Una tarde intranquila

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una tarde intranquila

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Miér 23 Dic - 13:02

Estaba intranquila y no sabía realmente a qué atribuírselo. Su tío se había esforzado por hacerle un ambiente amigable considerando el estado en el que se encontraba- embarazada- pero se notaba que no tenía mucha experiencia siendo amable y paternal. Aún no tenía hijos y todo mundo decía que seguramente jamás los tendría, que no era ese tipo de persona, y Mina lo entendía, se notaba que era un workaholic como ninguno. Sin embargo, se esforzaba. Por lo general su tío dormía en Brigantia, nunca salía de ahí, pero había decidido que una habitación fría en una universidad no era precisamente el lugar para su sobrina y su invitado –o sea, Adrien, y había preparado un traslador para una de sus casas en Irlanda apenas llegaron a la universidad por la mañana.

Lo de Harley estaba muy reciente y peor aún, en esos momentos ni siquiera sabía que Werther había asesinado a Lucian casi en el mismo instante en que ella había decidido dejarle a Jesse total responsabilidad mientras ella cazaba magia antigua para ayudar a la revolución. Su tío le había dado una poción de a saber qué cosa que ella se tomó sin preguntar –pociones Immëndorff, al fin y al cabo, confiaba al 100%- y que le sirvió como tranquilizante, como si acaso pudiera saber que estaba muy atribulada y necesitaba tranquilizarse antes que nada. Sabía que ya sospechaba que ni ella ni Adrien estaban ahí precisamente de vacaciones, pero no presionó.

Al despertar luego de tomarse la poción, buscó tanto a su tío como a Adrien pero no encontró a ninguno de los dos. Ni una nota ni nada. Trató de no ponerse paranoica y dio por hecho que quizá habían empezado sin ella, no sería raro que la dejaran de lado considerando el estado en el que había llegado y siendo honestos, no le importaría tomarse un día.

La casa de su tío estaba cerca de Brigantia y podía ver por la ventana las enormes torres que conformaban los edificios de las distintas facultades, muy diferentes a las de BK. La universidad en sí tenía un aire completamente distinto a la que conocía en Estados Unidos. No le gustaba, por cierto, como si todo oliera a dogma.


Volvió a pensar en Harley y en lo doloroso que estaba resultándole todo y entonces se acordó de Marcellus. Que le había dicho que estaría ahí también, con su familia, con los dragones. Se mordisqueó el labio inferior intranquila de nuevo antes de conjurar un patronus y mandarle un mensaje. “¿usaste tu traslador para Irlanda? Creo que hice algo terrible anoche. Tenemos que hablar.”. De Harley, de su familia, de cómo podían manejar esa situación y si acaso, una vez más, podía ser su puente entre ella y Crawford, de algún modo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Miér 23 Dic - 17:34

Tras su conversación con Mina en el bunker aquella noche, había reunido sus cosas y se había reportado con sus padres, quienes ya sabían sobre la invitación de los Lovecraft-Sigfried, por lo que apoyaron la idea de que Marcellus pasara un tiempo con ellos en ese lado del mundo, su padre parecía especialmente complicado con el plan de hecho mientras su madre sólo le recordó llevar todo lo necesario varias veces.

Ya habían pasado unos días desde que llegó y parecía haberse desconectado del mundo en América. Kyle insistió en que lo acompañara al santuario de dragones y esta vez tuvo más suerte, permanecieron con las crías y hasta se alegró de pasar la tarde con aquellos bebés dragón.

No tenía ni idea de la situación en América, de Harley y el terrible destino de Lucian, irónicamente en el aniversario de la muerte de su hermana.

Estaba leyendo un libro cuando el patronus de Mina lo alcanzó y pronto respondió con uno propio, invocando al ser de luz con silueta de Nightgaunt.

Si. Estoy en la provincia, puedo ir a verte. Dónde estás?

Esperaba que ella y los bebés estuvieran a salvo y con bien, no sabia que hecho tan terrible la había afectado pero debía ser importante.


Última edición por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 26 Dic - 19:15, editado 1 vez
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
27

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Jue 24 Dic - 16:56

El patronus de Marcellus siempre le traía muy malos recuerdos, pero había aprendido a controlar la punzada de temor que solía provocarle. Básicamente solo tenía que recordar que era un patronus, y nada más.  Frunció los labios y miró de nuevo por la ventana antes de volver a convocar un patronus.  - Sobrevuela Brigantia y cuando estés al sur pronuncia “Estoy con un Immëndorff” . Era un procedimiento simple para que apareciera la casa escondida de su tío, que de lejos no parecía gran cosa. De hecho, era el más modesto de los Immëndorff y de cualquier forma, casi no estaba ahí.

Esperaba que Marcellus tuviera una escoba ahí en Irlanda o algo así, porque de otro modo seguramente no iba a encontrar la casa tan pronto. O que le pidiera una a Odille o a Kyle, como fuera. Y de hecho no tenía más instrucciones para llegar que esas. Lo dicho, su tío estaba siendo demasiado protector con ella y comenzaba a pensar que sabía más de lo que mostraba. Mina sabía que era legeremago, pero ella siempre estaba protegida contra eso, no podía ser más fuerte que Wardwell ¿no?. A menos que tuviera que ver con el nodo.

Se quedó sentada pensando en eso, viendo a la ventana, hasta que decidió salir al exterior a ver si veía a Marcellus. No sabía qué tan lejos estaba de esa casa realmente, pero una aparición y luego el vuelo tendrían que ser rápidos, o eso esperaba. La poción que su tío le había dado le evitaba ponerse demasiado ansiosa con tonterías, aunque eso no le quitaba la sensación de intranquilidad que la acosaba.

