Un pequeño engaño

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un pequeño engaño

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Dom 6 Mar - 23:31

Se había quedado mucho tiempo pensando en las palabras de Kate, en lo que le había dicho respecto a su hermano, que quizá, como ella, era más una víctima de las circunstancias que realmente un enfermo de sangre como el propio Werther. Había pensado, también, en Billy, pero en el caso del presidente Alpha había visto perfectamente en su mirada que él estaba completamente convencido de lo que hacía, que como Werther, disfrutaba de cada uno de sus actos y había aprendido a acogerlos como algo natural, algo a lo que tenía derecho. Pero Aaron quizá todavía estaba a tiempo.

Lo cierto era que, a diferencia de Kate, con Aaron no tenía motivos para llegar como loca a destaparse, mucho menos con la conferencia de prensa tan cerca. Le había dicho a Jesse y a Zieliñski lo que pensaba hacer y el segundo se había ofrecido casi a darle escolta, pero Mina le había dicho que no, que quería hablar con él a solas aunque sí iba a necesitar un lugar seguro.

Lo buscaría en la universidad, pero no podía hacerlo con su rostro habitual así que pidió un poco de sangre a su prima para hacer la maldición de sangre que había usado hacía un tiempo para convertirse en su hermano. Convertirse en Zelda fue mucho menos complicado que convertirse en Werther, para empezar porque las diferencias anatómicas no eran abismales.

Caminó por el campus sintiéndose un poco extraña, eso sí, y buscó al chico entre los jardines de su facultad para interceptarlo, tomándolo por el brazo.

-Bloodworth, te busca mi presidente. ¿Me acompañas?

Ahora hablar del presidente Delta tenía una connotación totalmente distinta así que no pareció raro, si acaso que mandara a Zelda como mensajera, aunque era de esperarse que el gran Taddeus Wardwell no quisiera tomarse la molestia de dejarse ver en el campus sin razón. Delta estaba completamente cambiado, aunque Mina sabía que esos cambios eran una idiotez y que no durarían mucho tiempo. Que Delta seguía siendo, en esencia, el bastión número 1 de esa revolución.

-Dice que es para planear algo sobre la celebración de la fundación de EAC que no quiere tratar con tu presidente o alguna estupidez de esas que tanto le gusta decir…

______
Mini es Zelda :v

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Aaron Bloodworth el Dom 6 Mar - 23:57

No le corresponde a él ser la primera opción de herencia de la familia Bloodworth, no habla de lo económico, el dinero es un recurso importante pero va y viene, se mueve, jamás está estático y si se sabe manejar, brota con una singular facilidad. Aaron se refiere al conocimiento sobre Los Venerables, se le priva de asuntos que son de vital importancia para todos los involucrados, es decir asuntos con respecto a la revolución que tantos problemas les han ocasionado. Piensa que probablemente sea debido a su reciente acceso a ella y comprende que aún tengan recelo hacia él aunque jamás les haya dado motivos. Es optimista y cree que es simplemente un proceso al que todos fueron sujetos de nuevo cuando eran acólitos.


Esa tarde leía un tomo sobre los síntomas sobre la influenza duendigozna y la forma más común de combatirla. Se encuentra sentado en un pupitre con una bolsa de frituras de queso. Pese a que siempre SIEMPRE está rodeado de gente, gusta de pasar un tiempo a solas. Convivir puede llegar a ser bastante desgastante. Su atención se ve afectada al ver llegar a Zelda Immendorf como recadera de Thad Wardwell. Arquea una ceja y le sonríe al instante. Cierra el libro y lo coloca nuevamente en el estante, sacude las moronas de las frituras y limpia su asiento.


-¡Válgame! Pero qué solemnidad la tuya. Creo que si dejaras de verte tan estirada esos ojos tuyos lucirían mejor. ¿Quieres? Son de queso con jalapeño, una delicia. – Mantiene esa sonrisa mientras se acerca a ella y le muestra la bolsa para que pueda tomar algunas frituras. La barre con la mirada y no puede evitar pensar que esa chaqueta con picos le va bastante bien y esos ajustados jeans, levantan su trasero y acentúan su cintura. Le parece como una especie de Joan Jett dark waver indie hipster alemana delta guapa, le va el look bastante bien.


