Restauración

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Restauración

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 1 Mar - 0:55

La librería estaba cerrada por el momento, aun se estaban haciendo las obras de remodelación tras el cambio de propietario. El padre de Marcellus le había entregado todos los contratos, diciéndole que tenía que encargarse de que todo estuviera en orden, una forma sutil de que hiciera actividades relacionadas con la familia, cosa que el joven aceptó sin protesta, después de todo no le causaba molestia alguna.
 
Una vez que los contratos estaban listo, el cambio de propietario realizado y la una vez librería Five Corners había pasado a ser una sucursal de Arkham Libraries.
 
Marcellus tenía el presentimiento que sus familiares había decidido adquirir el lugar con la intensión de incitar aquellos jóvenes de la familia que estaban en BK a tomar responsabilidad de ayudar en del lugar durante sus estudios además de sus prácticas. Dicho y hecho, el día veía a Marcellus en la librería, catalogando cajas y cajas de material que sería catalogado, ofrecido al público y un tanto más reemplazado por ediciones más adecuadas.
 
El joven tomó su varita y se concentró, murmurado el conjuro que sus tías le habían enseñado para dividir el lugar entre la sección mágica y no mágica, pues la librería tenía material de ambos géneros.
 
Bajó la varita, mirando las múltiples cajas en el suelo y todos los estantes que debían ser arreglados, en lugar de seguir tomó uno de los libros, cuando una figura se acercó a la puerta de la librería. 

Marcellus caminó para dar una disculpa, el lugar aún no estaba listo, pero quería hacerlo en persona, después de todo les gustaría conservar a los antiguos clientes de Five Corners de ser posible.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Laise Den Adel el Sáb 1 Mar - 1:21

Volvería. Eso fue lo último que dijo antes de ser internada por cuenta propia en un centro de rehabilitación en Miami, Lucian había sido perfectamente discreto con ello y nadie sabía que había pasado con la ex-presidenta Epsilon, despues de, precisamente dejar de serlo. Tomó la situación de la peor manera, adentrandose en una vorágine de caos y autodestrucción, su depresión la orilló a dejarse auxiliar por el alcohol y su desastroso efecto. Realmente la chica ya no lucía como todo el mundo la recordaba, discreta, altiva y con un elegante y fuerte porte, todos se referían a ella como la "La zorra que trajo infortunio a la fraternidad por meterse con un sucio navajo" y eso incluía a sus amistades. Olvidaron el nombre de Laise Den Adel absolutamente y todo lo que estuviera involucrada con ella.

Lo único que la volvió a traer de vuelta a la realidad era precisamente el deseo de convertirse en una gran legeremago, se lo había prometido a su abuelo, a escondidas de su hermano y de su desaparecida madre. Había encaminado su rumbo hacia esa dirección, fue la llegada de un hombre que lo puso todo de cabeza, un hombre que ahora no era más que un mal recuerdo para la alemana, alguien que la hizo decaer hasta lo más profundo y vil de su propia naturaleza.

Se dio un tiempo al internarse y dejó en pausa el curso de legeremagia que llevaba con Marcellus Lovecraft, impartido por el mismísmo Auberon Wardwell, a su regreso lo volvería a tomar y se esforzaría el doble para estar a la altura del conocimiento de Marcellus sobre el tema. Sería la primera vez que no vería con miedo al padre de Charlotte y Lucienne, lo miraría con respeto y nada más. Quizá por eso había decidido ir a buscarlo, para decirle que regresaría pronto Bk. Se dio cuenta de que su familia adquirió la biblioteca Five Corners y decidió ir a buscarlo. Llegó al lugar y lo vio entre un montón de papeles, tratando de poner orden al desastre que había ahí.

-Hola Marcellus- La voz de la chica sonaba muy diferente, como si algo dentro de ella se hubiera roto. La visión que ella daba a los demás era un poco escalofriante.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 1 Mar - 2:33

Lo que sea que fuera a decir se desvaneció al ver a Laise en la puerta del lugar, saludando con una voz que parecía querer ser gélida, congelar todo a su alrededor y no dejar a nadie pasar, que nadie viera, que nadie se diera cuenta… y fue precisamente so lo que le dijo a Marcellus que Laise no estaba bien.
 
"Laise…" dijo en un murmullo, mirando a los ojos mientras se acercaba para cerrar la puerta sin dejar de verla.
 
Tenía el porte de elegancia y orgullo por el cual la conocía, pero esta parecía estar ahí como un escudo ahora y no como antes. Tiempo atrás ese porte era el reflejo de Laise, ahora parecía una barrera.
 
Se acercó, tentativamente colocando una mano sobre al antebrazo de Laise y dio una pequeña sonrisa, la cual mostraba preocupación con claridad.
 
"Dioses, hace tanto tiempo que no te veo," como era la excusa perfecta, la utilizó para abrazar a Laise en ese momento, dejando terreno para que ella lo soltara si no estaba cómoda.
 
Era extraño, como ellos se llevaban bien a pesar de surcar terrenos diferentes en ciertos puntos, pero similares en otros, encontrando un terreno en común que eventualmente se convirtió en una amistad.
 
Había escuchado los rumores al regresar a BK, las voces de alumnos que no conocía hablando de la destituida presidenta de la fraternidad de lila. No era de aquellos que creían todo lo que escuchaban, mucho menos sin evidencia, además por respeto a Laise, tenía que escucharla a ella antes que a las voces de los desconocidos. Se preguntó si ella le permitiría acercarse, como antes o lo alejaría de inmediato. 

Fuera cual fuera la reacción, no quería dejar de intentarlo.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Laise Den Adel el Sáb 1 Mar - 5:13

Solo esbozó una ligera sonrisa al sentir el cálido abrazo del Marcellus y no pudo hacer otra cosa más que abrazarlo con igual o mayor fuerza. Estaba bastante necesitada del cariño y la comprensión de una persona como Marcellus, a quién le daba igual que era lo que fue.

-Sí, lo sé Marcellus. Hace mucho tiempo....-dijo tranquilamente. Con un brazo tocó su espalda para corresponderlo y darle la señal de que por hoy eran suficientes las muestras de afecto. Estaba impoluta, no propiamente en el sentido literal, si no que así se sentía, limpia sin nada que la atormentase por las noches. Viviría bajo el lema de "un día a la vez" y al máximo, alcanzando todos y cada uno de sus propósitos. No le importaba si su madre decidía ya no aparecer jamás, la cuantiosa fortuna de los Den Adel había caído en las manos de Lucian y este lo estaba administrando de la manera correcta, eso era suficiente para ella.

Era extraño que la primer persona que vió al salir de ese lugar fuera a Marcellus y no a su hermano Lucian, quizá por que sabría que el animago no se cansaría de mirarla como cachorrito desprotegido y abandonado. Laise detestaba que la mirase así, sentía como si le diese una infinita lástima y no pretendía hacerle causar a su hermano esa sensación, le enojaba en demasía que lo hiciese. Antes de que Laise entrara al rehabilitación, ambos chicos limaron asperezas y dejaron en claro que cada quién tenía su propia vida y que la viviría como mejor le pareciere.

Estaba decidida, dejaría la fraternidad y les dejaría en claro a todos que un Den Adel podía sobresalir a voluntad propia sin necesidad de algun tercero, llámese apoyo moral, presión social o bien deber cívico. Le causó gusto volver a ver a su amigo y compañero, sentir que no todos rezaban por que no volviera, que aún había gente que en realidad le tenía estima. Cerró los ojos, sonriendo para sí misma, esa era una victoria personal, el primer paso después de su rehabilitación ya estaba concluido.

