The Last Stand

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Last Stand

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Jue 3 Mar - 23:19

Cuidar a dos bebés al mismo tiempo era una locura, y de no haber contado con la ayuda de Pearlie, seguramente no habría logrado salir airosa de eso, ya ni hablar de poder ir de vez en cuando a algunos escondites de la rebelión para ayudar a lo que habían quedado. La fecha de la conferencia de prensa se acercaba y con ello, también el desate definitivo de una locura que ya no se podría parar. Sentía un hoyo en la boca del estómago, pero diario se repetía que no había vuelta atrás.

Y respecto a Jesse, todo el tiempo lo había evitado. Cuando iba a visitar a los bebés, ella se desaparecía misteriosamente de la casa y dejaba a Pearlie con él, cuando se topaban en cualquier búnker, cuando había juntas, ella ni siquiera lo miraba, y si lo hacía era con una frialdad insuperable, como si realmente lo único que le interesara fuera la revolución y sus hijos, nada más.

Estaba cansada de eso, pero no había más. Desde lo de Harley, Wilhelmina había entendido perfectamente su posición en ciertos temas –emocionales- y estaba harta de lidiar con ellos, así que ya no les prestaba atención en lo absoluto, porque de todos modos no tenía caso.

Aquella tarde, que no se había presentado en ningún escondite, y que se había dedicado solo a los bebés, se permitió un respiro cuando al fin fue la hora de la siesta y ambos se quedaron dormidos. Luego de mirarlos como tonta durante un rato considerable, se dejó caer en la cama que tenía ahí al lado y cerró los ojos hasta que escuchó el chirriar de una puerta que se abría. Se levantó de inmediato como una loca paranoica pero respiró cuando se dio cuenta de que era Jesse.

Apretó los labios y volvió a ponerse los flats, sin alzar más la vista hacia él.

-Acaban de dormirse, así que trata de no despertarlos. Sabré si lo haces.

Dijo agitando el monitor de bebés en el aire antes de disponerse a salir de la habitación para dejarlo con sus hijos, pero evitar hablar con él.

______

Ropita de odio

Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Stand

Mensaje por Jesse Crawford el Dom 6 Mar - 22:24

Desde que mis hijos habían nacido hace ya un par de semanas, había tratado de estar con ellos la mayor cantidad de minutos posibles pese a que la revolución exigía de mi atención casi absoluta. No podía evitarlo, los chiquillos eran jodidamente hermosos y tenerlos cerca resultaba más poderoso que cualquier puta droga que hubiese probado a lo largo de mi vida. Era como si mi cuerpo supiera enteramente que no iba a tener demasiadas oportunidades para estar con ellos, y que más me valía sacarle jugo a los tiempos de calma antes de que la tormenta se nos viniera encima.

Los gemelos no podían estar en cualquier parte, ni siquiera cuando el mundo pensaba que el padre no era otro sino Adrien Morgan. Estaba más que agradecido con Pearlie Burroughs no solo por darles alojo, sino porque además de todo estaba arriesgando su seguridad al permitirme entrar a su casa para ver a mis niños. Pensar  que estaba ayudando al primo de quien había intentado matar a su hija me hacía sentir en deuda máxima.

Luego de las precauciones necesarias, aparecí cerca de la casa de Burroughs y me dirigí hacia la entrada no sin antes echar un previo vistazo a los alrededores. Desde luego, Ian Kellar estaba cerca de la zona, en algún punto desde donde ni siquiera yo podía verlo; tal y como el chico lo había prometido. Fue la propia Pearlie quien abrió la puerta y me permitió pasar, dándome aviso de que Mini se encontraba allí mismo con los niños.

Por una u otra razón, no habíamos tenido el tiempo y el espacio para arreglar las cosas. No es que hubiese demasiadas cosas qué arreglar a mi forma de ver, pero mi esposa había estado claramente a la evasiva desde que los gemelos habían nacido. La conocía y sabía perfectamente de qué se trataba todo el asunto, y que hubiese pasado ya tanto tiempo sin que habláramos al respecto era por completo responsabilidad mía. No tengo excusa, desde luego.

Abrí la puerta de la habitación para encontrarme con Mini, siempre alerta aunque estuviera en una zona segura. Le sonreí aunque ella ni siquiera levantara la vista y caminé en silencio poco antes de que se levantara y me amenazara con no despertar a los bebés. La verdad es mi yo egoísta moría por despertarlos, verles los pequeños ojos brillantes y jugar un poco con ellos aunque aun no tuvieran edad para reaccionar a mis idioteces; pero entendía lo mucho que costaba hacer dormir a ambos, sobre todo a Donnie que parecía tener el don de sacar a quien fuera de quicio.

