Hambre del demonio!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hambre del demonio!

Mensaje por Laise Den Adel el Dom 25 Ago - 22:25

Tenía los minutos contados para lograr ir a comer y regresar a terminar la primera parte de lo que sería su tesis, le faltaban algunos años para terminar la universidad pero nunca estaba demás dedicarle tiempo a algo que sin duda alguna le haría falta. Salió corriendo de su dormitorio con todos sus libros y demás, tomó la via más corta y rápida de llegar a Food court y mientras lo hacía, pensaba en que era lo que pediría de comer, debía ser algo bastante sustancioso por que su estómago le estaba avisando mediante sonidos estrepitosos que tenía bastante apetito. 

Cuando llegó, logró ver a muchos universitarios platicando y relajandose con malteadas y unos bocadillos que lucían bastante deliciosos pero lo que llamó más su atención fue notar que Thomas Chee, estaba sentado en la barra, a unos escasos dos asientos de ella. Abrió sus ojos y sin querer sonrió como tonta durante segundos, se sonrojó absolutamente cuando el joven dirigió su mirada con la de ella y de inmediato se armó de valor y le vió directamente a los ojos. Ese chico tenía algo que no lograba explicar, tenía una personalidad avasalladora que simplemente a Laise le parecía linda.

-Thomas, ¿Que tal?- fue lo único que se le pudo ocurrir decir. Se perdía entre el intenso negro azabache de sus cabellos y en esos labios que cuando sonreian la hacian perder la cabeza. Debía tener muchisimo cuidado por que no sabía si había gente de la fraternidad que verían sumamente mal esa insulsa charla con el navajo. Ese era su interminable problema, prefería mantener una reputación que simplemente dejarse llevar por lo que su corazón quería y mandar todo al diablo.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Thomas Chee el Lun 26 Ago - 0:02

Estaba comiendo en la barra porque hacía cuentas respecto a sus ganancias del día, esas eran cifras que no le gustaba compartir porque el darle a alguien acceso a su negocio le parecía peligroso, siempre decía que se mantenía con lo que ganaba trabajando en la universidad aunque fuese de dominio público el asunto del peyote. Tenía en frente un jugo y un plato con puré de papas y un pedazo grande de carne medianamente cocida.
 
Le estaba poniendo un poco de queso parmesano a su puré cuando al levantar la cabeza se encontró con la azulísima mirada de  Laise Den Adel, se había aprendido su nombre entero porque le gustaba a un compañero suyo y además ya había tenido un encuentro feo con uno de los del grupo de amigos de la chica. El lío había sido por lo de siempre, que creen que por el hecho de ser navajo, becado y todo eso pueden pasar encima de él y pues Thomas no es alguien que acepte mucha mierda. El verla allí le había valido para que pensase que era igual, o que al menos compartía parte de eso.
 
Mantuvo su mirada fija en ella porque con esos ojos quién podía dejar de fijarse, además de que el resto de ella tampoco se veía nada mal. No estaba seguro del por qué de su sonrisa, uno acababa poniéndose paranoico con esa gente, a Thomas nunca le gustó el pre juzgar a la gente y aunque ya tenía una idea medio trazada respecto a Laise le respondió el saludo de buena gana.
 
-Hola.-la elocuencia no era lo suyo, pero si lo había estado mirando tanto rato algo le querría decir de seguro, se movió un sitio en dirección a ella sin saber que le preocupaba tanto que la vieran cerca de él. De saberlo seguramente se hubiese enojado, ya con una razón real no hubiese tenido dudas respecto a ella.-Eres Laise, ¿no? ¿Quieres algo de comer o de beber?
 
Se sentía un poco incómodo haciendo tanta plática social, pero tenía curiosidad qué cosa quería decirle, el no tener una idea real de las personas con las que convivía en ese sitio no le parecía sano.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Laise Den Adel el Lun 26 Ago - 15:38

Él sabía su nombre, eso no lo esperaba en absoluto. Se sonrojó por algunos instantes y de nuevo le miró a los ojos, el chico era un sueño para Laise, tenía una mirada que podría arrancar ropas fácilmente o bien era lo que Laise siempre pensaba cuando lo veía. Luego recordó la vergonzosa ocasión en que Thomas fue molestado por varias chicas Epsilon, apretó la quijada molesta por su actitud y de inmediato bajó la mirada sumamente apenada. ¿Debería pedirle disculpas por todo aquello? SI, por que era una posibilidad que Thomas pensara que Laise era una persona superficial y hueca, nada lejos de la verdad. 

-Sí, soy yo- Su voz ya no sonaba tan feliz y ahora había un dejo de culpabilidad en el fuerte acento de la alemana. Se acercó la persona encargada de la barra y el joven navajo mostró su gentileza preguntando si quería algo, Laise contestó con un simple "gracias" y se dirigió con el encargado, pidió un coctel de frutas rojas, un jugo de naranja y un par de waffles con mucha miel y mantequilla. No le iba cargar la mano a Thomas pues sabía que no podía estarse gastando el dinero así nada más.

-Thomas...quiero pedirte disculpas, por aquella vez en la que te molesté, no fue mi intención. Lo siento- Se sentía muy avergonzada y no sabía que decirle a Thomas, ¿como le explicaría que se porta grosera y altanera solamente por guardar las apariencias? Eso confirmaría lo que seguramente el chico pensó de ella la primera vez que la vió.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Thomas Chee el Lun 26 Ago - 23:07

Si hubiese sabido que no se lo aceptaba porque creía que no podía pagarlo se hubiese ofendido un poco porque tampoco era un muerto de hambre que pedía centavos, prefería pensar que era porque le gustaba ser independiente y que no se tomaba bien que alguien con quien hablaba por primera vez le comprase alguna cosa, aunque sea por cortesía. Tenía sus problemas financieros pero tenía sus billetes de a veinte, no pura monedita.
 
-Eso ya pasó,  pensé mal de ti pero ya está en el pasado, ¿no?-si le pedía disculpas era porque Thomas se había equivocado con ella, además no era como si los malos tratos de un grupo de chicas lo fuesen a joder de forma irreparable,  esas cosas pasaban. Guardó la libreta en el bolsillo de su pantalón y con cuidado la pluma también, para no acabar lleno de tinta y hecho un lío.-
 
En su comunidad no eran tan importantes las apariencias,  es decir,  un líder debía ser un líder y demostrarlo para que los que estaban a su cargo se sintiesen a salvo y lo respetasen, pero no había ese temor social que parecía recorrer a la gente fuera del territorio navajo, no era por una reputación si no por una responsabilidad ganada. De él por ejemplo debían decir hasta que era un pulgoso y que no se bañaba, pero no por eso se iba afeitar si le gustaba su barba o a raparse cuando era una tradición.
 
