Ojalá te intoxiques

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ojalá te intoxiques

Mensaje por Alexander Bloodworth el Mar 12 Nov - 1:10

La mañana había sido bastante cansada después de haber practicado toda la noches y sin contar todas las tareas que había tenido que terminar para ese día, todo por que al muchacho no se le había pegado la gana de hacer nada. 

Llegó a la cafetería con su típico andar de "chico rudo y sexy" y mientras se acercaba a una mesa donde se encontraban unos chicos del Deltha Iotha Ypsilon, estos salieron corriendo juntando todas sus cosas y sin esperar una sola palabra. 

Alexander simplemente llegó y se sentó sin inmutarse de aquel comportamiento y esperó un instante hasta que una hermosa chica llegó y le dejó un café sobre la mesa. El joven le dedicó una seductora sonrisa y le guiñó un ojos antes de darle una probada al café y relamer sus labios después. Ante esto, la joven rió infantilmente y se fue casi corriendo junto a sus compañeras para cuchichear. 

Todos los días era lo mismo, claro que no todos los días la misma chica era quien le llevaba el café, eso dependía de quien había estado entre sus sábanas las noches anteriores. Sonrió para sus adentros y, aunque estaba bajo techo, se puso los lentes oscuros para disimular un poco aquellas horribles ojeras que lo hacían lucir un tanto demacrado. Paseó su vista por le lugar y arqueó una ceja viendo a cada uno de los grupitos que se reían como idiotas. No obstante, su vista llegaba hasta varias chicas guapas que lo miraban con poco disimulo. Le sonrió a algunas e hizo un gesto sexy a otras, dando a entender bastantes cosas. 

De un momento a otro la mesa comenzó a llenarse de chicos de su fraternidad, junto con otros que eran lo bastante "valiosos" como para sentarse ahí. Y por supuesto, no hicieron falta las chicas que llegaron como abejas a la miel esperando un poco de atención de aquel grupo de jóvenes. 
Alex estaba perdido en sus pensamientos mientras los demás parloteaban sin cesar, y él solamente se dispuso a observar buscando algo que pudiera parecer interesante... una "próxima víctima".
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
90
Edad :
26

Alexander Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Bettina Crawford el Mar 12 Nov - 15:06

Pues sí, era una mañana como cualquier otra, sin nada de nada de nada de qué preocuparse en esta vida. Había quedado de almorzar con unos compañeros de la fraternidad en una de las cafeterías del food court e iba un poco tarde como de costumbre. Corría con su mochila colgada al hombro, el cabello de mil colores en una coleta desordenada y cara de haberse desvelado hasta morir, y resultó que se los topó en medio de su carrera.
 
-¿Qué pasó? ¿No íbamos a almorzar allá?
 
-El presidente Nu nos quitó la mesa…
 
Contestó uno tímidamente mientras Bettina fruncía el ceño. O sea, ¿qué le pasaba a la gente, seguía en la escuela básica o qué?. Le pareció completamente estúpido y seguramente sus compañeros notaron lo decepcionada que estaba de que se dejaran mangonear como niñas por un tipejo que sentía que el mundo no lo merecía. Por favor.
 
-Denme un momento.
 
Les dijo y se dio la vuelta en dirección a la mesa donde hubieran estado los Delta. Le parecía absurdo que la gente todavía tuviera esos estigmas, pero estaba consciente que era un círculo vicioso que incluso ellos mismos alimentaban, ¿cómo se habían dejado intimidar por el presidente ese si ellos estaban en una fraternidad que abogaba por la igualdad extrema y por abolir esos prejuicios? Banda de tarados. Cuando llegó a la mesa donde estaba Alexander Bloodworth, se acercó específicamente a él a paso firme. Varios de los Nu ahí presentes ya habían pasado por SU cama en borracheras o lo que fuera, así que no la intimidaban aunque se pusieran patanes.
 

-Oye tú, esta mesa estaba reservada, así que puedes ir agarrando tus cositas y tomar cualquier otra.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
69

Bettina Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Alexander Bloodworth el Mar 12 Nov - 16:53

No había perdido de vista a aquellos chicos que no significaban nada para él y dudaba mucho que significaran algo para la sociedad en general. Los miró intentando no sentir náuseas por lo débiles y patéticos que eran.

