Pasos en la oscuridad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Pasos en la oscuridad

Mensaje por Arjen Den Adel el Jue 20 Mar - 6:14

El trabajo de un abogado penal defensor consistía en básicamente encubrir maleantes, plantar pruebas, sobornar jueces, amenazar testigos, ofrecer tratos y recibir cantidades ridículas de dinero. El trabajo de un fiscal era más o menos igual, se tenía que llegar incluso a niveles mucho peores para lograr encerrar a verdaderos criminales, que dejaran de intoxicar la cuidad y sus habitantes o bien, ese el tipo de justicia que el holandés gozaba en practicar. Arjen no conocía Nuevo Orleans, le pareció una terrible idea que la filial despacho donde trabajaba lo mandaran precisamente a aquel sureño estado, sin conocerlo. Sin importar nada, le pidieron, le exigieron que debía tomar el caso número 2653 o si no habría una gran penalización. Arjen aceptó y no tuvo más remedio que visitar Nuevo Orleans, en especial el pequeño pueblo de Baton Rouge. Cuando llegó, mediante una chimenea de polvos flús en la parte habitada por magos llamada Laveu Hills, apreció que el lugar era bastante pintoresco y por la cultura general del lugar, bastante interesante. Parte de su trabajo era visitar a Augustus Bertoille, un testigo que había recibido amenazas por parte de un mago de origen siciliano que estaba siendo procesado. Su seguridad había sido reforzada para evitar que los esbirros del capo tomaran represalias contra él. Arjen puso especial atención en esos detalles y se encargó de hacercelos notar a los aurores en guardia que tenía. El objetivo de la visita era que para poder seguir con el juicio en contra de Fabricio Balardi, su testigo debía presentarse en la corte.

Terminó su visita en el hogar del hombre con un simple apretón de manos y salió del domicilio con paso tranquilo. Caminó por todo el pueblo, tomándose el tiempo de admirar la arquitectura y las zonas boscosas que realmente le daban un toque romántico bastante interesante. Se detuvo en un par de tiendas, solo para observar la mercancía y prefirió dejar el reporte hecho en su oficina desde esa hora para que el día siguiente no lo persiguiera el tiempo. Miró el reloj del pueblo y pensó que aun podría darle una vuelta al lugar, conocerlo para futuras referencias. Siguió caminando, hasta que sin darse cuenta salió de la zona mágica y dio paso a una gran estructura de viejos edificios, un parque y otras construcciones que simplemente no dejó de observar. Atónito siguió caminado sin temor a tropezar por que en actos reflejos veía donde ponía los pies. Estaba convencido que en algún momento se daría el tiempo suficiente para conocer todo Nuevo Orleans, estaba quedando enganchado por la beldad del poblado.

De pronto su atención fue robada por un llanto, Arjen giró su cabeza para ubicar de donde provenía ese sonido y notó que una niña había caído de un columpio. Rápidamente una joven de aspecto bastante familiar se acercó para socorrer a la niña, descubrio su capacidad mágica cuando vio que sacaba su varita y conjuraba algún hechizo para ayudarle a la chiquilla. Le maldijo internamente por dejar que los muggles hubieran visto su “habilidad” y caminó hacia ella, tendría que responder ante el ministerio por no respetar la ley del velo mágico, a pesar de que el secreto mágico ya había sido develado. Luego otro gritó volvió a llamar su atención, ahora sonaba amenzador y lleno de miedo, decían “bruja” y poco a poco la gente salía de sus casas como ratas de la alcantarilla. Apretó el puño molesto y siguió caminando, les explicaría a los pueblerinos que no había de que procuparse, que solo había ayudado a la niña, luego llamaría a los desmemorizadores para que limpiaran sus mentes y todo seguiría normal. Pero no, una mujer rubia y con sobrepeso tomó una gran roca del suelo y a consciencia golpeó la cabeza de la joven que cayó desmayada, no dando pie a defenderse. Unos hombres tomaron a la joven y la llevaron a una caballeriza cercana. La gente comenzaba a enardecerse, parecía que harían valer la ley de Salem “cualquier mujer que sea sorprendida practicando hechicería o alabando al diablo será condenada a sufrir una muerte espantosa en la hoguera”

