Treinta minutos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Treinta minutos

Mensaje por Madison Merteuil el Jue 3 Abr - 1:37

Era aproximadamente medio día cuando se levantó de la cama. Estaba viviendo en casa de Violet desde hace poco, aunque solo fuera los fines de semana para no tener que ir a su propia casa, era un sábado maravilloso, soleado como de costumbre. No solía tener problema para liberarse de las cobijas pero aquellas pastillas el día anterior la habían hecho dormir casi 14 horas, así que se levantaba lenta y torpemente. Luego de alistarse y salir de la habitación, le dio un repentino ataque de ansiedad al escuchar que Darius y su novia estaban en casa, por lo que optó por lo más fácil, que era salir de allí. Uso un trasladar y fue hasta Manhattan en New York, conocía una amiga que vivía por allá así que aprovecho para hacer un poco de turismo en una zona netamente muggle.

Como primera parada y porque tenía hambre, decidió ubicar una cafetería. Las calles estaban atestadas de gente y el clima era algo caprichoso, cosa que la hizo pensar por el pronóstico de lluvias que venían de días pasados. En pocos minutos llegó a Times Square, que como siempre estaba llena de turistas fotografiándose o posando tranquilamente con muchos de los artistas ambulantes que había en el lugar, los cuales al ver a la joven, como era su costumbre sin ella misma hacer demasiado esfuerzo, fueron atraídos por su encanto y le ofrecieron algunas fotos -gratis- pero las rechazo ya que estar ahí sola era nuevo para ella, así que se intimido como nunca antes.

Estaba a punto de entrar a una especie de Starbucks que vio cuando una cara se le hizo muy familiar entre los que transitaban, demasiado, tanto que parecía que veía doble. ¿Demian? ¿Qué rayos? Negó enérgicamente con la cabeza luego de detallar al chico. Esbozó una suave sonrisa, al parecer no iba a tener porque aventurarse sola ese día en aquella selva de concreto, por lo que sin duda no desaprovecharía la oportunidad que se le estaba dando.

La relación entre ambos siempre era dudosa por diferentes aspectos asi que nunca se sabía si de juntarse salía algo bueno o malo, principalmente por el tema de Aimeé, aunque de ella sabia poco o nada desde hace un tiempo, algo extraño porque estudiaban la misma carrera y se suponen eran muy amigas. Igual la morena aprovechó que su presa estaba de espaldas a ella para cogerlo del brazo y sorprenderlo, o más bien asustarlo. — Que milagro verte por aquí y a estas horas. Pensé que solo eras nocturno — le hablo quitándose los lentes de sol y verlo.

Maddie outfit ♥
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
424

Madison Merteuil
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Treinta minutos

Mensaje por Demian Schwartz el Vie 4 Abr - 10:40

Seguir considerándose el apestado del grupo, ya era demasiada exageración. Hasta para él. Había pasado ya su tiempo de luto por la relación, y aquella mañana había decidido salir con Amber (su amiga y actual agente), nada fuera de lo común, una caminata en Time square para ponerse al día de la vida de uno y del otro. Pues tras lo sucedido hacía ya algunas semanas en su centro de trabajo, no sabía que pensar con exactitud para su “no” relación con Aimeé.
Pues a pesar de todo y los consejos de sus amigos y amigas, seguían saliendo. Lo cual terminaba de complicarlo todo.
Por eso aquella salida le caía de perlas, a pesar de arrastrar el cansancio de la noche anterior, mañanas como aquella lo valían. O lo habían hecho hasta que a media reunión Amber tuvo que excusarse y retirarse, pues cuestiones apremiantes le requerían en otro sitio, de ahí que tuviese que ayudarla con la red flú, para trasladarse de nuevo a Miami. Aunque el rubio no le siguió, pues una mañana lejos de la rutina le haría bien.
Me despedí de ella, con la promesa de que se diera una vuelta en el nuevo club donde trabajaba, pues una juerga y caras conocidas, hacían el trabajo más ameno.
Sólo, en Timesquare. Me decidí a caminar entre su calles, deteniéndome de vez en vez a observar lo que los aparadores de la famosa avenida tenían para ofrecerme, eso y para intercambiar una que otra mirada con las chicas de buen ver que se cruzaban en mí camino. Había una pelirroja, junto a un par de amigas que desde hacía unos segundo habían reparado en mí. Y que gracias a mis gafas oscuras, no se habían percatado que me había fijado en una de ellas. Había estado tan fuera de ritmo en los últimos meses, que por un momento había olvidado mi capacidad de flirtear.
Era un intercambio de pequeños gestos, lo que denotaban todo. Y sin un partner como Lucian, sería difícil deshacerme de las otras dos… ¿! Pero qué diablos!? Pensé, cuando me disponía a acercarme, y alguien por detrás me tomo del brazo. La mirada de las chicas, cambió de súbito y la mía les emulo, cuaegundo volví la mirada y observe a la pelinegra de mi brazo.
-¡Ma…Merteuil!-
Exclame, apresurándome a corregir. Pues por mera carrilla, nunca le llamaba por su nombre de pila.
-No eres la última persona que esperaba ver aquí, pero… Merlín… hacía tanto…-
Indique, sonriendo, mientras me alzába las gafas y saludaba de beso a la morena. Pues a pesar de todo lo pasado, demonios… si que añoraba a mis antiguas amistades, y hasta a ella, que con pinzas normalmente debía tratarle.
-Supongo que no espero la emboscada de alguno de tus pretendientes o un maleficio, ¿no es así?-

