Little Havana

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Little Havana

Mensaje por Thomas Chee el Lun 14 Oct - 1:21

Después de que Laise se enfermase en la playa y que acabasen en la cabaña esa en la que usó toda su voluntad para no verle ese par de redondos, voluptuosos y perfectos senos había decidido cumplir su palabra, no sólo por aumentar sus posibilidades de verlos, le parecía una chica guapa y si a ella le gustaba él no encontraba razón alguna para no invitarla a salir.
 
Estuvo pensando en el lugar ideal pero nunca fue uno de esos tipos ultra románticos que sabían cómo hacer sonreír a una chica con la elección del lugar, sólo una vez lo hizo bien y fue con Odille, pero en ello influyó que la conociese y que a ella no le molestaba el excremento de dragón. Laise era otro tipo de chica, era guapa y refinada, él podía comportarse pero nunca había comido con cinco tenedores o con dos, con uno le bastaba.
 
Inicialmente creyó que podían ir en su jeep a pasear y que el día se decidiese sobre el camino, lo descartó casi al instante por si bebía o algo. Luego pensó en ir al estadio o al zoológico pero si se desocupaba por la tarde lo segundo estaba prácticamente descartado, además ninguna de las dos cosas parecía algo que a ella le fuese a gustar. Como la cita sería alrededor de las siete de la noche se le ocurrió que podían ir a un bar, algo bien clásico, pero los que él conocía eran los deportivos y con eso se volvía al problema del estadio.
 
Tras pensarlo un rato decidió que la llevaría a un lugar que ni él conocía pero que siempre le causó curiosidad. Sabía lo que estudiaba así que la esperó afuera de una de sus clases para invitarla, nunca le gustó eso de mandar notas para hacer planes así que tras que saliese casi todo el grupo llegó ella con un grupo de amigas y la alejó un momento para invitarla, era un jueves y la cita sería para el día siguiente, algo informal como bien le dijo.
 
Le dijo que llevase un bikini porque era Miami y las playas siempre eran una opción aunque se fuesen a reunir a las ocho en los terrenos, era más que una opción un anhelo del navajo. El viernes resultó ser una noche calurosa, por eso recogió toda su cabellera bajo el sombrero que llevaba. Chee estuvo en el lugar pactado desde las siete y cincuenta, encendió un cigarrillo para esperarla y aún no le decía a dónde irían, de hecho porque si bien estaba ya seguro siempre podía ocurrírsele otra cosa.



Chee.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Laise Den Adel el Lun 14 Oct - 3:09

Después de ese primer encuentro, Thomas y Laise quedaron en volver a salir, jamás concretaron fecha y hora, solo que algún día lo harían. La alegría que sentía la alemana cada que recordaba los labios de Thomas besandola, no tenía precio, su sabor dulce y a la vez amargo por el peyote se le quedó marcado en la mente como si un tatuaje permanente se tratase. 

Ese día había tenido un montón de estrés, los ensayos sobre las leyes la estaban acabando lentamente, tenía que trabajar también en su tesis y en que clase de servicio social daría al terminar la carrera. De improvisto, recibió la visita de Thomas justo cuando sus clases terminaron. Las demás chicas de su fraternidad comenzaron a burlarse del aspecto de Thomas y a reirse como las malditas hienas que eran. Laise las mandó a callar con severidad y una mirada más que asesina, le sonrió al chico y aceptó con gusto su invitación. 

Toda la mañana del viernes se la pasó nerviosisima y con una risa idiota que la delataba. Corrió a su cuarto al terminar los deberes, se duchó y se arregló para la cita con él. El mencionó que llevara bikini, lo cual le pareció extraño pero de cualquier forma accedió a llevarlo debajo de la ropa. Justamente a las 7:55pm llegó al lugar de la cita, la ciudad lucía muy hermosa a esa hora y con la presencia de el navajo en ella, mucho más. Lo vió parado terminandose apaciblemente un cigarrilo y se acercó, besandole la mejilla para saludarle.

--Estoy lista, Thomas. ¿A donde iremos? se moría por saber a donde la llevaría. POR MERLIN! era su primera cita con el chico de su vida. No existia mujer mas feliz en el mundo que ella y lo expelaba por la piel. 

--------

Ropita de Laise  Bikini sensual
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Thomas Chee el Jue 17 Oct - 0:39

A Chee simplemente no le interesaba el qué pensasen de él las amigas de Laise de él porque siempre se asustaban cuando les ponía cara de loco, se iban como polillas asustadas y era como si nunca hubiesen estado ahí. Ese tipo de cosas sólo le importaban cuando involucraban a Julisa pero ella estaba tan ocupada con su presidencia que no tenía tiempo ni para eso, quizá debería preguntarle a Laise cómo hacía ella para conservar sus horarios tan abiertos –afortunadamente para él-.
 
La miró de arriba abajo y no pudo evitar superponer una imagen desnuda a su cuerpo, esa que había visto a medias en la cabaña ese día. Se encargó de alejarla rápido que sino no iba a concentrarse en otra cosa.
 
Llevaba ya un par de cigarrillos cuando la vio llegar, recibió el beso en la mejilla y le sonrió antes de saludarla.-Es una sorpresa, además yo tampoco conozco tan bien el lugar. Será como una aventura.-tenía amigos que habían ido y casi le habían trazado un mapa mental pero nunca se podía saber bien todo eso.-
 
Por haber crecido en una reserva tan cercana a México sabía hablar muy bien español, así que el ir a Little Havana no sería tan difícil, le habían dicho sus amigos que eso sería una buena ventaja porque la gente solía confiar más en los que hablaban en su idioma que en los gringos idiotas, con esas palabras se lo dijeron.  Al recordar esto miró a Laise un poco desconfiado, no por considerarla tonta ni nada de eso, sino porque tal vez no le gustase el plan.
 
Eran distintos en cuanto a costumbres y eso pero si iban a intentar tener una relación debería ver si eran compatibles y qué mejor que un terreno neutro para eso, no era la ópera ni el béisbol como para que alguno supiese exactamente a qué atenerse, sólo se imaginaba que en las calles sonaría mucha salsa y que la gente sería amable porque a diferencia de los americanos los cubanos eran muy cálidos.
 

-Vamos a aparecernos en la trastienda del negocio de un amigo, seguro bebemos algo pequeño con él para mostrarle agradecimiento y luego nos vamos solos. No te molesta, ¿cierto?-era a la tienda de habanos de su amigo, aunque más bien era del padre de él y el muchacho sólo atendía, era hijo de muggles pero él era mago así que no habría problemas con la aparición.-
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Laise Den Adel el Jue 17 Oct - 18:32

Se mentalizó enteramente, no sería tímida con él y le hablaría claro, conciso y al punto. Por lo poco que conocía a Thomas, era un tipo sencillo y de pocas palabras, más perfecto no podía ser. No podía quitarle de encima los ojos, ese sombrero acentuaba sus rasgos y ante Laise, parecía un ser sacado de una novela de Nicholas Sparks, o bien, exageraba bastante. 

Dió un brinco cuando mencionó que él tampoco conocía el lugar, sonrió sorprendida y le quitó el cigarrillo para darle una calada. Jamás fumaba, aunque supiera, le parecía tonto como alguien quisiera matarse haciendole daño a sus propios pulmones, de hecho fue ella quien le dijo su hermano Lucian que lo dejara hace años atrás por el asunto del quodpot y por su propia salud. Lo curioso del asunto es que no tenía ningun problema con fumar, si con eso lograba ganarse a Thomas, ¿Qué estaba haciendo? Recordó que no sabía fumar y tosió fuertemente, sacandose el humo del pecho dandose golpecitos en el pecho.

-Perdón! Hace mucho que no lo hago - le miró nuevamente con un poco de rubor en sus mejillas, le tomó la mano y la apretó con poca fuerza. Como ella no tenía ni idea de adonde iban a parar, se dejó guiar por el navajo. Ella iría con él a donde fuese, si él le decía que darían un paseo por el infierno, ella lo haría con gustosa de la vida. Cuando le preguntó si existía problema en que vieran a un amigo suyo primero, ella negó con la cabeza. Quería conocer de cerca a Thomas y todo lo referente a él, sus amigos, costumbres y demás. Ella haría lo mismo llegado el momento apropiado. 