- Sí, Marcellus tiene el gusto de un mono anciano con tos para realizar celebraciones. Seguramente querrá que lleve barriles de cerveza o una piscina de gelatina de fresa. Creo que eso les hace falta a las EAC, que sean un poco más relajadas, pareciera que tuvieran una estaca en el trasero siempre. Son bien reinas todas y sinceramente no muchos las soportamos. ¿O tú que opinas? ¿Les dejamos la estaca o se las removemos quirúrgicamente con láser? –
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
14

Aaron Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 7 Mar - 0:17

Casi tuvo ganas de reírse, de sentirse en una confianza absoluta con Aaron que Zelda, por supuesto, no sentía. La maldición le hacía todo más fácil y por suerte podía actuar como Zelda sin ningún problema precisamente por eso, adaptarse, así que a lo dicho por Aaron solamente mostró una sonrisa torcida, como de niña fastidiada.

-No, no quiero. Apresúrate, no quiero que Wardwell enloquezca.

En realidad, Wardwell en público no era tan mal tipo y hasta cierto punto, sentía que estaba en la misma posición que Aaron, intentando probar algo que quizá no debería probar si hiciera las cosas de otro modo, complaciendo a su padre incluso haciéndose presidente de esa fraternidad para “sacarla del hoyo”.

-Bueno, yo me veo estirada, las EAC se ven estiradas…¿qué tiene que hacer una mujer para no parecer estirada ante tus ojos? Ser una TPA cliché, de esas que parecen hechas en molde, ¿verdad? Así te han de gustar las niñas.

Bufó y puso los ojos en blanco aunque realmente no parecía decírselo con odio, ni estarlo acusando de misógino. Parecía una charla convencional con la Zelda de siempre, que se había caracterizado toda la vida por ser contreras. Trató de no reírse con lo del “mono anciano con tos”, ni con lo de la gelatina de fresa.

-Por mi se pueden dejar la estaca. Me parece una tontería que ahora nos tengamos que involucrar en sus cosas de niños ricos, ¿qué más da si EAC cumple años o no? En Delta la mayoría siguen siendo becados como para que derrochemos dinero en esas brujas.

Lo guió hasta la fraternidad Delta aunque realmente no pensaba que se quedaran en la sala de juntas. Por el camino saludó a varios compañeros, aunque eran aún más los que saludaban a Aaron con excepcional simpatía. No estaba nerviosa, sabía que la sala iba a estar desocupada y en realidad solamente necesitaba unos segundos ahí. Mientras no se encontraran de verdad al presidente, estaba cubierta.

-Pero bueno, tú no entiendes de estas cosas…

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Aaron Bloodworth el Lun 7 Mar - 12:14

Encoge los hombros y levanta las manos en un gesto de resignación. Se termina las frituras colocando una orilla directa en su boca y vaciando las pocas que hay para tirar la bolsa directo al cesto de basura.  Sacude sus manos para retirarse el resto del saborizante en polvo y da algunos pasos adelante, ofreciendo su brazo para que la acompañara.
- ¡Qué bueno que tocas ese punto! ¿Primero? Dejar de estar a la defensiva, es un buen comienzo para dejar de ser una estirada. Las TPA no tienen nada de malo, son buenas chicas la mayoría del tiempo, su falta de seso les da cierto brillo en sus ojos. ¿Las has visto cuando compran zapatos? ¡Dios! Esa sonrisa tan superficial y frívola en sus labios se ve espectacular. Le sonríe de lado y finge una cara de desesperación por salir del aula. -¿Crees que soy un pervertido? Porque lo soy, pero no es el punto. El punto es que de cualquier manera si quieres ser prioridad ante mis ojos, ponerte unas medias de malla y unos stilettos rojos, es la opción ¿O a qué te refieres? – Por supuesto que lo hace por molestar, sabe que Zelda jamás saldría con él, ni siquiera se ha puesto a pensar que es lo que hace una chica como ella para divertirse. Seguro va a peleas de MMA o bebe como vikingo. No le molestan sus maneras de tomboy al contrario, le atraen demasiado pero por el momento tiene otros planes con otra chica.

- awwww ¿A la niña nunca le hicieron una fiesta en su fraternidad? ¡Qué triste! Las fiestas son importantes, no solo por la diversión asegurada sino por lo que representan. Es tradición celebrar el aniversario de un gran semillero de niñas ricas capaces y aburridas, que nunca hayan tenido una buena fiesta en su fraternidad llena de becados, no es su culpa. Pero no te preocupes, ahora que hable con Thad le diré que organice una fiesta para Delta- No va hablar con Wardwell de nada de eso, si por él fuera hubiera quemado a Delta hasta los cimientos apenas se dieron cuenta de lo que se gestaba dentro pero había una apariencia que mantener e iba a luchar porque así se mantuviera. Era muy probable que la razón por la cuál Thad quería verlo era respecto a asuntos de los Venerables. No era muy común que pidiera verlo, a menos que fuese realmente muy importante.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
14

Aaron Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 7 Mar - 23:20

Le parecía que ya había escuchado lo de las medias y los stilettos, aunque claro, Zelda no se lo tomaba con la misma ligereza con la que Mina lo hubiera hecho, así que no le costó nada hacerle una mueca de fastidio, tan típica en su prima.

