Hay que escaparnos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hay que escaparnos.

Mensaje por Krasava Kaufmann el Lun 26 Ago - 2:14

Sabía de deportes lo que sabía del ritual de apareamiento de las musarañas, nada. Es decir, lo básico porque conocía gente que lo practicaba y hasta sabía cuándo alguien hacía un punto, el problema era que no sabía jugar nada y su máxima complejidad para una actividad física era la que se requería para correr, y eso lo hacía para llegar a sus clases.
 
Cuando llegó a la zona deportiva saludó a algunas personas que conocía y a otras que no, pudo contar hasta a tres que la miraban confundidos, como si ella estuviese en un lugar al que no pertenecía o como si ellos lo estuvieran. Es que con esos brazos de palillo no podía ni aparentar. Si estaba esa tarde en la cancha de quodpot era porque buscaba a Mina, le habían dicho que estaba ahí y había amanecido con la imperiosa necesidad de hablarle, tenía que contarle lo que acababa de pasar la noche anterior.
 
La encontró con tres chicos, jugando un partido de quodpot improvisado y esperó a que bajasen en el medio tiempo para meterse entre ellos, así no le rompían la cara y ella no se veía obligada a recuperar su honra. Apenas bajaron se fue a donde Mina para decirle que los deje y se quede con ella para hablar. Obviamente, sus compañeros de equipo no querían perder a su jugadora y menos dejarles la cancha sólo para que intercambien chismes.
 
Tuvo que gritarles que estaba embarazada y que no sabía quién era el padre, eso los espantó en un momento y uno hasta le dio algo así como el pésame. Mina sabría que era mentira, si ya había usado la excusa para que las dejasen entrar a una fiesta aduciendo que el padre de su hijo no nacido estaba adentro y que si no las dejaban entrar estaban diciendo que estaba bien que sea mal padre y otras tonterías que bastaron para dejarlas adentro y felices.
 
-Terminé con Kate, me dejó por un chico, por Allen, ¿te acuerdas de él?. Vuélvete lesbiana y vámonos a vivir a Egipto o a Sacsayhuamán. ¿Qué dices?-Kate era una amiga que tenían en común, era de Salem pero se había ido a estudiar a otra universidad de Estados Unidos, si bien Krasava había comenzado a salir con ella hacía dos semanas y le había dicho a Mina hacía dos días que todo iba bien, la idiota acabó dejándola por comprometerse con un chico que fue su novio en el colegio y que siempre fue un insufrible.-
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Miér 28 Ago - 1:26

Cuando se montaba sobre la escoba, seguía siendo la misma Mina de siempre. No era que diera un cambiazo radical cuando dejaba de lado los vestidos por la ropa deportiva pero para ella sí había una gran diferencia entre una cosa y otra. A eso se añadía que volvía a comportarse como un chico rudo, especialmente cuando se trataba de medio taclear a Jimmy de los Alpha en medio de una jugada peligrosa para quitarle la quaffle y arriesgarse a intentar llevarla al caldero antes de que explotara.
 
Al final resultó vencedora pero se había llevado un golpe en el ojo, como los viejos tiempos. Claro, esos golpes no le dolían, o al menos solo lo hacían físicamente, y hasta podía exhibir el moretón durante todo el largo trayecto a la enfermería sin sentir vergüenza por ello. Muy distinto a pedirle a Miles el grandísimo favor de jamás decir lo que había visto en su departamento con Jesse, ya no digamos la desnudez y etc, sino el golpe.
 
Cuando bajó se encontró con Krasava y murió de risa por lo que le dijo a los tipos para que las dejaran solas y reanudaran el partido luego, pero trató de no reírse hasta después de que se fueron, para que no pensaran que Krasava los engañaba.
 
-Mañana todo mundo te preguntará por el bebé que cargas seguro.
 
Le rodeó el cuello con un brazo y le plantó un beso en la mejilla que seguro resonó en todo el campo.
 
-Perdóname, estoy toda sudada. Acompáñame a los vestidores a quitarme esta pegajosidad del alma, ¿sí?
 
Eso se lo preguntó antes de que le soltara esa noticia de que la perra de Kate la había dejado por el idiota de Allen. Lo que había que ver, Dios los hacía y ellos se juntaban. La jaló por la manga para que la acompañara a quitarse esa ropa.
 
-Pues qué as-co, o sea Allen es una cosa espantosa y además era odiosísimo. ¿Te acuerdas cuando le di una patada en la espinilla cuando me dijo que jamás iba a conseguir marido con mi carácter o una estupidez así? Lloró como un bebé. Y sabes que por ti me volvería lesbiana, sin dudarlo. Olvídalo, no valía la pena, se me hace que ni sabe lo que quiere de la vida y lo único que le espera es un duro futuro de insatisfacción. ¿Cómo quieres celebrar? Dicen que los Nu tienen un mini bar en su fraternidad, ¿asaltamos?.

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Krasava Kaufmann el Mar 3 Sep - 0:08

Recibió el beso con todo el amor del mundo y hasta le hizo un gesto dramático de amor eterno, la acompañaría a cambiarse para que esté más cómoda y luego podrían irse a donde sea, era la buena parte -una de las tantas- de ser brujas, nada de dinero para viajes y nada de control de migración como los muggles que necesitaban meses para decidir ir a algún destino porque necesitaban documentos especiales y un montón de cosas.
 
-Ajjj sí, siempre fue un maldito. Sólo servía para darnos identificaciones falsas para beber y aparecernos, cortesía de su papá. Le hubieses roto los huevos cuando te dijo eso, lo dijo porque nunca le hiciste caso.-ahora fue ella la que le dio un beso en la mejilla, le daba igual que estuviese llena de sudor por haber estado sobre una escoba, pocas cosas le daban asco y algo tan natural como el sudor no era una de esas.-
 
No creía que alguna vez intentase hacer de Mina una lesbiana porque si bien habían tenido una buena noche de pasión y tenía un cuerpo que a veces superponía sobre el de algún chico con el que se estaba acostando pero que acababa por no gustarle sabía que no la haría tan feliz como ella podría ser. Es decir, la llevaría a darle la vuelta al mundo pero siendo sinceros no tenía forma de hacerle un hijo y siempre pensó en ella rodeada de pequeños, era como su destino, lo había visto en una taza de café.
 
Llegaron al área de los vestidores y entró con ella, se escuchaban voces en el de los chicos pero no había nadie en el de las chicas. Se recostó en una banca de madera que había en medio de un pasadizo de casilleros, estaba paralelo a la zona de las duchas que tenía una puerta de vaivén transparente y de un azul opaco, similar a las de las cantinas del oeste, era un hechizo que servía para que los chicos no cruzasen. Era una buena idea porque aquello similar a un holograma se hacía material ante la presencia de un chico, lo malo es que siempre alguien acababa quitando el hechizo y hasta que alguna profesora no lo notase, no había puerta.
 
-Creo que debemos ir al bar de los Nu, son unos enfermos pero siempre podemos besarnos para confundirlos y correr. Sabes que van en manada por miedosos.-recordó entonces algo que le habían dicho.- Ahhh y hablando de los Nu, me dijeron que estabas saliendo con Snyder.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Jue 5 Sep - 22:27

-Guacala, cómo le iba a hacer caso si era un marica.