Volvió a concentrarse en la chica que estaba frente a él parloteando de quien sabe que cosa, hasta que una cabellera colorida lo hizo voltear y ver a aquella chica que se había acercado al grupo de inútiles. Era demasiado linda como para estar con ellos pero si eran amigos, eso significaba que ella tampoco debía de importar demasiado. 

Mientras "escuchaba" a la rubia frente a él, de reojo veía la cara de molestia de la peliazul. Cuando la vio avanzar hacía él, Alex se le quedó mirando con una ceja levantada y la escuchó atentamente. Cuando terminó, sonrió de lado con suficiencia y se encogió de hombros.

-Lo lamento preciosa, pero no veo que esta mesa tenga un nombre. Cuando llegué, esos sujetos -señaló con un dedo a los amigos de la joven que miraban sin nada de disimulo- Estaban yéndose, así que ¿por qué no vas y buscas otra mesa, querida?- 


La miraba directamente a los ojos, ya que la tenía de frente, logró reconocerla y, como todos, sabía muy bien las aventuras de la joven con la mitad de los chicos de su fraternidad. Así que una chiquilla como ella no lo asustaría.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
90
Edad :
26

Alexander Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Bettina Crawford el Mar 12 Nov - 20:40

La chica rubia que había estado platicando con el presidente la vio con la peor de las caras, pero Bettina no le dedicó ni siquiera una sola mirada. En vez de eso se concentró en mirar feo al tipo que por supuesto, no pensaba mover ni un músculo solo porque ella se lo pidiera, y Bettina lo sabía muy bien. Y encima se sentía el muy guapo con su cejita levantada y tal. Cómo le enervaban esos tipos. Ni siquiera volteó a ver a los sujetos que se habían dejado quitar la mesa con tanta facilidad cuando se los señalaba, había mantenido la mirada fija en Alexander Bloodworth como si fuera un halcón. Ya no le importa en realidad recuperar la mesa, era una tontería, lo que le importaba era dejar algo en claro: que ese tipejo y compañía no iban a hacer menos a nadie.
 
-Ah, pues yo lamento más necesitar esta mesa para comer, es una manía. Si no me siento aquí…cosas médicas, ya sabes. Cuando una es loquita clínica suele tener estas necesidades…
 
Sonrió forzadamente y rodeó a Alexander para tocarle el hombro a la chica que estaba sentada al lado de él como parte de su séquito de abejas buscando miel. Le hizo un gesto de que se largara o si no le iba a pegar con el puño –literalmente- y la chica hizo lo que pudo para abrirle espacio en la mesa solamente para no experimentar lo que medio campus sabía que Bettina Crawford era capaz de hacer con una inocente. Pues sí; si los Bloodworth eran conocidos por ser unos poderosos capataces dueños de mucho dinero, muchas propiedades y una presumida personalidad, los Crawford eran conocidos por estar locos. Tal cual.
 
-Así que supongo que o te vas tú o nos tocará compartir mesa, “precioso”.
 
Le dijo con una sonrisilla. Ni hambre tenía pero estaba decidida a llevar eso hasta las últimas consecuencias. Algunas de las chicas la miraban como bicho raro, entre el miedo y la estupefacción. Los tipos con los que había tenido algo alguna vez alzaban la vista confundidos como si esperaran instrucciones de su rey. Malditos ridículos. Y por supuesto, se sentía súper tensa. No todos los días una hacía locuras de ese tipo.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
69

Bettina Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Alexander Bloodworth el Mar 12 Nov - 21:03

Alex no le quitó la mirada de encima a Bettina hasta que se hubo sentado a su lado. No perdió esa sonrisa lobuna de su rostro e ignoró la cara de incredulidad de las chicas y de fastidio de los chicos. Era bastante divertida aquella escena como para desperdiciarla. Se encogió de hombros y bebió de su café sin inmutarse por aquellas palabras.

-Es una lástima -comenzó a decir con un tono de voz neutro pero arrastrando las palabras y todos se le quedaron viendo expectantes- Es una verdadera lástima que ahora usen la excusa de una enfermedad mental para encubrir su falta de afecto y atención -bebió de nuevo de su café y sonrió de lado viendo a sus amigos, como si hubiera olvidado la presencia de la peliazul a su lado. 

Cuando la escuchó de nuevo, volteó a verla y arqueó una ceja sin perder a sonrisa. 
-Gracias por el cumplido -dijo divertido sin ofenderse en lo más mínimo -Cariño, si querías mi atención sólo lo hubieras dicho. No necesitabas armar todo un drama -siguió mirándola a los ojos mientras los demás soltaron una que otra risa y unos cuantos se levantaron para irse a clase.