-Gracias a Merlín que no quiero ser prioridad ante tus ojos. Creo que ni siquiera sé andar en tacones.

Lo que le dijo sobre la fraternidad le dio igual. A ese punto, Zelda no tenía realmente ningún vínculo que la uniera realmente a Delta, estaba ahí por Jesse, por probar un punto. Y a Mina ya le tenía totalmente sin cuidado cualquier cosa que tuviera que ver con las fraternidades, con cualquiera de ellas.

-Sí, qué bueno eres, estamos taaan necesitados de atención. ¿Ves? Te dije que no lo entenderías. No es que nos hagan una fiesta o no, es que no tenemos cómo solventarlo, si Wardwell usara ese dinero para cosas más beneficiosas para su fraternidad, entonces podríaaaa empezar a decirse que es un buen presidente. Por ahora solo es como los demás.

Dijo con sorna mientras apretaba el paso para llegar más rápido a la fraternidad. No quería fallos y realmente estaba esperando poder sacar algo bueno de eso, aunque lo hacía con una confianza ciega y sabía que nada era seguro. ¿A quién quería engañar? Estaba siendo sentimental porque lo quería, y en el fondo estaba esperando poder encontrarle una solución a todo eso.  

Se remojó los labios y le hizo un gesto para apresurarlo. Tenía un plan, un discurso, pero en esas circunstancias y considerando las opciones, ni siquiera eso podía ser seguro, iba a dar un salto de fe y ya, uno que no habría podido dar por Bill ni aunque lo hubiera deseado con toda el alma.

-Tienes cara de ser niño listo, Bloodworth, no engañas a nadie fingiendo que no eres más que el payasito de la clase.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Aaron Bloodworth el Lun 7 Mar - 23:53

Se ríe francamente con el comentario de la chica sobre no saber andar en tacones. Le aparece la imagen en la mente de ella caminando como gacela recién nacida, tropezando y haciendo el ridículo en algún evento social. Las carcajadas mentales se las guarda y prefiere reírse poco. Claro que entiende el punto, Thad maneja a Delta de la forma en la que se espera, recortado recursos y asfixiando posibles soluciones su actual mal estado, por superficiales e infantiles que parecieran. Básicamente, les puso un bozal a esa horda de perros hambrientos y necesitados, llenos de una malhabida ilusión. Esarevolución no va a tener buen fin, lo sabe y lo acepta pero no va a destaparse con una Delta más, por muy prima de Werther y Mina que sea.


- No es tan malo. Dale la oportunidad, después de todo es un Wardwell, el éxito lo trae en la sangre. Ya verás que pronto Delta va a ser la epítome de la grandeza en Basset-Knapp- Vuelve a sonreírle y apresura el paso a su misma velocidad. Comienza a inquietarle la premura con la que busca. Nunca ha sido desconfiado, pero no es ningún idiota. Sobrentiende que hay algo más en esa visita exprés.



- No solo tengo cara, soy un chico listo, Zelda pero ser tomado como alguien mentalmente superior en estos tiempos no es bien visto. Me alegra que lo hayas notado, eso quiere decir que de tonta no tienes un pelo. A propósito, ¿sabes qué quiere Thad? Además de mi invaluable ayuda para organizar la fiesta de las EAC, que te mandara a ti de recadera no es norma.-
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
14

Aaron Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Miér 9 Mar - 13:36

“Es un Wardwell, el éxito lo trae en la sangre”. Quiso pensar que ese statement era completamente cierto, pero no aplicado a Tad, ni a ninguno de los hijos de Auberon. Se relamió los labios.

-Ya lo era, con Jesse al mando. Segundo lugar en calificaciones, por encima de ustedes los Nu. ¿Sabes? Tad es como un Nu de clóset así que asumimos que su intención será que la fraternidad a la que realmente pertenece termine volviendo a escalar, pero no nos vamos a dejar, este semestre quizá hasta le ganamos a las Epsilon.

Se encogió de hombros, hablando con verdadero orgullo de una fraternidad a la que ella ni pertenecía. En realidad con o sin divorcio de Jesse jamás se había identificado con Delta, aunque sin duda los admiraba por lo que habían logrado, no solo como fraternidad, sino como semillero de la revolución. Le sonrió a Aaron como remate. Los Delta seguían siendo muy orgullosos de ellos mismos.

