Hacia adelante, siempre adelante! (Privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hacia adelante, siempre adelante! (Privado)

Mensaje por Kaleph Zimmerman el Mar 3 Sep - 0:01

Cabizbajo en su mesa cortó un pedacito de cheesecake. No se lo comió, empero. Con los brazos cruzados y ambos codos apoyados en la mesa, lo miró fijamente. La bola de vainilla sobre la corteza dejaba un lento rastro perfumado por las orillas del plato.

Mentir no era lo suyo, sin duda. Su familia lo sabía de sobras. Su incapacidad se debía a tres lustros de pulcra honestidad y confianza para con sus padres, ya que si no había hecho nada malo, ¿por qué mentir sobre ello? Por eso en las raras ocasiones en las que confabulaba una mentira ésta era detectada sin excepción por los implacables sentidos de sus padres, afinados a la perfección gracias a varios hermanos menos escrupulosos con la verdad.

Pinchó el pedacito y se lo llevó a los labios. Ni siquiera esta delicatessen, su favorita del menú del Wild Thyme, podía aplacar su silencioso desespero. Afortunadamente su cabello ensortijado no delataba su noche en vela. Desafortunadamente sus marcadas ojeras, sí. Éstas no eran demasiado raras en época de exámenes, en las que eran tan habituales en él que Julisa le llamaba "El Mapache". A estas alturas del semestre eran notorias.

¿La mentira del seminario previo al semestre? Esa había colado porque empezar a estudiar antes del inicio de las clases era algo tan propio de él como el color de sus ojos. Seguro que sus padres habían tropezado con la verdad por accidente, más que buscar corroborar lo que les contó. Sin embargo no entendía cómo era posible que la otra mentira hubiese colado tan fácilmente. Todavía le sorprendía. E inquietaba.

Miró a su alrededor. El local estaba en uno de esos vacíos entre las cinco de la merienda y las ocho de la cena. Mejor. No tenía ánimo de tropezar con conocidos ahora mismo. Tomó un poco de helado. Tal vez le creyeron la segunda mentira en mucho tiempo porque... bueno... porque respondía satisfactoriamente a una pregunta que ellos como padres no se atrevían a hacerse. Tal vez le creyeron porque usó el teléfono y no su sevivon encantado. Algo deliberado, por supuesto. Tras recibir el howler... el howler...

Se reclinó en la silla. Hizo girar el tenedor de postres rápidamente entre sus dedos, un hábito de cuando al estudiar rememoraba. ¡NO EXISTE ESE SEMINARIO NI ESTÁS INSCRITO EN NINGUNA ACTIVIDAD!¿QUÉ OCULTAS?¿SON DROGAS, VERDAD? ¡VAS A SALIRTE DE ESA FRATERNIDAD DE ARRASTRADOS YA MISMO! Su madre. Su madre y ese maravilloso hábito de pensar siempre, siempre siempre siempre la peor circunstancia. La vergüenza de llegar hasta su cuarto sintiendo las miradas de todos los "arrastrados" clavados en su espalda fue pura ignominia.

Pero sabía cómo atajar eso. Minutos después del howler se había aparecido en el Bishop para que le hiciesen una analítica antidrogas urgente, con envío a su domicilio del certificado de estar "limpio" de todo. Y con la firma del medimago de confianza de su familia.  Con esa exhibición de reflejos y mentalidad ajedrecista había evitado el siguiente movimiento de su madre, vease: aparecerse en la universidad para montarle una escena terrorífica en salón de convivencia de la hermandad.

Siguiente paso: Control de daños. A pesar de todo se sentía cucaracha por haber sido agarrado por las orejas en la mentira, así que no se atrevió a usar el sevivon. Mejor el teléfono, que no podría mirarles a los ojos y además lo cogería su padre, bastante más tranquilo y conciliador que su madre, que al ser de sangre pura trataba el fijo de su casa como a una mamba negra.

Se reclinó hacia adelante, apoyando ambos brazos cruzados en la mesa. Miró al postre, apenas intacto. Seguía sin saber cómo se había metido en este embrollo. Como esa segunda mentira, como esa huida hacia adelante había surgido tan natural en alguien que considera los engaños como afrentas a una Verdad cuasi sintiente. El problema no era que le hubiesen pillado mintiendo por segunda vez consecutiva, que va. Todo lo contrario, el problema era que la mentira había funcionado demasiado bien y ahora necesitaba respaldarla.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
59

Kaleph Zimmerman
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hacia adelante, siempre adelante! (Privado)