-A ti podría aceptarte, linda, pero a los idiotas de tus amigos me temo que me veré en la necesidad de rechazarlos y si no les gusta pues... afuera hay mucho espacio. -continuó sin moverse ni un centímetro de su lugar y sin intención alguna de moverse aún cuando las clases estuvieran por comenzar.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
90
Edad :
26

Alexander Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Bettina Crawford el Mar 12 Nov - 23:51

Hizo caso omiso al comentario de la falta de afecto y atención, aunque lo escuchó perfectamente. No podía darse el lujo de perder las casillas a la primera oportunidad. Odiaba, también, cuando los tipos como él le llamaban “cariño”, “preciosa” y esos apelativos cariñosos genéricos, le fastidiaba sobremanera, pero no dijo nada. Supuso que pedirle de buen o mal modo que le llamara solo por su nombre, daría pie a que la fastidiara con más ahínco.
 
-Me moría por tu atención, no sabes.
 
Desvió la vista de Alexander por dos razones: primero, debía admitir que su mirada la intimidaba un poco, porque no era lo mismo verlo de lejos que estar ahí frente a él con su imponente look de presidente Nu. En segunda porque una de las risas provino de Jimmy McMillan, una de sus ex conquistas, así que miró fijamente al tal Jimmy y le guiñó el ojo con falso descaro, como si así quisiera callarse la boca.
 
-¿Qué, Jimmy? ¿Te pone celoso que ahora vaya sobre tu presidente y por eso crees que me molestas con tu risita de ardilla? Piérdete.
 
No se giró a ver al resto de los Delta, ni iba a pedir que aceptara que se sentaran con ellos. Un paso a la vez. Sabía que con tipos como ese debía dar pasitos de bebé, no actuar como una loca. Se jactaba de ser la más consciente del trío de primos Crawford en el mundo mágico, de ser la que pensaba las cosas más fríamente antes de actuar a lo tonto.
 
-¿Qué no vas a clases? Y mira, te seré honesta. No puedo andar ganando la mesa por ellos todo el tiempo. Si quieren venir a sentarse con o sin tu aprobación, que lo hagan. Si no tienen las agallas no puedo hacer mucho por ellos.
 
En parte era cierto, ella estaba ahí soltando un statement, de que nadie le iba a decir dónde podía o no sentarse, pero si ellos no se ponían los pantalones con sus propias manos, pues ella poco podía hacer, ya había dado el primer paso.
 

-Ni que fueras tan peligroso.

Le sonrió de lado mientras miraba uno de los menús sobre la mesa, esos que cuando señalabas el platillo con el dedo aparecía mágicamente frente a ti. También tenía clase pero ni loca se iba a ir, ya tomaba eso como una especie de juego en el que solo uno vencería al final, aunque fuera solo por la posesión de la mesa.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
69

Bettina Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Alexander Bloodworth el Miér 13 Nov - 0:17

Ver la cara de molestia de la chica era toda una delicia, era como un libro abierto y podía percibir las emocionas negativas que emanban de ella. La había estado mirando fijamente hasta que la chica desvió la mirada haciéndolo sonreír aún más.

-Ya me lo imaginaba- dijo divertido al ver su expresión y cuando escuchó reír a Jimmy volteó a verlo y enarcó una ceja interesando en escuchar aquella platica. 
La chica tenía los pantalones bien puestos y parecía que no iba a dejarse de nadie, y aunque fuera un infeliz en muchas ocasiones, si algo le había enseñado su madre era el respeto por las mujeres y nunca haría una escena sobre una aventura que hubiera tenido. 

Pero a esa chica le importaba poco que todos supieran que estuvo con Jimmy, no era un secreto que se acostó con la mayoría de los presentes, pero no es algo que vayas a gritar a los cuatro vientos. Cada una de las palabras había sido arrojada con veneno y con el fin de lastimas el ego de Jimmy, eso lo sabía Alexander muy bien.

Cuando se comenzaron a ir, Alex se quedó plácidamente sentado y bebiendo café para después escucharla atentamente.
-Bueno preciosa, no puedo hacer nada al respecto. Si yo quiero una mesa, esa mesa tendré y poco me interesa quien esté sentado. Y se quitan por su voluntad o podemos ayudarles... Creo que tus amigos hicieron una buena elección.


