Iniciaciones de las fraternidades

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Rectoría el Lun 29 Jul - 14:02

Todos los alumnos que quieran pertenecer a Alpha Nu Epsilon, Nu Delta Pi, Epsilon Alpha Chi o Theta Phi Alpha deberán postear aquí el flashback obligatorio de su iniciación (en caso de estar en 4º semestre en adelante). Las pruebas enviadas serán aquí enlistadas de manera pública, para que todos juzguen las humillaciones on rol a las que serán sometidos. Por cierto, tienen chance los demás de postear aquí si creen que la iniciación que han roleado no es lo suficientemente satisfactoria (de manera respetuosa, sin opinar sobre la escritura o esas cosas, sino sobre lo literales o cercanos que son con la prueba impuesta). 

Tienen dos semanas para rolear aquí su flashback a partir de que su ficha es aprobada. De no hacerlo, perderán su color y su lugar en la fraternidad. 



KITTY LIKENS
Iniciación para Theta Phi Alpha 
Prueba: Correr hacia el mar desnuda en hora de descanso, gritando para llamar la atención 

ADRIEN MORGAN
Iniciación para Nu Delta Pi 
Prueba: Ingesta non-stop de alcohol durante media hora por medio de un embudo. 

ETHAN PRANG
Iniciación para Nu Delta Pi
Prueba: Coquetear con el profesor más gordo de la universidad, lograr que le de una nalgada 

CHARLOTTE WARDWELL
Iniciación para Theta Phi Alpha 
Prueba: Ser la sirvienta de la presidenta de la fraternidad (ya graduada on rol) durante todo un día, limpiando su habitación, haciendo su tarea y cumpliendo todos sus caprichos sin chistar, desde lo más comunes a los más humillantes. 


TABITHA TALBOT
Iniciación para Epsilon Alpha Chi 
Prueba: Soportar cinco quemaduras de un habano (lugares a libre elección) como muestra de la marca de la fraternidad. Las cicatrices no se pueden remover con magia.


Última edición por Rectoría el Miér 31 Jul - 15:31, editado 1 vez
avatar
Admin
Mensajes :
385

Rectoría
Ver perfil de usuario http://bassettknapp.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Kitty Likens el Lun 29 Jul - 14:17

KITTY LIKENS
Iniciación para Theta Phi Alpha 
Prueba: Correr hacia el mar desnuda en hora de descanso, gritando para llamar la atención 



---


¿Por qué no podía decir nunca que no? A ver, por qué. ¿Por qué si me decían “Kitty haz esto” iba y lo hacía? ¿Qué tan difícil podía ser decir que no? No, no, no y no. N + O. No. Está bien, no voy a engañar a nadie por que esta vez nadie me obligó, aunque en estos momentos comienzo a pensar que fue todo lo contrario.
 
Tomé aire, mis piernas temblaban y conté lentamente hasta diez para aplacar mi corazón que amenazaba con salirse cinco veces de su lugar. Unodostrescuatrosietenuevediez. Miré a mi alrededor  y la presidenta me sonrió, le sonreí, no con la misma efusividad pero lo que cuenta es la intención, más que darme ánimos su alegría me dejó más nerviosa. ¿Me atrevería?
 
¡Por favor! Había guardado un oscuro y gran secreto, superado la prueba de fidelidad y confianza al no confesar que la vicepresidenta se había retocado la nariz y buena parte del mentón. Ella sabía que yo sabía por que nos encontramos en el consultorio de mi papá, quién curiosamente fue su cirujano; pero su secreto está a salvo conmigo. Palabra de Theta Phi Alpa. 
 
También había cuidado tiernamente y con la dedicación de una madre de unos pobres y huérfanos kneazels para demostrar mi paciencia; dulcemente me había ofrecido para no salir a divertirme con las demás y quedarme cuidando de una “hermana” enferma y había besado a dos alpha un épsilon… dos veces.  Con las demás había recolectado una considerable suma de dinero (a parte de la cuota semestral) lavando coches voladores, puliendo escobas y lavando alfombras mágicas en traje de baño. 
 
La respuesta: sí. Sí me atrevería.
 
Miré al cielo una vez más. Si mi papá me… bah, no voy a pensar en él o sino. ¡Un momento! ¿Ese es mi hermano? Ush… debía haber sabido que ellos estarían aquí. No importa, que cierre los ojos si no me quiere ver.
 
-          ¿Estás lista?
 
Le sonreí mientras le daba la mano. No se por qué, pero darle la mano a ella me dio más valor, tal vez por el simple hecho de saber que no estaba sola o tal vez ya éramos amigas, hermanas inseparables. No lo sé. 
 
¿A la de tres? Una… dos… TRES –grité, todavía dándole la mano y corriendo como si en eso se me fuera a terminar la vida. Fue el tequila el que me animó a gritar como si en eso se me fuera la vida, entre carcajadas nerviosas y felicidad o simplemente fue por que, por un momento mientras me deshacía de mi ropa, la arrojaba por ahí y me tiraba al mar, me sentí libre y, por sobre todo, sentí que pertenecía a algo. Por que las Theta Phi Alpha creían en mí.
avatar
Theta Phi Alpha
Mensajes :
206

Kitty Likens
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Tabitha Talbot el Lun 29 Jul - 19:15

TABITHA TALBOT
Iniciación para Epsilon Alpha Chi 
Prueba: Soportar cinco quemaduras de un habano (lugares a libre elección) como muestra de la marca de la fraternidad. Las cicatrices no se pueden remover con magia.
 
Las fraternidades no me importan nada.
 
Quiero decir, ya tengo seis hermanos. Dos de ellas, mujeres; y de verdad, me bastan. Me bastan y me sobran. Mazzy siempre va por ahí con sus cigarros y su catastrofismo, y Alice es tan estirada que hasta bebé el té con el meñique levantado. Pero no, las dos han ido a Epsilon Alpha Chi y claro, yo no voy a ser menos. Según Alice allí aprenderé a ser toda una señorita de provecho. Mazzy no está tan de acuerdo, o eso tengo entendido según las historias horribles que me contaba en casa. Que tendré que hacer magdalenas y ser toda sonrisas. Supongo que, por lo menos, estaré con Kitty. Eso me hace suspirar aliviada.
 
Estamos todas colocadas en una fila horizontal, de frente a las Chi (¿Chi Girl? ¿De verdad? ¿Qué clase de mote es ese?). Las otras aspirantes son tan perfectas que ni siquiera quiero mirarlas. No me cogerán. De repente, mis zapatos adquieren un interés enorme, y agacho la cabeza, nerviosa. Entrelazo las manos para no morderme las uñas instintivamente. Tendría que haberme ido a Tetha Phi Alpha; allí seguro que me dejarían a mis anchas. Pero no, tengo que estar aquí. Todavía recuerdo las palabras de mi madre. Si no entras en esa fraternidad me defraudarás mucho, Tabby. Bueno, y a mí que más me da, como si fuera el orgullo de la familia.
 
Uff, mejor que me tranquilice porque la que parece la líder se levanta del sofá y comienza a mirarnos con una sonrisilla en la cara. Se pasea por delante nuestra con algo que parece malicia. Miro a las que podrían ser mis futuras “hermanas”: están tan entusiasmadas que parecen caniches a punto de mearse encima. Ojalá supiera quién pasará la prueba y quién no, pero la única visión que he tenido ha sido una llena de llamas. Como no se queme la casa me da a mí que no habrá servido de nada.
 
Bueno, no pasa nada, seguro que con ver a otra comenzar con las pruebas (que a saber qué nos hacen, que estas chicas ricas son las más peligrosas del campus) cojo confianza y oye, por lo menos ya sé lo que me esperará y puedo prepararme mentalmente. Pero la líder sigue paseándose, y NOOOO, se para delante mía con esa estúpida sonrisita que bien podría ser la que pondría un asesino en serie antes de matar a su víctima. Debería dejar de ver películas muggles; no son nada buenas para mi salud mental.
 
- Talbot –dice, y a mí se me cae el mundo encima.
 
Si algo ha brillado en mi vida por su ausencia, definitivamente, ha sido la suerte. Como ahora. Por qué, por qué, por qué. ¿Me hará pasear desnuda por el campus? ¿Llevarles magdalenas a los Nu vestida de conejita? Estoy tan nerviosa que ni siquiera se me ocurren más worst case scenarios que me den ganas de irme a un rincón a llorar. Con lo bien que estaría yo en mi cuarto, pintándome las uñas o fumando un poco de mandrágora. Nadie piensa en los niños.
 
- ¿Sí? –pregunto, más por decir algo y no quedar como una idiota que otra cosa.
 
Y saca un puro. ¿Se va a poner a fumar ahora? Supongo que me tendría que alegrar; permiten fumar en la fraternidad. Yay, punto a favor. Se lo enciende y da una bocanada. Me dan ganas de pedirle que lo pase cuando me coge de la mano y me obliga a estirar el brazo. Qué está pasando, que alguien me lo diga porque no entiendo nada.
 
- ¿Harías lo que fuera por ser una Chi?
 
Qué mal eso de ser una Chi de por vida. El nombre es horrible.
 
- Supongo.
 
Lo que también supongo es que pasa por alto esa respuesta gracias a mi apellido. Las subvenciones nunca vienen mal y, seamos sinceros, mi hermana Alice es una gran amiga de la fraternidad y siempre se preocupa por el bienestar de las chicas. Incluso le consiguió una vez a una un puesto de trabajo con mi tío el político. Pero parece que de eso no se acuerda la tía esta cuando acerca el puro encendido al antebrazo. A mí me entra el pánico. Abro mucho los ojos y tiro, apartando el brazo.
 
- ¿Pero qué haces? –pregunto, alarmada. Pretende quemarme. QUEMARME. Esto se considera tortura.
- ¿No decías que harías lo que fueras por ser una Chi?
 
La líder está seria. Uy, mal rollito. Recuerdo a mi madre y sus palabras. Qué mal, qué mal, qué mal. Suspiro profundamente. Tengo que hacer esto.
 
- Pero en el antebrazo no, que no quiero parecer Marla Singer.
- ¿Marla qué?
 
No recordaba que aquí eso de los muggles está como prohibidísimo.
 
- Nada, una chica de Luisiana que se volvió loca y comenzó a apagar los cigarrillos en el antebrazo –me inclino hacia ella-. Estos muggles están locos –eso parece que la complace. Bien.
 
Acabo por quitarme la camiseta y pedirle que me lo haga en la espalda. En línea, si puede ser. Siempre puedo decir que simboliza la luna, o algo así. Por qué tengo que hacer esto, por qué. A mí nadie me dijo que el dolor corporal estaba incluido en el pack de ser una Chi. Ahora hacer magdalenas no me parece tan malo. Entonces noto la quemadura y… no, no, no, quiero que acabe. Quiero que acabe ya. Esto es inhumano. Malditas fraternidades y malditos apellidos importantes y maldita madre.
 
