Mejor ahora

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mejor ahora

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Mar 8 Oct - 23:53

Estaba segura de que esa también formaba parte de la lista de locuras que NO debería estar haciendo considerando su situación. Había muchas cosas que pensar en el tema de Jesse y juraba por todos los dioses que seguía pensando en él todos los días, a cada minuto, y que lo extrañaba, pero también sabía que había dejado pasar demasiadas oportunidades y seguía usando como justificación que si no probaba jamás terminaría por entender cabalmente qué era lo que sentía por Jesse, y si no era solo una quimera.
 
Encontraba a Nick perfecto, como un buen Alpha. Tenían la facultad de encenderla a niveles indecibles en un segundo, como si tuvieran un perfecto entramado de escenarios ideales para conquistar, pero que la hubiera tocado de ese modo, bajo esa cobija, rodeados de todo mundo, había hecho que perdiera completamente la cabeza. Necesitaba estar con él ya.
 
Lo llevó a su casa tal y como había dicho a Harley que haría, al departamento –para ser más exactos- que compartía con ella en Nueva York. La aparición luego del whisky la hizo sentir un poco mareada al principio, pero terminó componiéndose con una risa.
 
-Espero que no te moleste que te haya sacado de la película.
 
Pues más le valía que no porque no había vuelta de hoja. Acortó distancias con él y le pasó una mano por el cabello oscuro, admirando sus profundos ojos azules y ese rostro que parecía no tener una sola imperfección, como si lo hubieran esculpido, con todo y que parecía que no se había afeitado en cuatro días. No le molestaba la barba medio crecida.
 
Lo rodeó por el cuello, haciendo mucho preámbulo y parándose sobre la punta de sus pies para besarlo por fin. Lo había hecho a medias en la oscuridad de la sala de cine hogareña, pero no se comparaba con ese beso en el que se tomaba su tiempo buscando su lengua y saboreando sus labios, ejerciendo presión contra su cuerpo con el propio.
 
-¿Quieres algo de tomar o de comer o lo que sea?
 
Le parecía ridículo pero necesario hacer esa pregunta, solamente para no parecer una demente que lo único que quería era desnudarlo de una buena vez y ver ese torso en una perspectiva muy diferente a como lo veía en la alberca o en el gimnasio. También lo hizo solo para probar cuánto le apuraba a él seguir con lo que habían empezado. Se separó unos cuantos pasos de él esperando su respuesta, aunque sentía casi un dolor físico por no seguir sintiendo la humedad de su beso, o peor, la sensación de sus dedos tocándola con un descaro que hasta ese momento no le había conocido. 
 
-Esta es mi casa, por cierto, creo que no habías venido aquí. 

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Nick Suberland el Vie 11 Oct - 16:08

Se había sorprendido de sí mismo por encontrarse de pronto con una mano dentro de la ropa de Mina, no porque la chica no mereciera aventurarse a tales actos, sino porque lo había hecho prácticamente a tan solo unos minutos de haber llegado a la casa de Lucca Dantes. Pero se podría decir que todo, dentro de su contexto, estaba más que justificado, porque el deseo que Nick siempre había sentido por Wilhelmina era tan alto que en perspectiva, le parecía increíble haber sido capaz de soportar tanto tiempo sin siquiera tocarla.
 
Y también le sorprendía la desfachatez con la que Mina le aceptaba todas las caricias e incluso lo incitaba a ir más allá; no de una forma negativa, sino por el simple hecho de parecerle una auténtica fortuna el ser correspondido de esa forma por una chica de tan alto calibre. Nick podía recordar a una buena cantidad de chicas guapas en su haber, pero Mina era un caso muy especial, quizás demasiado. Por momentos incluso, el licántropo temía hacer alguna estupidez en el proceso y echar todo a perder, tal cual parecían haberlo hecho otros, como Crawford o el propio Bill.
 
Fue cuestión de minutos para que Mina decidiera dar el paso decisivo, tomarlo de la mano y fingir tener cualquier motivo para poder escaparse de la sesión de películas y llevarse a Nick consigo hasta su propio departamento, aquel que hasta donde Suberland sabía, compartía con Harley. Cuando llegaron, correspondió a la risa que soltó la chica y sus ojos se pasearon por un minuto por el interior del departamento.
 
-¿De la qué?, ¿había películas?-
 
Fingió no tener idea de lo que estaba hablando, obviando la poca atención que le había dado al proyector para en su lugar tenerle las manos encima. Dejó que se acercara y por unos minutos trató de impedir que sus impulsos animales (ahora sí, literal) le llevaran a írsele encima, para disfrutar aunque fuera por unos momentos de ese acercamiento tan natural y pasivo con el que Mina le tocaba el cabello y el rostro. Nick llevó sus manos al cuello y al rostro de la chica, sintiendo con las yemas de sus dedos los detalles de esa belleza que no podía ser otra cosa que perfecta para su apreciación.
 
Le dolía su cuerpo, a cada minuto que pasaba, sus músculos parecían reclamarle a gritos el ser un licántropo y tener que pasar por ese martirio cada que la luna brillaba en el cielo; pero ese dolor era posible de olvidar al sentir el roce de sus labios con los suyos; ser presa de esa calidez que dejaba en segundo plano no solo aquellas molestias físicas sino cualquier otra cosa ajena a ese beso. Le sonrió y la miró mientras tomaba distancia, tratando de ser paciente, de no terminar por atacarla y parecer en exceso agresivo. Negó con la cabeza, no quería comer ni beber, quería tenerla en ese mismo instante antes de volverse completamente loco.
 
Cuando volvió a escuchar su voz, recordando que jamás había estado ahí; Nick sintió la terrible e ineludible necesidad de ir a por ella. En tan solo un segundo, el licántropo acortó las distancias con la chica y la rodeo fuertemente con ambos brazos para tomar sus labios. Aquel beso era completamente distinto al primero, mucho más agresivo, con una intensidad con la que se podía expresar lo mucho que la deseaba. Nick cargó su delicado cuerpo y lo llevó hasta la pared más cercana, golpeando accidentalmente una pequeña mesa y tirando cualquier cosa que hubiera estado encima. La apresó con su cuerpo y buscó su cuello, de nuevo sus labios, mordisqueándolos y recorriéndolos con la lengua.
 
