Cuando sube la marea

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuando sube la marea

Mensaje por Eleazar A. Van Hart el Jue 12 Sep - 23:52

"¿Por qué a veces nos agobiamos tanto por problemas que tal vez simplemente sean una jugada de nuestra mente?"


Allí estaba el joven auror bañado con la luz de la luna, con los pies descalzos y sentado en el muelle del lugar, ya serian más o menos las ocho y media de la noche, la verdad es que no queria saber de horas ni mucho menos. Él día anterior lo que le habia pasado con Miles y Draken en su habitación le habia debastado en cierto modo, pues no soportaba sentirse tan poca cosa, siempre se habia valorado, siempre pensó que era una persona normal que en algún momento podía ser respetado y todo eso pero al escuchar al italiano menospreciarlo de aquel modo fue la gota que derramo el vaso, vaso que termino contra el piso exparsiendo sus astillas y haciendo daño al que intentara pisotearlo y eso seria hasta que se sintiera mejor consigo mismo, lo cual al parecer no seria pronto.

¿Como podía aquel chico ser tan insensible luego de estar a punto de llevarlo al cielo?, sentaba pesimo el hecho de que fuese el unico chico al que realmente sintió que le podía importar, con el cual habria dejado sus principios a un lado e intentarlo pero de ese modo no podía hacerlo, necesitaba recuperar parte de esa autoestima que a los Van Hart les sobraba, pero claro, él nunca fue un Van Hart común. 

Hacia frio pero estaba triste y solo, sus se dedicaron a abrazar su propio cuerpo mientras el trataba de contener las lagrimas que brotaban de sus ojos. "Termina de crecer" se repetía constantemente con la mirada fija en el mar, "El mar por su parte es calmo, pero tambien es capaz de destruir todo lo que esté a su paso ¿tendrá alma?" aquella pregunta le hizo llevarse la mano a la cara y reir por tonto, como podía pensar en ese tipo de cosas sin sentidos.

Su mente estaba llena de preguntas sin respuestas "¿Por qué soy tan débil?" siempre se lo había preguntado, desde el momento de su infancia donde ningún medico podía hacer nada en contra de aquellas defensas tan bajas y le trataban casi como a un experimento. No solo era su mente, su vida era una interrogante constante, él no quería eso para si mismo, pero era lo que tenia y tendría que afrontarlo como todo un hombre que ahora era. "Increíble. Como podemos cambiar de humor por una canción, una expresión o una simple una oración. La acción es pequeña y el cambio grande." pensaba que algún día escribiría un libro sobre aquellas preguntas que se hacia a él mismo. 
avatar
Estudiantes
Mensajes :
178

Eleazar A. Van Hart
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando sube la marea

Mensaje por Krasava Kaufmann el Vie 13 Sep - 1:34

Era tardísimo y si estaba allí era porque no podía dormir y siempre el mar la relajaba, ella había crecido en su natal República Checa y había vivido cerca del río Elba, al cual acudía a veces a escondidas de sus tutores temporales porque le ayudaba a relajarse, entre los pocos recuerdos que tenía de su padre estaba ese río o eso le habían dicho, la mujer encargada del orfanato era conocida por contar historias falsas a los chicos para hacerles la vida más fácil, a pesar de eso a veces era más fácil creerle.
 
Esa noche no podía dormir porque la ruptura con Kate aún la tenía jodida, no había estado muerta de amor por ella pero que la dejase por un tipejo como ese le hacía arder las entrañas de odio, y sus rencores siempre eran más pesados que sus desamores. Se había hecho unos emparedados ya entrada la noche pero no los comió hasta salir porque comenzaba a sentirse encerrada en la habitación, los deberes la jodían y además estaba ansiosa por su nueva incursión en el quodpot, ni siquiera sabía si iba a sobrellevar bien un entrenamiento.
 
Llegó pronto al puerto porque su habitación no estaba lejos, comió durante el camino uno de los emparedados que tenía y realmente no tenía mayor plan que sentarse al borde del muelle para mirar cómo se movía el agua y preguntarle a cuanto dios estuviese presente si era buena hora para despertar a Demian y a Mina, quizá les apeteciese un entrenamiento nocturno o algo así.
 
