Cita esperada. Privado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cita esperada. Privado

Mensaje por Adrien Morgan el Lun 14 Abr - 22:07

-Pre trama-

Hacía tiempo que Adrien no gozaba de una noche libre de compromisos, había estado ocupado con las guardias dobles del hospital tratando de escalar posiciones, en la situación que su familia se encontraba no podía en esos momentos hacer uso de los contactos que su padre podía llegar a tener dentro del hospital. Si bien las cosas ya no eran tan terribles como habían sido hacia unos meses, la situación aun no llegaba a un terreno estable, en especial si de asuntos financieros se hablaba.  Necesitaba relajarse, beber algo y tal vez, solo tal vez, pensar en cosas mundanas, lo que nunca en su vida había podido hacer.

Reservo una mesa en The Wild Times, al menos su apellido aun contaba con el suficiente renombre como para tenerle preparado un lugar a su llegada.  Últimamente no contaba con muchas amistades a las cuales recurrir para una salida como esa, siempre estaba la idea de hacerle una llamada a Laise, ella se había convertido en un sustituto para sus relaciones con la gente, pero solamente era un instrumento, al menos así lo veía él.

Llamo entonces a Marcellus, no había podido asistir al partido de exhibición de Quodpot, pero esperaba que de alguna manera el equipo que le mando hubiera servido de algo, sabía que no era nada que él mismo no pudiera conseguir por su cuenta, el detalle estaba en la intención. Él jamás había practicado deporte alguno a pesar de contar con una buena salud física, simplemente no era su estilo.

La cita era a las 9pm a las afueras del lugar, el estaba ahí cinco minutos antes de la hora, no le gustaba hacer esperar a las personas, era demasiado estricto en ese aspecto. Si había algo que él pudiera controlar de su vida, lo haría sin titubeos.
Al ver al joven acercarse le dedico una sonrisa sincera, de esas pocas que lograban verse en su rostro últimamente, como siempre hizo, algo parecido a un tick nervioso, miro por sobre su hombro antes de acercarse, como si esperara encontrar algo tras él, siempre estaba en ese estado de alerta.

-Me alegra que pudieras venir – Su tono era amable, le saludo con una palmada en el hombro y luego lo guió hacia adentro – Espero no haber arruinado tus planes para el viernes por la noche. Hacía tiempo que no hacia eso. – Dijo hundiendo los hombros, sincerándose.


Última edición por Adrien Morgan el Vie 18 Abr - 21:45, editado 1 vez
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Lun 14 Abr - 22:32

Había estado usando todas sus habilidades para básicamente pasar desapercibido por el campus, no quería que hablaran de él más de lo que ya lo hacían y que las cosas con Mina no habían salido tan bien como él hubiera deseado, aun mas rumores se habían levantado desde hasta debajo de las rocas, personas que nunca le dirigían la palabra ahora querían saber una historia que él no quería contar por lo que los esquivaba con un giro de palabras y una sonrisa sínica, había estado funcionando hasta ahora.
 
Sin embargo, habían estado colmando su paciencia últimamente, el podía lanzar palabras venenosas envueltas en carisma cualquier día, después de todo tenía don de palabra en alta práctica, pero cuando parecía querer volverse una costumbre de todos los días el básicamente antagonizar a extraños, se volvía algo aburrido.
 
Había estado musitando para sí mismo en los terrenos del campus cuando recibió la llamada de Adrien a quien aún tenía que agradecerle por su detalle para con él por el partido, el regalo le había animado a esforzarse durante el encuentro y esperaba ver al Nu en persona para poder decírselo, era por eso mismo que aceptó la invitación sin pensarlo mucho, le hacía falta salir del ambiente del campus de todos modos.
 
Al llegar a The Wild Thyme se sorprendió inicialmente de ver que Adrien ya estaba ahí, pero la sorpresa pasó a compresión de modo rápido, después de todo sabía que el otro chico era cuidadoso en detalles, era de suponer que la puntualidad era un factor importante entre los considerados.
 
"Claro," le dijo de forma casual, sonriendo de vuelta, "Porque mi atareada agenda me permitió venir entre mis citas de pretender que el resto del mundo no existe e ignorar a quienes ni siquiera me conocen pero quieren saber el chisme de mi más reciente relación amorosa, cancelé este último para venir, tu invitación era mucho mas agradable."
 
Se encogió de hombros, "La verdad me salvaste de una noche en aquel bar karaoke en Kansas, gracias Adrien." 

No iba a admitir que le gustaba dicho bar, en especial después de su cuarto tequila.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
26

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Adrien Morgan el Lun 14 Abr - 23:48

Adrien estaba acostumbrado a tener que lidiar con su nombre en los encabezados de las revistas, entre dimes y diretes en la universidad y rumores a sus espaldas, era una cosa que tuvo que soportar desde joven por ser su padre quién era y que, con el tiempo, había logrado soportar e ignorar. Sin embargo comprendía que para otros podía ser más difícil y si, tal vez ese era el caso de Marcellus, tal vez pudo aconsejarle algo mejor, pero él no estaba enterado de los rumores que surgieron de parte de la Miss Bk y Marcellus ya que su trato con las personas se había disminuido considerablemente los últimos meses. Había escuchado algo así de Laise, pero nada que él indagara, nunca lo hacía con cosas como esas.

¿Chisme más reciente? Perdona, no estoy familiarizado….- Menciono de manera cortes mientras lo guiaba dentro del lugar. Ahí les tenían una mesa reservada al fondo, misma que ya tenía un par de menús y el vino predilecto del joven. Usualmente él no bebía, solamente lo hacía en la cena y para acompañar la comida. – Pero puedes contarme si deseas…. No conozco bares de Kansas, de hecho jamás he estado en un bar de Karaoke… ni en Kansas. – Agrego tratando de darle un tono divertido a su voz, no funciono, Adrien no era ese tipo de personas que bromearan con facilidad.

Tomo asiento en la mesa y reviso los cubiertos que estaban frente a ellos, los acomodo correctamente ya que estaban en una posición equivocada y luego tomo la carta para observar el menú de la noche.

Escuche que tuvo algo que ver con Wilhelmina tu situación, debió ser complicado.- No podía agregar más por que no conocía los detalles. También era sabido que la reputación de Wilhelmina con los hombres no era de seriedad alguna, se decía mucho de la compra de votos por acostarse con los Alpha y cosas así en la fraternidad, pero nada más allá de eso. Adrien la conocía por cosas aparte de lo escolar, era un buen material para los rituales del sótano, eso era suficiente para él. Pero claro que no iba a decirle eso a Marcellus, no quería incomodarlo en una noche que era para lo contrario, relajarse
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Mar 15 Abr - 0:22

"Oh, alguien que no sabe," dijo con tono divertido mientras seguí a Adrien, admirando el lugar con interés, "Me alegra ver que las historias de mi vida amorosa aún no ha recorrido todo BK Valley."
 
Observó como Adrien acomodó los cubiertos y fue cuando puso atención a ellos, parpadeando al notar que efectivamente estaban invertidos, los cambió solo por seguir el mismo movimiento de Adrien.
 
"Estuve saliendo con Mina un tiempo," le dijo finalmente, "No fue mucho tiempo de hecho, pero ella me pidió que no siguiéramos en el plan de salir románticamente, al parecer su más reciente ruptura con Jesse Crawford la dejó confundida y no quiere estar con alguien ahora."
 
No le dijo que el sospechaba que Jesse había tenido algo que ver en la decisión de Mina de pedirle que dejaran de salir, esa tarde en la playa, esos gestos arrogantes por partes del Delta simplemente gritaban que había más detrás de la historia que una discusión, sentía que Jesse era demasiado arrogante para estar presumiendo lo inexistente, por lo que había algo más ahí, que Marcellus no estaba del todo seguro si quería saber.
 