-No puedo más Mina. Te necesito follar ya mismo, te necesito ya-
 
Apenas si le era posible expresarse con claridad, presa por completo de su propio instinto que no le dejaba ver más allá del cuerpo de la chica que tenía en frente. Sus manos recorrieron con fuerza la piel de sus piernas; tomando con muy poca delicadeza la carne de sus muslos y apresándola en contra de la superficie de la pared, nulificando las distancias, despojándola de sus prendas superiores de manera torpe y descontrolada. Su consciente trataba de repetirse a si mismo una y otra vez que fuera cuidadoso, que lastimarla sería algo imposible de perdonarse y que de verdad, era muy necesario tomar el control de sus actos, al menos lo suficiente como para no cometer una salvajada.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
89

Nick Suberland
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Mar 15 Oct - 15:03

Trataba de no escuchar en su cabeza los consejos de Kitty y de Harley, y mejor dedicarse a disfrutar el momento, sin más. Todas le decían que Nick era su mejor opción, ni siquiera Billy con todo y que era el presidente, y en el fondo, tenía miedo de que fuera cierto. No estaba buscando enamorarse de nadie más que de quien ya estaba enamorada, pero los ojos azules profundísimos de Nick la hacían replantearse muchas cosas, querer atreverse a desear algo más. Lo único que le impedía enamorarse como una tonta de él eran sus propios bloqueos. Y claro, el increíble detalle de que ahí no se había mencionado esa palabra en ningún momento.
 
Apenas cruzó sus ojos con él un segundo antes de verlo aproximarse, oh ironía, como un lobo ante su presa. Tuvo tiempo de sonreír a medias antes de rodearlo con los brazos, soltar un ligero quejido por la manera en que había golpeado su espalda contra la pared y ampliar un poco más la sonrisa en medio del arrebato al escuchar algo caerse con la fuerza y el desbarajuste del impacto.
 
En realidad que le dijera que no podía más era justo lo que estaba esperando, al punto que se sintió inmediatamente más excitada por eso. Se aferró más a su espalda rodeándolo con los brazos y también se afianzó rodeándolo por la cintura con sus piernas, ejerciendo presión con su espalda para mantenerse contra la pared dándole confianza para que sus manos no la sostuvieran, sino que se encargaran de desnudarla, mientras agitada correspondía a sus besos con intensidad, con la misma necesidad. Podía sentir sus dedos hundiéndose en su carne, la tela desordenándose.
 
Quizá no era la idea más brillante estar de ese modo con Nick luego de haberlo estado precisamente con quien sabía que era su mejor amigo, y mucho menos parecía ser muy sensato porque Mina no sabía exactamente qué estaba buscando y lo único que la obligaba a eso era un sentimiento de venganza justificada tras él “necesito saber si te amo más que por lo que me haces sentir en el cuerpo”.  Tiró de su labio inferior mientras se dejaba desnudar de la parte superior, encontrando agradable la sensación de sentir su pecho contra el de él, aunque él todavía tuviera la ropa puesta.
 
-Llévame a mi habitación, es por allá.
 
Le indicó con la mirada mientras sus piernas apretaban más su cintura. Le gustaba la sensación de ser llevada –si bien no como una princesa, pero era lo de menos- por sus brazos fuertes cruzando la sala de estar. Le gustaba también cómo se sentían los besos con su barba incipiente, y la manera en que la miraba. No se arrepentía de nada, habría sido de tontas hacerlo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Nick Suberland el Mar 15 Oct - 17:56

La manera en la que Mina se aferraba a su cuerpo con brazos y piernas le permitía concentrar más sus manos en el roce con la piel de sus piernas y sus muslos, darse el tiempo, dentro de toda esa locura, para irle arrebatando una a una su ropa y llenar de besos cada espacio libre de tela alguna. Era bastante regular que Nick, en días pre luna llena, lograra de alguna forma controlar sus impulsos y estar con cualquier chica de la forma más normal posible; pero esta vez ese trabajo le parecía a cada segundo más complejo, como si por algún motivo los ojos y los labios de Mina le invitaran silenciosamente a solo perder el control y dejarse llevar. Pero aun con esa invitación, estaba consciente de que no podía dejarse perder así nada más, no si deseaba no lastimarla.
 
Fue cuestión de segundos para que se deshiciera de la parte superior de su ropa hasta tener su torso completamente desnudo. Nick se dio el tiempo suficiente para mirarlo, recorrerlo con sus manos y lus labios antes de obedecer a las peticiones de la chica y llevarla cargando hasta la habitación. En el transcurso se dio tiempo de reírse con ella, de mirarla en un sentido más contemplativo y de hacer a un lado su yo licántropo que deseaba salir y tener su dosis de piel. Llegaron a la habitación y Suberland la dejó caer sobre la cama, deshaciéndose de su chaqueta y del cinturón mientras la miraba a la distancia, completamente hambriento de ella.
 
Se inclinó sobre la cama para volver a besarla, recorrer otra vez su torso, sus pechos y su abdomen; llenándola de besos y rozando su lengua en los puntos exactos mientras sus manos la tocaban casi como si conscientemente quisieran seguir el mismo camino recorrido por sus labios. Tomó sus piernas, las besó y las acarició en un lapsus de claridad mental que aprovechó todo lo posible para tener un poco de control de sí mismo, un poco de cordura dentro de lo posible. En un segundo se deshizo también de la ropa que restaba sobre la piel de Mina hasta tenerla en completa desnudez. Nick abrió sus piernas durante unos segundos, admirando su sexo y con las intenciones de que ella fuera consciente de la forma en la que la miraba; y se dio tiempo de observarla hasta eliminar la distancia y comenzar a recorrerla con su lengua, despacio e ignorando, aunque fuera por unos minutos, sus terribles deseos de hacerla suya.
 