-¿Sabes bailar?- preguntó inocente. Ella tenía algo de ritmo pero casi no salía, así que esas habilidades no estaban depuradas y pulidas. En ese momento se sentía con el ritmo de una roca y los pies de plomo, le daría muchísima verguenza si tenía que hacerlo. Suspiró un poco preocupada antes de que ambos desaparecieran del lugar para ir con el amigo de Thomas.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Thomas Chee el Jue 17 Oct - 21:32

Se mentalizó enteramente, no sería tímida con él y le hablaría claro, conciso y al punto. Por lo poco que conocía a Thomas, era un tipo sencillo y de pocas palabras, más perfecto no podía ser. No podía quitarle de encima los ojos, ese sombrero acentuaba sus rasgos y ante Laise, parecía un ser sacado de una novela de Nicholas Sparks, o bien, exageraba bastante. 

Dió un brinco cuando mencionó que él tampoco conocía el lugar, sonrió sorprendida y le quitó el cigarrillo para darle una calada. Jamás fumaba, aunque supiera, le parecía tonto como alguien quisiera matarse haciendole daño a sus propios pulmones, de hecho fue ella quien le dijo su hermano Lucian que lo dejara hace años atrás por el asunto del quodpot y por su propia salud. Lo curioso del asunto es que no tenía ningun problema con fumar, si con eso lograba ganarse a Thomas, ¿Qué estaba haciendo? Recordó que no sabía fumar y tosió fuertemente, sacandose el humo del pecho dandose golpecitos en el pecho.

-Perdón! Hace mucho que no lo hago - le miró nuevamente con un poco de rubor en sus mejillas, le tomó la mano y la apretó con poca fuerza. Como ella no tenía ni idea de adonde iban a parar, se dejó guiar por el navajo. Ella iría con él a donde fuese, si él le decía que darían un paseo por el infierno, ella lo haría con gustosa de la vida. Cuando le preguntó si existía problema en que vieran a un amigo suyo primero, ella negó con la cabeza. Quería conocer de cerca a Thomas y todo lo referente a él, sus amigos, costumbres y demás. Ella haría lo mismo llegado el momento apropiado. 

-¿Sabes bailar?- preguntó inocente. Ella tenía algo de ritmo pero casi no salía, así que esas habilidades no estaban depuradas y pulidas. En ese momento se sentía con el ritmo de una roca y los pies de plomo, le daría muchísima verguenza si tenía que hacerlo. Suspiró un poco preocupada antes de que ambos desaparecieran del lugar para ir con el amigo de Thomas.


Le hizo un gesto para indicarle que no importaba el asunto del cigarro, a él ni se le pasaba por la cabeza que ella no fumase o que pensase que era una muerte lenta, él fumaba pero más que eso consumía peyote, si iban por ese lado había otras cosas que arreglar antes aunque el navajo fuese muy testarudo al respecto. Podía escucharla, podía tomarlo en cuenta, pero de ahí a hacerlo había un largo trecho.
 
Había sonreído por el rubor de Laise antes de desaparecer a su lado pero no llegó a contestarle lo último, cuando tras el sacudón llegaron a la trastienda del lugar se dieron con que era un lugar más bien desordenado pero amplio, con varios estantes pero que tras caminar un poco se abría ampliamente hacia lo que parecía el mostrador de la tienda, allá afuera todo se veía más profesional que en ese lugar.
 
No tardó mucho su aparición con la entrada de un muchacho que parecía sólo unos años mayor que ellos. Se acercó a Tomás hablándole en español y le dio un abrazo de esos que se dan los amigos que llevan largo tiempo sin verse.-Él es Alejandro. Alejo, ella es Laise.-Alejandro volteó para saludar a Laise en inglés pero con un clarísimo dejo que delataba su origen cubano.-
 
El cubano le tomó una mano a la muchacha y le dio una mano luego de halagarla por lo guapa que era, se escuchaba salsa, venía de la tienda y por eso Alejandro lo hizo al ritmo de esa canción. Thomas sonrió porque luego de soltarle la mano a Laise se puso a hacer algunos pasos sólo para lucirse, tras los segundos que duró el resto de la canción los invitó a sentarse con él en la mesa que estaba un poco más alejada de la puerta, ya ahí estaban tres vasos y una botella de ron, además algunas cosas que había elegido para que prueben, incluyendo unos puros.
 
Thomas cogió uno de los emparedados de puerco mientras que Alejandro ya le servía apenas una medida de ron a ella y dos a él, le aproximó luego la vaca frita para que la probase, era bastante salada y de sabor agradable.
 
- ¿Te gusta?-le preguntó Thomas a Laise en lo que Alejandro llegaba con más comida, su familia era muy hospitalaria y además tenía una curiosidad enorme por saber quién era ella.-
 

-Y de dónde se conocen, que hacen por la Havana. ¿Van a ir a bailar salsa? Los puedo mandar con mi primo, los va a dejar pasar sin problema y los tragos van por la casa, acá Tomás es como familia.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Laise Den Adel el Lun 21 Oct - 1:27

Al llegar a la tienda del amigo de Thomas, Laise solo pudo cerrar los ojos y respirar profundamente. El olor a tabaco la relajaba, le disgustaba el humo del cigarro o más bien su olor pero el aroma que este desprendía antes de que se quemara con cada calada era riquísimo. Abrió los ojos apenas cuando el navajo le presentó a su amigo Alejandro. Ella se mordió el labio inferior un poco nerviosa y le sonrió al chico. No tenía ni idea sobre hablar español y para ser precisos no era como que le interesara mucho, lo que sí es que si Thomas lo podía hablar, ella haría un intento por aprenderlo, es decir, ella hablaba francés, alemán e inglés fluidamente, un idioma extra no significaría ningún reto.

-Laise den Adel, un placer- le respondió al chico de forma amable y luego se ruborizó un poco al escuchar ese halago que le había hecho. Se le marcó una amplia sonrisa al ver como se movía Thomas al ritmo de la salsa, Laise imagino que si él se movía así en la pista del baile, en la cama sería un absoluto dios. Caminó hacia la mesa que anteriormente Alejandro les había señalado y ella se sentó propiamente, junto al navajo. Laise tomó uno de los emparedados y le dio un bocado, su sabor era muy especial, nunca había probado la comida latina en especial la cubana, y a decir verdad sabía bastante bien.

-Sí, es muy rico- dijo con la boca llena, se sonrojó al darse cuenta de sus horribles modales y luego de terminar de masticar de nuevo volvió su mirada hacia Thomas. -¿Te referías al lugar o a la delicia que estoy comiendo?- apenas concluyó la frase cuando de pronto llegó Alejandro con mucha más comida y con una vibra bastante agradable.


-Nos conocemos de la universidad, de hecho nuestro primer encuentro no fue agradable, Thomas lo pasó mal- exhaló un poco agitada, ya que aun no se podía perdonar aquella vez. -Pues no lo sé, Thomas me raptó y pedirá mi rescate en algunas horas…- volteó a verlo con una clara sonrisa en el rostro.-Me encantaría bailar pero estoy demasiado oxidada y creo que adquirí el ritmo tropical de una roca seca, estaría genial que fueramos con tu primo ¿Tu que dices Thomas? ¿Vamos o no?
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Thomas Chee el Mar 22 Oct - 23:43

Se dedicó a comer y a mirarla de reojo, confiaba en sus instintos y aunque inicialmente no se lo hubiese imaginado parecía estarse llevando más que bien con ella, le gustaba ver los detalles que la gente mostraba en situaciones inesperadas y qué más inesperado que eso, ir a comer comida cubana con un artesano de puros para luego ser invitados a un local de salsa no podía ser algo que ella hubiese hecho, o al menos no lo creía así.
 
Comió un poco más y evaluó la propuesta de Alejandro un rato, no le respondió a Laise acerca de la comida porque estaba algo ensimismado, verlos conversar le ayudaba también porque su amigo era muy sincero, tenía un don para la gente y sabía bastante con una primera impresión, se lo preguntaría después porque ni modo que lo llevase a un lado en ese momento.
 
La chica se encargó de ponerle en frente la situación al cubano, de cómo se conocían y eso, sonrió al recordar cómo fue la primera vez pero no iba a comentar nada porque supuso que para ella el recuerdo no era tan divertido como para él. Se quitó la sonrisa con esfuerzo y sorprendido escuchó que ella aceptaba la invitación al club de salsa, alzó las cejas y asintió, lo consideraba una buena alternativa de hecho.
 