No tenía directamente un problema con ella y por eso lo desconcertaba el que su tono de voz hubiese cambiado tanto de un momento a otro, pero ni la conocía en realidad, no tenía idea del tema que quisiese tratar –seguía convencido de que quería hablarle de algo– y por eso se enfocó en su jugo que ya estaba por acabarse que realmente lo del contacto visual largo no era lo suyo a tan corta distancia, menos el tener que ser el motor de la conversación porque ni tenían un tema en común.
 
Necesitaba un poco de peyote o se quedaría completamente callado, sacó de su morral un pequeño termo plateado que parecía tan normal como cualquiera, al abrirlo por completo salía un ligero vapor y el aroma no delataba al contenido. La miró y le dedicó una media sonrisa forzada para ganar tiempo, bebió pronto en la misma tapa del termo un poco del té que guardaba para su consumo personal.
 
-¿Y me saludaste por algo? Vi que me mirabas, ¿necesitas que te ayude con algo?-acabó pronto el té y cerró el termo para volver a guardarlo, no le gustaba consumir en lugares tan públicos.-
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Laise Den Adel el Miér 28 Ago - 14:55

Se sintió un poco mejor al escuchar de la boca de Thomas que todo lo había puesto en el costal del pasado.  Suspiró aliviada y le dio un sorbito a su jugo de naranja, mantuvo su mirada en su vaso ya que aun no podía verle a los ojos, tenía demasiada vergüenza como para dirigirle la mirada justo en sus ojos. ¿Cuántas veces había visto a Thomas? ¿Dos? ¿tres? No importaba en absoluto, para Laise, Thomas era un príncipe, un sueño que se había hecho realidad  y no sabía exactamente como acercársele sin parecer una zorra maldita, todo aquello guardando las condenadas apariencias ¿En que triste momento de su vida decidió que la superficialidad era la mejor opción? Necesitaba de Lucian, él siempre la hacía entrar en razón, el jamás hubiese permitido esa “entrevista”  con el profesor White y hubiera apoyado a su hermana de otra manera que no afectase su reputación de la manera en la que ahora lo estaba haciendo la propia Laise.

Su madre les había enseñado principios a pesar de provenir de un linaje antiquísimo; humildad, tolerancia y respeto y se los recalcaba cada que podía ya que Laise siempre había sido más cabeza dura que Lucian, sin embargo desde que ella desapareció Laise tiró todo por la borda, apenas entró al 4to semestre y comenzaba a hacer desplantes en público (como lo hizo con Thomas), humillando a quien se dejara y burlándose en la cara de otros ¿en eso quería convertirse? No realmente, lo único que quería era sobresalir por su propia mano, tenía muchas aspiraciones y el firme deseo de perseguirlas y hacerlas realidad aunque los métodos que estaba utilizando no eran precisamente los mejores.


Luego Thomas, bebió de un termo, pareciera como si lo hubiera olfateado antes de beberlo para relajarse o algo así ¿Era alguna extraña clase de té? Laise quedó sumamente intrigada por lo que el joven navajo había hecho. Instantes después el joven la abordó con una pregunta que hizo que Laise se pusiera roja como un tomate, carraspeó algunos segundos y le miró al rostro. Dudó un poco en preguntarle, sin embargo decidió que la imagen que quería darle al chico no era la de una tímida y santurrona chica.

-Básicamente te observo, me parece que tienes un perfil muy lindo. Como para pintar tu retrato - ¿Qué clase de basura artística le estaba diciendo? En su vida había pintado y ahora de pronto ya era toda una artista en potencia. –Además de que quería disculparme, te vi aquí y no dudé en hacerlo. Sería desperdiciar una buena oportunidad.- No iba a decirle que lo miraba con puro deseo carnal, que le gustaba un montón y que quería pasar al menos una noche con él, por supuesto que no! Era demasiado tonta para aventársele así, además corría el riesgo de que a Thomas no le pareciera su actitud, lo mejor sería conocerle, valorarle y una comida rápida era una buena excusa.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Thomas Chee el Lun 2 Sep - 21:56

Jamás en su vida se había considerado un príncipe, a lo mucho le había dicho en broma a Julisa que les dijesen a todos que eran dothraki, que a ella le faltaba hacer crecer su barba y estaban listos para aterrorizar a toda la escuela. Un príncipe era algo muy distinto a lo que podía esperar de sí mismo, no por la pinta o por ser navajo, era más bien porque hasta en los cuentos de su infancia siempre era muy caballerosos y medio maricas, muy diplomáticos y con ropa apropiada para cada ocasión; Thomas no se relacionaba con ninguna de esas ideas y ni buscaría hacerlo porque Laise no lo dijo en voz alta.
 
Bebía de su té poco a poco, sólo de a sorbos pequeños porque no quería acabar alucinando en pleno comedor, cuando se metía peyote en buena cantidad era porque había una fiesta o cuando necesitaba sentirse en contacto con su entorno por un tema espiritual, se repetía que el venderlo no lo hacía un adicto, buscaba creerlo pese a que cada vez necesitaba un poco más de sus hierbas para estar calmado o para mantenerse en buen estado mental para estudiar.
 
Pasaba suavemente por su garganta y podía sentir cómo llegaba hasta la yema de sus dedos, cómo atravesaba su piel y formaba una frágil capa de piel sobre la propia. La miró de nuevo al cerrar el termo, lo guardó para evitar beber más mientras escuchaba algo confundido la respuesta que le había dado. Más que confundido curioso, nunca le habían dicho eso y no sabía qué pensar al respecto, a él le gustaba cómo se veía pero el ser material para dibujo no necesariamente tenía que ver con eso, los artistas podían ser muy excéntricos.
 
-No sabía que dibujabas.-de hecho sabía poco o nada de ella, asintió ante lo siguiente para dejar el tema de las disculpas atrás, para él era un tema enterrado y no rebuscaría entre cadáveres. -Si te funciona para un trabajo me ofrezco cuando quieras.-como modelo, quería decir. La idea la verdad le sonaba ridícula pero ella era una chica guapa y él tenía una maldita debilidad por esas cosas, no iba a dejar que una situación así se le fuese de las manos como si nada, además tenía curiosidad por ver sus dibujos.-
 
-Ahora tengo tiempo, si quieres.-se levantó esperando que ella hiciese lo mismo, había acabado con lo que tenía en frente y podía llevar un emparedado para el camino, que aún tenía hambre. De hecho se lo pidió a quien atendía, específicamente pidió una hamburguesa con bastantes verduras y todo tipo de salsas, sobretodo las picantes.-
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Laise Den Adel el Miér 4 Sep - 15:14

Tragó saliva de puro nerviosismo, ella no había dibujado ni una sola motita en toda su vida y por andar con ínfulas de artista consumada había metido la pata en el fango hasta el fondo. Se sonrojó como tonta por algunos segundos hasta que decidió responder: -¿Que? ...¿Ahora? No tengo mis utensilios, me temo que quedará para otra ocasión...Lo siento, Thomas.- Suspiró aliviada. Esa era una perfecta excusa, seguramente Thomas no preguntaría más por el dibujo y asunto olvidado, de no ser por el impertinente del tipo que atendía la barra, que muy amablemente le entregaba a Laise una hoja y una cajita de colores.