-También te he echado de menos. ¿cómo estás?- A pesar de que se sentía bastante feliz por ver una cara familiar, la forma con la que se dirigía era un tanto diferente, era rígida y bastante fría. Se podían ver que debajo de esos brillantes ojos grises yacían un par de ojeras oscuras y marcadas, obvias señales de no dormía nada bien. aún mantenía esas pesadillas en las que seres bastante lúgubres comían a una persona, era un sueño que repetía constantemente, en una de sus borracheras una vez intentó hacerse un obliviate ella sola, llegó a ese punto de la situación.  Era bastante extraño que la alemana tuviera una relación tan estrecha con el joven, teniendo él como prima a Odille Lovecraft, una de las chicas a las que más detestaba en el mundo.

-Supe que absorbieron Five Corners...¿qué tal?
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 1 Mar - 19:46

Suspiró asintiendo con la cabeza y poco a poco soltó a Laise y asintió con la cabeza, sonriendo ligeramente mientras le señalaba el lugar.
 
"He estado bien, dentro de lo que cabe, ya sabe, de repente situaciones fuera de nuestro control pero hasta ahora nada del otro mundo," esa frase eta metafórica y literal a la vez.
 
Tomó algunos de los libres regados en el piso y los puso sobre las estanterías, tomando algunos otros para dejarlos en las cajas del material que no iban a utilizar.
 
"Compramos la librería, pero hay mucho material que no queda con el giro de Arkham, así que estamos, y por estamos quiero decir estoy, haciendo inventarío para ver que se queda y que no, por ejemplo," tomó una novela romántica que la verdad era de las peor calidad que él había visto, "Este definitivamente se va."
 
Se volteó para ver a Laise de nuevo y señaló la tras tienda, "Tengo algo de té y bocadillos, previne que estaría aquí toda la tarde, mis padres quieren que tenga amplia participación en esta sucursal." 

Marcellus se sintió bien de tener compañía, aunque más que nada, quería ver si Laise estaba bien.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Laise Den Adel el Mar 4 Mar - 15:04

No creyó sentir tanto apego por alguien como Marcellus, es decir, era su amigo y lo tenía en estima pero sentir ese abrazo suyo la desconcertó absolutamente. Era bueno que, de vez en cuando las personas ajenas a ella la vieran de una forma diferente, agradecía por haberse topado con el joven en lugar de haber llegado al lugar en absoluta soledad.

-¿Situaciones? ¿qué situaciones? Si no es indiscreción preguntar…- Notaba algo que no estaba bien el joven, quizá tenía que ver con los problemas familiares. El hecho de hacerse cargo de un negocio tan joven y el solo pues podría sacar de quicio a cualquiera, era demasiada responsabilidad. O quizá, todo lo que pensó no era más que un absoluto error, Marcellus tenía problemas de otra índole, poco a poco descubriría de que se trataba, por lo pronto le bastaba pasar el tiempo con él, justo ahora no tenía las ganas de regresar de BK, no se encontraba del todo lista.

-¿Quieres una mano? No tengo nada qué hacer y la verdad que no estoy en condiciones de regresar a BK- Sonaba triste, pero en seguida cambió su cara por una más amena, no quería darle preocupaciones a Marcellus, mucho más de las que ya tenía. Le sonrió y comenzó a ver algunos libros viejos en las estanterías y notó uno que particularmente le era interesante, decía ”Oniromancia: El sueño como arma y escudo”, se lo mostró a Marcellus y sonrió socarronamente.

-Este es mío, es decir, lo tomaré prestado…- Quería saber a ciencia cierta que eran esos espantosos sueños que no la dejaban en paz, si tenían algún significado propio detrás de lo terribles que era, necesitaba saber si había algo más en su mente que la estuviera orillando a seguir soñando con eso.

- Supongo que por “amplia participación” se refiere a que te hagas cargo de la sucursal absolutamente, no te preocupes, yo puedo ayudarte con eso sin problema…- Se le ocurrió una idea, quizá la mejor en mucho tiempo, una sociedad para crear “Lovecraft & Den Adel”, su firma legal, no sonaba mal del todo, sin contar que ambos serían legeremagos.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Mar 4 Mar - 15:31

Una vez en la tras tienda, utilizó la barita para acomodar todo lo necesario para el té y separo una silla de la mesa para Laise, haciendo un ademan para ofrecerle tomar asiento.

"Verás…" le dijo en voz baja, tratando de no pensar demasiado en Mina y Claude, "Tengo la mala costumbre de encantarme con personas que son mas complicadas de lo que aparentan… ¿Eso debería ser el menor de mis problemas no te parece?" Negó con la cabeza para sí mismo, "No me hagas caso, estoy estresado por tener que poner esta tienda en orden."

Empujando una caja de libros a una esquina y utilizando la varita para recoger otra y cerrarla, Marcellus asintioo con la cabeza, "Seria de gran ayuda, te lo agradecería mucho, en teoría Odille también estará viniendo, pero aun no definimos los días, sus padres también le insistieron en participar en esta sucursal, creo que es un plan maquiavélico para que tengamos conocimiento de esta área del negocio familiar."

Miró el libro que ella había tomando, "Claro, si gustas te puedo buscar otros parecidos, dependiendo del nivel en que ocupes la información."

Si mal no estaba, su bisabuela del lado paterno había escrito un libro relacionado con los sueños, la locura y la interpretación de la misma, esperaba que el enfoque de Laise fuera meramente académico y no que lo necesitara. El libro de su bisabuela estaba muy enfocado a sueños provocados por haber perdido la razón o haber sido víctima de un gran trauma, es decir, haber visto demasiado.

"Amplia participación, exactamente, es otra forma de decir, pon este lugar en orden para que este abierto al público, tus primos y primas te ayudaran, pero tienes que tener todo listo antes de ello," dijo en una mala imitación de la voz de su padre.

"Estoy practicando como litigante con unos conocidos suyos, pero no puedo estar en el despacho todo el tiempo porque aun no soy pasante, pero como te dije, siento que es una conspiración para hacernos conocer todas las ramas de negocios familiar posible, está incluida."

Asintió de nuevo con la cabeza, "Tu apoyo me seria de gran ayuda, no tenía idea que esto fuera tan complicado y eso que aun no he levantado el conjuro que divide las secciones comunes de las mas especializadas."

Miró los libros en cajas selladas en la esquina, tendría que usar magia para abrir esas, por seguridad.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Laise Den Adel el Miér 5 Mar - 17:15

Rápidamente se adentró a la biblioteca, justo en la parte trasera. Se sentó en el asiento que Marcellus le ofreció y se cruzó de piernas, escuchó con suma atención todo lo que le decía, no se tenía que ser adivino para saber a lo que se refería con aquello de “personas que con más complicadas de lo que aparentan” si alguien sabía de personas con esas características era la propia Laise. No hizo ningún comentario al respecto y dejó que él hablara, cuando mencionó a Odille, no pudo hacer otra cosa que apretar la mandíbula y mirarlo extrañada, parecía que Marcellus estaba en completa ignorancia de su situación con su prima. En un movimiento sacó un cigarrillo del pequeño bolso de la blusa que llevaba puesta. No lo prendió por que estaban en un lugar donde fácilmente podría provocar un incendio, solo necesitaba tener algo en la mano para controlar su naciente ansiedad.

-Preferente de todos los niveles, es un tema que me atrapó… dijo con un poco de miedo en la voz.