Se encogió de hombros, "No hay mucho que decir… le pedí que saliéramos para ver si se daba algo más serio, no fue el caso, ahora sólo somos amigos, no es tan dramático como algunos lo hacen ver."
 
Se incluía a sí mismo, entre más lo pensaba con la cabeza fría, más concluía que no había porque sentirse como si el mundo se le hubiera venido encima, aunque fuera difícil porque no podía dejar de pensar en Mina.
 
Miró el vino con curiosidad, se veía de una buena cosecha.
 
"Ah, ese Bar Karaoke en Kansas lo encontré por error…" dijo sonrojándose un poco, "Fue un intento fallido por aparecerme en Key West desde Washington… terminé en una zona de Kansas donde había un concurso de karaoke y como el Aparicio me dejó mareado, decidí esperar un poco antes de volver a intentarlo… es un lugar interesante… he ido ahí con mi prima ya varias veces, aquella vez gané el concurso cantando Carry On My Wayward Son…"   

Había sido una noche interesante, si no cuentas el sermón de hora y media que le dio su padre por no usar apropiadamente sus habilidades y aparecer en el estado equivocado.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
26

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Adrien Morgan el Mar 15 Abr - 20:32

Adrien era una de esas personas que se jactaban de conocer a los otros, sus modos y manías, podía ser muy observador y sabía que había algo más dentro de la declaración de Marcellus que no terminaba de convencerlo, lo podía ver en su mirada y en la forma en que trataba de ser lo más políticamente correcto al relatarle su relación con la Alemana. Él simplemente se acomodo correctamente sobre su asiento mientras se inclinaba un poco hacia adelante, como si fuera a aportar algo realmente verdadero a la conversación.

Marcellus, conozco el tipo de mujer que Mina es, todas ellas son iguales. Kitty, Lucienne, Charlotte, Violeta , incluso Laise… – Puntualizo contabilizando a cada una de ellas con los dedos de su mano – Todas crecieron en el mismo ambiente y aun que Mina siempre fue una persona que resistía termino por el mismo camino. Todas ellas son mujeres caprichosas que siempre consiguieron todo lo que deseaban en la vida. Más que una relación estable buscan probarse a ellas mismas su valor, son caprichosas y les gusta obtener lo que quieren solamente por placer personal… - Tal vez no estaba bien que él hablara de esa manera acerca de sus familiares y amigas de la infancia, pero así lo veía él. – Lamento decírtelo, pero solamente fuiste un número más en su record personal.

Sus palabras tal vez habían salido con más veneno del que él hubiera querido, no quería lastimar a Marcellus, pero alguien tenía que decírselo. Para Adrien el joven Lovecraft siempre había sido una persona confiada, de esos que tratan de ver lo mejor en las personas, lo tenía en un buen concepto personal, lo había visto rodearse de la peor calaña de la universidad, como Fleming, y aun así manejarse con soltura con personas como él, sin embargo eso no iba a llevarlo por un buen camino, pero no era él quién iba a hacerle ver su error, no aun.

Al menos esta vez fue más discreto. En un par de semanas se olvidara todo, no te preocupes. – Porque así eran los chismes en la universidad, cuando algo más jugoso saliera a la luz, todo ese asunto quedaría por terminado, lo sabía por experiencia propia.

¿Quieres beber un poco? – Señalo el vino sobre la mesa. Él no iba a hacerlo, el alcohol solamente lo tocaría para acompañar la cena, no gustaba de emborracharse como el 95% de los estudiantes. Le hizo una seña a uno de los meseros para que se acercara y les sirviera un par de copas, el mismo se retiro momentos después indicándoles que podían ordenar cuando quisieran, pero Adrien estaba pasándolo bien con solamente charlar.

Bueno, sabes lo que dicen: si vas a aparecerte no bebas, hay que ser conscientes -. Un amago de sonrisa se dibujo en sus labios. Su anécdota le dejo pensando unos momentos, él nunca hacía ese tipo de cosas que salieran de un orden estricto, a veces pensaba que podía ser incapaz de ser espontaneo en sus actividades, lo cierto es que le aterraba no tener un plan establecido de vida.

Nunca he estado en un bar de Karaoke, lo conozco por conceptos básicos pero el mundo muggle aun sigue siendo en su mayoría un misterio para mí. No somos conservadores, simplemente estamos enfocados en otras áreas, entiendo que tienen cosas interesantes. – Agrego simplemente.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Mar 15 Abr - 22:08

Bajó la mirada, parpadeando rápidamente unas cuantas veces hasta que sintió que podía estar lo suficientemente calmado para ver a Adrien a la cara, no puso esbozar una sonrisa real, solo una diminuta que se desvaneció en el segundo que desvió la vista hacia la mesa.
 
Ya desde hace tiempo tenía sospecha que la imagen perfecta que tenía de Mina era creada por su propia mente y se enamoró de eso y no realmente de Mina, aunque no podía negar lo bien que se sintió en su compañía. Era una lástima realmente que sus sospechas de la situación fueran todas ciertas y que alguien más te confirmara lo que te negabas a ver con tanto fervor en favor de sentir que no habías caído en un círculo vicioso de desilusión.
 
Quizá la realidad era simplemente esa… Marcellus era otro en la lista de Mina… y es le dolía…. Realmente le dolía.
 
"Un número más…" repitió en voz baja, sintiéndose ridículamente mal por admitirlo, se sonrió amargamente y luego se pasó las manos por la cara porque no iba a ponerse demasiado sentimental en ese momento, no frente a Adrien, no en un lugar público.
 
"Espero que tengas razón," le dijo refiriéndose al hecho que la situación fue discreta y la esperanza de que pronto sería todo olvidado, "Estoy acostumbrado a que las personas hablen de mi por mis acciones excéntricas o por mi familia… no porque últimamente mi vida amorosa ha sido algo desastrosa."
 
Ni siquiera recordaba cuanto tiempo tomó para que las personas dejaran de verlo con lastima después de que Claude lo humilló frente a medio mundo hacía un par de años, situación por la que prefirió irse de la escuela un tiempo que afrontar que había sido botado sin razón alguna de una manera muy humillante.
 
"No solía importarme que hablaran de mí…" dijo algo más tranquilo, pensando en la situación, en cuando era más fácil caminar por el campus como aquel Lovecraft que era la pasión andante y que solo se sonreía de las críticas, causando que estas se desvanecieran por esa misma actitud de desinterés en darles valor… y luego llegó Darcy a ponerlo como un idiota enamorado y ahora Mina.
 
Tal vez se merecía la situación por la que estaba pasando, por ser demasiado inocente algunas veces, cuando en general no lo era.
 
Decidió cambiar de tema, "Podemos luego ir a uno, pero mágico… la situación ha estado muy tensa últimamente, no quiero arriesgarte." 

Levantó la vista y le sonrió honestamente, quizá las palabras de Adrien lo habían lastimado un poco, pero solo era una confirmación de lo que ya sospechaba, por lo que no podía reprocharle. 

"Me gustaría probar el vino," dijo en voz baja.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
26

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Adrien Morgan el Mar 15 Abr - 23:21

Bastaron solamente unos segundos observando los ojos de Marcellus para que Adrien se diera cuenta que el joven estaba destrozado por dentro, lo sabía porque había visto esa mirada de desilusión muchas veces, incluso en él mismo.   Sin embargo no podía sentirse culpable por algo que simplemente tenía que hacer, alguien tenía que decirle las cosas al joven Lovecraft de la manera que eran. Adrien a veces podía ser una persona muy metódica y fría al hablar, era parte de su profesión después de todo, la experiencia le había demostrado que mientras más sincero fueras con las personas, el golpe era duro, pero les era más fácil asimilarlo. De igual manera no iba a dejar a Marcellus solo por su cuenta lidiando con eso, era su amigo, uno de los sinceros y verdaderos más allá de las apariencias y el dinero, no iba a abandonarlo así como así.