Mensaje por Cassandra White el Mar 3 Sep - 22:24

Pues bien, las primeras semanas en la Universidad estaban resultándole bastante buenos así que hasta el momento todavía no tenía nada de lo que quejarse o que le provocara ni un poquito de ansiedad. Tal vez con excepción de las novatadas, porque había pasado los primeros días temiendo que en cada esquina un alumno de último año fuera a emboscarla junto con el resto de chicos de primer semestre para embarrarlos todos de harina y huevos crudos o cualquier otra cosa asquerosa. No era un rito de iniciación que le entusiasmara mucho, pero su abuelo le había dicho que tenía que aguantarse porque era parte de una tradición que construía camaradería y los White se tomaban muy en serio las tradiciones, además que cuando entrara a las Epsilon no iba a poder estarse quejando o teniendo miedo de la prueba para entrar. Lo chistoso era que el abuelo ya daba por hecho que hacia allá iba ella, aunque la verdad es que no tenía ni la más mínima idea. Esa tarde había pasado frente a un stand de las chicas de Theta y le habían dado un folleto muy bonito, seguro que también era una buena opción. 

Al final ni había sufrido lluvia de harina y huevos y brea, sino que habían terminado bombardeando con globos de agua fría y pintada de colores. La verdad es que hasta aliviada se había sentido de que ya hubiera pasado y al verse en el espejo del baño con el cabello amarillo, azul y rosa chicle y la nariz verde, le había dado muchísima risa. 

Sus primos estaban en el campus además de muchas viejas amistades. También estaba comenzando a hacer nuevas, de ahí que adaptarse a aquel cambio no le estuviera costando tanto como pensó que podría llegar a suceder. Aún no iba a ninguna fiesta porque parte de ella seguía temiendo que el patronus de su papá se apareciera y le provocara la vergüenza de su vida, además que a los pocos eventos sociales a los que había ido, como la feria de bienvenida... ay, pues no se le olvidaba el infame calzón chino que le habían hecho a Adrien. Ese tipo de cosas no le acababan de agradar.

Esa tarde pasaba por el Cunning Fire Mall a hacer algunas compras de libros que necesitaba. A lo mejor se había emocionado un poquito de más porque había terminado comprando también un montón de cosas para su dormitorio - es que era tan... beige, tan anodino. Quería comer algo antes de regresar al campus, temprano y antes que fuera a oscurecer, porque también estaba un poco paranoica con lo ocurrido con aquella pobre chica desaparecida de la que aún no tenían noticias nadie. Un almuerzo ligero y a emprender marcha.

Justo cerca de la entrada de Wild Thyme se encontró una cartera en el suelo, junto a una maceta, que le llamó mucho la atención. Unas cuantas identificaciones, algunos billetes muggles y unos pocos galeones. Miró alrededor pero no encontró a nadie que se pareciera al muchacho de la foto del ID de BK... pues bueno, por lo menos sabía que era estudiante. Regresando la entregaría a algún decano para asegurarse de regresarla a su dueño. 

La sorpresa fue que al entrar al local aquello de tener que ponerse a buscar a aquel a quien le pertenecía la cartera iba a salir de sobra, porque estaba justo allá sentado junto a una ventana. Así que sin dudarlo se acercó a el chico y le picó el hombro con un dedo un par de veces, despacito. 

- Disculpa... ¿Kaleff? Creo que esto es tuyo. - Le sonrió entre amigable y un poco cohibida. 

¿La verdad? No tenía idea de como se pronunciaba ese nombre.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
11

Cassandra White
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hacia adelante, siempre adelante! (Privado)

Mensaje por Kaleph Zimmerman el Jue 5 Sep - 15:15

Kaleph había oído un dicho: "Las mentiras tienen patitas muy cortas". Y generalmente era verdad, eran fáciles de atrapar, sobre todo las suyas. ¿Por qué esta había nacido con patas de gacela? ¿Tan temerosos estaban sus padres de tener un posible hijo gay que se habían tragado semejante bola sin pestañear?

Porque ese era el quid. Ese "Vine antes para estar con mi novia" fue un espadazo preciso al nudo gordiano. Recordaba el silencio incrédulo al otro lado de la linea y luego el estallido de comentarios gozosos entre sus padres comentando la noticia. Y en hebreo, como siempre que se excitaban mucho.

Siete palabras mágicas que respondían satisfactoriamente al preocupante desinterés de Kaleph por las citas durante ese verano. Siete palabras mágicas que disipaban el temor de tener un hijo homosexual, y oh por la torah, cómo explicar eso en la sinagoga...

Saboreó un poco más de tarta. Bueno, pues game over. Llevaba todo el día reuniendo valor para llamar a casa y confesar. Al fin y al cabo, era una insensatez seguir mintiendo sobre algo tan importante. 

Además, ¿Qué le aportaba esta mentira?

Comodidad. Sobre todo comodidad. Y quitarse a sus padres de encima, que los notaba tan pegados que ya casi se sentía como uno de esos taxistas chinos que llevan a los clientes corriendo en un carrito. Podría centrarse en los estudios y dejar de perder tiempo con todas esas memeces sociales. Y pedir un extra de galeones al mes y decir que es para citas... 

