Media noche [Julisa]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Media noche [Julisa]

Mensaje por Adrien Morgan el Mar 6 Ago - 12:26

No, no iba a ser de esa manera. Adrien tenía la suficiente decencia como para no estarse revolcando con alguien en un callejón oscuro, junto a los contenedores de basura.  Si bien no amaba a Julisa lo suficiente como para cumplir esas promesas de amor que le daba, tampoco era tan indiferente como para tratarla como un objeto, ella era valiosa para él a su manera, aun que muchos no pudieran comprenderlo.  La siguió tomando de la cintura y la atrajo una vez más a él para besarla, tranquilamente, como gesto de aceptación, luego tomo su mano y entrelazo sus dedos con los de ella en un ademan firme y sin temores.

Acompañarme… – Le dijo más que como orden, como una súplica.  Saco su varita y volvió a aparecerse, esta vez en el jardín principal de la fraternidad  Nu Delta Pi; la mansión siempre tenía un aire sombrío,  ahora por el hecho de que la mayoría si no es que todos estaban de vacaciones, se hacía más grande.  Adrien la llevaba del brazo, la tomaba de la cintura y le daba pequeños besos en la mejilla y el cuello mientras entraban.  Parecía de cierta manera feliz por estar mandando los protocolos al demonio y al menos esa noche iba a cumplirle lo que prometía.

Adrien la llevo hasta la puerta de su habitación, la tomo por la cintura atrayéndola a él para nuevamente besarla. La puerta de su habitación estaba encantada para que ningún extraño más que él pudiera entrar, cuando el encantamiento se activo, un rostro se dibujo entre la madera de la puerta y habló con una voz ronca.



“Dos criadores de Abraxan  hablaban:

¿Por qué no me das uno de tus Abraxan, así tendremos igual cantidad?

A lo que su amigo le responde:

Mejor dame uno de las tuyos así yo tendré el doble de Abraxan que tú.

¿Cuántos Abraxan tenía cada uno?”

Pregunto la voz, Adrien lo escucho, pero seguía viendo a Julisa como si ella fuera todo lo que importaba en ese momento.

¿Sabes la respuesta?... – Le dijo al oído, luego comenzó a besar su cuello lentamente. La respuesta es cinco y siete… abre de una vez la maldita puerta…. – Lo dijo sin más, los acertijos de su puerta siempre cambiaban, era una forma que él tenía de asegurarse de que nadie entrara a su habitación.

Cuando la puerta se abrió un olor a alcanfor llego hasta parte del pasillo, no era tan fuerte para marear, pero si estaba impregnado en muchas partes del cuarto, como si hubieran estado creando pociones ahí durante muchas horas.  El cuarto estaba perfectamente ordenado y sobre una mesita de noche estaban ya los libros que el joven había olvidado en el café.  Unas velas en el candelabro se encendieron inmediatamente que la puerta se abrió, era parte de la iluminación automática del lugar.  Adrien la llevo dentro, posiblemente no era la primera vez que ella estaba ahí, las cosas no cambiaban mucho en su habitación.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Julisa Chee el Mar 6 Ago - 18:02

Esa no era la primera vez que ponía pie en la Casa de los Nu Delta Pi. Fueran fiestas a las que se hubiera colado o escapadas medio vandálicas medio infantiles, conocí bien el edificio, por lo menos visto desde fuera. Por norma general siempre lo había encontrado demasiado gris, como esforzándose demasiado por ser solemne y regio y todas aquellas cosas que en teoría los miembros de esa fraternidad debían representar. Pero ahora, de noche y a solas, había algo inquietante en ella que no lograba definir con exactitud pero aun así la hacía sentir intranquila.


Serían sus nervios, se dijo. Que eso que sentía no era más que la consecuencia de saberse no tan en control de sí misma como quería estarlo, de confesarse que Adrien y sus besos y sus palabras susurradas al oído aún tenían poder sobre ella, y que poder era precisamente lo que había perdido al aceptar acompañarlo…


Porque la quería, ¿cierto? Porque la quería y ahora las cosas iban a ser distintas.
Le siguió hacia la habitación, recorriendo con la mirada aquellos pasillos que daban la sensación de que nadie se había atrevido a cambiar desde que se habían decorado así desde que el edificio se inauguró. También era obvio que estaban solos y en esa casa nadie se estaba quedando aún más que Adrien, y no pudo evitar preguntarse si acaso le dejaría moverse ahí con tanta naturalidad de estar el resto de sus hermanos. No obstante, los besos y las caricias de Adrien de alguna manera lograban abstraerla de todo eso, y por momentos no sentía nada más que el roce de su aliento contra su piel. Eran nervios, se decía, eran nervios.


Porque la quería y las cosas iban a ser distintas.


No le negó un solo beso y a decir verdad se sentía demasiado ansiosa por poder tocarlo y desahogar toda aquella tensión que se había estado construyendo a lo largo de toda la tarde. Al llegar a la puerta de su habitación y encontrarse con el acertijo, Julisa arqueó una ceja. Se quedó con la respuesta en los labios porque antes de responder – impaciente por entrar de una maldita vez – Adrien ya estaba besándole el cuello. Cualquiera que hubiera estado con ella podía dar fe de lo sencillo que era convencerla a hacer prácticamente cualquier cosa de esa manera…


-        - No alardees. – Le respondió entre susurros, inclinando ligeramente la cabeza para dejarlo hacer con su cuello lo que quisiera. La resistencia inicial que había sentido al llegar desvanecía y terminó de convencerse que no había nada por lo que sentirse insegura, si esto era lo que quería hacer debía disfrutarlo y dejarse llevar a donde fuera que la corriente le guiara.


La habitación de Adrian no era más que otro reflejo de sí mismo, altivo y frío, cada cosa estratégicamente colocada en su lugar y aquello podía volverse intimidante. Lejos de sentirse inadecuada decidió tomar las riendas y terminar de una vez con aquella abrumadora sensación de duda y segundos pensamientos. Le tomó el rostro entre las manos y lo besó intensamente, decidida a soltarse por completo sin que nada más le supusiera un obstáculo. – Siéntate… -


Última edición por Julisa Chee el Sáb 10 Ago - 13:51, editado 1 vez
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Adrien Morgan el Miér 7 Ago - 20:00

Realmente muy pocas cosas que él las hacia las hacía en el afán de alardear o sentirse superior a los demás, si había ocasiones en que miraba por debajo del hombro o se portaba prepotente, como esa tarde en el restaurante, pero no eran parte de él y Julisa lo sabía.  Realmente entre todas las personas Adrien podía decir que al menos ella conocía esa parte no tan desagradable de él, porque él se la había mostrado.  Charlotte o Kitty podían decir que él era bueno, que era un santo tal vez, pero realmente solo lo hacían por lo que ellas creían conocer, no por lo que él era de verdad.  En cuanto entraron en la habitación cerró la puerta tras él y la distancia entre ellos quedo minimizada casi en el acto. Besaba sus labios como si jamás pudiera cansarse de eso, porque la quería, de una manera cruel y retorcida, pero la quería.