Se pasó una mano por el vientre, cada vez más abultado. A veces olvidaba por completo que Winnie y Donnie –ya los llamaba oficialmente así en su cabeza- estaban ahí, y eso la hacía sentir, desde ya, la peor madre del universo. No iba a servir para ello, estaba segura. No importaba cuánto soñara o cuántas ideas se hiciera en la cabeza.

___

casita

ropita pero con panza

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 26 Dic - 20:20

Recibió el mensaje y efectivamente tuvo que pedirle a Kyle una escoba prestada, porque si bien podía sobre volar Bringantia en su forma de cuervo, no podía hablar en ese estado. El irlandés no protestó en lo absoluto, le prestó el instrumento de trasporte con muy pocas preguntas y añadiendo una que otra instrucción particular del modelo de la escoba, después de eso Marcellus tuvo rango libre.

Sabía de antemano que las cosas no estaban del todo bien en América, no lo tenía de primera mano, pero su madre le había enviado un mensaje diciéndole que debía permanecer en Europa hasta nuevo aviso. Se quedaría con Kyle y Odille, quizá con sus abuelos si era necesario, pero Gina había sido muy específica y tenía el apoyo de James, cosa que Marcellus sintió que gritaba que algo andaba mal.

Tratando de no pensar en lo peor, Marcellus se dirigió a Bringantia, no era la primera vez que estaba en la Universidad, después de todo sus padres habían estudiado en ese lugar y más de una vez había visitado por alguna razón relacionada a reuniones de familias por generación o cualquier excusa que se sacaran de la manga para reunirse y llevarse de encuentro a la siguiente generación.

Surcó el área, mirando los edificios sin mucho afán, pensando en que era lo que ocurría con Mina antes de hablar a la nada.

"Estoy con un Immëndorff."

Sintió un cambio, como su hubiera entrado y salido de turbulencia área antes de ver la casa a la que había sido guiado gracias a aquel encantamiento, aterrizando a una distancia prudente antes de acercarse a pie y llamar a la puerta.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
27

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Sáb 26 Dic - 20:56

Vio a Marcellus llegar, pero al parecer él no la vio a ella. Caminó hasta donde estaba tocando la puerta y soltó un “hey” ligero, casi tímido, antes de acercarse hasta donde estaba él. Tuvo el sensible impulso de abrazarlo como una loca, pero en vez de eso, volvió, como siempre hacía, a contener esos impulsos y terminó por abrir la puerta con un movimiento específico de varita, pasando a su lado sin tocarlo, sin mirarlo realmente, si quiera.

-Lamento haberte hecho venir así.

No recordaba haberle dicho que estaba ahí con Adrien, así que no lo mencionó. Le importaba hablar de lo de Harley, le importaba que supiera lo que había pasado. Se mordisqueó el labio inferior antes de dejarlo pasar. Estaba intentando no soltarle todo así de la nada, sin siquiera permitir que se sentara o algo.

El interior de la casa no era precisamente acogedor. Si tenía cortinas era un milagro, pero no había ni un solo sillón cómodo y de hecho, lo que había en el interior parecía más trabajo de alguien más y no de su tío. Siempre decían que era el Immëndorff que vivía más austeramente de todos, pero a Mina le parecía casi normal, con todo aquello de que vivía dedicado a su trabajo.  

-Puedes sentarte si quieres. Mira…estoy intentando contenerme y no soltarte todo así de golpe pero…no puedo, sabes que no soy así.

Se quedó de pie casi a la mitad de la estancia y se pasó una mano por el cabello, desacomodándolo un poco. Hubiera podido pasar por una niña de no ser por el vientre abultado, y porque su mirada parecía demasiado atribulada.

-Harley me traicionó. Y tuve que dejarla en manos de Jesse y de Zieliñski sin muchas explicaciones. Las cosas llegaron demasiado lejos. Necesito que le mandes un mensaje a Jesse cuanto antes, que sepa cómo están las cosas, antes de que todo suceda. Necesito que leas mi mente y sepas lo que quiero decir, otra vez…

Porque ella no podía decir nada por el juramento inquebrantable, no podía advertirle lo que querían hacer con Angus, ni había podido pedirle gran cosa por la urgencia por la que había sucedido todo.

-No quiero que me alecciones sobre mi decisión, ni mucho menos. Sé que Harley es tu familia. Para mi también lo era. Pero está ciega. Werther la ha cambiado, y yo la desconozco, como ella me desconoce a mi. Así que no quiero sentimentalismos.

Más que nada, porque estaba segura de que se quebraría, de que ponerse sentimental era algo que no podría soportar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 26 Dic - 22:48

Se volteó al escuchar a Mina y le sonrió ligeramente, aunque su expresión decayó cuando notó la forma tan reservada y nerviosa en que ella se estaba comportando.
 
"¿Qué ocurre?" le preguntó en lugar de mantenerse en la falsa sensación de que no había problema alguno, la forma tan súbita en la que Mina le había llamado venir era suficiente prueba, después de verla frente a frente aunado a su forma contenida no le dejaban dudas.
 
La siguió al interior de la casa, mirando a su alrededor en una forma rápida en pos de estudiar el lugar en el que estaba, un hábito que se había formado desde el inicio de todos aquellos incidentes en los que de una u otra forma se veía envuelto. Su atención regresó a Mina un momento después, tensándose un poco al escucharla, la última vez que le había dado una noticia había sido la falsa muerte de Adrien y aun le quedaba el residuo de actuar en defensa a sus palabras como consecuencia.
 
"Sólo dime que es lo que está pasando, entonces."
 