Cuando él iba a tomar algo de vino Adrien inmediatamente puso su mano sobre la copa para impedirle tomarla.  Conocía a las personas que buscaban olvidar con el alcohol los problemas de la vida, Laise era una de ellos, no iba a dejarlo hacer un espectáculo de sí mismo.  De aluna manera Adrien sentía esa necesidad protectora de quién ya ha estado en esa situación con anterioridad.

Este es horrible…  Escucha, ¿Quieres ir a otro lugar? Sé que recién llegamos pero, últimamente las multitudes, no me siento muy cómodo en ellas… –Dijo con sinceridad, no estaba mintiendo, aun que no era esa la razón principal por la cual quería irse de ahí.  Miro a su alrededor y llamo al mesero pidiendo la cuenta.

Vamos a mi departamento. Me mude hace un par de meses, no hay muchas cosas pero podríamos preparar algo mejor para la cena y charlar con más  tranquilidad – Y lo decía porque sabía que si había algún estudiante de la universidad tendría la atención puesta en ellos precisamente por los rumores que circulaban en relación a Marcellus. No quería que su noche terminara en un mal rato.

Tras dar el dinero de la cena se levantó esperando a Marcellus para dirigirse a las afueras del restaurante.  Se acomodo las mancuernas de su camisa antes de sacar su varita.

-¿Has estado en Brooklyn? – Sonrió y luego lo tomo de los hombros para hacer una aparición conjunta a la ciudad.

---Penthouse ---

Tardaron solamente unos segundos en llegar, Adrien le dio oportunidad al joven para que se asentara. Ellos estaban en un pequeño espacio designado para las apariciones en lo alto del departamento. Desde ese lugar podía verse completamente la ciudad y el puente de Brooklyn junto a ellos; a sus espaldas había un elevador con engranes mágicos y paredes de cristal, Adrien se dirigió hasta él y abrió la puerta para bajar al loft.

No tengas cuidado, es mágico y anti muggles.  Ante los ojos de la ciudad esto es simplemente la torre de un reloj, a mis padres les gusta la seguridad, ellos tienen uno igual pero en Manhattan, nos mudamos aquí después de vender nuestra casa. – No era secreto que los Morgan habían tenido dificultades financieras, aun así su modo de vida no era para nada modesto y se notaba en la decoración de la casa.

Cuando llegaron a la parte baja del departamento el elevador se abrió para dejarlos salir.  Adrien se desabotono las mancuernas de su camisa y levanto un poco las mangas para verse un poco más cómodo, relajado.

_____

off: no hay una forma muggle de entrar al departamento.


Última edición por Adrien Morgan el Vie 18 Abr - 21:47, editado 1 vez
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Miér 16 Abr - 1:35

Apartó la mano rápidamente cuando Adrien puso la suya sobre la copa, la verdad no había pensado en cómo se vía que tras básicamente decir una confesión amarga pidiera probar el vino, no era su intención embriagarse en público o ahogar sus penas en licor, pero si quería distraerse de sus propios pensamientos, las conclusiones a las que había llegado lo estaban haciendo sentir más mal de lo que había pensado.
 
Estaba sintiendo frío otra vez, una clase de frío parecida la que sintió aquella tarde en la playa, cuando tuvo esa conversación con Mina en la que terminaron una relación que, si lo pensaba fríamente, realmente no había propiamente empezado.
 
"Creo que es buena idea…" le contestó cuando sugirió irse a otro lugar, mirando sobre su hombro de forma paranoica como si alguien indeseable fuera a acercarse y molestar sólo porque sí.
 
Había estado escuchando lo que Adrien dijo, sobre su departamento, sobre una cena más privada, de hecho puso atención a sus palabras pero en segundo plano, en el primero estaba retorciendo la bastilla de su camisa ansiosamente y preguntándose en qué momento se dejó caer, en que momento, sabiendo con perfección que estaba caminando un terreno inestable, se permitió entrar de nuevo en algo que sólo terminaría mal para él.
 
Al parecer no había aprendido su lección aquella cuando Darcy dejó una marca permanente en su psique, ni siquiera podía culpar a Mina de lo que le había pasado, en realidad no era culpa de ella, no realmente.
 
"¿Brooklyn?" preguntó justo cuando Adrien lo tomó por los hombros y usó Aparicio para llegar a su departamento. Parpadeó unas cuantas veces, sintiendo el vértigo del Aparicio golpearlo pero de forma leve, ahora que estaba consiente de iba a parecer y no fue tomado por sorpresa.
 
"Me gusta," le dijo al ver los alrededores y aún no habían entrado al departamento, el elevador le pareció un diseño interesante de manufactura mágica sin mencionar que la vista de la ciudad por la noche era digna de admirarse.
 
Entró al departamento mientras soltaba un poco el nudo de la corbata sin quitársela por completo, la decoración del lugar le recordaba precisamente al joven frente a él, quedaba muy al estilo de Adrien.
 
"Tienes muy buen gusto," le dijo mientras caminaba hacia la ventana del reloj más cercana, mirando la ciudad que no podía verlos a ellos en el horizonte.
 
Volvió la mirada a Adrien y finalmente le sonrió con toda sinceridad, "Gracias por sacarme de ahí, no quería dar espectáculos."
 
Parpadeó sintiendo sus ojos húmedos, los cuales estaban probablemente brillando por algunas lágrimas acumuladas, era increíble que tan patético se sentía en ese momento, cuando finalmente el peso de la realidad había caído sobre él. 

Había sido sólo un número en una lista… que pena tener que admitirlo.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
26

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Adrien Morgan el Miér 16 Abr - 7:38

Así como Marcellus se había dirigido hacia la ventana del reloj, Adrien fue hacia la cocina, misma que estaba a un lado de la sala. No recibía muchas visitas ahí, de hecho pocas personas sabían que él no estaba viviendo con sus padres desde hacia tiempo y otras más contadas sabían realmente lo que estaba sucediendo detrás del nombre importante de los Morgan.

Él saco un vino de su reserva especial, lo abrió y espero a que se oxigenara mientras observaba el andar de Marcellus con una mano en la cintura. No se sentía mal por haberle abierto los ojos, se sentía mal de alguna manera por su incapacidad de sentir pena por la gente, aun que estaba seguro que compasión era lo último que el chico Lovecraft esperaba de él.

Escucha, estoy seguro que mucha gente te ha dicho lo usual, que no vale la pena, que todo esto se veía venir, que la olvides y pases pagina. Lo cierto es que pocos nos damos cuenta de la realidad en un estado como es el tuyo. Lo mejor es abrir los ojos y darte cuenta que las personas no son exactamente lo que imaginamos, de hecho son todo lo contrario. – Lo decía más para él mismo, pero esperaba que pudiera servirle de algo a Marcellus.

Ya que el vino estuvo en el punto adecuado, sirvió un par de copas y le llevo una a Marcellus extendiéndosela. La suya la tenía entre los dedos de la palma mientras observaba el reloj. Soltó un hondo suspiro.

Solo, no sientas lastima de ti mismo ¿De acuerdo? Te valoro más que eso y has tenido situaciones peores…. Pero vamos, que no he hablado correctamente contigo desde que volviste de tu viaje. Lamento que esta charla se tornara en ese sentido. – No era verdad, no lo lamentaba en lo más mínimo pero era un maldito mentiroso. Bebió un poco de su vino, realmente a penas y lo suficiente como para mojarse los labios con el alcohol. En realidad no le gustaba beber pero lo hacía por una especie de solidaridad.