Pero sí, le hubiera roto los huevos en vez de patearle la espinilla. Se hubiera muerto de risa si Krasava hubiera externado eso de verla rodeada de chiquillos porque la verdad no pensaba en lo absoluto en tener hijos, menos en este mundo desgraciado. Al llegar a los vestidores buscó inmediatamente su mochila mientras Krasava se recostaba en una banca. Buscó su ropa, que nada tenía que ver con las fachas con las que andaba y sacó de su casillero una toalla y botellitas de shampoo como de hotel.

Se metió a las duchas aventando la ropa por ahí. Y sin ser pudorosa con la desnudez porque Krasava era una chica –ok sí, lesbiana y lo que fuera pero y qué- y se apresuró para seguir con los planes de asaltar el mini bar de los Nu. Aunque asomó la cabeza por debajo del agua cuando escuchó lo de Snyder, poniendo una sonrisilla infame.

-Pues sí, salimos, pero siempre hemos salido, o sea…nada nuevo. Es amigo de Werther, seguro mi hermanote le encargó que no me dejara andar por ahí con gente que no y Billy se lo ha tomado en serio. Cuando estaba recién divorciada me puse borrachísima y le regalé un beso de antología, pero…bah, nada extraño. Pero está guapo ¿no? Y lo acaban de nombrar presidente. Imagínate la de tomatazos que me aventarían las fans de los Alpha si comenzara a salir salir con él.

La mitad de lo dicho se le había amortiguado por el agua que caía. Entonces se acordó de lo que habían dicho en Brillantina, que eran la nueva pareja quiénsabequé.

-¿Lo dices por los pasquines de chismes y tal? Porque me dio un beso en la fiesta de los Wardwell y toooodo mundo vio y Jesse le partió la cara por idiota. Pero no somos nada…¿o tú qué opinas? ¿le echo ganas?

Lo preguntaba de broma, pero igual. Se salió de la ducha envuelta en la toalla y con todo el cabello escurriendo, casi se mataba de un resbalón. Se vistió muy rápido y se secó el cabello con un hechizo.

-Igual no es momento, tenemos que buscar a Kate y darle celos. Eso es más importante.

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Krasava Kaufmann el Mar 10 Sep - 0:45

Desde la banca la vio desnudarse y le silbó como marino que ha pasado dos años en el mar, le iba a decir una frase cochina pero de pensarla le dio risa. La banca era algo incómoda y tras darse la vuelta para ver si así era mejor decidió bajarse de la banca y sentarse en el suelo para colocar la espalda contra la misma. Como no le daba asco el sudor ajeno recogió la ropa que tenía a mano –o cerca de los pies en realidad, que alargó las piernas para alcanzarla- para ponerla en una bolsa de las que se usaban para la ropa sucia, había muchas y nadie haría un escándalo por una menos.
 
Si bien en la época escolar Mina y ella se vestían de forma muy similar, al punto de compartir ropa muchas veces, ahora no se parecían demasiado. Mina se había refinado mucho y hasta se le podía ver en bonitos vestidos de vez en cuando, ella seguía siendo despreocupada al vestir cuando se trataba del día a día, en las fiestas  se producía como cualquier otra pero para el diario mientras tuviese un bolsillo para los cigarrillos no tenía problema alguno.
 
La respuesta para aquel chisme de Billy no se hizo esperar, rápidamente le confesó del amorío que había tenido con él o más bien, del amorío que pudo tener pero que jamás se dio. Ella de Billy tenía una opinión partida, siempre quiso que le agradase pero jamás lo logró, una vez se acostaron por un asunto más bien circunstancial y nunca más hablaron, en realidad ella lo saludó al día siguiente y él al parecer creyó que le iba a declarar amor eterno y se esfumó sin saludar. Finalmente la opinión de Snyder que podía esbozar no era buena.
 
-Tú sabes lo que opino de él, no creo que sea mal tipo pero ya se le hinchó mucho la cabeza con la popularidad. Seguramente alguna de sus fans le dio una poción de amor y él se vio reflejado en un espejo antes de verla a ella, esa es mi teoría.-no sabía si era puro delirio suyo pero nadie podría quitarle validez a lo que decía, a veces lo parecía, aunque otras veces pecaba en odiarlo menos de lo que odiaba a Jesse cada que se acordaba lo mal que se había portado con Mina durante su matrimonio.-
 
Se rió cuando recordó lo del chisme del lanzamiento de Wardwell, entre risas le dijo que le echase ganas a su relación con Bill, que tendrían hijos rubios y que luego dirían que eran de ellas para que él muriese de un infarto y Jesse se le echase encima como el animalón que era, salvaje como él solo. Le pasó un cepillo de cabello porque aunque lo pudiese secar con magia el mejor método para desenredarlo siempre era el muggle, a menos que se tuviese una de esas pociones que vendían por catálogo.
 
-Lo mejor que puedes hacer es olvidarte de la gente dramática como Bill y Jesse e irte conmigo al Caribe, ponemos una choza en una isla desierta y la reclamamos como propia. Yo seré Krasvontia y tú Minépola, soberanas de la isla.-se levantó y le pasó la ropa para que se cambiase de una vez, ya quería ir a robarles bebida a los Nu, esos se merecían hasta una plaga cada cierto tiempo.-
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 16 Sep - 21:51

Billy siempre había tenido hinchada la cabeza por la popularidad, pero ahora su asunto parecía de verdad una cosa insostenible. Siempre le había caído bien, excepto por aquella vez en la que se había enojado tanto con Jesse por asuntos de la fraternidad. Ahora eso le parecía más bien una idiotez de parte de Jesse más que de parte de Billy pero su opinión era totalmente subjetiva en ese sentido. Se rió muy fuerte y con ganas por lo de la teoría de la poción de amor y le pareció que era la descripción más acertada de Billy que había escuchado en muchos tiempos.

Pero las cosas claras: Billy con todo y que era un borracho sin control, muy pagado de sí mismo pero, ¿qué podía decir? La trataba bien, siempre lo había hecho y de verdad a veces la hacía sentir que sí estaba muy interesado, pero ella no estaba todavía muy segura de querer estar con nadie. También se rió por lo de los hijos rubios. Serían rubios, sí, rubísimos, y podrían pasar perfectamente como hijos de Krasava.

Se cepilló el cabello con esmero y cuidado, haciendo gestos con unos jalones que se dio sin querer, de verdad que quedaba mejor que cuando se hacía con la varita aunque a veces apostaba más por la practicidad.

-Es la mejor idea que has tenido jamás. Pero para marcharnos a la isla necesitamos provisiones que iremos a conseguir ahora mismo…

Guardó al mochila en su casillero y le hizo un gesto a Krasava con la cabeza para que la siguiera. Seguramente podría pedirle alcohol a los Nu sin tener que asaltar su mini bar pero era más divertido pensar en la idea del inocente saqueo. Seguramente al llegar terminaría pidiéndole al primero que se encontrara que las dejara sacar unas botellas a la buena de dios y estar frente a su chimenea un ratito.