Esperaba que no fuera ninguna noticia negativa relacionada con los bebés, porque por más que la discusión del parentesco de esos niños nunca era dicha en voz alta, él les tenía estima sin importar qué, como se la tenía  su madre. Ni por un momento se imaginó la situación real, porque para él parecía algo que simplemente no podía pasar, pero estaba equivocado al parecer.
 
"Harley te traicionó…" repitió lentamente, afilando la mirada hacia ella, tratando de hacer la idea en su mente y fallando, "¿Zieliñski? ¡Zieliñski no sabe nada de ella, ni le importa!" dijo entre dientes, "Dime que Jesse no le hizo daño."
 
No se había sentado y empezó a caminar de un lado a otro como animal enjaulado, aun no asimilada la idea de que Harley hubiera cometido traición, no entendía cómo era posible y por lo mismo no lo visualizaba, pero la preocupación se hizo inmediata.
 
"Más allá de la decisión que tomaste o los sentimentalismos que quieres ignorar, está el factor de tu hermano y sus padres no van simplemente aceptar su desaparición, porque dudo mucho que te haya seguido voluntariamente y no van a aceptar explicaciones, es su hija de la que estamos hablando y tu hermano… ambos sabemos lo que es capaz de hacer," la miró por un momento y luego siguió caminando de un lado a otro, "¿Cómo es que te traicionó, que fue lo que hizo que la has abandonado tan abruptamente? No, espera… no me lo sigas, muéstrame."
 
Se detuvo en seco, recordando cuando mataron al vecino en el departamento, había sido un punto de quiebre para su prima, no sabía si había posibilidades de que pasara de nuevo, aunque no podía descártalo, como él mismo no podía descartar su otra personalidad.
 
Tomó aire para calmarse y se pasó las manos por el cabello, "Siéntate, no te voy a lastimar usando magia, necesito concentrarme para no hacerlo pesado para ti." 

Sacó la varita, girándola entre sus dedos en un acto nervioso, ni siquiera protestó cuando Mina le dijo que necesitaba que fuera mediador, era un papel que ya desde hace tiempo tenía en todo aquel movimiento después de todo.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
27

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Sáb 26 Dic - 23:27

Le daba igual si Zieliñski no sabía nada de su vida, estaban en una guerra y Harley era un potencial peligro, así que lo correcto era que los líderes decidieran qué hacer. Mina se había esforzado en protegerla, había obligado a Jesse a que la protegiera, a que ordenara que nunca la tocaran sin importar qué, lo habían cumplido. En la cabeza de Mina, Harley pudo haber estado protegida por ambos bandos todo el tiempo. En la cabeza de Mina, Harley jamás elegiría entre ella y Werther, entre ella y nada, porque se eran leales la una a la otra, porque eran familia, porque estaban configuradas para siempre cuidarse, apoyarse y protegerse. Como con todo, como con todos, había vivido una fantasía.

Le importaba poco lo que Marcellus dijera sobre su hermano, o sobre los padres de Harley. Le daba absolutamente lo mismo. Al final había decidido llevársela porque Harley había amenazado directamente con decirle todo a Werther. Y le daba lo mismo todo lo demás, ella solo buscaba proteger a Jesse y a sus hijos de Werther y de la secta. Pero cuando escuchó ese “qué fue lo que hizo que la has abandonado tan abruptamente”, sintió que el calor escalaba a sus mejillas de forma tan veloz y tan intempestiva, que ni siquiera se detuvo a pensar cuando, por enésima vez, le cruzó la cara a Marcellus con una bofetada.

-Yo no la abandoné, no te atrevas ni por un segundo a decir que yo la abandoné. Nunca lo hice, no lo hubiera hecho si no hubiera amenazado con decirle todo a Werther, sin que le importara nada, sin que le importara si quiera que estuviera embarazada. Yo no la abandoné, ella me abandonó a mi.

Aún resonaban las palabras de Harley en su cabeza, diciéndole que lo único que se merecía, luego de tantos años, era que le mandara un patronus a Jesse avisándole que le diría todo a Werther, como “última cortesía”, como si eso valiera de algo, cuando le dijo que no había experimentado nunca que alguien la amara de verdad, ni siquiera ella, al escucharla decir que “no había tenido opción” como si acaso Werther la hubiera coaccionado.

Apretó los labios y miró a Marcellus a los ojos, aunque parecía no haber nada en su mirada realmente, era la misma mirada que le había regalado a Jesse antes de decirle que Harley estaría en su bodega y que actuara como mejor le pareciera. La mirada de quien ya no creía mucho en las emociones, de quien estaba dispuesta a no dejarse llevar, a ya no sentir nada.

Se sentó como Marcellus le indicó en una de la sillas que tenía más cercanas y luego le hizo un gesto. Lo primero sería mostrarle a Werther en el sótano, diciendo los nombres, el de Angus y por ende, el plan que Wardwell tenía con el licántropo. Necesitaba que de alguna forma, Marcellus le advirtiera a Jesse de eso cuanto antes, si no era aún demasiado tarde.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Dom 27 Dic - 0:12

Marcellus tenía formas muy diferentes de asimilar las cosa comparado con Mina, hasta cierto punto era normal. En ese momento él estaba confundido por la revelación de Mina, después de todo Harley era su familia, además que conocía que la relación entre ella y Mina era muy importante para ambas, por lo que no podía imaginar a Harley traicionando a Mina, no después de la forma en que las había visto protegerse la una a la otra.
 