Puedo preparar algo para cenar. Tengo pasta y algo de ensalada. Realmente no paso mucho tiempo en este lugar así que no estoy consciente al cien por ciento de sus capacidades. El hospital y la escuela me consumen demasiado tiempo. – Era cierto, tenía solamente cosas que Laise llevaba cuando se reunían. Había sido una especie de alivio en todo ese tiempo, a tal punto que comenzaba a preocuparle realmente las cosas que estaban encerradas en su memoria.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Laise Den Adel el Miér 16 Abr - 19:04

Con la reciente aparición de su madre, la vida económica de los Den Adel fluía mejor que nunca, la cuantiosa herencia que su padre le había dejado podría mantener a su familia durante toda su vida sin necesidad de mover un solo dedo. Apenas arregló ese asunto, a sus hijos les dio una muy fuerte cantidad de galeones para que los invirtieran en algo productivo. Lucian su parte,  metió  la mitad de ese dinero a correr en la bolsa de valores y la otra en su cuenta personal. Laise por otro lado decidió comprar un departamento, un hermoso penthouse para ser exactos, le gustaba la idea de hacerse de varias propiedades y luego revenderlas, esto por consejo de su primo Arjen, quién de familia se movía perfectamente en ese ámbito. El resto de su dinero lo gastó en acciones para el Hospital Bridget Bishop, esto último nadie lo sabía, pensaban que se lo había gastado en ropa, spas, zapatos y a consideración de muchos, en droga.

Se lo había vendido a plazos con un interés justo a la familia Morgan en un gesto de buena fé después de que su familia fue a la bancarrota tuvieron que deshacerse de muchas propiedades incluida su casa. Había elegido Brooklyn pues estaba lejos y la vista era impresionante. Ese era el lugar en el que se veían, lejos de las miradas llenas de escrutinio y hambre de chismes de Miami, pues de momento a otro se encontraba saliendo con el chico. A decir verdad le gustaba estar con él, era un chico inteligente, atractivo, de buena familia y lo mejor de todo: no le hacía preguntas indiscretas, ni indagaba mucho en su vida privada. Podía jactarse de que solo tenían un increíble sexo y una amena charla después de este, sin contar que era un excelente rival en el ajedrez. En general era muy agradable estar con él y despertar en las mañanas preparándole el desayuno.

Casi no lo visitaba, solo cuando sentía esas irremediables ganas que se adentrara en ella, de tener un encuentro fortuito, justo como esa noche. Había ido al super a comprar algunas cosas para la cena y para el desayuno, le gustaba ser dedicada con él, le agradecía que cuando estaba con él no pensaba para nada en Thomas Chee. Llevó unas bolsas de cartón en los brazos y dio rápidamente con el departamento, debido a la situación con los muggles pues le había hecho un encantamiento antimuggles además de poseer las demás protecciones pertinentes. Se apareció en la parte alta del penthouse y abrió la puerta de par en par con las bolsas cubriéndole un poco la vista.

-Adrien…traje algunos víveres para cenar, logré conseguir la marca de caviar que te gusta… Bajó las bolsas y se dio cuenta de que no estaba solo, su amigo Marcellus estaba con él, no sabía que ambos se llevaran tan bien. Se quedó helada por algunos instantes y decidió ir hasta la cocina a dejar los productos. Su rostro se tornó serio y caminó hasta donde estaban ambos chicos.


-Buenas noches Marcellus…Adrien- le dio un beso en la mejilla a su amigo y evitó todo contacto con Adrien pues no le gustaba que estuviera demasiado cerca o que tuviera ese tipo de arranques con él. -¿qué haces aquí? ¿pasó algo?...¿Adrien?- pedía una sencilla explicación, no más. Marcellus era muy querido por Laise y le gustaba la idea de que estuviera ahí, supuso que algo debía pasar para que Adrien decidiera llevarlo.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Jue 17 Abr - 2:58

Se quedó observando la ciudad por otro momento mientras la palabras de Adrien le llegaban más fuerte y directo de lo que esperaba, no era que no quisiera escucharlo, de hecho probablemente lo estaba escuchando más que a otros en ese momento, porque tenía en cuenta que sabía de lo que hablaba además de que la forma en que Adrien hacía las cosas le daba cierta seriedad que simplemente le daba peso a sus acciones.
 
"Creo que más que sentir lastima," le dijo al momento de verlo de nuevo, "Estoy molesto por haberme permitido llegar a este punto."
 
Le sonrió con honestidad, porque a pesar de que las palabras eran dudas, no se las decía de mala fé, de hecho parecía que genuinamente se preocupaba por su bienestar, "Gracias Adrien."
 
Tomó la copa de vino, saboreándolo y no tomando por el simple hecho de ahogarse en el momento, quería sentir aquella serenidad que había perdido al pensar en todo aquel asunto una vez más y llegar las conclusiones que lo hacían final y devastador al mismo tiempo.
 
Parpadeó cuando Adrien habló de la cena y pronto a su mente vino la imagen de sí mismo en la casa de sus abuelos por lado de su madre. Distraerse, necesitaba distraerse.
 
"¿Pasta?" dijo sonriéndose, "Oh, déjame ver que tienes disponible, veamos si puedo hacer una Carbonara."
 
Fettuccine, huevos, queso parmesano, aceite de oliva virgen extra, pancetta y pimienta negra, había encontrado la mayoría de los ingredientes en la cocina de Adrien cuando Laise llegó al departamento, Marcellus no perdió tiempo y la saludó.
 
"Adrien me invitó a cenar," le dijo rápidamente mientras empezaba a sacar los instrumentos necesarios para hacer la pasta, "Pero al final mejor vinos aquí porque me estaba poniendo algo… mal, por así decirlo."
 
Se esforzó por sonreírle pero no lo logró y luego hizo una mueca de dolor, evadiendo su mirada, "Tenías razón… las cosas no me salieron bien." 

Eso fue todo lo que le dijo y luego hizo un ademán de indecisión y  decidió mejor ponerse a cortar la panceta.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
26

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Adrien Morgan el Jue 17 Abr - 13:06

No esperaba que Marcellus se ofreciera a preparar la cena, pero tampoco se lo negó. Parecía necesario que asentara todas las cosas que él le había dicho, tal vez para Adrien no eran importantes pero para el joven Lovecraft si, a veces darte cuenta de la verdad era difícil. Decidió simplemente no estorbarle pero si le siguió hasta la cocina para asistirle con lo que fuera que él necesitara, aun que encontró rápidamente las cosas y mientras las preparaba, Adrien se recargo sobre la barra con los brazos cruzados. Parecía más relajado que siempre, aun que él era de esa clase de personas que parecían formales incluso en sus días de descanso, era como si mantener esa postura fuera para él algo de tiempo completo.

Luego escucho el elevador bajar y su mirada fue directamente hasta allá, vio bajar a Laise de él con un montón de bolsas y simplemente espero a que ella estuviera ahí en la cocina con ellos. Aun que le molesto que la joven tratara de evitarlo no hizo comentario alguno, espero a que el joven se explicara y luego se aclaro la garganta.

Invite a Marcellus a cenar, pero soy un terrible anfitrión y lo puse a cocinar. – Corto la conversación simplemente porque conocía el temperamento de Laise y no quería que la morena hiciera o dijera algo que pusiera en un estado peor a Marcellus. Se acerco a donde ellos se encontraban y se puso en medio. Con una de sus manos rodeo la cintura de Laise descansando su mano sobre sus caderas, la atrajo un poco hacia él como una muestra de evidente cercanía entre ambos y luego rozo con sus labios el cuello de la chica a modo de saludo, el mismo que ella se había saltado momentos antes.

