Un momento al sol...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un momento al sol...

Mensaje por Elena Ackerley el Dom 8 Sep - 19:41

El clima era tremendamente bueno, y eso la molestaba, porque Elena odiaba los días soleados, calurosos y bonitos. Y ahí iba otra vez a pensar en Irlanda, en sus paisajes húmedos, en su padre, ella hubiera preferido estudiar un poco más cerca de él, porque se estaba haciendo viejo y estaba solo, habían pasado dos años y las cosas seguían como habían seguido siempre, y ella empezaba a resignarse a la idea de que su Abuelo no iba a volver; se sintió molesta, tonta, con esa vocecilla que se hacía campo en sus ideas hasta llegar al frente, probablemente esta muerto. Cerró los ojos con fuerza, disipándola.

Tonto clima, era el culpable de todo; miró a su alrededor, no se veía muy concurrido, era un sábado a media tarde, probablemente la mayoría tendría mejores cosas que hacer que estar sentado en el muelle perdiendo el tiempo. Debería salir, buscar a alguien dentro, armar un plan o simplemente irse, a dónde, pues por ahí. Si todo fuera tan fácil como eso. Pero aunque lo pensó, no se levantó. Se sentía pesada.

Clavó los ojos en las aguas turquesa y de pronto le vinieron unas ganas tremendas de meterse ahí dentro, su vida había estado demasiado tranquila, por no decir aburrida, en los últimos tiempos. Ya, y qué esperaba si se pasaba la tarde haciendo garabatos en su libreta ahí sentada hasta qué el sol le ponía las mejillas como dos tomates, al menos ganaría algo de color. Mínimo aquel día había terminado una carta para su padre, y la tenía lista en su mano cuando una ráfaga de viento decidió soplar de quien sabe dónde y llevársela ligerita, como un avión, para caer de picada al agua. Elena se puso de pie intentando alcanzarla, torpe y tarde.

-¡Pero si me tarde una semana escribiendo eso!-Y era verdad, eso de expresar que le extrañaba, le quería etc. le costaba lo mismo en persona que en papel. Bufó exasperada.-¡Pues que te aproveche, ojala te indigestes!

No sabía si se lo gritaba al mar, a la madre naturaleza, o a algún Dios, pero… Le gritaba igual. A tal grado era su frustración por la idea de tener que ponerse frente al papel de nuevo, que ni cuenta se había dado que no solo el agua la había escuchado gritar su pena.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
17

Elena Ackerley
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un momento al sol...

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Dom 8 Sep - 22:33

Estaba siendo una buena semana, aunque bastante ocupada. Había tenido un poco de pánico que la falta de responsabilidades durante todo un año la hubieran vuelto burra ahora que había vuelto a estudiar, pero estaba resultando todo como antes, seguía teniendo el “toque ñoño” para ser responsable y aunque el profesor White no era precisamente una perita en dulce, hasta el momento lo estaba manejando bien. Había aprendido, además, a no llenarse de cosas al grado de no tomarse un tiempo para ella misma, por eso andaba por ahí, en el puerto, tonteando y disfrutando del clima de Florida, que casi siempre parecía idóneo para cualquier cosa. Y sí, a solas, porque no tenía ganas de responder tonterías incómodas sobre dinero, relaciones sociales y Miss Bassett-Knapp, ni nada de eso.
 
Vio como un papel volaba por ahí, pero no hizo nada hasta que escuchó la voz de Elena maldiciendo a la vida. La reconoció de inmediato, no solo porque siempre le había parecido que tenía un cabello negro lacio increíble inconfundible, sino porque tenía un ligerísimo acento característico que la delataba, aunque no sabía si ella misma se daba cuenta de que lo tenía. Se haber sabido que se trataba de un papel importante para Elena, seguramente se habría convertido en urraca para recuperárselo atrapándolo al vuelo, pero ahora era demasiado tarde.
 
-ELENA.
 
Le gritó como loca y casi corrió hacia ella como una chiquilla. De todos modos no había mucha gente y andaba en shorts. Sabía que estaba en la universidad –por dimes y diretes aquí y allá –pero hasta ese momento no la había visto. Cuando llegó hasta ella, estuvo a punto de abrazarla, pero se acordó de que solo las que la habían visto muy seguido de tiempo completo no se tardaban más de quince segundos en reconocerla. Elena también había conocido a Mina cuando parecía más un niño que una niña, y llevaban mucho tiempo sin hablar ni verse.
 