Vio todo desde la distancia y trató de no llamar la atención, se mantuvo en calma y se escondió detrás de un frondoso árbol para que no lo vieran, conjuró un patronus con calidad de urgente directo al departamento de seguridad mágica. Estaba en una situación muy compleja y debía actuar de una forma analítica. No podía esperar a que llegaran los aurores a detener lo que sea que los aldeanos pretendían hacer. Cuidando de que cuando toda la turba enardecida estuviera dispersa y despistada, caminaría entre ellos para ver donde tenían a la chica.
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
53
Edad :
30

Arjen Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Pasos en la oscuridad

Mensaje por Arjen Den Adel el Sáb 22 Mar - 6:05

Cuidando de que no lo vieran, maximizando el sigilo, Arjen logró caminar a tranquilo hasta el lugar donde llevaban a la chica. Se detuvo casi al instante cuando vio que se trataba de una iglesia, el blanco impoluto de la iglesia y de la forma en la que estaba mantenida le dio muy mala espina.

Dejó que todos los feligreses entraran al recinto y cuando ya no había nadie, se giró sobre sus pies para verificar que nadie lo hubiera visto entrar y por lo que pudo observar así había sido. Se escondió detrás de una de las grandes columnas que sostenían a la parroquia y vio que el líder de la turba era nada más y nada menos que un cura, un sacerdote de edad mediana que con solo levantar las manos exigía obediencia.

Hubo un silencio sepulcral, la voz del hombre resonó por todo el lugar, inquietando al mago rápidamente. - “Dios todo poderoso, hoy en este día hemos encontrado a un pobre cordero que ha salido de tu guía. Señor, te pedimos, te imploramos, te suplicamos que la ilumines, que de nuevo la atraigas a tu sagrado manto. Alienta su alma y la de nosotros tus fieles siervos para que pueda ir contigo al reino de los cielos. Acepta señor, a esta alma impura, seducida por Satanás, para que con tu fuego logres arrancar el mal en su corazón, para que con el sufrimiento del castigo, laves los pecados de su consciencia y vaya hacia ti como un ser renovado, lleno de tu luz, te lo pedimos señor, Amén. Uno de los feligreses llevaba a la chica en el hombro, desmayada y con un gran hilo de sangre en su cabeza. Al terminar el sacerdote de hablar, la multitud comenzó a gritar, vociferar en contra de la chica. En un acto reflejo, algunos de los asistentes iniciaron los cánticos para la procesión en un latín antiguo y poco entendible mientras los demás seguían aullando y gritando como bestias salvajes.

En lo alto de la iglesia yacía una cruz de ébano, imponente, inalcanzable e indómita. Podía ser bajada a una altura mucho menor mediante una palanca que estaba situada justo en la parte donde se colocaban el vino de consagrar y las hostias. Justo en ese mismo lugar había otro interruptor, este mecanismo activaba una puerta que se abría desde el mismo altar, para dar paso al sótano de la iglesia en donde lograban hacer sus practicas extremistas. Arjen se limitó a escuchar todas las idioteces que decían y conforme pasaba el tiempo, el instinto de asesinar a todos esos cegados creyentes crecían rápidamente.

No era necesario indagar más para saber lo que estaban por hacerle a la joven que capturaron. Sujetó su varita fuertemente y dejó que terminaran con lo que habían iniciado. Después de algunos minutos, todas las personas bajaron y solo se quedaron dos hombres jóvenes, fornidos y con buena condición física a juzgar por su aspecto. Cuando los vió distraídos, se agachó y caminó hacia uno de ellos, el que estaba a la derecha, entre las bancas y por la orilla para que no lograran verlo. Se puso justamente detrás del tipo y le apuntó con la varita mientras seguía en el suelo.