Estaba insegura de contarle a Marcellus acerca de sus sueños, quizá el tuviera una visión mucho más clara y práctica de lo que realmente significaban y podría ayudarle a por fin descansar de una vez, esos sueños habían contribuido en gran manera a que Laise se refugiara en el alcohol.

-Siento que no quieres hablar de los procesos legales de tus conocidos, ni tampoco de lo que tu padre te ha pedido, es algo más. Siéntate Marcellus, hablemos, la librería puede esperar…-

Sacó su varita y comenzó a ordenar los libros que podía ver a simple vista, los ordenaba por tema, autor y año, así sería mucho más fácil encontrarles un lugar entre todo el desastre que había en la biblioteca. Se levantó y caminó unos cuantos pasos hacia él, relegó unos libros y los puso en una caja que decía “Deshechables”
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Jue 6 Mar - 0:31

Miró a Laise con duda por un momento y finalmente suspiró, dejando el libro que tenía en la mano a un lado y sentándose en la silla indicada, sirviéndose una taza de té y mirando el líquido con desinterés. Apoyó un codo en la mesa y su barbilla sobre su mano, usando una cuchara para menear el té desinteresadamente.
 
"Tu solías ser amiga de Mina, ¿no es así?" le preguntó en voz baja para luego mirarla a los ojos, "He estado saliendo con ella."
 
De forma amistosa, de forma más seria por parte de Marcellus y completamente despistada por parte de Mina, hasta que finalmente decidió decirle lo que sentía por ella en un medio escrito, arriesgándose a que no funcionara, pero al menos era mejor que seguir tratando de ignorar el hecho.
 
"La conocí en la tienda de cupcakes un día que fui a ver a Harley… empezamos a hablar porque prácticamente me fue a presentar solo," se rio recordando el momento, "Harley me estaba ignorando y Mina no, una cosa llevó a la otra y la plática duró horas."
 
Se cubrió los ojos con las manos y bajó la cabeza, "No sé qué me está pasando, Mina ni siquiera es el tipo de persona con la que yo suelo salir, pero… no puedo dejar de pensar en ella."
 
Incluso recogiendo cajas de libros y ordenando estantes, pensaba en ella, trabajaba más duro para no pensarle y no tenía éxito… y ahora estaba viéndose claro, le desesperaba ser tan obvio en ciertas ocasiones, como esta.
 
Negó con la cabeza dos veces y suspiró, "En serio, este debería ser el menor de mis problemas, pero como verás, se está convirtiendo en el epicentro de los mismos." 

Porque Jesse estaba involucrado… porque corrían rumores que Bill podría tener algo que decir… porque Marcellus no pensó antes de actuar y no se arrepentía, simplemente no sabía que esperar.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Laise Den Adel el Dom 9 Mar - 4:12

Terminó de apilar algunos libros en orden y bajó la varita, la puso a un lado y tomó la taza que Marcellus le sirvió, le dio un pequeño sorbo y la colocó en el platillo de nuevo. Sintió una gran nostalgia al ver la escena en la que ambos estaban, no era la primera vez que conversaban así, tan cercana e íntimamente y eso la hacía un tanto feliz. Recordó aquella precisa vez que intentó hacer reaccionar a Marcellus después de su ruptura con Claude Darcy, lo único que pudo hacer en aquel entonces fue ayudarle a empacar sus maletas, eso y nada más.

Jamás se esperó que alguien como Mina pudiera salir con Marcellus, eran tan dispares, tan distintos, era básicamente un milagro que ella lo aceptara, a los ojos de Laise, Mina seguía endiosada con el imbécil de Jesse Crawford. Todo se sabía en BK y una de esas cosas era que, a pesar de estar legalmente divorciados, aún mantenían una relación y que ella tuvo una racha en la que iba de habitación en habitación dentro de la fraternidad Alpha Nu Epsilon. Por otro lado, no estaba muy cómoda con el “solías ser su amiga”, qué era lo que había pasado entre ambas para que incluso Marcellus lo notara. De igual forma, no quería que ella lo lastimara, no lo detendría por que ella era la menos indicada para hacerlo, no tenía la autoridad moral de siquiera insinuárselo, pero lo que sí podía hacer, era explicarle que su amiga no era para nada, una perita en dulce, al menos así tendría una idea de que terreno estaba pisando con ella.

-Comprendo. Estoy bastante sorprendida por esta confesión, ambos no son el tipo de ninguno y eso es preocupante y más para una persona como ella. Le gusta que se hable de ella y que la perciban diferente a como era en Salem, sea ha vuelto una perra altanera, no sé si me agradaba más antes o ahora, pero no es el punto. No estoy en posición de pedirte que reconsideres salir con ella pero ten cuidado, tiene una forma bastante “peculiar” de lidiar con los hombres. Se mordió la lengua en ese momento, sentía que la perra desconsiderada sería ella si le dijera a su amigo que Mina era una fácil, prefería mejor que el mismo lo intuyera o bien que se fuera con muchísima cautela.

-Y sí, ella se convertirá en el núcleo de todos tus problemas. No imagino que dirá Werther de todo esto, ni que decir de Benedikt o Sonja...oh no! Su padre!! Jair, estás en problemas- dijo sarcásticamente para darle un poco de diversión al tema y restarle solemnidad. Conocía realmente muy poco a la familia Schweinsteiger pero sabía que Barnabas Schweinsteiger cuidaba como a nada a su familia, que no le sorprendiera que alguna amenaza por aquí o por allá le llegase.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Odille S. Lovecraft el Dom 9 Mar - 4:44

Había decidido pasar a visitar a Marcellus y ver cómo le iba con la restauración de la librería que había comprado la familia. Odille sabía que en algún punto de su vida su padre la pondría a trabajar ahí, pero, sinceramente, le habían ofrecido un puesto en un bar mágico cerca del campus para cantar  de jueves a sábado en las noches y estaba muy tentada a tomarlo. Aunque seguramente su padre la obligaría a ir el resto de la semana a la librería al menos unas cuatro horas diarias. 

Pasó por la heladería y se compró un helado grande para hacer tiempo. No quería llegar demasiado pronto con su primo y eso le parecía buena idea. Se mantuvo ocupada haciendo los deberes que le habían dejado ese día sobre las acromántulas bebés y, sorprendida de si misma, tardó menos de lo que había pensado pero lo suficiente como para llegar a una hora decente a la librería. 

Caminó un poco hasta llegar a donde estaba antes la librería Five Corners y que ahora se llamaba Arkham para encontrarse que Marcellus estaba bastante ocupado nada más y nada menos que con Laise Den Adel. A Odille le hirvió la sangre y miró la caja transportadora de plástico transparente que llevaba en la mano izquierda.

Le había tocado cuidar a Maitika -llamada en honor a la de la película de Jungla a Jungla-, la tarántula que vivía en el aula de clases y que utilizaban para enseñar la anatomía de las arañas comunes o las acromántulas bebés. A Odille le agradaba y a Maitika parecía agradarle Odille, así que se llevaban bien. 

Era bastante dócil aunque no pareciera. Odille sabía tratarla y le cazaba sus mosquitas para que el animalillo pudiera comer y Maitika le agradecía no saliéndose de su pequeña jaula transportadora que usaban para llevarla de un lado al otro. Era un buen equipo, pensaba Odille. Incluso Maitika le había ayudado muchas veces a tramar pequeñas venganzas contra gente indeseable. 