-Soy yo, Mina, ¿te acuerdas de mi? ¿Qué se llevó el mar?
 
Dos preguntas de sopetón como loca, podía parecer una chica ahora pero sus modos no se le quitaban.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un momento al sol...

Mensaje por Elena Ackerley el Lun 9 Sep - 0:50

Elena no la había visto venir, salió como de la nada, como un torbellino gritando su nombre y sacandola de su breve pero bien fundamentado odio; de principio entró en breve pánico, no era raro que le sucediera que por estar ensimismada en otra cosa no consiguiera recordar al instante el nombre o la relación que tenía con tal o cual persona que de pronto se acercaba a ella, y siempre le daba muchísima vergüenza, aunque intentaba disimularlo. Y más vergüenza le daba con aquella muchacha porque ella parecía, pues bueno, muy emocionada.

Pero Elena no necesito mucho más haya de una mirada más detenida para caer en cuenta de quien se trataba, solo tuvo que enfocar con un poquito más de atención y todo vino a su mente directo y de golpe. ¡Como no iba a reconocerla! Tenía muchísimo sin verla, y sin duda se veía mucho muy diferente a la niñita dos años menor que había empezado a ir a casa de su abuela junto con su madre y la cual le pedía que le enseñara hechizos, como si Elena fuese todo sabiduría. Y también se veía diferente a la última vez que la vio, pero eso no disminuía el gusto que le daba encontrarla. Le dieron ganas de abrazarla, pero, Elena no era de las que hacía esa clase de cosas fuera del pensamiento, así que solo sonrió muy ampliamente.

-¡Mira nada más que tenemos aquí, Mina, pero si has crecido un montón!-Exlcamó emocionada-Todavía me acuerdo de nosotras tirando todos los libros de hechizos de mi abuelo, todas llenas de polvo y demás…

Su abuela se había puesto como una furía, una anciana fanatica del orden que creía que Mina y ella debían jugar como dos señoritas y no andarse metiendo en ese despecho lleno de magia no adecuada para niñas de su edad. Tonterías. Pero su abuelo se había limitado a contarles historias. Volvío una mirada taciturna al agua y a la nota mojada que se movía al vaivén con pocos animos, suspirando, y restándole importancia con un ademán.

-Era una carta para mi padre, ¿recuerdas que odiaba escribir cartas?, bueno, sigo igual… Tan solo en esa hoja de tres párrafos, tarde una semana.-Negó con la cabeza, lo olvidó y la miró con emoción, Elena sabía que había llegado a la universidad, pero no mucho más-¡Pero, si tu tienes como mil anécdotas que contarme! ¿Qué ha sido de ti todo este tiempo en que yo he estado encerrada en esta universidad, y tu por ahí, eh? ¡Quiero detalles!
avatar
Estudiantes
Mensajes :
17

Elena Ackerley
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un momento al sol...

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Miér 11 Sep - 22:05

Elena había sido de esas amigas de su infancia que siempre le habían gustado mucho. A diferencia de Lucienne o de Cassandra, por ejemplo, porque siempre terminaba haciendo llorar a alguien o cosas así con sus juegos pesados, pero Elena le había despertado otro tipo de vena fraternal, le había enseñado que no todo lo interesante era precisamente jugar a las luchas, y que había muchas cosas más para ser feliz, como los libros, y las bibliotecas antiguas.
 
-¡Sí! Qué tiempos aquellos.
 
Le dio mucho gusto que la reconociera rápido, y que se alegrara y se acordara de esas niñerías que Mina guardaba en sus recuerdos con tanto cariño. Siempre había agradecido que Elena no le dijera que mejor jugaran al té.
 
-Podría recuperarla, con el pico. Y luego usar hechizos para intentar secarla, ¿quieres que lo intentemos?
 
Seguro había sonado súper extraño eso de agarrarla con el pico, pero no tenía tiempo de explicar, porque si la hoja se mojaba más terminaría hundiéndose y sería demasiado tarde. Le hizo un gesto de que esperara y corrió hacia el mar. Antes de que sus pies tocaran el agua, se convirtió en urraca y nadó hacia la hoja de papel, que estaba nada de desaparecer, rescatándola…o rescatando la mitad porque por el peso se quebró. Llegó a Elena con la carta rota en las manos y  de vuelta en su forma humana.
 