Deberías ayudarle. – La vio a los ojos, eso era más como una orden que quería decir mucho más. Estaba técnicamente diciéndole lo que se podía ver, el joven no estaba en el mejor estado y no era necesario armar un alboroto por ello. No sería lo mejor para ayudarle. Luego se separo de Laise y camino hasta el otro lado, poniéndose al lado de Marcellus para tomar la botella de vino. Luego, en un gesto algo parecido al de la chica, en un movimiento ágil e impredecible, Adrien acerco sus labios al oído de Marcellus.

No dejes que incendie mi cocina… - Alcanzo a rozar suavemente su nariz por el cabello del joven tras susurrarle aquello. Luego se separo para ir con la botella de vino hasta el sofá y verlos desde ahí.

Espero que no les moleste la falta de apoyo. Puedo hacer una cirugía pero no hervir pasta. Simplemente hay talentos que no se me dan.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Laise Den Adel el Jue 17 Abr - 19:28

No necesitó que le diera más explicaciones, había entendido perfectamente a qué se refería con “las cosas no salieron bien”, Mina lo había hecho de nuevo, había alejado a un buen chico por seguir estando con un hijo de puta que jamás podría valorarla como ella merecía aunque ya no estaba tan segura de que ella se mereciera el mejor de los tratos pues llevaba actuando durante algún tiempo como una perra maldita, manipuladora y soez. Estaba molesta por esa situación pero no haría ningún comentario al respecto, al menos no ese día.
Notó que lo que intentaba hacer Adrien y solo optó por mirarlo con aceptación, no haría nada que pusiera en una lamentable situación a Marcellus.

Sonrió cuando vio los ingredientes en la barra, su amigo cocinaría alguna de sus ya muy conocidas especialidades en comida italiana, verdaderamente una delicia sin contar que el chef que las cocinaba le ponía el mejor de sus empeños. La cercanía del joven nu delta la hizo encogerse de hombros, liberando una débil pero tierna sonrisa. Le gustaba mucho más cuando lo encontraba en ese modo. Lo miró contenta y prefirió sacar todos los comestibles de las bolsas, para guardarlos en sus respectivas alacenas.

-Comprendo… susurró mientras Adrien se alejaba un poco para ir hasta donde la botella de vino estaba. Sintió que el corazón le dio un pequeño salto cuando vio cómo Adrien se acercaba a decirle algo al oído a Marcellus, se puso nerviosa pues pensó que le había dicho que había entre ellos dos. Esa “relación” era complemente en secreto, o bien secreto a voces, cuando los vieron llegar juntos en la fiesta de las épsilon se dio a conocer que estaban “saliendo” aunque era francamente lo contrario, sin embargo profetizaron algo de ello, pues ahora “salían” en un plan muy casual.

Se acercó al joven Lovecraft y le dio un ligero codazo en las costillas. -hey ¿necesitas ayuda? Mira… Fue directo a la alacena y tomó un gran bowl de acero y un colador del mismo tamaño, la case de instrumentos culinarios que el italoamericano necesitaría para la pasta. Noto un frasco de salsa boloñesa entre los víveres que compró e intentó abrirlo, tuvo que intentarlo un par de veces más hasta que por fin lo logró, cuando la tapa salió, salpicó sin querer a Marcellus en la mejilla. Recortó su cercanía con él y  con su pulgar retiró la gota de salsa de su rostro, lamiendo lo que quedaba en su pulgar.

-Es deliciosa- Le sonrió y volvió a las alacenas a seguir buscando más instrumentos.


Última edición por Laise Den Adel el Vie 18 Abr - 20:33, editado 1 vez
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Jue 17 Abr - 21:56

El gesto de Adrien lo hizo saltar de una zona mental a otra, sentirlo tan cerca con aquel susurro en su oído y el movimiento tan cercano hizo que el pulso de Marcellus se acelerara un poco, de hecho cerró los ojos al sentir el aliento de Adrien en su oído y el rose de su rostro en su cabello, aunque el contacto fue muy breve.
 
Laise lo distrajo, a ella le sonrió abiertamente, mirándola algo confundido para luengo lamerse los labios, sintiendo la boca algo seca, "Si, si…. ¿me ayudas con la pasta? Podemos hacer mitad boloñesa, mitad carbonara…"
 
Siguió cortando la panceta, miró los ingredientes y rápidamente puso el agua a hervir, separando los ingredientes, batiendo el huevo y mezclándolo con el queso, para luego colocar el bowl sobre el agua para cocer la mezcla con el huevo para tenerla lista para mezclarla con la pasta y la panceta una vez lista para luego hacer la mezcla con el huevo cuando notó que Laise estaba teniendo problemas para abrir el recipiente de salsa, se acercó para ayudarla cuando ella la terminó abriendo y salpicándolos a ambos.
 
De nuevo sintió su pulso acelerar un poco cuando Laise le tocó el rostro y se preguntó qué era lo que le estaba pasando. Soltó las cosas, colocando las palmas de las manos contra la barra y cerró los ojos, para luego ver a Laise con algo de duda, después a Adrien y luego de vuelta a Laise.
 
Se acercó a Laise y notó que tenía una mancha de salsa en la mejilla y cerró los ojos, preguntándose si estaba cometiendo un error o no. Se acercó a ella y le dio un beso en la mejilla con la excusa de quitarle aquella gota de salsa y luego la miró a los ojos, haciendo una pregunta silenciosa. 

Si esto salía mal, siempre podía pretender que no había pasado.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
26

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Adrien Morgan el Vie 18 Abr - 1:17

Adrien se dirigió hasta el sofá de la sala, se sentó en el que estaba justo frente a la barra de la cocina, mismo lugar desde el cual podía ver a Laise y Marcellus preparar la comida. Había cercanía entre ellos, una que él desconocía. No le sorprendió, sabía que las aspiraciones académicas de ambos iban enfocadas por el mismo camino, aun que no lo imaginaran, Adrien se preocupaba mucho por lo que sus allegados hacían o buscaban para el futuro. El chico se recargo en el sillón con comodidad y la confianza de quién está en su casa y luego tomo su vaso de vino, el que no había tocado con antelación y dio esta vez un trago grande.

Se perdió unos momentos en los que el vino recorría su garganta, pudo sentir la acidez de este recorrerle la garganta como si fuera fuego, no estaba realmente acostumbrado a la bebida. Levanto la vista hacia sus invitados para encontrarlos jugando con la salsa, Laise retirándola de la mejilla de Marcellus y este besándola igual de regreso. Él no hizo un comentario o movimiento, se había convertido en mero espectador de la noche, bebió un poco más de su copa y luego la dejo frente a la mesa de la sala para servirse un poco más.

Prefiero el carbonara… - Tomo la copa de cristal entre las manos, casi viendo a través de ella. Si bien Adrien no sabía la razón por la cual Laise quería mantener su relación en una especie de secretismo él lo aceptaba. No le gustaba, pero lo aceptaba. Si bien Adrien podía ser una persona realmente posesiva con sus cosas y las personas que le rodeaban, con Marcellus era diferente. Con cualquier otra persona habría reclamado un espacio dedicado a él por parte de la Alemana, con Marcellus no era de esa manera pues de existía un cariño, algo detrás de todo que le evitaba sentirse así.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Laise Den Adel el Vie 18 Abr - 20:55

Bajó la cabeza un poco apenada pues con se había manchado también la mejilla sin darse cuenta, el beso de Marcelo en su mejilla la hizo sonreír de par en par, poco más y soltaba una carcajada pero decidió mejor guardarla para sí misma. Siguió moviéndose entre la cocina para alcanzarle más instrumentos a su amigo, entre ellos otro batidor, un cucharón grande y la selección de especias que llevaba en un pequeño estante de madera. Vio a Adrien a lo lejos, observándolos como su fuese algún depredador, con ojo crítico, evaluando a los dos. Se quedó mirándolo y le medio sonrió, al ver la botella de vino se le ocurrió que quizá en lo que estaba la salsa podrían pasar el tiempo en algo más que una charla.