El sabor, el sonido que se escapaba de sus labios, la expectativa, la visión de sus sexo con las piernas abiertas, su sonrisa, la forma de sus labios y esa mirada de la que era dueña; todo eso le hizo perder el control casi por completo. Hubiera preferido ser complaciente, lamer su sexo hasta que ya no pudiera más, verla correrse encima de su boca y hacerlo las veces que fuera necesario; pero por alguna razón Nick ya no podía ser en su totalidad dueño de sus propios actos. Apenas tuvo cabeza para deshacerse de su ropa y colocarse un preservativo; apenas lo suficiente como para abogar por su yo responsable y, entonces sí, olvidarse de todo. Después de colocárselo su rostro volvió al espacio entre sus piernas, pero esta vez para morder su muslo, seguir el camino ascendente por su piel recorriéndolo con la lengua, ahora de una manera mucho más intencionada, menos recatada.
 
Llegó hasta arriba y la miró como si estuviera molesto con ella, con la mandíbula contraída y los músculos tan tensos como nunca. De alguna forma sí que lo estaba; se encontraba molesto con ella por no haber estado con él primero y sí con Bill y Crawford, de verdad estaba furioso por haberse permitido estar con otros y no con él. Pero lo estaba más consigo mismo, por no haber intentado nada durante muchos años, por no haber tenido los huevos de decirle las cosas, de permitir que imbéciles como Jesse se adueñaran de su completa atención, de no haber hecho lo que había tenido qué hacer desde siempre.

La besó con furia, tomó su cabello solo para hacerse de su cuello, sus manos la tomaron con mucho más fuerza que antes, hundiendo sus dedos en la carne y recorriéndola sin pensar que probablemente podía lastimarla. Se hizo del espacio necesario para penetrarla en un solo movimiento, sin detenerse un solo segundo a pensar que quizás no estaba lista. No le importaba, había perdido el control y ahora era simplemente un animal semi-inconsciente, apenas enterado de con quien estaba. Eso si no se le podía olvidar, de ninguna forma. Sabía con quien estaba, y era precisamente esa la causa del porqué no podía mantenerse a raya.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
89

Nick Suberland
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Vie 18 Oct - 0:10

Le sonrió de vuelta mientras la llevaba a su habitación y aprovechó para acariciar su nuca y su cabello. Quizá él no lo sospechara y no se lo iba a decir, pero para ella también era casi irreal poder estar con él de esa manera, era un tipo guapísimo, alumno modelo, conocido por ser más afable y más llevadero que la mayoría de los Alpha, conquistador nato, que ni siquiera se esforzaba, más por su simpatía que por otra cosa. Ella también se sentía como entre nubes tan solo de pensar que él tenía ese tipo de deseo por ella.
 
-Ese jarrón era de la mamá de Harley.
 
Le dijo aguantándose una risa, y fue lo último que habló antes de que la dejara sobre la cama. Respiraba irregularmente, como si le costara y estaba muerta de nervios. Más que nunca quería y esperaba verse perfecta, que no viera nada que estuviera mal, que todo le pareciera bien. Tenía que dejar de concentrarse tanto y dejarse llevar más. No fue difícil, la expectativa y la ansiedad fueron dando paso al completo estado de excitación al enfocar en su mandíbula fuerte y perfecta, en sus labios besables y la poderosa imagen que suponía verlo a su disposición, recorriendo su piel con dedicación.
 
Cerró los ojos abandonándose al camino de su lengua que recorría desde su torso hasta sus piernas. Los abrió solamente cuando lo sintió detenerse, y lo encontró mirándola apenas unos cuantos segundos. Se mordió el labio inferior y respiró profundo, sintiendo que por ese hecho su cuerpo se calentaba más. Enrojeció completamente, presa de una timidez inesperada. Su nerviosismo volvió y sintió que sus piernas se tensaban justo antes de sentir la lengua de Nick recorrerla por fin.
 
Ahogó un gemido, transformándolo en un suspiro y volvió a cerrar los ojos, concentrándose en las sensaciones de ese punto, estaba completamente fuera de ella otra vez, sentía aquellas pulsaciones eléctricas recorrer sus piernas, arremolinarse caóticas, como una explosión que poco a poco se expandía. No la dejó terminar pero no importaba, quería sentirlo dentro de ella también. Lo miró intentando recuperar el ritmo de su respiración mientras él se desvestía.Soltó una risa involuntaria por esa mordida en su muslo, pero rápidamente la risa se convirtió en más gemidos de anticipación.
 
No entendió su mirada furiosa, pero eso solamente aumento todo. Nunca lo había visto con esa expresión y aunque no entendía sus causas, no le importaba, la encendían más de lo esperado. Su rudeza repentina y esa furia con la que la besaba hicieron que se mojara mucho más. Lo tomó por el rostro y le besó con el mismo furor.
 
Cuando entró en ella de esa manera, frunció ligeramente el ceño. Que hubiera estado muy húmeda no hizo la intromisión menos rabiosa y por eso sintió una ligera punzada de dolor. Enterró las uñas en la piel de los hombros de Nick y le soltó una bofetada sin pensarlo que pareció resonar en toda la habitación. No pensó mostrar nunca ese tipo de reacciones ante nadie que no fuera Jesse, pero ni siquiera se le ocurrió detenerse a pensar que Nick podría decirle que estaba loca y dejar todo eso. A la bofetada le siguió un beso impaciente, un gemido profundo, mientras colocaba la palma de la mano en la mejilla que le había golpeado y despegaba las caderas de la cama empujando hacia él. Estaba completamente fuera de sí, contagiada por su energía.

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Nick Suberland el Lun 28 Oct - 14:20

Escuchar sus gemidos resonar en su cabeza provocaba que su mente se debatiera, aún más, entre seguir de lleno sus instintos o, por el contrario, tratar de mantener el control de sus movimientos al menos para evitar ir más allá de la línea de lo permisible. En gran parte, tomarla con esa intensidad y que Mina respondiera más que positivamente, lo alentaba inconscientemente a seguir esa línea, a dejar un poco de lado su yo precavido y saltar un poco más las escalas. Era un asunto peligroso, porque había ocasiones en las que Nick ya no podía distinguir la línea, ni siquiera deseándolo con todas sus fuerzas.