No volver a saber nada más de esa Sally chiflada. Por todo lo bueno, sólo eso ya era motivo suficiente para fotografiarse junto a un cartón tamaño real del cine y mandar la foto mirando hacia otro lado. 

Tomó un poco de helado. Pero le faltaba un cómplice. Tenía que ser alguien perfecto o todo el plan se iría al traste. No podía ser alguien de la fraternidad, porque sus padres opinaban barbaridades sin fundamento de los Delta. A saber de donde lo sacarían. 

Tampoco podía ser una alumna conocida en la facultad o que ya estuviese en las épsilon o theta, porque su familia parecía ser que de algún modo tenía vínculos con la universidad y la mentira no duraría mucho. 

¿Y la profesora Thompson?

Se quedó mirando en silencio al techo y una sonrisa bobalicona se le dibujó en los labios tras unos segundos, seguida por una risa tonta. Tras regalarse unos momentos más de tontería volvió al aquí y ahora. Seh. Él dormía tranquilo en lo referente a su sexualidad. Se sabía hetero gracias a esa mujer.

Suspiró.

En resumen, necesitaba a una recién llegada a la universidad, de primer año o así, que nadie conociese. A ser posible que no hubiese pisado Salem ni tuviese vínculos sólidos con nadie o casi nadie de la universidad y ya puestos, que fuese de su carrera, o al menos de Humanidades para así justificar cómo se habían conocido. El aspecto no era relevante, aunque si era guapa pues oye, un plus.

¿Dónde iba a conseguir un ángel así?

En ese momento le picaron el hombro. Se giró molesto a ver qué quería la mesera maleducada y lo primero que vio fue su cartera ofrecida por una hermosa muchacha. Sus años de antisocialidad reaccionaron antes que su sentido de la oportunidad.

-Esto qué es, ¿un atraco a la inversa? Mph. Gracias-. Añadió rematando el sarcasmo con ese agradecimiento que era casi gruñido. Tomó la cartera y revisó el contenido para ver que no le faltase nada. Entonces fue cuando su sentido de la oportunidad echó la puerta abajo y tomó el mando de la situación. -Ehem. Quiero decir, gracias, eres muy amable-. Dijo mirándola de nuevo, con algo más de detenimiento y una sonrisa un poquiiiiiito falsa. -Es Kaleph, la "a" más larga y la efe más suave, es hebreo. Dime, ¿Puedo agradecerte el gesto con un cafe?-
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
59

Kaleph Zimmerman
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hacia adelante, siempre adelante! (Privado)

Mensaje por Cassandra White el Lun 9 Sep - 11:28

La actitud con la que el muchacho le respondió en un principio fue un que Cassandra recibió de muy mala manera. Inmediatamente su ceño se frunció en una expresión de enfado y torcio los labios un poco en ese mohin de niña caprichosa que en definitiva no aprecia la falta de modales. 

¿De que iba eso del atraco a la inversa? Ella no tenía pinta de malandrín, y solamente le estaba haciendo un favor devolviéndole lo que había dejado perdido. No estaba esperando que le rindieran pleitesía por devolver una cartera extraviada, pero por favor, estaba anticipando cuando menos un "gracias, no me di cuenta. 

Ok, bien, sí le había dado las gracias, pero por tono y manera más parecía que hasta le molestaba que le hubiera hecho el favor.

- ...De nada, creo. - Le respondió en voz más baja. Ni modo, personas groseras donde las hubiera, y ese muchacho entraba de lleno en el grupo. Hasta revisaba la cartera como gnomo repelente para asegurarse de que no le hubiera robado nada, ¡qué iba a andarse quedando ella de las billeteras de otras personas!

Se enSe encogió de hombros, mejor se iba a buzcar una mesa al otro lado del local. Kitty le había dicho algo sobre una clase de sala especial y supuso que estaría más cómoda allá, solo era cuestión de preguntar. 

En eso el chico respondía con el mínimo de decencia, al fin, y le agradecía en condiciones además de invitarle un café. Lo miró con un poquito de recelo. Que diferencia hacía el no responder a las personas como si fueras perro a punto de morder, ¿verdad?

- De acuerdo. - Se lo pensó, pero a fin de cuentas ella sí tenía modales y n era correcto desairar una invitación de esas que venían en retribución, no si era algo tan inofensivo como un café. Aunque le corrigiera la pronunciación de su nombre a ella le seguía pareciendo muy extraño, ¿hebreo decía? 

- Cassandra. Un placer. - Y sí, estaba esperando a que le acercara la silla.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
11

Cassandra White
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hacia adelante, siempre adelante! (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.