Observó a lo lejos a la gente y encontró una persona adecuada. Su misma altura y complexión e incluso el color de su cabello se parecía al suyo en ese momento que comenzaba a verse pelirroja por el enfado. Rápidamente se transformó en aquella chica pelirroja y después de escucharla unos segundos pudo imitar su voz con acento inglés sin problema alguno. 

Abrió una de las ventanas de la librería e introdujo a Maitika suavemente por la misma. La hizo levitar con la varita hasta que llegara a la cabeza de Laise, de forma suave, sin que sintiera que algo le caminaba sobre la cabeza. Cerró la caja transportadora y decidió entrar corriendo como banshee demente.

-¡Oh, Oh, OHH! ¿Maitika, Maitika mía, a dónde te has metido? ¡¿Dónde estás?! ¿Alguien ha visto una tarántula? Juraría haberla visto entrar por....-se giró a mirar a Marcellus y a Laise con cara de angustia intentando conservar la calma al ver a Maitika posada en la cabeza de la morena y la señaló con un dedo regordeto-....oh...OHHH...ahí está.-y de pronto, Maitika decidió caminar sobre el cabello de Laise y... si, cayó sobre su escote.-¡Oh, Maitika, mala Maitika!

--------
Bichito lindo <3
Aspecto
avatar
Estudiantes
Mensajes :
410

Odille S. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Dom 9 Mar - 5:07

Se encogió de hombros y asintió con la cabeza, pues era cierto. Laise tenía razón en sus palabras, el decir que Marcellus no era el tipo de hombre con el que Mina solía salir, así como Mina no era el tipo de persona con la que Marcellus normalmente saldría.
 
La mención de que Mina quería ser percibida diferente en Salem le llamó la atención, porque recordaba como Mina le había comentado al respecto de su forma de ser en contraste con como solía ser en Salem, mas afirmó que no había cambiado por completo, sólo como se presentaba ante los demás.
 
Frunció el entrecejo cuando Laise habló de hacerlo recapacitar sobre salir con Mina, o más bien no estar en posición de hacerlo, pero fue el comentario de su trato hacia otros lo que lo hizo ladear la cabeza en duda.
 
"¿A qué te refieres con eso?" le preguntó.
 
Puso una expresión cómica al escuchar los nombre de los parientes de Mina, porque sinceramente se le habían olvidado y no pensó en que podrían decir ellos, después de todo era muy pronto para pensar en esos puntos, estaban saliendo apenas hace poco.
 
"Ah, pues verás, ni siquiera lo había considerado…" se mordió el labio y la miró con una expresión cómica, relajando un poco el ambiente.
 
Parpadeó y de pronto había algo definitivamente fuera de lugar con Laise y al parecer era el arácnido sobre su cabeza, "Ah… Laise…" 

Antes de poder advertirle, una joven había entrado a la librería buscando a alguien y por su expresión, era la campante criatura sobre la cabeza de Laise, quien decidió avanzar y perderse en el escote de la chica. Marcellus no se sonrojó no porque el ver el busto de Laise no lo ameritase, sino porque el tener una araña sobre ti no podía ser algo que Laise fuera a tomar de forma tranquila.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Laise Den Adel el Dom 9 Mar - 5:55

Se cruzó de piernas mientras le sonreía al joven, la plática era así: sencilla, rápida pero con sentido, no era un cotilleo insulso sin pies ni cabeza, se hablaba del corazón de un joven que era capaz de entregarlo todo por el ser querido, Laise entendía perfectamente que en ocasiones el destino jugaba malas pasadas y mucho más en el terreno romántico, el más claro ejemplo era Thomas Chee. El navajo fue, es y será la perdición de la alemana, ahora lo comprendía y abrazaría el hecho de que pensarlo era demasiado dañino para ella, por ese lado que Marcellus sintiera algo por Mina no le parecía tan descabellado después de todo.

-Sucede que también estuve en una situación similar a la tuya Marcellus, ya habrá tiempo de conversar acerca de eso…- Aun no estaba lista para volver a tocar ese tema, debía tomar las cosas con calma y seguir con los planes que tenía. Tomó de nuevo la taza y terminó el té que aun quedaba en ella. Se sirvió un poco más y siguió poniendo atención a cada palabra dicha por Marcellus cuando de pronto encontró una extraña sensación en su cabeza. Simplemente razcó y prosiguió. Lo peor vino después, las pequeñas y peludas patas de la araña caminaron sobre el busto de Laise quién de inmediato vió al animal y rompió en gritos de absoluta histeria.

-QUITAMELA MARCELLUS! QUITALA! QUITALA AHORA! Se levantó de la silla y comenzó a moverse aritmicamente para tratar de retirar al animal de ella, el color de sus mejillas subió de un momento a otro, le tenía un respetable temor a las arañas pero nada que no pudiera manejar, ahora que tenía una encima terminó por odiarlas y detestarlas y desear que ardieran en el infierno. En un impulso, la tomó con su mano y la arrojó lejos, dando un potente grito, ¿de donde demonios había salido aquella horrible cosa?

Laise volvió en sí y vio a la chica pelirroja que ciertamente buscaba al arácnido, la ubicó con la mirada y sin pensarlo, tomó la varita de la mesa donde estaba y apunto directamente hacia ella. Su respiración estaba muy agitada, sus ojos estaban cubiertos de lágrimas que caían involuntariamente. Aun tenía la terrible sensación del caminar en su pecho, movió la cabeza hacia los lados para quitarse ese pensamiento, apretó fuertemente la varita y levantó el mentón furiosa. No había razonamiento dentro de la mente de Laise, jamás se había asustado tanto en su vida, ni siquiera el día que Lucian le llevó una boa constrictor a su loft.

-Crucio- Miró a la chica y deseó que sufriera por lo que había hecho, tuviera la culpa o no.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Odille S. Lovecraft el Dom 9 Mar - 17:09

Había obtenido la reacción que quería. No podía evitarlo. Laise era una de esas personas que la enervaba. Más por el hecho de quién era y cómo era que por haberse acostado con Thomas -aunque ese también era un factor muy predominante en la ecuación, tenía que aceptarlo- y le costaba mucho, mucho trabajo mantenerse con cara de nervios, con su disfraz de chica pelirroja sin chiste alguno y no echarse a reír por la cara de pánico de la Epsilon. 

No le encantó que aventara a Maitika por los aires. Siguió al arácnido con la mirada y una vez que Laise había dejado de gritar como banshee demente, comenzó a buscarla diciendo su nombre en una pequeña vocecita para evitar que se echara de cabeza. La buscó y la buscó hasta que finalmente encontró a Maitika. La tomó suavemente de los costados, la observó para verificar que no le hubiera pasado nada, le susurró una disculpa para que solo ella la escuchara -si, claro- y la metió en su cajita transportadora con la tapa color rosa. 

No se esperaba ese crucio.

El dolor la tomó por sorpresa y era algo que jamás había sentido. No se comparaba en nada que conociera. Le recorrió desde su abdomen hasta la punta de todos y cada uno de sus cabellos y hasta la punta de los dedos de sus pies. La hizo retorcerse en cuestión de segundos, haciéndola caer al suelo, retorciéndose, abrazándose a si misma como si de esa forma pudiera hacer que el dolor desapareciera. 

Sabía que no sería capaz de mantener su apariencia falsa por mucho tiempo, eso estaba claro, y por dentro solamente escuchaba su propia voz diciéndose lo estúpida que había sido junto con la repetición de "mierda, mierda, mierda" como si fuera un mantra que la sacaría de ese apuro. Tendría que haber sabido que clase de persona era Laise. Lanzándole una maldición imperdonable a una muchacha en apariencia inocente que, a ojos de cualquiera, ella solamente había perdido a su mascota. Las intensiones eran otras completamente, evidentemente, pero eso hablaba del tipo de calaña que era la Epsilon. 