Mini salió y me quedé unos minutos dentro de la habitación, asomando mi rostro hacia la cuna en donde los dos dormían plácidamente. Winnie chupeteaba el dorso de su mano como si soñara con la teta de su madre mientras que Donnie parecía estar a punto de berrear incluso estando dormido. Bien saben los dioses que tenía la capacidad de quedarme solo observándolos durante horas enteras, pero ya era tiempo de hablar con la cabeza hueca que estaba allá afuera. Di media vueltas para salir de la habitación y me encontré con Mini quien se encontraba a mitad de pasillo.

-¿Cómo lo haces? Yo solo consigo que se duerma uno, pero es inútil porque mientras intento dormir al otro el que estaba dormido ya está despertando. ¿Eres bruja o algo así?- Traté de bromear con ella torpemente, sin esperanza de tener algún resultado. Miré hacia el techo y luego traté de buscar su mirada aunque supiera que muy probablemente me encontraría con las puertas del infierno encarnadas en su mirada de odio.


-Escucha cariño, sé perfectamente lo que estás pensando y no. No hemos tenido tiempo, pero estoy seguro de que debí decirte esto desde que estabas pariendo y me arrepiento mucho de no haberlo hecho por pensar que no era gran cosa. No ha pasado absolutamente nada… ni con Rayder ni con nadie. Es solo una colega de la revolución y no sé qué cosa es lo que te ha hecho pensar en otra cosa, pero en serio te lo digo: no hay una mierda de lo que te imaginas.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Stand

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Dom 6 Mar - 23:10

En realidad no se fue a ninguna parte. Se quedó a la mitad del pasillo con la espalda contra la pared y los brazos cruzados preguntándose si todo eso valía la pena a esas alturas. No la revolución, ni nada, sino estar enojada con Jesse de esa manera, sentirse tan incapaz de dirigirle la palabra a pesar de todo lo que ya habían pasado. ¿Acaso no le había dicho que no importaba con quién estuviera mientras siempre volviera a ella, aquella noche en ese hotelucho espantoso, en donde él le había pedido que se casaran de nuevo? Entonces se estaba contradiciendo, pero no podía evitarlo.

Se sobresaltó de nuevo cuando escuchó que salía de la habitación y volvió a rehuir a su mirada. Si lo hacía iba a volverse débil y no quería caer así de fácil. Sus palabras la hicieron dibujar una media sonrisa pero nada más. Negó con la cabeza y luego sí, volteó a verlo cuando escuchó el resto de lo que tenía para decirle, aunque no había realmente ninguna puerta del infierno abierta en sus ojos.

-No sé qué decirte. Creo que lo que realmente me lastima es que…no sé, me engañaste porque seguramente ya no era lo suficientemente deseable para ti, ¿no? estabas aburrido de la pelota gigante en la que me había convertido. Me di cuenta de que si me habías engañado en esa época yo no tenía nada con qué competir.

O sea que, en resumidas cuentas, todo era un capricho más o menos ególatra, más o menos vanidoso. Lo que realmente le dolía era que seguramente Jesse en aquellas épocas no la había encontrado ni la mitad de atractiva que en cualquier otro momento, y saber que no podía humillar a las demás, le podía mucho. No era tan complicado, era una descarnada vanidad.

-Pero ya no importa, realmente. Me interesa lo que la gente pueda aportar o no a la revolución, no si se revuelcan contigo o no. ¿No lo ves? Que nos queramos o no realmente no importa mucho, Jesse. Esto va a terminar muy mal de cualquier forma. No nuestra lucha, sino lo que somos tú y yo.

Se remojó los labios y apretó con fuerza el monitor que tenía en su mano derecha. Una lágrima estúpida le estaba recorriendo la mejilla y se la limpió lo más rápido que pudo con el dorso de la mano contraria. Era el conjunto de todo, de pensar que las palabras de Harley eran ciertas, de recordar sus visiones en las que varias veces le había dicho que Jesse iba a morir si hacía esto o aquello.