-Vamos, seguramente es una mentira, yo creo que me vas a sorprender.-su compañero le sirvió otro par de medidas de ron pero negó con la cabeza, Chee bebía poco porque prefería la hipersensibilidad de las drogas a la ralentización del alcohol, eso simplemente lo ponía a uno idiota y no más astuto o capaz de mantener una conversación.-
 
Alejandro insistía así que Thomas bebió por cortesía el alcohol que le ofreció, era un buen amigo pero ya recordaba por qué lo visitaba poco, era amable y todo pero a veces pecaba siéndolo demasiado, cada vez que iba depositaba el alcohol en su vaso como si de agua se tratase y se tomaba a mal que no lo bebiese. Sería mejor que se fueran, no lo consideraba un mal tipo pero era mejor que si estaba en una cita no se dejase llevar por eso.
 

-Nosotros ya tenemos que irnos, pero gracias por la amabilidad, pasaremos por el club de salsa.-Alejandro accedió tras darles un par de pases para el club, les prometió hablar con su tío para arreglar lo de la cortesía y les dio una caja de habanos a cada uno como recuerdo. Salieron de la trastienda, saludaron al padre de Alejandro que les dio otros habanos con sabores o algo así entendió Thomas, después de un rato y un brindis más pudieron llegar a la calle.- ¿Te agradaron? Creo que vamos a tener que comer otra cosa, el ron estaba fuerte, ¿no?
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Laise Den Adel el Miér 23 Oct - 2:00

Estaba delicioso el emparedado que había comido, un poco robusto de sabor pero en realidad bastante bueno. Le dió un pequeño traguito al ron para pasarse el bocado e hizo gestos pues estaba demasiado fuerte. Sus ojos se tornaron rojizos y entrecerró los ojos tratando de pasar la comida y el amargo trago del ron. Era lo que siempre había querido y deseado, una cita tranquila en compañia del chico que más quería. No recordaba con exactitud desde que momento decidió que Thomas Chee sería el hombre de su vida, es decir, el representaba todo lo que estaba mal (para sus estirados estatutos), no tenía perfectos modales y su pensamiento liberal causaba cierta inconformidad, además provenía de una etnia casi extinta sin contar que su solvencia económica no era la mejor. 

Cualquiera en su sano juicio, le diría que era una mala idea liarse con él, por que quizá la influencia que él tendría en la alemana no era precisamente buena pero por primera vez en su vida, Laise se había permitido omitir cualquier sugerencia, comentario, orden o imposición que la sociedad le dijera, ella estaría con él, no importase nada más.

Alejandro le había caido muy bien, transmitía una vibra muy cálida, como si se conocieran de años y eso le agradaba pues jamás había tenido una experencia similar con alguien así. Estaba extralimitando sus hábitos pues era practicamente imposible que Laise tuviera siquiera una conversación con alguien de descendencia latina, sus infulas de superioridad la nublaron en muchas ocasiones, se alegraba de que esa vez no fuera así. 

-No te prometo nada, pero haré mi mayor esfuerzo- dijo con referencia a bailar. Tenía años de no hacerlo y seguramente terminaría pisandolo o en el peor de los casos, ella terminaría con un esguince en el pie. Optó por no beber más del ron aunque despreciara la amabilidad de "Alejo".

Asintió cuando Thomas afirmó que debían irse, luego perderían el tiempo entre charla y charla con él. Se levantó del asiento y salió del lugar, después de haber saludado al padre de Alejandro y recibido el oloroso obsequio. 

-Sí, son personas muy amables.Me parece que sí, el ron estaba más amargo que el humor del profesor Robles-Se le había salido ese "encantador" comentario hacia el decano de la fraternidad de Thomaso, sabía que él le ayudaba cuidando los establos de la universidad, ojala y no se tomara el comentario tan apecho.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Thomas Chee el Jue 24 Oct - 23:36

Sí, Thomas Chee era todo lo que para la gente como ella era una aberración, tenía pocas de esas cualidades que eran consideradas apreciables en un salón de té pero nunca consideró importante el afianzarse en ese tipo de lugares o al tipo de gente que gastaba más en ropa que en educación. No estaba seguro aún si Laise hacía esas cosas pero le agradaba, aunque lo hiciese seguramente lo pasaría por alto.
 
La miró de reojo y le sonrió, lo estaba pasando bien y le gustaba ella, de hecho era aún un poco rígido todo eso porque tenían intereses muy distintos, no iba a hablarle de las crías nuevas de los nogtail pero su broma acerca del profesor Robles lo hizo reír. Era un viejo amigo de su abuelo y de hecho en casa eran más familiares que en el colegio por esos motivos burocráticos, y aunque el mismo Robles fuese el que le ayudó a tener sus tres cuartos de beca sí era un amargado muchas veces.
 
-De hecho sí, pero no lo digas frente a él, es un tipo duro.-era mejor así, alguna vez lo había visto convertir a un alumno en un animal de granja y lo dejó dentro del establo toda una noche, nunca supo si el decanato lo había autorizado o si en realidad había estado jugando con su mente.-
 
Aún era algo temprano para ir al club de salsa pero hacia allá se dirigían, Alejando les había dado ya la dirección y si no entraban aún podían pasear hasta que fuese una mejor hora, apenas eran las nueve y cuarto. En la misma Calle Ocho pasaron por unos puestos de comida y Thomas no se resistió al mirar la comida, seguía con algo de hambre pero se distrajo con la música que se escuchaba a lo lejos.
 
- ¿Y cómo voy en la cita? ¿Cómo para una segunda o qué debo mejorar?
 
Tenía un brazo por detrás de los hombros de ella en gesto protector y miraba con dureza a quienes volteaban a verla, era guapa, esas cosas debían de pasarle siempre. Avanzaron un poco más y se veía un escenario en plena calle y gente que bailaba en medio, desde niños hasta gente mayor. Estaba presentándose Willy Chirino, Thomas le dio una vuelta improvisada a Laise como para entrar en ambiente.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Laise Den Adel el Vie 25 Oct - 0:32

Una gran carcajada que le salió del alma, brotó por los labios de la alemana al escuchar decir a Thomas aquello referente al profesor Robles. Se tapó la boca, tratando de sofocar la risa y se incorporó nuevamente, aclarandose la garganta un poco. Le gustaba pasar el tiempo con él, así fuera simplemente caminar grandes distancias, tomados del brazo, de la mano o a escasos centímetros, mirandose uno al otro, sonriendose, sin decir palabra alguna. Sentía que el tiempo transcurría lento y agradable. Él tenía una cosa que Laise no podía explicar, algo que la sacaba de toda cavilación, algo que hacía que ella pudiera alcanzar las estrellas.

Sonrió para si misma, al recordar todas las cursilerías que el navajo le hacía pensar muy a pesar de que ella no era la mejor de las personas, se consideraba caprichosa, rencorosa y bastante venenosa. No dudaba en hacer pagar con sangre de ser necesario cualquier disgusto pero Thomas sacaba lo mejor de ella, solo con que la mirase por instantes.

-NO! ¿Cómo crees? - le dió un ligero codazo al chico. 

Minutos después ya estaban en un lugar que estaba por demás iluminado, Laise volteaba a verlo, no quería perderse de nada, era su primera vez en un barrio diferente al suyo, lleno de gente diferente, con costumbres diferentes y lleno de una sensación de calidez y buena voluntad que abrumaba. Ella observó despistadamente que Thomas veía la comida con deseos de ir a probarla, ella negó con la cabeza y se prometió que después de esa cita, ella lo invitaría a comer, algo preparado por ella, algo hecho en casa.

-No debes mejorar nada, Thomas. Yo estaria encantada si solo estuvieramos sentados uno frente al otro haciendo cualquier cosa. Tomó un poco de aire para continuar y luego paró en seco, dejó de caminar y lo miró directamente a los ojos, comenzaba a ponerse un poco atrevida con él. Lo tomó del cuello, rodeandolo con sus brazos y se abrazó con él. Lo quería, lo quería muchísimo y le daba gracias al cielo por haber permitido tener esa cita con él.