-Maldito entrometido!- pensó la alemana. Le arrebató las cosas de mala forma y le dedicó una sonrisa fingida, ya se las pagaría, de alguna forma u otra se cobraría la verguenza que le estaba haciendo pasar. Puso la hoja y tomó el color negro y comenzó a trazar, trataba de hacer parecer que lo hacía con maestría, usando su dedo pulgar para medir el rostro y la simetría de Thomas. Suspiró pesadamente y cerró los ojos como si le rezara a un Dios por ayuda celestial.

-No te muevas, Thomas. Es preciso que te quedes quieto y que me des tu mejor sonrisa- Eso era un pretexto vil para verle sonreir, le rogaba a todos los dioses habidos y por haber mantenerse calmada y no suspirar como idiota mientras lo veía. Tomó un poco de jugo para reponerse de sus pecaminosos pensamientos y siguió trazando. Minutos después terminó, no era lo que esperaba, de hecho era malo, no, malo no,P-É-S-I-M-O

Seguramente Thomas lo vería mal, muy mal pues se jactaba de artista y de eso no tenía siquiera ni la más mínima pizca.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Thomas Chee el Miér 11 Sep - 23:37

Si no tenía los instrumentos no iba a insistirle, pero eso les dejaba menos cabida para hablar de alguna cosa. Intentaba ser amable y hasta generar una conversación porque además de ser inda el tener un gesto tan bueno como el de disculparse para él significaba bastante. Lo de Thomas eran los traseros pero Laise allí sentada le daba una buena vista de sus pechos, se les quedó mirando un momento mientras apretaba los labios fingiendo cualquier otra idea en su expresión, en Basset habían muchas chicas guapas pero pocas tenían atributos delanteros como los de ella.
 
Le iba a proponer otro plan pero ya alguien le pasaba las herramientas para que pinte su retrato, jamás lo habían hecho y si ella era una artista debería gustarle mostrar su talento. Con su pulgar delante parecía medirlo, le pedía que se moviese un poco y él lo hacía sintiéndose un poco como uno de esos mandriles de los zoológicos, pero s ele pasó pronto cuando de sus ojos pasó de nuevo a sus senos, tuvo que levantar la mirada para no hacerlo demasiado evidente. Lo intentaba, pero no podía.
 
Cuando le pidió una sonrisa la sensación de ser un animal de zoológico le regresó, no le ofendía e incluso coincidentemente ahora se sentía un animal loco por ser incapaz de dejar de verla. No sonrió inmediatamente pero por algunos segundos dejó una amplia curvatura en sus labios, se le quitó con una risa breve porque no se sentía capaz de permanecer tan inmóvil como una estatua.
 
Se quedó tan quieto como pudo durante un rato, lo hizo hasta que la vio detenerse y se levantó del asiento para ir a su lado y verlo sin pedir permiso porque le causaba gran curiosidad. Acabó su jugo en el camino hacia ella, ya había pagado y por eso el encargado no lo miraba como si fuese un delincuente que pretendía no pagarle.
 
Su primera impresión fue que era malo, pero él no era un artista y esa podía ser una de esas corrientes que nadie entendía y que generaban cuadros de millones de dólares.-Yo no entiendo de arte, pero…¿eso es una segunda nariz o mi oreja?-sonrió ahora con más naturalidad que antes y tomó el dibujo para verlo mejor, aún sin entender que no era culto en esas cosas modernas.-
 
-Vamos para afuera, como tú hiciste mi retrato te invito unas cervezas como agradecimiento, esto podría pagarme la carrera algún día. ¿Te apetece?
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Laise Den Adel el Miér 18 Sep - 0:06

¿Me invitó unas cervezas? Sí, eso fue exactamente lo que Laise pensó al escuchar la dulce voz de Thomas preguntarle si era mejor salir para agradecerle el gesto. Se sonrojó como tonta por algunos momentos y sonrió descaradamente, no se lo hubiera esperado ni por asomo. Asintió de inmediato y le levantó del asiento sin antes escribirle un pequeño mensajito al tipo de la barra: "Me las vas a pagar" detrás de un corazóncito y una letra muy bonita.

Se alegraba de que Thomas no se hubiera decepcionado por aquel horrible dibujo que logró hacer con mucho esfuerzo y con tan poca práctica, tal vez sería el hecho de que el no tenía idea de que Laise no sabía dibujar ni tres bolitas, agradecía al cielo de que se mantuviera ignorante con respecto a aquello. A partir de ese momento, le pondría mucho más énfasis al taller de arte, sobre todo al área de dibujo y retratos.

-Pues no estoy segura si te pagaría la carrera, pero de que tendrás excelentes ganancias por posar, las tendrás...- No pudo morderse el labio inferior mientras lo veía por completo, de arriba hacia abajo, manteniendo clavada la mirada en sus labios, claramente la parte favorita de Laise. Poco le importó que la vieran caminando con él, es más, ni cuenta se había dado, en esos momentos poco le valian sus prejuicios, total si hablarían que fuera por algo que realmente valiera la pena y definitivamente tomarse el tiempo de pasear con Thomas Chee lo valía todo.

Se imaginó caminando de la mano con él bajo un atardecer estilo hollywoodense, ese pensamiento hizo que la chica sonriera y bajara la mirada un poco apenada sin cambiar el paso tranquilo y apacible que mantenía a su lado. Era una excelente ocasión para conocerle mejor, tal vez le preguntaría cuales eran sus metas, sueños y demases, podría preguntarle algo más banal como su color favorito e incluso que grupo musical lo prendía más, en fin, todo lo que Laise había querido desde la primera vez que sus ojos observaron al navajo se había hecho realidad.

avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Thomas Chee el Dom 22 Sep - 20:25

Jamás nadie había calificado la voz de Thomas como dulce, quizá sólo su madre, el idioma navajo no ayudaba por lo seco que era y el que al llegar a la adolescencia su voz se hubiese hecho más grave la hizo menos clasificable como dulce. Además estaba el hecho de que siempre fue un tipo callado, eso debía haber hecho que su voz se volviese ronca, como cavernosa por falta de uso cotidiano.
 
La vio sonrojarse y sonreír, se sintió bien con eso pero no comentó nada porque le bastaba para saber que le gustaba o que al menos algo le movía por dentro, no notó que había dejado una nota en la mesa por estar pensando en si debería hacer un movimiento, la mala experiencia con Kitty le había bastado para quedar curado de las chicas de ese tipo por un rato, pero no siempre eran así, además había algo excitante en estar con chicas así.
 
