Allá en el Rancho Grande

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Allá en el Rancho Grande

Mensaje por Julisa Chee el Sáb 21 Nov - 18:26

No podía decir que comprendiera mucho más hoy de lo que lo hizo en ese día cuando Adrien - en la forma de una niñita de seis años - insistía con total urgencia que debía marcharse, que pronto le habrían de avisar que había muerto. Que no podía explicarlo y por eso ella no tenía más alternativa que creerle, pero corrían un grave peligro. 

Pues bien, seguía estando a la deriva de exactamente qué crisis era aquella de la que se trataba en verdad, y lo peor del caso resultaba que día a día se encontraba viviendo con un miedo que nunca antes había experimentado. El no saber que estaba por venir era un desconcierto de lo más irónico para una vidente, pero no por ello su ansiedad era menos real, ni las palpitaciones de su corazón, ni tampoco la manera en que se erizaba la piel de su nuca cuando un escalofrío le recorría la columna en el momento menos esperado. ¿Y es que acaso tenía otra opción? No podía darse el lujo de no temer. No cuando había una pequeñita que dependía de ella. El bienestar de Adrianne venía primero que todo, antes incluso que el propio. 

No se sentía segura regresando a Nueva York. Aún si la propiedad no estaba a nombre de Adrien, el Diné era tierra sagrada, protegida de formas que no esperaba que nadie ajeno a ellos pudiese entender, y eso le daba un poco más de seguridad. No dejaba de percibir el peligro, pero cuando menos conseguía conciliar un poco de sueño por las noches, siempre manteniendo a su hija cerca de sí. 

Se había establecido temporalmente en la casa rodante de su tío, porque si bien estaba aparcada a unos metros de la casa de su madre, encontraba impensable el compartir espacio con ella ahora mismo. Por un lado, el desprecio que profesaban a Adrien no había cambiado. Por ser blanco, rico, embarazarla y luego desatenderse de todo según su percepción, sin importar cuantas veces había Julisa dejado en claro que las cosas no habían sido así precisamente. No era como que fuese una pobre virgen ingenua que no sabía en lo que se metía. Lo resentían también por haber aparecido de la nada, cuando la niña había nacido, y convencerla de que lo mejor era que ambas se marchasen con él sin dar mayores explicaciones. ¿Y ahora reaparecía después de año y medio echa un manojo de nervios pero sin poder dar cuentas de qué había pasado? ¡Cómo hacerlo! ¡Ni siquiera ella misma lo sabía!

Había anochecido hacía tiempo, a pesar que el reloj marcaba una hora temprana. Cosas del invierno en el desierto de Arizona. Adrianne se había quedado dormida, y ella terminaba de limpiar, cuando llegó a ella la certeza de que algo se acercaba. No su madre ni su abuelo. Tampoco Adrien. Y nadie más tenía por qué saber que ellas, ambas, se encontraban ahí. Podría tratarse de un coyote, era cosa de todos los días, pero...

Escopeta cargada en mano salió de la casa, pero cuando pudo ver el rostro de su hermano acercándose, la bajo inmediatamente, lentamente, paralizada. - Thomas... - Dijo con la boca entreabierta y los ojos se le llenaron de lágrimas al instante. Tenía mucho sin verle. Demasiado. Desde que se había marchado a Nueva York, poco antes de que su rostro comenzara a aparecer en los diarios bajo pesquisas de los Más Buscados. 

- ¡Eres un idiota! ¡Un idiota me oyes! - Corrió al instante hacia él y lo rodeó con el brazo libre pues seguía sosteniendo el arma, estrechándolo contra sí con todas sus fuerzas, besandole la frente con una euforia difícil de contener. No quería llamar la atención demasiado y despertar a todos en la casa principal, pues tampoco tenían muy buen concepto de él ahora, pero no podía describir cuanto le alegraba verlo. 

Que sus ancestros se retorcieran en sus tumbas porque las dos deshonras más grandes que habían nacido en la familia se volvían a reunir. A ella le daba lo mismo. Este era su hermano. No quería dejarlo ir nunca más.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Allá en el Rancho Grande

Mensaje por Thomas Chee el Dom 22 Nov - 16:21

Llevaba un morral con el dinero que tenía para su familia, ni con lo que daba para la Rebelión podía desentenderse de ellos, a diferencia de los demás él sí tenía responsabilidades. Prefirió traerlo él mismo y no sólo por verla, sino porque enviar el dinero sólo podía relacionarlas con él porque podían rastrear la lechuza o podía traicionarlo alguno de los que lo llevasen o podían robarlo. Así lo sentía él, o era todo una excusa para verla porque su familia era lo único que importaba más que la rebelión con la que ahora estaba tan comprometido.
 
La vio a lo lejos y también corrió hacia ella, dejando caer todo lo que llevaba encima  en el camino, sonriendo como hacía tiempo no hacía, sintiendo que su corazón latía fuerte y esta vez no era por sentir a los aurores sobre su nuca.
 
-El idiota más grande, mierda.-le dijo justo antes de sentir su abrazo, el contacto con ella le resultaba abrumador, tuvo que cerrar los ojos sin pensar en si lo veían, sin tener todos sus sentidos alerta por primera vez en meses.-
 
-
Te ves hermosa. Por la magia…no sabes cuánto me has hecho falta.-la abrazó también con fuerza y besó su cabello varias veces, desesperado, sintiendo que le ardía el pecho de pena por tanto tiempo que le había hecho falta.-
 
Por un momento se sintió como cuando ella era apenas una niña, tuvo la necesidad de cuidarla, de dejar todo para quedarse junto a ella y a su sobrina a la que sólo había visto por fotos desde hacía meses. Debía estar enorme, era preciosa como Julisa. No le importaba que fuesen los descarriados de la reserva, la amaba y aunque le disparasen lo valdría, sólo verla lo reconfortaba.


-Creí que no te volvería a ver. Huyamos juntos, te juro que no puedo vivir así.-sabía que no podían, que no podía ponerla en ese peligro y que la vida ya no los dejaba ser tan libres como antes, sólo necesitaba creer por un momento que sí.-
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.