Tal vez él no podía cumplirle todas las promesas que le hacia a Julisa, realmente ni siquiera se había planteado el hecho de desafiar a su familia ni mucho menos el presentarla formalmente como su novia o algo así, pero eso no hacía que desaparecieran en él esas ganas de besarla, de tenerla a su lado, ¿Qué podía hacer si no mentirle?  Porque estaba seguro que en el fondo, ella también lo quería y alguno de los dos tendría que hacer un sacrificio por ello, pero ese no iba a ser él.


La tomo de las manos, aquellas que sujetaban su rostro y las beso, se sentó en la cama y luego la volvió a traer hacia él para abrazarse a ella, besar su piel.  Levantó la mirada hacia ella, esos ojos azul profundo que parecían de alguna manera encontrar consuelo en los de ella.


Tranquila… la noche no se va a terminar… Y en un movimiento rápido la jaló hacia la cama tumbándola y tumbándose a su lado, no podía dejar de sujetarla, de acariciar su piel, de tenerla ahí a su lado tal vez fingiendo que podía haber algo más entre ellos. Acerco sus labios al cuello de la chica y lo acaricio suavemente con ellos, apenas tocándolo, dejando sentir su aliento. Llego hasta su oído donde comenzó a susurrarle pequeñas frases de cariño.


Realmente toda mi vida espere por alguien como tu Julisa… – Y volvió a besarla en los labios sin darle oportunidad a responder.  En esos momentos ni siquiera él podía decir si era verdad o mentira las frases que le decía, porque ella era diferente, todo a su alrededor estaba de cabeza cuando Julisa Chee estaba presente.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Julisa Chee el Sáb 10 Ago - 19:07

En verdad que estaba tratando de no pensar demasiado en lo que pasaba y centrarse tan solo en lo que tenía deseos de sentir. Sin dudas ni inseguridades ni aquella repentina ansiedad que le invadía por completo y le hacía pensar que estar en esa habitación no era buena idea después de todo. Desconectar por completo de todo lo demás y preocuparse por las consecuencias al amanecer. Nunca había sido alguien que temiera al riesgo y no tenía planeado comenzar ahora, de ahí que no pudiera comprender toda aquella cautela que le envolvía. Sería, quizá, que por más que quisiera hacer entender que no, Adrien seguía teniendo entre sus manos la capacidad de hacerle mucho, muchísimo daño.


Cuando se sentó en la cama como le pidió que hiciera y la abrazó, lo primero que ella hizo fue guiarle las manos a sus caderas. Quería sentir sus brazos rodeándola y sus labios recorriéndole la piel en ese instante, así que se sacó el bolso de correa larga que cruzaba su pecho y lo dejó caer a los pies de la cama. Lo siguiente que hizo fue quitarse la blusa mientras aún la abrazaba. Tenía muy claro porque estaba ahí, después de todo. El simpático estampado de lunares fosforescentes en su sostén no era precisamente el más seductor de todos y esos tonos púrpura contra verde lima contrastaban demasiado con toda la atmósfera de esa habitación, pero no le importaba.  Acarició su rostro y su cabeza cuando alzó la mirada hacia ella. Le gustaban sus ojos, muchísimo, porque no eran comunes.


- Eso es lo que tú dices. – Se rio un poco, de una manera apenas perceptible, cuando la sujetó e hizo recostar en la cama junto a ella. Lo decía tan solo por llevarle la contraria de una manera casi infantil, aunque perdida en sus besos y caricias bien podría haberle dado la razón en cualquier cosa. Respiró muy profundo al notar su aliento recorriéndole el cuello y se mordió los labios. Su cuerpo entero ya lo buscaba, en la manera en que se arqueaba hacia él, en que sus manos lo recorrían y los latidos de su corazón se aceleraban.


Cerró los ojos y lo besó, primero suave y tomándose su tiempo para disfrutar del sabor de sus labios y la textura de los mismos, aunque pronto se volvió un beso mucho más profundo. Le tomó el rostro entre las manos, buscándolo a cada instante, sonriendo incluso en medio del beso. Buscó recostarlo sobre su espalda, guiándolo con sus besos y sus manos para irse acomodando sobre él, sentada sobre su cintura, inclinada sobre el hasta estar pecho contra pecho, acariciándole el cuello, y sin nunca dejar de besarlo. Y deseó, con todas sus fuerzas, que eso que le decía al oído fuera con total sinceridad.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Adrien Morgan el Mar 13 Ago - 12:52


¿A quién quería engañar? En esos momentos en que el cuerpo de Julisa lo rodeaba, en que su piel le pedía a gritos que la tocara y disfrutara del éxtasis de su sensualidad lo menos que tenía era auto control para negarse. Se había colocado sobre él, cosa que aprovecho para llevar ambas manos a sus caderas y después a su cintura.  La besaba y tocaba su piel entre jadeos apenas controlados, esa mujer le hacía perder la cabeza.  Bueno, tal vez no era solamente Julisa quién lo hacía sentirse de esa manera, tal vez era como es que todo había sucedido, en ese día en especial no había tenido el mayor control de sus emociones.


La afianzó sobre sus caderas, estaba mandando los códigos de ética al demonio, él mismo se quitó la camisa de vestir que tenia puesta, necesitaba tener ese contacto directo con su piel;  Adrien nunca había sido un hombre de muchas mujeres, además de unos cuantos romances fugaces, Julisa había sido la primer mujer en su vida (si, ridículo pero cierto) y la extrañaba y necesitaba.  


Sus manos habían ido a parar a los pechos de Julisa, liberándolos de su encierro y dejando caer la ropa interior a un lado, él ni si quiera le prestó atención al decorado de la prenda, de haberlo hecho posiblemente le habría parecido un gesto tierno, algo de las pocas cosas que aun le gustaban de ella.  La tomó entre sus brazos besándola profundamente y deleitándose con la figura que ahora estaba frente a sus ojos,  sentía que no podía esperar más, tenía que hacerla suya en esos momentos, la visión era demasiado para él.


Ya no hubo palabras, no las necesitaba, no él al menos. La tomó con fuerza de la cintura y la colocó debajo de él en la cama, dibujó un camino con sus labios desde el pecho de la joven hasta su vientre donde se detuvo unos momentos  para desabotonarle el pantalón y sacárselo de encima de una buena vez.   Se coloco sobre ella nuevamente, esta vez no la besaba, solo observaba su rostro mientras acariciaba su cuerpo lentamente con una de sus manos llegando hasta los lugares más íntimos, haciéndola desear, como si estuviera jugando con ella, fingiendo que no era él quién se moría por tenerla.  
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Julisa Chee el Mar 13 Ago - 19:13

Si tenía que ser sincera, no le había creído a Adrien  cuando, hacía cosa de no muchos meses, le había dicho que ella había sido la primera chica con la que estaba en una cama. Qué decir, se había llevado ya un par de virginidades a lo largo de su historial de parejas pero siendo como era él, mostrándose siempre tan seguro y en control de sí mismo, fue una sorpresa. Una de esas que le había llevado a pensar que después de todo había mucho más en él de lo que dejaba mostrar.