Se volteó para ver en otra dirección, un tanto aburrida ahora, cuando escuchó la segunda frase y volteó a verla con una sonrisa perversa y acercándose a ella.
-No tienes idea de lo peligroso que puedo ser -le susurró estando muy cerca de ella y después se alejó riendo. Terminó su café y arrojó el bote a la basura dando en el blanco.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
90
Edad :
26

Alexander Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Bettina Crawford el Miér 13 Nov - 0:54

Puso los ojos en blanco sin poder evitarlo con esa frase de “se quitan por su voluntad o podemos ayudarles”, ¿qué se creía, el rey del mundo?.  Luego del gesto de fastidio lo volvió a mirar fijamente aunque ahora solamente le veía el perfil. Maldita gente con sus posiciones sociales falsas y sus ínfulas de poderlo todo. Le daba asco cómo las tipas que se iban a clase se despedían de él casi como si toda su vida dependiera de ello. Señaló un plato de frutas en el menú, en realidad ni hambre tenía porque su idea al ir ahí era estar un rato con sus compañero hablando de cosas de la fraternidad, nada más, pero ahora sentía que debía fingir que hacía otra cosa además de estar ahí jodiendo al presidente hasta que se fuera.
 
Lo miró, con esa sonrisilla del diablo y sus aires de poderlo todo. Tuvo el impulso de hacerse hacia atrás cuando lo vio acercarse pero no movió ni un músculo y al final terminó sintiendo un escalofrío involuntario por su frasecita que parecía salida de una película o algo así. Intentó sonreírle con toda su fuerza de voluntad.
 
-¿Ah sí? ¿Qué se supone que puedes hacer? Mandar romperle las piernas a las personas que no se quieran levantar de tu supuesta mesa?
 
Entonces recordó que Bloodworth estaba inmiscuido en esa golpiza monumental que alguna vez le habían dado a Zlatan. ÉL y muchos Nu por supuesto. Estúpida, estúpida Bettina. Si tenía que ser honesta se había embelesado un poco por ese porte de tipo malo “las puedo todas” del presidente, pero ahora que recordaba ese episodio…
 
-No me contestes, es cierto…eres capaz de eso ¿eso es lo que te hace taaan peligroso?, ¿crees que puedes conseguir lo que se te de la gana? Las cosas no funcionan así, un día te van a  quebrar, estoy segura.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
69

Bettina Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Alexander Bloodworth el Miér 13 Nov - 1:09

Después de haberse separado de la chica, Alexander se despidió de cada una de las chicas que casi lloraban por tener que dejarlo y dio un bostezo cuando se hubieron ido todos y casi estaba solo con ella. 

Había sido una larga noche y en realidad no había tenido la intención de irse de la mesa aunque no hubiera llegado la chica, pero la cosa se había puesto interesante con su llegada y no había más que disfrutar ese momento de diversión, por más cansado que estuviera. 

La escuchó un momento sin voltear a verla y tensándose sólo un poco para después volver a regresar a su posición relajada. La escuchó sin verla y cuando hubo terminado, sonrió en su dirección. Se quedó un largo minuto observándola sin decir nada hasta que se encogió de hombros como restándole importancia. 

-Si sabes la respuesta ¿Para qué preguntas? -aquello fue dicho en un tono bastante serio y frío, no era un tema que le gustara discutir, y menos con una chica que creía poder intimidarlo por el simple hecho de ser mujer. Se volteó quedando justo frente a ella y sin quitarle un ojo de encima, su voz bajó un par de tonos y se acercó lo suficiente para que sólo ella escuchara, con sus respiraciones chocando.

-No me refería a ese tipo de peligros -le sonrió sin alejarse y con una mano levantó el mentón de Bettina. La miró directo a los ojos, ahora sin ningún tipo de sonrisa por unos segundos y al final terminó soltándola y levantándose -¿Qué te parece si continuamos nuestra cita en el jardín? Este lugar comienza a sofocarme -dijo ofreciéndole una mano para levantarse y recuperando aquella sonrisa traviesa y "conquistadora" que salía sin que lo planeara, era nata -Si no quieres sólo dilo, no voy a quedarme a jugar un juego de niños sobre "quien aguanta más en la mesa", tal vez si hubiera premio al final pero lo dudo... ¿Qué dices?
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
90
Edad :
26

Alexander Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Bettina Crawford el Miér 13 Nov - 1:51

¿Por qué carambas la miraba tanto sin decir ni una sola palabra? Estaba comenzando a sentirse como si la estuviera atravesando con la mirada y eso no era bueno. No se iba a dejar intimidar por él, era algo que se había propuesto a ella misma desde el momento en que había decido sentarse en esa mesa. Pues sí, él tenía razón. Si ya sabía la respuesta no sabía para qué carajos había preguntado.