-Desmaius-
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
53
Edad :
30

Arjen Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Pasos en la oscuridad

Mensaje por Arjen Den Adel el Lun 24 Mar - 23:31

Pudo deshacerse del primer tipo que hacía guardia en la entrada al sótano, cayó desplomado y de inmediato su compañero se alertó. Cuando cayó al suelo, Arjen se movió justamente a donde estaba una banca para que el otro tipo no lo viera. Como era de esperarse, el segundo hombre se sorprendió y caminó hacia su compañero, inspeccionándolo, revisando que era lo que le había sucedido.

Trataba infructuosamente de reanimarlo, miraba a al techo clamando misericordia, pidiéndole a su Dios que su amigo estuviera bien, le tomó el pulso y se dio cuenta de que aún seguía con vida, suspiró fuertemente y cuando apenas se iba a levantar un acertado golpe en la cabeza lo hizo caer desmayado, así como su amigo.

Arjen se había movido con muchísimo cuidado y en silencio, había utilizado a ese hombre como un distractor para poder llegar al otro y silenciarlo de la misma forma. Tenía que ir tras la chica, no podía simplemente quedarse ahí a ver cómo era quemada en leña verde, por que era más que claro que eso era lo que harían.

Aun existían personas con la corriente de pensamiento un tanto medieval y por ende con una fe absolutamente ciega y un temor a lo desconocido, no había criatura más peligrosa que una que está temerosa. Se levantó y de un movimiento rápido, movió los dos cuerpos arrastrándolos hacia un lugar donde no los pudieran encontrar, debía darse prisa, antes de que ambos tipos volvieran en sí y avisaran a los demás que había un intruso entre sus filas.

Después de haberse deshecho de ambos guardias, activó el mecanismo que abría la pequeña compuerta hacia el aquel oscuro y espeluznante hoyo. Todo estaba oscuro, el olor a humedad y sudor asqueaba, el olor a putrefacción y a leña quemada penetraba las fosas nasales como si se trataran de dos cuchillos, era absolutamente desagradable, el joven abogado solo optó por acostumbrarse rápido al olor para tratar de no sentir arcadas y delatarse. Se mantuvo en las escaleras durante un momento cuando escuchó al hombre hablar otra vez.

Sintió una impotencia incuantificable al ver como la mujer era terriblemente golpeada y torturada por esas eclesiásticas bestias que fingían hacerle un bien a la humanidad en nombre de Dios, perpetuando los peores y atroces castigos a inocentes.

Toda aquella multitud estaba muy concentrada en ver como el alma de Prudence Warren era llevada al reino de los cielos mediante la purificación vía sufrimiento. Vio que las escaleras del sótano lo llevaban mucho más profundo de lo que pensó, tanto así que notó que incluso subterráneamente había segundo piso. Apretó la mandíbula al ver como la chica era colgada en lo alto con los tendones de la mano rasgados con el filo de una daga.

”Mujeres observad bien, que ningún hombre vea a los ojos a la puta de Lucifer cuando sea purificada por el fuego sagrado, por lo tanto. Pero si alguno se atreviere a hacen tal cosa, Dios no lo quiera, hacedle saber que sobre él caerá la ira de Dios todopoderoso, y de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo.” Arjen quedó boquiabierto con las estupideces que escuchaba de boca de ese profeta venido a menos. Contó a todos los feligreses que seguían con los cánticos en la parte de abajo y le dio un total de veintiuna personas además del clérigo y Prue. No alcanzó a hacer un cálculo exacto con las personas que oraban en el segundo piso. Solo visualizó a 6, pero tenía la impresión de que eran mucho más.

Estaba seguro que no podía solo, tenía que crear tiempo suficiente para que los aurores lograran llegar y controlar la situación. Debía ser inteligente, necesitaba un plan para poder contener a los hombres y lograr bajar a Prue de ahí antes de que alguna otra barbaridad ocurriera. El tiempo era su enemigo a vencer esta ocasión debido a que si no actuaba rápido, podían dejar caer esa daga en el vientre de la joven que ahora ya ubicaba como la hermana de su compañero de fraternidad y amigo Killian. Eso le llenó de ira, levantó la varita en contra del sacerdote pero prefirió apuntar al suelo donde estaban parados la primera hilera de hombres.