Volver a sentir sus labios, sus caricias, su piel sobre la propia, era nuevo y a la vez familiar y no podía evitar sentirse un poco nostálgica porque una parte de ella lo había echado también mucho de menos, y simplemente no conseguía cansarse de sus labios, nunca le era suficiente. Sonrió al sentirlo aferrarse a sus caderas y si consiguió la voluntad de apartarse un poco de él fue tan solo para darle oportunidad a que se desvistiera también. Recorrió con los dedos su pecho, pálido por completo si acaso se comparaba con su propia piel, algo que seguramente a muchos de aquellos que llamaba amigos llegaría a escandalizar. El heredero Morgan con una india. Vaya estupidez…

Un ligero escalofrío le recorrió la espalda al quedar sus pechos desnudos pero no le dio mayor importancia, no cuando le recorría el cuello con los labios buscando aquel punto preciso que sabía bien lo hacía estremecerse, no cuando besarlo y tocarlo y sentirlo tan cerca de ella era el único pensamiento que tenía.

Respiro profundo cuando la sujetó por la cintura para tumbarla sobre la cama, y no demoró ni un segundo en que sus manos volvieran a buscarlo, porque notar el calor de su cuerpo bajo ellas era una necesidad. Su cuerpo se tensó entero al momento en que él comenzó a descender con su boca por su pecho. 

Ella misma alzó las caderas cuando le desabrochó los pantalones, sin ninguna palabra, o sonrisa cómplice, era demasiada esa necesidad de tenerlo en ella como para  no obedecer a nada más que ese impulso. Y aun así él se tomaba el tiempo para torturarla, para provocarla y hacerla desearlo aún más. Lo que comenzaron como leves jadeos fueron volviéndose poco a poco en gemidos, si bien tenues, inconfundibles, pues en lo intimidante que resultaba esa habitación, lo abrumadora que encontraba esa casa y a pesar de dar por hecho que no había nadie más, sus gemidos era para que solamente él los escuchara. Cerró los ojos y se mordió los labios, echando la cabeza hacia atrás y tratando de tocarlo en cualquier parte de su cuerpo que estuviera a su alcance. De ahí la prueba de exactamente cuanto poder tenía sobre ella, que la tenía en sus manos y no era capaz de oponer resistencia.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Adrien Morgan el Mar 13 Ago - 19:57

Entre la oscuridad de la habitación solamente podía escuchar los dulces jadeos de Julisa, eso le excitaba y a la vez lo incitaba a seguir adelante, tocándola sin pudor, adueñándose de su cuerpo. Adrien la mayoría del tiempo tenía esa actitud segura y  eso se reflejaba también en la alcoba, en sus relaciones personales que si, hasta ese momento de su vida solamente le pertenecían a ella. Él no tenía problema con eso, Julisa era como su desahogo emocional y por la vida misma, le encantaba tenerla así, entre sus manos (Literalmente).

Entonces sintió que ni él mismo podría contenerse más, la deseaba, quería hacerla suya en esos momentos, ya no estaba pensando en nada más que en clavársela hasta el fondo. Le dio un beso que rayaba entre lo salvaje y desesperado, se separo de ella solamente lo necesario para poder quitarse el resto de la ropa, si bien Adrien jamás había sido del tipo deportista, su rutina lo hacía mantener al menos un cuerpo saludable y bien formado; la tomó nuevamente entre sus brazos, así como claramente contrastaba su piel, le gustaba, podría decirse que si, en esos momentos le venía  importando nada lo que su familia o cualquier persona podría decir al respecto. Colocó las manos sobre su cadera y la puso sobre él, volviendo a quedar él recostado sobre la cama, soltó un gemido de placer en el momento en que la penetro, así sin más, era algo que su cuerpo y el de ella deseaban, lo sabía y lo sentía.

Muy bien, realmente no podía decir que no había extrañado tenerla sobre él, el sentimiento de éxtasis que le producía el poseerla, el placer que le brindaba su cuerpo con cada contoneo de sus caderas. El la tenia sujeta con fuerza, oprimiendo su piel en el tiempo que ambos lograran acostumbrarse nuevamente el uno al otro, momentos después comenzó a embestirla , primero de manera lenta y cadenciosa, como si estuviera atesorando cada segundo a su lado. Se levantó un poco solamente para alcanzar su cuerpo, besarla nuevamente,  tocarla, quería hacerla sentir que aun que no fuera ni el primero (y posiblemente no el ultimo) hombre en su vida, al menos lo recordaría, porque ella era suya, de muchas maneras que ni siquiera podría comprender.  

Entonces los movimientos comenzaron a hacerse más fuertes y furiosos, uno tras otro mientras él observaba el vaivén del cuerpo de julisa sobre el suyo propio, esa imagen valía más que cualquier cosa, incluso llego a pensar si realmente valía la pena desechar todo, la fortuna de una familia, las puertas que el renombre podría abrirte, solamente por tener el cuerpo de esa mujer todas las noches con él, solamente con él, pero se reprimió a sí mismo por pensar en aquellas tonterías, por supuesto que no podía ser así, aquella noche le había mentido a Julisa y ahora la estaba haciendo suya, sinceramente, no sentía remordimiento en lo absoluto.


Última edición por Adrien Morgan el Miér 14 Ago - 0:40, editado 1 vez
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Julisa Chee el Mar 13 Ago - 23:50

Un gemido más definitivo y vibrante se escapó de su garganta al sentirlo entrar en ella. Lo había estado esperando con ansias renovadas al momento que se encargaba de acomodarla sobre él, cuando quedaba sentada sobre sus caderas con un muslo a cada costado de él, con las puntas de los dedos recorriéndole el pecho, con las uñas rasgándole la piel. Tanto lo deseaba que a nada estuvo de de tomarlo entre sus manos y hacerlo entrar ella misma, pero notar la presión de aquellas manos en sus caderas.

Le gustaba que comenzara así, despacio, que la dejara saborearlo y adueñarse por completo de la sensación que provocaba tenerlo dentro de ella. Se mojó los labios y ayudada por la forma en que apretaba los dedos en su carne, sus caderas comenzaban con una cadencia sinuosa, definitiva. Se sostuvo con una mano sobre su pecho mientras que con la otra recorría el camino desde su vientre hasta sus labios, delineando las líneas de su rostro. Nunca apartó la mirada de la de él, porque quería grabarse hasta el último gesto, el último temblor involuntario cuando se movía. Se sonrió, casi feroz, ¿en realidad creía que alguna de aquellas princesitas de sociedad con las que se suponía debía estar iban a hacerlo sentir lo que ella lograba con un giro de sus caderas?