Respondió sus besos con la misma intensidad, tomando su rostro y atrayéndola hacia él sin detenerse un segundo a si quiera respirar. Sus labios la buscaban desesperadamente, mordiendo, lamiendo y jugueteando con su lengua, todo lo que le fuera posible mientras su cuerpo buscaba el ángulo indicado para empezar a moverse ya dentro de ella; entonces Mina le soltó aquella bofetada que lo detuvo por apenas un par de segundos. Nick la miró a los ojos, y luego le sonrió, volvió a tomar su cabello con fuerza y buscó su cuello. Estaba disfrutando de ella en todos sentidos; del olor de su cabello, del sabor de su piel, de aquel roce entre sus sexos al recibir el movimiento de sus caderas; incluso de cualquier punzada de dolor que Mina pudiese sentir.

Comenzó a moverse entre sus piernas, intensificando todos los movimientos pero aun con un ritmo lento, muy pausado, como si le fuera posible sentir y reconocer cada centímetro de su interior. Quería abarcarla toda, penetrarla hasta lo más profundo y no dejar un solo espacio sin ser tomado por esas ansias que lo estaban enloqueciendo. Se irguió sobre sí mismo para mirarla desde esa perspectiva, visualizando los detalles de su cuerpo, de los surcos rojos que se habían generado a causa de sus caricias violentas. Clavó sus ojos en su torso, en sus tetas, recorriéndolo todo con ambas manos en un lapsus de cordura que le permitió durante ese tiempo mantener la calma, llenarse visualmente de ella y memorizar la sensación de su piel debajo de sus manos.

Luego de eso la tomó de los tobillos y levantó sus piernas para sostenerlas frente a su rostro con una mano, enfocando sus ojos en esa zona en la que su sexo se movía dentro del suyo. Le gustaba verla así, tan vulnerable, tan expuesta a él, como si Mina estuviera a punto de expresar que estaba a su disposición de por vida. Le gustaba pensar eso mientras se veía a sí mismo penetrarla.

La soltó para volver a ella y besarla una vez más, incluso pidiéndole que le volviera a pegar, que lo abofeteara con todas sus fuerzas. La intensidad con la que sus caderas la embestían comenzó a crecer todavía más, tanto en fuerza como en ritmo. Estaba llegando a un punto sin retorno, a un límite en el que de verdad ya no le importaba herirla o no, ese límite del que tanto temía y del que huía cuando le era posible. Pero esta vez se sintió incapaz de controlarlo, y como una forma de contrarrestarlo, jaló a Mina y la atrajo hasta él, arrodillado sobre la cama y usando sus brazos como soporte para que ella fuera la que lo combatiera llevando su propio ritmo, eso antes de cometer cualquier clase de estupidez.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
89

Nick Suberland
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Miér 30 Oct - 18:22

No sucedió nada malo, Nick no se ofendió por la bofetada y eso la hizo sentirse tranquila. Lo miró a los ojos también y le devolvió la sonrisa con algo de picardía antes de ahogar otro gemido quedo por la manera en que la tomaba por el cabello y por los besos que repartió sobre su cuello. Embestía con mucha fuerza y a veces eso la hacía dibujar mohínes, quejarse un poco, pero nunca se le pasó por la cabeza detenerlo, por el contrario. Parecía que a cada segundo se acoplaba más a él y entendía lo peligroso que era eso, no quería compenetrarse tanto, no quería sentirse tan completa en los brazos de nadie que no fuera Jesse, pero él era distinto de alguna forma. Nick daba la impresión de saber exactamente qué quería y cómo lo quería; esa lentitud deliberada y casi tortuosa, combinada con su mirada decidida, eran mucho para ella.
 
Al verlo erguido sobre ella le pareció más guapo que de costumbre, y se sintió una chica con suerte, no la chica en la que se había convertido en los últimos meses, sino en la chica de Salem que siempre sentía que no podía conseguir una cita y que no era atractiva para los chicos, ahora follándose a uno de los más estúpidamente guapos de toda la universidad. Respiró profundo y dejó que sus caderas hicieran suaves ondulaciones desde su posición, aguantando las ganas de gemir un poco más fuerte. Le gustaba que la mirara como lo hacía.
 
No se esperaba que le levantar las piernas, pero fue una decisión acertada. Apenas lo hizo comenzó a sentirlo más. No solamente más profundo, sino más intenso. Aferró las sábanas bajo sus manos como hacía siempre que las sensaciones la sobrepasaban y ahogó sus gemidos que se estaban convirtiendo en pequeños gritos ahogados de un intenso placer que se iba acumulando poco a poco. Claro que estaba vulnerable, y claro que estaba expuesta, pero no se arrepentía de nada, no tenía tiempo ni siquiera, su mente estaba en blanco.
 
Lo recibió en sus brazos con más cariño del que hubiera deseado para besarlo de nuevo, y se agitó estrepitosamente cuando le pidió que le pegara de nuevo, que lo abofeteara con todas sus fuerzas. Lo miró intensamente a los ojos y tuvo el peligroso pensamiento de que de verdad podía enamorarse de él. Le sonrió sin poder evitarlo, con cierto toque malicioso y cumplió sus órdenes, lo abofeteó con fuerza, casi con una bien fingida furia. Lo hizo una tercera vez, más fuerte. Notó como la piel blanquísima de la mejilla de Nick enrojecía en el acto, y no pudo evitar sonreír más pronunciadamente.
 
-Fóllame, fóllame más fuerte.
 
Le exigió con la voz entrecortada aferrándose a sus  hombros, a su cabello oscuro. Cuando volvió a cambiar ligeramente de posición aprovechó para moverse con más libertad, apoyándose de sus muslos, buscaba sentirlo en lo más profundo posible. Lo besó con furia, mordió su labio inferior y tiró de él con fuerza, aunque sin provocarle dolor irremediable.
 