Casi había llegado cuando lo vio, se sentía en una de esas películas americanas en las que las coincidencias de la vida te llevan a situaciones trascendentales porque no podía imaginarse que el día en que se le daba por ir al puerto alguien más necesitase de eso, porque uno no iba simplemente a mirar el mar a esa hora, si estuviese con una chica podía creer que era una treta para encamarse con ella. No lo reconoció inicialmente pero luego fue obvio de quién se trataba, tenía ojos muy bonitos y esas cosas siempre las recordaba,
 
-Eres Eleazar, ¿no? Creo que te conozco por Mina.-no era cierto realmente, él sí conocía a Mina pero ellos nunca habían hablado de forma real, apenas unos saludos cordiales y ya. Krasava podía no hablar de amores y penurias con todo mundo pero se sabía el nombre de casi todos, podía asegurar que con casi todos había compartido al menos una cerveza o un par de frases graciosas porque le gustaba conocer a todo mundo.-
 
-Tienes cara de muerto en vida, ¿quieres la mitad de mi emparedado? O puedes quedártelo, acabo de comerme uno.-se sentó a su lado sin preguntar, si esperaba a alguien ya se lo diría, ¿no?-
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando sube la marea

Mensaje por Eleazar A. Van Hart el Dom 15 Sep - 14:31

El hundirse tan profundo en sus pensamientos podía causar un estado bastante fuerte de perdición hasta olvidar donde estaba y que hacia allí, solo recordaba que no quería pasar mucho tiempo en su habitación pues ver a Draken le recordaba en cierto modo aquel incidente del cual se quería olvidar por completo y obviamente no lo podía lograr en ese espacio lleno de recuerdos de la noche anterior, todo era muy reciente y tenia que ir asimilándolo poco a poco.

Apenas al sentir que unos pasos se acercaban despertó de aquella ilusión óptica que era su infancia en una tarde de invierno en la cual estaba tirado en el suelo bajo un arbol mirando al cielo, quien sabe como había ido a dar con ella entre recuerdo y recuerdo, rápidamente con sus manos se limpio las lagrimas que habían brotado de sus ojos y giro a un lado mirando a la chica, hizo un vago intento de dedicarle una sonrisa pero no salio muy bien con aquel humor. ¿La conocía? tenia la breve sensación de que si, pero ahora mismo su mente no daba para mucho la tenia ocupada tratando de despejar de ella a aquel chico, con poco éxito.

-Hola... - abrió los ojos buscando en ella algo que se le hiciera conocido y poder saber su nombre pero no fue así, era difícil encima distinguir con la noche tan oscura, miró al frente un poco apenado y así evitando que ella le mirase el rostro, él no la recordaba y al parecer ella si a él encima le había visto llorar. - Supongo, me llevo con sus amigos. - logro articular mientras pataleaba un poco no pudiendo quedarse quieto.

Sonrió al escucharla, está vez con más ganas casi ignorando su propio malestar, tenia hambre pero no mucha - No, gracias no tengo hambre - comento un poco divertido girándose para hacer contacto visual - ¿Qué haces aquí a estás horas? - la verdad es que no se esperaba que nadie irrumpiera su noche de depresión, pero si alguien lo habia hecho sin mala gana entonces que podía hacer, al menos no era Miles.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
178

Eleazar A. Van Hart
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando sube la marea

Mensaje por Krasava Kaufmann el Dom 15 Sep - 23:29

Lo vio patalear y como su voz sonaba más de ultratumba que su rostro pensó en irse, no e gustaba meterse en asuntos que no le concernían, menos en los que eran sumamente personales. Es decir, siempre tenía una opinión acerca de todo, pero acerca de la vida de sus amigos y ahí era muy metete, pero no con todo mundo.
 
-Te estuve siguiendo porque tengo un crush contigo.-ella qué se iba a imaginar que él estaba allí tan jodido, con la cabeza hirviéndole y que posiblemente lo último que quisiese escuchar fuese una broma de ese tipo.-No, no es cierto. ¿De verdad no quieres? Me lo voy a comer eh.
 
La amenaza duró poco porque le dio una mordida al emparedado, ella sí tenía hambre, partió la mitad buena por si acaso él la quisiese luego y la dejó sobre una servilleta. Entre las cosas que no podía evitar estaba el ser confianzuda, por eso se sentó a su lado sin pedir permiso y sin saber aún si esperaba a alguien o si quería estar solo, ni siquiera se le cruzó por la cabeza en ese instante.
 
-Insomnio, tengo un montón de trabajo, una chica me dejó por un tipejo, el quodpot y el hambre.-no hablaba demasiado de sus cosas a menos que fuese con amigos cercanos, podían enumerarlas pero eso no implicaba que fuese a decirle todo lo que sucedía en su cabeza. No porque no creyese que era buen tipo, hasta lo creía divertido porque una vez le escuchó una broma, aunque cabía la posibilidad de que ese ni hubiese sido él.-¿Y tú? O sea, no tienes que decirme, pero cuéntame algo si no. Para convivir.
 
No quería meterse demasiado en temas ajenos pero era imposible no preguntarle cómo estaba, llevaba una expresión que parecía ser reflejo del peso del mundo, no podía ni hacer un bosquejo mental de lo que podía estarle pasando ya que apenas lo conocía indirectamente. Con los zapatos aún puestos comenzó a mojar la suela pero muy ligeramente, tenía frío como para sacárselos, siempre tuvo una tendencia hacia los resfriados.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando sube la marea

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.