Terminó de ayudarle a Marcellus, lavó sus manos y las secó con la toalla que yacía justo abajo del fregadero. Caminó hasta donde estaba el sanador y se sentó a su lado, replegándose mucho más a él, tomando su brazo para que la rodeara con este. Tomó la botella de vino y sintió el impulso de beber de ella hasta el cansancio, tenía la oportunidad y las ganas de hacerlo pero decidió claudicar, pues debía probar que su fuerza de voluntad era mucho más fuerte que el vicio que llegó a manejarla.

Alzó una ceja y después de un momento, miró a ambos chicos decidiendo cuales serían las reglas de ese pequeño jueguito que estaban a punto de iniciar. Se mordió el labio inferior y se acercó a su acompañante, justo su oído.

- Ayúdame a convencerlo…- se retiró de él y exhaló rápido, tomó la botella de nuevo y se levantó observándola lentamente y a detalle.

-Juguemos algo. Solo es mientras la cena esté lista, será ”Verdad o Reto” Lanzó la frase al aire, sin dar pie a negaciones u oposiciones por parte de ambos, esperando a que Adrien comprendiera de que era lo que estaba refiriéndose con “convencer” a su amigo.

-Muy bien, seré yo quién vaya primero…veamos- Tapó la botella de vino y la hizo girar un poco, siendo Marcellus la persona que el pico de la botella había decidido como primera víctima.-Y bien,Verdad o reto Marcellus,…-- Lo miró de forma ascendente, clavándose en su cuello para ralentizar su breve escaneo y descansar su vista en sus labios para luego pasarse directamente a sus ojos, ojos que realmente le gustaban a la alemana.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 19 Abr - 1:25

Bajó el nivel de calor, notando que la estufa era de aquellas que le podías programa cuanto tiempo estaría encendida, decidió colocar el tiempo necesario para que la pasta hirviera y se cocinara y colocó una tapa de vidrio sobre la olla. Terminó de hacer toda la mezcla y dejó los ingentes a un lado, listos para cuando fuera el momento de completar el platillo.
 
Laise se acercó a él con una notoria sonrisa, por lo que Marcellus se sintió más confidente de sus actos, la petición de que le ayudara a convencer a Adrien a seguir la corriente de lo que Laise estuviera planeando era interesante. La siguió hasta la sala, sentándose frente a ellos mientras Laise empezaba el juego de verdad o reto usando la botella de vino como instrumento y entendí a qué se refería con convencer al Nu.
 
Miró a Adrien a los ojos, evocando un recuerdo de años atrás, cuando eran más cercanos y cuando ambos se frecuentaban casi a diario simplemente por estar en la compañía del otro. A pesar de que Adrien había cambiado y Marcellus también, aun se sentía cómodo en compañía del chico, eso era algo que agradecía no hubiera cambiando con el tiempo.
 
Tomó la copa de vino y miró a ambos, sintiéndose algo más confiando de estar ahí con ellos y olvidando el tema del que previamente había estado hablando porque no era el momento de recordar cosas que simplemente iba a terminar haciéndolo sentir mal.
 
"Reto." 

Lo dijo con el tono desafiante que era la palabra, recargándose en el sillón y cruzando las piernas, levantando la copa en símbolo de brindis antes de romanar un trago, mirando a Laise y luego a Adrien, esperando sus respuestas.

Se relajó, sonriéndose de sí mismos y la situación en la que se estaba adentrando, quería hacer esto, quería ver como pasaría la noche, si la cena sería solamente eso, si habría verdades que se evocarían o retos que se completarían, quería olvidarse de los demás o concentrarse solo en los presentes, pero más que todo, quería que ellos solo le prestaran atención a él, un atención diferente, una atención positiva, la clase de atención que Marcellus buscaba como agua en el desierto.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
26

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Adrien Morgan el Sáb 19 Abr - 1:55

No podían evitarlo, a sus ojos había demasiada tensión sexual en el ambiente proveniente de Laise y Marcellus. Ya fuera porque Laise por si misma derramaba una sexualidad creciente o por qué Marcellus, en su misticismo siempre fue una persona atrayente, alguien que encerraba demasiado detrás de una mirada. Siguió observándolos simplemente, casi asechando. Fue la mirada furtiva de Laise y la inocencia de Marcellus dentro de la cocina lo que hizo soltar una pequeña carcajada y dejar la copa de vino al lado. Su mirada no se había despegado de la morena mientras se colocaba a su lado juntando su cuerpo al de él. Como reacción instantánea la rodeo con el brazo para atraerla a él y deposito un beso en su hombro acariciando con sus labios la zona segundos después.

Entonces la morena se levanto dejando a su lado aun la esencia de su cuerpo, su calor rodeándolo. Adrien simplemente se reclino sobre el sillón y observo atento lo que se proponían. Aquello sabía que no era simplemente un juego para pasar el rato, había algo más detrás de todo pero no sería él quien lo haría evidente. Se acabo de un trago el líquido que le quedaba en la copa y le dejo a un lado. Jamás entendería por que había personas que disfrutaban simplemente el beber hasta perder la conciencia.

Sonrió cuando escucho a Marcellus escoger reto, quiso creer que lo conocía lo suficiente para saber con antelación que esa sería su reacción principal. Adrien no espero a que Laise hablara para hacer el reto a Marcellus, se irguió en su asiento y llevo una mano a la rodilla de Laise, ahí donde el vestido terminaba y comenzaba la suavidad de su piel.

Besa a Laise – Lo dijo fuerte y claro viéndolo a los ojos, tenía una media sonrisa en el rostro mientras acariciaba el interior del muslo de la alemana a penas con la yema de sus dedos que se habían deslizado lentamente desde la rodilla.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Laise Den Adel el Sáb 19 Abr - 2:25

Esperó apenas unos segundos para que Marcellus tuviera la oportunidad de decantarse por alguna de las opciones del juego, cuando él eligió “Reto” los ojos le brillaron y esbozó una media sonrisa, no era para menos, Marcellus era un chico que mantenía muy al margen su vida privada, sin lugar a dudas preferiría hacer algún  desafío que sincerarse. Laise sintió un escalofrío que le recorrió toda la espalda al sentir el beso de Adrien en su hombro y luego el tacto en su muslo interior. Estaba a punto de decirle cúal era su reto cuando de pronto Adrien habló primero, ganándole la oportunidad absolutamente. Se asombró al escuchar pronunciar aquellas palabras, de todas los posibles castigos que se le pudieron haber ocurrido ese definitivamente no era uno de ellos, todo lo relacionado con lo sexual en ese tipo de juegos le parecían un cliché espantoso de película mala de los noventas, sin embargo, justo en ese momento le pareció mucho más que adecuado.