Cuando acaba siento que me voy a desmayar.
 
- Bienvenida a Epsilon Alpha Chi, Tabitha Talbot.
 
Su puta madre.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
15

Tabitha Talbot
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Adrien Morgan el Mar 30 Jul - 0:49

ADRIEN MORGAN
Iniciación para Nu Delta Pi
Prueba: Ingesta non-stop de alcohol durante media hora por medio de un embudo.

MI INICIACION:
Subió las escaleras de la casa de fraternidad, con un montón de libros en el brazo. Escuchaba como algunos mencionaban su nombre invitándolo a participar en una de esas reuniones extra escolares.  Fas-ti-di-o.   Rodó los ojos y les aseguró que la próxima ocasión los acompañaría, esa “próxima” ocasión nunca llegaba por supuesto.  No se había reunido a beber con ellos desde el día de su iniciación, no había vuelto a hacerlo jamás, ni ganas le quedaban.

Apenas y entro en su habitación hecho los cerrojos mágicos y se quito los anteojos tallándose los ojos.

“Tienes que hacer esto por la fraternidad, el hecho de que tengas el camino comprado no te ayudara en nada Morgan”.

Chasqueo la lengua sobre el paladar, detestaba al antiguo presidente de la fraternidad, lo odiaba, era un rico  bastardo (como muchos otros, incluido él mismo había en la fraternidad).

“Y aquí esta, la nueva generación de Nu Delta Pi, señores. Todos y cada uno de los miembros pasarán al cofre sagrado y les será asignada una tarea a cumplir a lo largo de esta noche. Veremos cómo es que  lo llevan o que tanto están dispuestos a dejar por nosotros…”

Las risas le estallaban en los oídos como en ese momento.  Dejó los libros sobre el escritorio y recargo ambas manos sobre él, apretó con fuerza los bordes de la madera, frustrado.  Vio su rostro en el marco de la pared, no era un marco precisamente, era un retrato mágico de su padre cuando joven, lo observaba, siempre lo hacía.

“Y el siguiente es Adrien Morgan Collins…   le ha tocado la prueba de… oh vaya, que peculiar.  La prueba del ahogado…!”

El tiempo había parecido eterno en esos momentos en que, sentado en la silla, había estado recibiendo por medio de una especie de embudo mágico alcohol, tras bebida, tras alcohol hasta perder la conciencia.  Tal vez, efectivamente, uno de los sucesos más bochornosos de su vida.

-Y todo por la fraternidad… ¿he… ?... Estarás orgulloso… -

Suspiró, se tiró en la cama a descansar, esta noche, como siempre, habría tenido que beber un filtro de paz, de lo contrario la música y el sonido abajo no lo dejaría dormir.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
511
Edad :
25

Adrien Morgan
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Charlotte Wardwell el Mar 30 Jul - 18:58

CHARLOTTE WARDWELL
Iniciación para Theta Phi Alpha
Prueba: Ser la sirvienta de la presidenta de la fraternidad (ya graduada on rol) durante todo un día, limpiando su habitación, haciendo su tarea y cumpliendo todos sus caprichos sin chistar, desde lo más comunes a los más humillantes.
_______    ______

3er Semestre
Mayo de 2013
1:30 de la madrugada
________    _______

Mis pasos resonaban en el enorme y desierto pasillo que me llevaba a mi habitación. Iba que echaba humo, algo que seguramente se reflejaba en cada una de mis células, si alguien se topaba conmigo en aquel momento sufriría. Por más que intentaba contenerme no podía, “Charlotte recuerda que los sentimientos te hacen débil”, me obligaba a pensar. No me permitiría explotar, por lo menos no allí, me apresuraba para llegar a la salvaguarda de mi habitación para poder gritar todo lo que en esos momentos se me cruzaba por la cabeza. En cuanto llegue a la puerta la abrí, tras eso entre y di un fuerte portazo que seguramente se habría escuchado en todas las habitaciones contiguas.
Fue entonces cuando descargue mi ira, de un manotazo tire todo lo que se encontraba sobre mi mesilla de noche, no quería que Kitty escuchara el gran estruendo, pero indudablemente lo habría hecho. Recordé las palabras que solía decirme mi madre y respire profundo durante unos cuantos minutos. Cuando me sentí relajada me recosté en mi cama y recordé todo lo que había hecho durante el día. Jamás me había sentido tan humillada. Parece que la Alpha sabía cuál era mi punto débil, ¿Por qué no me puso a correr desnuda como Kitty? Habría hecho eso sin pena alguna.
El día había empezado muy temprano, a las 6 de la mañana ya estaba despierta y en camino a la habitación de la presidenta. Cosa rara ya que ella no acostumbraba a despertarse tan temprano. No sabía por qué me había hecho llevarle el desayuno, seguramente solo quería que todos me vieran caminar penosamente con aquella bandeja llena de comida.
Por si fuese poco ser su sirvienta durante todo un día me había dicho que no podía  usar la magia para nada de lo que ella me pidiese. ¿Acaso me quería hacer sentir como una squib?.
-Maldita seas- Dije recordando lo que me había hecho hacer la presidenta. Para empezar me obligo a ordenar toda su habitación, que estaba hecha un desastre, comencé con su armario, cada vez que parecía que iba a terminar de ordenarlo había más y más ropa. No sabía para que quería tener ordenado el lugar, las veces anteriores que había ido allí era un desastre y a ella parecía no importarle en lo más mínimo. Tras ordenar su enorme armario comencé a ordenar todo lo demás, fue realmente agotador sin embargo cuando acabe me sentí realizada. Pensé que mi tortura había terminado pero en realidad todavía no había siquiera empezado.
Me la pase durante toda la mañana haciendo estúpidas tareas que la Alpha me mandaba, desde ordenar sus “apuntes” (más bien eran dibujos de los profesores), hacer sus tareas, llevarle cualquier cosa, acompañarla a todos lados, cargar sus cosas, etc.
Debido a que era fin de semana a eso de las 3 de la tarde salimos un rato a la piscina donde estaban la mayoría de las chicas de la fraternidad, aparentemente habría una pequeña fiesta con todas ellas. Incluso estaban las más nuevas que parecían un poco nerviosas. Me di cuenta de que mi humillación no había acabado en el momento en que la Alpha me llamo -¡Charlotte! Ven aquí- “No soy tu perro” pensé inevitablemente, aun así me acerque, una de las chicas que estaba cerca de ella saco un conjunto horroroso de ropa, seguramente lo había sacado de la basura. La presidenta lo tomo y me lo dio -Póntelo- me dijo mientras en mi rostro se formaba una mueca de desprecio -¿Perdón?- le dije reprimiendo mis ganas de decirle un par de cosas. -Póntelo- repitió como si estuviese hablando con un niño de 2 años que no entiende lo que le dicen y con una gran sonrisa en su rostro con la que, estoy segura, pretendía hacerme sentir muy humillada. “No vas a lograr verme enojada” pensé, tome la prenda y me la puse, parecía una indigente.
Durante la fiesta estuve sirviendo a las chicas de la fraternidad mientras ellas me veían altivamente y se burlaban de mí. Poco me falto para reaccionar, sin embargo logre controlarme. Cuando acabo la fiesta a eso de las 12 de la noche la presidenta estaba totalmente ida, la tuve que llevar a su alcoba casi cargándola y ayudarle a recostarse.  Cuando salí de su habitación me dijo -Ve a limpiar abajo- La sangre me hirvió en aquel momento, sin embargo sonreí y regrese a la piscina que estaba desierta, me la pase limpiando durante un largo rato hasta que el lugar quedo impecable. Tras eso volví a mi cuarto enormemente cansada y furiosa aun.
“Charlotte, nunca te permitas olvidar esto, jamás dejes que nadie te vuelva a tratar de esa manera, tu estas hecha para pedir no para dar”.
avatar
Theta Phi Alpha
Mensajes :
94

Charlotte Wardwell
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Rectoría el Dom 4 Ago - 12:12

MILES SELVAGGI
Iniciación para Nu Delta Pi
Prueba +18: :
Todos los aspirantes se colocan en semicírculo, a cada uno se le da un pedazo de pizza con el que tienen que masturbarse. El último en terminar (terminar TERMINAR) tiene que comerse los pedazos de pizza del resto.
Tú decides si acabaste al final o en medio o lo que sea, pero entre más memorable, mejor.
avatar
Admin
Mensajes :
385

Rectoría
Ver perfil de usuario http://bassettknapp.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Miles Selvaggi el Dom 4 Ago - 15:26

Por si acaso alguien es delicado, aviso que es  un poquito explícito, aunque tampoco mucho.

Con los ojos bien abiertos, alerta, Miles esperaba algo peligroso, algo que los probara como los mejores magos de la escuela, los que tenían más valía. Al fin y al cabo se daba por hecho que allí todos eran los mejores ¿o no? Lo único que sabía era que no le gustaría, tenía un buen amigo allí dentro y aunque no le había dicho nada si que le había “ayudado” con un buen chupito de vodka, bajo el preliminar de “lo vas a necesitar” pero nada ni nadie habría preparado al mayor de los Selvaggi para aquella asquerosa prueba que estaba a punto de tener lugar entre los aspirantes, y es que en cuanto vio como los preparaban y daban aquello a todo, un único trozo de pizza, no era capaz de imaginar lo que oyó segundos después.

La cara de asco general no fue nada comparada con la de él. Orgulloso, altivo, y sobre todo pegado de sí mismo. ¿Qué pasaba si terminaba el primero? Entre precoz y pervertido quedaría como una mierda, pero hablando en claro. No podría hacer aquello con los más adultos mirándole y probablemente riéndose, y por supuesto solo de pensar en el fin lo asqueaba… no sería su primer contacto con lefa ajena, era bien liberal, pero ¿de esa panda de mal nacidos?

Dieron lo que podría parecer el pistoletazo de salida y el muchacho apenas si se movió, aquella era la peor de las humillaciones por las que había pasado nunca pero quería estar dentro. Si no lograba entrar no solo habría sido humillado para nada, sino que además tendría que aguantar a su padre… y ok ya, no podía seguir pensando en aquello, uno de sus compañeros –pobre precoz- ya se había corrido y él sin hacer nada “vamos Miles, si al final ni son tan feos esos del frente” se burlaba un poco de sí mismo y no tardó en empezar a mover la mano; sensación no tan desagradable como cabría esperar, al fin y al cabo podrían haber escogido un objeto peor.

