Un abraxan enfermo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un abraxan enfermo

Mensaje por Amelia Montgomery el Mar 5 Nov - 15:36

Uno de sus profesores le había dejado un proyecto para el final del semestre sobre un animal que ella eligiera. Amelia había escogido los Abraxans. No había animal en el mundo le que le gustara más que esos caballos alados, por algo un Abraxan era su patronus y desde que su madre le enseñó sobre esas criaturas quedó fascinada. 

Quedaba poco tiempo para la entrega de su proyecto y aún no había terminado. Quedaba poco pero los detalles que faltaban debían de ser revisados por el profesor. Sin embargo, ese mismo día cuando fue a os establos a buscar las criaturas de investigación se percató de que uno de los abraxanes no se encontraba bien. Después de examinarlo minusiosamente y de forma cuidadosa por la sensibilidad de las mismas criaturas, encontró una herida en la pata derecha delantera. 

Supuso que uno de los demás alumnos o los mismos encargados no habían sido lo suficiente cuidadosos como para darse cuenta que el animal se había lastimado un casco. Le sorprendía sobremanera que hubiera sucedido algo así y que no hubiera sido tratada la lesión, tomando en cuenta que en los caballos al menos las patas son la parte más importante de los mismos. En los abraxan compartían la misma importancia con las alas.

Anotó los síntomas del animal en un pergamino un poco arrugado y con letra casi ilegible pero necesitaba ahcerlo por si encontraba a algún profesor que pudiera ayudarle porque al ser de a penas de cuarto semestre no podía efectuar sola ningún procedimiento en ningún animal a menos que tuviera supervisión.

Una vez encontró una razón o un diagnóstico apresurado sobre el animal, se fue directamente a buscar a Angus Finnerty. Podría buscar a su profesor de veterinaria pero supuso que un especialista en criaturas como los abraxans podía ayudarla mejor. No le costó mucho trabajo encontrarlo después de preguntarle a uno o dos alumnos que venían saliendo del aula. 

Se aclaró la garganta y tocó la puerta entreabierta. Metió la cabeza por el espacio entre la puerta y el marco y sonrió al encontrarlo.-¿Angus? Necesito hablar contigo de uno de los Abraxans, tiene una lesión en una de las patas delanteras. Creo que es grave y necesita tratamiento.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
92

Amelia Montgomery
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un abraxan enfermo

Mensaje por Angus Finnerty el Miér 6 Nov - 1:10

Acababa de terminar su última clase del día. Era uno de esos en los que salía más temprano y se sentía contento, porque significaba que vería antes a Regan y a Robin Van Persie. El perro se quedaba solo y no importaba, ya se había acostumbrado a eso. A Regan la cuidaba una vecina adorable que extrañaba tener niñas entre sus brazos, porque sus hijas eran ya jovencitas de 16 y 18 que no le ponían la más mínima atención a su madre. Además Regan tenía un efecto apabullante en la mujer, porque era una semiveela chiquita que no atraía hombres, sino cariños maternales. Él ya moría por verla. Ya estaba a nada de renunciar para siempre al trabajo del bar porque en la universidad le iba cada vez mejor, pero todavía no estaba listo, quería darle lo mejor a su hija y no pararía hasta sentirse caminando sobre terreno firme. Muy firme además, porque tenía muchas experiencias malas con la vida y no permitiría ni una más o que una cayera sobre su hija.  

Animado, guardó todos sus papeles en el portafolios que le había regalado Joe Crawford como burla directa pero que había resultado útil. Se levantó de su escritorio para marcharse cuando vio la cabeza de Amelia Montgomery asomarse por la puerta. Conocía bien a la chica, había sido su profesor en una materia de tronco común y era tan buena gente que a veces le cuidaba a Regan cuando él estaba hasta el cuello de trabajo los fines de semana. No le gustó escuchar lo del abraxan en primera porque significaba que alguien no había hecho bien su trabajo y eso lo enojaba cuando se trataba de animales y en segunda porque por ese suceso se tardaría más en llegar a Regan.

Suspiró pesadamente y con resignación dejó el portafolios en su escritorio. Sacó de su bolsillo su celular, al que le quedaba solo 15% de batería y mandó un mensaje a su vecina pidiéndole al menos dos horas más y muchas disculpas. La cuenta del celular le estaba saliendo muy cara. -Vamos…-Dijo saliendo del aula empujando a Amelia con suavidad por la espalda para conducirla por los pasillos iluminados. Ese lugar era mucho mejor que Hogwarts, que siempre parecía lúgubre.