Volvió a entablar el camino hacia el club y llegaron rápidamente, la música sonaba alto y era bastante pegadiza, había mucha gente, casi como para asfixiarse ahí mismo, ella tragó saliva un poco nerviosa y se dejó llevar. Se sonrojó bastante cuando Thomas le dió una vuelta para calentar motores y disponerse a bailar. La salsa en definitiva no era lo suyo pero haría gala de sus mejores pasos de baile con el navajo. Movió su cintura y su cadera al ritmo de la canción mientras Thomas la tomaba de la mano. La noche era muy joven y la diversión a penas comenzaba.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Thomas Chee el Lun 28 Oct - 1:31

Su idea de cualquier cosa no incluía el sólo mirarse pero estaba bien, supuso que se debía comenzar por algún lado,  la tomó por la cintura cuando se le echó al cuello y vio hacia sus pechos cuando se alejó porque de verdad lo desconcentraban como a un enfermo sexual. Avanzaron y al llegar no realmente al club si no a las afueras de él la música invadió todo y comenzó a bailar con ella.
 
Chee tenía cierta experiencia, hablaba español y eso lo había dejado entablar amistad con gente latina, por eso es que no tenía dos pies izquierdos aunque en realidad no fuese un experto. Tomó una de sus manos mientras con la otra atrapaba la cintura de la muchacha, vio cómo se movía, no estaba mal pero se notaba un poco la falta de experiencia, no le dijo nada y continuó, con varias vueltas que le gustaba verla llegar, acercarla, era una tontería pero le gustaba.
 
La gente alrededor parecía feliz, todos estaban animados e incluso un hombre que tocaba las maracas se les acercó a medio bailar con ellos, parecía ser de esas personas que habían vivido allí toda una vida y que disfrutaban de mejorar la visita de los turistas.
 
Cuando tras unas tres canciones más el cantante se detuvo y comenzó a hablar a la gente acerca de su origen y demás, Thomas aprovechó para ir a comprarle algo de beber, también algo para él, una cerveza de hecho. La acercó, de espaldas a él para que viese el escenario y no se perdiese la muestra de salsa que iban a hacer los más diestros en la materia.
 
Comenzó a darle algunos besos que dibujaban figuras temporales en su cuello, figuras que sólo estaban en la mente de Chee y que no tenían significado alguno, sus labios sólo se movían sobre su piel como nieve mientras el navajo memorizaba su aroma, mientras mantenía sus manos quietas con mucho esfuerzo. Había cerrado los ojos y cuando acabó la canción alzó el rostro al tiempo que los abría, nuevamente quedó a la altura de su cabello y se irguió alto como era por encima de la cabeza de ella, aún con ambas manos acariciando su cintura.
 
Quería tocar más que solo eso pero retuvo su deseo por la cantidad de gente que había, sólo deslizaba de vez en cuando una de sus manos por el inicio de la cadera de ella, presionaba con algo de fuerza a falta de otro desfogue. Del escenario llamaban a las muchachas que quisieran participar en un concurso de salsa de la vieja escuela.
 

-No subas, que voy a romperle la cara al primero que te mire de más.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Laise Den Adel el Lun 28 Oct - 2:27

Dentro de sí, Laise sabía que algo debía tener Thomas Chee para hacerla sentir en la forma en la que lo hacía, siguieron ese inocente jugueteo al ritmo de la música hasta que llegó a transformarse en un baile mas o menos decente. Siempre había poseído ritmo, para bailar estilos como el dance, el pop e incluso el vals pero la salsa era mucho más demandante. Sentir las manos del navajo en sus caderas, provocaban un sinfín de sensaciones que solo finalizarían si este la besaba, Laise se mantuvo en calma todo el tiempo para evitar caerle de lleno en su afán por llenarlo de besos y siguió como si nada.

Notaba con mucha seguridad que la gente de ese lugar siempre pasaba bien rato, veía como las personas que recién llegaban (como ellos) eran recibidas de una manera tal que sentías que eran amigos tuyos de toda la vida aunque tuvieses tres segundos de conocerles. Ella no dejaba de sonreir pues estaba disfrutando en grande esa nueva experiencia que signifcaba ir a bailar salsa con Thomas Chee.

Terminaron las primeras pistas y decidieron tomarse un momento para recuperar el aire y tomar algo. Thomas se ausentó por un momento para ir por las bebidas y de inmediato regresó con una cerveza y una margarita para ella. Laise le agradeció por el gesto y le dio un pequeño sorbito para entrar a tono. Exhaló con dificultad cuando sintió como él estaba detrás de ella, sintiendo sus labios en su cuellos y sus manos en sus estrechas caderas, haciéndola perder claramente la razón. Debía calmarse, no dejarse llevar tan rápido aunque si el navajo ponía un poco más de ahínco, esa noche Laise podría entregársele sin hacer ninguna clase de reclamos.

Tomó su rostro con su mano libre y tocó su barbilla, tenerlo de esa forma era mucho más de lo que ella hubiese siquiera imaginado. Tenía unas tremendas ganas de dejar todo e irse a otro lugar y dar rienda suelta a su evidente pasión pero no quería darle una mala impresión a Thomas, sin contar que aún se creía virgen.

-No voy a subir, si lo hago, no haré más que el ridículo, mis atrofiados pasos de baile no se comparan con la “salsa de la vieja escuela”….aunque realmente no sé que significa eso- dijo burlonamente. Luego se giró en su propio eje para quedar frente a frente con Thomas y dejó su bebida en la mesita conjunta, se colgó de su cuello nuevamente,  comenzaba a jugar con su rostro, queriéndolo besar pero siempre deteniéndolo y deteniéndose.


-Me estás volviendo loca- Dijo, esta vez besándolo pausadamente, intercalando su lengua con la de él, fundiéndose en un consumante calor, con urgencia y un hambre tal que podría costarle la noche.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Thomas Chee el Lun 28 Oct - 2:56

La quiso besar pero se mostraba esquiva, no dejaba que lo lograse y apenas juntaba su nariz con la de él mientras se alejaba y regresaba de nuevo sólo para desairarlo. Finalmente se aferró bien a él y tras esa frase que no hizo más que intensificar las ganas que tenía de ir hacia otro lugar lo besó, era un beso lento que Chee apenas podía soportar. Tomó su rostro por detrás y lo juntó mucho al suyo, quería sentirla más, quería comerle la boca.
 
Aumentó la  velocidad del beso casi obligándola a ello, no sabía que se resistía a hacer otra cosa o que era virgen, seguramente lo hubiese dejado de ser así. Pocas veces Chee había salido con chicas vírgenes, de hecho no le gustaba porque creía que era demasiado compromiso, como que si el ser quien les quitase la virginidad fuese sinónimo de deberle algo, de haberle hecho alguna promesa que debía durar por siempre.
 
No lo sabía y por eso no pudo meditar si quería ser parte de eso porque lo valía o si prefería no involucrarse, apenas había salido del asunto con Odille y ni siquiera era totalmente cierto, seguía con esos sentimientos encontrados hacia ella pero su decisión de dejar cualquier tipo de relación romántica de lado seguía firme. La besó con un poco más de intensidad luego de que eso cruzase por su mente, como reafirmándose que era lo mejor, era fácil cuando era una chica como Laise.
 
Se separó de ella luego de un rato, cuando el resto de la gente aplaudía a una de las chicas que acababa de hacer un paso especial o algo así le dijeron después. Se le quedó mirando aún con las ansias encima, con la idea marcada de llevarla a otro lado para hacer más que besarle el cuello, no quería que crese que sólo pensaba en eso porque no era así, no todo el tiempo, en ese momento la cabeza la tenía caliente.
 
-Vamos al club, para…saludar al primo de Alejandro.-estaban cerca de la puerta y sólo debían caminar algunos pasos. La tomó de la mano y no preguntó otra cosa, ya había dejado su botella por cualquier lado.-

Cruzaron la puerta y les dieron unos pases para toda la noche, no pagarían por nada como Alejandro les dijo, a Chee le importaba poco en realidad porque tras pasar las cortinas que separaban el primer ambiente entró en una zona en donde todos bailaban bajo una luz tenue y con salsa a todo volumen, la acorraló en un sillón y la besó de nuevo, pasó una de sus manos sobre su pierna apretando un poco, deseoso de muchas más cosas por las que no iba a ir en ese momento.-
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Laise Den Adel el Mar 29 Oct - 1:16

No existían palabras que pudieran describir todo el torbellino de sensaciones que le hacía experimentar Thomas Chee. Ese beso que al principio fue en calma, se trasformó en uno exigente y con una velocidad mucho mayor. Su aliento caliente y con el característico olor a tabaco lograron que Laise se deshiciera de su conciencia, estaba en una especie de trance, como si su mente fuera un gran papel en blanco y Thomas pudiera imprimir en él, cualquier designio que quisiese, estaba a su total merced.