Con toda su confianza normal miró con expresión algo engreída a aquel que les había puesto la prueba, por dentro se sentía expuesto pero no había motivos para mostrarlo frente a ellos. Después cerró los ojos y a olvidarse de todo, ahí solo estaban él, su mano y las risas de fondo. No, ahora estaba él con aquella rubia de quinto con las tetas enormes y las risas estaban fuera. Notaba como que estaba a punto, no se le daba mal abstraerse, pero no quería ser de los primeros, seguro eso multiplicaba las burlas… pero al abrir los ojos vio que solo quedaban él y otro, mierda, no, el último no, el último no… por supuesto así solo se desconcentró un poco más y para cuando sintió un par de palmaditas (tras correrse, claro) en la espalda pensó que se quería morir, miró a su alrededor y vio al otro pobre chico a la vez que oyó algo de un empate memorable, o habían aguantado más que nunca o nunca habían tenido un empate, pero él no había disfrutado ni un solo segundo de aquello.

Intentó sonreír mientras oía las risas, un par de chicos se habían acercado y ahora tenía al otro al lado, toda la pizza –que asco- ya preparada. Tenía suerte, ya el vodka había actuado un poco y aunque estaba totalmente consciente de todo las cosas se movían muy rápidas, a él se le daba mejor parecer altivo y orgulloso con algo de alcohol en vena y aunque les oía reír y todo lo único que pensaba era en “por mis cojones, esto lo termino aunque no vuelva a probar la pizza en mi vida”.

-Celebrando que ganó un italiano, salsa especial de la casa ¿no? – miró al otro, sabiendo que ambos dos estaban igual de jodidos y levantó un trozo, que ya casi ni pizza era a decir verdad, fingió brindar y le dio un bocado, dos y no tardó mucho más en girarse y vomitar, tanto vodka como la pizza como todo aquello que llevaba pensando aquel rato. Tras pasarse la manga por la boca se volvió a los que tenía en frente y fingió no estar muriendo del asco – cabrones, ni salsa sabéis preparar…

Ni me voy a molestar en decidir yo si le dejaron parar ahí o si realmente terminó con aquello, pero el orgullo de un Selvaggi va más allá de lo imaginable y ni una sola vez pensó en rendirse aún cuando sabía que no volvería a probar aquel plato en lo que le quedaba de vida.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
268

Miles Selvaggi
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Rectoría el Lun 5 Ago - 15:56

Bill Snyder
Iniciación para Alpha Nu Epsilon 
Prueba: :
Los aspirantes a la fraternidad deberán presentarse en la alberca del gimnasio, donde se las hará desnudarse y entrar a la misma. La alberca estará llena de hielos y se les conjurará un glacius cada tanto. Deberán soportar alrededor de veinte minutos en la alberca sin moverse. Al salir, deberán ponerse en fila. Una chica de Theta Phi Alpha medirá sus miembros post-congelamiento con una cinta métrica. Sus medidas se anotarán automáticamente en un pergamino mágico indestructible, que será colgado a la entrada de la fraternidad con el nombre y la medida de los aspirantes durante una semana.

Benjamin Stein
Iniciación para Alpha Nu Epsilon 
Prueba: Deberá mandar una carta a sus padres, una carta a sus abuelos y una carta a dos chicas a elección contándoles con lujo de detalle a modo de confesión vergonzosa /anécdota enferma que se folló a un crup (con las groserías del crup incluidas).

Laise Den Adel
Iniciación para Epsilon Alpha Chi 

Acompañada de otras 4 aspirantes, sin ropa  y con las  manos atadas a la espalda, será puesta en medio de un círculo formado por todas las chicas de la fraternidad, de rodillas deberá ir pasando por cada una de las hermanas, quienes le harán preguntas sobre la historia de la fraternidad, sus valores, y algunas otras de cultura general. Cada que falle una pregunta recibirá una cachetada y un cruciatus. Al final de la ronda deberá besar el anillo de la fraternidad en la mano de la presidenta.
avatar
Admin
Mensajes :
385

Rectoría
Ver perfil de usuario http://bassettknapp.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Bill Snyder el Miér 7 Ago - 15:44


Todavía ni siquiera había entrado a la piscina y ya se estaba muriendo de frío de verla ahí, toda llena de hielos. Estaba completamente desnudo junto con otros aspirantes, y al parecer la única prueba era aguantar veinte minutos en el hielo. Los que ya pertenecían a la fraternidad le lanzarían hechizos curativos, revitalizantes y demás para mantenerlos con vida, de otro modo se imaginaba que terminaría hundido y bien muerto como Jack Dawson.
 
Ser mestizo le daba esas llaves a la cultura popular muggle, ¿qué querían que dijera?.
 
Lo peor de todo, o más bien lo que pensaba en ese momento que era lo peor de todo, era que no iba a morir de hipotermia, porque lo iban a mantener vivo para que la tortura del enfriamiento durara todavía más. ¿Qué si valía la pena todo eso solo para entrar a la fraternidad? Por supuesto que sí. No solo porque su padre lo esperara, sino porque él mismo tenía esas ganas gigantes de pertenecer a ellos, y de ser alguien mediante ciertos caminos. Estaba dispuesto a todo, o a casi todo.
 
Esas ganas de enfermo fueron las que lo impulsaron a ser de los primeros en meterse a la alberca desde las pequeñas escalerillas que había en un extremo de esta. Apenas intentar meter un pie sintió que todo el cuerpo se le engarrotaba y que meterse lentamente solo lo iba a hacer más torturante, así que terminó por lanzarse de jalón, pero no se atrevió a meter la cara porque seguro que quedaba muerto ahogado ahí mismo.
 
Fue una auténtica tortura, sentía todo el cuerpo trabado. No alcanzaba a ver bien siquiera a los de la fraternidad que estaban enfrente de él, como si estuvieran borrosos y la vista ya no le funcionara. Sus dientes castañeaban sin parar y sentía una gran necesidad de al menos saltar pero no tenía permitido moverse. Cada segundo era peor que la anterior, en especial cuando llegaron los calambres y los músculos comenzaban a dolerle como nunca. Pero no se iba a dar por vencido. En varios momentos perdió la consciencia pero alguien se encargó de despertarlo con un ennervate que más que un favor parecía un acto inhumano. Se le iba dificultando respirar, seguir despierto, pensar…pero su corazón seguía latiendo gracias a los hechizos que le enviaban y también seguía despierto por lo mismo.
 
Veinte minutos fueron como veinte años cuando por fin los dejaron salir del tanque de la tortura. Pero eso todavía no había acabado. Cuando vio a entrar a una de las chicas más guapas que había visto en toda su vida le costó mucho trabajo entender lo que estaban explicando sobre mediciones y demás.

Todavía estaba temblando como para sacar cuentas de que le iba a terminar midiendo LA MITAD o a saber cuánto menos de lo que medía de por sí en estado de reposo. De haber estado más consciente hubiera pedido que mejor se lo cortaran porque ni siquiera lo sentía como si ya estuviera tullido.
 
La chica no tuvo reparos en medirle su miniatura congelada con una cinta métrica, e inmediatamente su medida de la vergüenza se anotó en un pergamino. Seguía titiritando y ni cómo decir “ESA MEDIDA NO, ESA MEDIDA NO” o algún grito desesperado que no le costara la vida, todavía sentía que respirar era difícil y que su corazón latía la mitad de lo correcto…en parte casi no le importaba lo que estaba pasando, quería un hospital.
 
No pensó lo mismo al otro día, cuando un pergamino colgaba de la puerta de su fraternidad con algunos números y nombres random, que incluían:
 
Richard Portman: 5 cms
Frank Gilbert: 6 cms
Bill Snyder: 6 cms
Marius Burton: 7 cms
Justin Allen: 6 cms
 
Portman nunca llegó a la fraternidad, Burton se convirtió en figura a asesinar por los tres que restamos. Un centímetro nos hacía mucha diferencia en esas deplorables condiciones…
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
234

Bill Snyder
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Rectoría el Dom 11 Ago - 12:32

Sansa Morgan 
Iniciación para Epsilon Alpha Chi 

Acompañada de otras 3 aspirantes, será obligada a desnudarse enfrente de todas las que pertenecen a la fraternidad, quienes les darán sus anillos con el fin de que todos sus dedos tengan un anillo Epsilon Alpha Chi. La presidenta les aplicará la maldición flagrante (los objetos arden al tacto con la maldición, por lo que provocan graves quemaduras). La aspirante tendrá que responder correctamente una pregunta de cultura general o bien, sobre la fraternidad, por anillo. Cada respuesta correcta equivale a la posibilidad de quitarse un anillo y librarse de esa quemadura, pero tendrá que responder 10 (por lo que se asume que al final sus dedos estarán gravemente heridos y el dolor a veces impide contestar correctamente, lo que aumenta el tiempo de tortura).

 

ACTUALIZACIÓN: Ethan Prang pierde el color de Nu Delta Pi, para recuperarlo deberá intentar volver a la fraternidad ON ROL con los miembros poniéndole la prueba que deseen
avatar
Admin
Mensajes :
385

Rectoría
Ver perfil de usuario http://bassettknapp.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Benjamin Stein el Lun 12 Ago - 23:54

Mi humillacion total:
Quería esto más que ninguno del resto que esa noche junto con él trataban de pasar de ser simples candidatos a un Alpha con todo derecho. Y eso era lo único que necesitaba recordar. 

Sentía decenas de miradas fijas sobre él, taladrándole la nuca, y los costados, y tratando de abrirse paso  para alcanzar a tomar aunque fuera un vistazo de lo que escribía con tanta diligencia. Los escuchaba reír, a algunos susurrar, a otros más asegurarse de ser verbales y ruidosos en cuanto a lo que realmente pensaban. Los gritos, los silbidos, las burlas y provocaciones, los intentos de arrebatarle el pergamino para para dar fe de qué tanto escribía. Sabía, además, que tenía a más de uno confundido, porque a diferencia de los otros tres chicos antes de él que se habían presentado a tomar su prueba - dos de los cuales no lo habían conseguido - él no parecía ni siquiera sudar. Que lo atribuyeran a la cerveza, o al whisky, o a la N cantidad de tragos que ya había tomado esa noche, le daba igual y hasta pretendía incentivarlo. Porque prefería por mucho atribuir la naturalidad con la que redactaba el escrito más retorcido y enfermo de su vida entera a la inconsciencia de la embriaguez, a una verdad absoluta que planeaba mantener enterrada de aquí hasta el resto de sus vidas: que no importaba cuanto tratasen de humillarle, alguien más lo había hecho antes y tres veces peor.

Sobre si sus padres o sus abuelos se llegarían a escandalizar e irrumpirían en el campus a llevarlo a rastras a un instituto de psiquiatría no estaba seguro. Lo que más le pesaba era la parte en la que dos de las cuatro lechuzas que debía enviar esa noche debían tener como destinatario a los nombres que él quisiera, sí. Siempre y cuando tuvieran tetas.