-Defodio-
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
53
Edad :
30

Arjen Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Pasos en la oscuridad

Mensaje por Arjen Den Adel el Mar 25 Mar - 4:30

Aquel hechizo no fue suficiente para mermar la horda que constituían  las personas en ese sotano, chasqueó la lengua molesto y maldijo a todos dentro de sí, terminó de bajar las escaleras para quedar a la altura de todos los demás y tener mucho más espacio para moverse. Notó que aquel hombre pedía un bidón con gasolina y al ver que su orden no fue obedecida opto por tomar una botella con aguarrás. Arqueó una ceja al presenciar que todo el contenido fue rociado en la joven y que por una idiotez de uno de sus asistentes casi prendían en lugar.

Arjen respiró fuertemente y clavó su mirada en la nuca del clérigo, le haría pagar con sangre todo lo que estaba haciéndole a Prudence, se perdió durante un momento en lo que imaginaba que el mismo colgaría al hombre de esa cruz y que lo abriría en canal en nombre de Satanás, comiendo sus entrañas mientras seguía con vida, ofreciendo el sacrificio para que llegara el reinado infernal de Lucifer a la tierra. De pronto una idea cruzó por su mente, no podía atacarlos a todos a la vez, así que debía ser mucho más astuto. Aprovechó el tumulto que provocó con esa grieta en el suelo y se dejó aparecer entre todos los demás. Guardó su varita en su manga sin soltarla, todo era parte de su actuación, debía ser lo más convincente posible.

Comenzó a aplaudir lentamente cuando Prudence los maldijo a todos, enloqueciendo por completo y escupiendo todo el dolor que le habían provocado con esa tortura. Mantuvo una sonrisa llena de malicia y una mirada de odio y asco hacia los demás. Sus ojos estaban congelados en desprecio y realmente parecía que destruiría el lugar si prefería con solo el chasquear los dedos. Los fieles peregrinos sentían que no había nada dentro de él, que solo había vacuidad y entropía, se paralizaron de miedo ante su entrada.

Si no fueran tan ignorantes con respecto a la verdad sobre la magia se hubieran dado cuanta de que lo que hacía Arjen solo era una actuación, que daba la impresión de que algo maligno estaba dentro del ese lugar y no era precisamente Prudence, eso era lo que necesitaba para mantener distraídos y ocupados a todos los feligreses. Su familia siempre estuvo vinculada con la magia negra desde hacía centurias, el conocimiento acerca de demonios y pactos arcanos era del dominio de los Den Adel, no era de extrañarse que Arjen supiera ciertos datos que le fueran de utilidad para lograr salvarle la vida a la joven delta.

- Yo soy el camino, la verdad y la vida, no veréis la luz del sol si no es por mi.Liberad a la mujer, pues es mi concubina a quien osaron atrapar.

Se abrió paso entre aquellas personas que ni siquiera pudieron articular palabra, el miedo paralizante de ver una figura así, afectó la psique colectiva de la gran masa que simplemente observaba atónita como este engendro del averno se acercaba lentamente a su guía. Fue el sacerdote que al levantarse del suelo y ver la figura del joven, ardió en furia y a base de rezos e improperios llevados por el miedo, le recibió.

-Alejaos! engendro de Lucifer, no podrás tentarme por que mi cuerpo y mi alma pertenecen a Dios nuestro señor, el me protege bajo su sagrado manto. Te condeno, a ti y a la súcubo que yace en la cruz que ardan, que ardan en el infierno por eternidades-

Arjen le dio la espalda y miró a todos los presentes con desprecio, apretó la mandíbula y apuntó su mirada hacia el techo, podría derrumbarlo y atrapar a todos los presentes entre los escombros, dejándolos morir en sus propios orines y sangre, dejarlos que se quedaran afónicos entre sus sollozos y clamores. Aquello solo era una pequeña parte de lo que realmente se merecían. Podría reventarles las entrañas y hacer un mural al óreo con su sangre, alabando a la príncipe de las tinieblas solo por que sí. Volvió a ver al sacerdote y sin ninguna clase de titubeos conjuró:

-Imperio.-

Los ojos del sacerdote dejaron de parpadear, el efecto de aquél hechizo tomaba forma, bajó los brazos, dejándolos a su costado y dirigiendo su mirada hacia Arjen, quién pacificamente se acercaba a su oído para murmurarle una orden.