-¿Sabes qué Abraxan es? Todos tienen su nombre.-no todos los alumnos los conocían así, pero Angus sí, era su deber.-Dime qué tiene.-Le preguntó con tono de profesor que estaba haciendo una evaluación sorpresa.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
42

Angus Finnerty
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un abraxan enfermo

Mensaje por Amelia Montgomery el Miér 6 Nov - 14:03

Se mordió el labio al darse cuenta de que Angus estaba ocupado y que ya iba de salida. Seguramente iba a ver a Regan y esto lo demoraría un tiempo considerable. Se sintió culpable por retenerlo pero era algo bastante importante y si no se trataba lo antes posible podría terminar con la pata inutilizable y, a pesar de ser un caballo alado, también corrían y también utilizaban las patas. Como cualquier caballo eran partes importantísimas de su cuerpo y no se podían tomar a la ligera.

Observó sus movimientos mientras se sacudía el uniforme clínico color magenta y esperaba a que se acercara con ella para continuar con el recorrido de nueva cuenta hasta donde estaban los Abraxans. Sintió su mano en la espalda y asintió cuando le dijo que fueran hacia allá. 

Amelia había tenido pocas clases con Angus y más bien lo había tratado más porque cuidaba a su hija, Regan, los fines de semana que no tenía trabajo o a veces la llevaba a la clínica para que la ayudara a peinar a los perros o a bañarlos pasándole el shampoo y todas esas cosas, siempre cuidando que no se mojara para no enfermarse ni que hiciera cosas que no pudiera hacer. Le agradaba la compañía de la pequeña y habían hecho muy buena mancuerna. 

Le daba bastante tristeza uqe alguien como Angus tuviera que críar solo a su hija y más tristeza le daba aún que Regan tuviera que crecer sin una madre. Recordaba cuando Angus le había contado todo lo que había pasado con su ex mujer, Aquila, a quien él llamaba su "Semiveela Purasangre", término que a Amelia le hacía mucha gracia. Angus era una buena persona y hacía todo por su hija, lo mismo que su padre. Quizás por eso lo tenía en un lugar tan alto.

-Es Cadillac....-A diferencia de muchos de los alumnos, Amelia se sabía todos y cada uno de los nombres de los animales que estaban en el Campus. Bueno, quizás no todos, pero si los importantes, como el de Cadillac o el de Olympe -quien recién había tenido una cría hermosa con unas alitas diminutas- y prefería hablarles a los animales por su nombre, sentía que se creaba una mejor conexión entre ella y la criatura para poder examinarlo mejor. Una confianza que con los Abraxanes era muy apreciada-Creo que podría tener una laminitis por una lesión previa que no se atendió bien o quizá es solamente un absceso, por eso preferí acudir a ti. cuando lo examiné comenzó a dolerle desde el antebrazo, eso no es bueno, significa que tiene bastante tiempo con el dolor y nadie se había dado cuenta.

No estaba echándole en cara nada a Angus, ella sabía que los que tenían que encargarse de ello eran los veterinarios pero Angus era el especialista en las criaturas como Cadillac, quizás él tuviera una opción más viable para hacer en el momento que el ausente profesor de veterinaria. 

Siguió caminando, casi trotando para tener casi el mismo ritmo que Angus, que era mucho más alto que ella y, por ende, daba zancadas mucho más largas que las suyas. -En la cuartilla es peor. Ni qué decir del mismo casco.-finalmente llegaron a los establos y Amelia se apresuró a entrar donde estaba el caballo alado, con la pata derecha levantada evitando apoyar demasiado la pata lesionada.

Las orejas del equino se veían inquietas, señalando hacia atrás, demostrando un estado de inquietud y bastante incomodidad. Había aprendido a leer las expresiones de los caballos bastante bien desde que era pequeña pues en el rancho de la abuela Marie en Francia tenían caballos de carreras y siempre le habían fascinado.

-Me di cuenta por casualidad, tenía que investigar unas cosas de los Abraxanes para mi trabajo final y al estar cepillándolo noté el dolor en el antebrazo porque dio un respingo.-se acercó al abraxan y pasó su mano por el pelaje del lado derecho, bajando delicadamente hasta la pata para que, después de unos segundos, pudiera levantársela para mostrarle a Angus.-Shhhh.... tranquilo, Cadillac... -sacó unas pinzas pequeñas de su bolsillo delantero y retiró con sumo cuidado los restos de paja que tenía sobre el casco para que la herida quedara libre de contaminantes y miró a angus.-Me parece increíble que nadie se hubiera dado cuenta antes.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
92