-Muérdeme, aráñame. Pégame tú, anda.

Lo retó, sabiendo que estaba jugando en el terreno más peligroso de todos, porque no se conocían lo suficiente en ese ámbito, y porque no sabía hasta donde Nick podía o no perder el control, o si aceptaría sus retos. Lo miró con intensidad, exigiendo que no se echara para atrás, mientras sus caderas empujaban a un ritmo cada vez más demandante.

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Nick Suberland el Mar 5 Nov - 11:04

Nick no podía creer lo bien que se estaba acoplando a ella, lo bien que parecían estar interactuando a pesar de que él estaba más cerca de rendirse a su yo licántropo. Que le sonriera en medio de toda esa tormenta de embistes furiosos solo le hacía pensar que la chica no podía ser más perfecta y adecuada. Le ardía el rostro a causa de aquellas bofetadas, pero también le sonreía por ello, por los mohines que dibujaba al sentirlo, por esos gemidos que le parecían tan encantadores como nunca ninguno, por todo.

Habían entrado a un lapsus en el que su pérdida de control ya ni siquiera importaba, en un momento en el que el alpha pudo ser capaz de olvidarse de todo y entregarse por completo, sin guardarse nada. Cuando escuchó aquella exigencia, las sensaciones de Nick se dispararon y sus caderas comenzaron a embestirla con todavía más fuerza si es que eso era posible. Las sonrisas fueron sustituidas por un semblante con el ceño fruncido a causa de aquel cosquilleo que comenzaba a nacer en sus adentros, su cuerpo se seguía moviendo pese a la nueva posición, exigiéndole a Mina que le diera lo mejor de sí, que se siguiera moviendo mientras tomaba con excesiva fuerza sus caderas, casi hasta el borde de desgarrar la suavidad de su piel.

Le comenzaba a fascinar la actitud de Mina pero inevitablemente, por un segundo, la imagen de Bill se le cruzó por la mente. Antes de follársela, su mejor amigo había hecho exactamente lo mismo, apenas unos días antes. ¿Mina también había estado tan dispuesta?, ¿también le había pedido que se la follara más fuerte?, ¿le había sonreído justo como lo hacía con él?. Pensar en esas cosas era la peor de las ideas y luego de unos momentos aquellos pensamientos se evaporaron, consumidos por el sonido de sus gemidos y del propio choque de sus cuerpos que a cada segundo se volvía más violento y torpe.

Se la quitó de encima hasta que la chica cayó de nuevo sobre la cama, como si haberle exigido que la golpeara lo hubiera ofendido de alguna forma. Pero no era eso, era la imagen de Bill, también la de Jesse Crawford. Eran ellos con quienes ya había estado y que de pronto le provocaron unos celos imposibles de evitar. Entonces la obligó a girarse sobre la cama hasta quedar de rodillas, con el culo expuesto hacia él y volvió a penetrarla, esta vez con más fuerza que antes, con una fiereza a una escala aun mayor de la que le había mostrado. Mientras la embestía, su mano golpeó sobre la piel de su culo una, dos, tres veces; y continuó haciéndolo hasta que vio su piel encenderse al rojo vivo.

-¿Te gusta eso?, claro que te gusta, te encanta como a nadie. ¿Quieres que me corra?-

La tomó del cabello y tiró de él hasta obligar a la chica a levantar la cabeza a media altura; la tomó de los pechos, recorrió sus costillas, su cintura, todo el territorio que en esos momentos y en esa posición le era posible recorrer con su mano libre. Siguió embistiéndola hasta que las explosiones en su interior le obligaron a hacerlo literalmente golpeándola con sus caderas, corriéndose dentro como no lo había hecho en mucho tiempo.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
89

Nick Suberland
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Miér 6 Nov - 13:01

Le gustaba que Nick fuera tan exigente, tan demandante. Lo veía en cada movimiento, en la mirada que le dirigía y en sus reacciones. No sabía si sería así siempre pero le gustaba fantasear con la idea de que no, que era algo que solo ella podía despertar, aunque no estuviera segura de que así fuera. Lo cierto era que le asustaba un poco la manera en que parecía acoplarse a él, en que todo resultaba tan natural y tan preciso, incluso esas peticiones que se salían de su norma. Con Jesse todo era también violento y compulsivo, quizá por eso le asustaba que alguien pareciera tan demandante como él, y por ende, la encendiera tanto. Era muy extraño.
 
Se confundió un segundo cuando la quitó de encima. Lo miró con el ceño fruncido como si le enojara muchísimo que se hubiera atrevido a quitarla y estuvo a punto de exigirle que volviera a ella, sin vergüenza alguna, hasta que notó en su mirada que eso no había terminado. Cuando la obligó a girarse puso férrea resistencia, pero eso únicamente formó parte del juego porque en realidad quería que lo hiciera. Peleó con él hasta que terminó de rodillas y ahogó un gemido ahogado, otra vez ligeramente adolorido, cuando lo sintió entrar en ella de nuevo con tan poca delicadeza. La sensación poco a poco fue transformándose en nada más que en un intenso placer que cosquilleaba en su bajo vientre.
 
No entendía de dónde provenía tanta furia pero no le importaba en ese momento mientras la canalizara de la manera correcta, ni siquiera se le ocurrió pensar que tenía que ver con su obvia relación con Bill, no se le pasaba por la mente. Pegó la palma de su mano contra la cabecera de madera como para sostenerse. En esa posición sentía todo maximizado y cerró los ojos con fuerza. No se esperaba que cumpliera su extraña petición y la tomó por sorpresa al sentir los golpes contra su trasero, pero no dolía tanto, seguramente lo sentiría hasta después así que lo dejó hacer.
 