-Claro que es normal. Tenía que mandar a alguien con quien no te vieras mal. Seré Delta, pero mis primos siguen siendo…pues mis primos. ¿Qué esperabas? Que mandara a Giles Gilt por ti? Hasta para eso es quisquilloso. Y no, no sé para qué te quiere, ¿crees que comparte conmigo todos sus planes de dominación mundial? Ni que fuera su amante.

De nuevo le mostró esa sonrisa torcida. Estaban más cerca de Delta en ese momento, no había nadie cerca del edificio, pero ella necesitaba la tranquilidad de la sala de juntas, no hacer un movimiento osado en medio patio.

-A lo mejor TÚ eres su amante. De eso se trata, ¿verdad?

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Aaron Bloodworth el Miér 9 Mar - 23:24

Levanta las cejas en un gesto de incredulidad al escucharle decir a la Joan Jett dark waver que al mando del papanatas pelirrojo de Crawford, Delta era de las mejores fraternidades. La connotación sobre Thad como un Nu de clóset le hizo reír, si tan solo supiera que eso era una verdad bastante factible. Le hizo un ademán como restándole importancia a su afirmación sobre que iban a ganarle a las Epsilon, como si eso fuera realmente fuera posible.


-¡Vaya! En serio estás orgullosa de pertenecer a Delta, qué admirable – Le dice con una notoria sorna. Si le preguntan a él, pertenecer a grupo de hippies drogadictos revoltosos con ínfulas de filósofos, escoria de lo peor, no era algo muy agradable de aceptar, pero claro, la gente como Zelda debería conformarse con una que otra broma de su parte y aun asentimiento fugaz.


- No tengo ni puta idea sobre quién sea ese tal Giles Gilt pero definitivamente tú eres mucho mejor.- Gira para verle y trasmitirle la sonrisa que él posee en los labios. Vuelve la vista al frente y se fija que ya casi entra a Delta. No le agrada pisar ese lugar, es por demás inmundo y la mirada que le dirigen todos los estudiantes es por demás reprobatoria. Rueda los ojos y sigue caminando. Luego para en seco.


- ¡OMG! ¿En serio se me nota? Seguro quiere su dosis de besitos mañaneros para poder funcionar como persona nuevamente. Sí, seguro es eso- Actúa como el amante gay del presidente Delta, afortunadamente no hay nadie que pueda escuchar aquella ligera broma. Si Thad se entera podría meterse en uno que otro problema, conociendo el poco humor del presidente.



- ¿Sala de juntas o su habitación? –
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
14

Aaron Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Jue 10 Mar - 22:25

-Claro, ¿por qué no estarlo?

Mina no era como su prima, no al menos frente a gente como Aaron, a quienes solía seguirles la corriente, decirles lo que querían escuchar. Zelda era completamente transparente en lo que quería decir  y lo que pensaba, y esa era la personalidad que tenía en ese momento dominándola. Ella la dejaba correr, pues así corría menos peligro de ser descubierta. En especial con Aaron, que a Mina siempre hacía reír, pero que con Zelda no era tan efectivo, por eso era mejor dejarse llevar por ella.

-Sí, seguro es eso.

Le contestó antes de empujar la puerta de la fraternidad luego de hacer un movimiento de varita sobre la misma, y le indicó a Aaron con un gesto adusto que entrara por favor.

-Sala de juntas, supongo que quiere cambiar de ambiente para mantener la llama de la relación encendida.

Rodó los ojos y luego, como Zelda no sabía si conocía la fraternidad o no, lo guió hasta la sala de juntas caminando enfrente de él y girándose de vez en cuando para asegurarse de que la seguía, sin decir más en el trayecto hasta que estuvieron en la sala, donde le indicó que se sentara en una de las sillas disponibles –que eran varias. Se quedó cerca de la puerta, que cerró con un hechizo y luego miró a Aaron, quien para entonces ya sabría que había algo raro, nadie encerraba a nadie solo porque sí.

-La verdad la que quería verte a solas era yo, pero si te decía eso de entrada no ibas a querer, ¿cierto?

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Aaron Bloodworth el Vie 11 Mar - 23:37

Al adentrarse a la fraternidad Delta, comienza a preocuparse más de lo debido. No hay señales de Thaddeus Wardwell por ningún si es que realmente desea verle, sería él la primer persona en recibirle. Se adentran a la sala de juntas y luego observa con cautela la forma en la que Zelda le echa cerrojo a la puerta mediante un hechizo. Se mantiene inmóvil y pone una mano en su barbilla, tratando de averiguar mentalmente la razón que la llevó a secuestrarlo.