-Oh, lo siento, ya estaba muy muy muy mojada, solo rescaté esto…podemos secarlo y…no sé…
 
Solo entonces se dio cuenta de que se había alocado y que seguramente eso no repararía nada. Terminó por reírse.
 
-Bueno, al menos ya tienes una anécdota con qué llenar la nueva carta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un momento al sol...

Mensaje por Elena Ackerley el Vie 13 Sep - 14:44

Elena no pudo evitar mirarla raro cuando empezó a hablar sobre un pico y cosas extrañas que ella no pudo entender más que como desvaríos; se habían conocido desde niñas y desde entonces se había hecho a la idea de la efusiva personalidad de Mina, es decir, a veces se movía tan rápido que ella necesitaba un momento de adaptación para comprender que era lo que estaba pasando. Pero con el tiempo se acostumbraba, y en aquel momento estaba en el proceso de adaptación después de tanto sin verse.

Por eso no alcanzó a decir nada, solo a quedarse con las preguntas atoradas en la boca porque Mina ya se había ido hacia el mar, de hecho Elena se asustó, si la carta no era tan importante como para que la muchacha se metiera y… detuvó su camino tras de ella al tiempo que la vio convertirse en una urraca, y con la boca un poco entreabierta de la sorpresa, uno pensaría que siendo vidente no muchas cosas la sorprenderían, pero era todo lo contrario, Elena era tan distraída, que la sorprendía todo, excepto sus visiones, cuando estas terminaban siendo verdad, que había gran cantidad de falsos positivos en su vida.

Le restó importancia cuando la mucha volvió con lo que quedaba de las palabras para su padre y se rió también. Bueno, de cualquier modo ya se había resignado y había sido un bonito detalle de Mina, eso si.

-¡Pues que más da! Seguro que será una carta mucho más interesante que la que había escrito, mi padre tiene una extraña fascinación por los animagos-Comentó, y miró a la muchacha con el brillo de una idea en la cara-De hecho, deberías escribir tu la carta en mi nombre, al cabo que mi padre no va a notar la diferencia-Y era problable, era casi tan abstraído como ella, incluso más.-La terminaras en un cuarto del tiempo que me toma a mi.-Volvió la mirada hacía el mar-¿Hace cuanto que puedes hacer eso, lo de la urraca me refiero? Por cierto que te queda muy bien.-luego se rió, no quería ofenderla, pero le iba excelente.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
17

Elena Ackerley
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un momento al sol...

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 16 Sep - 22:25

Su necedad de ser animaga también había surgido de una extraña fascinación con los mismos, y de una fascinación por las transformaciones en general. Se había obsesionado por convertirse en animal desde una ocasión en la que soñó que se convertía en oso y paseaba por una casa abandonada. Desde entonces había luchado incansable, aunque no se hubiera convertido precisamente en un oso. Ser urraca le gustaba, se sentía ágil y útil en más ocasiones de las que pudiera contar, seguramente sería más torpe siendo un oso.

-¡Cómo crees!

Dijo ante la idea de escribir la cara de Elena para su padre en su nombre. Pues no se le daba mal escribir biblias en las cartas pero no tenía idea de qué podría decir en nombre de ella, tomando en cuenta que tenía mucho que no la veía. Ella también se rió por lo de la urraca, la verdad era que no le molestaba que le dijeran que le iba bien, amaba a su animal interno aunque la hubiera sorprendido tanto al principio convertirse en eso.

-Gracias, eso me han dicho, puedo hacerlo desde…mediados de 7º, no tiene mucho. Mira…puedo hacer lo de la carta pero con una condición: tiene que ponerme al día de toooodo lo que te ha pasado para al menos no poner cosas inventadas como “Querido padre…cacé a un erumpent y su cuerno no era explosivo, era de brillantina compacta”.

Le hizo un gesto para que se sentara a su lado en la arena y pudieran ponerse a ello. Era de verdad lo único que le pediría a cambio si Elena de verdad estaba por la labor de hacer ese intercambio de locura. Estaba genuinamente contenta de verla y quería pasar un rato con ella.

-Anda, tienes mucho que contarme. Voy a mandarle a ese padre tuyo tres pergaminos enteros.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un momento al sol...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.