Como lo había pensado, su apariencia no duró absolutamente nada. Poco a poco, con el dolor, su rostro fue adoptando sus rasgos normales, lo único que prevaleció fue el color del cabello y de sus ojos: rojo carmesí. No sabía si la estaban viendo y giraba el rostro hacia donde no estaban ellos. Ya daba igual que Marcellus se diera cuenta que había sido ella. 

El dolor poco a poco fue cediendo. Habían sido a penas unos pocos segundos, pero el dolor lo había sentido hasta sus entrañas. Sentía los ojos llorosos y un dolor repiqueteante en todo su cuerpo. 

-Date cuenta quiénes son las personas que frecuentas, Marcellus-carraspeó, aún dolorida-Tan cobardes que les gusta atacar gente inocente.-Dijo, aún sin levantarse del suelo, observando la caja transportadora de la tarántula en el mismo, volteada y con todo el hábitat destrozado. Afortunadamente el arácnido seguía dentro de la misma. Si se hubiera salido, quizás Laise hasta le lanzaba un avadazo y ahí quedaba la pobre Maitika. 

Comenzó a ponerse de pie, con las manos y las piernas temblorosas. Recogió a Maitika, se sacudió la ropa de forma innecesaria. Se limpió las lágrimas con el dorso de la mano de forma violenta. Se podía apreciar el fuego en sus ojos. Dio unos cuantos pasos y se encontró frente a frente con Laise, con su pequeño tamaño y todo, la miró a los ojos de forma desafiante.

-Tienes tanta, pero tanta suerte de que estemos en propiedad de Marcellus. Tanta, que no te haré volar en pedazos en este mismo instante.-le dijo, entrecerrando los ojos, con una voz muy distinta a la que normalmente usaba. Una desafiante, grave y llena de amenazas.-Yo de ti, me cuidaría la espalda y, si tienes suerte, una demanda sería lo de menos. A fin de cuentas tengo mi testigo. Qué pena siento por tu caso.

Miró a Marcellus de forma indescifrable. Él sabía que podría demandar a Laise si quisiera, la había atacado con una maldición imperdonable. Y eso era lo de menos, más le valía comenzar a mirar por encima del hombro. Odille no se tentaría el corazón por ser amiga de Marcellus. 

Dirigió una última mirada a Marcellus, hizo un ademán de quitarse el sombrero inexistente que llevaba en la cabeza y salió por el mismo lugar donde había entrado, no sin antes restregarle en la cara a Laise la caja transportadora de Maitika una vez más. Y como llegó, se largó por el camino adoquinado de la plaza comercial.


Última edición por Odille S. Lovecraft el Dom 9 Mar - 19:48, editado 1 vez
avatar
Estudiantes
Mensajes :
410

Odille S. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Dom 9 Mar - 19:22

Intentó ayudar a Laise como debía hacerlo cuando la chica reaccionó más rápido que él y de todo se volvió un caos, la araña había sido arrojada al otro lado de la tienda y Laise había conjurado una maldición imperdonable sobre la joven.
 
"¡Maldita sea Laise, qué te pasa!" la tomó por la muñera para detenerla de conjurar cualquier otra cosa, "Fue un accidente no te—"
 
Dejó de hablar porque notó que la chica había cambiado de forma y pronto pudo reconocer en un instante a su prima. Ahora el escenario no parecía tan accidental como él había pensado. Estaba consiente que Odille no le se llevaba con Laise pero no sabía en qué niveles.
 
"¿Odille?" Miró a Laise con incredulidad mientras ayudaba a su prima, quien estaba en obvio dolor por la maldición, sin embargo la chica no quería lastimarla, sabiendo que el efecto colateral inmediato del crucio dejaba cierto grado de sensibilidad y dolor que tardaría otro rato más en desaparecer.
 
Las palabras de Odille fueron como una bófeta y su expresión lo mostró, pero se negó apartar la vista de su prima, colocó las manos cerca de sus hombros, mas no la estaba tocando y se vio visiblemente preocupado, "¿Estás bien, necesitas algo?"
 
Odille estaba enojada con él, eso era evidente y le causaba una angustia terrible, Odille era su prima más cercana, como su hermana, la persona en la que más confiaba.
 
"No, Odille…" murmuró solo para que ella lo escuchara aunque sabía que no era su culpa. "Hablaremos después, ¿sí?"
 
La vio partir sin decir nada o contradecirla porque tenía razón, Odille podía demandar si quisiera, estaba en su derecho y a pesar de que no tenía nada contra Laise pero había lastimado a su prima, a su hermana, sin una buena razón.
 
Suspiró y cerró la puerta con llave, dando media vuelta se recargó en ella y miró a Laise con furia en los ojos.
 
"¿Tienes una buena explicación para lo que acabas de hacer?" le exigió entre dientes, "Le lanzaste un crucio a mi hermana por una estupidez," remarcó con un tono fuerte, su voz a punto de hervir, "Y debo remarcar… una que inicialmente parecía un accidente, ¿estas consciente de la larga lista de consecuencias que eso pudo haberte traído?"
 
Se pasó las manos por el cabello, tratando de controlar la ira que estaba sintiendo porque quería entender que jodidos había pasado por la mente de Laise al hacer aquella acción. 

"Explícame que scopata estabas pensando...dannazione"
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Laise Den Adel el Dom 9 Mar - 20:14

Aquella maldición imperdonable brotó de la boca de la joven así, natural y sin pensar, después de haber perpetuado aquel terrible hechizo vino a ella la culpa, tenía que admitir que si se excedió, no era la forma más prudente de actuar pero el enojo y el susto era tal que la única forma que encontró fue esa. Luego, para colmo de males, aquella chica pelirroja comenzó a cambiar completamente apariencia. Si estaba molesta por lo que había sucedido ahora lo estaba mucho más al darse cuenta de que esa mujer era nada más y nada menos que Odille Lovecraft. La muy desgraciada se había atrevido a meterse con ella, jugándole lo que evidentemente era una broma. Jamás había actuado contra ella por más que hubiera tenido de hacerle pasar la más vergonzosa de las situaciones, se lo había prometido a Thomas y llevó hasta ese momento a cabo su promesa, ella la había atacado abiertamente en un terreno que le beneficiaba, ¿quién era la traicionera entonces? Laise solo se defendió del ataque, quizá en cómo se dieron las cosas no eran precisamente las más adecuadas pero fue lo primero que pudo accionar en su mente.

-Tan cobardes que utilizan un disfraz para poder joderle la vida las personas…-

Respondió llena de desdén. ¿Quién se creía esa malnacida que era? ¿qué por ser prima de Marcellus no obtendría su venganza? Estaba demasiado equivocada. La vio acercarse desafiante hacia ella y simplemente se cruzó de brazos y mantuvo su vista en ella y en sus odiosos desplantes. Le daban unas tremendas ganas de barrer el suelo con ella, solo por que sí, realmente no le había hecho nada, solo era la exnovia de Thomas, el mismo estatus que ahora tenía ella, si es que se podía llamar “noviazgo” a lo que esos dos tuvieron.