-Si querías pasar un momento a solas conmigo, me hubieras dicho desde el principio. No está en mi código decirte que no...- Luego de la broma vino la mirada seria, aquella que pocas personas veían en él, quién jamás se tomaba las cosas en serio, quién siempre observa las cosas desde una perspectiva escalofríantemente optimista.

- Y bien, Zelda ¿Qué se te ofrece? Te tomaste demasiadas molestias solo para hablar conmigo ¿de qué quieres hablar?...¿estás embarazada, verdad? o no ¡Ya sé! Mataste a alguien, es eso ¿cierto? - No tiene idea de que la persona con la que habla no es otra que Wilhelmina Schweinsteiger que si ha cometido asesinato. La broma se torna demasiado lúgubre pero él no tiene ni idea.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
14

Aaron Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Vie 11 Mar - 23:57

No parecía amenazante, ni mucho menos. No era su intención sonar amenazadora ni obligar a Aaron a nada. Se sentó en una silla también, dándole a entender que no estaba ahí para torturarlo ni nada de lo que se decía sobre los rebeldes en realidad. No era objetivo. Había pensado mucho tiempo cómo decirle las cosas, cómo sondearlo, y en realidad eso era lo único que quería.

-Sí, estoy embarazada y tú eres el padre. ¿Contento?

Por fortuna ya no estaba embarazada porque había sido un suplicio y sí, en efecto había matado a alguien pero ni siquiera pensó en ello cuando Aaron hizo la broma. Resultaba extraño cómo se había deshumanizado en ese sentido, aunque ya le llegaría el momento de despertar de nuevo, de volver a sentir, solo que no lo sabía en ese instante.

-Escucha. Vamos a plantearnos un escenario en el futuro. ¿Qué crees que va a pasar con FMU? ¿Qué tú, Kate y Alex lo heredarán y se repartirán el premio como tres felices hermanos? No lo creo. Y mejor aún, ¿no crees que los Snyder están por la labor de tomar el lugar de los Bloodworth? Los tenemos muy estudiados, Aaron, más de lo que piensas. Y me pregunto si acaso no aspiras a más…eres un chico listo, ¿realmente te quieres quedar a la sombra de tu hermano mayor o peor, de Bill Snyder si Snyder Sr. terminara haciendo a su parienta a un lado?  

Eso era algo que compartían tanto Zelda como Wilhelmina. No se andaban con rodeos y punto. Iban directo al grano, no les gustaba dar vueltas y por eso solían tomar a la gente desprevenida. Pero Wilhelmina realmente pensaba que Aaron podía ser más que un títere, y sin necesidad de derramar la sangre de nadie, que podía aspirar a más, sin tener que pagar con su vida para ello.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Aaron Bloodworth el Dom 13 Mar - 20:10

Aaron sabe leer entre líneas cuando alguien le habla, si bien no sabe el contexto con exactitud, comprende que hay algo que Zelda quiere decirle pero que aún no se atreve a hacerlo tan directamente. Si es sincero, no le gusta nada la forma en la que cómo procede pero no va a mostrarse inquieto o inseguro. Con su actitud relajada es con lo que siempre ha logrado salir airoso de situaciones aún más complicadas, esto simplemente no implica más severidad de lo que está acostumbrado. Mete su mano en uno de los bolsillos de su pantalón y toma goma de mascar. Abre la envoltura y mete se mete una goma mientras escucha con atención a Zelda.




- Por favor vuelve a ser la chica sin modales que no sabe caminar en tacones, eres espeluznante cuando intentas ser graciosa. – Le menciona con ironía. Lo que a continuación escucha, lo alerta de formas que no terminan de gustarle. Y es ahí dónde cree darse cuenta de que la prima de los hermanos Schweinsteiger pertenece a la revolución. Esta es, tal vez, la oportunidad que ha buscado desde siempre. Sinceramente a él no le importa que suceda con el emporio de su familia, ni lo que le suceda a Kate o su hermano. Si heredan todo FMU por él está bien. Aaron piensa en otras formas mucho más tajantes de obtener lo que quiere. El imperio de pociones que él pretende iniciar no es con las sobras que sus hermanos vayan a dejarle, ni utilizando hasta el desgaste su apellido. Ni siquiera le interesa quedarse a la sombra de Bill. Él tiene una meta fija, y no le importan los métodos que tenga que utilizar para conseguirlo. Pero está consciente de que no va a dejarse devorar por su ansía de poder, eso es lo que ha hecho de los Morgan la piltrafa que son ahora.