Él pensaba que le había gustado en ese momento y ya, no que era algo en lo que Laise hubiese pensado antes, de ser así sus palabras hubiesen sido más atrevidas y le hubiese propuesto que el retrato fuese en ropa interior o algo así para acelerar la reacción que podía generarse. Lo que lo convenció de que esas no serían unas simples cervezas fue la frase que le dijo, era el silbato de inicio para la carrera que haría Thomas hasta la boca de Laise, por lo menos.
 
Caminó como siempre a través del comedor, sin saber que ella pensaba en preguntarle por sus aspiraciones y hasta por su color favorito, por ahora era el verde ya que representaba a su fraternidad pero no había mucho más trasfondo como que fuese el color de la esperanza o de cualquier otra cosa que ahora relacionasen al verde. No habló hasta que llegaron a la escalinata que daba a los terrenos, podían ir a cualquier lado siempre que hiciesen una parada rápida en el área de zoología para que sacase unas cervezas que guardaba ahí.
 

-¿Están bien unas cervezas o prefieres el vodka? Se lo quité a uno de los chicos de veterinaria por querer beber en el establo, está cerrado.-Thomas podía beber y fumar peyote buena parte del día pero no permitía que bebiesen en los establos, menos a los que iban a trabajar allí por algún castigo de los profesores, se tomaba en serio aquello de cuidar a los animales que estaban allí porque ninguno tenía por qué tratar con idiotas intoxicados.-Podemos ir a beber cerca al mar, si tienes suerte veremos a los unicornios.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Laise Den Adel el Lun 23 Sep - 18:04

Laise no era de esas personas que bebían hasta el punto de la inconsciencia ni mucho menos. Solo bebía cuando lo creía conveniente y cuando asistía a eventos sociales. Con todo y su reacia abstinencia a beber, ella tenía una bebida favorita; el tequila. Su fuerte y amargo sabor en cantidades pequeñas lograban despejar sus telarañas mentales y hacer un barrido de tensión que la hacía sentirse un poco más ligera. Lo que se tenía en ese momento era el vodka, le sonrió a thomas por la forma en la que había obtenido la bebida y luego bajó la mirada. Solo lo probaría un poco, tal vez un vaso o dos pero nada más, no era su intención convertirse en un hostigoso monstruo alcohólico como ella creía que se convertía.

-Vodka, está bien. Gracias - La mente de Laise voló por unos momentos, justo en ese instante sentía que podía tocar las nubes con las manos. Era algo que no podía explicar, era algo que pasaba y punto, tal vez si se lo dijera a Thomas no lo entendería. !Cuanto le gustaba ese chico! Era el único que hacía que su temperatura subiera en un santiamén, el único por el cual Laise podría sacrificar todo por lo que había trabajado. Si supiera las barbaridades con alto contenido sexual que soñaba algunas noches, se ruborizaría e incluso hasta se ofendería. Si el supiera...

-La idea del mar es perfecta...- tragó saliva nerviosa y desvió la mirada hacia otro lado para que el navajo no alcanzara a ver el rojo de sus mejillas. No sabía si era intención del navajo hacerla sentir así o bien así trataba a todas las chicas y al menos por ese instante no quería saber. Estiró los brazos un poco y exhaló profundamente, se le había olvidado que ese día tenía muchisimas cosas que hacer. Su agenda siempre estaba apretadísima y de un tiempo a la fecha lo había descuidado por situaciones que no entendía y no podía controlar, por ejemplo estar de paseo con el hombre de sus sueños.

-Thomas ¿puedo hacerte una pregunta? - Cuidado con lo que haces, Laise Den Adel! mucho cuidado Se replicó mentalmente y siguió caminando al lado de él, no sabía exactamente cuanto tiempo se tardarían en llegar a la playa pero ella lo disfrutaría lo más posible. Puso sus manos detrás de su espalda y trató de tomar todo el valor que tenía para poderle hablar, hasta ahora solo se limitaba a asentir y contestar casi con monosílabos lo que el decía. Cerró los ojos y cuando al final recolectó todo el coraje necesario, le miró determinantemente.

-¿Tienes novia o algo?- No había tenido ni una sola gota de tacto al preguntarle algo así, frunció el gesto al darse cuenta de su equivocación, quería saber si era verdad lo que Madison Merteuil había mencionado, que Thomas tenía un interés extraescolar con su amiga Kitty Likens. No podía más con esa angustia, tal vez eran celos o simple curiosidad - ¿a quien quieres engañar Den Adel?, son celos, simples y llanos celos! se llevó una mano a la frente en un impulso de no tratar de meter la cabeza dentro del suelo y no quedar como una tonta, aunque eso era imposible.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Thomas Chee el Lun 23 Sep - 23:29


Si él supiese lo que pasaba por su mente durante las noches no estaría allí tomándose todo tan a la ligera,  no estarían yendo a la playa si no a cualquier otro lugar más íntimo para que le contase cada una de esas fantasías húmedas para hacerlas realidad hasta que ambos cayesen de cansancio, incluso luego de eso se valdría de pura voluntad y lujuria para continuar, para entrar en ella mil veces, para atarla, para nalguearla, para dejar que le echase cera encima, para dejarse mordisquear, para lo que ella quisiera. ¿Quién iba a decirle que no a las fantasías de una criatura como esa?
 
Thomas Chee no hubiese dudado un segundo en hacerle de todo a Laise pero no lo sabía, no era el violador del peyote como le decían, a veces hasta se comportaba y mantenía a raya sus deseos animales ante un buen par de senos. Ir hacia el mar no era un plan para conquistarla ni nada de eso, les quedaba cerca y esa fue su motivación, sin embargo eso no le quitaba nada a las intenciones de Thomas, eso no le quitaba nada al hecho de que el vodka y las cervezas fuesen una excusa para convivir en un ambiente más relajado que el del comedor.
 
Llevaba tres cervezas y la botella de vodka en una mano, sus dedos largos ayudaban para poder sostener todas las botellas por el pico. No sacó vasos porque no tenía y porque tampoco lo consideraba un asunto de vida o muerte. Aún con una mano ocupada sacó con destreza un cigarrillo de la cajetilla que llevaba en el bolsillo del pantalón y lo encendió, le ofreció uno a ella y guardó los que quedaban, sólo eran dos o tres.
 
El camino a la playa no era muy largo, pero como se tomaban su tiempo entre paso y paso la primera pregunta de Laise llegó cuando apenas veían el mar sin que la arena les cubriese los pies. Asintió para que le pregunte lo que quiera, no veía qué cosa podría ser tan grave como para que se abstuviese de ello. Y llegó pronto la pregunta, no se sorprendió ni le pareció fuera de lugar, más bien lo hizo reír porque sí, porque hacía tiempo nadie le preguntaba una cosa así, años quizá.
 