Agregué, volviéndome a colocar las gafas, y daba un último vistazo al lugar donde había visto a tan singular pelirroja, y seguía caminando del brazo de la morena.

-------------------------------------------------
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
290

Demian Schwartz
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Treinta minutos

Mensaje por Madison Merteuil el Jue 10 Abr - 15:38

Ella no era ciega y había notado antes de acercarse totalmente al joven que este tenía el interés puesto en un grupillo de chicas no muy lejos de donde estaba. Entre ellas una pelirroja que parecía muy guapa y quizás también por eso decidió incomodarlo con su presencia ante ellas. Quien sabia, pero para Madison era muy divertido arruinar los planes al resto aunque no siempre pasara porque lo planificaba desde antes, como en esa ocasión ya que solo pasaba por ahí y aprovecho la oportunidad.

Cuando lo escucho llamarle por su apellido solo sonrió, él sabía que a ella le disgustaba que lo hiciera así que naturalmente si seguía haciéndolo era porque quería molestarla. No le importaba, considero que podía dejar pasarlo esa vez pues hace mucho que no se lo cruzaba –La vida no quería que nos juntáramos, cúlpala a ella, yo estaba dispuesta– en realidad no lo estaba porque había tenido tantos problemas que se había olvidado de la gente que conocía por egoísta que era.

Lo que si le causo algo de gracia fue aquello de sus pretendientes y no logro evitar que una suave risa se le escapara delante de él como si lo que acabara de decir fuera un hecho imposible de suceder. Quizá si en el pasado pero desde que andaba con cierta persona aquellas personas preferían no acercarse demasiado, obviamente, temiendo por sus vidas. Al menos los que se dejaban llevar por las habladurías de que era un delincuente porque otros sí que seguían por ahí pululando a su alrededor.

–Veo que no estás al día en las noticias, Demian. Ando de novia hace un tiempo, como se nota que has estado alejado de todo el mundillo social de BK, ¿mucho trabajo? Porque supongo que no lo has dejado. Algún día invítame a verte, extraño el show– comento sin soltarlo mientras avanzaban por la acera repleta de gente. Suponía o esperaba que ese hecho no hiciera que el Alpha se alejara como si fuera una leprosa, como paso con algunas otras personas por ese asunto.

Era muy observadora asi que notaba a donde seguía yendo su atención, lo cual le volvió a sacar una sonrisa como si estuviera a punto de hacer alguna travesura. –¿Arruine algo importante? Aquella chica de allá no deja de verte, ¿pensabas caerle si no aparecía? Que mal me siento… te arruine la conquista– se lamento falsamente pegándosele un poco más y sobándole el brazo con la mano que tenia libre, como si quisiera dar a entender que ahora ella iba a ocupar su tiempo y no era mentira. No quería estar sola dando vueltas por ahí asi tuviera que obligarlo hacerle compañía. –Planeaba ir por una dona y un café mocha con doble chocolate, ¿te interesa ir a romper la dieta conmigo? Solo serán treinta minutos– para querer eso algo debía preocuparle.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
424

Madison Merteuil
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Treinta minutos