 Sus ganas de estar con él iban en aumento y estaba casi asegurando que no saldría de ese lugar siendo la misma. Lo había deseado desde que conocía a Thomas, la infinidad de veces que se soñaba teniendo el mejor sexo de sus vidas, todo aquello se podría ver cristalizado siempre y cuando la poca consciencia que le quedaba dentro de sí, no le arruinara el momento. Caminaba entre la delgada línea del atrevimiento y su propia y autodictada línea de la permisividad, no lo decía por él, si no por ella pues en sus noches de soledad, pensaba en una gran cantidad de escenarios con tintes sexuales que sería estúpido siquiera contar.

Al sentirse separados por un instante, Laise tomó un poco de aire, aquel beso le había dejado con ganas de más y sin nada de decoro. No dejaba de mirarle su pecho perfectamente bien definido y su cintura, que con la ropa que llevaba puesta hacía mucho más lucidores sus abdominales. Suspiró profundamente y solo asintió cuando le dijo que fueran a saludar al primo de Alejandro. Sintió la fuerza de su mano al tomarla y dejo escapar un inaudible gemido.

Después de eso solo vió el tono rosado de un sillón y los ojos penetrantes de Thomas devorandola completa. Se volvieron a besar, esta vez con una pasión mucho más real, más tangible, no tan apresurada y energica como la de antes. La textura dura y fibrosa de la mano de Thomas sobre la delicada y nivea piel de Laise, hicieron que ella solamente cerrara los ojos, llenandose de un extasis que pocas veces había sentido. Retiró su sombrero y le soltó el cabello, le gustab como el color azabache de él resplandecía con la luz. 

Un intenso hormigueo que recorría su columna, llegó hasta su cintura de golpe, no le importaba en lo absoluto si alguien entraba y los viera en esa situación, le daba exactamente lo mismo. Enredó sus dedos entre el cabello de Thomas y volvió a besarlo, probando sus labios y jugando con su lengua. Estaba embriagada por Thomas y todo lo que él hacía, tomó una de las manos de él y se la colocó en uno de sus pechos, quería sentirlo, junto a ella, dentro de ella, estando con ella. Escalar el siguiente peldaño, no ser más una señorita.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Thomas Chee el Vie 1 Nov - 16:24

Lo único que quería en ese momento era tocara un poco más, acercarla hasta que fuese inevitable el quitarle la ropa para entrar en ella. Dejó guiar su mano hasta el seno de ella y lo estrujó un poco, metió el pulgar por debajo de su blusa para sentir directamente su piel y jugar con la cumbre de su pecho. El sombrero se le había perdido por ahí pero no lo buscó, su mano libre comenzó a aferrarse a su pierna y subió pronto hasta sus shorts, pasó sobre ellos hasta llegar a su sexo para acariciarlo por encima de la ropa.
 
Estaba parado frente a ella y sacando finalmente su mano del pecho de Laise la usó para ayudar a la otra a sacar su varita y con un simple hechizo de Transformaciones hacer de sus shorts una falda corta, nadie lo notó, sólo él y estuvo más que feliz por el resultado. Se puso en cuclillas para bajarle las bragas y pronto pasarlas por sus zapatos altos que. Colocó la prenda de Laise entre la pretina del pantalón que llevaba y su propia cintura, sólo para que no se perdiese. Nadie los había visto, a nadie le importaba, todos estaban disfrutando su noche y ellos en un rincón no estorbaban a nadie.
 
Parejas se besaban en los otros sillones pero Chee ya no quería sólo un beso, le extendió una mano para ayudar a que se levantase y se sentó él. Mantuvo su mano en la de ella y cuando lo miró una sonrisa era lo que delataba sus intenciones, quizá ella no lo entendiese que apenas era la primera vez que salían y por eso fue que la jaló suavemente hacia él para sentarla encima de él.
 
Thomas llevaba dentro de las pantalones algo más que las bragas de Laise, ella podría sentirlo al estar sobre él pero Chee estaba más interesado en que fuese ella misma la que dirigiese el siguiente paso, aunque de dudar seguramente acabaría sugiriendo lo que motivaba el crecimiento debajo de sus pantalones. Besaba su espalda, puso a un lado su cabello para poder pasear por su piel sin problema y sus manos acariciaban la curvatura de sus caderas.
 
- ¿Alguna vez lo has hecho en un sillón? ¿O en una habitación llena de gente?-con palabras entrecortadas se lo dijo al oído, jalando el cuerpo de ella para pegarlo más al propio, besando su cuello de forma cadenciosa, indeciso entre si dejarla así o voltearla, sus senos eran algo que no quería dejar de ver.-
 

Se alojó por debajo de su oído, sentía el aroma de su cabello incluso con el olor que inundaba el lugar, estaba embriagado por el deseo de estar dentro de ella.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Laise Den Adel el Vie 1 Nov - 22:08

El roce de la mano de Thomas en su entrepierna la estaba llevando al borde de la locura. Su creciente excitación había bloqueado permanentemente todos sus sentidos, lo quería tener adentro de sí, ya, ahora, con urgencia, palabrerías tontas y sin mucho preámbulo.  Apretó sus labios fuertemente cuando su otra mano tocó con suma maestría su pezón, ella soltó un pequeño gemido y  volvió a besarlo, esta vez con rabia, con desesperación y ni una sola pizca de decoro.

Sintió un hormigueo y una legitima sorpresa al ver que Thomas, quien yacía parado frente a ella, conjuraba un hechizo sencillo para hacer de sus pantalones cortos una falda. Le sonrió descaradamente al ver que se agachaba para retirarle su ropa interior, se mordió el labio y solo pudo lanzar una risita juguetona, las cosas se estaban poniendo mucho más candentes de lo que ella hubiera imaginado. Sentía que estaba en el maldito cielo por estar en esa indecorosa situación con el navajo. 

  El deseo de ambos era tal que les había importado una mierda si alguien de seguridad iba a esa zona del lugar y los encontraba así, divirtiéndose de lo lindo. Dio una amplia carcajada al pensar en ello y solo quiso perderse  entre las manos y los labios de Thomas otra vez.

Intercambiaron posiciones, esta vez el era quien se sentaba en el sillón y jalaba con suma lentitud a Laise quien levantaba la pierna derecha para lograr sentarse en Thomas, de espaldas. Se sobresaltó un poco al sentir aquel “juguetito” escondido entre los pantalones del navajo.

 Volvió a sonreírle, esta vez mucho más descarada y hasta maliciosa, dejó que los labios de él recorrieran su espalda, comenzaba a contonearse con cadencia, quería provocarle la mayor excitación posible, con movimientos lentos y profundos.

-No- fue lo único que respondió con apenas un susurro de voz. Ella misma se levantó de donde estaba y se puso frente a él, lo tomó del pecho y lo aventó con un poco de fuerza sobre el respaldo del sillón. Seguía haciendo fricción entre su sexo y el de Thomas que poco más y desgarraba sus pantalones. Laise comenzó a besarlo de nuevo, el sabor salado de su saliva estaba enviándola a un punto sin retorno, quería mucho más de Thomas, lo quería todo para ella y no dejaría que nadie se lo arrebatara. 

Sin dejar de moverse cadenciosamente, llevó una de sus manos a donde estaba el botón de su pantalón, lo desabrochó atropelladamente y bajo el cierre del mismo y jugando con el tiempo y el deseo de el navajo metió su mano dentro de sus pantalones y de su ropa interior.


Tenía entre sus manos el miembro febril y duro de Thomas y comenzaba a darle un singular masaje, lo frotaba con fuerza pero sin lastimarlo en lo absoluto, quería arrancarle la ropa a girones, quería verle desnudo frente a ella, follandosela de la forma más fuerte que se le pudiera ocurrir. No soportaba un minuto más la barrera que significaba tener así a Thomas y no estar arriba de él, colmándolo de placer. 