Lo primero que se le vino a la cabeza en medio de la risa fue Kitty, pero apenas fueron unos cinco segundos de risa que no bastaron para que se dejase pensar más en ella, después de todo no eran nada y realmente era para mejor, era una loca, eso se decía a sí mismo.-No, no tengo novia. ¿Por qué lo preguntas? ¿Te gusto? Porque tú eres muy guapa, y te lo puedo asegurar sin tener una cerveza encima.-ya habían llegado a la arena, el cigarrillo se había consumido entre las caladas y las cervezas frías parecían desesperadas por ser abiertas.-
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Laise Den Adel el Miér 25 Sep - 2:56

Al escuchar la respuesta de Thomas, Laise no pudo hacer otra cosa más que sonrojarse hasta el punto de la ebullición y arrebatarle violentamente el vodka. Lo abrió a como pudo y le dio un gran trago, lo suficiente para ayudarle a digerir lo que había escuchado. Hizo gestos al sentir lo fuerte del vodka en su garganta y y exhaló apenada y aún bastante colorada.
 
-No!... bueno, Sí!, es decir, eres muy guapo y todo pero yo...ehmm estee...- Ya había comenzado con las muletillas y la falta de palabras, se mordió el labio inferior apenadísima y trató de desviar la mirada hacia otro lado y le dió otro largo trago a la botella de vodka. Jamás había bebido tanto en menos de 5 minutos, esperaba que su falta de práctica no se notara pronto ya que le bastaban algunos tragos más para arrastrar las palabras y desenfocar todo lo que veía. 
 
Le gustaba la forma en la que fumaba, eso le daba cierto aire rudo y despreocupado, no como el típico príncipe de cuento perfecto y con modales exquisitos. Cuando llegaron a la playa, se sentó de inmediato con la vista al frente, observando las olas estrellarse en algunas rocas y dejandose llevar por el arrullante sonido de mal. Trataba de que el agua de mar, tornada en azules varios le ayudara a no ser tan torpe y le permitiera entablar una conversación tranquila sin sonar estúpida o muy inmadura.
 
-Es solo que supose que tenías una relación con Kitty Likens- Le había soltado todo de golpe, quería saber, quería que le negara todo. Deseaba saber que no tendría que competir con su amiga por un hombre, eso la devastaría muchísimo pues ya había tenido una experiencia bastante similar y las repercusiones de lo que había hecho en el pasado, no quería volverlas a ver. Exhaló tranquila, el vodka al fin estaba haciendo efecto en su torrente sanguíneo. Sus mejillas tomaron un color rosado y se sintió en la libertad de platicar con el navajo sin prejuicios. 
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Thomas Chee el Miér 25 Sep - 15:05

No se rió pero de ser menos callado seguramente lo hubiese hecho, no por burlarse de ella al verla atropellar sus propias palabras, más bien porque a todo mundo le gustaba escuchar que le gustaba a una chica guapa como Laise, además eso no lo había visto venir porque con todo el problema que tuvo con ella y con sus amigas pues era lo último que se imaginaba. Y allí estaban, él como una sonrisa que apenas se manifestaba en una ligera curvatura de su boca y ella con un sonrojo que combinaba extraordinariamente con su aliento a vodka.
 
Laise se sentó en la arena pero Chee se mantuvo parado un rato más, sacó otro cigarrillo y lo encendió del mismo modo antes de que ella volviese a hablar, antes de que le preguntase por Kitty. ¿Es que se lo había contado a todos? Ya sabía que tenía la lengua ligera pero no creyó que quisiera que la gente supiese que había pasado algo entre ellos, siendo ella tan señorita de las Theta y él tan….tan todo lo que ella miraba por encima del hombro por ser infantil y cerrada de mente.
 
-No tengo una relación con Kitty, ¿por qué lo supusiste?-respondió inmediatamente, con un tono más serio que el que había estado usando, quería saber si Kitty había dicho algo o si simplemente fue porque en la feria habían estado hablando y alguien había comenzado a suponer cosas, quería saber de dónde había salido eso, quería saber porque…no estaba seguro, pero sentía unas ganas malsanas por saberlo, era una necesidad.-
 
Abrió una cerveza e hizo lo mismo que ella con el vodka, no había notado todo lo que ella había bebido pero él hizo lo propio con casi media botella de cerveza, no supo bien por qué o no lo quiso pensar lo suficiente como para admitir que había pensado aún un poco en Kitty. Pero ya qué más daba, realmente estaba decidido a dejar eso en el pasado y qué mejor forma de hacerlo que ponerle atención a alguien que parecía tener genuino interés en él, no era como un reemplazo, era más como darle una oportunidad a las cosas.
 
Se acuclilló a su lado y le iba a preguntar alguna cosa sin sentido para dejar el silencio a un lado pero al voltear a verla cambió de idea, tomó su rostro con una mano y lo acercó, no fue extremadamente delicado pero no la ahorcó tampoco, la acercó y la besó con intensidad, dejando que las cosas cayesen por su propio peso, alejando de su mente a la Theta que le había estado rondando la cabeza porque en ese momento quería intentar algo con Laise, quería ver a dónde los llevaba eso.
 

Podía ser egoísta de su parte porque él no estaba enamorado de ella y apenas la conocía, si a ella le gustaba era por un algo previo, por algo que él desconocía y que jamás había notado por cualquier razón que no le importaba ahora.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Laise Den Adel el Miér 25 Sep - 18:55

Su mente ya estaba calmada, no tenía tonterías en la cabeza peleandose unas con otras. Sería el calor del vodka o por que ella ya no se estaba reprimiendo. Tendría dos opciones, beber para sentirse más segura o para olvidar todo lo que había hecho y en el peor de todos los casos, ambos casos. -Es lo que se dice en la universidad y quería salir de dudas...- Sintió el viento rozarle el hombro cuando Thomas se acuclilló junto a ella, este le tomó del rostro y la besó. Solo había pensado en eso en sus más profundos sueños, estaba cumpliendo una de sus fantasías, no se pondría razonable aunque lo deseara. Thomas era el hombre de sus sueños, no se iba a poner mojigata ni recatada con él.

Le tomó de la nuca y respondió a ese beso con la misma intensidad, revolvía sus dedos entre su cabello. La respiración del navajo le había erizado todo el cuerpo, estaba entrando a un terreno que no quería pisar, no aún. Lo apartó de sí en un movimiento no brusco.

 -Sabes Thomas, desde que te ví no dejé de pensar en este momento...Eres el hombre más increíble y guapo que hayan visto mis ojos...- tomó un poco de aliento y volvió a mirarle pero esta vez ya no tenía ese aire de ensoñación, ahora era más terrenal, más mundana, más real.