Mensaje por Demian Schwartz el Miér 16 Abr - 12:10

Reí con ligereza, observando a mi interlocutora. Pues tenía razón. Los últimos meses me la había pasado absorto en mis problemas, tanto con lo de mis padres como con mi “líos de alcoba” porque como bien decía Billy, yo estaba más que casado y dado. Así que mis problemas se resumían a cuando íbamos a echar nuestro siguiente polvo. Era duro, y me había empeñado en decirle que las cosas no eran tan así… pero en el fondo sabía que tenía razón.
Y el que todos pudieran sacar esa misma conclusión de mi vida, me daba una mala sensación aún.
-Algo así-
Me apresure a contestar, saliendo de mi ensimismamiento.
Merteuil no era una mala persona, por eso no me sorprendí cuando escuche acerca de su reciente pareja. Solamente era que las circunstancias tampoco nos habían ayudado en los últimos encuentros. Yo tenía mucho que esconder, y psss ella solamente se preocupaba por los suyos. Nada realmente que reprocharle.
Volví a soltar una pequeña carcajada y le mire por el rabillo, mientras comenzábamos nuestro andar.
-Te invitaría a la siguiente función… pero la verdad es que no disfrutaría saber que al día siguiente tu hombre te lanzase una reprimenda ó peor…-
Indique, juguetón. Mientras volvía la mirada hacia donde había depositado mi atención hace no mucho. Negué con la cabeza y regrese mi mirada al camino, junto a la morena.
-Lamento decepcionarte, pero las mujeres y yo… creo que estamos tomándonos unas vacaciones. Pero con las donas y el Mocca, no tengo ningún inconveniente.-
Compuse con la más sincera de las sonrisas. Pues a pesar de toda la historia detrás, éramos algo así como unos amigos. Por eso, no me incomodaba la distancia ni su cercanía. Sino todo lo contrario, era algo que necesitaba.
Caminamos como una pareja, con los límites claramente establecidos. Aunque para muchos a nuestro alrededor más parecíamos salidos del vogue que un par de camaradas.
Divertido por el espectáculo que ofrecíamos, ensanche más mi semblante y volví la mirada a la morena, quien seguramente se divertía con las miradas que atraíamos y el pequeño caos a nuestro alrededor. En muchos aspectos éramos muy parecidos, supongo que por ello, en el peor de los momentos no nos habíamos agarrado del chongo.
-Muy bien, y… ¿Quién es?-
Pregunte, cuando una vez avanzado nos habíamos detenido en uno de los locales que la pelinegra había buscado. Me había adelantado con el brazo y le había abierto la puerta. Y la pregunta llevaba escociéndome los labios, cuando una vez hube reparado en aquello. Pues aunque Merteuil tenía un atractivo sin precedentes…. Por aquello de su herencia, sí tenía algo de fama pululando por ahí. Así que si me intrigaba aquel hecho.
-Si me dices, prometo satisfacer todo el morbo… que se cuece en esa cabeza tuya-
Indique con ligereza. Sin saber en gran medida hasta que punto ella sabía de todo lo que había pasado. Pues sabía que entre Aimeé y ella había una buena amistad, pero dadas mis transgresiones, no sabía hasta que punto ella conocía la historia.

 
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
290

Demian Schwartz
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Treinta minutos

Mensaje por Madison Merteuil el Lun 28 Abr - 5:16

No sabía si creerle o no a Demian cuando aseguraba el estar dándose un break con las chicas. No es que lo tuviese tachado de mujeriego total, al menos no más que a cualquier otro hombre que gusta ir tras de la primera falda que se le cruce, pero sin duda incluso cuando había estado con Aimeé, al menos hasta donde la misma semiveela sabia, seguía dándose sus gustitos cuando la pobrecilla ingenua permanecía a su espera. “Estoy en una reunión de la fraternidad” según recordaba por algunas ocasiones, era una de sus excusas más usadas.

Igual no es que a ella le afectara eso más de lo normal por ser amiga de la que alguna vez fue su novia, y ciertamente dejando eso de lado a ella le agradaba el chico ya que extrañamente no le sumaba tensión a su vida, al menos no una mala. Era como un poco refrescante luego de días tan pesados que iban pasando, no solo para ella obviamente. – ¿En serio quieres saber quién es? Prometerme algo así quizá no sea una buena idea para ti, mi querido Demian – sonrió ampliamente mientras se hacia la misteriosa por ambos temas. La identidad de su flamante novio y lo que podía obtener a cambio.

Aprovecho más bien que el había abierto la puerta para ingresar mientras lo invitaba a seguirla con la sonrisa que le dedico segundos antes. Miraba para todos lados y al ver una mesa recién desocupada cerca de una ventana se apresuro a tomarla. Los asientos eran sillones bastante cómodos debía confesar. Más de lo que esperaba para un lugar solo concurrido por muggles – Regresando a nuestro tema, confiare en ti y te diré aunque como dije antes, no es un secreto, casi todo el campus lo sabe, bueno, excepto tú porque andas en un mundo aparte del que espero enterarme luego – en eso vio a un joven acercarse para levantar lo que los anteriores ocupantes dejaron.