En su mente, Harley no tenía motivos para traicionar a Mina, en su mente, ella no tenía por qué estar involucrada en nada referente a la Revolución, mucho menos para levantar una traición. Quizá fue por eso que se expresó de aquella manera, pero esos sentimientos que Mina tanto negó se vieron claros el momento de su reacción a la declaración errónea de abandono.
 
Cerró los ojos al sentir la bofetada, no hizo el rostro a un lado pero si apretó la mandíbula, vejando un poco la cabeza mientras escuchaba las fervientes y dolidas palabras de Mina.
 
Abrió los ojos ligeramente, relamiéndose los labios un momento, sentía el calor en la mejilla pero no se llevó la mano al rostro, en lugar de eso suspiró ligeramente y asintió con la cabeza, sin mirarla.
 
"Tú no la abandonaste."
 
Repitió la frase, no era una pregunta y aunque pareciera una afirmación tampoco era un consuelo, sentía que era algo que Mina necesitaba escuchar, algo que se había estado repitiendo desde el momento en que tomó esa decisión, al parecer.
 
Levantó la vista, regresándole aquella mirada en blanco, no lo estaba juzgando, no tenía terreno ni derecho a hacerlo, Harley no le había hecho daño a Mina anteriormente como para que ella respondiera de forma negativa, no le había dado terreno, que el suspira, para el rencor de que Mina solía cultivar, mismo del que él había sido objetivo más de una vez.
 
"Te hizo daño," ella podía negarlo, pero incluso en sus ojos en blanco podía ver lo afectada que estaba, había perdido a su amiga más querida. Marcellus le preocupaba Harley, temía por ella y necesitaba ser objetivo en ese momento, "Quisiera saber por qué…"
 
Marcellus no sabía que era lo que había pasado, lo que Harley había dicho o que la había orillado a cometer la traición de que la Mina estaba hablando, él necesitaba tener la información completa cuanto antes, para poder hacer los movimientos pertinentes, incluso si tenía que sacar la el resto de la historia de la cabeza de Harley, entonces lo haría.
 
"Legeremens." 

Entrar en la mente de Mina fue fácil, ella no estaba poniendo barreras y el necesitaba mantenerse enfocado en no causarle estrés con la magia que estaba usando sobre ella. Hizo un esfuerzo para que no le temblaran las manos de la frustración que sentía, no quería creer que Harley hubiera actuado en contra de Mina, en contra de la causa que ellos llevaban, poniéndolos a todos en peligro… ¿Por qué haría algo así?
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
27

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Dom 27 Dic - 0:39

Lo dejó entrar sin poner resistencia, aunque sí fue cuidadosa en lo que mostró. No quería, por ejemplo, que supiera lo de Wardwell diciendo que Jesse era su familia, era algo que ella ni siquiera había terminado de asimilar, algo con lo que no estaba dispuesta a lidiar en esos momentos, y no quería que Jesse tuviera que lidiar con ello tampoco. Habría querido borrarlo de su mente, de ser preciso. No sabía qué significaba, o qué podría significar.

Lo que sí dejó que viera, fue el momento en que Werther lo decía todo. Un Werther ansioso por hablar y por poner las cartas sobre la mesa de una vez por todas, y aunque estaba tras la máscara, su voz, con un leve acento, era muy reconocible.

-Necesito que sepan que tengo nombres de algunos rebeldes. No estoy hablando de los sospechosos Delta, sino de nombres contundentes que nos pueden dar información tal y como la necesitamos. Angus Finnerty, por ejemplo, sigue dando clases en esta universidad y es parte del movimiento. Es información corroborada. Me declaro voluntario para traerlo ante el grupo y obtener de una vez por todas toda la información que necesitamos.

Después era Wardwell quien hablaba. El recuerdo estaba editado para no hacerlo condenadamente largo, pero aún así era real.

-Trae a Finnerty ante nosotros. Lo interrogaremos, sacaremos toda la información que necesitamos y luego haremos como con los muggles y su gobierno. Usaremos la maldición Changeling para convertirnos en él e infiltrarnos. Y los acabaremos desde adentro, con un licántropo como arma extra.

El recuerdo se difuminó y después solamente eran Mina y Werther, en un pasillo, a la mitad, entre las sombras, hablando como un par de hermanos, sin más. Pero Marcellus podría sentir la intranquilidad que Mina había experimentado en esos momentos.

-¿De dónde sacaste la información realmente, eh?

Preguntaba a su hermano en el tono de quien platica de cualquier cosa. Werther la miró de reojo y le sonrió a medias.

-Harley, es vidente, lo sabes ¿no?. Me dijo los nombres que pudo ver en esas visiones, el lugar, también, aunque supongo que eso será más difícil de ubicar ya sobre la marcha. Me sorprende que no te lo haya dicho a ti también. Como sea, creo que será una gran arma en el futuro, su videncia nos puede seguir siendo útil. Me hizo prometer que no mataría a Crawford, ¿puedes creerlo? Pero eso es algo de lo que ni siquiera me tengo que preocupar. No romperé mi promesa porque los Wardwell ya lo reclamaron como suyo de todos modos…

Parecía un juego de niños, que Werther hablababa como si nada importara, como si no se lo tomara en serio. Le pasó un brazo por los hombros a su hermana y la apretó contra él. Mina luchaba por no desmayarse.

-¿Dudaste por un segundo que íbamos a ganar esto? Yo no.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Dom 27 Dic - 1:08

Se hizo presente en los recuerdos de Mina como lo había hecho anteriormente, siendo un espectador en una imagen en la cual si bien podía alterar ese no era el punto por el cual estaba haciendo aquello, su objetivo era el de observar y entender. Los hechos estaban puestos sobre la mesa, las palabras de Werther eran duras, cargadas de confianza y hasta cierto tono de burla por los Rebeldes, por el hecho de atreverse a siquiera intentarlo.
 