Cuando se irguió hacia ella lo rodeó entre sus brazos. Acarició su rostro, su cuello, sin ningún orden más el que su el calor en su piel le dictaba. Algo le susurraba en jadeos, que no llegaría a entender porque no solo parecía decirlo para sí misma sino en un idioma que no comprendería. Cerró los ojos, con fuerza, concentrándose únicamente en todas aquellas sensaciones tan placenteras que barrian por completo con ella y se inclinó hacia él, buscando sus labios en un beso profundo que conseguía erizar hasta el último vello en su nuca.

Sus gemidos no se volvían más potentes, sino más agudos. No lo pensó más, o mejor dicho no pensó en nada más que él. Sus caricias eran eléctricas, sus gemidos eran embriagantes y no hacían otra cosa más que espolearle, a inclinarse hacia él y tomarle por el cuello y besarlo hasta agrietarse los labios y no detenerse hasta sentir que se deshacía entre sus brazos, porque su corazón latía desbocado al saberse con él, en su habitación, en su hogar, porque estar consciente de ello era demasiado poderoso y el aliento comenzaba a faltarle...
 
No podía respirar.

Ahí fue cuando supo que algo había mal. 

- Adrien... - Le llamó con voz entrecortada, que bien podría haberse atribuido a su excitación. Se apoyó en él, enterró el rostro en su cuello, se estremeció entera, y no dejaba de repetir su nombre una y otra vez. Su cuerpo se tensó en un horroroso escalofrío y ella se aferró a él con todas sus fuerzas, buscando su abrazo. - Adrien... - No conseguía pedirle que se detuviera.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Adrien Morgan el Miér 14 Ago - 0:39

Su respiración estaba acelerándose cada vez más, así como los latidos de su corazón. Sentía el delicado placer de poseer a Julisa, de hacerla suya con fuerza, con pasión, disfrutar de su cuerpo y sus movimientos en la cama, porque realmente esa mujer era buena haciéndolo, aun que no tenía mucho punto te comparación, pero en esos momentos lo sentía así, Julisa Chee era una maldita diosa del sexo, pero no le iba a demostrar que lo tenía entre sus manos, por más difícil que eso pudiera ser.  Realmente si ella le hubiera pedido cualquier cosa así, en esa situación, él hubiera aceptado sin rechistar a cualquiera de sus caprichos o deseos, cualquiera.

Sinceramente, por mucho que le doliera aceptarlo, no se dio cuenta de inmediato que algo iba mal con ella, no hasta que sintió ese escalofrió cuando ella se refugió entre sus brazos. Fue en ese momento que reacciono saliendo del estopor que el placer le daba y la abrazó con fuerza hacia él.  Detuvo sus movimientos y tomo su rostro con una mano, le dio pequeños besos en las mejillas y los labios tratando de tranquilizarla.

¿July? ¿Qué sucede? ¿Estás bien?... – Bueno, él sí que no estaba en su segunda especialización de Medimagia como para que un ataque de pánico – histeria lo alarmara. La abrazó con más fuerza y le dio un beso en la frente tratando de tranquilizarla. ¿Qué había sucedido? Conocía a Julisa lo suficiente como para saber que no iba a darle un ataque de pánico solamente por estar teniendo relaciones con él, aun que nunca habían estado en su habitación hasta esos momentos.

Tranquila, mira… espera solo un momento por qué no puedo entender que estas diciéndome. Necesitas calmarte… – Tomó la cobija gruesa de la cama y la cubrió con ella, se sentía estúpido por dejarla así, se coloco una bata de dormir que estaba colgada cerca de la cama y camino hacia uno de los cajones donde, entre frascos medicinales, sacó un filtro de paz el cual volvió para dárselo a la joven.

Bebe eso. ¿Qué sucedió?... – Si, había algo de preocupación (y frustración en su voz), si ella no quería hacer las cosas, debió decírselo desde un inicio, no fingir un ataque de pánico de la nada.  Se sentó en la orilla de la cama, a su lado y volvió a abrazarla.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Julisa Chee el Miér 14 Ago - 1:21

No podía respirar. No podía respirar. No podía respirar y el corazón estaba por salirsele del pecho y sus manos temblaban y sentía que iba a desvanecerse. Apenas y logró negar con la cabeza cuando le preguntaba si se encontraba bien, porque en realidad sentía que iba a morirse y no podía explicarse el por qué. No era un ataque de pánico por estar follando con él en su habitación. Era algo más, algo que estaba haciendo que todo su cuerpo se erizara y que perdiera la voz.

- No... no lo sé, Adrien, yo... - Balbuceó con dificultad, incoherente. Y entonces una imagen apareció ante ella, fugaz y violenta como el destello de una explosión: una habitación a puerta cerrada, oscura y en total penumbra salvo por un aro de velas a medio consumir que crepitaban como huesos viejos frotándose entre sí.

Pero qué.... inmediatamente se llevó las manos a la cabeza, tratando de ocultarla entre sus brazos. Sintió la cobija sobre su espalda pero poca o ninguna atención le prestó, dejando que volviera a resbalarle por los hombros. Cerró los ojos, con toda sus fuerzas, y la opresión en su pecho era tal que dolía, de la manera más tangible y real que había conocido. 

- No puedo... no puedo Adrien, no puedo... - Esto no era normal. Llevaba teniendo visiones desde que tenía ocho años, sabía lo que esperar, sabía lo que sentir, pero nada se comparaba a esto. Estaba aterrada, y el terror era tan real que podía sentirlo trepando por su piel y asfixiarla, no podía respirar, no podía respirar....

Escuchó un grito, un grito que le heló la sangre y le hizo sobresaltarse, ya con las lágrimas acunadas sobre sus ojos. Volvió de inmediato la mirada hacia la puerta de la habitación, muda por aquel pánico sobrecogedor que a cada segundo hacía latir su corazón con más fuerza. Adrien se acercaba con una poción. ¿Qué no lo había escuchado él también? No, claro que no, él no podía sentirlo... No pudo responderle, tomó el filtro de paz entre sus manos, más por inercia que por comprender en su totalidad lo que ocurría y se dejó abrazar. Que no la soltara, por piedad que no la soltara...

Entonces volvió a escuchar el grito por segunda vez, voz de mujer desgarrada. Quedó completamente inmóvil, paralizada como roca, mirando a la nada en la oscuridad de aquella habitación, y el filtro resbaló de sus dedos, derramándose sobre sus muslos, y las sábanas, y por donde fuera.

Y fue cuando lo vio. La habitación en penumbra. Las cortinas escarlata sobre los muros de ladrillo negro. Las velas rodeando el piso de roca y las canaletas talladas en el mismo. Las figuras de capucha negra, los cánticos cuyo eco hacía vibrar aquellos muros helados. 

Un cuerpo que arrastraban, su rostro irreconocible, sus ropas antiguas, anacrónicas. Las canaletas en el piso llenarse, llenarse, llenarse de escarlata. Y los cánticos a su alrededor cada vez atestando más contra su cordura. 