-Pues bien Krasvontia, ¿has entrado alguna vez a esa fraternidad? ¿sabes dónde se ubica el minibar? Puedo entrar convertida en animal primero y me echas un hechizo de camuflage, sondeo, hago el mapa mental y vuelvo para planear una estrategia, ¿o qué propones? Solo espero que se caimán no nos muerda los tobillos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Krasava Kaufmann el Mar 17 Sep - 1:15

La siguió y sintió a su espalda crujir mientras se levantaba, y así quería ser parte del equipo de quodpot. Es decir, no quería pero tampoco le quedaba alternativa si quería obtener algunos créditos extra para acceder a las maestrías de Manufactura, además de los créditos eso de estar en un equipo deportivo siempre daba la ilusión de ser alguien que trabajaba en equipo y todo eso que las empresas tomaban en cuenta para contratar gente.
 
-Ay no, nunca he entrado, creo que jamás me agradó mucho uno de los de Nu, aunque Colton se quiera meter ahora. -Wexler era un idiota, no formalmente pero si quería ser uno de ellos pues algo mal debía tener en la cabeza, esa gente tenía algo que no le gustaba nada, siempre parecían tener una predisposición a ser arrogantes o a comportarse como un grupo de malnacidos. -¿Sí lo conoces, no? El que tiene más tatuajes que piel, si se mete les diré que nos robe cosas, ahora nos queda vivir como delincuentes. Somos como Oliver Twist.
 
La idea de que se metiese convertida en un animal era buena, el camuflaje era sencillo de hacer y eso les daría una buena idea porque ella jamás en su vida había ido, sabía el nombre de casi todos los de esa facultad pero apenas se frecuentaba con un par, y eso que ‘frecuentarse’ significaba cruzárselo en una clase o tener un amigo en común.
 
-No, no, no Minépola. Yo he visto suficientes capítulos de ‘El encantador de dragones’ como para poder manejar a la mascota de los Nu, vas a ver. Sólo tenemos que demostrarles que somos su líder y ya.-es decir, se había visto tooodas las temporadas de forma adictiva, Casper Millon era el mejor reformando dragones y eso que había iniciado con crups, ella siempre estuvo segura de que jamás funcionarían esas técnicas si ella las usaba pero era el momento de tomar decisiones importantes, entre ellas tenerse fe para eso.-
 
En su cabeza intentó hacerse un mapa mental de la facultad de los Nu, no debía ser muy distinta a la de los Alpha o a la de las Theta, a esas sí había entrado algunas veces y no eran nada del otro mundo. Supuso que el mini bar no estaba cerca de la puerta porque apenas los fuese a ver su decano iba a encontrarse con un grupo enorme de borrachos, debía de estar subiendo alguna escalera o bajando alguna otra. ¿Pero cómo saberlo? Era una misión arriesgada, no quería dejarla ir sola. Avanzaron buena parte del terreno y estaban por llegar a la escalinata de la entrada.
 
-No llevas multijugos contigo, ¿no? Lo que podemos hacer es que yo entre totalmente desubicada buscando a alguien, los hago quererme matar con algunos insultos y como pasean en manada tú podrás ir a buscar el mini bar. ¿No tienes uno de esos bolsos sin fondo? Yo tengo uno, pero debe estar debajo de una montaña de ropa en mi armario.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Dom 22 Sep - 23:27

Se rió muchísimo por lo de vivir como Oliver Twist. Ella no se preocupaba por que las cacharan, de hecho era la menor de sus preocupaciones, en todo caso Miles la sacaría del apuro, a lo más con una advertencia de “no lo vuelvas a hacer sin avisarme” que con cualquier otra cosa.

-Sí, conozco a Colton, fue mi amor platónico una temporada cuando era una infante y tú todavía no llegabas a Salem. Uno de muchos, me encantaban los tipos con apariencia de rudos, ahora me van los tipo deportista, para variarle. Y son más musculosos.

Le sacó la lengua porque obviamente estaba hablando de Billy. No le dijo que ni se preocupara, que tenía contactos con el mandamás de los Nu y que seguramente por más que las atraparan nadie les iba a cortar la cabeza ni las iba a maldecir, especialmente porque eso le habría quitado emoción a todo el asunto del robo. Se volvió a carcajear por El encantador de dragones. Siempre le había dado risa la gente que se creía a pies juntillas eso de los métodos de Casper Millon, que parecía que había escrito la biblia de la crianza pero para muchos solo era un aprovechado con suerte.

-Sí sí tengo bolso sin fondo pero lo dejé en mi habitación, es el que uso de mochila.

Al final todos los planes parecían demasiado desechables. La cosa iba a estar en…meterse y ya. Tomó de la mano a Krasava y la jaló hacia el interior con determinación, no sin antes aplicarse sobre ambas un hechizo de camuflaje al menos para replegarse a las paredes si alguien se aparecía.

-Hay que meternos a la buena de los dioses, sino nos quedaremos toda la tarde sin alcohol de fraternidad. Vamos, vamos, vamos.

El lugar era tan masculino como el de los Alpha, pero tenía un toque mucho más elegante, más sobrio, y caminos más intrincados.

-¿Derecha o izquierda? Si ves a un Nu repliégate contra la pared, o bésame, las dos cosas los distraerían.

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Krasava Kaufmann el Miér 25 Sep - 23:21

Le chocaba que ahora estuviese saliendo con Billy pero a cada cual lo suyo, finalmente a ella Billy jamás le desagradó tanto como para no poder verlo y si él quería a Mina porque ella no iba a alejarse para darle espacio a su ego psicópata. Pero bueno, mientras no se casara con él todo estaba bien porque después del fiasco con Jesse sería mejor que lo pensase bien antes de aventurarse a un asunto de esos.
 
Los planes quedaron chicos y sin bolso o una directiva por delante decidieron encaminarse, fue de la mano de Mina como dos hermanas chiquitas que se van a explorar un lugar que apenas conocen. EL hechizo de camuflaje era muy efectivo, siempre funcionaba bien y Krasava se pasó el camino pegando su mano contra las paredes para ver lo efectivo del mismo, le gustaba sobretodo cómo hasta predecía las imperfecciones, cómo se dividía cuando la pared tenía algún límite con otra o con una puerta.
 
Al pasar la puerta de los Nu el lugar no se veía tan imponente, es decir, lo era porque era elegante y todo eso, pero no había nada extraordinario, nada de lagartos por todos lados o gente sumamente talentosa que estuviese practicando hechizos complicadísimos. Entró y acabó soltándole la mano por mirar un cuadro que estaba en la pared, era una foto de alguna generación de los Nu, quizá la primera, no lo supo bien porque apenas se leía la leyenda.
 
-Hay que ir a la izquierda, a la derecha deben estar sus salones de la fama.-o quizá el bar era para los del salón de la fama, ya qué importaba, si no estaba a la izquierda volverían y ya. Avanzaron juntas, ya no de la mano pero sí juntas y al menos Krasava había bajado un poco el torso como si eso la hiciese invisible a los ojos ajenos, eso más bien la hacía torpe, había golpeado algunas mesas decorativas en el camino por el pasadizo.-O si no hacemos eso les tiramos un estambre.
 
Caminaron por algunos metros, el lugar era más grande de lo que aparentaba y las pinturas de los lados sólo las miraban con severidad, todos eran cuadros de personas mayores, antiguos miembros de la fraternidad que habían llegado a ser importantes en el mundo mágico y que ahora adornaban esos pasadizos escabrosos, eran tan sangre fría como su mascota. Podía verse al final de pasadizo una especie de sala, se escuchaban voces allí y por eso la jaló para que fuesen camuflándose contra la pared, por si acaso.
 