-No sé qué te detiene, mosca muerta. No te importó hacerme esto enfrente de él. No le veo el caso a tu “advertencia”…- La retó. No entendía cómo o porqué le decía todo aquello a Marcellus si quién lo provocó fue ella. La detestaba, eso era un hecho pero de hecho a demostrárselo abiertamente pues jamás lo había hecho, era muy discreta con ello no por que quisiera si no por que desafortunadamente había una promesa de por medio y ahora que lo pensaba bien, ya no tenía por que mantenerla si ella tampoco tenía nada que ver con el navajo.

Fue una suerte que se hubiera ido, de lo contrario quién sabe que pudo haber pasado entre esas dos. Después del enfado vino el malestar de haber lastimado a la familia de Marcellus, odiosa o no ella era su familia y contra eso nada se podía hacer. Aceptó cualquier reclamo por parte del joven y lo llevó con aplomo, no bajaría la cabeza jamás ante nadie, además ella fue quién se lo buscó.

-No, no tengo una buena explicación, fue simplemente un impulso, además tu lo has dicho “inicialmente” parecía un accidente, es más que claro que lo hizo a propósito. Estoy perfectamente consciente de las consecuencias y cuento de antemano que esto afectará nuestra relación Marcellus pero debes saber que odio, deteeeeeeesto a tu prima, simplemente la aborrezco… se sinceró con el chico, ya no tenía caso estarse guardando toda la billis que escupía por la boca cada que recordaba a esa maldita rubia desabrida.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Lun 10 Mar - 8:07

Marcellus sostuvo el puente de su nariz entre sus dedos anular, pulgar e índice, sintiendo un ligero dolor de cabeza empezar a formarse por todo aquel encuentro. Conociendo a Odille, no iba a escuchar el final de esto de aquí a por los menos unas cuantas semanas, después de ello se volvería mas esporádica la mención, pero nuca se iba a ir por completo, lo sabía y lo estaba empezando a visualizar para aceptarlo, lo peor de todo es que ahora Odille tenía una razón muy válida para echarle en cara su disgusto por Laise.

"Odille no es de tu agrado, lo entiendo." El termino le quedaba corto, pero Marcellus no iba a usar otro, "Evidentemente tu tampoco eres del agrado de Odille," el intercambio entre ambas había sido más que suficiente para comprobar eso, "No te estoy pidiendo, ni a ti ni a ella, que sean las mejores amigas, pero… ¿podríamos dejar a un lado las promesas de retribución absoluta? Solo quiero que se lleven civilizadamente, al menos podrían ignorarse mutuamente si lo anterior es mucho pedir…"

No le gustaba verlas pelear, ambas le importaban mucho, "Por favor…"

Tendría que pedirle lo mismo a Odille, aunque no sabía si ellas lo escucharían o si quiera lo considerarían, pero no iba a quedarse callado.

El resto de la explicación lanzó una alarma en su mente.

"Un impulso," dijo en confusión y miró a Laise con duda, "Alguien te hizo una ofensa y tu primer impulso fue lanzar una maldición imperdonable…"

Marcellus no era un desconocido a las Artes Oscuras, eran terreno familiar para el y los suyos, las conocidas y desconocidas, sin embargo eso no quería decir que fueran por la vida lanzando imperdonables en reacción automática. Miroo a la Laise, tratando de ubicar algún punto en su vida en que su amiga presentó alguna tendencia tan impulsiva, tan poco pensada o calculada.

Estaba furioso con el incidente y si bien tendría que ser partícipe de enmendar la situación de un modo u otro y no dejaría a Laise simplemente lanzar tan poco justificadas palabras como explicación, también se notaba preocupado, porque recordaba a Laise de forma diferente.

"¿Qué te pasó?"

Definitivamente algo había ocurrido y Marcellus tenía el presentimiento que había sido de un gran impacto para Laise.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Laise Den Adel el Lun 10 Mar - 19:45

Respiró profundamente y volvió a sentarse en la silla, preocupada por la grieta que significó ese encuentro con Odille en la relación con Marcellus. Laise había ignorado a Odille, siempre lo había hecho, cuando la veía la trataba lo menos posible para no terminar hiriéndola o algo peor. Ella fue quién cruzó la línea, quien hizo evidente el odio entre ambas, quién desató esta guerra, no Laise.

-Y así era, Marcellus. Evitaba constantemente a tu prima precisamente por eso, pero acabas de ver que fue ella quién se atrevió a cruzar esa línea, no puedo simplemente dejar esto así…- No le gustaba tener que hablar de eso con él, lo estaba poniendo en una complicada situación y eso era lo que menos quería, no podría ser tan desconsiderada con él, después de que Marcellus ha sido de las pocas personas que aun conservaban estima para ella.

Luego vino algo peor, analizó lo que él dijo y de verdad se sorprendió, esa fue su primera respuesta ante una ofensa, no lo pensó, simplemente se dejó llevar por el odio ¿Qué estaba pasando con ella? Se inclinó desde su silla y tocó su frente con ambas manos. Eso no estaba bien, ella no hacía esas cosas, prefería otro tipo de acciones para devolver las humillaciones pero jamás una maldición imperdonable. Recordó aquello de la demanda y antes de que otra cosa sucediera, conjuró un accio para levantar algunos libros, si revisaban el último hechizo en su varita sería exactamente un accio y así no tendría que ir con la justicia a dar la cara, así actuaba la verdadera Laise, astutamente y con la cabeza fría, no debió permitirse salirse de control pero ya no había nada que hacer.

Instantes después llegó la pregunta que hizo que la alemana se congelara, sintió la pregunta con mucho más contexto de lo que hubiera esperado. No sabía –o no quería aceptar- que había pasado con ella, por que de un tiempo para acá, reaccionaba tan mal.

-No lo sé y me asusta…- Hubo dos sucesos que marcaron la vida de Laise, el primero fue ver el desollamiento de Adrien Morgan frente a Auberon y Lucienne Wardwell, el presidente de la fraternidad Alpha, su mejor amigo Miles Selvagii y Werther Schweinsteiger y el otro fue aquella tortuosa noche en la que el mismo Adrien Morgan perdió la cabeza y torturó de maneras inimagibles el cuerpo y espiritú de Laise, para bien o para mal, ambos sucesos fueron olvidados por la alemana pero aún quedaban estigmas, marcas imborrables que ahora no entendía, lo que la llevó más a ese agujero negro que se estaba convirtiendo su vida era ese malsano amor por Thomas Chee, eso terminó por quebrarla.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Lun 10 Mar - 22:18

Hizo una mueca de resignación, porque Laise tenía razón y había sido Odille quien inició todo el encuentro en la que ahora veía como una broma pesada que surgió en el momento. Tendría que hablar con ella para saber qué había pasado por su mente, además de saber si estaba bien y como se sentía al respecto, que haría y como actuaría.
 
Odille le importaba demasiado, era su prima, su mejor amiga, su hermana.
 
"Si, pero exageraste." Le dijo en voz baja, porque aún seguía impresionado que la reacción inmediata de Laise hubiese sido aquella, si hubiera sido una persona ajena a ellos, Laise ya estuviera en camino a declarar al Ministerio, el que ahora Odille estuviera con la ventana abierta para cobrar venganza no era un pensamiento reconfortante, de hecho, no estaba seguro cuál de las dos opciones era peor.
 
Sus movimientos y su respuesta exaltaron la alarma que ya había escuchado en su mente, Laise no se veía bien y el momento de conjurar el Accio fue precisamente para borrar el rastro del cruciatus que había realizado por un impulso.
 
Se acercó a ella, tomando la silla cercana y colocándola frente a Laise, agachándose para apoyar sus codos en sus piernas y buscar la mirada de Laise.
 