Un libro de cuero antiguo. Gritos, más gritos, gritos por todos lados, vísceras expuestas, los muros goteando en carmesí. Las velas consumidas, la peste a grasa incinerada mezclada con incienso. 

Un rostro lívido de terror. Lo conocía, estaba segura. Lo había visto antes. Era joven, era bonita, era su perdición y lo sabía. Y los cánticos aumentaban y las velas se apagaban y a sus pies no había más que sangre y horror y ella no podía, no podía más. La conocía. La conocía y estaba segura. Su cabello, su mirar, el anillo en sus manos. Letras griegas. Oro blanco. 



T


P


A





...Al salir de trance temblaba entera. No había podido contener más las lágrimas en sus ojos y toda aquella horrible sobrecarga a sus sentidos era más de lo que podía soportar. Le habían partido la cabeza en dos, eso debía ser, porque el dolor que sintió no se podía comparar con nada, y torpemente se llevo la mano a la frente como esperando encontrarla empapada de sangre también. 

- Adrien.... Adrien... - Le llamó. Seguía llorando, llorando como nunca y a la vez sin emitir ni un solo sollozo. Nunca había experimentado nada así. Nunca tanto miedo, nunca tanto dolor, nunca tanta certeza de encontrarse en la misma boca del infierno. Lo buscó a tientas, titiritando, viendo a su alrededor todo borroso...

Y al poder encontrar su rostro una vez más, quiso gritar con todas sus fuerzas, pero no tenía fuerzas para ello. Por lo veía con toda claridad, aunque todo en esa habitación desapareciera:

Sabía que era él porque sus ojos mantenían el mismo tono de azul, aunque lo que tuviera frente a ella no fuera más que un amasijo de carne viva y ensangrentada, despellejado hasta la última tira de piel que cubriera su cuerpo. - Adrien, ¡ADRIEN!

Se apartó de él, consiguiendo apenas la fuerza necesaria para gritar. Tropezó, cayó de la cama. 

Creía que iba a morir en ese mismo instante.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Adrien Morgan el Miér 14 Ago - 17:19

Adrien no había cursado ya toda la carrera de Medimagia nada más porque si, no estaba asustado por lo que le ocurría a Julisa, al contrario la estaba examinando, los movimientos corporales, su temperatura, su mirada. Aquel era claramente un ataque de pánico aumentado por algo, para él (y para media escuela) no era un secreto que Julisa se decía ser vidente, él no estaba muy seguro de eso porque jamás había presenciado sus dotes, aun que estaba seguro que en algunas ocasiones le había servido para ganarle en el ajedrez.  Entonces, le fue fácil atar cabos aun que no sabía muy bien la naturaleza de su visión ni mucho menos lo que aquello podía implicar.

Se levantó de la cama cuando la poción cayó en las sabanas, Julisa parecía por momentos tener la mirada perdida. ¿Qué tipo de visión estaría teniendo? Lo que fuera la tenía demasiado alterada, aquello podía derivar a distintas complicaciones que él, sinceramente, no estaba dispuesto a soportar.  Fue hasta el lugar donde había dejado su varita y la tomo entre sus manos, luego volvió a sentarse al lado de Julisa, estaba por tomarle el mentón para revisar la dilatación de sus ojos, pero ella parecía más asustada, tanto que se había ido de espaldas y caído de la cama.
Es suficiente Chee… – Dijo un poco frustrado, luego apunto su varita hacia ella lanzando un hechizo para que se relajara, de esos que enseñaban en los primeros semestres de carrera, atontaba un poco pero hacia que los músculos se aflojaran. Fue hacia ella y la levantó, volvió a recostarla en la cama y se sentó a su lado, reviso su pulso tomándola por la muñeca, había pasado de ser en unos segundos Adrien a ser el Medimago Morgan.


No hables, necesitas controlar tu respiración primero. . Julisa tenía el pulso acelerado aun, con todo y el hechizo. Alzó su varita nuevamente y unos cuantos frascos pequeños, de no más de cinco mililitros comenzaron a flotar hasta él. Tomo uno y lo mezclo con otro hasta dar un tono algo transparente, azulado, se lo puso a Julisa en los labios.


Bébelo, no voy a discutir esto… – Era un concentrado, Adrien siempre parecía serio y formal cuando trataba con pacientes y ella se había convertido en uno.  Le puso la mano en la frente, estaba helada, la cubrió con las mantas de la cama y no hablo con ella hasta que estuviera calmada, no le iba a preguntar qué es lo que había visto, cualquier cosa podría volver a disparar una nueva etapa de pánico, solamente espero sentado a un lado de ella.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Julisa Chee el Jue 15 Ago - 20:11

Fue extraño, porque a pesar de que el hechizo  hizo que su cuerpo entrara en un sopor que tenía propósito de tranquilizarla, estaba demasiado alterada como para simplemente cerrar los ojos y respirar profundo con calma. A la vez que senía el cuerpo y ligero, como si estuviera flotando en agua, su mente estaba echa un coas total. Todo le daba vueltas, todo se veía borroso, todos los sonidos los percibía con distorsión y la imagen de Adrien sin piel era algo que iba a quedarsele grabado, demasiado intenso y horrible como para poder pasarlo por alto.

Seguia asustada y muy confundida, porque no lograba comprender a que se debia todo lo que acababa de ver. Sintio como Adrien la cargaba y la llevaba hacia la cama mientras ella le murmuraba cosas que ni siquiera estaba segura que tuvieran sentido, aunque todas tuvieran algo en comun, que algo espantoso iba a ocurrir... o habia ocurrido ya? No podia saberlo con certeza.

La voz de Adrien le parecia lejana y hasta desconocida cuando le hizo beber de aquella pocion. No puso resistencia porque no tenia fuerzas para ello, tal vez por el hechizo o por lo consternada que se encontraba despues de su vision. No se reconocia a si misma, y no recordaba haber experimentado nada que fuera ni remotamente parecido a ese sofocante terror. 

Cerro los ojos y trato de incorporarse, algo un poco inutil ya que Adrien seguia sentado a su lado, observandola. Sentia que iba a vomitar y que se iba a desmayar, pero no sabia que ocurriria primero. Incluso la piel le escocia de una manera antinatural y ni hablar de su cabeza, porque juraba que en cualquier momento iba a explotarle. No obstante, a pesar de que veia todo demasiado borroso aun y le costaba aferrarse de nuevo al aqui y el ahora, lo que fuera que le hubiera dado a beber parecia comenzar a surgir efecto. 

Cuando volvio a centrar su mirada en el tardo unos instantes en reconocerlo, pero al poder trazar bien su perfil sin ninguna imagen dantesca de por medio, parecio tranquilizarse. Se cubrio como pudo con las mantas, aferrandose a ellas con fuerza, porque se sentia demasiado expuesta y vulnerable  esa pesada sensacion de que alguien la observaba y un peligro inminente se acercaba se negaba a aminorar. 