-Creo que ese viejo fue a un concierto de mi papá, esos de reencuentro para treintonas.-se refería a un hombre calvo y que llevaba una túnica color malva con costuras rosáceas, no lo decía en broma, era en serio. Lo recordaba porque le había parecido muy gracioso verlo allí solo, pero siempre podía equivocarse aunque la única diferencia que les viese fuera que en el cuadro el hombre estaba completamente serio.-¿Conoces a alguno de los que están allí? Creo que llevé una clase con el del cabello largo.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Dom 29 Sep - 22:48

Caminaba en silencio. Si bien en cualquier otra ocasión hubiera cacareado mucho más, sentía que estaba como en un momento crucial de su inexistente vida criminal y que tenía que andarse con cuidado, así que ni siquiera se le ocurrió ningún chistecito para decir, y se aguantó las ganas de carcajearse como una loca peligrosa cuando Krasava chocaba con las mesas decorativas como una tonta.

Al alzar la vista a los retratos, sintió que cualquiera de ellos las podría delatar en cualquier momento. Uno de hecho sí las seguía con mirada severa: el profesor White. Mina se sintió vigiladísima como nunca y se pegó más a la pared como si el hechizo de camuflaje sirviera tan bien como una capa invisible.

-A ese ni idea. Pero ese de allá que nos ve muy muy feo es el profesor White, economía y comercio. Ese es Wardwell, el más viejo de ellos, creo. Y ese de ahí es Quentin Pullman, tiene algo que ver con el banco también, y tiene un yate increíble, sufre en secreto porque su hijo salió rebelde y está en Delta.

Seguramente en otros tiempos hubiera agregado algo como “me dan asco, con sus vidas de ricos” pero ahora había aprendido a abrazar y valorar –y querer para toda la vida- esas mismas vidas de ricos. Nada de renegar de lo que se tenía. Ya no le importaba parecer una rebelde sin causa. Robarle licor a los Nu no tenía nada que ver.

-¿Escuchas esas voces?

Le preguntó bajando la voz automáticamente y entrecerrando los ojos. La sala que se veía al final debía ser donde estuviera el minibar. Muy adecuado, tener esa salita para beber y hablar de los grandes reyes del pasado que adornaban esas paredes antes de llegar al lugar, y luego imaginar que serían como esos mismos reyes del mundo.

-Estoy segura de que ahí está el alcohol. ¿Qué hacemos? Me quito la blusa y se los pido amablemente o les caemos a base de desmaius…

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Krasava Kaufmann el Mar 1 Oct - 19:00

Era más que torpe al intentar ser sigilosa, pero no se reía para no joder el plan, las muecas de Mina no le ayudaban pero siempre era bueno estar con ella en una situación de esas. Alguna vez le había dicho que le ayudaba a entrar a su etapa escolar de nuevo, no porque fuesen de nuevo a espiar a los chicos que les gustaban o a las chicas –en el caso de Krasava-, más bien porque se le hacía fácil ser más infantil y a preocuparse menos por el futuro y lo que fuese a acontecer, por independizarse y esas cosas que le rondaban la cabeza.
 
Se mantuvo callada luego de que le dijese que aquel era White, no le tenía miedo y quizá hacía mal, lo conocía apenas de nombre pero el tono de voz que usó Mina la puso nerviosa y se pegó totalmente a la pared, incluso presionando su cuerpo contra el muro para mimetizarse más si es que eso era posible.
 
Pese al temor se rió bajito por lo del hijo de Pullman, lo conocía y era buen amigo suyo, siempre le daba un regalo caro por su cumpleaños porque le encantaba gastar el dinero de su padre. Krasava no conocía a tantas familias importantes como Mina porque si bien su familia tenía una vida bastante acomodada en el mundo muggle no eran los más cercanos al poder, además estaba el hecho de  que al no ser magos pues era ajena a muchas cosas que con el tiempo había aprendido gracias a sus amigas.
 
Krasava se lo negaba pero también apreciaba mucho su vida acomodada aunque se quisiera independizar, incluso casi toda su ropa era de marcas reconocidas por muy desfachatada que se viese. Buena parte del por qué era amiga de Kitty, Mina y Madison se debía a que ninguna de ellas tenía apuros económicos, sobretodo con las dos primeras había ido a vacacionar algunos días y se habían dado el gusto de pagar por unos tous a los que nunca fueron por quedarse en alguna fiesta la noche anterior y ni les dolía el dejar las cosas así o pagarle a alguien por daños tontos que hubiesen causado.
 
Al llegar hasta donde estaban las voces pensó un momento en sus opciones, si Mina se quitaba la blusa era más sencillo, los desmaius siempre podían poner paranoica a la gente y acabarían por encerrarlas, así de exagerados eran los Nu.
 
-Mira, hay que ir por las buenas y si no nos hacen caso por las malas. Tú quítate la blusa y finge que estás desvalida mientras yo me voy por el licor, cogeré lo más añejo que tengan. ¿Lista?-era una decisión tomada, se pegó a la pared y en la intersección de la pared que ya estaba frente a los Nu, se quedó quieta esperando la distracción, estaba nerviosa como si pudiesen verla y en cualquier momento le fuesen a tirar una maldición.-
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Sáb 5 Oct - 13:13

No se iba a quitar la blusa, quien sabía quienes estarían ahí como para tal cosa. Lo único que hizo fue desabotonarse unos cuantos botones (duh) y enseñar algo de escote, acomodarse el cabello hacia un lado y remojarse los labios a falta de lápiz labial rojo de puta que tan bien le vendría en ese momento. Miró a Krasava y respiró profundo como si estuviera en la posición más difícil de su vida, en la misión más suicida. Bah. No eran más que un grupo de chicos estirados, eso lo hacía ligeramente más difícil que si asaltaran a los Alpha, pero algo se podría hacer.
 
-Hazlo rápido, no son tan débiles ante los encantos femeninos como un Alpha.
 
Besó a Krasava en la frente como buena suerte y dio la vuelta en el corredor, poniendo su mejor cara de niña tonta –niña caprichosa – niña perdida – niña bonita, para luego echar un vistazo rápido a los presentes. Ni Miles, ni Adrien. Perfecto. No había ensayado ningún diálogo así que le tocaba improvisar con esa pequeña información de ausencias.
 
-Perdón, estoy…estoy buscando a Selvaggi, su presidente. No lo encuentro en ninguna parte, ¿le han visto? ¿Me llevan a su habitación o algo?
 
Trató de no buscar con la mirada a Krasava para no delatarse. Afortunadamente todos habían volteado –aunque no con miradas de lobo como hubieran hecho los de la otra fraternidad masculina- y tenía su atención en ella pero en cualquier momento eso podría cambiar.
 
-¿Tú eres Clive Gilbert, el que organizó la beneficencia para los gigantes el año pasado?
 
Por el amor de la diosa, que Krasava se apurara.

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Krasava Kaufmann el Sáb 5 Oct - 14:05

Sin que se quitase la blusa no le veía muy buen color al asunto, de todos modos al voltear todos tuvo tiempo para avanzar con más rapidez, siempre pegada a la pared, al llegar al bar tuvo que arriesgarse un poco y de a pocos se tiró al suelo para camuflarse con el mismo, se arrastró hasta por detrás de la barra del bar y ya abajo pudo respirar tranquila, sin querer lanzó un suspiro que reprimió pronto. No tenía tiempo.
 