Se levantó del sillón y le bajó solo un poco las ropas al navajo, lo suficiente como para que no fueran un estorbo.  Al ver al fuste de Thomas, el impulso de hacerlo propio ganó y colocó su cabeza justo a su altura, lo introdujo en su boca y comenzó a lamerlo y a chuparlo como si se tratase de un caramelo. Cuanto deseaba que se corriera, que se corriera con ella, al unísono, que gimiera su nombre por todo lo alto.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Thomas Chee el Vie 1 Nov - 22:51

La veía y le gustaba cada vez más, le encantaba que fuese ruda y ese empujón al sillón no hacía más que acrecentar ese deseo que tenía, las ganas de saber cómo sabía su sexo y de escuchar qué tan alto podía gemir. Ya había dejado cualquier plano romántico o de cita, pensaba solo en esas cosas y hasta había olvidado que en el lugar podían verlos sin problema de haber alguien que se distrajese de su pareja. Era muy fácil ser interrumpidos, pero cómo detenerla.
 
No quería y no podía detenerla, su movimiento lo provocaba y le daba ideas sucias respecto al plan que seguirían esa noche. No dejaba de moverse sobre él y al sentir su mano atrapando su miembro hizo que estirase su cuello en un acto reflejo, la miró un segundo solamente porque necesitaba besarla ya mismo, necesitaba recorrerla con su boca y bajó por su cuello hasta sus senos, luchaba con la ropa de ella para que su lengua llegase más abajo pero la excitación lo había dejado algo torpe.
 
Llevó su cabeza hasta atrás, todo lo que el respaldar del mueble aquel le permitía y la miró justo cuando bajaba el cuerpo para hacer lo que en su cabeza había estado rogando que hiciese, ya sin importarle la gente o la seguridad del local. Quizá era legeremaga, no lo sabía, pero el tener su tibia boca alrededor de su miembro, esa húmeda cavidad que ahora lo presionaba de un modo que comenzaba a provocarle la necesidad de entrar en ella sin que importase nada más.
 
Sus brazos no llegaban al sexo de ella, intentó hacerlo pero no pudo, jaló del cabello de ella hacia atrás para ver su rostro, para fijarse cómo sacaba la lengua en ciertos momentos mientras que sentía que necesitaba que continuase con más rapidez, pero la lentitud que estaba usando hasta el momento no dejaba de gustarle, de hecho haciendo justamente eso es que había logrado que su sexo llegase a la máxima excitación.
 
Alzó las caderas para acercarse más a su boca, ahora jalaba de su cabello con más violencia porque ahogaba las exclamaciones de placer y necesitaba descargarse en otra cosa, la música fuerte disimulaba más que bien los sonidos que salían de la boca de Chee mientras su voluntad mellaba entre la necesidad de que se quedase ahí hasta que acabase o de llevársela de una maldita vez a un sitio en el que pudiese acomodarla en cualquier posición que se les antojase.
 
Sentía cómo perdía la voluntad y el poco pudor que le quedaba ya, vio a uno de los tipos de seguridad acercarse y si bien no los había visto era mejor salir. Al parecer alguien había dado la voz de algún problema porque buscaban entre la gente alguna anomalía, le levantó la cabeza jalando un poco de su cabello y la puso a su altura nuevamente para hablarle al oído por encima de la música.-Vámonos antes de que alguien nos vea, quiero correrme en ti toda la noche.-el que los botasen les quitaría tiempo y era lo último que quería perder.-
 
La jaló un poco y no abrochó su pantalón porque seguía duro y no podía, se acomodó como pudo y la llevó a un baño cercano, pensó en aparecerse con ella en alguna playa de Miami en la que nadie los molestase pero quería sentir su boca de nuevo. La besó y la atrajo hasta él luego de colocar el seguro de la puerta, con ambas manos apretó sus nalgas con lujuria viva e su mirada.
 

- ¿No quieres continuar con eso aquí? Luego nos iremos a la playa o a donde quieras.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Laise Den Adel el Sáb 2 Nov - 2:50

Estaba desquiciada, sin ninguna gota de lucidez en el rostro, lo unico que queria era que Thomas se la meteria tan duro que le desgarrase sus adentros de un solo embiste, se estaba conteniendo de gritar, de gemir como una perra en celo, sabia que estaban en un lugar publico y por mucho que no les importase nada a ambos, no podia disfrutar completamente del momento teniendo espectadores no invitados. Jugaba lento con su lengua mientras seguía succionando con ahínco el miembro erecto de Thomas, quería devorarlo por completo, que no tuviera ni una sola parte sin haber sido tocada por ella. Thomas era suyo, de su propiedad y se lo estaba dejando mucho mas que en claro al navajo.

En cuestión de algunos instantes, Thomas advirtió que lo mejor era que se fueran de ahí, algunos vigilantes ya hacían las rondas de seguridad pertinentes y no querían que acabaran con su diversión.  Ambos se levantaron rápidamente, Thomas trató de incorporarse y Laise le siguió, se arregló el cabello y se desarrugó la ropa quellevaba puesta.  Ambos llegaron a un baño, la gente salía de prisa al ver las claras intenciones de su abrupta presencia y astutamente Thomas la besó  con ahínco y echó el cerrojo del baño por dentro, ahora si nadie podría molestarlos.

Laise solo asintió con la cabeza para responder a la pregunta del navajo y solo sintió sus manos tocar sus nalgas, su piel se erizó al sentir de nuevo el miembro de Thomas cerca de su sexo y volvió a besarlo. Quería deshacerlo a besos, quería hacerlo explotar en caricias, en gritos y susurros inaudibles. Estaba absolutamente en descontrol, la pasión que Thomas levantaba en Laise era perfìda, perversa y nada coherente.

Desgarró la camisa del navajo con sus propias manos y tiró los restos en algún lugar del baño, recorría son sus manos tersas el dorso de Thomas, desde sus bien marcados oblicuos hasta sus pectorales, comenzó a dar pequeñas succiones en todo su cuerpo para luego quedar a la altura de sus pechos, jugaba con sus pezones, chupándolos y mordisqueándolos con la fuerza justa para no sobrepasarse.  De pronto, le bajó los pantalones con todo y ropa interior y comenzó a masajear su miembro de nuevo sin dejar de besarle los labios, si había una cosa que Laise quería en todo el mundo es que Thomas gritara a los màs altos decibeles su nombre.

Acomodó sus piernas en la posición adecuada para que su sexo estuviera un poco màs arriba que el pene del navajo. Así sería mucho más sencillo que el la pudiera penetrar sin ningún problema. Estaba dsifrutando con cada uno de los poros de toda su piel aquel torrente de pasión carnal que vivía con Chee.


-Basta, Thomas! Fóllame ya! No puedo más…- Quizà estaba yendo muy deprisa pero es que si sentía al chico dentro de ella, sentía que iba a morir. Su desesperación era tal que incluso hasta arañaba la espalda del navajo mientras seguía alentándolo a que la cogiera con besos ardientes.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Thomas Chee el Lun 4 Nov - 21:40

Era más fuerte de lo que parecía, la tela de su camiseta no era tan ligera pero pareció no haberse esforzado en nada al momento de romperla. Sólo atinó a sonreírle y a dejarse hacer, acomodó su cabellera hacia atrás mientras ella lo besaba por todos lados, lanzando gruñidos ocasionales cuando lo mordía en los lugares indicados, tenía ganas de entrar en ella pero todo ese juego previo le gustaba demasiado como para detenerla, quería ver qué haría, quería dejarla ser.
 
Ya con los pantalones abajo le quitó a ella la blusa pero no la arrancó del modo que ella hizo con la de él, la sacó desesperado por las ganas de verla desnuda, había algo pervertido en la idea de querer tirársela con ropa pero con un par de senos así quién sería tan loco como para no dejarlos destapados. Se deshizo de la blusa pero el sujetador permaneció un poco más, por la forma en la que lo tocaba estaba apenas coordinando sus movimientos y prefería mirarla hacer en él.
 
Cuando ella se acomodó y casi exigió que se la follase no perdió tiempo, ya lo había soltado y así pudo quitarle el sujetador casi a tirones, se debatía entre su maldito fetiche de querer verle el trasero y la idea de ver su rostro mientras la embestía. Acabó decidiendo verle la cara, aún había tiempo para todas sus perversiones, subió las piernas de Laise con ambos brazos  para que se abrazase a su cintura y dio la vuelta para apoyarla contra un lavamanos.
 