Reprimió un escalofrío, él estaba consiente que Werther no era una buena persona, pero lo había mantenido en cierto nivel de respeto y un poco de estima por el hecho que era el esposo de Harley, hasta había actuado en favor de sacarlo de la precaria situación en la que se había visto envuelto durante el incidente del desfile del día del trabajo. Escucharlo hablar de aquella forma no le sorprendía, no tenía una imagen ilusa ni noble del Schweinsteiger, pero si le recordaba quien era, un sicario para la secta.
 
"Usarla," murmuró en disguto, por supuesto que pensaría en usar las visiones de Harley a su favor, pero eso no le aclaraba porque Harley le había dicho todo aquello en primer lugar o porqué el hacerlo prometer que no mataría a Jesse podía, en cualquier situación, mejorar el hecho que estaba mandando a otros a ser asesinados.
 
Al terminar de ver aquella serie de recuerdos bajó la varita, caminando hacia una pared cercana y recargándose contra ella, llevándose una mano al rostro, "Dame un momento."
 
No creía que fuera todo lo que Mina tenía que decirle, lo cual le causaba un vacío en el estómago, necesitaba hablar con Jesse de inmediato para tratar de prevenir esos asesinatos, aquella infiltración y todos los males que de la— Marcellus apretó la mandíbula, realmente era una traicón, ¿Por qué lo había hecho, por qué Harley había tomado un bando cuando debía haber permanecida alejada de todo aquello?
 
Inhaló sonoramente, acercándose a Mina y por un momento tuvo la necesidad de tocarla, pero no se atrevió a hacer, en lugar de eso empezó a girar la varita entre los dedos en un gesto nervioso moviéndose de un lado a otro, "¿Qué pasó cuando la enfrentaste?" le preguntó entonces, "¿O sólo la llevaste con Jesse y Zieliñski? Mina… ¿Qué te ocurrió?" 

Podía indagar en su mente, pero ya se había establecido a si mismo que no lo haría sin su permiso, estaban en un punto en que no podía seguir cometiendo esos errores para con ella.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
27

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Dom 27 Dic - 1:38

Miró a Marcellus cuando salió de su mente, aunque solamente estaba intentando leer sus expresiones. Se pasó la lengua por los dientes y miró hacia cualquier parte, enfocando la vista en la chimenea, mientras pensaba en cuál sería la mejor manera de que Marcellus le transmitiera a Jesse el mensaje, y la más rápida. El resto de lo que podía o no decirle era meramente un sentimentalismo. Mina estaba muy herida pero conforme más pasaba el tiempo, más se daba cuenta de que se lo había buscado, que toda su vida había sido demasiado crédula y condescendiente, que había perdonado demasiado fácil a todo el mundo, y había decidido que ya no más, que hasta ahí terminaba todo eso, la que había sido hasta ese momento.

Sus ojos se enfocaron en él cuando le preguntó qué había pasado en el enfrentamiento. Para eso ya no era necesario que leyera su mente, podía hablar libremente.

-Le pregunté si acaso no le importaba que gente fuera a morir, que Finnerty fuera a hacerlo, mientras ella estuviera bien. No le importa ya en lo que Werther se ha convertido. Me dijo que pudo haber sido peor, casi casi fue magnánima en pedirle a Werther que no matara a Jesse, como si eso importara. Intenté explicarle que no sabía en lo que se estaba involucrando, que no conocía a Werther, pero ella insistía que sí.

Desvió la mirada de nuevo. Luego bajó la vista hacia sus dedos y empezó a juguetear con sus pulgares. Estaba haciendo un enorme esfuerzo por no quebrarse otra vez. La poción que le había dado su tío seguía ayudando.

-Le dije que bajo estas circunstancias ya no podría protegerla. No cuando con todo conocimiento de causa estaba poniendo todo en riesgo. Le pedí tiempo, le pedí tiempo por todo lo que alguna vez habíamos sido. Como respuesta me dijo que en cuanto Werther volviera a casa le diría todo, que solo avisaría a Jesse con un patronus como última cortesía. Que no merecía nada más.

Se mordió el labio inferior tan fuerte que alcanzó a percibir el leve sabor de su propia sangre.

-Ahí fue cuando decidí que no iba a arriesgarme una vez más. Le lancé un imperius y la llevé a una de las casas seguras, a una bodega. Zieliñski llegó en cuanto yo me fui, le expliqué a Jesse todo lo que pude y lo dejé en sus manos.

Frunció los labios, como si estuviera haciendo un esfuerzo descomunal para no llorar. No iba a hacerlo, ya no quería ser esa persona.

-Lo hubiera dado todo por ella, hubiera renunciado a cualquier cosa, jamás le habría puesto una mano encima. No me interesa si realmente hubiera sido capaz de decirle todo a Werther o no, no iba a cometer la estupidez de esperar a ver el resultado. Antes no me hubiera importado, la quería por encima de cualquier cosa, por encima de todo y de todos. Ahora no. Nadie va a amenazar la posibilidad de que estos bebés vengan a este mundo. Y sé que Jesse tampoco lo va a permitir. No creo que la maten, ni mucho menos, pero sí espero que la tengan alejada de Werther y de cualquiera el tiempo suficiente. No va a poner en riesgo nada, me importa poco lo demás.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Dom 27 Dic - 19:01

Escuchó atentamente a Minas, la estaba viendo directamente aunque le costaba comprender lo que le estaba diciendo, no porque no le creyera a Mina, sino porque en contexto e imagen que tenía de Harley no era completamente diferente a lo que estaba escuchando, los hechos que le estaban poniendo en frente, no le quería creer a Mina, pero ella no le estaba mintiendo, no tenía por qué hacerlo. La semilla de duda siempre estaría presente de una u otra forma, después de lo de Adrien le era imposible creerle con toda certeza, pero tampoco la refutaba de mentirle, sería muy cerrado de su parte, así confiaba en ella pues estaban juntos en esto.
 