¿Que si es capaz de sacrificar algo suyo para obtener la grandeza? Sí. Tiene una capacidad de desprendimiento extraordinaria, probablemente alimentada por su propia egolatría y su falta de moral. Sí, Aaron Bloodworth es capaz de vender –o incluso matar- a su propia madre si con ello obtiene algún beneficio.  Y es precisamente porqué puede mostrarse como alguien sin escrúpulos que puede utilizar ese intento desesperado de la revolución,  para obtener algo más.




- Bueno, tú misma lo has dicho, no soy ningún tonto, Zelda. Ve al grano ¿Qué es esto? ¿Una invitación al movimiento? ¿Acaso intentas involucrarme al suceso más importante de la década? Porque si es así, admito que es muy tentadora la oferta. Nunca me ha importado FMU, ni lo que haga o deje de hacer Alexander. De Kate prefiero no hablar, carece de sentido hacerlo y me cansa ¿sabes? Es como hablar de una mala película con buenos efectos especiales y un tráiler de puta madre, pero solo eso. Los Snyder tienen otros planes, Zelda, créeme y yo no figuro en ellos y así prefiero mantenerlos. – La imagen que intentaba proyectarle a esa Wilhelmina vestida de Zelda era que si llamó su atención con las preguntas que hizo, que si hay preocupación por su futuro, que si le pesa ser el hermano del medio pero le faltaba algo más que realmente cautivara absolutamente su interés.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
14

Aaron Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Dom 13 Mar - 22:50

Le parecía extraordinario como realmente en la Secta no se conocían entre sí, cómo tanto Kate como Aaron y Alex se subestimaban el uno al otro, creían cosas muy diferentes de cada uno. Kate pensaba que Aaron era un poco más indefenso, Aaron pensaba que su hermana era tediosa cuando Mina la conocía y sabía que era brillante, y que él, a su vez, era más que el chico que se dejaba llevar por la corriente. Sonrió a medias.

-¿Invitarte al movimiento? ¡Qué va! Es muy tarde para eso, además no creo que pudieras soportarlo.

En realidad no había mucha ciencia, pero Mina prefería no involucrar a nadie más. Con Kate y Adrien era suficiente y no quería arriesgar nada de último minuto, menos cuando estaban tan peligrosamente cerca de conseguir lo que querían.

-En estos momentos lo que realmente necesitamos es que haya menos obstáculos, menos varitas dispuestas a enloquecer contra nuestra causa. Te voy a explicar, este nuevo orden será de los capaces, no de los que hereden…

O para el caso, “de los que maten”, pero no podía decir esas cosas a Aaron, porque precisamente sería cruzar las líneas de la prudencia. De todos modos todo estaba a punto de quedar al descubierto, solo había que esperar un poco más.

-Pero si te metes con nosotros, lo único que quedará de ti será un juicio, probablemente Broward y todo menos fama y fortuna. Es decir, que si nos entorpeces el camino te espera una vida miserable. En cambio, si nos ayudas, te daremos la misma oportunidad que a todos para demostrar que estás hecho para más, y siendo listo como eres, no te costará ningún trabajo dominar lo que quieras.

Lanzó un hondo suspiro y luego lo miró directamente a los ojos. Lo bueno de ser Zelda era que la alemana al menos poseía una mirada profunda, aunque Mina no sabía hasta que punto comunicaba lo que ella realmente quería decir.

-¿Quieres decidir tu propia vida o quieres que un grupo de dinosaurios o tu familia disfuncional decida por ti? Es lo único que debes responder.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Aaron Bloodworth el Dom 13 Mar - 23:28

Y ahí está: la verdad velada. Una amenaza para alguien que numéricamente no representa ningún peligro, alguien que ha sabido mantener ese perfil de papanatas con apellido importante, alguien que si se esmera puede ser más que una simple molestia. Le gusta que Zelda haya decidido decirle la situación de frente, sin rodeos ni filtros. Observa esa llama pasional que brilla en sus ojos al hablar de aquel movimiento. Sonríe y sigue prestando atención mientras masca goma. Hace un par de bombas y las revienta, se sienta en el pupitre de al lado y coloca sus codos debajo de su barbilla, sin quitar esa cara de imbécil listillo que siempre le funciona.