Apenas ahora había comenzado a hacerse de atención femenina, de aquella que había pasado toda su adolescencia tratando como algo absolutamente imposible de lograr. Joder, que hacía cosa de nada, unos cuantos meses recién, había probado un coño por primera vez. Patético, no simplemente llegar a la universidad siendo virgen, sino seguirlo siendo hasta ya entrados un par de semestres después. La fama que le iba a hacer esa carta, aunque fuera momentánea, era una que iba a aborrecer. 

Aún así quería esto más que los demás. Una vez dentro, ¿qué iban a importar dos cartas humillantes perdidas en un un océano de rostros? Cuando estuviera dentro, tendría todos los coños que quisiera y más. Toda la atención, todo el respeto. Nunca de nuevo la mierda de marica invisible que había sido. 

Un nuevo trago, más trazos con la pluma contra el pergamino, más líneas en aquel escrito, y él llegaba al punto en que no pudo aguantar la risa. Aquello era enfermo hasta lo indecible, fácilmente la cosa más trastornada que se le pudiera ocurrir, pero de alguna manera se contagiaba de la energía a su alrededor, de la impaciencia por comprobar que decía, de la urgencia de los demás por asegurarse que fuera lo más vergonzoso, ácido y destructivo que pudiera ser. Bebes y escribir, beber y escribir, más rápido, más rápido, más rápido. 

- Terminé. - Anunció con una sonrisa de suficiencia absurdamente confiada, alzando las manos mientras el presidente de la fraternidad le arrebataba el pergamino, por supuesto, para comenzar a leerlo para que el resto de la facultad entera juzgara si era realmente material como para avalar su aceptación. "Adelante", le animó a gestos. Entre más rápido terminaran con aquello mucho mejor. 

... que estoy hasta el culo de borracho e hice una estupidez. De las gordas. Con la pata bien metida hasta el fondo, oh bueno, mejor dicho la polla... coño, no puedo ni pensar bien, pero aún así necesito contártelo o me voy a volver loco. Esto fue demasiado...

Definitivamente, cuando su madre comenzara a leer, iba a perder la cabeza. 

... no sé ni qué mierda me pasó la cabeza, lo juro. No pensé, claro que no pensé, pero el puto caso es que regresando al dormitorio... pues ahí estaba, el maldito crup. Juro que se lo vio venir. Tuve que cazar al hijo de puta dando vueltas alrededor del árbol hasta que casi vomité.

Bueno, ya, dudaba que un crup fuera a dejarse follar así nada más, ¿verdad? Su crup imaginario había dado pelea. 

...PULEFRENILLOS. JALASACOS. MASCAPREPUCIOS. TRAGALECHES. SOPLAPIJAS. MAMAHUEVOS. ME. CAGO. EN. TUS...

Ya, suponía que algo tenía que estar haciendo bien porque a estas alturas los tenía partidos de risa. Unos cuantos párrafos más y habiendo recibido la carta la aprobación del Presidente, se hicieron tres copias más, y cada una de ellas fue amarrada a cuatro lechuzas distintas. Una a sus padres. Otro a su abuelo. Las otras a dos chicas de su elección.

Por la mañana tocaba, primero que nada, ir a visitar a su padre que después de leer el pergamino iba a querer desheredarlo e internarlo en la clínica mental más cercana. Esperaba que al ver el anillo de Alpha todo quedara en paz con ellos. 

En cuanto a la carta que iba a recibir Julisa, pues joder, tocaba asumir que para el amanecer iba a estar soltero. Daba igual, esto era lo que quería. 

Una vez dentro coños le iban a sobrar, pero no volvía a acercarse a un puto crup, real o imaginario, en toda su vida.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
12

Benjamin Stein
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Laise Den Adel el Mar 13 Ago - 3:24

Laise Den Adel
Iniciación para Epsilon Alpha Chi 


Acompañada de otras 4 aspirantes, sin ropa  y con las  manos atadas a la espalda, será puesta en medio de un círculo formado por todas las chicas de la fraternidad, de rodillas deberá ir pasando por cada una de las hermanas, quienes le harán preguntas sobre la historia de la fraternidad, sus valores, y algunas otras de cultura general. Cada que falle una pregunta recibirá una cachetada y un cruciatus. Al final de la ronda deberá besar el anillo de la fraternidad en la mano de la presidenta.
---------------------------------------------------------------------------------------------------


Bendita la hora en la que se le ocurrió la grandísima idea de decidir entrar a una fraternidad. Laise pensaba que todos los rumores acerca de las fraternidad Epsilón Alpha Chi eran solo eso; rumores, pero lo que estaba sucediendo justamente en el sótano le decía que estaba en un completo y absoluto error. ¿Que necesidad tenía de estar en una fraternidad? ¿Por que no simplemente estudiaria sin presunciones ni titulos de por medio? Era su ego, su grandisimo ego que la habia cegado al momento de decidir entrar a la fraternidad. 

Y ahi estaba ella, desnuda, de rodillas y atada de manos,  frente a 4 mujeres que tambien sufrian como ella mientras que todas las demás reian inescrupulosamente de ella, solamente dos hermanas de la fraternidad  les miraban con desprecio como si se tratase de la escoria mas vil de toda la tierra. Laise cerraba los ojos, horrorizada por las sensaciones que estaba experimentando, tenía sudor en la frente cayendo lentamente mientras que el llanto de las demas chicas la sacaban de su de por si fallida concentración.  En culquier momento una de las hermanas comenzaría con la prueba, ella era la primera ya que su apellido era muy reconocido en Alemania pero sobre todo por lo que su abuelo había hecho. 

-Primer pregunta: Nombre de una de las fundadoras de la Fraternidad Epsilón Alpha Chi. Tienes 10 segundos- 
-ehmm... este...-
-6...5....4...3...2...-

-Eloise Mignonette Wardrobe !!-
-Respuesta correcta-


Tenía el estomago hecho un desastre por los nervios y las nauseas escalaban lentamente y cada instante, se creia bastante lista pero en esa situacion todo el conocimiento que pudiera tener no le serviria de nada. La segunda hermana caminó lentamente hacia Laise y le levantó el mentón, sonrió para si y arqueó una ceja, la segunda pregunta estaba apunto de ser realizada. Todas las integrantes de la fraternidad llevaban una capa en todo purpura y una mascara blanca sin ninguna expresión mientras que la presidenta que les veía desde una gran silla, llevaba una capa purpura en un tono mas oscuro y un antifaz en todos dorados que le cubria solo la mitad del rostro. Después de 10 minutos de crueldad intensa, ya faltaba muy poco para que todo ese suplicio terminara de una vez por todas. Era lo que obtenía por ser una Alpha Chi. 


-Septima pregunta: ¿Cual es el lema de la fraternidad Epsilón Alpha Chi? Tienes 10 segundos- 
-"
Honora draco quod curis; Honorem, fidem et mores", Honra al dragón que te cuida; Honor, Lealtad y Buenas Costumbres.
-Respuesta correcta-



No podía más con todo aquello, el desasosiego era demasiado, la tensión le staba triturando las entrañas, hasta ese momento ella iba muy bien, las dos preguntas que le habian hecho habian sido contestadas correctamente pero no sabía cuan dificultuosas serian las demas preguntas que tendría que responder y eso la estaba matando de incertidumbre. Tenia el rostro ensangrentado e inflamado por la cantidad de cachetadas que habia recibido y los cruciatus que estaban haciendo mella en su mente pues ya no tenia ese ingenio agudo que la caracterizaba -Necesitas concentrarte Laise, vamos tu puedes! estás a la mitad del camino! tienes que poder! Demuestrales quien manda aquí! -


-Décima pregunta: ¿En que año fue fundada la Fraternidad Epsilón Alpha Chi? Tienes 10 segundos-
-1856..-
-Respuesta Incorrecta-

La sangre se le fue hasta el suelo y sus ojos se llenaron de lágrimas nuevamente y cuando alzó su vista hacia la hermana, esta le dió una fuerte bofetada que de inmediató hizo que le sangrara la comisura de los labios. Logró escuchar que sacaba su varita de la capa y simplemente sintió de golpe por quinta vez , los efectos de aquella maldición. Se retorcía terriblemente frente a la mirada atónita de las demás aspirantes que no dejaban de llorar y gritar. Todos sus musculos eran tensados con la fuerza de mil tormentas, el dolor era indescriptible era como si le cayera lava hirviendo lentamente, ardía como el infierno mismo y no sabía cuanto iba a durar.

-Décima pregunta: ¿En que año fue fundada la Fraternidad Epsilón Alpha Chi? Tienes 10 segundos-
-1865..-
-Respuesta correcta. Has terminado con éxito la iniciación. Yo te nombro Anne Laise Den Adel, hermana de la fraternidad Epsilón Alpha Chi .- La encapuchada tomó un caliz que contenía un liquido parecido a la champagne y le rocio un poco en el rostro inflamado mientras la presidenta se levantaba de su silla y caminaba directamente hacia ella con la mano izquierda descubierta. La presidenta dejaba ver el anillo que la distinguía como gurú, lider y guía de la fraternidad. Una argolla de oro de 24 kilates con un diamante rosa de 3 kilates y 5 rubíes alrededor.  Al momento de estar a menos de 2 metros, Laise al fin comprendio que todo habia terminado, solamente faltaba humillarse una vez mas, debia besarle la mano a la presidenta y todo estaria hecho.  

"Honora draco quod curis; Honorem, fidem et mores", Honra al dragón que te cuida; Honor, Lealtad y Buenas Costumbres.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
445

Laise Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Rectoría el Miér 28 Ago - 0:06

LUCIENNE WARDWELL 
Iniciación para Epsilon Alpha Chi 
Prueba: Encerrada en un sótano con las otras aspirantes, tendrá que aguantar ahí sin dormir dos días. Las hermanas Epsilon las mantendrán despiertas con gritos de banshee en altavoces mágicos sonando cada quince minutos, baños de agua fría cuando te ven cerrar los ojos, gritos insultantes remarcando tu debilidad e imposibilidad de mantenerte despierta y ser una Epsilon. Después de dos días completos con sus noches, se hace miembro oficial. 

LAYLA PAXTON-BEESLEY
Iniciación para Theta Phi Alpha 
Iniciación +18:
Fuera de la universidad, en la casa de una de las hermanas, las aspirantes fueron invitadas a sentarse desnudas sobre periódicos y obligadas a ver una película pornográfica. Al terminar, las hermanas circularon con un marcador rojo las zonas donde el periódico quedó mojado, y luego los periódicos fueron exhibidos afuera del edificio de la fraternidad durante una semana con sus correspondientes circulitos.