Con su siguiente movimiento pensó que estaba jugándole una mala pasada. Estaba claro para ella que solamente estaba intentando hacerla flaquear con sus bien conocidas mañas de conquistador. Le devolvió la mirada con firmeza, incluso cuando le levantó el mentón, como si le urgiera hacerle notar que no hacía mella en ella.

-¡Ah! ¿Esto es una cita? Por toda la magia, ¿qué dirían tus fans?

La fruta que había ordenado había aparecido apenas en la mesa. Sopesó la posibilidad de decirle que no gracias, que se iba a quedar a almorzar y mejor se fuera mucho al diablo, pero al final estaba intrigada de a donde llevaría todo eso, especialmente por todo el asunto de los peligros. Si Zlatan la llegaba a ver con él por cualquier razón, iba a odiarla.

Al final tomó su mano, y con la que estaba libre tomó el plato de frutas que había aparecido. Todas eran zarzamoras y arándanos, como si el menú mágico le hubiera leído la mente de que su hambre no era la de una loca.

-Si hubiera sido un juego hubiera ganado yo de todos modos. Tú te levantaste primero.

Le dijo con un guiño. Aunque tomó su mano para levantarse, apenas estuvo de pie lo soltó. No quería dar la impresión de haber caído en nada con la misma facilidad con la que lo hacían todas sus fanáticas empedernidas.

-¿Al menos me vas a decir cuáles son los supuestos peligros? Anda presidente, manténme interesada. Seguro estás acostumbrado a que sea al revés, a que las niñas te mantengan interesado a ti. Ya vi como se desviven por adorarte.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
69

Bettina Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Alexander Bloodworth el Miér 13 Nov - 9:04

El que se pusiera en ese plan tan "rudo" solo hacia que Alex se divirtiera en lugar de sentirse intimidado o molesto con su actitud. Cuando tomó su mano sintió como una parte de la batalla ya estaba casi ganada. Se rió al escuchar la primera frase y negó con la cabeza para después meter sus manos a su bolsillos y verla alzando una ceja divertido. Esa chica tenía una frase sarcástica para cada ocasión ¿Acaso se ponía todas las noches a penar en respuestas sarcásticas para cada ocasión?

-Bueno, seguro querrán matarte y te desprecien por andar conmigo tan asi de la nada. Pero ¿A quien le importa, cierto? -comentó divertido y comenzó a caminar hacia la salida volviéndoselo a poner sus lentes oscuros para que el sol no le molestara en sus cansados y desvelados ojos. Con aquel guiño se rió internamente y suspiró, aquel si que era un juego divertido y alguno de los dos terminaría perdiendo de una u otra manera.

-Claro, preciosa, soy demasiado caballeroso como para dejarte ganar. Solo que para la próxima no lo intentar por que tal vez no esté de humor -dijo divertido viéndola de reojo y llegando al jardín sin prestar atención a los cuchicheos que se daban por el campus al ver al presidente Nu caminar con la chica "loca" Crawford. Pensó en lo de los "peligros" desde que se lo dijo pero no había respondido ya que no estaba completamente en sus cinco sentidos.

-Pues en realidad si, cualquier chica que me interese termina enamorada de mi y tal vez algo mas -respondió simplemente y encogiéndose de hombros restando le importancia. -Hay muchos tipos de peligros, no solo los que tu te imaginas de "golpes", "bullying" o como sea que le llamen a eso...