Ella permaneció unos segundos en silencio pero no por eso le quito la mirada. Era como si estuviera tratando de saber que pensaba. Además que le preocupaba un poco el estar en una zona no mágica sabiendo que no era muy seguro, así que agradecía aun fuera de día y no encontrarse sola – Es Zlatan, ¿lo ubicas? Zlatan Fleming, el terror de las niñas bien, el chico navajero – comento casual porque no veía razón para hacer mucho alboroto, al menos como lo veía. A esas alturas andar con el medio croata no le parecía ya nada vergonzoso, lo aceptaba tal cual pero no iba a negar que la inseguridad de lo que estuviera haciendo lejos de ella la carcomía por dentro.

No era para menos, o eso creía. Tampoco sabía si Demian conocía o no al otro, a veces se le escapaban detalles, como cuando se entero que Marcellus y el chico del Bronx eran amigos, fue como “what are you talking about?” así que ya no podía sorprenderle nada. En eso otra vez vio volver al que limpio la mesa, al parecer a ver que iban a pedir – Un café mocha con doble chocolate y una enorme rebanada de torta selva negra – pidió sin más, notando algo de tensión en el joven quizá por ese pedido tan particular así que miro a su acompañante a ver que pedía él. Como ella era la de la idea de ir allí por supuesto que sería quién pagaría, que si fuera de noche de seguro el atraco era mejor darselo con unos mojitos en algun bar.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
424

Madison Merteuil
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Treinta minutos

Mensaje por Demian Schwartz el Mar 29 Abr - 15:08

Cruce el umbral tras de ella, y no tardamos mucho en encontrar sitio, uno junto a uno de los enormes ventanales del lugar.
Me divertía en cierto modo el hermetismo de la morena. Aceverar que no me convenía el conocer a su actual pareja no me arrojaba nada de información, pues hasta donde reconocía, no tenía inconveniente alguno con algún chico en el colegio. Es más, hasta podía jactarme de llevarme con algunos de los miembros más sombríos del colegio, como era Adrien o el problemático de Jess, aunque a este último, prefería evitarlo. Por todo el embrollo que había con Mina y mis hermanos de fraternidad.
Sonreí y reí cuando volvió a hablarme. Tenía razón, los últimos meses me había bandeado en otro mundo, por decirlo de alguna forma, y ni en cuenta había tenido lo que pasaba en mi propia casa. Había cometido el error de no estar ahí para mis amigos, cuando ellos siempre habían estado pendientes de mí, un error más a mi cuenta.
-Venga Merteuil-
Le anime, una vez que el muggle había limpiado la mesa dejándonos nuevamente solo, pues me extrañaba la mirada que la morena le había dedicado. Nada de que preocuparse pensé, observando de reojo al muggle.
-Vaaya…-
Indique, no mostrarme tan sorprendido. Mientras clavaba la mirada en los ojos de la semi-vela. Pues aunque no tenía nada en contra de Zlatan, sí que no me figuraba que Madison fuera su tipo.
-Sí lo conozco, hemos estado en algunas emmmm fiestas juntos. Pero nada grave. ¿Es amigo de Crawford, no?-
Dije, intentando sonar lo más familiar posible. Y es que estaba más que claro el por qué alguien se fijaría en Madison, con toda la herencia semi-vela emanando por sus poros, pero ella a el, sí que me intrigaba aquello.
Iba a volver a decir algo, cuando el dependiente volvió a asaltarnos para requerir nuestras órdenes. Merteuil fue la primera, y no pude evitar alzar una ceja ante el pedido tan peculiar de la morena. Aunque la verdad era que me divertía el hecho de lo incómodo que se encontraba aquel joven en su presencia. No lo culpaba, era difícil resistirse a los encantos de una semivela, y más cuando uno no estaba acostumbrado a tenerlas enfrente todos los días. Termino con ella y volvió su atención a mí.
-A mí tráeme un frappe de Latté, porfavor –
Agregué, devolviéndole el menú al muggle. Y regresando mi atención a la morena, mientras el chico se despedía por nuestras órdenes.
-En general no soy fan de estos sitios, pero lo haremos a tu manera. Además disfruto bastante como dejas de incómodo al pobre chico, espero eso no sea un problema para Zlatan.-
Dije, entretenido por todo aquello. Pues como el hervidero de rumores que era BK, la actual pareja de la morena gozaba de una reputación bastante peculiar.
-¿Y cómo lo llevan?-
 