Demoro tambien en reconocer la habitacion. En silencio miro a través de la ventana, ausente, distante. Se llevo una mano a la cabeza y maldijo en su lengua entre susurros, hasta que su mirada se detuvo, debilmente, sobre la puerta de la habitacion. Tuvo aquel paralizante escalofrio de nuevo. No comprendia, no comprendia nada, pero la unica certeza que tenia era una que le hacia sentirse aun mas temerosa. 

- Algo horrible paso en este lugar. - Aunque el tono de su voz era tenue, estaba convencida de ello. - Algo verdaderamente horrible... vámonos, vámonos Adrien, por favor... -
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Adrien Morgan el Jue 15 Ago - 22:47

Adrien no era una persona consoladora, tenía hasta cierto punto, la sangre fría para situaciones como esa, no perdía los estribos fácilmente, por eso es que la carrera de sanación le iba bien, por más que quisiera negarlo, estaba hecho para eso. Afortunadamente aquella pócima que le había dado estaba surgiendo efecto, lo único que hizo como una tenue muestra de afecto, fue darle unas palmaditas en la mano después de un pequeño beso en ella.

Por supuesto que ha pasado algo horrible, te has metido un golpe tremendo. Iremos a donde gustes siempre y cuando te tranquilices primero.


Su voz no dejaba tono de dudas, aun que realmente las palabras de Julisa lo habían dejado algo intrigado. Si era verdad que tenia visiones y todo eso, ¿Qué había visto que la había puesto en ese estado? Muchas cosas pasaron por su cabeza, por supuesto que sabía la clase de cosas que ocurrían en la fraternidad, había estado en ella tres años y contando, aun que por supuesto no eran cosas que pudieran ir por ahí platicando con el mundo, si apreciaba su vida, por supuesto.  No, era mejor primero averiguar qué era lo que había puesto de esa manera a Julisa, sacarla de ahí y luego convencerla con alguna otra cosa de que se olvidara de todo.


Traeré tu ropa… –Le dijo con un tono más consolador que al inicio, recupero las prendas de la chica y las coloco a su lado mientras él mismo se vestía. Definitivamente aquello le había ayudado a colocar sus pensamientos en orden, ¿Qué diablos había pensado al llevar a Julisa hasta su habitación? ¿Qué pasaba por su cabeza al prometerle todas esas cosas? No, tenía que recobrar la compostura y sobre todo, su ética.  Quería a Julisa, tal vez de un modo que algunos calificarían como caprichoso, obsesivo, pero no iba a lanzar todo a la borda por ella.


Una vez que se vistió, se giro a ver a la joven, se acerco a ella y la abrazo por la espalda dándole un beso en el hombro y luego el cuello. ¿Estas mejor ahora? ¿A dónde quieres ir? No me gustaría que anduvieras así por todos lados, estas alterada y puede ser peligroso. ¿Quieres decirme que fue lo que sucedió? ¿Tan mal resulto todo? Sabes que no necesitas fingir nada si simplemente no querías estar conmigo podías haberlo dicho. .
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Julisa Chee el Dom 18 Ago - 12:28

- No, no entiendes.

Claro que no entendía, cómo explicarle las cosas que acababa de ver cuando ella misma no las comprendía. Tan solo le quedaban un centenar de imágenes en la mente que no era capaz de descifrar y la asfixiante sensación de estar en el lugar más peligroso de todos. Que a pesar de los hechizos y las pociones la cabeza le estaba matando y era un dolor que no desistía, que todo a su alrededor daba vueltas, que todo lo percibía borroso y distorsionado. Sintió que la tomaba de la mano y la besaba, pero incluso eso le provocó un escalofrío desagradable, como si acaso hubiera estado esperando sentir, en vez de su piel, el tacto húmedo y viscoso de su sangre y carne viva. No podía poner en orden sus pensamientos; si era culpa de la visión o los sedantes o todo a la vez no lo sabía, pero se sentía frustrada como nunca y eso hacía que la opresión en su pecho volviera, que en verdad sintiera que sus sienes estallarían en cualquier momento y no podía detener esa sensación. 

Vestirse era lo que tenía que hacer. Su desnudez o un par de capas de tela no harían ninguna diferencia en sacarle aquel horrible desazón del pecho pero se sentía vulnerable y expuesta de una manera que no soportaba y le hacía sentir disminuida, casi humillada. Se incorporó como pudo, con torpeza, y se puso la blusa tan rápido como pudo sin importarle si estaba al derecho o al revés porque lo único que quería era salir de ahí y ya, y qué el lo hiciera con ella, que buscaran ayuda de cualquier clase porque ese lugar estaba impregnado de algo más grande que ella, más grande que él y que todos y no tenía idea que hacer. No había imaginado nada, la sangre y los gritos y la desesperación eran reales.

No tenía sentido, ¡ninguno! Era una casa de fraternidad como todas las demás y había estado ahí desde siempre, y eran chicos como ella y él y todos sus amigos. Tal vez alguien ocultara algo, y eso le aterraba, como en los noticieros que al entrevistar a quienes conocían al asesino siempre declaran lo mismo, que era una persona tan dulce y gentil y nadie nunca sospecharía...

Sus pensamientos se volvían a cada vez más enreversados e inverosímiles, pero escucharlo fue como conducir a toda velocidad, perder el control y no ser siquiera capaz de ver venir el impacto fatal. ¿En verdad creía que estaba inventando todo eso por arrepentimiento? ¡¡Cómo podía ocurrírsele!! - Coño, Adrien, ¡no! No es eso. - Negó con la cabeza, sus movimientos aun torpes y lentos y se apartó de él, queriendo bajarse de la cama a tropiezos para ponerse los pantalones de una vez. Ni zapatos, ni ropa interior, ni nada, ¿que no la escuchaba cuando le pedía que salieran de ahí ya? - Vi a alguien a quien le hacían cosas espantosas y... y a ti también. Vi que te... sin piel... - No podía ni decirlo en voz alta sin sentir que iba a vomitar. Miró de nuevo hacia la puerta. No lo soportaba más. - Hay que salir de aquí. - Ya no sabía si se lo pedía, exigía o suplicaba. El nudo en su garganta y el desasosiego la estaban asfixiando.

- Por favor créeme. - La voz se le había vuelto a quebrar.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Adrien Morgan el Dom 18 Ago - 13:57

Julisa estaba visiblemente alterada, esas ya eran cosas que iban más allá de lo que él pudiera hacer. Por un momento se planteo la idea de que sus visiones fueran ciertas, ¿Qué habría visto?. El conocía perfectamente la clase de cosas que ocurrían en esa fraternidad, detrás de las reuniones sociales, eventos de gala y toda esa porquería de gente de clase elevada, lo que ocurría en el sótano, nadie entendía por qué es que la habitación de Adrien olía de aquella manera, hasta que conocían el sótano y se quedaba impregnada en su nariz el olor de la carne viva y el oxido de la sangre.