Estando ya lejos de todos, se volteó quedando frente a la chica y con una mano la tomó de la cintura y con la otra, la tomó de la mano que tenía libre. Retrocedió hasta chocar la espalda de ella contra un árbol y se le acercó tanto que sus labios apenas se separaban unos centímetros. La miró atentamente a los ojos durante un instante y sonrió con suficiencia.- Debes tener mas cuidado con lo que pides, linda,
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
90
Edad :
26

Alexander Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Bettina Crawford el Miér 13 Nov - 12:46

No le importaba sentir las miradas de juicio encima de ella. Pensaba que en todo caso, él tenía más que perder que ella si a la gente no le parecía que caminara a su lado por ahí. Tipos como él cuidaban su imagen, la gente con la que se codeaban, pero niñas como ella…casi nunca. Así que le daba lo mismo, aunque entendía poco la actitud de Alexander, habría pensado que terminaría siendo un patán de otras maneras, que intentaría humillarla de algún modo, pero resultaba que no…o quién sabía, todavía no habían acabado todo eso. Como fuera, era raro sentirse intrigada por alguien, sabía que estaba mal pero solía ser prejuiciosa, pensar que conocía a una persona solamente por la fraternidad a la que pertenecía o por cómo trataba a la mayoría.

-¿Y tú crees que de verdad se enamoren o que solo…?

Ni terminó la frase, y la razón fue que de la nada sintió sus manos encima. Al caminar hacia atrás terminó tirando en los jardines un poco de las zarzamoras que llevaba con ella, pero eso no parecía importante. Lo que quería preguntarle era si de verdad se enamoraban de él o si solo fingían hacerlo, porque sabía que las chicas de su calaña solían ser bastante trepadoras sociales.

Se sintió como una chiquilla y de pronto la inundaron unos nervios estúpidos salidos de quién sabía donde. Quizá porque se daba cuenta de que de alguna forma el muy listo había volteado el juego y que ahora era ella la acorralada literal y metafóricamente. Le regresó la mirada tratando de no poner mucha atención a la sensación de sus manos o de su espalda contra la dura corteza del árbol, porque se conocía bien, era débil con esas cosas.

No lo pensó mucho, si quería demostrar que tenía el control, entonces debía TENER el control, tal cual. Quizá él no lo esperaba, al menos no de esa manera, pero solo le bastó alargar un poco el cuello para besarlo. Un beso fugaz pero firme, completamente seguro. Cuando se separó de él le devolvió la mirada atenta.

-Y tú debes tener más cuidado con lo que haces, “lindo”. Ahora suéltame, que estás tirando todas mis frutas.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
69

Bettina Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Alexander Bloodworth el Miér 13 Nov - 13:55

Podía sentir el corazon de la chica latir con rapidez contra su costillas y una sonrisa divertida cruzó su rostro. Aquella chica podía fingir muy bien acerca de muchas cosas y, aunque probablemente no era por la presencia de Alex, pero estar en situaciones donde ella no era la que mandaba se sentía intimidada. Esperaba que le gritara o que lo empujara o cualquier cosa pero en cambio, sintió el beso de la chica.

Conocía muy bien la reputación de la chica, muchos de sus compañeros se habían encargado de contarle a media fraternidad acerca de su noche de pasión con ese mujer, pero no esperaba que fuera a besarlo. Cuando se separó de él, no pudo evitar una mirada confundida y arquear una ceja por solo un momento. A los segundos volvió a sonreír y al escuchar la frase de las frutas, solo acercó mas su cuerpo al de ella.

-¿A eso le llamas beso? Vaya, linda, he escuchado muchas cosas de ti y esperaba algo mejor -acercó sus labios a la comisura de los de la chica y apenas rozándolos los llevó hasta su oreja.- Entonces tendré mas cuidado cuando se trate de ti -en realidad era mas para dejarla pensar en eso o darle por su lado, que por que en verdad lo pensara. A los segundos se alejó y la soltó volviendo a comenzar a caminar como si nada hubiera pasado.

-¿A donde quieres ir? Hoy estoy complaciente y haré lo que desees -dijo como un tono de voz normal y un tanto aburrido.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
90
Edad :
26

Alexander Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Bettina Crawford el Miér 13 Nov - 23:01

Sintió un chispazo de genuina alegría al ver que, por un momento, le había borracho la sonrisita infame y ahora la miraba confundida. Fue unos cuantos segundos pero el momento le fue tan dulce como los arándanos de su plato. Soltó una risa cuando le preguntó si a eso le llamaba beso, porque esperaba algo mejor. Claro, tenía que decir una línea parecida, era completamente obvio, pero también le era obvio que no se atrevía a acercarse más, quizá por temor a que lo vieran con ella en una situación comprometedora, o porque definitivamente no se le daba la gana y ya.