-No me sirve de nada aferrarme a lo mucho que te amo si al final sé que no vamos a estar juntos.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Stand

Mensaje por Jesse Crawford el Lun 7 Mar - 20:23

La primera sorpresa que me llevé llegó cuando Mini levantó la mirada. No había en ella ni furia ni odio ni ninguna de las puertas del infierno, lo único que me encontré fue con una mirada casi vacía, triste, como si a quien tuviera delante de mi no fuera a la Mini que había conocido. Ese simple hecho me desencajó por completo y fruncí el ceño al no entender una mierda de lo que estaba pasando. Mini siempre había maximizado cualquier cosa durante toda la vida, incluso hasta las más mínimas discusiones se convertían siempre en un delirio de terror. Y ahora en cambio…

-¿Qué? ¿De qué estás…? – Literalmente no había entendido lo que acababa de decir. Mi mente no había hecho una conexión inmediata entre sus palabras y lo que se suponía que estaba pasando ahí. Unos segundos después entendí lo que quería decir y que tenía mucho que ver con su físico, con el hecho de que había tenido una barriga de embarazada durante quién sabe cuánto tiempo. No voy a mentir, en ese preciso instante estuve a punto de reírme no porque quisiera burlarme de ella, sino porque era un jodido alivio mental que el problema fuera una patraña como esa.

-Creo que no me estás escuchando. Cariño, no hubo una mierda con nadie y tú estando embarazada eres la cosa más sexy que podría existir en este puto planeta y dios sabe que no miento-


Le sonreí, aun incrédulo de que pensara que no fuera lo “suficientemente deseable”. Traté de mirarla a los ojos y tomarle el rostro hasta que de pronto salió con aquel otro argumento y entonces la sonrisa se me borró por completo, y tuvo aquel poder porque aquella última frase era tan certera y tan jodidamente auténtica que sentí como si alguien me hundiera un puñal de sesenta centímetros en el pecho. Era verdad, ni ella ni yo teníamos un puto futuro.

-¿Por qué diablos dices eso ahora? No deberías… no es justo que digas esas cosas ahora. - ¿Cómo podía decirle otra cosa cuando yo mismo sentía a la muerte como una puta sombra rondándome día y noche? ¿Cómo podía mentirle cuando sabía que ni siquiera iba a ser capaz de ser el padre de sus hijos?

Era simple. No podía dejar que nuestros últimos tiempos juntos se echaran a perder por idioteces como esa.


-Escúchame Wilhelmina. Ya sé que soy mierda… que siempre lo he sido y que tal vez he sido el más grande error de tu vida. Pero quiero que pienses en lo que hemos construido juntos, en los sueños que hemos labrado con nuestras manos y en esos dos pequeños que…- Me dí cuenta que estaba levantando la voz más de lo necesario. Me interrumpí y bajé la voz por miedo a que los gemelos despertaran. -… en esos dos niños que son la puta cosa más hermosa que tú y yo hemos visto en nuestras vidas. Mini, te amo con toda mi alma… y que no tengamos un maldito futuro juntos no significa que no valga mi último aliento para luchar por ti y por ellos. Fi un idiota al dejar que se te hicieran todas esas ideas y que terminaras así, con esa puta mirada de lisiada que parece no tener un gramo de alma. Este sigo siendo yo y sigo siendo solo tuyo desde que te hice la promesa de serlo. 
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Stand

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 7 Mar - 23:41

¿Podía decirse que Jesse Crawford era el peor error de su vida? Lo miró preguntándoselo en serio. ¿Qué habría pasado si no se hubiera enamorado de él? Habría tenido una vida normal, un noviazgo normal con alguien más, se habría convencido de que cualquier sentimiento mediocre hacia cualquier otro era amor, y habría sido convencional, sencillo. Con Jesse todo se había maximizado siempre, todo el tiempo, hasta ser violento, irracional, estúpido, errático, pero a la vez tremendamente excitante, complejo, único en su tipo. A algo así de grande no se le podía catalogar como error.

-¿La primera o la última vez que me lo prometiste?

Le preguntó con el último gramo de alma que le quedaba, el último vestigio de ironía y de aquello que siempre la había caracterizado, esa incesante búsqueda por una buena pelea, como si las estuviera deseando todo el tiempo.

-Tengo miedo de todo. Tengo miedo de perderte. No me importa ahora si me amaste como yo a ti o no, de hecho siento que eso es imposible. Me importa que no me dejes, que no me dejes sola, que no me dejes jamás, porque no podré soportarlo, ¿me escuchas? Lo que siento por ti me quema por dentro, te lo juro, me consume por completo. Y tengo miedo de que si te vas, que si no estás conmigo, todo eso que tengo explote y me mate…te lo juro.

Se sentía aterrada de decirle esas cosas tan descarnadas, pero que eran honestas. Lo que sentía por él la desbordaba. Sin poder resistirlo más lo abrazó, rodeándolo por completo, apoyando la cabeza en su hombro, respirando su olor, reconociendo los músculos de su espalda. Lo estrechó contra ella por primera vez en lo que parecían siglos separados.

-Solo quiero que me ames, es todo. Te necesito mucho, toda mi vida ha sido dedicada a ti, todo lo que soy es por ti.