-Y no sabía como hacerme notar ante tí... rió por lo bajo. - Creo que el alcohol habla por mí en estos momentos, tengo cero resistencia a él...Se estaba explayando, le estaba diciendo todo lo que traia cargando consigo desde hace mucho tiempo atrás. Le dió nuevamente un trago al vodka y esta vez lo disfrutó como nunca - Pero creo que después de todo no soy más que una chica ebria que se quiere acostar contigo y ya! Laise no se estaba dando cuenta de que había metido la pata al fango de maneras épicas. Seguramente cuando se le pasara el efecto del vodka, se arrepintiera y nunca más le volvería a hablar a Thomas Chee en su vida, pero por lo pronto que se aguantara. Tenían mucha razón las personas que decían que el alcohol era un deshinibidor, por que Laise Den Adel ya no poseía ninguna clase de inhibiciones.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Thomas Chee el Jue 26 Sep - 22:16

Si ya lo decían en la universidad se le hacía más grave, no le gustaba estar en medio de chismes y menos con ella, al menos ya habiéndoselo aclarado a Laise esperaba que esos rumores acabasen y que se disiparan tal y como sus intenciones con Kitty. No era que de la noche a la mañana se le hubiesen ido las ganas de frecuentarla o de follársela, por último, pero ya las cosas estaban claras y como bien le dijo él no iba a rogarle.
 
Besaba bien, le gustó que lo tomase del cuello y hasta sintió la presión de sus dedos aumentar contra su piel, hundirse en su piel de tal modo que lo hizo intensificar el final que llegó pronto. Ya detenido el beso escuchó lo que le dijo y negó con la cabeza y con la palma de la mano, era buen tipo y sabía que tenía muchas cosas buenas pero no creía haber llegado al nivel en el que ella lo ponía. No era por poca autoestima, era más bien porque tenía sus cosas de mal tipo, drogar a Kitty para soltarle los huesos en teoría había estado mal.
 
La había visto siempre tan correcta que no se imaginaba lo que le dijo, es decir, un gusto es una cosa pero el decirle a alguien que quieres follar con él o ella ya eran palabras fuertes, no porque fuese algo malo si no porque conllevaba pasión, era algo intenso, lo carnal a él podía dársele bien pero el tenerlo como pretensión guardada ya era de otro calibre.
 
-Yo planeaba invitarte a salir o algo, pero si follar es lo que quieres me parece bien. Tendría que estar loco para negarme.-realmente loco, le había estado mirando los senos desde ya hacía buen rato y si negase que se la quería follar además iba a ser un mentiroso, no era muy bueno siendo sigiloso para esas cosas, no disimulaba bien y por eso debía ser que algún momento todos se dieron cuenta de que había estado obsesionado con Kitty, ojalá ahora que sí había pasado se notase menos.-
 
Ella se autodenominaba ebria y por experiencia sabía que quien se auto llamaba así lo hacía porque era verdad, él bebía pero nunca demasiado, prefería fumar o beber peyote, a lo mucho algunas cervezas porque se hacía incluso más hosco cuando se le pasaba la cuota de licor y el no saberse en todos sus sentidos lo molestaba.
 

-Bueno, ¿entonces qué hacemos? No te beso porque me vas a alejar de nuevo.-se lo dijo en broma y aunque no se manifestaba abiertamente una sonrisa en su rostro podía notarse por la tensión en sus labios. Aprovechó para abrir una de las cervezas y le dio un buen trago, la otra ya se había acabado.-
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Laise Den Adel el Lun 30 Sep - 18:18

Ya comenzaba a sentir ese ligero hormigueo en las puntas de los dedos, primeros síntomas en los que claramente demostraba que ya no podía tener una perfecta motricidad y una coordinación exacta. Sentía mucho más pesadas sus extremidades y cada vez le costaba más trabajo mantenerse erguida. Le tomó otra vez a la botella de vodka, esta vez mucho más extenso y profundo, como queriendo tratar de pasar un trago amargo. Giró su cabeza hacia donde estaba él y lo besó, esta vez con mucha más intensidad, casi con urgencia. El roce de sus labios estaba haciéndola perder la razón. No negaba, en lo absoluto, que sentía muy bien, los labios de Thomas eran el blanco a donde Laise había querido llegar desde siempre y ya lo había hecho, ¿Que más podría pasar?

Sí sabía que más podría pasar y lo sabía muy bien, pero en ese estado no iba a disfrutarlo como ella quería, así que después de besarlo como una loca, se levantó del suelo y tambaleandose un poco, se dirigió hacia donde había un montículo de rocas. Parpadeó un par de veces, tratando de enfocar en donde estaba Thomas, le sonrió débilmente y volvió a beber de la botella. No faltaba mucho para que su estómago le avisara que se estaba excediendo con la cantidad de alcohol y devolviera lo que animosamente había ingerido hacía unos momentos atrás.

-Invítame a otro lado, el aire me está llegando de frente y eso no es bueno- La idea de follar como conejos en celo era bastante atractiva, de hecho, muy atractiva pero su estado no era el mejor. Había sido devorada por los nervios y por ende bebido como nunca antes lo había hecho. Trató de pasar saliva por un momento y logró calmar sus ansías de vomitar, luego unas olas rebeldes azotaron en las rocas donde estaba Laise sentada, haciendo que perdiera el equilibrio y cayera de espaldas, golpeándose justo en la parte superior a la nuca. Dio un largo suspiro y luego se levantó rápidamente, con una amplia sonrisa en el rostro y mojada en su totalidad.

-Estoy bien, pero en serio, llévame a otro lado, necesito hacer algo… Necesitaba devolver el estómago y no lo haría en la playa y con él viéndola, no era la impresión que le quería dar aunque después de haber bebido como una alcoholica anónima pues ya no había mucho que hacer ¿verdad?
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Thomas Chee el Mar 1 Oct - 1:16

Vio cómo llevaba nuevamente la botella a sus labios y por su mente cruzó un pensamiento fálico que duró hasta que notó que el contenido iba algo más debajo de la mitad, el vodka sin abrir o se había caído o estaba navegando por las venas de Laise de forma más peligrosa que el peyote. Conocía su producto, él bebía poco pero de todos modos conocía los efectos de ambas cosas y el peyote daba alucinaciones y otras libertades al alma, el alcohol dejaba una sinceridad brutal y malestar.
 
No esperaba el beso que ella le dio pero lo continuó, lo hizo suyo, la acercó con un deseo que crecía dentro de él e incluso se inclinó un poco sobre su cuerpo. Su aliento delataba todo lo que había bebido pero no le importaba, continuó hasta que ella fue bajando la intensidad para finalmente levantarse con cierta dificultad. Le recordó a un animal recién nacido por la poca estabilidad de sus piernas, nuevamente llevó la botella a sus labios y el contenido continuaba desapareciendo. A él aún le quedaba una cerveza intacta y había otra que llevaba a la mitad enterrada en la arena.
 
Asintió ante su propuesta y quiso ayudarla cuando fue cerca de las rocas pero el mar le ganó, el oleaje aumentaba rápido y el agua le llegó hasta por debajo de las rodillas, unos diez centímetros debajo. A ella el agua pareció desequilibrarla y se fue hacia atrás, Thomas se movió para ir a mirarla pero antes de que pudiese agacharse para ayudarla ella se incorporaba con una enorme sonrisa que le daba qué pensar.
 