Sacó las botellas que tuvo más a mano, eran tres, metió una en la pretina de su pantalón para poder cargar más y estaba por irse cuando vio una que era el santo grial de las botellas, era lo que quería, esa era la que necesitaba. Era una hermosa botella color morado con destellos azules. Ya había sido abierta pero apenas consumida, no tenía idea de lo que era pero la quería de todos modos. El problema era que estaba hasta atrás y haría ruido, se tardaría mucho.
 
Sacó la botella con cuidado, intentando no demorarse mucho pero cuando apenas le faltaba un poco rompió un vaso. Ya qué importaba todo, hizo de esa botella bonita un traslador que se activaría en veinte segundos. Su corazón latía rápido, escuchaba cómo se acercaban los Nu y tiró una bombarda hacia el lado en el que no estaba Mina, cuando los vio mirar hacia allá se fue corriendo hacia donde estaba Mina como si la vida se le fuese a ir si no lo hacía. Le dio la botella por el pico mientras ella la sostenía de otro lado.
 
Probablemente ya las habían visto, pero necesitaba que el traslador funcionase ya, estaba con demasiada adrenalina encima como para aparecerse, ojalá que si no funcionaba Mina lo hiciese por ella que si no esos Nu las iban a acusar, matarlas no porque eran bien maricas.
 
-Si no sobrevivo quiero que sepas que te puedes beber este licor con quien quieras, hasta con Bill.-faltaban pocos segundos para que el traslador tuviese que funcionar, cinco segundos apenas. Más valía que así fuese.-
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Mar 8 Oct - 23:18

Eso de sacarle a los tipos conversación forzada era mucho más difícil de lo que parecía, en especial porque ya le habían dicho donde estaba Miles y no podía ponerle atención a todos a la vez, y eran tan egocéntricos que si no eran el centro de atención no les interesaba, así que tenía que hacer muchas preguntas y mirar a todos mientras rezaba porque Krasava se apurara. Cuando escuchó ese vaso que se rompió supo que iban a morir. O bueno, no a morir pero que sí iba a caer la desgracia sobre sus familias y luego sobre sus tumbas.
 
-ME QUITARÉ LA BLUSA.
 
Gritó, ridiculísima, dándole tiempo a Krasava de conjurar ese bombarda que le sacó un mini grito. Vio a Krasava entre el humo y medio camuflada correr hacia ella y alargó la mano para tocar la botella, nerviosísima como si estuviera asaltando un supermercado lleno de testigos que la remitieran luego al FBI por bruja o algo así.
 
-Yo quiero que sepas que te amo.
 
Dos segundos después de decir eso y luego de escuchar muchos “ALTO” y “YA VERÁN” que comenzaban poco a poco a perderse en la lejanía, el traslador se activó para buena suerte de los dos. Cuando pisaron tierra firme…bueno…más bien, cuando llegaron a tierra firme porque con los nervios Mina ni aterrizó bien y cayó de bruces al piso, le entró tal ataque de risa que le costó controlarse durante un par de minutos, ni siquiera vio a donde habían llegado.
 
-¡Vencimos! Te tardaste mil años loca, estaba a punto de claudicar y hacer un show para entretenerlos, son unos pesados de lo peor, y pensar que alguno de esos quizá sea mi futuro marido. EWWW, prefiero un Alpha.
 
Tampoco era tanto así, estaban Adrien –aunque sí era un poquito estirado- y Miles, no odiaba a todos los Nu, pero en ese momento sí sentía que eran de lo peor. ¡Y les habían robado!.
 
-¿Cuál es nuestro botín?

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Krasava Kaufmann el Dom 13 Oct - 19:42

Las botellas debían de tener algún hechizo especial porque no se rompieron pese a que ya estaban fuera de su alcance y ella había caído de bruces al suelo, su nariz sangraba un poco y lo notó por el ardor y la sangre que había quedado en su mano al pasarla por su rostro para sobarse por el golpe, no era un dolor incontrolable pero el impacto sí había sido algo más que molesto.
 
No respondió a su confesión de amor hacia los Alpha porque ya había comenzado con su teatro de caída en batalla, de todos modos estaba más que de acuerdo con ella, los Alpha eran mil veces mejores que los Nu, es decir, habían chicos Nu que eran como guapos y así –aunque no fuesen su tipo, o chicas- pero su forma de ser arruinaba cualquier libido que una mujer pudiese generar hacia ellos, excepto las Epsilon que eran igual de tormentosas y estiradas.
 
-Me dieron…no voy a pasar de hoy. Dile a…a Anastasia que es una zorra estirada….y….a, a Zlatan que está guapo aunque sea pelón, pero que saque cuerpo.-sacó la lengua hacia un lado y se dejó caer para no darse de nuevo contra el suelo. Duró así unos segundos mientras su cara se llenaba de sangre pero fue el sentir que quería avanzar ya hacia su cuello lo que hizo que se levantase riendo.-
 
Al ser bruja era fácil resolver esas cosas, un hechizo hizo que su nariz dejase de sangrar y con otro se echó agua a rostro para quitar toda la sangre, se había secado un poco así que con el gorro de lana que llevaba limpió todo lo que pudo, si quedaba algo ya Mina le diría. Seguía riéndose y medio gateando fue hacia donde estaban las botellas, tampoco tenía idea del lugar en el que estaban, había pensado en regresar al campo de quodpot
 
-A ver…-estiró un brazo para llegar hasta donde ellas, intactas la esperaban, una de un viejísimo Martini y otra de Amarula, ambos estaban en botellas de tonos fuertes, la primera en una verde y la segunda en una morada.-No sabía que había un licor llamado así y tampoco he probado el Amarula. Los Nu sí que son rebuscados, ¿no? Y…tampoco sé en dónde estamos. ¿Quieres darle el primer sorbo? Luego con una simple aparición salimos.
 
Estaban en el sótano de la zona deportiva, justo debajo de la piscina, por eso olía a lo lejos a cloro. Era una habitación con  varias ventanas, una salida pero sin puerta y que parecía recibir luz natural pero era sólo un hechizo, de hecho si salían por esa puerta llegarían a los vestuarios de natación, no era un sitio tétrico o peligroso, pero sí callado a menos que alguien hubiese decidido ir a practicar.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 21 Oct - 22:32

No se había dado cuenta de que Krasava sangraba porque no se había levantado bien de su sitio. Lo notó hasta que la rubia hizo los correspondientes hechizos. Menos mal porque si no se hubiera puesto totalmente como madre ardiente y hubiera querido llevarla al hospital. Bueno no tanto así pero seguramente se hubiera preocupado mucho por andar haciendo tantas tonterías que afectaban a su integridad. Le pasó la mano por encima de los labios solamente para quitarle bien los restos casi invisibles de sangre –como madre, no podía evitarlo- y luego se giró para ver las botellas por las que casi habían muerto.
 
-¿Sabes? Estaré en problemas por todo esto, seguro que ningún Nu vota por mi para Miss BK ahora. Billy me querrá matar. Eso o me hago más popular y arraso hasta con Madison aunque sea semiveela.
 