Amelia Montgomery
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un abraxan enfermo

Mensaje por Angus Finnerty el Sáb 16 Nov - 2:08

Angus sabía cuando tenía que hacer caso del deber. En ese momento cuando deseaba tanto ver a su hija se le ocurrían muchas opciones como mandar traer a algunos alumnos del último semestre de veterinaria a que hicieran el trabajo, o mejor aún, al encargado de la materia y zafarse, pero esos eran solamente pensamientos desesperados de padre soltero que se moría por regresar con su hija. Tenía una responsabilidad con los animales del campus aunque no fuera decano ni fuera directamente su área. Las clases que daba con Abraxans no tenían mucho que ver con veterinaria, sino más con domesticación y control, la veterinaria que él impartía era básica, pero él sabía todas esas cosas porque a eso había dedicado su vida desde que había salido de la carrera, lo que le había dado el dinero y los medios necesarios para mantenerse solo desde entonces. Se lo debía a Cadillac como en nombre de todos los abraxans del mundo.

Cuando llegaron acarició al abraxan en la cabeza. Tenía muy buena comunicación con los animales gracias a su condición de licántropo, que solo se veía interrumpida los días previos a la luna llena, cuando parecían desconfiar de él como si oliera diferente o fuera otra persona, solo no le pasaba con Robin Van Persie, que lo había conocido con y sin olor a lobo durante ya cinco largos años.

-Bueno, te recomiendo que dejes de decir esa frase porque a tus compañeros veterinarios no les va a gustar, ni a tu profesor.-Angus se refería a que había dicho ya dos veces que nadie se había dado cuenta y eso ya le había quedado muy claro. Se acuclilló para revisarlo y frunció tanto el entrecejo que parecía enojado como pocas veces se le veía, a lo mejor sus clientes le tenían miedo por eso pero lo hacía sin darse cuenta.

-Pues sí, tenías razón-Pero la cosa no era tan complicada, la infosura estaba en grado 2 y unos cuantos hechizos harían gran parte del trabajo. Y en algún lugar de la facultad de criaturas mágicas, por supuesto, estarían las pociones que actuarían como analgésicos necesarios. Con un aguamenti controlado para que el agua fuera fría, lavó con agua fría. Los hechizos, que salían en forma de chispas azules, iban bajando la inflamación pero se tendrían que repetir dos días seguidos. -¿Sabes dónde están las pociones adecuadas en la alacena de tu aula? Necesito que las traigas. Y tendremos que limpiar este lugar, también. Si te da flojera puedes pedir a alguien que nos ayude.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
42

Angus Finnerty
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un abraxan enfermo

Mensaje por Amelia Montgomery el Mar 19 Nov - 23:12

Frunció los labios y se sintió un poco avergonzada porque no se había dado cuenta de que había dicho en más de una ocasión que la gente no se había dado cuenta y que seguramente aquello la metería en problemas no solo a ella. A veces podía decir cosas que no a todas las personas les gustaba o que la metieran en problemas porque hablaba de más, sobre todo en las situaciones que 
la ponían nerviosa, como aquella. 

-Lo siento, estoy preocupada, es todo.

No le gustó la reacción de Angus ni la forma en que fruncía el entrecejo. Pocas veces lo había visto así y la verdad no le encantaba, aunque tenía que aceptar que esa expresión pensativa le iba muy bien pero lo prefería ver de la manera alegre, como cuando veía a regan después de un día bastante pesado de trabajo. 

Por más que quisiera saltar de alegría por haber hecho el diagnóstico correcto sobre el Abraxan no podía porque eso significaba que efectivamente estaba sintiendo una cantidad de dolor bastante horrible y por eso jamás podría alegrarse, al contrario, se preoucpó todavía más pero se alegraba que sus conocimientos comenzaran a dar sus frutos a pesar de que fueran situaciones feas como esa. Pobre Cadillac.

Asintió cuando Angus le dijo de las pociones. Sabía donde estaban pues ella se había quedado en alguna ocasión rehaciendo las etiquetas de las mismas para una mejor lectura y que nadie diera alguna errónea y causara una catástrofe con algún animal. También asintió sobre quedarse a limpiar y negó cuando le dijo que podía hablarle a alguien si le daba flojera hacerlo. Ella estaba bien, quien le preocupaba era Angus porque seguramente ya se le había hecho tarde para ir a ver a su hija. 

Se mordió el labio.-No, no me da flojera, puedo hacerlo yo. Ya vuelvo.-dio unos pasos fuera del establo y se apareció en donde estaban las pociones analgésicas que ocupaba. Buscó una caja de madera dónde guardarlas y que no hubiera porblemas -como romperlas- mientras las transportaba. También llevó unas cuantas gasas y un desinfectante, solo por cualquier cosa. 