No contestó a sus preguntas más que con un “ajá”, como si le costara articular palabras más complicadas que eso. Sus manos paseando por su piel le hacían responder con movimientos más acentuados de sus caderas, quería estar segura de que no se le olvidara esa imagen. Fue inevitable correrse con todo ese cúmulo de sensaciones varias. Sus dedos se afianzaron a las cobijas bajo ella, ya completamente revueltas, sus gemidos aumentaron de decibeles como si fueran un concierto incontrolable, literalmente. Y lo sintió poco a poco con fuerzas menguadas, o sea que él también había terminado.
 
Se hizo lentamente a un lado, pero luego de recuperar un poco el ritmo normal de su respiración, se acercó a Nick y besó sus hombros, luego su boca. Estaba completamente exhausta pero eso no le impedía seguir sintiendo la necesidad del calor de su cuerpo.
 
-Estás totalmente demente.
 
Le dijo con una sonrisa a medias, apenas en un susurro, sin sentirse ofendida por la magnitud de todo lo que le había hecho, o la inesperada muestra de ira que no sabía de dónde había sacado y que había desahogado con ella.

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Nick Suberland el Jue 14 Nov - 12:21

Se rindió en su espalda y poco después se hizo a un lado para permitir que Mina se moviera libremente. Nick se deshizo del preservativo en cuestión de segundos, y luego de eso se permitió tirarse sobre la cama al tiempo que la chica buscaba ese calor, besándolo y abrazándolo; gestos que al mago le parecían casi tan embriagadores como cualquiera de las otras cosas que habían hecho hace tan solo unos momentos.

La miró, acariciando su cabello y olvidando aquella pequeña tormenta que se había levantado en su mente a causa de esos celos que lo habían hecho enloquecer mientras se la follaba. Aun los sentía, pero ahora estaba mucho más consciente y sabía que esas cosas tenía que guardárselas para sí mismo.

-¿Yo?, tú eres la que lo provocó. Lo que sí es que parece que no eran solo ideas mías cuando te imaginaba deshaciéndome en la cama. Ah porque sí, te imaginé muchas veces…-

Le sonrió tras aquella confesión y fue él quien esta vez buscó sus labios, probándolos de forma mucho más pausada mientras su mano, debajo de las sábanas, buscaba acariciarla suavemente por donde creía o recordaba haber hundido los dedos hasta casi traspasar su carne.

Nick se encontraba en un estado de aletargamiento tal que incluso las molestias de su licantropía habían desaparecido de su mente. ¿Cómo no enamorarse de ella? Esa era la disyuntiva que silenciosamente comenzaba a crecer de forma malsana en el interior de Nick. Wilhelmina era todo lo que alguien como él podía pedir, era de hecho, todo lo que cualquier hombre podía pedir; y sabía perfectamente que no era el único que pensaba exactamente lo mismo. La imagen de Bill seguía haciendo efecto en su consciente, su imagen y la imagen que se proyectaba al pensar en lo que pasaría cuando el alpha se enterara. Porque lo haría, de una u otra forma, Nick sabía que su mejor amigo encontraría la forma de saberlo.

-¿Por qué no hice esto antes? Oh, no me refiero a… ya sabes, a follar. Bueno sí, pero me refiero a no haber intentado nada contigo antes, ya sabes-

Soltó una risa nerviosa por aquella tontería de acomodar sus ideas. Desde luego, no pretendía dejar que Mina pensara que lo único que había querido todo ese tiempo era llevarla a la cama, pero tampoco deseaba faltar a la verdad; porque en realidad sí que había pensado en ello prácticamente desde que la chica cursaba el quinto grado en Salem. Los factores en realidad nunca se habían acomodado; primero, su atención por chicas mayores, y luego de ello aquel noviazgo con Jesse que había pensado como pasajero y que catastróficamente nunca había tenido fin hasta ahora.

-Oye, ¿quieres ir por una hamburguesa?, me encantaría quedarme aquí encamado contigo pero creo que nos hemos saltado la hora de la cena.-

La besó de nuevo, y buscó su calor atrayéndola hacia su cuerpo a pesar de aquellos vagos pensamientos que le decían la pésima idea que era, en efecto, apegarse tanto a una chica que probablemente ni siquiera le correspondía como le gustaría imaginar. Nick nunca había sido la clase de sujetos que deja a un lado a cualquier chica luego de acostarse con ella; pero tampoco estaba acostumbrado a mostrarse afectivo luego de ello; pero de alguna forma sentía que con Mina ahí a un lado era simplemente imposible no hacerlo.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
89

Nick Suberland
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Vie 15 Nov - 2:00

Era encantador, Nick. Con Bill había sentido la imperiosa necesidad de aclararle que no tenían nada serio, que su asunto era casual, que no quería llevar una relación. Se había acomodado la ropa con premura y todo lo demás y sí, habían pasado la noche juntos pero bajo una estricta regla de “no pasará nada más” que ella misma había impuesto. Con Nick era distinto. Podía quedarse horas en esa cama sin hacer nada más que recorrerle el pecho con la palma abierta, y eso estaba más que mal en muchas formas. 

Sintió una onda expansiva de calor en todo su cuerpo al saber que Nick había imaginado antes como sería follársela, y que lo había imaginado justo así, que lo deshacía en la cama. Parecía que elegía las palabras precisas, que tenía un guión preparado para hacer que volviera a mojarse incluso aunque acabaran de hacerlo. Porque claro, eso fue lo que sucedió. Se dejó besar y acariciar, encontrando demasiado agradable el toque de sus manos. 

-¿En serio lo imaginaste? ¿Cuántas veces? ¿Desde cuándo?

Susurró contra sus labios antes de guiar su mano por debajo de las sábanas a que la tocara en la sensible zona en donde la había golpeado, como si necesitara una caricia balsámica aunque en realidad solo buscaba provocarlo más, y se sentía demasiado bien el toque de sus manos como para no aprovecharlo. 

Parecía demasiado fácil, simplemente dejarse ir. Había hablado con Jesse hacía no mucho, habían quedado en un trato, pero en ese mismo instante pensaba que Nick era demasiado perfecto, que estaba cometiendo una locura. No quería tener esas cosas en mente porque la torturaban muchísimo. 