NICK SUBERLAND
Iniciación para Alpha Nu Epsilon 
Durante una semana, los aspirantes debían usar ropa dos tallas más chicas de lo normal y andar así por la vida, incluso fuera de la universidad. Ombligueras all the way, por decir lo menos, calzones que se meten donde no deberían, y una ridiculez extrema. 

JULIUS A. WHITE
Iniciación vintage para Nu Delta Pi (prohibida desde 1999) 
Iniciación +18:
Comúnmente llamada "Elephant Walk", los aspirantes deben formar una fila, con una mano hacia atrás tomar los genitales de su compañero y con una mano delante, meterles el pulgar en el culo ._. mientras todos bailan al ritmo de la tonada de La Pantera Rosa en círculos durante un minuto. Los que se salgan de la línea pierden (y además hacen que sus compañeros deban volver a repetir y seguro que los hermanos los hicieron chuparse el pulgar por cobardes).
avatar
Admin
Mensajes :
385

Rectoría
Ver perfil de usuario http://bassettknapp.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Julius A. White III el Miér 28 Ago - 1:14

Julius se reacomodó en el amplio butacón de cuero negro de su despacho. En el cenicero se consumía despacio uno de sus puros, al que no prestaba atención ya que se encontraba leyendo un informe privado acerca de las iniciaciones de este último año. Le parecía que en general habían aflojado bastante el ritmo, aunque la de Selvaggi era una moda que seguía en alza medio siglo después. Aunque en su año utilizaron una galleta. Tomó el puro y fumó una calada, suponiendo que los jóvenes de ahora tendrían menos puntería. 

Siguió hojeando aquí y allá, sintiendo de nuevo una punzada de desprecio e ira contra los Delta y su maldita costumbre de no hacerlas. Si sólo supiesen el vínculo que la vergüenza y la humillación genera entre las víctimas...

Miró por la ventana a la oscuridad infinita de la noche. Recordaba los nombres de todos los que la habían sufrido con él y todos los que aún vivían seguían en contacto y con una camadería que sin duda nació esa noche de agosto. Demonios, había movido palancas por ellos que no se había atrevido a tocar por amigos de la infancia.

Recordaba... Cómo olvidar la luz intensa en el sótano, 

Una luz intensa que cegaba al nervioso grupo de alumnos. Nueve muchachos de las mejores familias de América, la flor y nata del país que habían campado a sus anchas por el campus durante dos años sintiéndose los reyes del mundo. 

Ahora, desnudos, medio ciegos y atemorizados lamentaban haber seguido la corriente a sus padres en lo de meterse a la Fraternidad. El más aterrorizado de todos era Julius Augustus White III, ya que él y su padre sostuvieron una charla sobre esto. Le había advertido sobre las más deleznables: la serpiente ciega, la galleta, el canadiense... y el elefante. La que les había tocado. Ahora deseaba no haberlo sabido pues cada minuto de espera, cada segundo bajo esa maldita luz lo aterrorizaba más y más. 

Tras la explicación hubo una larga pausa en la que los futuros iniciados se miraron atónitos. Estaban presos en un círculo de hermanos Nu codo con codo. Uno intentó salirse y a latigazos lo sometieron de vuelta al chorro de luz que se derramaba del foco. Hubo un comentario acerca de darse prisa o tal vez lo que tuviesen que meterle al de delante no sería el pulgar, dejando la frase inconclusa para que cada cual la llenase en su cabeza con la opción peor y más obvia.

Julius dio otra calada al puro. 

Ya no recordaba quien fue el primero que... bueno... que se puso manos a la obra. A veces pensaba que fue él, guiando a los demás como un lider. Otras veces prefería imaginarse el último en perder el sentido común y someterse a algo tan degradante como arbitrario. Pero el caso fue que lo hizo. Se inclinó hacia adelante y metió el dedo, imitando el sobresalto cuando a él le hicieron lo mismo. Tras el otro agarre comenzó la danza con música tarareada por el corro de Nus y sus risas. Fue -y es- el momento más vergonzoso de su vida. Recordaba girar la cabeza y ver que varios lloraban en silencio, dejando un rastro de lágrimas por el suelo que cuando bajo la mirada lo nutrió con las propias. 

Como era tradicional terminaron el minuto con todo el corro lanzandoles aquamentis para lavar la vergûenza. Cuando salieron del sótano ya eran Nus de pleno derecho.

Julius trajo hasta sí la vieja foto en blanco y negro de su promoción. Casi todos bailaron el elefante, ¿pero cuántos habían muerto ya? ¿Cuantos estaban seniles y recluidos por sus familias? Fue pasando de rostro a rostro, descartando. Sólo quedaba uno aparte de él mismo. Cogió un puñado de polvo y lo arrojó a la chimenea, que se prendió con llamas verdes.

-Hola Simmons... Si, te llamo por eso... Será la época, ¿Verdad?... Ya, hace tiempo que no hablamos... dime, ¿qué tal te trata la vida?
avatar
Mundo Mágico
Mensajes :
30

Julius A. White III
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Rectoría el Vie 6 Sep - 0:31

DEMIAN SCHWARTZ
Iniciación para Alpha Nu Epsilon
Durante una semana, los aspirantes debían vestirse como mucamas francesas -con uniformes otorgados por el presidente que incluían falditas muy cortas- de 8:00 a.m. a 11:30 a.m. y servirles el té a los miembros de la fraternidad que lo requirieran con un hechizo especial que hacía sonar una campanita en sus cabezas. No se podían quitar el uniforme durante ese horario y tenían la responsabilidad moral de irrumpir incluso en las clases o entrenamientos de quodpot con bandejas de té a cumplir con su deber si el hechizo de la campanita los llamaba.

DEMETRIO HIEDLER
Iniciación para Nu Delta Pi
Prueba +18 :
Enfrente de él hay ocho vasos llenos con tres sustancias distintas: leche, helado de vainilla hecho agua y semen. Deberá tomarse el contenido de cuatro vasos de ocho sin oler, ni mirar de cerca, eligiéndolos desde la distancia. No puede escupir, vomitar, ni hacer caras de asco.

ANASTASIA LODGE
Iniciación para Theta Phi Alpha
Prueba: Después de recitar los valores de la fraternidad, deberá acostarse con el chico más feo de la universidad (propuesto por la presidenta) y presentar pruebas ante las hermanas de la acción. La aspirante está autorizada a lanzar un obliviate al pobre incauto.


LUCIAN DEN ADEL
El presidente de la fraternidad encierra a tres de los aspirantes en una habitación con muy poca luz, desnudos y cubiertos de miel. Al final lanzará dos botes de estrellitas de colores. Los aspirantes deberán separar las estrellas por color, una por una, incluso las que se les peguen en el cuerpo. Al final deberán tener montículos de estrellitas divididos por colores. No se permite usar la magia y no pueden tomarse más de 24 horas.


avatar
Admin
Mensajes :
385

Rectoría
Ver perfil de usuario http://bassettknapp.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Rectoría el Lun 30 Sep - 16:47

DEMIAN, LUCIENNE, NICK Y LAYLA. Tienen esta semana para postear su iniciación antes de perder el color.
avatar
Admin
Mensajes :
385

Rectoría
Ver perfil de usuario http://bassettknapp.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Lucienne Wardwell el Mar 8 Oct - 17:56

Lo hubiera tenido mucho más fácil buscando ser una Theta.
Claro estaba, para Lucienne lo fácil nunca bastaba. Claro que podría haberlo hecho así, y Anemone se habría encargado de que su prueba no fuera tan humillante o perjudicial para su reputación o salud o ambas cosas al mismo tiempo, había cada desafío que…
La cuestión era que Lucienne nunca había sido una Theta. Es decir, por supuesto que disfrutaba del Spring Break tanto como cualquier otra chica que comprendiera lo valioso que resultaba una playa y una botella de tequila a la mano para eliminar el estrés por completo, pero ella era más que eso. Más que Cancún y fiestas y el gamour de la popularidad. Quería más. Buscaba más. Sus ambiciones eran, por mucho, distintas a lo que había visto de las Theta hasta ahora. Por mucho que quisiera a Anemone, por mucho que le admirara, aquel sencillamente no era su lugar.
No es que el asunto de la iniciación le tomara por sorpresa. Había escuchado muchas historias, reído de otras tantas, pero estar del otro extremo era una cuestión distinta y aun así, si a ella le preguntaban, sentía que el reto había sido leve. Quizá era que había estado esperando algo más extremo, o tal vez lo que sucedía era que el interés en pertenecer a otro tipo de asociaciones que había despertado en ella hacía cosa de unos cuantos meses atrás había terminado por volverle un tanto estoica.
Los gritos de Banshee en su oído sentaban como una patada con punta de acero en el vientre, sí, pero podía soportarlo. Más efectivos para los propósitos de las Hermanas eran, a su parecer, los repentinos baños de agua helada. Había perdido la cuenta del tiempo que llevaba con las mismas ropas empapadas, puesto que permitirles un reloj en la cercanía para llevar el rastro del tiempo transcurrido era ser demasiado blandas con las aspirantes. El no poder decir a ciencia cierta si habían pasado 10 minutos o 30, el no poder diferenciar entre 1 hora y 3, era desquiciante, pero más aún si te encontrabas titiritando de frío  envuelta en tus propios brazos. Nadie iba a tomarse la delicadeza de templar el agua que iban a verterles encima para mantenerlas en pie.
Quizá su apariencia no estuviera tan demacrada como la de la chica a su izquierda, que ya lucía profundas ojeras en el rostro palidecido, probablemente por no haberse asomado a la luz del sol en a saber qué tanto tiempo, y estaba segura de que si no parecía espectro ahora mismo era tan solo debido a la magia de su sangre. Tampoco estaba comenzando a musitar incoherencias como la morena al otro lado de la habitación que se apoyaba contra el muro como tratando de conseguir un soporte bien necesario a riesgo de caer desplomada por puro cansancio.
Pero la niña frente a ella que se había volcado por completo a ella, a insultarla y agredirla, incluso a alzar su varita en su contra buscando provocarle una reacción… eso, eso era de todo lo que implicaba estar encerrada en ese sótano, lo peor. Podría ser que siendo quien más resistía, más se estaban empeñando en quebrar.  Y aguantaba, es decir, era necesario si quería estar dentro. Y ella hacia lo que fuera necesario para conseguir lo que quería. Ser paciente, dejarse el orgullo fuera de la prueba…
Si tuviera su varita consigo – ya que obviamente le habían desarmado al entrar – los papeles serían distintos.
Podía ser que la falta de sueño estuviera afectándole ya más de lo que ella misma admitía; que a pesar de siempre haber defendido que aquello de que las semiveelas que se comportaban como arpías violentas y caprichosas no era más que una mala excusa por no poder estar en control de una misma, ahora ese lado tan volátil de su ser estaba saliendo a flote; o quizá era simplemente que su paciencia había llegado al límite con ese último baño de agua congelada, con ese último grito en su oído, con el último temblor de su cuerpo titiritando de frío, pero era una suerte que la puerta del sótano acabara de abrirse, y que la Presidenta comenzara a descender los peldaños hacia ellas con un semblante de satisfacción en el rostro.