Estaba empapada y su ropa revelaba más de lo que ella hubiese querido mostrar, por un momento olvidó que estaba ebria –era notorio en ese punto- y quiso toquetearla allí mismo, quiso quitarle la ropa con una excusa barata que ambos aceptarían aparentar creer pero ella le pedía irse.-Vamos, ¿puedes caminar?
 
No esperó una respuesta y se puso los zapatos, cogió las botellas que habían llevado, con un simple Wingardium Leviosa las hizo levitar a su lado mientras la cargaba para llevarla porque tenía la impresión de que se iba a caer en cualquier momento. Las botellas los seguían mientras caminaba a través de la arena con ella en brazos, iban hacia una cabaña que estaba cerca de los establos pero que pasaba el límite, era como un pequeño y rústico departamento que se usaba muy poco.
 
Le pidió que lo esperase en la puerta y se metió por la ventana, un Alohomora no funcionaba en ese tipo de cerraduras. Era la que usaban los encargados para descansar cuando les tocaba pasar la noche cuidando el lugar, por eso había ese tipo de seguridad pero tampoco es que fuese algo muy importante. Él había ayudado con eso sólo un par de veces y por eso no tenía la llave, de todos modos nadie lo molestaría si se lo encontraba allí, podía decir que la encontró y que se sentía mal y no la iba a dejar enferma y empapada afuera. Su voluntad flaqueaba, podía ver sus pezones a través de la ropa mojada y tuvo que quitar la mirada de ella.
 

-Te voy a hacer un té de hierbas bien cargado, ¿quieres comer algo?
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Laise Den Adel el Vie 4 Oct - 19:50

Sintió como el agua fría le calaba directo en la espalda, haciéndola que exhalara bruscamente. Se quedó ahí por algunos instantes hasta que Thomas llegó tratándole de ayudar, veía todo con densas nubes. Tenía mucho más vodka de lo que su propio metabolismo podía asimilar.

Rozaba con singular notoriedad la delgada línea entre el desmayo inminente y el vómito mortal. Mientras Thomas caminaba hacia lo que parecía ser una cabaña abandonada, Laise no dejaba de ver el bello perfil de Thomas. Cerraba los ojos para tratar de enfocar bien su mirada pero no podía, tenía una sonrisa bastante marcada en el rostro. Su ebriedad estaba dándole una libertad que jamás había experimentado antes.

-¿Si te dije que eres hermoso, Chee? – dijo mientras seguía en sus brazos. Claramente era una escena que siempre imagino tener. El caballero de brillante armadura que iba por su amada en brazos, salvándola de la tiranía. Temblaba como si de un cachorro se tratase, si no se cambiaba podría agarrar un fuerte resfriado y morir. No era tan drástico el asunto, solo si se podría enfermar bastante si no hacia algo para secarse. Al llegar al lugar, Thomas la bajó, dándole tiempo para que se lograra colar por la ventana y abrir por dentro la cabaña. La cabeza de Laise daba vueltas, como si de un carrusel se tratase, las nauseas ya se estaban haciendo presentes y no podía evitar tratar de expulsar lo que le hacía mal.

No alcanzó siquiera a responderle la pregunta sobre si quería comer, arcada tras arcada Laise trataba de conseguir contenerse pero no lo logró, se apoyó en la puerta siguió tratando de vomitar. Su asco era tanto que no podía devolver el estómago, sentía una terrible impotencia, sus ojos se tornaron llorosos y el color de sus mejillas subió por el vano esfuerzo por deshacerse de lo que no servía.

- Voy a morir, Thomas – dijo apenas. Laise tendía a exagerar demasiado cuando se sentía mal, desde una gripe común hasta la peor de las resacas, justamente como lo estaba haciendo. Se repetía constamente que no debió hacerlo, se dijo el típico ”No lo vuelvo a hacer”, era lo único que podía hacer después de beberse casi toda la botella de vodka ella sola.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Thomas Chee el Vie 4 Oct - 22:17

No había respondido al halago a su hermosura porque había estado concentrado en otra cosa, a los segundos reaccionó a ello pero ya estaba bajándola, sonrió apenas porque ella sonreía y no le comentó nada porque estaba más preocupado por lo que le fuese a pasar que por otra cosa. Ya al haberle abierto la ayudó a entrar e intentó no mirarla de más, temblaba como una hoja, no era momento.
 
No podía permanecer con esa ropa, no sabía si allí habría algo como para que se cambiase. Antes de ponerse a buscar puso agua con algunas hierbas al fuego de una pequeña cocina que había, era para ganar tiempo mientras se ponía a mirar en los estantes. Había una pequeña chimenea y con un simple hechizo a los pocos maderos que quedaban inició el fuego, al ser mágico duraría más de lo que regularmente debería.
 
La vio tener arcadas y realmente le importó poco, había ayudado a animales a dar a luz, un vómito no iba a alejarlo como a un kneazle temeroso.-No vas a morir, pero vamos a tener que sacarte eso.-se refería evidentemente a su ropa, no era adrede para mirarla desnuda aunque ganas no le faltaban, ella era incapaz de mantenerse en pie sin moverse y el simple hecho de desvestirse se le complicaría demasiado como para que él lo tomase como una posibilidad.-
 
Era lo necesario y por eso no esperó una respuesta, la acomodó en una silla que acercó y comenzó a sacarle la ropa, primero el blazer, luego la blusa y le dio gracias a cada dios por esa visión, tenía que tener calma o se iba a abalanzar sobre ella. Lo siguiente fue el pantalón, no evitó acariciarle un poco los muslos al sacarle la prenda, los zapatos siguieron y allí la tenía con ropa interior. Continuaba empapada, realmente había intentado no propasarse pero lo único que quería era tocarla como un loco.
 
Él estaba con ropa normal, una camiseta negra de manga corta con algunos detalles grises dispersos en las costuras y un pantalón de denim, se quitó la camiseta y a sabiendas de que lo que iba a hacer era algo que no podría sobrepasar tuvo que colocarse detrás de la silla para desabrocharle el sujetador y le pidió que le ayudase a pasar las tiras por sus brazos. No cerró los ojos pero le puso rápido su camiseta para no verla, no era por respeto o por ese tipo de cosas, era porque no quería manosearla si estaba así. Deberían darle un premio por eso.
 
-Eso ayudará un poco, ve hacia la chimenea, voy a colgar tu ropa y la seco después.-el agua ya estaba hirviendo y las hierbas comenzaban a tornarla verde, el olor que desprendían era dulce pero no su sabor. Le agregó algunas cosas más pero ya había apagado la hornilla, agregó azúcar para que no le supiese tan mal y se lo alcanzó en una taza.-Está caliente, ten cuidado. No me dijiste si tenías hambre.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Laise Den Adel el Jue 10 Oct - 22:38

Todo le daba  vueltas, sentía su cabeza como si de un carrusel de feria se tratase, un pequeño malestar daba inicio detrás de su oreja izquierda, justo a la altura de la nuca. Eran como punzadas de una pequeña aguja, constantes y muy desagradables, la presión sanguínea aumentaba y las arcadas no paraban.  