"Ella cree que sabe lo que está haciendo," le dijo sin mucho afán, "Probablemente esté equivocada, pero cree que es lo que debe hacer, no para la sociedad o por nosotros, no está pensando en eso."
 
No estaba viendo a Mina al hablar, de hecho tenía los ojos desenfocados, estaba tratando de entender a Harley, quien amaba a un asesino. No se atrevía a juzgarla en voz alta, después de todo él sabía que Mina no era una buena persona, sabía que tan capaz de hacer daño ella podía llegar a ser, lo había visto en su propia experiencia, los recuerdos de la propia Mina y los de Jesse… y aun así tenía sentimientos por ella, aun así quería protegerla a ella y a sus hijos, no sabía si era lo correcto, pero si lo que él quería hacer.
 
"Fue lo correcto… que no te hayas arriesgado," le dijo rápidamente, porque él tampoco se hubiera arriesgado de ser Mina o Adrien quienes estuvieran en peligro. Si Bien Mina lo hizo pensando quizá en todos los nombres que Harley había delatado, no dudaba que Jesse fuera el factor más importante.
 
Se acercó a ella, apoyando una rodilla en el suelo, mirándola a los ojos y luego a su vientre, se tuvo que contener para no tocarla, solo permaneció con la vista en ella, "Es un riesgo que simplemente no podemos correr."
 
Se puso de pie, sentía que la sangre se le había enfriado, las prioridades de Harley habían cambiado hacia Werther, aun sabiendo lo terrible que él era. Marcellus se mordió el labio inferior, recordando las noches que Adrien llegaba a él aun con el olor a muerte encima y él buscaba cualquier forma de justificarlo porque era Adrien y él no podía dejarlo solo.
 
Quizá podía entender a Harley, pero no podía justificarla, ¿qué era lo que amenazaba a Werther que Harley decidió que traicionar a Mina era la única salida? No tenía idea, necesitaba hablar con ella, no sabía si era posible, pero necesitaba asegurarse que estuviera bien, aunque fuera alejada de todo aquello contra su voluntad.
 
Vagamente se preguntó si sabía que él estaba involucrado y que indirectamente podía haberle condenado también, esperaba que no fuera el caso, porque era su familia al final del día.
 
"¿Qué necesitas que haga?" le preguntó a Mina extendiendo la varita, no sabía que decirle con respecto a Harley, defenderla parecía algo que solo traería más discordia y al final no sabía cómo hacerlo, Harley realmente había condenado a esas personas a ser asesinadas. 

"Hablaré con Jesse de inmediato, quizá aún haya tiempo de prevenir que este desastre crezca."
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
27

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Dom 27 Dic - 19:36

Claro que había sido lo correcto, no necesitaba que nadie se lo confirmara o lo validara. No iba a poner a sus hijos en riesgo por una demente que había decidido que el poder del amor era más importante. Tampoco necesitaba que Marcellus dijera frases como “probablemente esté equivocada”. Ese “probablemente” la hizo enfurecer, aunque no dejó que se le notara, porque ya estaba harta de mostrar sus lados vulnerables. En lugar de eso se mantuvo impasible, con la mirada enfocada pero sin un solo indicio de lo que estaba creciendo en su interior, aquella bofetada había sido, probablemente, la última que le daría en la vida.

Lo miró acercarse pero no pareció darle entrada a nada más. Su mirada seguía enfocada en él, pero no parecía estar siendo presa de sus sentimientos más, ni de las cosas que siempre la habían hecho débil y emocional.

-Que alertes a Jesse. Para que Angus esté listo o en cualquier caso, vuelva a irse de aquí. Tiene una hija pequeña, lo conveniente sería que la alejaran a ella de aquí también.

Odiaba esa situación, odiaba tener que cuidar cada palabra de lo que decía, cada cosa, para no terminar muerta, al menos no antes de tiempo. Pero no había salida a los juramentos inquebrantables, menos a uno como ese.

-Me importa Angus, y me importa que no haya infiltraciones. Ese es el único desastre que quiero evitar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Lun 28 Dic - 0:20

Estaba preocupado por Harley, la decepción por su traición aún no se asentaba en su consiente, pero estaba presente, aun así la preocupación era intensa porque al final del día ella era su familia, sabía que no le harían daño, o al menos eso esperaba, Mina ya le había asegurado ese hecho, aunque con la situación tan incierta en la que se encontraban, realmente no podía asegurar nada.
 
Cerró las manos en puño al notar la forma en que Mina estaba hablando, deslindándose de todo. Era una forma de protegerse, él entendía que era lo que estaba haciendo, pero el simple hecho que tuviera que llegar a ese punto le causaba una ira creciente.
 
Se volteó para no mirarla de frente cuando terminó de hablar, asintió firmemente con la cabeza antes de conjurar un patronus para Jesse.
 
Necesitamos revisar las cuentas pendientes, la fecha de corte se adelantó y estamos en números rojos.
 
Esta clase de información no se la podía dar si no era de frente, los mensajes por celular eran una gran herramienta pero no para información delicada, lo mismo pasaba con la magia. El Nightgaunt se irguió en su forma completa antes de desaparecer en una estela de luz, alejándose rápidamente del lugar. Jesse entendería el mensaje, era parte de las claves que habían ideado para comunicarse.
 