Una suerte, porque ni siquiera ella misma era capaz de decir que hubiera pasado si le hubieran seguido presionando.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
57

Lucienne Wardwell
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Lucian Den Adel el Lun 21 Oct - 0:56

Cuando se le ocurrió de hablar con Billy Snyder sobre la “ayuda” que le brindaría en su iniciación a la fraternidad, jamás se le hubiera ocurrido que fuese una tontería de ese calibre. Pensó que lo harían beber como vikingo sediento  o incluso que se acostara con una lista de mujeres horribles pero no fue así. Lucian y otros tres aspirantes comenzaban a quitarse la ropa, prenda por prenda frente a los ojos de los demás hermanos Alpha y de su presidente quien sonreía diabólicamente sentado desde el sillón presidencial. El animago lo veía de reojo algunas ocasiones, negando con la cabeza por la reverenda idiotez que significaba estar cubierto de estrellitas de colores y absolutamente pegajoso por la miel.

Cuando todos los participantes estaban desnudos y en hilera, se les pidió imperativamente que cerraran los ojos y que se tomaran de la mano, uno de los hermanos alpha los llevó hasta el cuarto que tenía apenas una tenue luz y los puso de rodillas, frente a frente. Les pidió que abrieran los ojos para que observaran como les vaciaban la miel de maple a cada uno. La sensación era muy desagradable y a pesar de que olía bastante bien, después de algún tiempo, empalaga y te marea.

Lucian se mantenía callado y con la cabeza alzada, por suerte (o por consideración) no le habia tocado que tragara semen de quien sabe cuantos hombres o que no le habían tomado las medidas de su pene en estado erecto o flácido, en definitiva sería mucho más avergonzante que lo que haría a continuación.

La iniciación había dado comienzo a las 7pm, tenían 24 horas exactas para llevar a cabo la labor que se les había pedido. Al terminar de vaciar la miel entre cada participante, el presidente levantó dos frascos con uns pequeñas y brillantes estrellitas de colores. La prueba consistía en dividirlas por colores, las que cayeran en el suelo así como también las que se les pegaran en el cuerpo.  Lucian fue el más listo de todos, ya que utilizó su propia saliva como enjuague para quitarse la miel de las manos y que su labor no fuera más difícil. Se lamió las manos hasta que se retiró toda la miel y las movió rápidamente en círculos para que secaran pronto. Después de algunos minutos, comenzó a retirar estrella por estrella, maldiciendo en voz alta por la idiotez que estaba haciendo.


Pasaron aproximadamente 11 hrs y 14 minutos, el sueño comenzaba a vencerlo y el dolor en las rodillas era insoportable, el sudor  ya había cortado la consistencia viscosa de la miel y el trabajo se estaba haciendo mucho más rápido. Dio un esfuerzo más, y al cumplirse al fin las 12 horas con 37 minutos y 23 segundos, Lucian den Adel había terminado de retirar todas las estrellas, obteniendo el total de 1,234 estrellas rojas, 896 amarillas, 1890 verdes y 1459 azules, ordenadas por montones y en tal forma que si las leías desde arriba decían: “FUCK YOU”.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
595

Lucian Den Adel
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Nick Suberland el Lun 21 Oct - 11:02

Cuando escuchó la iniciación que se le había asignado, Nicholas Suberland se había sentido liberado, casi incluso hasta decepcionado en relación a lo que su mente le había estado dando vueltas durante tanto tiempo. No se trataba de ningún castigo físico, ni de extrema humillación, ni de cualquier otra cosa que, sinceramente, lo había atormentado como nunca antes lo había atormentado otra cosa; se trataba de simplemente llevar ropa dos tallas menor. Nick cumplió con lo que tenía que hacer con cada una de sus prendas, incluso sin la posibilidad de usar calzado debido a lo imposible que sería usarlo de un tamaño menor al suyo.
 
Pero una cosa era pensar en lo fácil que era y otra muy distinta el hacerlo. Las humillaciones públicas de ese tipo era algo para lo que nadie está preparado, ni siquiera para alguien que había pensado que la iniciación era lo de menos al ingresar a tan prestigiada fraternidad. No había necesitado buscar más ropa, porque bastaba con achicar la que ya tenía para poder empezar con aquel trámite que con el paso de la shoras se había estado convirtiendo en un horror digno de olvidar a como diera lugar, incluso con obivliate si era necesario. Los problema siniciaban incluso al ponerse la ropa, encontrando con aquella incomodidad que provocaba ponerse la ropa interior, y que le había hecho re-valorar lo mal que lo pasaban las chicas al usar ropa tan ajustada. Claro, las chicas no tenpian un bulto que se asfixiaba entre las piernas, pero de cualquier forma ahora Nick las admiraba como nunca antes.

Primer día en la calle: Los insultos y burlas nos e habían hecho esperar. Nick no se consideraba una persona prejuiciosa para con sus congéneres homosexuales, pero una cosa era respetarlos, y una muy distinta era ser confundido realmente por uno que además gustaba de mostrar sus carnes como si las estuvieran vendiendo. Solo era el primer día, y ya la estaba pasando muy mal, tan mal que había tratado de frecuentar lo menos posible lugares públicos durante... sí, el camino hacia la universidad (porque le habían obligado a no usar transporte mágico, los listillos).

Ya dentro de BK, la pequeña tortura se había convertido en el auténtico infierno que el líder de los Alpha había esperado hacer estallar. Incluso, una cosa era llevar tiempo en la Universidad, que todo el mundo te conociera y que de pronto te vistieras con la ropa más pequeña posible; y otra mucho más terrible el ser completamente nuevo y desconocido para todos, y presentarte de esa forma. Tan solo un día y Nick sentía que la mejor opción era retirarse con la dignidad ya destruida, pensar en cualquier otra cosa, olvidarse de los Alpha, incluso de Bassett-Knapp, y largarse a cualquier otro estado o país.

Conforme los días fueron trancurriendo las afectaciones iban aminorando poco a poco, más por el hecho de que la gente ya daba por hecho su condición de extremo-afeminado que por auténtica superación mental de las circunstancias. Aun con ello, las burlas y la increíblemente punzante homofobia norteamericana (ja) ya habían dejado secuelas en un Suberland que no se cansaba de repetir, una y otra vez, que solo se trataba de la iniciación de los Alpha. Al principio, dos tallas le habían parecido bastante poco y hasta gracioso, pero luego de cuatro mortales días, solo dios era consciente del odio que Nick le había guardado al líder en turno, cuyo nombre deseaba borrar de su memoria para siempre.

Ah si, pero estabas ya dentro. Bien por tí.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
89

Nick Suberland
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Demian Schwartz el Lun 21 Oct - 11:18

Pese a lo que muchos le habían advertido acerca de la iniciación, esta no había hecho más que causarle risa, la mayor parte del tiempo. Pues aún recordaba su cara y la de sus compañeros aspirantes, cuando Nick se les planto en frente con aquellos “vestidos” para ellos. Explicando las reglas de que básicamente serían sus “perras” en un horario determinado y debíamos atenderles cual escoria que éramos. Por respeto, tuve que contenerme para no reírme en la cara de mi líder, pues pese a todo, me esperaba algo peor.
Y debo de admitir, que quizás aquel vestido me había quedado mucho mejor que a otras chicas, pensé, mientras me observaba contra el espejo y me colocaba aquel ridículo armatoste en la cabeza. Ya que aunque era una indumentaria muy perversa (si la veía uno en una chica, claro esta), en nosotros sacaba lo peor de sí.
Nisiquiera había acabado de ponerme aquella estupidez, cuando aquel maldito sonido irrumpió. Haciendo que diera un pequeño brinco del susto, pues aunque bill nos había mencionado de una “señal” que sabríamos reconocer, no esperaba que fuese tan molesta.
Cogí la estúpida tetera, y con prisas (porque nadie nos había dicho, que debíamos permanecer glamurosos en aquel estado) atravesé el corredor de las fraternidades hasta el campo de Quodpot. Al parecer el equipo de la fraternidad debía tener entrenamiento, y querían un tentempié matutino.
Dude un par de segundo antes de irrumpir en el lugar. Pero con la promesa en silencio de a que aquello había de tomarlo como lo que era “una maldita broma”, me adentré a los campos. Y con todo y que había intentado imitar el pomposo caminar de las mucamas, les fui sirviendo uno a uno, conteniendo la risa, lo más que podía, mientras les servía. Y eso, que uno de los de sexto, había fingido derramar un poco de su té, sobre su pantalón, y me había insinuado que le limpiase. A lo que, viendo que no me vieran los demás, le devolví con la “birtney señal”. Pues aquello no entraba en mi contrato, y le dije que se lo hiciera su compañero, pues se veía que eran bien “unidos”.
Los días subsecuentes, no fueron menos humillantes. Mi consuelo, era que Aimeé, aún no podía verme en aquel deplorable estado, eso, o me estaría molestando con ello durante bastante tiempo. Ya mis amigos y amigas, eran otro cantar. Pues recuerdo que en plena reunión de la comitiva de las fraternidades, nos hicieron irrumpir, frente a Bill, kitty y Laise, que eran mis amistades. Y aunque, no dudo que hasta algo de color agarro mi rostro, cuando estas últimas me recorrieron con la mirada en tan singular vestimenta, con una sonrisa les argumente que me quedaba mejor que a ellas. Para después, servirle su maldito té a Bill (claro, con la advertencia de que era bajo su propio riesgo si lo bebía) y desaparecer del maldito sitio.
Al parecer no había sido el único que se había tomado ciertas libertades con el “te” que debíamos servir a nuestros “superiores”, pues había visto a otro de mis compañeros agregar laxantes u otros fluidos menos agradables a la sustancia. Lo cual, aunque igual de ilegal, seguía dentro de las normas establecidas.
Creo que cuando más odie aquella iniciación, fue luego de una noche en que logre convencer a mi chica, de pasar la noche en mi dormitorio, y que pues luego del jaleo nocturno, nos habíamos quedado dormidos en mis aposentos. Y todo lo que había intentado ocultarle, se fue al caño cuando al despertar, me vio en plena faena de vestimenta. Pues la maldita hora se acercaba, y luego se ponían de mañosos si uno llegaba tarde con el maldito té.
Creo que rió más de lo que lo había hecho en la vida, pues hasta el color se le puso en cada parte de su rostro  por más minutos de los que pude y quise contar. Para la luego, intentar recuperar la compostura e indicar entre monosílabos entrecortados, lo “bien” que me veía y lo mal que debía hacer sentir a mis compañeros, por lo bien que me quedaba la falda. Con un puchero, me fui de la habitación a atender al infeliz nazi que requería mis servicios. En aquella última ocasión, habían montado toda una sala de estar en el corredor de las fraternidades. Para así dar la última humillación al exponernos a todos, frente a todo aquel que se pasase por enfrente.
Me reí durante un par de minutos antes de llegar a aquel encuentro, pues debía admitir, que aquella era una maldita buena idea. Y me puse a lo que me correspondía, a fin de cuentas… ya me tocaría desquitarme con los nuevos “pavos” el año siguiente.
avatar
Alpha Nu Epsilon
Mensajes :
290