"¿Crees que puedes ubicar el punto en que las cosas empezaron a cambiar para ti?" le preguntó tratando de ser objetivo, "La bifurcación que te llevó aquí."
 
Se acercó un poco más, agachándose para poder encontrar la mirada de Laise, quien parecía más perdida en su pensamiento que en el momento.
 
"¿Qué te hicieron Laise?" se preguntó en voz alta, "¿Quién te orilló a dejar de ser tú?" 

El notó que Laise había cambiado, pero no sabía en qué escala y sintió ira de que así fuera, porque entonces alguien tenía que responder por el hecho, tal vez incluso la misma Laise, pero no creía que fuera de lleno, tenía que haber influencias externas.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Laise Den Adel el Miér 12 Mar - 0:14

Las preguntas que hacía el italoamericano cada vez se tornaban más y más dificiles, no tenía idea de como responderlas, que explicación darle a todos esos radicales cambios que sufrió. Pero podría platicarle acerca de lo que tenía a la mano; la desaparición de su madre, sus continuas pesadillas, su inexplicable y desbordante pasión por Thomas, la destitución de la presidencia y su recién sanada adicción al alcohol. No quiso mirar a los ojos a Marcellus y desvió su muy turbada mirada hacia otro lado, ya no sabía si era mejor exteriorizarle todo o bien dejarlo como estaba, sin decir palabra alguna.

Sabía que había hecho mal, no podía remediarlo aunque quisiera y debía afrontar las consecuencias de todos sus actos, la disyuntiva era el porque actuó así, que historia había detrás ese comportamiento tan irascible y explosivo, tan diferente de como la recordaba Marcellus. Ella era bastante discreta, amable y un poco tímida, odiaba los chismes, prefería mil veces estar estudiando que ir a reuniones sociales, ir a Broadway al estreno del musical de temporada, reparar muñecas de porcelana o juegos de té, era triste pensar que ya no era esa chica. También tenía su carácter, podía llegar a ser desagradable pero era rarísimo que se le viera así, de hecho prefería no salir de cuarto cuando estaba de mal humor para no crearse problemas, Todo empeoró desde la desaparición de su madre y la ausencia de Lucian durante un año y los demás sucesos consiguientes.

-No lo sé, Marcellus. Siempre estoy a la defensiva y estoy cansada, no he dormido bien en meses, constantes pesadillas no me permiten descansar, estoy harta de despertarme en medio de la noche empapada en sudor a causa de estos sueños.- Sin proponerlo ya había abierto la boca, ojalá el joven tuviera la paciencia y la tolerancia para entender todo lo que salía de la boca de Laise.

-Extraño a mamá, no sé donde rayos está, si está bien, si está viva o algo, Lucian fue en su búsqueda pero fue infructuosa, la necesito Marcellus, la quiero de vuelta! Su voz se quebró y dentro de esos ojos grises profundos se formaron lágrimas, amargas y dolorosas lágrimas que solo potenciaron más su impulso de beber. En ese momento deseó con todas sus fuerzas que el amargo y fuerte sabor del whiskey pasara por su garganta para mitigar la amargura que la aquejaba.[/b][/b]
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Miér 12 Mar - 11:36

Escuchó las palabras de Laise tratando de no exaltarse por ellas, ya que no servía de nada si el se ponía alterado o renuente, a Laise no le servía alguien que no pudiera más que decirle 'que mal', ella necesitaba soluciones y Marcellus estaba tratando de pensar en deliberaciones para proporcionarle opciones enfocadas en encontrar dichas soluciones.

Acercó la silla un poco más, casi rosando sus rodillas contra las de ella, apoyando sus manos en la orilla de la misma silla para mantener sus manos quietas y no entrar en el acto nervioso de pasárselas por el cabello una y otra vez, como era su costumbre.

"¿Ocurrió algo especifico que te hizo pasar a estar a la defensiva todo el tiempo?" le preguntó en voz suave, "Si uno o más te antagonizaron seguido, puede ser la razón por la cual cambiaste a estar en defensa sin darte cuenta, tratando de no verte vulnerada."

Miroo el libro que Laise había tomando cuando entró a la tienda, ahora olvidado sobre la mesa, ahora entendiendo un poco más porque lo quería. Se le ocurrió una idea, pero no sabía si Laise fuera a estar de acuerdo.

"Tal vez yo te puedo ayudar a buscar la raíz de las pesadillas y sellarlas," le ofreció, "Teoría de la Mente, ¿recuerdas?"

Indagar en la mente de otra persona, encontrar, sellar, canalizar un recuerdo o una idea, todo eso era posible, pero era algo muy personal, mucho más difícil de realizar si a quien se le hacía no estaba dispuesto.

Y la segunda propuesta también era complicada, "¿Qué tal te llevas con Odette y Anette?" se rehusaba a llamarle Brownie, incluso ahora. "Ambas son videntes… tal vez ellas u otro de los videntes de mi familia pueda ayudar a localizar a tu mamá."

Reluctantemente soltó la silla y temeroso de estar haciendo lo incorrecto o agitar aun mas a su amiga, abrazó a Laise de nuevo.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Laise Den Adel el Sáb 15 Mar - 2:23

Dejó que fluyera el llanto cómo pocas veces lo había hecho, era bastante liberador pero sentía que necesitaba decirle todo, toda la mierda que llevaba dentro que si no la sacaba cuanto antes terminaría por pudrirla a ella también. Se llevó una mano a los ojos, cubriéndolos para evitar que Marcellus la viera aunque no tenía ningún sentido que lo hiciese. El ojimiel seguía con esas preguntas tan complicadas a las cuáles Laise no tenía respuesta alguna, de haber sabido todo desde un principio pudo haber actuado acorde a la situación, el hecho era que los sucesos más traumáticos en su vida fueron arrancados drásticamente y no tenía idea de así fue.

-Te repito que no lo sé, fue una cadena de sucesos que me orillaron a esto. La ausencia de mi madre, mi destitución de la presidencia, el conflicto con Lucian…- Se tocó la cara llena de frustración y coraje. Y ahora lo recordaba también, jamás en su vida había discutido tan terriblemente con Lucian como aquella vez en el cumpleaños de Harley. Recordó que fue ella quién provocó todo aquello llevada por los celos que le provocó que Thomas la dejara para ir a hablar con su “querida” prima, hasta ese extremo llegó, de molestarse tanto con su propio hermano por culpa de sus celos enfermizos. 
Conforme pasaba el tiempo, Laise se sentía más y más desesperanzada y furiosa por no saber que hacer con su situación. Luego la voz de Marcellus la calmó.

Su pasión por la legeremagia y su compromiso se vió afectado con todo lo que pasaba, en un principio le parecía fascinante descubrir los misterios de la mente y entenderlos completamente, ahora era muy distinto, necesitaba adquirir todo el conocimiento posible para poder arrancarse esas terribles pesadillas de la mente y ver que era lo que la bloqueaba de esa forma. Asintió y le mostró el libro que yacía en la mesa.

-Hay algo dentro de mi que no está bien, Marcellus y quiero, NECESITO saber que es. Por eso mi premura de aprender sobre la legeremagia. Quiero que me ayudes, tengo tantas nebulosas en la mente que solo alguien de confianza podría desentrañar y tú eres esa persona, Marcellus.-

Las lágrimas seguían saliendo sin parar, estaba más que desconsolada, ni siquiera estando en rehabilitación logró hablar tan sinceramente como lo estaba haciendo en ese momento, de verlo de la forma poética, Laise estaba desnudando su alma frente a Marcellus. Después de llorar amargamente escuchó que quizá Brownie o su prima Odette podrían ayudarle, Laise sabía perfectamente que se refería a Brownie por “Anette” por que ese fue el motivo por el cual se conocieron, una confusión por su segundo nombre y primer nombre de la alemana.