 
 

 
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
290

Demian Schwartz
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Treinta minutos

Mensaje por Madison Merteuil el Jue 1 Mayo - 23:57

Al oír de la amistad con Crawford hizo una pequeña mueca. ▬ Hasta donde sé ellos ya no son amigos. Hacían mucha locura juntos y ciertamente me siento más tranquila de este modo ▬ Su meta era ayudar al novio a limpiar su sistema de cualquier rastro de droga y para eso debía alejarse de las tentaciones. Lo iba haciendo bien y eso la tenia orgullosa. Por otro lado no le parecía que Jesse dejara su amistad con el medio croata simplemente porque quizá no le convenía o eso parecía a todas luces. Una queja irónica viniendo de una mujer como ella.

▬  Se que tal vez preferirías estar en un bar pero míralo por el lado bueno. Ahora me complaces y te deberé una. Quizá un día me necesites ▬ respondió a su comentario de que no era de ese tipo de sitios. Se lo decía de esa manera ya que era obvio que fue petición de ella que la acompañase allí, así que técnicamente le estaba haciendo un favor. Otra cosa que le dio bastante gracia fue aquel comentario del joven que los atendía. No se había dado cuenta pero no por ser despistada, era solo que ese tipo de reacciones de otros hacia su presencia ya no le llamaba la atención, así como seguramente el hecho que fuera semiveela, para quienes ya la conocían, no era novedoso ni demasiado atractivo.

A ese paso era como cualquier otra chica. Precisamente era esa falta de tensión de ya no sentirse especial lo que en parte le afectaba. ▬ Fuera de eso podríamos decir que lo llevamos bien, aunque en ocasiones para mi es difícil seguir el ritmo de vida que lleva, así como para él seguir el mío. Somos bastante diferentes en muchas cosas: clase, costumbres, gustos ▬ miro un instante la mesa. No le deprimía darse cuenta de ello, o en parte si pero había tiempo para seguir conociéndose. Eso esperaba. Añadiría algo mas pero quien los atendía regresaba con el pedido de ambos, algo rápido y torpe porque dejo caer a sus pies el café moca que le correspondía.

Poco o nada le basto para pararse y pegarle el grito del siglo al muchacho pero no lo hizo. Lo escucho disculparse mil veces y como respuesta sonrió un poco, diciéndole que no se preocupara porque todo estaba bien. Él le trajo otro y lo acepto como si la anterior escena no hubiera ocurrido, algo que ciertamente se le volvió hacer irónico, y ni quería ver si Demian se estaba riendo porque ya estaba lo suficientemente avergonzada. ▬ Estoy probando algo que se llama conciencia, o algo asi ▬ tomo un poco de su bebida apenas mojándose los labios haciendo un gesto de que estaba bastante caliente ▬ Recientemente descubierta. Muy efectiva, por si te interesa saberlo ▬ comento de forma gracioso y miro su frappe de latté por un momento. Se pregunto si eso de verdad bastaría para él. Es ahí donde de pronto sus labios se entreabrieron sin ella proponérselo.

▬ ¿Alguna vez tú te sentiste aburrido de ya sabes quien? ▬ No lo miraba, seguía con los ojos fijos en su bebida mientras deslizaba el dedo índice por el borde de la tasa que ella tenía ▬ Recuerdo haber oído muchas veces de tu boca que la amabas, pero si era así ¿porque la engañaste? ¿ella no era suficiente para ti? ▬ solo en esa última pregunto lo volvió a observar. Podía estar haciendo demasiadas preguntas seguidas pero fue como una curiosidad personal que quería satisfacer, más allá de su lazo de amistad con la mencionada antes. Por eso estaba tranquila, no era un reclamo.
avatar
Delta Iota Ypsilon
Mensajes :
424

Madison Merteuil
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Treinta minutos