-Yo tampoco lo sé. ¿Sabes? Kitty y Harley siempre me decían cosas de ti pero pensaba que eran broma, por molestarme. Un chico como tú nunca se iba a fijar en…pues en una chica como yo. Siempre estabas con chicas guapísimas, mayores o perfectas…ya sabes. ¿Te han dicho que eres como estúpidamente guapo? 

No era muy dada a desvivirse en halagos con los chicos con los que estaban, pero con Nick le parecía hasta una falta a la moral no decirle sus verdades. Le pasó los dedos por los labios y asintió a lo de la hamburguesa con una sonrisa. Hamburguesas en la noche, pesadísimo pero perfecto, tan perfecto como él. 

-Sí quiero, ¿sabes que muero de ganas de una hamburguesa de mariscos¿ ¿las has probado? pero a la vez no me quiero ir, te lo juro. 

Eso cada vez se ponía peor, mientras lo abrazaba y le pasaba una pierna por encima. Le dio un beso rápido en los labios y hundió la cabeza en el espacio entre su cuello y su hombro. 

-Un ratito más.

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Nick Suberland el Mar 19 Nov - 10:06

Nick no encontraba reparo alguno en confesarle todas esas cosas más que su propio temor de llevar las cosas demasiado lejos. Y no temía por él, ni porque creyera que no pudiera funcionar, ni mucho menos por no querer anclarse a alguien; el chico temía honestamente por Mina, por pensar que ella no deseaba ir en serio, por pensar que después de esa noche pasaría justo lo que había pasado con su amigo, con Bill. Esa era probablemente la primera vez desde hace mucho tiempo que el licántropo se sentía tan inseguro en ese aspecto.
 
-Bueno, espero que no se te suba a la cabeza si te lo digo; pero he pensado en esas cosas prácticamente desde que ibas en quinto grado, en Salem. Ya sé, en ese entonces fijarse en una chica de tu edad era algo muy mal visto, pero no podía evitarlo, desde entonces siempre pensé que eras guapísima
 
Nick se rió de sí mismo por aquellas confesiones, recordando lo mucho que le había costado lidiar con sus amigos cercanos precisamente por aquello de “la chica de quinto”. Ahora, en perspectiva, le parecía ridículo no haber hecho nada y dejar que todo se le escapara de las manos en tan solo unos cuántos años. Aun pensaba, firmemente, que la decisión de Mina de quedarse prácticamente con el primer hombre que había conocido había sido un error brutal que ahora estaba pagando. Incluso Nick tenía la sensación de que la chica, en cierta forma, seguía anclada a Jesse Crawford, tanto que ahora tenía la necesidad de probar cosas distintas, todas las que fueran posibles; y ese era el mayor de sus temores.
 
-Jajajajajaj sí, la verdad es que si me lo han dicho, sobre todo mis tías las gordas, que son un encanto. Y debiste creerles, eso de las chicas mayores y “perfectas” en realidad era, ya sabes, por convivir. ¿Te confieso algo?, muchas veces tuve que lidiar con chicas insoportables a las que me les acercaba nada más por la presión social. Así son las cosas en el colegio, la mayoría del tiempo tienes que actuar conforme a lo que los demás esperan de ti, ¿sabes a qué me refiero?; de alguna forma no eres completamente libre, mucho menos si socialmente tienes algún peso. Me encantaría decir que ahora, siendo universitarios; ya no existen esas presiones.
 
Buscó de nuevo sus labios, rozándolos suavemente con los suyos y repartiendo varios besos a lo largo y ancho de su boca, pareciéndole de verdad increíble la perfección en textura, color y forma de ellos. Sonrió cuando Mina pidió un rato más, y acercó su cuerpo cuando ella misma buscaba acurrucarse más entre su pecho. No podía saber, de ninguna forma, si Mina había actuado de la misma forma con Bill, con Miles o con quien fuera; no podía saber si aquellos gestos eran de verdad sinónimo de algo que él le despertaba, o si simplemente no era más que el reflejo de una obvia relajación luego de follar. No se lo preguntaría, de ninguna forma.
 
-Lo que más bien me sorprende es que digas “en una chica como yo”. ¿Tienes idea de lo guapa que eres y que siempre fuiste? Por dios, te ves al espejo todos los días, deberías saberlo. Conocí a muchos tipos que morían por acercarse a ti casi desde que yo lo hice, pero no lo hacían por dos razones: Una, tu amigo Jesse Crawford, que era algo así como espanta pretendientes; y dos, la más importante: tu hermano… Werther. Admítelo, con Werther custodiándote era muy difícil para los chicos, de verdad te lo digo
 
Y lo que decía Nick era completamente sincero. Tal vez Mina nunca lo había visto de esa forma, pero su apellido era uno de los pesos más pesados en toda la sociedad mágica norteamericana, tan así que mucha gente se lo pensaba dos veces antes de intentar algo, lo que sea, con un Shweinsteiger; mucho más si se trataba de cortejar. Werther siempre había sido aquel hermano mayor que, incluso sin quererlo, imponía de más de una forma.


-Bueno, dejemos de hablar de tu hermano y mejor bésame, que nada más de acordarme de él ya hasta me estoy poniendo nervioso- dijo Nick, con obvio tono bromista, acercándose para besarla de nuevo y esta vez meter una mano entre sus piernas, paseando las yemas de los dedos sobre sus muslos y apenas rozando la textura de su sexo.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
89

Nick Suberland
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Miér 20 Nov - 1:55

Claro que no se le iba a subir a la cabeza, si recordaba sus pintas en 5º más bien le daba vergüenza, porque a excepción del cabello largo y las curvas que se asomaban por su ropa de repente, había sido totalmente un niño, y ella lo sabía bien. Sintió que se sonrojaba como una estúpida por imaginar el pasado, aunque también frunció un poco el ceño por aquello de que fijarse en una chica de su edad era muy mal visto, porque a Jesse eso no le había importado – por más que él se hubiera esperado un año más de todos modos. Y suponía que al final eso hacía la diferencia. Igual no se lo iba a decir, ni mucho menos, no quería molestarlo. Lo único que le interesaba era seguir sintiendo el calor de su cuerpo y lo confortable que era compartir su cama con él, como si fuera adecuado.