Porque igual y a Krasava no la habían visto pero ella había ido ahí a plantar cara hablando de fiestas de caridad. Igual Mina siempre podía decir que la habían obligado y había sido víctima de las circunstancias.
 
-Así que más vale que esto sepa bien.
 
Había un ligero sonido como de goteo a lo lejos, y la luz no era precisamente la más adecuada o bonita pero tampoco estaban a oscuras y eso era más que suficiente. Se sentía en Salem de nuevo, cuando no se preocupaba por tonterías de la vida, ni de la sociedad, ni de nada. Era una sensación refrescante. Abrió –con la varita – la botella de Amarula, que tampoco sabía qué era y no se molestó en leer etiquetas y le dio el primer sorbo sin pena. Tenía un sabor dulce, de esos engañosos que te hacían pensar que estabas tomando algo con pan antes de la cena y seguramente emborrachaban pronto.
 
-Esto sabe muy bien, muy muy bien. Tan bien que si nos tomamos la botella antes de aparecernos nos vamos a quedar durmiendo aquí en el sótano de nadie.
 
Dijo mientras le pasaba la botella para que ella también lo probara. Contrastaba muchísimo con el sabor del Martini.
 
-Está como muy apto para noche de chicas. ¿Tienes ganas de sentirte uuuultra ridícula? ¡Anda, te cepillo el pelo!
 
Le dijo a modo de broma picándole las costillas, diciendo tonterías por estar absurdamente de buenas.

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Krasava Kaufmann el Mar 22 Oct - 22:48

Ella iba a votar por Mina, no creía que alguno de los Alpha dejase de hacerlo y los Nu se dividirían entre ella y Kitty, no porque Maddie fuese fea o poco atractiva, sino porque ella estaba en la facultad de los que los señoritos llamaban raros. Con un movimiento de mano le restó importancia al concurso ese, estaba segura de que iba a ganar pero realmente era uno de esos premios que uno ni recordaba excepto por ese día.
 
Si bien ese lugar se veía entre lúgubre y prohibido era como Mina pensaba, como sus días en Salem en los que todo importaba poco porque nada era tan jodido como contaban las historias de magos y brujas en Europa, no habían guerras como las hubo allá y tampoco tenían que decidir dónde estaban sus lealtades porque ni siquiera les importaba la sangre de cada cual. La vida había sido buena, sin preocupaciones respecto al futuro y a la vida de adultos que cada vez era más tangible.
 
Ahora todo tenía consecuencias, todo los alcanzaba pronto y el tiempo se les iba entre los dedos, ya todo era importantísimo, grave y definitivo. Recibió la botella y le dio primero un traguito para probar el sabor, era dulce como ella decía y estaba bastante rico, parecía como si pudiesen bebérselo todo sin caer rendidas bajo su efecto pero por experiencias previas sabía que eso siempre era un truco.
 
-Deberíamos hacer una pijamada, pero a las que no sepan que soy lesbiana no se los digas hasta que estén bebidas. Todas sieeeempre creen que son tan lindas como para generarme  orgasmos espontáneos.-era ridículo, de veras había gente que pensaba que le gustaba cada una de las chicas y que las iba a acosar, por los dioses.-
 
Se soltó el cabello y se dio vuelta como para que se lo cepillase pero era en broma, se rió para darle cara de nuevo y le dio otro trago antes de darle la botella a ella, se quedó pensando en qué podían hacer y ya que estaban en lo de la noche de chicas tendrían que hacerlo temático.-Hay que contarnos secretos, pero sin botella borracha porque ya me imagino a Bill mandándome encima a los Alpha, siempre fue un nazi. Creo que es mi hermano perdido, ¿no sabes si sus padres son chechos?
 
No había forma de que estuviesen relacionados porque sus padres biológicos fueron súper pobres y los de Bill eran casi dueños de un banco, además ella era más linda, si él fuese chica nadie le haría caso.-Anda, dime un secreto, ¿o tiene que ser con preguntas?
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Miér 23 Oct - 20:59

Soltó una carcajada de loca por lo de los orgasmos espontáneos porque Krasava tenía razón, había chicas con ideas muy locas y que soltaban frases tipo “pero no invites a X la lesbiana porque seguro se muere por vernos a todas en calzones”. Eran como estúpidas congénitas. No se lo dijo así a Krasava pero era justo lo que pensaba. La risa se alargó por el asunto de cepillarle el cabello, y le dio un tirón a sus doradísimos mechones en vez de pasarle un cepillo.
 
-Ay, claro que es un nazi. Parece todavía más nazi con su perro de tres cabezas, ¿lo has visto paseándolo?. A lo mejor sí son hermanos, he escuchado que es adoptado y así.
 
Le dio otro trago a la botella y dejó escapar una risa. Si hubiera dicho eso enfrente de cualquier chica Theta seguramente hubieran puesto el grito en el cielo por hablar “mal” del flamante presidente de los Alpha, y ese asunto de la adopción terminaría en un absurdo chisme, por eso prefería pijamada en sótano misterioso con alcohol robado, como en los viejos tiempos. Además Bill se parecía muchísimo a sus papás de todos modos.
 
-Con preguntas, porque no se me ocurre ningún secreto. No tengo secretos. Oh, no, ya sé. Me estoy follando a Jesse otra vez.
 
Ese no era su mayor secreto, obviamente, pero los más alocados, disparatados y peligrosos, que involucraban sangre y sectas secretas, poderes milenarios y negocios turbios, estaban protegidos bajo el candado de un juramento inquebrantable, tendría que ser idiota para contarlo así como así, a cualquier persona, por más buenas amigas que fueran. Esas cosas no se contaban en pijamadas, ni siquiera en las underground.
 
-Ahora te toca a ti, y más te vale que sea un secretazo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Krasava Kaufmann el Jue 31 Oct - 17:44

Se rió aún mientras se sobaba en donde le había jalado el cabello y dejó que saliese otra con lo del perro ese de los Alpha, ya se reía de todo, se imaginaba cosas ridículas y se le ocurrieron un montón de chistes tontos que no dijo en voz alta porque no eran oraciones estructuradas ni en su cabeza. Se rió por esa situación otra vez ya habiéndose tomado un rato, eso hasta al confesión de Mina que tomó con un exagerado sonido de sorpresa.
 
No lo veía venir, de hecho no tenía idea y supuso que si estaba haciéndolo con él era porque la había convencido de que las cosas no fueran tan malas como eran, no iba a juzgarla, no hasta estar más borracha, no sabía si era por puro placer o por amor y eso detenía a su lengua criticona. De que llegaría el cuestionamiento llegaría, pero no ahora.
 
-Me toca. A ver….a ver.-quería decirle algo bueno, le contaba un montón de cosas y por eso no recordaba qué cosas no, no era mujer de grandes secretos, era más bien simple en cuanto a sus cosas y se reservaba algunos pero nunca bajo un enorme candado.-
 
Le dio un buen sorbo al Martini que era lo que tenía más a mano y se quedó con los ojos entrecerrados frente a ella como concentrándose, y recordó algo que era más bien la extensión de algo que ella ya sabía. Krasava sabía bien del odio que le tenía a todas las mujeres con las que la engañó Jesse, incluso que odiaba horrible a Julisa aunque la rubia la amase. Siguiendo la línea de Jesse, lo que le iba a decir era como natural.
 