-Ah, es que el beso también depende mucho del receptor. Si te pasmas no tengo mucho con lo qué trabajar, ¿Sabes?

Había recuperado el control y también la confianza. Se llevó un puñado de zarzamoras a la boca y se quedó pensando un poco lo que Alexander acababa de decir, acerca de hacer lo que ella deseara. ¿Estaba de broma? Seguía sin saber si estaba jugando algo macabro con ella, si estaba probando algún tipo de límite o si solamente estaba viendo qué sacaba de ahí. No se fiaba, no podía hacerlo. Veía en Alexander a un niño caprichoso que siempre tenía lo que quería, y que pensaba que podía controlarlo todo.

-¿Sabes bucear?

Le preguntó completamente en serio. Si se refería a qué hacer dentro de la universidad lo único que se le ocurría era pedirle que se robaran la mascota de los Alpha, pero en vez de eso decidió probar hasta donde llegaban los alcances –y en cierto modo, la paciencia – de Alexander Bloodworth.

-Porque si se trata de hacer lo que YO quiera, quiero bucear en Vanderberg Wreck, pero porque no nos evitamos el viaje y mejor me dices a dónde quieres llegar, Bloodworth. Creo que ni mi nombre sabes, ¿por qué te daría la gana ponerte complaciente conmigo? ¿Es porque nadie te reta seguido?
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
69

Bettina Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Alexander Bloodworth el Jue 14 Nov - 1:28

"Por la sangre de todos los antepasados" pensó el chico al escuchar aquella frase que parecía salida de un libro sobre superación muggle o algo por el estilo. En verdad no aguantaba la risa y al no poder controlarla, la exteriorizó con unas largas risas que llegaron hasta cortarle la respiración y hacer que le doliera el estómago.

Nadie nunca se había atrevido a decirle algo como eso y ahora esta chica venía y se creía con el derecho de decirle lo que se le diera la gana, ahora entendía por que nunca salía con esa clase de chica o por que nunca había tenido "una cita". En las citas tenía que hablar y llegaban a decirse ese tipo de cosas, él no soportaría la risa o la rabia y la gran noche que hubiera tenido preparada se iría al caño. Por eso era mucho más sencillo simplemente llevarlas a su cuarto y evitar ese tipo de conversaciones.

Trató de tranquilizar su risa aunque le era un poco imposible, fue disminuyendo de a poco hasta que logró recuperar su ritmo normal de respiraciones y miró a a chica tratando de no volverse a poner a reír.

-Vaya, preciosa -dijo aún con una sonrisa y negando con la cabeza -en verdad creo que te has confundido, en verdad que no sabes nada de mi -comentó divertido y soltó el aire para terminar de calmarse.Cuando escuchó lo de si sabía bucear, estaba preparado para lanzarle una respuesta sarcástica pero antes de poder hacerlo la volvió a escuchar y arqueó una ceja. La seriedad volvió a su rostro y arrugó el entrecejo un momento mientras pensaba en una respuesta digna de lo que ella esperaría.

-Bueno, creo que el viaje es demasiado largo - dijo encogiéndose de hombros y volviendo a meter sus manos a sus bolsillos y viéndola sin emoción alguna. Estaba seguro que ella tenía un concepto bastante acertado de como era él, y estaba complacido, muchos pensaban así y no le molestaba en absoluto, se lo tenía ganado y eso le gustaba, pero por primera vez no había tenido intención de nada más que hacer algo diferente a lo habitual pero ahora se dio cuenta que nadie jamás pensaría como él y no tenía por qué volver a hacerlo.

Ella creía que él era un patán imbécil y, bueno, ¿Por qué no demostrarle que no se equivocaba? La sonrisa torcida que robaba tantos suspiros, llegó a su rostro y la miró como un león mira a su presa - Bueno, sólo quería acostarme contigo, ya lo has hecho con la mitad de mis hermanos de fraternidad, me sentí despreciado y eso no podía seguir así -se encogió de hombros como si aquello fuera lo más normal del mundo y como si estuvieran hablando del clima -Pero ahora que te conozco un poco más, no se que es lo que tanto hablan los chicos, no pareces interesante ni llamas un poco la atención... Es un poco deprimente en realidad -bostezó y se estiró- Y ahora, tengo cosas mucho mejores que hacer...
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
90
Edad :
26

Alexander Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Bettina Crawford el Jue 14 Nov - 2:01