-Vas a tomar ese destornillador y vas a sacarte los ojos lentamente, alabarás a Dios mientras lo haces y repetirás que lo amas sobre todas las cosas-
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
53
Edad :
30

Arjen Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Pasos en la oscuridad

Mensaje por Evangeline Blue el Miér 26 Mar - 16:21

Con todos los ataques cometidos contra muggles una de las órdenes principales del departamento de seguridad mágico y que era castigado con la más alta severidad era violar el secreto mágico fuera o no en defensa propia.  Los magos tenían que aprender que no eran tiempos de paz y que no podía estarse jugando con la seguridad de ellos y sus seres queridos así como así.  Aun y con todas las medidas el índice de patronus y llamados de emergencia iba en aumento con forme la tensión entre el mundo muggle y mágico seguía.  Los recursos estaban agotándose y se necesitaba apoyo extra en las fuerzas de defensa nacional.

Como una orden estricta se había declarado que cada grupo de control tenía que estar compuesto por un oficial al mando, un grupo de desmemorizadores, un sanador y por lo menos cuatro aurores. Solamente de esa manera podían atenderse los llamados, que en su mayoría no pasaban a mayores, pero sin embargo gastaban tiempo y recursos.  Tan agotados estaban de personal disponible para los llamados que Evangeline directamente tenía que ir a varios llamados con su equipo de acción. Ella era una estratega, una oficial principal, sin embargo en momentos como esos debían tener toda la ayuda que fuera necesaria.

Fue ella quien recibió el patronus de Arjen y pidió inmediatamente a un grupo de videntes a cargo que les señalaran las condiciones inmediatas y el lugar del ataque.  Fue por eso que pudieron prepararse de ante mano con lo que les esperaría ahí mismo.



Llegaron con un aparición, tenía conciencia de los feligreses en aquella iglesia a las afueras de Lousiana, por eso había ordenado a los desmemorizadores y al sanador que permanecieran afuera cerrando las puertas del lugar. Ella se hizo presente como una estela blanca que cruzo el techo hasta aterrizar frente a la enorme cruz de ébano, justamente cuando Arjen estaba pronunciando la maldición imperdonable para el sacerdote.  Inmediatamente lanzo una poción al suelo que hizo el lugar comenzara a llenarse de una bruma blanquecina que hizo todos los presentes se relajaran a un punto de casi llegar al estopor. Solamente estaba a su lado el hombre con el destornillador dudando aun en hacer lo del imperio. Evangeline no lo pensó dos veces y lanzo un Expelliarmus a Arjen con una puntería excelsa y una conjuración impecable.

¿Te parece gracioso convertirte en un monstruo como ellos? – Su tono de voz era fuerte, imponente, podía erizar la piel de cualquiera. La auror en jefe podía hacer sentir a cualquiera como un ser insignificante con su sola presencia.  Se giro hacia el muggle predicador que ahora estaba de rodillas pidiendo por perdón, pero no dejo de apuntar al mago con su varita.  No sabía que era él quién había hecho el llamado o que estaba tratando de ayudar a la joven que ahora estaba colgada de ganchos en una imagen cruda y desgarradora.

Obliviate! – Lanzo hacia el muggle con un movimiento de su varita. El hombre cambio de inmediato el semblante de terror en su rostro por uno de estopor, muy parecido al de los otros que seguían encantados por la bruma del lugar. – Pueden entrar  – Conjuro su patronus, una enorme  y elegante pantera que desapareció tras cruzar las paredes para ir a avisar a los otros aurores.  Fue en cuestión de segundos que la sala se lleno de estelas plateadas borrando memorias y lanzando hechizos para desmayar a los muggles y curar al mismo que estaba tirado en el suelo con la sangre cruzando su rostro.