Demian Schwartz
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Anastasia Lodge el Lun 21 Oct - 23:20

¡Claro! si la niña parece puta y se viste como dama, es puta. Por eso es que cuando le dijeron la prueba, a la niña de los cabellos de chocolate  le cayo de pocas perlas y se acabo la garganta en un grito tan chillante que habría hecho sangrar los oídos de los cercanos. No era que la hiciera de señorita castidad,no,  ¿pero acostarse con el más horrendo de la universidad? ¡Que asco! eso  iba totalmente contra su mente, principios, estómago y todo lo que pudiera afectarla, incluyendo su dignidad, por que aunque estuviera en tela de juicio, la morena si que la tenía bien plantada y defendida, así que tras mucho alegarlo y poner reparo, solo logro la clemencia de poder utilizar un hechizo de olvido en el afortunado y quizá, la piedad para ella misma. Lo pensó varios días, pero al final opto por lo que debía hacer para ser alguien importante como siempre lo había sido y bueno a toda magia un precio.

No había mucho problema si tomaba en cuenta que al final podía hacer olvidar al asqueroso al que prácticamente le iba a hacer un favor. Jugar un juego a luz apagada, ¿Que podría salir mal?, el tipo tenia lo que los demás, almenos 16 centímetros entre las piernas y no es que se fuera a poner a contárselos pero solo esperaba que eso le quitara un poco el mal sabor de boca de la grasienta pansa bajo de ella y esa detestable nariz que podría abrirle el pecho al estornudar, tan fea como un pico de un cóndor.

¡Iugh!

¿El objetivo? Vervandi, si, ese nerdo de pacotilla,  de apeido tan horrible como el.Es que era solo verlo y sentir que iba a necesitar un obliviate ella misma cuando todo terminara. Un nudo en la garganta, una telaraña en la cabeza y el tiempo apremiándole. No podía pensárselo mucho tiempo, por que las de la fraternidad eran exijentes y aunque se encargaría en su momento de hacer pagar a todas y cada una de ellas por su descaro, ahora tenía que entrar en las filas para poderlas quebrar y solo era ese el camino.

Lejano a lo que todos hubieran creído, lo más dificil del cuento fue convencer al idiota de que sus intenciones eran limpias y desinteresadas. Tener que seguirlo por toda la universidad llena de asco solo de ver como se le encajaban las gafas en su enorme nariz, verlo leer sus patéticas historietas animadas y  contar su sin fin de pecas atizadas como su cabello pelirrojo. No, ¡todo en el era patético!.Tener que comerse una hamburguesa entera, escucharlo durante tres días contar sus estúpidas historias sobre cosas tontas, y encima de todo, verlo comer como cerdo. ¿Es que alguien en este mundo podía sentir algo más que repulsión por semejante bestia?. Esa no era la chica Lodge.

Cuando el por fin la invito a cenar, supo que lo tenía entre sus garras. Lencería fina de encaje rojo, todo bien disfrazado bajo una gabardina negra, botas y el cabello en un moño alto.

Largas horas de un paseo tortuoso que culminaron con el gordo feliz diciéndole que nunca habría pensado que ella era tan maravillosa. Para otra mujer ese habría sido el momento de parar, para Anastasia, era la cúspide, su logro asegurado.

La habitación del hotel fue fácil de conseguir, y lo más increíble de todo fue que el tipo no fuera virgen.Mejor, un remordimiento no pedido menos. El preservativo era necesario y gracias al cielo que ella tenia experiencia, o habría durado una hora mirando como el imbecil intentaba ponerse el forro. Recito los principios de la fraternidad, cosa que le resulto raro, pero lo olvido en cuanto le dijo que era un fetiche suyo.

Todo parecía algo mucho peor que comerse su propio vomito. Evidentemente ella estuvo arriba todo el tiempo, de haber estado abajo seguro habría tenido muerte por asfixia, por asco o por trauma. A la luz apagada todo fue más apacible y no ocupo fingir  gemir,el ya tenia ahí su propia orquesta. Ella por su parte recordaría esa pesadilla para toda su existencia.  Arranco unos vellos rojizos del pecho. una prueba más ademas de la que pensaba llevar.

Fue cuestión de unos minutos por que nadie le dijo cuantas veces ni como debía durar, levantarse de la cama recoger los bóxer con motivos de cómics los cuales tenían escritos en la etiqueta con indeleble: Propiedad de Jon Vervandi y tras colocarlos en una bolsa de papel junto con los vellos rizados, sudados y rojos, vestirse bajo la mirada anonadada del pobre perdedor, apuntarle con la varita y susurrar el hechizo apropiado. Luego ver como aquél la miraba perdido, preguntando que demonios hacían ahí y por que el estaba desnudo y ella le miraba con asco. todo se resumió a una maldita gesticulación. Una sonrisa.

-Deberías preguntárselo al tipo que salio hace unos minutos...se veía bastante varonil..lastima que yo solo vine para tomar fotos y enviarlas a la revista de la escuela por que el te traiciono..Hasta pronto Cerdandi-

Y con ese aire de victoria,  salir con asco. Ir a donde sus nuevas hermanas, entregar la prueba de su victoria y retirarse prontamente a darse un largo, muy, muy largo baño.
avatar
Theta Phi Alpha
Mensajes :
31

Anastasia Lodge
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Demetrio Hiedler el Vie 8 Nov - 18:47

DEMETRIO HIEDLER + 18
Spoiler:

Enfrente de él hay ocho vasos llenos con tres sustancias distintas: leche, helado de vainilla hecho agua y semen. Deberá tomarse el contenido de cuatro vasos de ocho sin oler, ni mirar de cerca, eligiéndolos desde la distancia. No puede escupir, vomitar, ni hacer caras de asco.

-----------------------------------------

Sabía exactamente que habría alguna prueba ridícula para la iniciación de la fraternidad, lo bueno era que yo estaba preparado para todo, quizá podría ser ridículo, asqueroso, o frustrante y vergonzoso, pero al final un Hiedler debe hacer lo que un Hiedler debe hacer.
 
Se me había citado en un salón para hacer la dichosa “iniciación” llegue por supuesto puntual a la cita, hora y lugar acordados, nada fuera de lo común, solo mis compañeros que también harían una prueba similar, los alumnos que ya pertenecían a la fraternidad y el presidente, únicamente mire al frente mío, 8 vasos estaban en aquel escritorio frente al pizarrón, por supuesto que no me habían dicho que contenían, únicamente me dijeron que debía escoger 4 , a la distancia, sin saber exactamente lo que contenían, no me preocupo demasiado, únicamente lo hizo cuando me dijeron que no tenía permitido, escupir, vomitar ni hacer algún tipo de cara de asco…solo beberlos y mantener el semblante fijo…solo eso debía hacer.
 
Suspire antes de escoger el primer vaso, lo que contenían se veía blanco y viscoso pero mejor no saber qué era lo que contenían, así fue que me dieron el primer vaso, no debía ponerle atención sabía que si lo hacía terminaría haciendo las cosas que me prohibieron hacer, seguramente el contenido era una asquerosidad , así que únicamente tome el vaso de cristal, y di un gran sorbo ni siquiera quería saborearlo, pero el líquido había pasado por mi lengua y un sabor dulce se presentó en mi boca, un sabor como a vainilla, no hice muecas ni ningún tipo de movimiento facial…iba bien.
 
No había estado tan mal, después escogí el siguiente vaso, el penúltimo de la fila lo trajeron y lo bebí nuevamente, sin siquiera querer sentir el sabor, pero era imposible no hacerlo, el olor era muy penetrante pero al igual que el primer vaso no hubo movimiento fácil, solo en mi interior y mis pensamientos estaba el asco…eso era ¿semen?, solo esperaba que fuera semen de animal solamente suspire de nuevo me puse a pensar que muchos magos bebían semen porque decían que era para beneficios milagrosos y esas patrañas, nunca creería en eso pero en ese momento que más me quedaba, decirle a mi mente y a mi estómago que no vomitaran e intentar pensar en otra cosa.
 
El siguiente vaso fue el segundo de la fila, de nuevo volví a beber…ya había bebido semen que más podía hacer…este fue un vaso normal de leche odiaba la leche, pero ninguna mueca, por fortuna, todos los presentes aplaudían cuando terminaba de beber y por supuesto había alguien encargado de ver mis facciones.
 
-Este será el último muchacho – Se dirigió hacia mí el presidente, respire profundamente, y escogí el 5to vaso de izquierda a derecha, volví a beber de corrido como las primeras tres veces, que asquerosidad segundo vaso de semen, que asco, simplemente lo trague y mantuve todas mis fuerzas para no hacer caras , y mucho menos para vomitar el orgullo es primero y debía entrar a esa fraternidad, debía ser mejor que todos y destacarme en ella, por supuesto se me aplaudió cuando termine mi vaso, incluso los ascos no se me quitaban, y tuve que pensar en muchas cosas diferentes para no terminar por correr al baño a vomitar…por fin lo había superado, no había sido tan malo, únicamente asqueroso, pero pudo ser peor.
avatar
Nu Delta Pi
Mensajes :
32

Demetrio Hiedler
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Layla Paxton-Beesley el Sáb 16 Nov - 1:02

(poquito +18, no mucho) :
Layla estaba muy nerviosa por su prueba de la fraternidad. El único consuelo que le quedaba era que la fraternidad Theta Phi Alpha no solía poner pruebas muy duras o humillantes, sino que se iban por lo divertido. Pero lo divertido a veces no dejaba de ser bochornoso, por ejemplo hacia no mucho que medio campus le había visto las tetas a Kitty, o Anastasia había tenido que hacer algo asqueroso, pero era mucho mejor que lo que se decía que hacían los Nu Delta o las Epsilon. Ojalá que si le tocaba follar con alguien no terminara tocándole un gordo, era lo único que pedía dentro de su ser.