-Cuando entré a Salem, antes de conocerte y de que seamos amigas me gustaba muchísimo Jesse. Sí te he contado que nos acostamos una vez y eso, pero de hecho me gustó un montón durante un tiempo, ya cuando salieron pues en mi cabeza llevó una calcomanía del Tío Lucas encima de todo él pero andaba flechada como quinceañera que era.-le dio otro sorbo pero a la otra botella, la que Mina llevaba en las manos, le pasó el Martino y se le quedó mirando como para saber qué pensaba.-
 
No tenía idea de que ella ahora estaba malita de la cabeza y que andaba pidiendo cabezas ajenas, de saberlo quizá se lo hubiese reservado aunque jamás hubiese tenido nada con él desde que comenzó a salir con Mina. No podía culparla, era guapísimo y eso siempre lo comentaron.
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Lun 4 Nov - 23:15

Como había pensado bien, el licor ese era de armas tomar. Dulce, tanto que embriagaba rápido porque sentías que estabas tomando jugo. Esperó a la expectativa que Krasava dijera su gran secreto aunque pensaba conocer la gran mayoría de los de la chica, a diferencia de los que ella contaba a la gente, incluso a sus amigas cercanas.
 
Cuando escuchó el relato de lo de Jesse, sintió que poco a poco se le iba haciendo un nudo en el estómago, no porque odiara a Krasava, sino porque era imposible no hacerse con la estampita mental de ella acostándose con él. Sabía que había sido antes de que hubieran sido novios y tal, porque Krasava nunca salió a relucir cuando ella le había dado ese veritaserum pero de todos modos era imposible no sentir que se le carcomían las entrañas en río de flama hirviendo. Dio otro trago gigante a su botella –como si ahora cada quien tuviera lo suyo- y negó con la cabeza.
 
-Ya lo sabía. No porque te hubiera espiado, sino porque Jesse me lo dijo. Hace tiempo, era mi mejor amigo y me enteraba de todos sus affaires. Entonces yo pensaba que jamás me haría caso.
 
Se encogió de hombros y se mordió el labio inferior. Sentía las mejillas hirviendo gracias a las cachetadas furiosas que le había dado el monstruo de los celos, también gracias al alcohol, pero no iba a enojarse por cosas que habían pasado cuando ella ni siquiera intentaba nada por sentirse muy poco “del tipo de Jesse”.
 
-O sea…una cosa es que te hayas metido con él cuando era libre como el viento y una cosa es haber sido una puta con todas las letras y haberte metido con él sabiendo que estaba con alguien más.
 
Como su amiga la putita de Julisa o muchas otras innombrables que de hecho, ya no le representaban ningún problema. Con la primera fuera del camino y a sabiendas de lo que Jesse era capaz ahora, ya le daba más o menos lo mismo.
 
-Ahora yo…a ver…mmmm…maldita sea no tengo secretos. Y los que tengo todos son sexuales.
 
Soltó una carcajada de loca que resonó con eco en ese lugar ahuecado, abandonado y rodeado de agua. Se tapó la boca e intercambió botellas con Krasava. Era cierto, todos los trapos sucios eran exclusivamente de esa índole.
 
-Mejor pregunta. O yo pregunto. Dime que cuando tuvimos esa aventurilla de borrachas no suplantaste mi cara por la de Jesse, por amor a un kneazle.
 

Era broma, naturalmente.

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Krasava Kaufmann el Miér 6 Nov - 22:18

Era bueno que Jesse se lo hubiese dicho, le daba gusto que al menos con esa parte de la relación hubiese cumplido porque con el resto seguía escéptica. Le costaba alejarlo de esa imagen de maldito imbécil por haber engañado a Mina pero finalmente esos eran problemas que ya ellos tratarían como pareja, después de todo la alemana acababa de contarle que se estaban acostando de nuevo, eso debía significar algo, una reconciliación o que al menos habían resuelto un poco sus problemas.
 
A estaba dicho y si bien notó esos detalles que eran tan clásicos en ella como el morder su labio inferior o el parpadear un poco más lento por algunos segundos no le hizo caso, ella misma le había dicho que estaba bien y no era de esas mujeres sumisas que asumiesen cosas que no querían asumir. Tampoco seguiría con el tema para evitar nombrar a Julisa, no quería que el licor las hiciese decir cosas de más porque ella a Julisa la quería fuesen las cosas como fuesen, cada uno tenía su verdad y para qué remover el pasado.
 
Estaba bebiendo un poco esperando el nuevo secreto ella ya tenía el suyo, le iba a contar que había descorchado a Charlotte Wardwell antes que su novio, se reía sola por eso y le dio más risa la carcajada de Mina por sus secretos sexuales. El licor que había estado bebiendo se le fue por donde no debía y se siguió riendo con esa sensación extraña en la nariz, ya sin saber por qué era.
 
Le pasó la botella intentando quitar esa sensación de su nariz, no lo lograba y era peor que haber esnifado, o eso se imaginaba que ella coca nunca se había metido. Cambió la botella y le dio un trago antes de escuchar la nueva dinámica del juego. Aún con el pico de la botella en su boca negó con su mano, dejó la botella a un lado para acercarse gateando con torpeza hasta ella para darle un beso inestable en los labios, eso acabó con otra risa que hacía eco alrededor.
 
-Para que no digas tonterías, ya sé que sólo intentas excitarme con esos recuerdos.-había sido un beso inocente en realidad pero era mejor no dejarse tentar por el licor y lo bonita que siempre le pareció Mina, después de todo así comenzaron aquella vez y aunque apenas se acordase de una parte estaba segura de que lo había pasado bien.-

-Mejor te cuento un secreto, uno más fuerte para que no pienses en eso. Charlotte ya no…la conoces ¿no?, la hermana de Lucienne,bueno…pues ya no es virgen como dicen todos.-Y no fue Adrien quien lo logró, fue alguien a quien quieres mucho y que te está mirando. ¿Ya adivinaste?
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Mar 12 Nov - 21:45

Ya ni siquiera prestaba atención a cual era la botella que sostenía en la mano, si la que había elegido al principio, o la de Martini, o la de quién sabía qué. Le daba igual, no lo revisó. Soltó una risa después del beso que le dio Krasava, y la risa se hizo más escandalosa cuando la rubia afirmó que solo quería excitarla con esos recuerdos. Ella también tenía esa noche difusa en realidad, aunque recordaba casi todo porque nunca había sido dada a las lagunas mentales.
 
En vez de hacer aspavientos por eso, se puso atenta a la siguiente confesión de Krasava y casi se le cae la mandíbula de lo mucho que la abrió cuando le dijo lo de la virginidad de Charlotte. De hecho sí, siempre había pensado que se mantendría virgen para cuando se casara con Adrien. Y de hecho, hasta donde sabía, esa boda ya ni se llevaría a cabo. Pero…o sea…si su conexión de borracha había sido correcta, ¿KRASAVA LE HABÍA QUITADO LA VIRGINIDAD?
 
-¡NOOOOOOOOOOO!
 
Su grito resonó por todo el lugar y luego se tapó la boca para acallar una sonrisita. Con lo modosita que Charlotte se veía siempre, con lo correcta, con lo alzada. No era verdad, no era verdad.
 
-¡Me estás engañando!
 