Incluso los errores, las locuras, las decisiones precipitadas, sus fracasos, los engaños, las mentiras, todo parecía consecuencia directa de lo que Jesse provocaba, con lo bueno y lo malo, era el dueño absoluto de todo.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Stand

Mensaje por Jesse Crawford el Mar 8 Mar - 22:28

-Mini, por favor…- Aun dentro de aquel contexto, escuchar su ironía significó una especie de alivio que me hizo sonreír para mis adentros, porque aquella acidez solo podía significar que delante de mi seguía estando la Mini de siempre, la que no paraba de ser sarcástica y desesperante incluso en los peores momentos.

Necesitaba de su fuerza como de ninguna otra cosa. Que me dijera de pronto esas cosas era un duro golpe que justo en ese momento tenía la fuerza de tambalearme, de hacerme flaquear por completo y pensar por enésima vez que todo lo que estaba haciendo estaba jodidamente mal. Mini al fin me rodeó con sus brazos y la estreché contra mi pecho como respuesta, sintiendo su calor, buscando el aroma de su cabello. No le decía nada porque literalmente me había quedado sin palabras. Me sentía como un imbécil por no ser siquiera capaz de mentirle, por no poder decirle que todo iba a estar bien, que me iba a quedar con ella pasara lo que pasara. De nuevo, la idea de escapar del mundo y de las responsabilidades parecía más fuerte que nunca. Mis labios temblaron mientras tocaban su cabello y estuve a nada de proponerle que nos largarnos a cualquier parte, lejos de América, de todo.

-No tengas miedo. Tienes la fuerza de luchar contra lo que sea sin importar si estoy o no estoy contigo. Ahora más que nunca debes tenerla, porque esos dos niños te van a necesitar mucho. No quiero que me digas que pretendes irte al infierno conmigo, porque eso no va a pasar, no puede pasar.-


Empecé a sentir una especie de desesperación. Ya no me importaba lo mucho que ella estuviera comprometida con la causa y todo el maldito derecho que pudiera tener sobre lo que pasara con el movimiento. No podía pensar en otra cosa que no fuera en su seguridad, en la seguridad de los gemelos. Era imposible soñar con una vida con ellos, pero al menos uno de nosotros tenía que mantenerse vivo.


-Escúchame. Necesito que me prometas ahora mismo que vas a hacer todo lo posible por cuidar de nuestros hijos. Sé que estoy siendo muy egoísta, de verdad lo sé y perdóname por eso, pero necesito saber que vas a estar ahí para ellos. Sabes muy bien que yo ya no puedo escapar a ningún lado, pero tú puedes… tú puedes mantenerte viva, aun puedes deshacerte de toda esta mierda, de la secta y de la revolución. Ya has sacrificado demasiado por nosotros… por mí. No sacrifiques también a tus bebés.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Stand

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Vie 11 Mar - 23:42

-No, no hables como si supieras todo lo que va a pasar, como si tuvieras tu destino sellado. No quiero eso. Por favor, no quiero que te resignes, no ahora. ¿No entiendes? Tenemos que hacer esto juntos, ¿no quieres verlos crecer?, ¿no quieres estar conmigo para siempre?

Era obvio que se estaba contradiciendo con lo que le había dicho antes, aquello de que no tenían futuro y que por eso no tenía caso hacer el tonto, pero de alguna forma estaba deseando escuchar que Jesse no se había resignado, que lo tenía todo bajo control aunque ella siguiera sabiendo que no sería así. Simplemente quería que le ayudara a fingir.

-Jesse…claro que voy a estar ahí. Claro que voy a prometerte lo que quieras, cualquier cosa, pero también entiende que tenemos que terminar esto primero. Jesse, simplemente no quiero escuchar que te resignas, por favor. Bésame.

Se lo pidió, pero como siempre, fue ella quien lo besó. Lo amaba demasiado, era cierto cuando le decía que le quemaba por dentro sentir lo que sentía por él, a pesar de todo. Si se veía por el lado malo, era como vivir con una carga demasiado pesada, pero por el otro, jamás habría querido que fuera de otra manera, no se imaginaba la vida de otra forma, ¿qué sentido habría tenido?