-  No tienes idea de lo que puedo soportar, muñeca, pero…- Lo piensa para sí mismo. - …Tienes razón, no podría…- Zelda no tiene idea acerca de la persona con la que entabla esa conversación, no conoce los alcances a los cuáles puede llegar, lo que lo impulsa y lo motiva, lo que le permite esforzarse diariamente. De lo que tiene conocimiento es que se llama Aaron, que está en Nu, que es hijo de Bonnie Bloodworth y que es un idiota, básicamente lo que Aaron quiere que sepan.  Quién si sabe algunos de sus pensamientos y deseos tiene por nombre Mina Schweinsteiger, a quién irónicamente está tratando de tonta. Ella si sabe del deseo tan ferviente por crecer y ser algo más que un simple empresario exitoso. 




- ¿Con qué así es la cosa, eh? Me pides que no interfiera o seguramente la pasaré mal…interesante…- Le corresponde al gesto y fija sus ojos en los de ella, con la misma intensidad, una ligera y torcida sonrisa aparece en sus labios. No le teme a terminar en cárcel o a morir, son riesgos a los que se expone quién desea progresar en la vida. La legalidad y la moralidad son espejismos que solo sirven para tapar la verdadera esencia de la humanidad, como si aromatizaras mierda fresca con perfumes caros.


– Supongamos que te digo que me gusta como estoy, que mi comodidad actual no la cambio por nada, que prefiero que mi disfuncional familia decida por mí ¿qué harías?- Ahora es él quién intenta retomar el control de la conversación. El orden de las cosas está estipulado así desde muchísimas generaciones antes. Esta no es la primera ni la última revolución que se hará, cualquiera con dos dedos de frente lo sabe. Siempre habrá inconformes, gente con una ambición desmedida que no puede controlarse, tiburones que al oler sangre solo despiertan su instinto asesino y quieren ir por más sin importar el costo.



- Ahora supongamos que tienen éxito, que la situación política cambia, que hay progreso y equidad para todos. Este régimen “del pueblo y por el pueblo” lleva a años de prosperidad y paz. ¿y después? ¿Qué habrá después? En serio creen que ya se terminó todo? Que una vez llegado el éxito ya pueden seguir con sus vidas. No, Zelda. Siempre hay uno que se queda con más hambre y ese ser hambriento y desesperado es capaz de mover el avispero nuevamente y realizar un movimiento en contra del movimiento que sucedió nuestro actual sistema…¿No crees que lo mejor sería mantener el control justo como se ha hecho hasta el momento? –
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
14

Aaron Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 14 Mar - 22:59

-¿Qué haría? Nada. Es tu decisión, yo ya te puse las cartas sobre la mesa. Pero te equivocas si piensas que esta comodidad va a durarte, o que tu disfuncional familia seguirá teniendo muchas cosas sobre las cuáles decidir. Por eso te estoy adelantando los hechos, Bloodworth. Pero si con todo y los hechos expuestos te empeñas en mantenerte “cómodo”, tampoco me voy a desvivir en convencerte de lo contrario.

Se encogió de hombros. A Zelda no le importaba, pero a Wilhelmina sí. No quería que Aaron terminara con un destino funesto, ni en la cárcel, ni muerto, pero tampoco iba a decirle las cosas tal como eran para convencerlo, porque no podía, no estaba en sus manos arruinar los potenciales planes por un capricho de su corazón, ni mucho menos.

-No, sabemos que será una lucha constante, y que no faltará quien intente derrocar a un gobierno equitativo para volver a instaurar lo que vivimos ahora, o para crear otra cosa, lo sabemos bien, pero eso no significa que debamos conformarnos con lo que tenemos en este momento, mucho menos considerando las cosas a las que muchos tenemos que atenernos solo por no llevar el apellido correcto.

Ni ella ni Wilhelmina sufrían demasiado esas cosas, realmente. El mundo de las pociones estaba dominado por los Immëndorff en un alto porcentaje, y los Schweinsteiger tenían todo fácil por su entrada a la Secta, podían hacer lo que quisieran, pero el caso era que Zelda había desarrollado cierto sentido de lo social por lo que había aprendido en Europa y Mina, por su parte, no quería que nadie le dictara lo que podía hacer y lo que no, no quería estar a merced de Auberon, ni de Joseph, ni de Bonnie, ni de nadie. Y a ese tipo de sentimiento, el de querer ser más de lo que se era, era a lo que apelaba con Aaron.