"¿Necesitas que hable con ella?" le preguntó entonces, la forma en que Mina estaba actuando era justificable, pero le preocupaba demasiado. Se acercó a ella, levantando una mano y a tientas tocó su brazo, recargando una rodilla en el suelo de nuevo, buscando sus ojos, "No puedo prometerte que las cosas estará bien, pero sí que haré todo lo que esté en mis manos para tratar de que así sea." 

Por alguna razón que no alcanzó a entender, la risa de su otra personalidad resonó en su mente.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
27

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 28 Dic - 1:05

Volvió a alzar la vista hacia Marcellus luego de que lanzara ese patronus hacia Jesse. Sintió una fuerte punzada en el pecho porque tenía la sensación de que no volvería a verlo, y casi le daban ganas de irse de Irlanda, de ir por él y de decirle que la perdonara por todo, que la perdonara por haberlos metido a los dos en eso, por haber tenido tantas ambiciones, que al final los habían arrastrado hacia esas circunstancias. Pero nada. Se quedó ahí sentada, inmóvil, solo con la esperanza de que al menos supieran que, si algo le pasaba a Angus, no se fiaran.

Lo vio acercarse pero no se movió de su sitio, al menos hasta que sintió su mano sobre su brazo. Aunque no lo sintió directo contra su piel por el suéter que llevaba puesto, sí la recorrió un escalofrío extraño. Se movió y con un movimiento intempestivo, aunque no violento, sino más bien temeroso, hizo que retirara la mano. Desvió la mirada hacia una de las ventanas.

-No quiero que hables con ella. Todo lo que nos dijimos ya no se puede arreglar. Ella tiene razón de todas formas. Y tampoco me interesan sus razones.

No le dijo respecto a qué, pero se refería a ese sentimiento de soledad que la había embargado desde entonces, a esa frase en su cabeza de que ella nunca había experimentado lo que era el amor de verdad. Mina estaba segura de haberlo sentido, pero ahora dudaba que hubiese sido correspondida, ni siquiera por Jesse. Y temía que ni siquiera pudiera experimentarlo con sus propios hijos, si no vivía para estar con ellos.

-Ya te dije que lo único que quiero es que nada de esto quede en la cuerda floja. Si la gente va a morir no quiero que sea por la boca de una traidora, o al menos que nadie los agarre desprevenidos.

Volvió a mirar a Marcellus y se remojó los labios, que sentía tremendamente secos. La poción la seguía ayudando a mantenerse más o menos controlada, pero el esfuerzo estaba siendo demasiado.

-Si tú necesitas encontrar algo para justificarla, para volverme a convertir a mi en la mala del cuento, para que lo que ella hizo tenga sentido y no te lastime, está bien, ese es tu problema y es tu decisión. Yo ya terminé con ella, no me puedo permitir lo contrario, no me puedo dar esos lujos ya. Lucian, Jesse, ella, tú. Estoy harta de todo esto.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Lun 28 Dic - 1:23

Retiró su mano a partir del movimiento que ella hizo, mordiéndose el interior de la mejilla para no decir alguna grosería en voz alta. Cerró la mano en puño y se puso de pie, dando un par de pasos hacia atrás y frunciendo el cejo cuando Mina empezó a decirle que no quería que hablara con Harley, abrió la boca para hablar y luego la cerró audiblemente cuando ella siguió hablando.
 
"Me refería a hablar con ella para indagar o sacar de su mente si es necesario que tanta información más posee y si es que le dijo alguna otra cosa a Werther que no sepas tú," aclaró entonces, porque al parecer Mina lo había malinterpretado.
 
Frunció el cejo, no sabía si se sentía ofendido o solo desilusionado, "¿Por qué me estás diciendo esto?" le preguntó realmente confundido, "No estoy tratando de justificarla o de hacerte ver como la mala de ningún cuento, estoy tratando de hacer todo lo que esté de mi parte para que nada de esto quede al aire, para que lo que Harley haya hecho no acabe destruyendo todo lo que se ha logrado hasta ahora."
 
Se pasó las manos por el cabello, ignorando la punzada de dolor cuando le dijo que estaba harta de todo, incluyendo a él. No la culpaba, pero al igual que haber dejado que Adrien se marchara, eran cosas que no podía evitar que le lastimaran.
 
Se movió de un lado a otro, más de una vez se detuvo solo para seguir caminando un momento después, finalmente se dejó caer y se sentó en el suelo, llevándose las manos al rostro para cubrirse los ojos un momento.
 
"Mina, no te estoy culpando de nada."
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
27

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 28 Dic - 22:39

Se quedó mirando a los ojos a Marcellus con una expresión extraña en el rostro, como si no entendiera lo que el legeremago le estaba diciendo, o algo así. Lo cierto era que lo entendía muy bien, y estaba avergonzada de sí misma, de su reacción paranoica y a la defensiva de algo que ni siquiera tenía sentido realmente. Había respondido a una suposición, a una locura que ella misma había ideado en su mente. Se mordió el labio inferior y retiró la mirada.

-Lo siento. No estoy pensando correctamente.

Aunque era verdad que estaba harta de todo, que se sentía cansada ya, que ya no quería sentir nada. Respiró profundo y sintió como su rostro se tiñó de rojo cuando el calor trepó por sus mejillas. No le gustaba equivocarse y además, le costaba mucho pedir disculpas honestas.

-Lo di por sentado. He pasado demasiado tiempo defendiéndome de todo, por todo lo que hago.