El día de la prueba final, luego de una semana de estarle poniendo cara linda a la presidenta, las llevaron a una casa lejos de la fraternidad y de la universidad. Era una casa grande y bonita, muy elegante. Sus nervios iban aumentando conforme más acercaba la hora pero no era la única que estaba nerviosa, las otras aspirantes también lo estaban. Una hasta parecía cerca de vomitar o de desmayarse porque estaba muy pálida.

-No te preocupes, no te bañarán con agua a presión.- Le susurró a su compañera para tranquilizarla pero ni ella misma sabía que iba a pasar. La presidenta les pidió con tono amable pero bastante atemorizante a la vez que se quitaran la ropa en una sala grande que tenía una gran pantalla plana. Layla se quitó el vestido rosa pastel que llevaba puesto, las panties azul cielo y el sostén a juego. No le molestaba la desnudez pero la ponía nerviosa en esa circunstancia en particular.

Dejó su ropa detrás de ella y cuando le pidieron que se sentara sobre uno de los periódicos que había en línea frente a la tele y que además por tonta no había notado hasta entonces, lo hizo sin rechistar y sin hacer ni una sola pregunta, el cuerpo le estaba temblando completo pero no era de frío, sino de nervios. Echó un vistazo a sus compañeras aspirantes solo para corroborar si era de las que se veían mejor desnudas y luego siguió las instrucciones, que prácticamente eran ver pornografía.

Al principio no le provocó gran cosa. La primera vez que había visto porno había sido a los 15, con unas amigas riendo a carcajadas, pero ahora era distinto porque tenía que estar atenta. Lo que le taladraba los oídos eran los gemidos y al final no fue tanto el porno en sí, lo que estaba viendo, lo que la hicieron mojarse un poco, sino comenzar a rememorar cosas de su propia vida sexual en base a los sonidos lo que provocó un estado alterado. Fijó la vista en la enorme pantalla llena de miembros, fluidos y movimientos rápidos pero su mente ya estaba en otro lado.

Cuando terminó la película y la presidenta les ordenó levantarse, su periódico no estaba empapado con mil manchas pero tampoco era el resultado final de una frígida, estaba en un buen punto medio, o eso quería pensar ella. Layla miró a su presidenta con una sonrisa y encogió sus hombros con gesto divertido. Le hicieron algo de burla de que seguramente le gustaba mucho el porno durante dos semanas pero logró entrar a la fraternidad y eso era lo que importaba.  
avatar
Theta Phi Alpha
Mensajes :
48

Layla Paxton-Beesley
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Rectoría el Mar 26 Nov - 16:26

ALEXANDER BLOODWORTH
Iniciación para Nu Delta Pi
Prueba +18:
Todos los aspirantes se colocan en semicírculo, a cada uno se le da un pedazo de pizza con el que tienen que masturbarse. El último en terminar (terminar TERMINAR) tiene que comerse los pedazos de pizza del resto.

KATELYN WATT
Iniciación para Theta Phi Alpha
Las aspirantes se ponen en línea, desnudas, enfrente de la presidenta, que las pondrá a hacer sentadillas y saltos de tijera durante diez minutos consecutivos. Al final, la presidenta procederá a marcar a cada una con un plumón, rodeando las partes de su cuerpo que cree que están feas o necesitan más ejercicio, acompañando sus observaciones de comentarios hirientes (las chicas de fraternidad pueden hacer sus críticas también, pero las aspirantes deberán permanecer calladas). Las aspirantes deberán mejorar la grasa marcada de su cuerpo en tres semanas, para luego volver a presentar la prueba frente a la presidenta, que valorará avances y resultados.

VIOLET WILDENSTEIN
Iniciación para Epsilon Alpha Chi
Las aspirantes se colocan con la espalda descubierta -pueden conservar el resto de su ropa- recostadas sobre una mesa, boca abajo. Miembros de Epsilon irán haciendo preguntas a las aspirantes, ya sea de cultura general o de los valores de la fraternidad. Por cada respuesta incorrecta, el castigo es recibir una cubetada de agua hirviendo sobre la espalda. Si gritas de dolor, la cubetada es doble. Las aspirantes no pueden curarse las quemaduras durante toda la semana.
avatar
Admin
Mensajes :
385

Rectoría
Ver perfil de usuario http://bassettknapp.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Violet Wildenstein el Miér 4 Dic - 13:25

Cumplí, al fin!

Iniciación, -19, :

Desde que estuvo en Salem supo que quería ser una Epsilon, no había contemplado la idea de no pertenecer a una fraternidad ni tampoco la de terminar en Theta Phi Alpha. Violet no creía pertenecer a ningún otro lugar, allí estaban las personas que pensaban como ella, era una manera de poder estar rodeada de gente a la que ya conocía, le gustaba la idea de una hermandad porque pensó que todas estaban destinadas a hacer grandes cosas y el hecho de convivir lograría eso.
 
Les habían dicho que tenían que demostrar que eran parte de las Epsilon, incluso hubo un acertijo que algunas adivinaron y que les daba una pista acerca de qué era lo que iba a suceder, por lo menos aquella parte en la que debían probar que eran lo suficientemente inteligentes como para estar allí, lo que jamás imaginó Violet era que aquel día no sería tan simple como el de un examen, que aquel día tendría que probar que realmente deseaba estar allí, probar que podía aguantar cosas que jamás pensó siquiera vivir.
 
La cita fue a media noche en una locación que no recordaba haber visto antes, estaba dentro de la fraternidad y de alguna forma habían ambientado el lugar de tal modo que ni en los años venideros pudiera darle la misma sensación. Quizá era porque en el momento de su iniciación estaba asustada, tenía miedo porque sabía que no iba a ser sencillo, sabía que tendría que hacer cosas que probasen que era más que la hija de alguien importante, eso siempre le causó ansiedad.
 
Le gustaba la idea de probarse a sí misma, quería alejarse de aquella imagen de que todo le había sido dado, aunque fuese en pequeñas cosas como aquella. Avanzó junto a las demás aspirantes, Violet sólo contó a seis pero las habían puesto en grupos. Quienes estaban encargadas de la iniciación no mostraron su rostro, eran como verdugos anónimos que no querían cargar con la culpa, quizá pensaban que si no las veían a los ojos era mejor para todos.
 
Cuando les pidieron que desnudasen su torso tuvo que pensarlo por algunos segundos, no supo si había escuchado bien, cuando una de las chicas lo hizo ella le siguió y así fue hasta que las seis estuvieron sólo vestidas de la cintura para abajo. Lo siguiente fue ordenarles que se recostasen en unas mesas, había una para cada una, no eran mesas de madera y el material era frío, combinaba a perfección con el ambiente lúgubre. Se recostó cuidando de no arruinar su falda aunque eso ya no importase en realidad.
 
Estaba ansiosas esperando saber qué iba a venir ahora, si les iban a poner gusanos encima o alacranes, lo peor era esperar y eso parecían saberlo las Epsilon, esperaron media hora antes de decirles qué era lo que iba a suceder, quien quisiera se podía sacar la prenda de abajo pero sólo Violet lo hizo, habría cruzado por su cabeza que quería la menos cantidad de ropa para no sentir que el agua caliente se quedaba sobre su piel si llegaban a echársela. Se quedó sólo con la trusa que llevaba y se recostó de nuevo, el frío de la mesa la sorprendió por segunda vez pero pronto añoraría esa fresca sensación.
 
Había una Epsilon para cada mesa, cada una con varita en mano y una cubeta vacía al lado. A la orden de quien parecía ser la presidenta todas llenaron sus cubetas. No fue por turnos, todas hacían las preguntas a la vez y a veces era difícil saber si es te lo había preguntado a ti o a la del lado, Violet estaba tan nerviosa que ni siquiera respondió a la primera pregunta acerca de la historia de la fraternidad, no fue la única y un solo de gritos se escuchó en la sala, a cada una de las que no respondió le cayeron dos cubetas más de agua hirviendo. Gritó por la segunda y nuevamente le echaron agua hirviendo, esta vez si no gritó fue porque su rostro se había llenado de lágrimas y aunque moviese los labios no podía articular palabra.
 
Sintió que quería irse ya mismo, no le habían dicho que les echarían más de una cubeta de agua caliente. El ardor que sentía en su espalda no se iba, continuaba allí y ni siquiera quería tocar su espalda por miedo a sentir la piel dañada, había salpicado el agua a su cabeza y habían incluso zonas de su rostro que sentían el escozor, pero nada se comparaba con lo que su espalda acababa de sentir, ese dolor calcinante había nublado su mente pero supo que tenía que responder y lo hizo a una respuesta de cultura general de forma inmediata.
 
Serían veinte preguntas, apenas habían pasado dos. La espera la mataba, al acomodarse sintió cómo su codo chocaba con su espalda de forma dolorosa, apretó los labios porque ya les habían dicho que el gritar sólo empeoraría las cosas. Las cinco preguntas siguientes las contestó bien, la última apenas pudo decirla completa porque el dolor comenzaba a desorientarla, por momentos pensaba que iba a desmayarse pero la idea de que la despertasen con otra cubetada de agua la tenía aterrorizada.
 
Iban ya por la pregunta trece, se equivocó en la fecha exacta de graduación de la primera generación de Epsilon y le cayó otra cubeta de agua, había apretado la mandíbula al punto de hacerse daño pero no pudo evitar gritar de nuevo, el castigo fue dado pero resistió el nuevo grito. Tenía que aguantar, ya estaba cerca. Pregunta quince. Pregunta dieciocho. Pregunta diecinueve. Pregunta veinte. Ya había pasado todo, les dijeron que se levantasen y al estar paradas soportando el escozor de su piel les tiraron otra cubeta de agua, Violet resistió el grito apretando nuevamente la mandíbula sin poder evitar que nuevas lágrimas inundasen sus ojos.
 
Esa era la despedida, habían acabado y cuando le dijeron que se colocase la ropa de nuevo pensó en no hacerlo. Lo hizo aguantando el dolor que la haría desmayar dentro de poco, no quería que sucediese frente a sus nuevas hermanas. Cuando salió de allí no fue a su habitación, las enviaron a un cuarto ambientado para que pasen la noche, era algo más bien colectivo sin siquiera colchones en el suelo pero a ninguna le interesó demasiado. No pudo dormir en toda la noche, apenas despertó fue a su primera clase intentando mantenerse bien y tranquila, para la hora de almuerzo no pudo más y fue a la habitación de uno de sus hermanos a llorar, estaba paranoica y no quería desmayarse sola en un pasillo, sólo estaría con él unas horas para tranquilizarse. No podía curar sus quemaduras hasta dentro de una semana, estaba feliz por haber logrado entrar pero esa sensación horrible no se iba de su piel, fue la semana más larga de su vida.
avatar
Epsilon Alpha Chi
Mensajes :
245

Violet Wildenstein
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Iniciaciones de las fraternidades

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.