Pero no, Julisa no era una de esas personas selectas, no tenia padres influyentes ni representaba ninguna ayuda para la hermandad, ella no tenía ni siquiera un punto de esa ambición que se necesitaba para nublar la conciencia, ella nunca podría ser parte de eso, por lo cual permitirla salir de ahí aun que fuera con imágenes vagas podría ser un peligro, porque no todos podían llegar a ser tan escépticos, porque aun había personas que podían dudar, porque lo que ella decía era peligroso, para ella y para todos los que habitaban en esa mansión.

Te creo Julisa… toma tus cosas, tenemos que salir de aquí lo antes posible… – Su voz sonaba segura, ¿Qué iba a hacer? Negarle lo que ahí sucedida, que dejara de confiar en él y se escapara a contarle a todo el mundo las extrañas visiones de una lunática? No. Tenía que asegurarse de que aquello terminara ahí y antes de que pudiera pasar a mayores, no se preocupaba por él de igual manera, se preocupaba por lo que pudiera pasarle a ella si otra persona se enterase.

El ya se había vestido para el momento, curiosamente Adrien daba el aspecto de una persona muy calmada en ese tipo de situaciones, situaciones de tensión, donde ser visceral no iba a ser una solución. Espero a que Julisa se terminara de poner lo que fuera que le faltara de la ropa, tomo sus cosas, todas ellas, no quería que nada de Julisa se quedara en su habitación, nada que señalara que en algún momento ella había estado ahí invadiendo como intrusa. Momentos después la tomó del brazo y desapareció con ella.

El lugar donde habían aparecido era fácilmente reconocible por que habían estado ahí hacia no menos de media hora. El callejón seguía igual de inhabitado y solamente el eco de sus pies apareciendo pudo perturbar un poco la noche. Adrien se acerco a ella entregándole el bolso que había recogido por ella y luego acaricio su rostro.

En verdad desearía darlo todo por ti Julisa…
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Julisa Chee el Lun 19 Ago - 22:20

Que le dijera que le creyera aunque no fuera verdad, aunque solamente lo hiciera porque era lo que ella queria escucharlo decir, aun y si no hubiera ni un maldito rastro de verdad en sus palabras, consiguio hacerla tranquilizar un poco, tan solo lo justo como para limitarse a respirar profundo, asentir, recoger todas sus cosas. Queria irse, queria irse cuanto antes y lo mas lejos, pero despues de eso no sabia bien que iba a hacer. Lo unico que tenia era un monton de espantoses imagenes sin ninguna coherencia y el presentimiento mas horrible que habia tenido en toda su vida, pero eso iba a servirle de que?

Es decir... a quien mas podria decirle algo? Y exactamente que iba a contar? Algo espantoso habia pasado, si, pero a quien? Si quiera estaba segura de que habia pasado ya? Pensar en ello volvia a traer de vuelta el dolor mas agudo que habia sentido en su cabeza y que le hacia sentir como si estuvieran taladrandosela con un maldito martillo hidraulico. Era una chica, y le parecia familiar, estaba segura de haberla visto antes, pero no conseguir ubicar de cuando o de donde. Peor aun, tratar de concentrarse en su rostro hacia que todas aquellas sensaciones volvieran a aflorar. El como no termino descomponiendose por completo en el piso de Adrien, habia sido de puro milagro.

Esa habia sido la peor aparicion de toda su vida. Peor que la primera, cuando habia estado segura que iba a terminar sin dedos o pies o algo peor por dejarlos perdidos en el camino. Aunque tenia los pies bien plantados en el suelo todo seguia inestable y apenas llegar, aun sin reconocer donde estaban, se solto de su brazo con brusquedad para apartarse un par de pasos. 

Respiro profundo, agitada, inclinada hacia el frente y apoyando las manos sobre sus rodillas. El sudor frio provocado por el favor mezclado en su frente con el que la hacia hervir a causa del esfuerzo. Probablemente nunca se habia encontrado tan mal como en ese momento. No obstante, estar lejos al fin de aquella fuerza que le hacia erizar la piel el balsamo para su ansiedad. Conuvo un par de arcadas, y lo pesado de sus jadeos fueron aminorando poco a poco.

- Donde estamos? - Pregunto insegura, finalmente recomponiendose lo mas que pudo. Se irguio y se limpio el sudor de la frente con la muñeca, tardando en reconocer el callejon donde su noche habia comenzado. Se veia e incluso se sentia distinto. 

Tomo el bolso cuando se le entrego y la caricia le reconforto, pero no asi sus palabras. Inmediatamente fruncio el ceño y con todo lo que le costaba le miro fijamente a los ojos, apartando la mano con que acariciaba la mejilla. "Desearia"? "Podria, pero no lo voy a hacer".  No le gustaba lo que eso transmitia. No despues de las visiones y todo lo que habia sentido, todo lo que acababa de pasar. De nuevo tuvo una horrible sensacion, pero una completamente diferente a la que el cubrirse de sangre hasta los tobillos y la peste a cebo quemado le habian provocado.

- ... en verdad no soy otra cosa mas que una idiota, verdad? - A todo aquel desasosiego que le habia quedado en el pecho se estaba mezclando la certeza de que debio haber hecho caso a su desconfianza en todo momento y que Adrien le habia visto la cara. Dolida, furiosa, exhausta, asustada y confundida, todo eso y mil veces mas al mismo tiempo echo un caos en su interior. - Te estoy diciendo la verdad Adrien! Algo horrible paso alla! - Insistio, elevando la voz en pura frustracion, conteniendo lo cristalino en sus ojos. - Estoy diciendo la verdad! Creeme!

Ingenua ella, que creia que su confesion a no estar dispuesto (porque capaz lo era, ese era siempre el problema entre ellos) era debido a que ahora Adrien era uno de esos que, como tantos, creia que el Don no era otra cosa que la mas descarada de las estafas. - No debi nunca ni siquiera haberme acercado a ti. - Porque no habia hecho otra cosa mas que lastimarla siempre. Si ni siquiera se hubiea tomado ese instante de mas en fijarse en el chico de expresion solemne y solo frente al tablero de ajedrez, no estaria en esa situacion en ese momento.

Se paso ambas manos por el cabello, aferrandose a las raices con una desesperacion y frustracion tan absurdas que no era ni capaz de verbalizar. - Sabes que? Te quiero, pero no puedo seguir mas con los ojalas y los hubieras y si pudieras. Olvidalo. Olvidalo todo. Ya no puedo mas con esto, contigo. - A la mierda todo, el y todo lo que le hacia sentir. Lo empujo queriendo abrirse paso para marcharse, porque no iba a dejar que la viera llorar, y porque se iba ahora mismo a buscar a alguien que si le fuera a creer, aunque tuviera que quedarse plantada por tres noches frente al cuartel de aurores. Alguno tendria que estar especializado en informacion dada por videntes.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Adrien Morgan el Mar 20 Ago - 12:51

Jamás pensó que en su vida pudiera haber alguien que realmente le causara ese sentimiento que Julisa provocaba en él, ese dolor en el pecho, esa angustia y desasosiego, esa necesidad de tenerla a su lado. Adrien no sabía amar, eso no era algo que pudiera aprenderse de manera teórica, pero estaba seguro de algo, desde el fondo de su ser sabia que amaba a esa mujer ¿Por qué ella no podía comprenderlo? ¿Por qué no sabía el efecto que tenía en él? ¿Por qué no sabía lo mucho que lo había cambiado? Maldijo en silencio cuando la vio de esa manera, no podía soportar que Julisa pensara eso de él, si tan solo ella supiera….