No dejó que Marcellus fuera quién tomara la iniciativa de ese “castigo”, ella se levantó rápidamente y se acercó a él, mordiéndose la uña índice entre nerviosa y emocionada. Cuando estuvo frente a él, lo rodeó por el cuello, ladeando su cabeza y sonriendo descaradamente, haría lago que guardó muy, pero muy oculto en sus pensamientos, siempre lo había visto como ese amigo con el que no intentaría filtrear, ese amigo sincero con el cual pasar el tiempo haciendo nada o bien haciendo todo, en ese momento se desataba algo que había insistido en dormir y esconder. Lo tomó de la nuca y lo besó, entrelazando sus dedos entre sus cabellos, profundizando e intercalando su lengua, cerrando sus ojos para poder grabar en su memoria aquel acto, disfrutándolo como nunca antes.  Sintió su cuerpo tensionarse, y pronto su piel se erizó, el sabor de los labios de su amigo era especial, era algo único, no tenía las palabras concretas para darle algún adjetivo que fuera justo.

Abrió los ojos un poco sorprendida por el brío que imprimió en aquel beso, soltó una risita con algo de pena y se retiró de Marcellus, colocando sus brazos de nuevo en donde debían.


-Vaya!...- No pudo decir otra cosa, se había quedado absolutamente sin habla, sin duda alguna esa noche sería única y especial. Ahora sería el turno de el joven Lovecraft de girar la botella y tentar al destino con alguna veracidad de los presentes o alguna otra penalidad.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 19 Abr - 2:56

Las palabras de Adrien fueron directas, al parecer su amigo quería ver un show y Marcellus estaba dispuesto a dárselo y por lo viso Laise también porque ella no perdió tiempo en ser la que tomara la iniciativa para reclamar el beso que habría de darle, no se lo estaba robando porque Marcellus, si era sincero, estaba completamente dispuesto a dárselo.
 
Laise era de aquellas amigas que veía como un amor platónico a quien no habría de insinuarle nada, no hasta ese día, porque sentía que si lo hacía solo haría las cosas más difíciles, sin mencionar que Marcellus había estado muy metido en su mundo y en sus relaciones para andar detrás de Laise. Pero aquí y ahora era otra historia, una de la que quería definitivamente ser parte, una cuyos testigos solo serían ellos tres.
 
Abrió la boca, buscando la lengua de Laise y le pasó la manos por el cabello para tenerla cerca, buscando su contacto como si lo hubiera estado necesitando todo ese tiempo, saboreando el beso con quizá más enjundia de la que esperaba desplegar, pero es que los movimientos de Laise había encendido una chispa de deseo, finalmente cortando la tensión sexual que se había formado entre ellos que de seguir así iba a ser tangible.
 
Tenía que agradecerle a Adrien… o más bien a ambos, no tenía idea si era coincidencia o plan, pero estaba centrándose en ellos y no el mundo y los hechos pasados, finalmente sintiéndose bien en su propia piel otra vez por primera vez en semanas.
 
Cuando Lasie lo dejó sin aliente, cuando el beso terminó y la risita de Laise fue grabada en su mente por siempre, "Vaya, definitivamente…"
 
Marcellus sonrió como no lo había hecho desde hace tiempo y jaló a Laise a su regazo para luego con cuidado girar la botella, la cual señaló a Adrien. 

"¿Verdad o Reto?" le preguntó con la misma voz con la que años atrás le preguntaba si quería de él una acción u otra, cargada con una sensualidad digna de su persona.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
26

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Adrien Morgan el Sáb 19 Abr - 3:31

Desde el momento en que Laise se separo de él Adrien extrañaba el calor de su piel entre los dedos, Laise era una criatura cargada de una sensualidad que tal vez ni siquiera ella misma imaginaba y eso era lo que más le excitaba de ella. Observo cómo se puso de pie y camino hacia Marcellus con la firmeza de quien se sabe atrayente para el sexo opuesto, él simplemente no podía dejar de ver su figura dirigiéndose al joven, con quién cruzo miradas justo antes de que ella se acercara para arrancarle ese beso de los labios.

Había pasado mucho tiempo desde la última vez que Adrien había estado con Marcellus en una relación que solamente ellos conocían y que había ocurrido hacía muchos años en su vida, antes de que todo se fuera al demonio, cuando aun se podía permitir el sentir algo por alguien que no fuera simplemente odio y rencor. Cuando su mente y conciencia estaban intactas, cuando aun tenía algo de humanidad dentro de él.

Se perdió unos momentos en sus pensamientos y solamente volvió en si cuando ambos jóvenes se habían separado y ambos comentaban en un gesto parecido su reacción ante el beso que estaba cargado de deseo por ambas partes. Adrien permaneció serio en su lugar, simplemente juzgando sin ser partícipe activo aun de la situación. Pero eso no fue así durante mucho tiempo pues, cuando menos lo espero, ahora la botella estaba apuntándole directamente a él en algo que no lo sorprendió en lo absoluto, incluso soltó una sonrisa de medio lado.

Elijo verdad… sea lo que sea eso. -. Pero entonces él se levanto y camino hacia donde ambos estaban, Laise sobre el regazo de Marcellus como si fuera una muñeca obediente. Justo como a él le gustaba. Se puso frente a ellos y acaricio suavemente la cabeza de la joven, luego su cabello rozando con la yema de los dedos su mejilla y deteniendo con un par su barbilla. - Pregunta. Te he robado tu turno y debo pagarlo. - Nuevamente aquello era como una orden disfrazada con un tono de voz conciliador. Luego en un gesto un poco más agresivo, se podría decir que con algo de odio y cariño a la vez, Adrien tomo a Laise de la nuca y le dio un beso en los labios, largo, profundo y lleno de necesidad. Definitivamente, no era más el joven que Marcellus había conocido, pero Laise por otro lado, sabía perfectamente en lo que él se había convertido.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Laise Den Adel el Sáb 19 Abr - 4:09

Aun le costaba creer las sensaciones que le despertaron después de aquel beso, sin que Marcellus lo notara, Laise se llevo un par de dedos a la boca, dibujando la silueta de los del joven, recordando por efímeros instantes el beso. Tragó saliva y continuó con la velada como si nada hubiera pasado, o al menos eso intentó. Mientras estaba en el regazo de Marcellus, observó desde la distancia el rostro de Adrien, algo tramaba, no podía ocultar ese gesto inquisitivo y a la vez introspectivo, se puso un poco nerviosa y se emocionó como si fuese una colegiala, guardó las apariencias lo mejor que pudo que todo se fue al demonio con el acercamiento del joven nu delta pi hacia ella.

 Aquel beso cargado de deseo y posesión, hizo que Laise solo pudiera corresponderlo con la misma intensidad, sintiendo una descarga que recorría desde su cintura hasta la nuca. Jamás se atrevería a admitirlo, pero los besos de Adrien tenían el don de excitarla al punto de la locura. Ella conocía perfectamente ese lado del joven, desde que se encontraron en el despacho del profesor Kael, habían “reanudado” su relación, llevándola a una donde el sexo era mucho más que conveniente y satisfactorio y los ayudaba a sobrellevar las presiones de la universidad.

-Al demonio…- No le preguntó absolutamente nada, estaba demasiado a gusto así, sin saber tanto de la vida personal de Adrien, no veía por que debía indagar más de lo debido. Lo acercó a ella violentamente, clavando un poco sus uñas en su cuello, besándolo con fuerza y desesperación. Poco le importó que Marcellus fuera testigo ocular de todo aquello, de hecho se le ocurrió una idea que le parecía tremendamente perversa. Mientras besaba a Adrien, la alemana posó su mano izquierda sobre la entrepierna de Marcellus, rozando con delicadeza sus partes íntimas sobre el pantalón. Estaba absolutamente excitada por aquella situación y quería que su amigo también fuera partícipe de aquello.