-No quiero que estés en la conferencia de prensa, no me importa nada. ¿Está bien? Quiero que te quedes en nuestro departamento en Nueva York. Por favor, prométemelo, no quiero que estés involucrado en la primera batalla. Siempre pensamos que iba a ser en Broward, pero la cancelamos por la visión de Harley, no quiero que se haga realidad en otro sitio, solo hay que confundir al destino, ¿Está bien? Jesse, solo eso, es lo único que quiero que hagas por mi. Sé que será difícil y que querrás estar con los demás, conmigo, pero yo voy a estar bien y…solo por esta vez, ¿sí? Por favor…por favor.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Stand

Mensaje por Jesse Crawford el Jue 17 Mar - 17:50

A estas alturas, me era demasiado complicado tratar de fingir y de pensar que las cosas no tenían un curso que tenía que aceptar como real. Al final, ese era el motivo principal por el cual me había convertido en el líder moral de la revolución: hacer de carnada, de carne de cañón mediática que fungiera como distractor mientras los verdaderos héroes del movimiento hacían lo que tenían qué hacer. Pensar en otra cosa, en otras posibilidades no hacía más que lastimarme y hacerme sentir miserable.

-Verlos crecer es lo que más he deseado en todo lo que llevo de vida. Pero tienes razón, soy un idiota por dar por hecho las cosas. Al final me estoy dando más importancia de la que en realidad tengo. Al principio funcionó eso de distraer a los conservadores y a la prensa, pero creo que probablemente a estas alturas ya les da bastante igual quién esté a la cabeza- Le sonreí a medias. Estaba fingiendo que mi percepción del mundo y de mi realidad cambiaba de manera absurdamente sencilla, tal y como ella me lo estaba pidiendo. No era tonta, ella sabía perfectamente que no estaba haciendo más que decirle lo que necesitaba escuchar.

Pidió que la besara pero al final fue ella la que eliminó la distancia, atrayéndome hacia su rostro hasta fundirme con sus labios. Mis manos rodearon su cintura y profundicé aquel beso tan intenso como todos los que me daba Mini, pero cargado de un sentimiento de tristeza que no ella ni yo podríamos erradicar por completo. Unos instantes antes de que la temperatura de mi cuerpo comenzara a buscar rozar sus caderas y estrechar mi sexo entre sus piernas, Mini misma se separó y me pidió algo que me hizo negar con la cabeza.

-Mini no me pidas eso. Sabes muy bien que tengo una responsabilidad con todos, no puedo solo dejarlos mientras yo me escondo en un agujero. No sé si mi presencia es o no tan importante como me gustaría pensar, pero simplemente no puedo abandonar.


Tomé su rostro entre mis manos, anticipando su reacción, tratando de matizar mis palabras, de suavizar la negativa con el roce de mis dedos en sus mejillas y hacerle ver que tenía razón, que la solución a lo que fuera no era abortando mi presencia de todos los sitios en los que pretendíamos actuar. Busqué de nuevo rozar sus labios con los míos.

-Por favor, no me pidas eso, te lo ruego-
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
430

Jesse Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Stand

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Vie 25 Mar - 15:27

Mina sabía que no les daba igual, que Auberon Wardwell quería incluso cazarlo personalmente. Por un momento se sintió injusta por no hablarle claro de quién era él, de dónde provenía su sangre, de dejarlo estar sin que supiera la verdad de todo y decidiera él mismo cómo actuar. Sabía que no había entendido del todo la profecía de Harley, pero ella no se había molestado en clarificarla.

Claro que supo que le estaba dando por su lado, pero en ese momento ella también fingió que le creía. Lo besó profundamente, acarició sus brazos mientras la rodeaban. No creía que hubiera nada en el mundo que hubiera necesitado tanto como necesitaba de su cercanía.

-Por favor, Jesse. Sabes que no te pido cosas a la ligera, sabes que no suelo decir estas cosas. No soy el tipo de persona que te pediría algo así solo por un sentimentalismo.

Le dijo mirándolo con dureza. Le tomó la cara con ambas manos también, lo que hacía parecer que estaban en medio de una lucha física muy tonta. No era que quisiera abortar su presencia de todos los sitios en todo lo que esa guerra durara, era que no lo quería en esa pelea.

-Jesse. Te lo ruego yo. A estas alturas ya deberías saber que hay veces que más te vale hacerme caso. Si no lo haces por ti mismo, juro que te voy a lanzar una maldición. No creas que voy a querer esconderte de todas las batallas, solo es esta en particular. Por favor tienes que hacerme caso, Jesse, te juro que no estoy siendo condescendiente contigo ni mucho menos, ni tú ni yo somos así.

Lo besó de nuevo, como una loca, saboreando sus labios como si aquella fuera la última vez. Claro que quería protegerlo, claro que habría preferido que mejor no se inmiscuyera en esa guerra nunca, pero no era capaz de decirle una cosa así, en especial porque ella tampoco aceptaría esa salida si se la propusieran.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Stand

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.