-Si crees que vivir bajo lo que te diga tu mami u otros más poderosos que tú es comodidad y control, entonces me equivoqué contigo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Aaron Bloodworth el Lun 14 Mar - 23:54

Por supuesto que era su decisión, nada ni nadie podría cambiar eso. Aaron Bloodworth solamente se rige por Aaron Bloodworth y nada más. No quiere deberle nada ni a su familia, ni a la Secta ni a nadie pero eso solo va a llegar si de verdad pone todo su esfuerzo y dedicación en ese estricto enfoque y ahora es que lo entiende a detalle. A eso es lo que Zelda quiere apelar, a ser alguien en la vida por el mismo, sin necesidad de mostrar una placa con apellido o pagar cantidades absurdas de dragots para alimentar la corrupción y el tráfico de influencias. Pese a que la conversación que tienen es tranquila y .-extrañamente- madura, no puede evitar sentir cierta repulsión por sus palabras. No comprende cómo es que alguien con Zelda, cuyo poder es de los más antiguos de Europa, tenga esas ideas pero lejos de la curiosidad que le hace sentir, es lástima lo que pondera en él. Realmente admira como es que se empeña en blandir la espada de la justicia social y las oportunidades, pero de nada le va a servir cuando todos ellos sean aplastados como cucarachas. Por un momento creyó que solo era para contrariar a sus padres (hecho que no le era tan indiferente del todo) sin embargo percibe que, lamentablemente, no es eso lo que la mueve.

- ¿Te suena en apellido Immëndorff? Claro que te suena…- Mantiene dentro de su cabeza y asiente ligeramente mientras la sigue observando. No le quita los ojos de encima y pocas veces parpadea, no quiere perder detalle de los gestos de la joven. Sus padres han logrado hacer lo que él pretende hacer en América y aunque los Schweinsteiger son su principal competencia, ellos son extranjeros que aprendieron rápido la forma en la que se mueven los negocios pero la mata de la materia está en la sangre Bloodworth.

- Otra vez a la defensiva, ¿qué no quedamos en que era una suposición? No esperes que asienta y te diga “Claro, Zelda, tienes razón ustedes son los buenos, seré su nuevo aguador”, tengo dudas, preguntas que hacerte y para no tomarme esta agradable cháchara entre los dos como una amenaza, voy a pedirte que me las respondas todas y con sinceridad. ¿hecho?- Le muestra la mano para sellar el pacto. No hay tensión en el ambiente, esa es la mayor virtud de Aaron, puede lograr que los temas más intensos y escabrosos parezcan que carecen de importancia. - Si yo me abstengo de levantar la varita en contra de ustedes ¿qué gano? Es decir, para mí, solo y exclusivamente para mí. ¿Soy un maldito egoísta? Pero claro que sí, imagina, ¿cómo podré defender algo si yo no tengo claro el porqué lucho? No hablo del resultado de todo, queda claro que la mayor recompensa es que todos tengamos oportunidades de crecimiento y expansión, que se pierda el miedo en la inversión interna y que se ayude a estabilizar la situación económica que atraviesa el país y blah blah blah, yo hablo de lo que HAY para mi. ¿Sabes? Me siento culpable por la incapacidad de sentir culpa justo en este instante por decirte todo esto –
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
14

Aaron Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Mar 15 Mar - 22:09

-Si esto fuera una amenaza, no estaríamos aquí, en la universidad, en una fraternidad que ya no nos pertenece.

No lo había secuestrado, ni mucho menos. Apenas había sido un pequeño engaño para exponerle las cosas. No le importaba que le hiciera preguntas, aunque por obvias razones no iba a poder responderlas todas, seguramente. Y a decir verdad no podía saber si Aaron realmente le haría las preguntas adecuadas o no. La primera de entrada era pésima, lo que le provocó una pequeña sonrisa, pero no le sorprendía, ningún sectario querría entrar en algo así sin parecer un cerdo egoísta. Excepto Kate.

-¿Cómo? ¿No ir a la cárcel de por vida o que no te maten no te parece una ganancia suficiente? Lo demás caería por su propio peso. Si empiezo a prometerte cosas y un brillante futuro sin que muevas un dedo, estaríamos cayendo en el mismo círculo vicioso. ¿No te das cuenta?, ¿te lo tengo que explicar con manzanas? Te estoy ofreciendo no hacer mierda tu vida, si eso no te parece bastante, es seguramente porque no nos tomas en serio, y si no nos tomas en serio, eso es tu problema, no mío. Yo no hago propaganda revolucionaria para convencer a nadie, digamos que alguien en la revolución está enamorado de ti y me pidió este favor personal.

Se encogió de hombros, parecía que bromeaba aunque no lo era así tanto. Se estaba haciendo el favor a ella misma, porque era su amigo y lo quería, así nada más. Aunque claro, tampoco iba a prometer cosas que no iba a poder cumplir.

-Pero puedes seguir preguntando si quieres…

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pequeño engaño

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.