Estaba tan cerca de su sexo que sentía su humedad, tuvo que maldecirse al momento de bajar un poco el cuerpo para buscar su varita que estaba junto a su pie y con ella llamar con un Accio el condón que tuviese más cercano. No había nada mejor que follarse a una chica sin nada de por medio, pero no era tan irresponsable como para exponerse. La besó mientras tanto y sólo se detuvo para rasgar la cubierta con los dientes y sacarlo.
 
Por poco y se lo coloca al revés, estaba ansioso, deseoso de ella y de saber qué tan caliente estaba por dentro. Con el preservativo ya puesto y sin palabras de por medio o cualquier otra cosa la embistió con fuerza contra el lavamanos, no pasó mucho para que llegase la segunda embestida y pronto una tercera, todas con fuerza para ver cómo es que su rostro se contraía al momento de cada una.
 

Empujó con ambas manos las piernas de Laise hacia afuera para entrar mejor, nuevamente sin anticipación entró en ella sin cuidado alguno para comenzar las embestidas rítmicas, eran lentas aún y le costaba que fuesen así, bajó el rostro para besar su cuello y pronto su pecho con dedicación, despacio también aunque sentía que podría arrancarle un pedazo de piel en cualquier momento.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Laise Den Adel el Mar 5 Nov - 3:27

Hubo un momento, una fracción de segundo en el que se sentía poco más que estúpida ¿Acaso le había rogado que la follara? hasta ese nivel había llegado, esa altura de circunstancias había alcanzado, comúnmente se diría que era mucho más que patética, pues ella no era del tipo de mujeres que rogaba, la única diferencia y la más remarcable era quien se la estaba follando en ese momento era Thomas Chee, no cualquier pelagatos ordinario y simplón.

Laise soltó una carcajada al verse en esa situación con el navajo y solo sintió como de un solo movimiento en la acomodaba para que sus piernas rodearan su cintura. Le había arruinado la blusa que llevaba puesta, solo sus pechos aun en sostén estaban expuestos.

Atropellada y acertadamente, Thomas conjuró un accio para alcanzar un preservativo y quitarle el brasiere, se puso el condón de una forma tan rápida que Laise no advirtió su hacer. La colocó en un lavamanos cercano, sujetando sus piernas y levantándolas solo un poco y de pronto vino el primer embiste, apretó los labios tan fuerte que solo bastaba un poco más para perforárselos y que comenzaran a sangrar. La cadencia que empleaba Thomas con sus movimientos provocaban en Laise una forma muy oscura y perversa forma de placer que no podía describir.

Había pasado noches enteras pensando en las mil y un formas de fornicar con él y en las otras tantas maneras de que lo haría correrse que al finalizar solamente podría levantarse de su cama mediante un levicorpus.

El frío del lavamanos originó que se le erizara toda la piel, recorriendo su espina dorsal para terminar en su boca mediante un gemido de autentico placer. Lanzaba pequeños gritos, no podía contenerse de hacerlo, cerraba los ojos por puro instinto y se arqueaba hacia atrás y luego acomodaba su cuerpo de nuevo, arrojándose hacia el frente, sosteniéndose con las manos que estaban clavadas justo en la espalda del navajo.

Giró su cuello para que su trenza que lucía desbaratada no le estorbase y volvió a besar entrecortadamente a Thomas, le exigía más, quería que la destrozara, necesitaba sentir que este se corría de una forma que resultaba obsesiva.

El aire caliente proveniente del aliento de Thomas, le brindaba a la alemana lo necesario para olvidarse por completo de su estatus de dama, de sus modales y de todas sus costumbres. En ese momento, Laise se sentía como la más corriente y vil de las putas, pero no le importaba ni una mierda, se había estado guardando para ese momento, no por el hecho de ya no ser virgen, si no porque siempre se reprimía, contenía todas esas ganas para cuando llegara la persona correcta.
Podría apostar que ahora sí podría alcanzar nuevos estándares de la mano de Thomas, la sensación de que su coño húmedo se contraía era la prueba más fehaciente de que ella estaba en lo correcto.

Ajustó las piernas en la cintura del navajo, apretando con fuerza, no quería correrse sin que él también lo hiciera, estaba a punto de llegar al éxtasis, tenía que concentrarse en otra cosa, hasta que él advirtiera que iba a venirse, ella sería plena.

avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Thomas Chee el Miér 6 Nov - 23:09

No importaba que ella hubiese sido la que le pidió que se la follase porque el navajo estaba también impaciente por entrar en ella, por hacerle cosas innombrables todas las veces que pudiesen y en cualquier lugar. Ya la locación no importaba, desde que había sentido la primera vez su mano sobre su miembro había comenzado esa obsesión, el tener su boca alrededor lo había volcado a la labor de satisfacerla toda la noche y de correrse en ella porque lo llevaba a la cumbre de todo.
 
Arremetía una y otra vez contra ella, apretaba la carne que tenía a mano pero sin clavar las uñas como ella, sólo para amasarla entre sus manos y acercarla más como si aquello no fuese suficiente para satisfacer el hambre que tenía de ella. La besó y mordió su labio al punto de hacerlo sangrar un poco, no había querido hacerlo pero ni lo notó, sólo siguió besándola y por eso esa única gota de sangre que salió no llego a correr más.
 
Mientras continuaba entrando y saliendo de ella sintió lo salado de la sangre y alejó un poco el rostro para mirarla, para saber si estaba bien pero comenzaba a sentir un cosquilleo intenso que lo distrajo y no pudo importarle otra cosa que mirar cómo sus senos se balanceaban cada vez que se movía en ella y alejando un poco el torso hacia atrás para verla en un plano más amplio usó una mano para masajear la nívea piel de su pecho mientras que la otra bajaba hasta el sexo de Laise para masajear el inicio del mismo.
 
Lanzaba gruñidos cada cierto tiempo, los ahogaba presionando la mandíbula pero todo su cuerpo ya estaba tenso, sentía que podría correrse en ella en cualquier momento pero aún no quería hacerlo. Salió de ella intempestivamente y le dio la vuelta usando sólo una mano, la puso nuevamente contra el lavabo y la inclinó un poco empujando su espalda, le dio besos en el cuello mientras veía a ambos reflejados en el espejo del baño.
 
Se acomodó luego de otros besos sobre su espalda y comenzó a tocarla como había estado haciendo cuando la tenía cara a cara, enterrando un poco el rostro en su cabello volvió a entrar en ella por el mismo lugar y con fuerza haciendo que se incline un poco, que quede apoyada en el lavabo. Desde esa posición y con la boca de Chee tan cerca podría escuchar de seguro su respiración entrecortada.
 

-¿Te gusta? ¡Dímelo!
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Laise Den Adel el Jue 7 Nov - 3:41

Desde que comenzaron con ese jugueteo sexual, Laise había tomado el control de la situación, ella había iniciado con las caricias malsanas y las segundas intenciones, poniéndole fin a sus ansias con la amable petición de que la follara, que la penetrara tan duro que podría destrozarla por completo.

Minutos después de que el navajo empleara la fuerza para subirla al lavamanos y comenzar a tirársela ahí, Laise viajaba a la velocidad de la luz a un limbo de placer que jamás había experimentado, sentía que le hervían las entrañas, que se iba a romper en pedazos gracias al deleite del que estaba siendo victima. Su garganta no le respondía, deseaba con todas sus ganas dar el grito más desgarrador que pudiere, solo con tal de sacarse todo ese goce que no dejaba de torturarla.

Fue sorprendida por un beso que rayaba en lo irracional, cuando Thomas le mordió el labio, Laise asombrada, se dejó seducir nuevamente por él, le había dolido bastante pero no lo suficiente como para retirarlo de sí y frenar todo, era extrañamente incitante que lo hubiera hecho y ella le respondería de la misma forma.

De nuevo volvió a hacer atacada por las inquietas manos de Thomas, que la tocaban de un modo tal que en algun momento quería que adentrara sus dedos en su piel, le despertaba una avidez de pasión tan terrible que no podía controlar. Solo se limitaba a percibir el enajenado contacto de las manos del navajo en su tersa piel y volverse loca. Los dedos del navajo en el sexo húmedo y caliente de Laise dieron pie a que ella volviera en sí en fracción de segundos, él estaba venciendóla, sometiéndola, domándola como quien domaba a una criatura salvaje.