Quizá Alexander tenía toda la razón, y no lo conocía, no sabía nada de él. Odiaba admitirlo pero incluso le costaba leerlo, entender sus reacciones. Quizá ese era su juego, confundir hasta el delirio. No le haría notar que la tenía confundida a ella. No sabía si lo ofendía, si lo divertía, si lo hacía rabiar. Y era tan cambiante que asustaba. Pues no, no sabía nada de él, pero siempre era mucho más fácil quedarse con la primera impresión. No le sorprendió su gesto aburrido, ni que le soltara todas esas palabras de que era poco interesante y blablabla. Lo cierto era que le exasperaba su cara de aburrimiento, y comenzaba a pensar que solo había dicho todo eso para luego poder soltar sus inteligentísimas frases de desprecio.

Claro que tenía cosas mucho mejores que hacer, como ir a ligarse a cualquier cabeza hueca que le dijera que sí a todo solo porque era el presidente. De cualquier forma seguía sin entender cabalmente qué le pasaba al tipo por la cabeza ¿estaba ofendido por algo o de verdad era su manera normal de ser un auténtico patán? Y por otro lado, ¿qué esperaba? ¿qué se ofendiera porque un tipo, que no tenía ni el más mínimo interés en ningún tipo de interacción que le fuera distinta a la que estaba acostumbrado, dijera que no tenía nada de interesante? Pero por favor.

Soltó el plato de frutas y sin pensarlo dos veces, solamente porque tenía dentro ese llamado Crawford a cometer las peores insensateces, se lanzó contra él no en un ataque violento, sino a rodearle la cintura con las piernas y el cuello con los brazos. Lo besó bien, con ganas. No fue el mismo beso que solamente buscaba molestarlo que le había dado antes, sino uno cargado de intención. Como último gesto le mordió levemente el labio inferior antes de separarse de un salto.

-Ajá, es que lo que no entendiste de las anécdotas de tu compañeros de fraternidad es que soy más interesante cuando estoy desnuda.

Le dedicó una sonrisita sardónica, igual que sus palabras, antes de darse la media vuelta y recoger el plato que había dejado en el suelo, las frutillas se quedarían en el pasto, ni modo.

-Hasta luego presidente, que termine su lista larguísima de cosas ultra interesantes que hacer.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
69

Bettina Crawford
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Alexander Bloodworth el Jue 14 Nov - 2:21

Era tan sencillo percibir la rabia que estaba sintiendo la chica en esos momentos que en realidad esperaba ya el golpe o la mentada para proseguir con un desfile de pisadas o que se fuera con toda la dignidad que le fuera posible pero, como en la última hora que había compartido con ella, volvió a sorprenderlo.

Al verla soltar el plato y dirigirse hacia él, ni siquiera metió las manos, no se iba a poner a pelear con una niña. Podía ser un patán pero aún le quedaba un poco de respeto y educación hacia las mujeres, o ciertas mujeres. Con las que no quería demostrar que eran rudas e inmunes a todo lo que dijera cualquier persona.

Hasta eso que la personalidad de la joven le parecía bastante interesante y si las cosas fueran diferentes, tal vez hasta intentaría conocerla y hacerla parte de su círculo de amistades pero eso jamás pasaría y no le pesaba. Cuando la tuvo sobre él, sin dudarlo dos veces, la tomó de la cintura y correspondió aquel beso en cuanto sintió sus labios sobre los de él.

No iba a permitir que siguiera diciéndola que no besaba bien o que estaba "pasmado" por ella, eso no podía permitirlo. Así que dio lo mejor de sí en aquel intenso y apasionado beso sin pensar en nada más. Cuando se soltó y bajó, la miró con una sonrisa burlona en su rostro y alzó una ceja.

-Bueno, en realidad lo dudo pero sigue intentando... - dijo encogiéndose de hombros y pasando una mano por su cabello sin dejar de verla -Espero poder terminar mis pendientes -comenzó a andar en dirección a su fraternidad pero se detuvo un momento y volteó a verla- Por cierto, creo que te falta practicar un poco esos besos, no son tan buenos como me habían dicho -sonrió de lado guiñándole un ojo y volvió darle la espalda caminando. Levantó una mano para despedirse sin voltear y gritó mientras caminaba -Hasta pronto, preciosa
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
90
Edad :
26

Alexander Bloodworth
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ojalá te intoxiques

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.