Fue un sanador  quién se ocupo de Prue, de ayudarle a bajar con hechizos y mucho cuidado de los ganchos, curaba sus heridas con pociones y hechizos mientras la examinaba para llevarla al hospital Bridgeth Bishop.  Evangeline dio un par de pasos hacia el joven a quién le había lanzado el hechizo, tomo la varita que le había quitado unos momentos atrás y solamente alzo la ceja en un gesto que podría calificarse como arrogante pero su inexpresividad lo impedía.

En estos momentos usted se encuentra bajo arresto bajo el tribunal de la suprema corte mágica norteamericana por violar la enmienda numero 537 acerca del uso indebido de la magia contra muggles. Tienes derecho a guardar silencio, todo lo que digas será usado en tu contra, tienes derecho a una llamada telefónica y tienes derecho a un abogado mágico, si no puedes costear uno el gobierno te lo proporcionara, así  como un juicio en Wizangamot - Fue otro auror quién llego a arrestar al joven, mientras tanto Evangeline se había quedado con su varita.  Tenían que limpiar las cosas al rededor y tomar las declaraciones pertinentes.

_________________

avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
78
Edad :
42

Evangeline Blue
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasos en la oscuridad

Mensaje por Arjen Den Adel el Miér 26 Mar - 18:12

No demostrar que ver que el clérigo sufriendo le causaba un placer sádico no quería decir que no lo disfrutara. No hizo gesto alguno cuando escuchó a más de una persona gritar horrorizada al ver aquel acto. Escuchó varias oraciones y muchos insultos desde su lugar, apretó la varita fuertemente tratando de soportar las inmensas ganas de conjurarle un cruciatus a todos los presentes mientras le rezaban a ese Dios onmipotente que sabiamente se había ausentado de aquel lugar.  

Sentía repulsión y asco por lo que le habían hecho a la chica, como era posible que aun y en pleno siglo XXI siguieran con prácticas tan medievales y tan mal hechas. Ni siquiera para eso servían los malnacidos, solo querían demostrar que podían tener el control en un mundo en el que claramente le temían hasta de las sombras de los árboles. Pobres idiotas.

Estuvo a punto de caminar hacia donde estaba Prudence para bajarla y llévarsela lo más rápido posible a un hospital, las heridas que tenía le causaban una rabia que le costaba mucho controlar, sin embargo todo esto fue interrumpido con aquel golpe recibido por un hombre que lo había tumbado para tratar infructuosamente de asfixiarlo con sus propias manos. Arjen forcejó con él y casi se desmaya por la falta de oxígeno pero la oportuna llegada de la Jefa de Aurores; Evangeline Blue, lo impidió.  Se alegró que así hubiera sido, de tardarse un poco más hubiera encontrado una pila de cádaveres envueltos en sangre y polvo en una expresión enferma de lo que se merecían todos ellos.

Lo que no se esperó fue aquel expelliarmus por parte de la auror y de inmediato cayó en cuenta de que lo había visto utilizar aquella Maldición imperdonable. Se maldijo a si mismo por haber sido un estúpido, creyó cubrir  todas las opciones para salir bien librado de la situación  pero olvidó conjurar alguna hechizo para borrar sus huellas de la varita cuando la inspeccionaran. No le respondió absolutamente a nada de lo que dijo, sabía perfecto que el silencio era su mejor arma por el momento. Los demás aurores hicieron acto de aparición y comenzaron con su trabajo, de una forma impecable y rápida. Seguramente se darían cuenta que lo que hacían ahí era por demás monstruoso, no le sorprendería que hubiese cuerpos mutilados, carbonizados y desollados entre la paja y la madera.

Permitió que siguieran con los estatutos, déjandose arrestar por uno de los aurores y aceptando la lectura de sus derechos. El se había encargado de encerrar a verdaderos criminales antes de su llegada a America, no había mejor candidato para defenderse que el mismo, pero quizá era mucho mejor que pidiera ayuda. Tenia que ser muy cuidadoso con las palabras y los argumentos que utilizaría a su favor. Luego vio que el sanador bajaba a Prue de aquella cruz y suspiró aliviado, ya estaría mucho mejor. Ojala y su situación legal se arreglara pronto para hacerle una visita.

-Estarás bien, Prudence.-
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
53
Edad :
30

Arjen Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pasos en la oscuridad

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.