Arqueó su espalda por completo, estaba a nada de sentir el primer orgasmo de la noche pero por alguna causa desconocida para ella no logró llegar a él, abrió los ojos con asombro cuando Thomas salió de ella y la colocó espaldas a él, de una forma bastante brusca, haciendo que se inclinara lo suficiente para que este la penetrara de nuevo, esta vez con mucho más fuerza que antes. Con cada embiste que le daba el navajo ella se acercaba más y más a lo que comúnmente le llamarían “paraíso”, le gustaba sentirlo adentro, profundo y absolutamente dedicado a complacerla.

-SI!,  Si me gusta! Fuerte, Thomas, Fuerte!! dijo con apenas un hilo en su voz, se mordía constantemente el labio lastimado tratando de aguantarse, de no explotar en medio de gemidos de placer y locura. Tenía que llegar junto con él, no podía darse el lujo de que él terminara primero, para Laise era demasiado importante que ambos tuvieran el orgasmo simultáneamente.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Thomas Chee el Jue 7 Nov - 22:14

Sentirla como de su propiedad al tenerla allí, sometida frente a él, le generaba de forma subconsciente una excitación bastante particular. La gente de afuera comenzaba a mostrarse suspicaz acerca de quién estaba dentro del baño tanto tiempo porque habían sido inicialmente desalojadas sólo un par de chicas pero el resto de la gente no sabía de qué se trataba eso.
 
Los de seguridad comenzaban a tocar la puerta con fuerza para que abriesen pero ninguno de los dos hacía caso, Thomas los escuchaba y no sabía si Laise también pero a él no le importaba, continuaba con su labor, con esa fuerza inicial sobre ella para escucharla gritar, gemir y lo que sea que le brindase porque cada cosa parecía perfecta.
 
Sentía que no le faltaba nada para llegar así que disminuyó el ritmo de su cadera mientras que su mano aceleraba su movimiento, sentía sus dedos húmedos por ella y sentía el ligero sabor salado del sudor que pasaba por la espalda de Laise, aferró su mano libre a la cadera de ella para acercarla más si es que eso era posible, se movió un poco para que su rostro quedase a la altura del oído de ella y comenzó a morderla suavemente.
 
Las embestidas eran ahora pausadas pero no menos intensas, movió con la nariz el cabello que cubría el oído de Laise y le susurró con la mandíbula tan tensa que comenzaba a sentir que le costaba articular palabra.-Gime cuando quieras que me venga, de sólo verte podría hacerlo…-no mentía, quería que ella llegase ya porque él estaba a punto de venirse dentro de ella, el verla allí delante y además tener sus expresiones reflejadas en el espejo era demasiado.-
 
Dicho eso supuso que era suficiente y comenzó de a pocos a acelerar su movimiento nuevamente, ya no la miraba directamente sino a la imagen que mostraban en el espejo. La gente tocaba con más ahínco la puerta pero él sólo estaba concentrado en ella, cerró los ojos y aferró sus manos a las caderas de ella para intensificar la fuerza con la que entraba, seguía sin ser tan rápido como hacía un rato pero las sensaciones superaban a las iniciales.
 

Pronto no pudo ser tan paciente, aceleró el movimiento y cadencioso apretó la mandíbula mientras cada vez se sentía más cerca de correrse dentro de ella, la puerta estaba a punto de reventar por la forma en la que tocaban, pero a él sólo le importaba escuchar cómo gemía al venirse, sentirse venir en ella.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Laise Den Adel el Mar 12 Nov - 20:51

Todos los músculos de su cuerpo estaban tensados, soportando todas las descargas de adrenalina que le producían estar con Thomas de esa forma. El sudor perlaba su frente y su espalda, sin contar con el resto del cuerpo, poco a poco su respiración era entrecortada por gemidos y gritos llenos de placer. La humedad de su ser, le permitió que la entrada de Thomas en ella fuera mucho más sencilla pero de igual manera mucho más sensible, a los embistes y las caricias que él le propinaba. No quería que ese momento terminara, deseaba con todos sus adentros que ese instante fuera para siempre. Se mordía el labio inferior con mucha fuerza, con la esperanza de que así aguantara un poco más el ritmo y correrse junto a Thomas.

Por otro lado, la gente comenzaba a hacerse preguntas referentes del porque nadie salía del tocador, el personal de vigilancia yacía detrás de la puerta que era sonaba con fuerza. Lograban decir algo parecido a “Abran la puerta” o quién sabe, Laise no le ponía atención a esa clase de insignificancias. El ruido de la música a todo volumen le daba perfecta sintonía a los movimientos del navajo que hacían que la alemana estuviera a nada de tener su primer orgasmo. Cerró los ojos por un instantes mientras una sensación de placer le recorría desde los pies hasta y dificultad y de un instante a otro dejó salir un gemido plausible, ahogado, extenso y por momentos inaudible.

Se movía involuntariamente, arqueándose lentamente para poder sentir mucho más al navajo. Ella claudicó,  el orgasmo llegó y con ello un atisbo de conciencia. Los golpes en las puertas eran mucho más frecuentes y mucho más fuertes, Laise abrió los ojos sorprendida y con una marcada sonrisa en el rostro, volteó su rostro hacia donde estaba la puerta y no pudo hacer otra cosa que pasarse la lengua entre sus dientes y morderse el labio, justo donde Thomas le había lastimado antes.


-Vámonos de aquí, Thomas. Estos tipos van a tirar la puerta- Lo que menos quería era que los interrumpieran pero ya lo habían hecho así que no tenían mucho de donde elegir. Apelando a la idea original de bailar salsa y luego ir a la playa, Laise pensó que quizá podrían aparecerse y seguir con lo que estaban haciendo allá, no se saciaba jamás de poseer al hombre que la hacía vibrar de todas las formas habidas y por haber. El solo pensarse en la arena, desnudos y follando, encendió sus mejillas haciendo que se ruborizara.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Thomas Chee el Vie 15 Nov - 13:28

No pudo esperar más y se corrió en ella, supo que ella también por los sonidos que lanzaba y por ese temblor que logró sentir en sus piernas, ese fue el detonante y no pudo hacer más que dejarse llevar por esas sensaciones que le hacía sentir la Epsilon. Había apretado de más sus caderas para acercarla porque necesitaba sentirla más cerca si eso era posible. Hizo un sonido grueso en cada una de las últimas embestidas que le dio, esta vez lentas porque el cuerpo se lo pedía así.
 
Quiso disfrutar un poco más de su espalda así que le dio unos besos más mientras con una mano ayudaba a que se enderezase, cuando ya estuvo parada besó su cuello antes de salir finalmente de ella. Se quitó el preservativo y lo tiró en una papelera, se fue a lavar las manos antes de recoger sus cosas porque no pensaba que fuesen a abrir la puerta tan pronto.  Levantó primero su varita y lanzó un hechizo de cerradura a la puerta para poderse cambiar sin la idea de que iban a entrar.
 
-Te ves bonita.-se lo dijo al notar el rubor en su rostro, no sabía qué ideas pasaban por la cabeza de ella pero así era.-
 
Le pasó a Laise su ropa, le iba a pasar su propia camiseta ya que su blusa tenía los botones perdidos pero ella misma la había destrozado. Con un hechizo de coser que le había enseñado Julisa fue capaz de al menos sostener la tela para que estuviese tapada, todo era rápido así que fueron sólo un par de puntos.  La llevó a un cubículo y cerró la puerta, quitó el hechizo de cerradura de la puerta y tomados de la mano desaparecieron ambos.
 
Estaban en las playas de Miami ahora, no estaba seguro de en cuál pero se veía desierta, a esa hora todos estaban seguramente festejando o haciendo otras cosas, ni siquiera un barco se lograba ver pero sí algunos locales de comida y otros de recuerdos. En realidad estaban en Bill Bags, el faro estaba allí cerca y podrían ver el nombre escrito en él.
 

-¿Quieres algo de beber o de comer? Podemos irrumpir en el faro.
avatar
Fugitivos
Mensajes :
350

Thomas Chee
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Little Havana

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.