Lo dijo pero no lo pensaba, sabía que Krasava decía la verdad. No tenía por qué engañarla. Estaba anonadada, completamente anonadada. O sea, Krasava podría destruir la imagen pública de Charlotte si se le daba la gana, pero mejor que no lo hiciera, porque los Wardwell eran temibles y se tomaban muy en serio esas cosas. No dijo nada.
 
-No lo puedo creer, estoy en shock, es el mejor secreto EVER. Tanto que diga lo que diga no importará porque ya nunca podré superarlo. WOW….brindo por la virginidad de Charlotte.
 
Chocó con la botella que Krasava tenía la propia y volvió a soltar otra carcajadota.
 
-¿Crees que…en realidad no le gusten los chicos o que haya sido cosa de una sola noche?

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Krasava Kaufmann el Mar 12 Nov - 22:54

Era todo menos mentira, asentía como perrito de taxi muggle a cada palabra de Mina porque era tan cierto como que ella era lesbiana, como que Mina quería a Jesse o como que Werther atraía a las mujeres. Se mantuvo con una enorme sonrisa como la de una niña pequeña que contaba una travesura que le festejaban, se reía también porque lo había mantenido en secreto durante mucho tiempo y eso había aumentado la gracia del asunto.
 
Bebía como para ocultar su risa pero cada que dejaba la botella continuaba junto a la de Mina. Krasava conocía bien toda la historia de los Wardwell por todo lo que se contaba pero no tenía idea de las cosas que su amiga sabía, del sótano no podía saber nada y para ella sólo eran gente alzada con dinero que vivía en la edad media.
 
Brindó con Mina por la virginidad inexistente de Charlotte, no lo sabía pero el no haber dicho nada de eso probablemente le había ahorrado un sufrimiento como el de Adrien, quizá no hubiese pasado algo tan malo pero era mejor que las cosas se quedasen así. Se quedó pensando un momento acerca de eso, no estaba segura de si era lesbiana pero la había visto más que entusiasmada en esa ocasión.
 
-Yo creo que sí, le entró a todo y pues…hasta donde yo sé o a Adrien ni se le para o Charlotte jamás jamás jamás lo dejó entrar en sus pantalones. A mi no me sorprendería ninguna de las dos cosas.-hizo cara de sorpresa antes de estallar con otra carcajada en lo que daba otro trago a una botella, ya ni sentía bien el sabor, su lengua estaba entumecida así como el resto de su cuerpo.-
 
Jaló las dos botellas y se las puso a la altura de pecho e hizo ademán de ser Madonna antes de reírse de nuevo, le pasó las botellas a Mina y se recostó sobre las piernas de ella para descansar los ojos que la luz del lugar comenzaba a molestarle.
 
-¿Y lo tuyo con Jesse es serio como para dejar todo lo demás? Porque no sabes cuánto me ha preguntado Lucian por ti, anda calentón creo.-era a medias cierto, le había preguntado por Mina pero no estaba segura si por eso.-
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Wilhelmina Schweinsteiger el Vie 15 Nov - 2:30

No supo qué le dio más risa de loca, si esa frase sobre Adrien o la imitación de Madonna. A ella Adrien se le hacía guapo y todo, pero casi le había dado un paro cardiaco de la vergüenza cuando supo que a su papá se le había ocurrido la maravillosa idea de comprometerla con él, como en el medioevo. Menos mal que se había casado con Jesse rompiendo todas las expectativas familiares, no porque Adrien no le pareciera un guapo buen partido, sino porque eran locuras que nadie debía seguir haciendo. Lo bueno fue que a su papá solo le había dado ese lapsus y había abandonado al completo esas ideas. 

-Pues no sé…siempre le anda coqueteando a los tipos, hasta con Jesse anduvo de zorra, pero…puede ser que solo sea para aparentar, para reafirmar una heterosexualidad que no tiene. No sé, o que sea bisexual…whatever.

Le acarició el cabello rubio a Krasava con dedicación. Estaba ya poniéndose muy borracha pero la pregunta sobre Jesse la puso medio seria, además se analogaba con lo de Lucian, con que estaba medio jodida en eso de las relaciones y había hecho una que otra cosa mal por impulsiva. 

-Y sí, Lucian andaba calentón, creo. Jajajajaja…la verdad es que llegué a su habitación por cualquier razón y…pues una cosa llevó a la otra…y casi…CASI…pero apareció Billy. No tienes idea de la vergüenza, dejé mis bragas en la habitación de Lucian y encima Billy me odia ahora. Pero pues…quiero a Jesse, él es…no sé…no sé, no sé. 

Él era todo lo que creía necesitar, pero sabía perfectamente que había muchas cosas que cambiaría en él primero, y no estaba segura de que el amor fuera así, o si estaba correcta esa percepción que ella tenía. 

-¿Sería muy tonta si volviera con Jesse sin garantías, cierto? 

Claro, la pregunta era fingidamente inocente, las garantías ya las había pedido, y se cotizaban muy altas.

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Krasava Kaufmann el Jue 21 Nov - 0:10

No supo en qué momento había acabado tirada en el piso como una alfombra pero así estaba, con las extremidades extendidas y dejándose peinar con Mina como si fuese un gato engreído, el licor ya había llegado a todos los lugares de su cuerpo y se sentía ligera, distinta, incluso un poco acelerada. Las sensaciones las sentía multiplicadas y comenzaba a moverse en medio de lo que creyó un baile extraño que reproducía en el suelo, distaba mucho de la imagen que tenía en su cabeza.
 
Conocía  a Lucian desde hacía tiempo y aunque no tuviesen mucho que ver habían acabado siendo amigos siempre y cuando no estuviesen en su malos días porque era capaz de golpearlo si se ponía idiota. No eran confidentes así que le sorprendió muchísimo la noticia de que por poco Mina se acostaba con él, es decir…era Lucian, tenía a chicas que morían por él pero jamás lo había visto como objeto sexual.
 
El tema de Jesse llegó  sin que lo viese venir pero se atoró con el licor que tenía en la boca cuando comenzó a reírse tardíamente de lo de Lucian, como si lo hubiese entendido apenas en ese momento, se tuvo que sentar para no acabar ahogándose y golpeó su pecho repetidas veces con la palma de su mano, se quitó la camiseta en la búsqueda tonta –y alcoholizada- de una ayuda para respirar pero no ayudó. Le tomó unos segundos recuperarse pero lo hizo con una molesta tosecilla persistente que hacía que su garganta le picase.
 
-Pude morir y no me diste respiración de boca a boca.-se lo espetó antes de beber otro poco de licor como si eso fuese a ayudar, de hecho lo hizo aunque le costó pasar el primer trago.-
 
Había sido una ridiculez que no quiso que llegase en ese momento, el tema de Jesse le causaba ansiedad porque no sabía si era bueno o no para Mina. A ella le agradaba, pero era cierto que las cosas estaban demasiado jodidas como para pretender que nada había sucedido.
 
-La verdad es que sí, yo no sé si te quiera pero…sigue tratando, ¿no? Debe ser porque sí, pero debe demostrarte que está comprometido. Pídele sus huevos en un cofrecito, como en el cuento de Blanca Nieves.
 
avatar
Estudiantes
Mensajes :
123

Krasava Kaufmann
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hay que escaparnos.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.