Sin dejar espacio a nada, bajó la bragueta de su pantalón, adentrando la mano y masajeando su miembro sobre su ropa interior, si tan solo pudiera escuchar un ligero gemido, alguna exclamación por parte del chico Lovecraft, y todo por cuanto había buscado al fin daría frutos.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Marcellus J. Lovecraft el Sáb 19 Abr - 4:34

Soltó un risita por ver la forma en la que Laise mandaba a volar el juego que ella misma había planeado en favor de buscar algo más directo de Adrien, arrebatándole un beso que se notaba estaba cargado con una necesitada y pasión que hicieron que Marcellus sintiera calor de sólo ser testigo de ello. Se mordió el labio inferir mientras los observaba, grabando la imagen en su mente porque le parecía un de las cosas las sexys de las que tenía el gusto de haber sido testigo.
 
Se estremeció cuando Laise decidió no sólo arrebatarle un beso a Adrien sino establecer su deseo para con el de una manera bastante clara. Al tenerla sostenida por la cintura le clavó ligeramente las uñas en un costado cuando ella pasó de excitarlo solo un show a un movimiento cristalmente claro que no iba a negar le gustaba, quizá más de lo que estaba dispuesto a admitir.
 
Hecho la cabeza hacia atrás y dejó escapar un gemido de deseo que Laise tenía que sentirse orgullosa de haberle sacado en tan solo un momento. Sintiendo las pocas barreras que parecían estar entre ellos derrumbarse para aventurarse a un terreno mucho más interesante y a la vez aditivamente peligroso, Marcellus se avecinó hacia Lasie, besándole el cuello mientras con su otro brazo buscaba el de Adrien, acercándolo para estar los tres en el sillón, aunque ambos quedaran prácticamente sobre él.
 
Sintió un deseo incontrolable, una necesidad de buscar de ambos lo que se había negado de todos desde hacía ya años, no pensó en otra cosa que no fueran ellos dos, lo mucho que quería a Laise, todo lo que había compartido con Adrien, quien ahora era una persona diferente, pero aun así parecía querer Marcellus en su vida después de todo.
 
Él también había cambiado… los tres habían cambiado tanto… pero ahí estaban y en ese aquí y ahora, era todo lo que le importaba. 

Miró a Laise directo a los ojos, resoplando una risa que decía que tenía algo en mente y ladeó la cabeza para rosar su mano sobre la mejilla de Adrien, acercándose al Nu Delta Pi y lanzando los labios de Adrien con su lengua suavemente, mientras que con su otra mano trazaba la entrepierna de Laise por debajo de su falda, tocándola íntimamente así como ella había hecho con él primero sobre su ropa interior, con el rose de dos dedos en un movimiento circular, buscando excitarla tanto como ella se lo había hecho en cuestión de un momento.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
865
Edad :
26

Marcellus J. Lovecraft
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Adrien Morgan el Sáb 19 Abr - 5:19

La temperatura del lugar comenzaba a elevarse, mientras besaba a Laise las sensaciones de su cuerpo iban creciendo, la presión y los latidos de su corazón aumentando. Le mordió el labio inferior tal vez de una manera más agresiva de lo que debería, pero así era con ella, no tenia reparos ni contemplaciones, era como si el dolor de la alemana le diera un mórbido placer que disfrutaba más que cualquier cosa. Iba a poseerla ahí, frente al joven que había besado segundos antes y no había nada que fuera a detenerlo. Podía escuchar los suspiros y jadeos provenientes del chico y fue simplemente eso lo que lo hizo salir de aquel estado.

Entonces por unos segundos en los que no pudo reaccionar se sentó al lado de Marcellus y lo beso, con él fue diferente, un poco más cuidadoso, trato por unos momentos de emular lo que era con anterioridad pero simplemente no pudo evitarlo y el beso se lleno en un instante de furia y desesperación. Llevo una de sus manos hasta el cuello de Marcellus y lo trajo más hacia él, enterrando las yemas de sus dedos sobre su piel, dibujando pequeños surcos donde antes sus dedos descansaban.
Pero no podía, simplemente no podía dejar pasar aquello, su mente traicionera no se lo perdonaría. Se levanto aun excitado y con la respiración acelerada. Se deleito por unos momentos con la imagen de ambos jóvenes sobre el sofá acariciándose mutuamente

Te di una orden.- Su voz sonó ronca, fuerte y directa hacia la joven quién le había desobedecido sobre la pregunta. Era una cosa sin importancia, pero Adrien marcaba demasiado sus deseos cuando estaba con Laise. Se llevo las manos al pantalón quitándose en un movimiento agresivo el cinturón y luego volvió a sentarse ahí a un lado.

De rodillas .- dijo fuerte y claro, luego chasqueo los dedos tras darle la orden a la joven. Su semblante no era como Marcellus recordaba, había muchas cosas que habían convertido a Adrien en lo que era ahora, un desconocido observando detrás de la mirada de un viejo amante. Pero eso es lo que había ahora, eso era todo lo que él podía ofrecerle en esos momentos.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Laise Den Adel el Sáb 19 Abr - 5:56

Después de algunos momentos de severa pasión, Laise por fin cayó en ese pequeño y profundo pozo lleno de simple lujuria. No le importaba quién era quién, lo único que en realidad quería en ese momento, lo único que de verdad anhelaba con todo su ser era que la poseyera, una, dos o tres veces, sentía una necesidad soberbia de que la llenasen de placer. Los besos de Adrien provocaron todo aquello, ese pináculo de perversión que yacía quietamente guardado en el ser de la chica. Jamás se cansaría del sabor de sus labios y de la forma tan extrañamente violenta de tratarla.

Marcellus por su parte, quería hacerse notar ante ella, retribuirle aquella acción que hizo que soltara ese gemido que terminó por encender más su líbido. Aquel roce, el de los dedos del joven Lovecraft contra su piel la hicieron estremecer, dejando salir un pequeño gemido que fue prácticamente inaudible, no obstante, conforme Marcellus seguía moviendo los dedos, Laise se arqueó de completa excitación, tanta que tuvo que dejar de besar a Adrien para recuperar un poco el aliento y para dejar salir varios y estridentes gritos de desesperación. Poco faltaba para que llegara a su climáx, uno que se arrancaría ella misma si alguno de los dos no terminaba con ella de una buena vez.

Pero hubo algo que la sacó por completo de aquel éxtasis, fue la voz de Adrien que, poderosa y firme la hacía ver pequeña e indefensa. Supo que había hecho mal pero aún no llegaba la parte importante de aquel extraño actuar en la teutona. Se puso nerviosa pero también su excitación de incrementó, notándose por la forma en la que su piel se erizaba y sus pezones se mostraban entre su ceñido vestido. Ese chasqueo de dedos activó en ella un switch, uno que la convertía en la más fiel y sumisa de las personas; en una esclava.


-Sí, mi señor- sin pensarlo y de forma inmediata se hincó, mirando con timidez a Marcellus, esta era una faceta que el chico no tenía ningún conocimiento, ante los ojos de los demás, Laise era una chica de carácter fuerte, sin embargo ahora parecía una niña perdida que necesitaba la guía de una persona responsable. Giró su cabeza hasta donde se encontraba Adrien y noto que el cinturón ya no estaba sujetando su pantalón, tragó saliva luego de esbozar una lánguida sonrisa. Abrió la bragueta y se permitió sacar del encierro el miembro endurecido del sanador. Sin preguntarle, comenzó a frotarlo, de forma lenta, de pronto acercó su rostro y adentró su intimidad en su boca, en ese momento solo existía para complacer a Adrien, Marcellus tendría que esperar su turno. Lo succionaba con ferocidad, puso sus manos en la parte trasera de sus muslos, para sostenerse mientras le arrancaba placer al joven nu delta pi.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cita esperada. Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.