos.


-No pensabas descuartizarla de verdad, ¿o sí?... Tenemos el asunto de su madre.-
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vámonos ya! [Adrien]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.