Siguió mordisqueándose el labio hasta que volvió a mirar a Marcellus en lugar de desviar la mirada. Se sentía tremendamente estúpida.

-Puedes hacer lo que quieras, solo te pido que seas fuerte, que no pongas en riesgo nada, por más que te duela. Esto en particular quizá sea lo más difícil de todo.

Eso y la certeza de la muerte, claro.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Mar 29 Dic - 1:13

No se tomó la reacción de Mina como algo personal, aunque no le agradara porque por más dispuesto que él estuviera a ayudar, realmente le molestaba cuando la gente se desquitaba con él solo por ser el blanco más cercano, sin mencionar que tenía una historia tanto pacífica como tormentosa con Mina. Podía entender que no estuviera centrada, pero él no era el blanco correcto.
 
"Entiendo."
 
Marcellus también había llegado a un punto de cansancio que parecía consumirlo, pero era claro que Mina iba más allá de todo aquello, estando lidiando con una situación fuerte tras otra y una más, hasta que llegó a un punto que todo parecía estar en contra de un modo u otro. Esa revolución les había traído consecuencias más grandes de las que tenían contempladas, Mina había hecho planes y contra planes, incluso contemplando lo peor, pero había algunas cosas que por más que las contemplaras no dejaban de doler al momento de enfrentarlas.
 
"No tienes que defenderte de mí," ya estaban más allá de ese punto. "Si te sirve de algo."
 
La miró entonces, asintiendo con la cabeza a sus palabras. Tenía que ponerse en la línea de fuego de nuevo, pero a la vez tenía que ser cuidadoso y considerar los factores de más peso. Quería que Harley estuviera bien pero no podía dejar a un lado la realidad, ella los había traicionado… Marcellus frunció el cejo, tenía una idea de que era lo que su prima podría estar pensando, si es que se proyectaba en ella para comprenderlo, pero no quería mencionárselo a Mina, no cuando la sola mención de Harley parecía hacerle daño.
 
"Iré a arreglar unas cosas con Kyle y me pondré en marcha," se puso de pie, tenía que regresar para hablar con Jesse, "Aun así tengo el trasladador, estoy a un momento de distancia."
 
No tenía idea que Adrien estaba con ella en ese lugar, quizá era mejor, quizá era peor, no sabría qué hacer si lo viera en ese momento.
 
Al menos, Mina y los bebés estaban a salvo.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
27

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Mar 29 Dic - 21:26

Negó con la cabeza cuando le dijo que no tenía que defenderse de él, y aunque tuvo el impulso de decirle que lo sabía, y que confiaba, no lo hizo. Seguía sumida en un círculo de desconfianza y de mucho dolor que, probablemente, ya era irreparable.

-Nunca se sabe, ¿no es cierto?

De quién se tenían que cuidar todos, quién en cualquier momento iba a darte la espalda. Ya no quería confiar en nadie, no quería volver a poner su vida en las manos de nadie más, pero desafortunadamente habían hecho un intercambio de información, juramentos y promesas que ya no se podían deshacer, y con las que tendría que lidiar hasta el fin. Habría querido no pensar lo peor, confiar plenamente en él una vez más como ya había hecho, pero se sentía imposibilitada.

Asintió a su información, y a lo del traslador, aunque esperaba que no fuera necesario. Escuchar que se iba –porque era obvio, lo que tenía que hacer era urgente- le hizo sentir un nudo en la garganta. Estuvo a punto de pedirle que no se fuera, que se quedara un rato más, pero hubiera sido condenadamente irresponsable de su parte.

-Dile a Jesse que…

Se mordió el labio inferior y bajó la mirada hacia su vientre. Una cascada de cabello cubrió su rostro y con ello, también cubrió su duda, su desespero, sus aparentemente irrefrenables ganas de llorar. Cualquier cosa que pudiera decir sonaba a una tontería, a algo que de todos modos ya no era relevante.

-…que tenga cuidado. Y que encontraré la forma.

De salir de esa, de generar más magia, de contrarrestar todo lo que los del sótano habían hecho. Se acomodó el cabello y se levantó de la silla para ir hacia Marcellus y despedirse.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 16 Ene - 21:45

Miró a Mina con una expresión en blanco, su reacción no pasó de parpadear un par de veces, la implicación de desconfianza no le afectó, curiosamente. Quizá era porque entendía que ella estaba en una situación difícil, sobre todo con los eventos más recientes y él podía entender eso. Si su mejor amiga le hubiera dado la espalda de aquella manera, él también estaría hecho un desastre.
 
Se encogió de hombros en lugar de responderle, no quería agravarla más de lo que ya estaba. Podía ofrecerle juramentos y promesas, pero sería mejor simplemente demostrarlo.
 
Contuvo un suspiro cuando mencionó a Jesse, no creía que ella realmente imaginara cuanto le había costado, en un principio, ser elemento en esa relación, en ayudar a que dejaran de mentirse, pero a la vez no podía decir que se arrepentía. Eso implicaría que se arrepentía de hasta donde había llegado con Adrien también y ese no era el caso.
 
"Se lo diré."
 
La tomó de la mano y le dio un beso en la mejilla, era un adiós silencioso, pero de cierta forma más emocional que de costumbre, no sabía cómo explicarlo así que no lo hizo.
 
Apretó su mano, cerrando los ojos mientras le hablaba al oído, "Sé que estás casada, yo también lo estoy… pero podemos llegar al final, podemos hacerlo." 

Antes de que ella dijera otra cosa la soltó y salió de aquella cabaña, necesitaba encontrar a Jesse y hablar con Ferdynant, enfrentar a Harley y tratar de que aquel desastre arrasara con todos.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
27

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tarde intranquila

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.