Entraron al lugar y de inmediato le vino un inmenso asco con el olor a humedad y el polvo pero lo supo controlar bien. SU mirada se estaba tornando vidriosa y muy confusa pero logró observar el cuerpo bien trabajado y corrioso de Thomas al retirarse la camiseta, aun en su pesadilla de alcohol sentía una lujuría hacia el navajo que no podía a explicar tan fácil. Se le quedó mirando como potrillo recién nacido y sintió como le retiraba la parte superior de sus ropas, incluyendo el sostén. Se sonrojo muchísimo y no pudo contenerse, tocó su vientre y sintió un terrible escalofrío bajo su cadera.

Le puso su camiseta, dejando notar sus pechos firmes y redondos, endurecidos por el frío y por la creciente excitación. Comenzó a temblar terriblemente y sus labios se tornaban púrpuras, su piel lucía mucho más pálida que de costumbre, debía exprimirse el cabello y acercarse al fuego o podría contraer una pulmonía.  Se sentó al fuego para tratar de agarrar calor de nuevo y no morir ahí.

Thomas le hizo un té improvisado y se lo dio, estaba ardiendo tal vez tener algo en el estómago de esa índole podría quitarle las ansías de vomitar y reducir su borrachera. Lo tomó con cuidado y sintió un alivio al tocarlo con sus manos que las tenía como tempanos de hielo. Le dio un sorbo al té e hizo gestos de absoluto desagrado, el sabor era amargo y muy fuerte y aunque le había puesto azúcar no sabía nada bien.

-Sabe horrible- fue lo único que alcanzó a decir cuando de pronto se levantó de donde estaba sentada, corriendo hacia afuera de la cabaña y devolviendo todo lo que había ingerido las ultimas dos horas. Su rostro estaba enrojecido por el esfuerzo y las lágrimas no se dejaron esperar.  Al terminar de devolver el estómago volvió adentro,  tambaleante y sumamente mareada. Tomó su frente con la mano y volvió a sentarse en el suelo cerca del fuego. Se sentía mucho mejor después de haber vomitado.

-No quiero nada Thomas- su voz se tornaba seria y fría. La borrachera ya estaba pasando, al menos ya podía medir mejor sus palabras y estar más conciente.


-Te agradezco lo que estás haciendo pero creo que lo mejor es que ya nos vayamos, no quiero ocasionarte algún problema- Como podría decirle que le gustaba eones sin sonar estúpida o fuera de contexto, aunque a estas alturas del partido el chico ya se había dado cuenta de los sentimientos de Laise hacia él.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Thomas Chee el Dom 13 Oct - 18:41

Podía parecerlo pro no era un té improvisado, no necesitaba un bezoar ni esos ingredientes rebuscadísimos para saber algo de curación, para alguien que había bebido tanto esas hierbas ayudarían, reducían la inflamación del hígado y además ayudaban a lavar el estómago, no le dijo que seguramente la harían vomitar un par de veces más porque a nadie le gustaba eso, sin  embargo luego de eso el bienestar aumentaría en ella de a pocos, en un par de horas sólo conservaría el mareo.
 
La vio irse a vomitar y le dio su espacio, aprovechó para colgar su ropa cerca del fuego sobre unos troncos, eso junto al hechizo con el que su madre le secaba el cabello de pequeño ayudarían a que en unos cinco o diez minutos estuviese listo, no funcionaba tan bien con la tela. Escuchó cómo vomitaba y sólo medio sonrió, aunque no fuese por el té siempre ayudaba en las borracheras.
 
Se fue hacia la alacena para hacerse algo rápido de comer en lo que ella llegaba, pocas cosas le daban asco –no recordaba alguna en ese momento- pero el vómito no era una de esas cosas, encontró cereal y sacó un buen puñado que fue comiendo en lo que ella regresaba al interior de la cabaña.
 
-Vamos, en un par de minutos ya estará tu ropa, si sales así todas tus amigas de la fraternidad te van a joder.-no buscaba tener prejuicios pero todo el mundo sabía cómo eran las chicas allí, criticonas y llenas de esa idea de superioridad que les daba su dinero y el poder que sus padres llevaban a cuestas. Aunque Laise fuese la presidente no pensaba lo mismo de ella, de hecho le parecía algo muy bueno que ella fuese la encargada de dirigirlas, a ver si se les quitaba esa mueca de asco de la cara.-
 
Se fue a revisar la ropa y le empujó un poco el cuenco de té a Laise, debía tomar más pero tampoco iba a tratarla como a una niña pequeña, tocó la blusa y ya en pocos segundos le convendría ponérsela. Le echó una mirada para ver si realmente se veía muy mal con su camiseta pero no, es decir, se veía sexy a sus ojos pero además de eso tampoco parecía salida de cualquier lado, de todos modos no había punto de comparación con su ropa confeccionada con bordados y detalles que ni se notaban a simple vista.
 

-Ya está, cámbiate que estaré afuera esperando para acompañarte.-era mejor así o su voluntad iba a ser incapaz de permanecer intacta.-
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Laise Den Adel el Lun 14 Oct - 2:50


Mis amigas se pueden ir directo al demonio, no tengo el humor para estar soportando sus estupideces” dijo un poco más tranquila y despreocupadamente. Interiormente sabia que lo que estaba haciendo no era bien visto por su fraternidad y por la sociedad actual en general pero poco le importaba, el la había perdonado a fin de cuentas y no tenia por que echar en saco roto lo que había logrado con el. Por primera vez cruzó mas de dos palabras con el, incluso hasta ya la conocía ebria y con una brusca sinceridad en los labios.

De hecho ahora que lo pensaba mejor (con todo y el dolor de cabeza) muchas cosas cambiarian en su fraternidad, tenia que ordenar sus ideas y comenzar a realizar algunos cambios, se arriesgaría a que su presidencia fuera corta pero no le importaba, debía hacer por lo menos en intento de que la fraternidad fuera mas que un nido de arpías engreídas y superficiales.

Le sonrió amablemente a Thomas cuando le acercó nuevamente el cuenco para que bebiera del té, notó su dorso desnudo y se le plantó para siempre esa sonrisa socarrona que la delataba.  Antes de que saliera para darle el espacio para cambiarse, Laise se levantó y le tomó del brazo, jalándolo hacia ella y lo abrazó fuertemente, era la primera acción completamente espontanea de la chica y no por los efectos del liberador alcohol.

Fue ¿bueno? Pasar el tiempo contigo Thomas Chee, delta iotha ypsilon- se puso de puntitas y le dio un tierno beso en la mejilla. Dejo que saliera de la cabaña y se cambió rápidamente. Instantes después ella también salió y se colgó del brazo del navajo. Para ser su primer encuentro oficial con Thomas, había sido un rotundo éxito.



 CERRADO
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre del demonio!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.