Esta vez se fue caminando para evitar que con el tirón de la aprición se quebrara el cristal y se hiciera un desastre. Mientras tanto estuvo pensando en la situación del momento. ¿Cómo le diría al profesor de veterinaria lo que había sucedido y cómo le explicaría el por qué no le había mandado un patronus o algo? Bueno, en primer lugar ni siquiera se ecnontraba en la Universidad y no tenía idea de dónde estaba. La situación era urgente -al menos para Amelia que así ve todos los casos clínicos que se le presentan aunque no sean de caracter urgente- y Angus fue la única persona que aún seguía en el campus. No tenía otra opción más que hablar con él porque si le decía a algún otro estudiante de veterinaria sería prácticamente lo mismo. Si, eso le diría. 

Apresuró el paso y finalmente llegó donde estaba Angus. Abrió la caja y miró a Cadillac de reojo, viendo cómo la inflamación había cedido y se le veía un tanto más tranquilo. Sonrió y miró a Angus con admiración, luego miró las pociones nuevamente.

-Yo puedo hacer esto, no tienes que quedarte. Seguramente prefieras estar con Regan que limpiando establos. De todas formas planeaba quedarme hasta tarde para terminar mi trabajo.

Le dijo de forma honesta. Quizás no fuera su lugar, pero le preocupaba que Regan se quedara sola sin su padre tanto tiempo. Sabía que Angus trabajaba así para darle todo a su hija -así como lo había hecho su propio padre con ella- y para que, eventualmente, pudiera dejar de trabajar tanto para poder pasar más tiempo con ella, solo que en ese panorama había una diferencia garrafal: Angus no tenía a nadie de planta para ayudarle y por esoq uizás era mejor que emprendiera el camino a casa.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
92

Amelia Montgomery
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un abraxan enfermo

Mensaje por Angus Finnerty el Jue 5 Dic - 22:57

Si a Angus le preguntaran qué quería cambiar de su vida, tendría muchas respuestas posibles. En primer lugar escogería viajar al pasado y recuperar a su esposa y que Regan creciera con un mejor nivel de vida en donde pudiera tener a su madre sin preocuparse por nada o tener que quedarse con ninguna vecina. Pero tenía que admitir que trabajar lo enorgullecía y que su profesión lo hacía crecer todos los días, el trabajo duro era lo que le permitía darle a Regan lo que ella necesitaba. Estaba comprometido con su profesión, así que aunque sí le dolía tener que dejar más tiempo sola a su hija, era incapaz de deshacerse de la responsabilidad de curar a un abrazan herido, fuera parte de la universidad, le pagaran o no.

Mantuvo los hechizos necesarios y se quedó pensando en esas cosas mientras Amelia regresaba. El sonido de su voz le hizo levantar la mirada. Negó con la cabeza porque iba a quedarse hasta limpiar ese establo y asegurarse que Cadillac estuviera en buenas condiciones y lo repetiría el tiempo que durara el tratamiento, no iba a lavarse las manos de ninguna responsabilidad con esos animales aunque no hubiera abraxans en su temario de diciembre.

-Por supuesto que no, ¿qué clase de adulto responsable se supone que sería si te dejara limpiando el establo para ir a atender mis asuntos personales?-Además no era gran cosa, con magia todo iba a ser el doble de rápido. Era un hecho que prefería estar con Regan que limpiando establos, pero tampoco iba a dejar sus responsabilidades adquiridas. Si el veterinario de planta no estaba, le tocaba a él hacer el trabajo.

Se acercó hasta donde estaban las pociones y las examinó. Repetía en su mente que la magia hacia grandes cosas. Tomó la necesaria y se acercó a Cadillac para hacerlo beber habiéndola puesto en un cuenco para que no derramarla o romper la botella. Era incolora y tampoco tenía un sabor particularmente repugnante precisamente para que no se negara a beber.

-Estará bien, solo habrá que seguir la misma mecánica de hechizos y pociones un par de días. Y limpiar el lugar diario. Tendremos que checar que la inflamación vaya cediendo, que todo se acomode en su lugar…mágicamente, ja. ¿Está tu varita lista para el trabajo pesado? Vamos a limpiar y hacerle una camita de paja nuevecita.-Angus sonrió por fin a Amelia para quitarle la tensión a todo eso, el abraxan iba a estar bien.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
42

Angus Finnerty
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un abraxan enfermo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.