Fue hacia ella y la tomo de ambas manos, la abrazo con fuerza hacia él, solo quería eso, quería guardar ese momento una vez más pues sabía que podía ser el ultimo que tenía a su lado. Quería guardar el calor de su piel, su aroma y los latidos de su corazón, porque él la recordaría, a pesar de todo y de cualquiera, él la recordaría.

Escúchame Julisa, te creo, aun que pienses lo contrario, creo en ti más que cualquier persona que pudieras pensar, te creo porque te amo y no estoy mintiendo. – La tomo con fuerza del rostro para obligarla a verle, había dolor en su mirada, angustia, sabía que la había perdido esa noche.- Julisa yo… recuerdo cada detalle de ti, cada palabra desde el momento en que te conocí, cada momento lo tengo guardado en mí ser. Eres la persona por la que siempre he esperado, eres la primera persona que me miraba como algo más que un gran apellido, eres molesta y tu risa es como la de una niña de cinco años, eres una maniática en los duelos y el mejor contrincante que he tenido en una partida de Ajedrez, pero además de todo eso, eres la única persona en este mundo que podría hacerme feliz, al menos una noche…

Ahí estaba, lo había dicho todo ya, entre hablando sobre sus propias palabras y demás, era la primer declaración que hacía con alguien. Se quedo unos segundos mirándola a los ojos y luego volvió a besarla, era un beso profundo, pasional, era un beso de despedida pero no la había soltado aun, la abrazo aun con más fuerza atrayéndola hacia él y cerró los ojos, tenía que hacerlo rápido o estaba seguro que ella se daría cuenta de la varita que estaba apuntándole en la espalda.

…..Obliviate…..

Tras un brillo de su varita, todo había terminado. No más visiones incriminatorias, no más amores prohibidos. Se separo de ella bruscamente, aun con los sentimientos nublándole la mente y el corazón.

Lárgate de aquí Chee, ¿Qué esperas? ¿Qué la gente piense que puede haber algo entre una maldita Navajo y yo? Si vuelves a hacer algo tan estúpido como acercarte a mí, me asegurare que el consejo escolar se replantee la situación de tu ridícula beca y la de tu hermano. Ahora vete, ¿Qué esperas?...

Jamás había escuchado su voz tan débil, lejana, ¿En que se había convertido?.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Julisa Chee el Mar 20 Ago - 19:00

Su primera respuesta cuando la sujeto fue la de apartarse de él y tratar de empujarlo, aun con más insistencia y brusquedad cuando la abrazaba. Ya no, no más, tenía suficiente. Porque ahora iba a hacer eso que hacía cuando le miraba a los ojos y le decía que estaba entendiendo mal, que la quería y que las cosas iban a ser distintas y ella iba a creerle, como siempre lo hacía, y estaba harta. No lo quería cerca, no quería ni siquiera verlo. Lo único que pedía era, por piedad, que la soltara, que diera todo por perdido de una maldita vez y que cada quien aceptara las cosas como eran y olvidaran todo por la paz, para que ella pudiera ir a buscar una ayuda que no sabía siquiera como pedir, pero no podía quedarse con el peso de haber visto lo que vio sin buscar con desesperación las respuestas que necesitaba.

- Suéltame de una puta vez Adrien o voy a gritar tan fuerte que hasta los muggles me van a escuchar. – Forcejeó con todas sus fuerzas, aunque fuera inútil, porque él seguía manteniéndola bien sujeta. – Ya mierda, YA, que más quieres?? – Que no entendia que no podía quedarse más? Que no era solamente que no quisiera más tenerlo cerca, sino que lo mucho que la lastimaba y el peso de lo que había visto le volvían imposible quedarse ahí un solo segundo. Tenía un límite a lo que podía manejar y ese había quedado ya muy, muy atrás.

 Lo siguiente que escuchó la dejó helada.

Que la amaba. Que la amaba con cada detalle, cada palabra y cada momento que habían tenido y mil y un cosas más que hubiera dado todo por escucharlo decir antes. Antes de que todo fuera complicado. Antes de que todo se fuera al diablo. Antes de estar ahí entre sus brazos queriendo odiarlo con todas sus fuerzas para por fin arrancárselo del pecho y antes de que sintiera cada sílaba en su confesión como una daga clavándose cada vez más profundo. La gargante se le cerró en nudo y no pudo contener más las lágrimas por mucho que se hubiera dicho no lloraría frente de él. Ni un solo sollozo, ni un estremecimiento, solo las gotas que en silencio le manchaban las mejillas.

- ¿Entonces por qué sigues haciendo esto? – Jugando con ella, dándole ilusiones para luego quitársela en medio de los interminables desearía y los quisiera. Ya no más, ya no podía, se lo había dicho antes de acompañarlo a esa noche, o todo nada pero no iba a seguir jugando ese juego. – No tienes derecho, no quiero escucharte, si vas a decirlo solo para torturarme entonces cállate y suéltame porque alguien está viviendo una pesadilla y tengo que hacer algo. – Trató de mantenerse tan estoica como pudo, aunque por mucho que tratara de disimularlo estaba haciéndose pedazos, Por mucho que apretó los labios y apartó su rostro, su beso la tuvo aferrándose a él con una desesperación que no entendía. Le sujetó el rostro por las mejillas, estaba matándola, matándola y no podía hacer nada por detenerlo.

- No voy a seguir asi, Adrien, no importa cuanto te am….


Cuando sintió la varita en su espalda, ya era demasiado tarde para reaccionar.
Hubo un vacío entonces, uno que la volvió a colocar en un lugar extraño y un tiempo que sintió ajeno. Desorientada, no tuvo ni siquiera margen a reconocer donde era que estaba o el comprender porque Adrien le miraba de esa forma. Que si acaso esperaba que hubiera algo entre ellos? Hacer algo estúpido de nuevo y volver a acercarse a él?  Había estado en Wyld Theme con él y se habían dicho muchas cosas, pero ahora estaba todo oscuro… y sus ropas arrugadas, y él con el cabello revuelto, y ella agitada y con su colonia impregnada en la ropa, y la cabeza le mataba, y llevaba una horrible sensación en el cuerpo…

… y estaba en un callejón trasero.

Maldita navajo , le decía. Maldita navajo, cuando estaba a solas con él, echa un desastre, con la respiración entrecortada y en un callejón por la noche.

-  … hijo de perra…

Lo era.

Y ella era una idiota que claramente había llegado a su punto más bajo esa noche.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
196

Julisa Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Media noche [Julisa]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.