-No hubiera servido de nada que les creyera, Nick. Ni de chiste era capaz de confesarle nada a nadie. No era legeremaga para saber que tus novias eran insoportables, ¿Sabes?

Quizá al final sí estaba enojándose un poco, sin querer. Lo encontraba tan perfecto que pensar que todo ese tiempo no había tenido nada con él solamente por que él hubiera preferido quedar bien con sus amigos o algo. Siendo como era, no le costó nada comenzar a hacerse ideas en la cabeza con todo eso; que ahora se acercaba a ella por el estúpido nombramiento de Miss Bassett-Knapp, o porque ya nadie preguntaba cuantos años tenía solo porque era obvio que estaba suficientemente grandecita.

Correspondió a los besos, pero de pronto parecía ausente, incluso en el abrazo que antes hubiera parecido tan perfecto y tan íntimo, ahora parecía estar en otro lugar. Y no, no había actuado así con nadie más, y quizá por eso estaba tan molesta, porque se sentía tonta, porque de pronto había pensado que era demasiado fácil enamorarse de él.

La mención de Jesse y de Werther, a esas alturas de su enojo, solamente sirvió para enfadarla más, como si a Nick nunca se le fueran a terminar las excusas para no haber estado con ella antes. En realidad nadie había tenido que preocuparse nunca por Werther, menos por Jesse que tenía la cabeza metida en otras cosas cuando no eran novios. Mina siempre había pensado que a Jesse le había importado siempre medio rábano con quién andaba o con quién no, al menos hasta que se hicieron novios.

Sonrió a medias y correspondió el nuevo beso con frialdad. Sus piernas se tensaron irremediablemente al sentir el roce de sus dedos por encima otra vez y hasta lanzó un suspiro involuntario. No quería enojarse, no podía enojarse y sobretodo, no podía dejar que él lo notara, porque haría preguntas y se daría cuenta de lo mucho que le importaba. Y eso no podía pasar…solo estaba probando ¿no?, no había ido ahí con intenciones de salir enamorada de nadie, o de sentirse enojada con alguien como si hubiera sentimientos involucrados. Además Nick no le debía nada, no le había dicho nada antes ¿y qué? No haría ninguna diferencia ahora.

Pero no podía fingir ante él, nunca había podido fingir casi nada ante nadie. Volver a follar con él parecía la mejor opción para meterse en la cabeza que eso era lo único que importaba, y que esas confesiones no debían significarle nada y solamente quedarse con lo bueno. Pero al final detuvo el roce de sus dedos tomándolo firmemente por la muñeca y aunque se inclinó a darle otro beso, ya no parecía lo mismo.

-Creo que estoy lista para esas hamburguesas ahora.

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Nick Suberland el Jue 28 Nov - 0:06

Por algún motivo que ni el mismo podría identificar, Nick de pronto se sintió muy libre de ser honesto, quizás demasiado, y soltarse de la boca para platicarle todas esas cosas que, desde su perspectiva, eran detalles y anécdotas simplemente curiosas y hasta cómicas en cierta forma.


Si hubiera volteado para ver sus primeras expresiones, tal vez hubiera tenido tiempo de detenerse y darse cuenta de lo que estaba haciendo. Pero no; Nick estaba pecando de imprudente y no se dio cuenta de nada hasta que la miro durante unos segundos, un instante antes de llevar sus dedos hasta su sexo.
 
No nervioso como antes. Osea ya sabes, imponía antes pero ahora por supuesto que no me importaría…-
 
Sus dedos se deslizaron por aquella zona, pero de pronto Mina lo detuvo, y entonces se dio cuenta que acababa de arruinar prácticamente todo lo que había construido hasta ese momento. Igual, aun en esos instantes, dándose cuenta y todo, seguía sin entender lo molesta que estaba la chica; ni siquiera se podía imaginar que todas esas cosas significaban lo que ella tenía en la cabeza.
 
-Bueno, pues si quieres. Nos bañamos y nos vamos, ¿te parece?
 
Aquello salió de sus labios con tanta indiferencia como nunca antes la había tratado. Insensible como nunca, el alpha se levantó de la cama para buscar su ropa interior y colocársela de espaldas a Mina, sin decir una sola palabra durante varios largos e incómodos segundos. Se sentía molesto por la actitud de la chica, esa era la primera sensación de alguien que no estaba acostumbrado a esa clase de rechazos, o más bien, a esa clase de reclamos. Alcanzaba a comprender la razón, pero ni de cerca se imaginaba que en ese mismo instante Mina ya lo estaba comparando con Crawford y su devoción hacia ella a tal grado de dejarlo todo, a diferencia de él.
 
Pero poco a poco, él mismo comenzó a caer en cuenta que decirle a una chica que jamás la había buscado para evitar que otros hablaran, significaba, efectivamente, que había preferido aparentar cualquier cosa antes de mandar todo al diablo. Con esa nueva sensación de patán que tenía encima de los hombros, el licántropo se giró de nuevo y buscó acercarse a ella, tomando su rostro con una mano y obligándola suavemente a que lo mirara a los ojos.
 
-Oye, ¿estás bien?. Discúlpame, no quise decir eso, me refiero a que… no quiero que pienses que todas esas cosas eran más importantes que acercarme o que me avergonzara salir contigo. No pienses mal Mina, te juro que no son así las cosas.
 
Trato de besarla de nuevo, acercando sus labios y buscándola  en contraparte a aquel gesto de desdén que le había dedicado hace algunos segundos. Y aun sabiendo lo que sucedía, una pequeña parte de él, la más orgullosa, seguía sin creer que la chica de pronto se ofendiera por algo tan insignificante como eso.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
89

Nick Suberland
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mejor ahora

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.