-Brownie es mi amiga desde el instituto, a tu otra prima no la conozco aunque sé que es muy diferente a Odille y me alegra…- Había escuchado rumores sobre ella, que tenía un gusto por lo retorcido y lo siniestro digno del apellido Lovecraft y que no no se parecía en nada a su gemela, pese a que eran idénticas.


-Evangeline y Rashel la están buscando…no sé que va a pasar, si le pasa algo no me lo voy a perdonar jamás…- Lo último que habló con ella fue un “No me importa si desapareces, no te quiero cerca…” y eso la hacía sentir terriblemente mal.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 15 Mar - 15:03

No quería presionarla, Laise estaba genuinamente alterada, la veía llorar entre palabras de desesperación y movimientos cortantes y no sabía cuál era la forma correcta de hacerla sentir mejor. No justificaba lo que le había hecho Odille, probablemente nunca lo haga, pero ahora tenía una ligera confirmación de que definitivamente su reacción había sido una de muchas mal infundadas desde que al parecer sus problemas y miedos la habían alcanzado.
 
Tomó una de las manos de Laise en las suyas, manteniendo una calma absoluta, Laise no necesitaba que él estuviera nervioso o alterado, ella lo necesitaba firme para poder ofrecerle una ayuda sustancial.
 
"Puede ser difícil," le dijo en tono tranquilo, "Pero con suficiente dedicación podemos encontrar que es lo que está mal dentro de ti para que aquellos sueños te dejen en paz, para que recuperes tus noches y no te sientas que aquellos demonios te persiguen todo el tiempo."
 
Se había proyectado un poco, porque después de su viaje él se vio perseguido un tiempo por memorias de aquello que encontró y no fue hasta la intervención de su padre que pudo encontrar la forma de canalizarlas y librarse de la constante sobra sobre sus sueños.
 
Sin soltar la mano de Laise, usó su mano derecha para sacar un pañuelo de tela de su bolsillo, ofreciéndoselo para que se secara las lágrimas, en su rostro había una pequeña sonrisa, una oferta de confort mínima, pero presente.
 
"Brownie podría tratar de ayudar si se lo propones… o su padre, quien tiene significativamente mas experiencia…" frunció el cejo, pensando en Evangeline y Rashel, "Probablemente si lo ven necesario, Evangeline y Rashel pidan su intervención, en búsqueda de agotar todas las opciones disponibles."
 
Volvió a tomar la mano de Laise en ambas suyas, acercándose para hablar de cerca y con un tono de calma, esperando poder trasmitírselo.
 
"Podemos hacer que las cosas mejoren, de una forma u otra Laise." 

Probablemente sería difícil, pero podrían hacerlo con suficiente esfuerzo.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Laise Den Adel el Sáb 22 Mar - 23:26

¿Dificil? Sería casi imposible, no tenia idea de que era lo que la estaba poniendo tan mal y mientras siguiera sí, era mucho más que complicado dar un paso hacia adelante para avanzar en su situación. Cerró los ojos y trató de tranquilizarse, al sentir las manos de Marcellus entre las suyas le reconfortó, dejó salir un último sollozo para dar paso a una gran tristeza que se podía leer fácil en el rostro.

-Sé de antemano que será difícil, Marcellus. Lo que quiero es que termine, no importa cuanto tenga que sacrificar-

Quizá estaba lanzando palabra al aire que no podría cumplir, lo que le habían hecho y que ella desconocía iba mucho más allá de lo que ella misma podía soportar. Era un juego peligroso que hasta ese momento estaba decidida a jugar, cuando obtuviera las piezas perdidas de su rompecabezas mental, las cosas serían muy diferentes.

Tomó su pañuelo y limpió sus lágrimas, se quedó en un estado de sopor instantáneo, estaba mirando a la nada, tratando de organizar sus pensamientos, obligando a su cerebro a dar una pista, un indicio de que pudo haber pasado o bien por que tenía aquellos sueños.

Sin dejar su posición actual, soltó las manos del chico y las puso en su regazo, era más que claro que podían utilizar la legeremagia para poder descrubir lo que había en mente, también estaba el hecho de que quizá solo exageraba. Era muy remota la posibilidad pero Marcellus sabía como era Laise, tendía a exagerar y teatralizar todo cuanto le pasaba.

-Lo dejé en manos de Lucian. Supongo que él está agotando cada opción posible, cada recurso que el ministerio da para su búsqueda aunque no sé si sirva de algo…-

Había desesperanza en su corazón y hasta no ver a su madre con sus propios ojos no se haría ilusiones, no crearía expectativas por que la sorpresa que se llevaría podía ser espantosa.

-Realmente eso quiero creer, Marcellus pero he vivido tanto tiempo con ello que…creo que estoy llegando a la costumbre-
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Lun 24 Mar - 21:46

Se puso de pie y buscó por el lugar, regresando con un vaso lleno de agua y se lo ofreció a Laise. Él estaba manteniendo la calma por ella, quien necesitaba una presencia sólida a su lado para poderla ayudar a sobre llevar el momento.
 
"Si realmente so quieres creer, aférrate a la idea," le dijo en voz baja. "Aférrate a ella hasta que el mismo universo entienda que no vas a tomar otra cosa por respuesta, obligándolos a conspirar a tu favor para que aquello que quieras creer se haga realidad, porque cuando se trata de tu propia integridad tu eres quien debe tener siempre la última palabra, sin importar lo que el mundo entero diga."
 
Cerró los ojos y junto las manos, colocándolas cerca de su rostro, "A veces en necesario dejar hechos e incluso personas como una página anterior de la historia de tu vida para que esto pase, a veces esas personas vuelven pero cuando ya has tornado la página, el sentir es diferente… para bien o para mal."
 
Bajó las manos, colocándolas en su regazo pero no abrió los ojos, "La mente es un laberinto en el que uno mismo se puede perder… aún más cuando hay influencia externa, te lo digo por experiencia."
 
Por herencia, su familia tendía a favorecer la locura funcional en sus hechos, pero el llegar a puntos como en el que, por ejemplo, Evan Lovecraft se encontraba era muy peligroso si salía mal.
 
El caso de Marcellus no había sido tan grave, pero entendía que una mente en perturbación de la cual no posees control era simplemente un arma en tu contra.
 
Era inaceptable, que tu propio pensar no estuviera a tu favor.
 
"Estoy seguro que Lucian hará todo lo que pueda, incluso mover cielo, mar y tierra, por verlos reunidos con tu madre… estoy positivamente firme de que sus amigas no descansarán hasta encontrarla y cuando eso suceda, ella estará feliz de verte."
 
Sé que estás sufriendo, sole della mia vita, pero recuerda que siempre estoy aquí, incluso cuando no quieres hablar conmigo, nunca olvides eso Jair.
 
Esas eran las palabras que su madre le había dicho el día que decidió irse a su viaje, porque necesitaba adentrarse sus raíces para recordar quien era. Esas palabras se las repitió cuando regresó y el la abrazó, disculpándose por haberse cerrado a ella por todo ese tiempo.
 
Ella lo había perdonado de inmediato y seguía con él con el amor incondicional de madre. 

"No te dejes caer Laise… no estás sola."
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
25

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Restauración

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.