Mensaje por Demian Schwartz el Vie 2 Mayo - 1:14

No tenía algo que decir realmente sobre Crawford o Zlatan, puesto que la relación no ahondaba más alla de reuniones sociales o una que otra competición, eso y que nunca había hecho mucho caso a chismes de los mismos, solo sabía que en el caso del primero, tenían alguna especie de rencilla con Bill, por obvias razones, pero nada realmente que contar.
Solté una leve carcajada por el comentario, y no pude evitar guiñarle un ojo de complicidad.
-Me gusta eso de que me debas una Merteuil, además supongo que si he de comenzar una vida nueva, es necesario cambiar un poco de costumbres… suficiente tengo con la vida nocturna de mis días laborales, como para buscar otras cosas en sus sombras.-
Admití, observando a la pelinegra. Pues pocas veces o nunca me había visto inmerso en la posibilidad de opinar algo en los gajes amorosos. Pues la gente que me rodeaba mucho distaba de buscar algo formal, y admito que la pelinegra era a mi parecer una de ellas.
-Eso es bueno, supongo. Que sean tan diferentes imagino que les permite conocerse con toda libertad. Y más si ambos hacen lo que está en sus posibilidades para sumergirse en el mundo del otro.-
Comenté, encontrándome sonriendo por la actitud tan “sana” con la cual estaba enfrentando la semivela todo aquello. Pues ya venía siendo hora de que encontrara la horna de su zapato, y me alegraba todo ello.
Pero, no pude evitar entrecerrar un ojo, cuando el estrepitoso sonido del vaso que traía el mesero impacto contra el suelo, dirigiendo mi mirada de la semivela al pobre chico. Pues esperaba una de aquellas escenas de la pelinegra. Pero para mi sorpresa, nada paso. La joven permaneció en su sitio y excuso al joven con un ademan.
-Vaya vaya…, sino lo viera con mis propios ojos, no lo creería- agregué, con una sonrisa, mientras el dependiente apresuraba el paso y volvía con la misma orden antes derramada y la depositaba sobre la mesa. Cogí mi Frappé y lo alce hasta la altura de mis ojos, dando un pequeño golpe al vaso de la pelinegra. –¡Por ti, mi estimada Merteuil!- y bebí ávidamente del contenido de mi vaso con el cuidado de que el frío de su contenido, no me llegase al cerebro.
 Se pensaría que aquellas preguntas me cogerían desprevenido, pero no era así. Días antes cuando ya el finiquito de mi relación con Aimeé ya se escocia por los rincones de la Universidad me había ido preparando para todo aquello. Pues a los ojos de muchos éramos el uno para el otro y aquella realidad, les sorprendía. Y por ello, nunca faltaban ese tipo de preguntas.
Deje mi vaso sobre la mesa, tomándome mi tiempo para mi respuesta. Llevando mi mano a una de las servilletas y colocándola junto a mi vaso. Jugaba con su paciencia, pues era gran conocedor de que aquello muchas veces era lo que le alimentaba.
Reprimí una sonrisa, y le miré.
-Así como existen 7 palabras para llevar a una mujer a la cama Merteuil, hay cosas que no se pueden negar, una es cuando uno esconde algo, y otra cuando esta uno enamorado.- hice una pausa, desdibujando la sonrisa de mi rostro. –Aún la Amo, y te lo digo con sinceridad. Pero las circunstancias no nos favorecen…-
<-Nunca me aburrí de ella, y estoy seguro de que si las cosas hubieran sido diferentes, habríamos terminado en el altar, o en algún otro sitio. Pero como te digo, las cosas nunca salen como uno las planea, y por ende… terminamos cayendo en las cosas que menos creíamos.->
Mi vista bajo por un segundo, persiguiendo con los ojos el camino de una gota que resbalaba por la superficie del vaso helado.
-Decirte que no la engañe, sería insultar tu inteligencia. Pues en efecto, le engañe, le mentí a la cara al decirle a lo que me dedicaba. Pero nunca lo hice con el afán de dañarla… pues nunca me acosté deliberadamente con alguna de mis “clientas”, solo era algo profesional y era solamente para resarcir ciertas cosas que necesitaba-
“Puesto que mi situación económica se había congelado, con el problema de mis padres. Y mi carrera como modelo se había visto saboteada, por una chiquilla” pensé, sin decirle. Haciendo otra pausa para beber del contenido de mi bebida.
-Entenderás que cuando se está en una relación tanto tiempo como yo. Hay cosas que termina haciendo uno, por el bienestar de ambos… sin importar que- era un consejo, y sabía que en el fondo la pelinegra lo entendería, sino era ahora, quizás en el futuro. –Y no le llames “ya sabes quien”, tiene nombre… Aimeé y creo que por mucho tiempo lo recordare, puesto que no estoy listo para seguir en esos temas por ahora- agregué, sonriéndole a la morena. Pues esperaba más inquisiciones acerca del tema.
 

 
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
290

Demian Schwartz
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Treinta minutos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.